Los nueve mitos de la diabetes
Consejos de Belleza

Los nueve mitos de la diabetes

Por Kiwilimón - Octubre 2012
Es muy común que las personas tengan ideas erróneas sobre la diabetes. Al principio, cuando a una persona le diagnostican diabetes y no tiene mucho conocimiento sobre este tema, tienen que llevar a cabo un proceso de recopilación de información sobre lo que pueden o no comer. Esperamos que después de leer estos mitos que surgen tengan una idea más detallada de lo que se puede o no hacer.
  • 1. El azúcar esta prohibida, pero los alimentos  sin azúcar (sugar-free) son libres
Existen muchos alimentos que en sus empaques o etiquetas se anuncian como libres de azúcar, pero no por eso están exentos de contener carbohidratos. Estos alimentos, en especial, galletas, pasteles, caramelos, etc. contienen hidratos de carbono por la harina o la leche con que están preparados, es por eso que se debe cuidar el consumo de esos alimentos.
  • 2. Si como alimentos con carbohidratos saludables tengo mejor control de la glucosa en la sangre
Aunque creas que las bebidas y la comida que consumes son de carbohidratos saludables como la fruta, cereales integrales, etc. no quiere decir que debas consumirlos en gran medida, ya que, muchos de estos  alimentos contienen cierta cantidad de carbohidratos que al final, en la suma, son una cantidad considerable que puede llegar a afectar el estado de salud. Con la práctica, se dará cuenta de que pesar y medir las porciones ayuda y aprenderá a saber si lo que esta a punto de consumir, esta en las cantidades adecuadas.
  • 3. No se deben consumir carbohidratos
Aproximadamente la mitad de las calorías que debemos consumir al día deben provenir de los carbohidratos. Si reducen el consumo puede provocar una baja de energía en el cuerpo, sentimiento de cansancio, irritabilidad e inclusive puede afectar hasta el rendimiento en sus actividades diarias. La clave esta en distribuir correctamente el consumo de los hidratos de carbono de acuerdo a un especialista. Si conseguimos distribuir la cantidad necesaria de carbohidratos, su nivel de energía no se verá afectado así como la glucosa en la sangre estará en los niveles correctos.
  • 4. La diabetes te controla y debes renunciar a tus sueños y tu vida
Al principio es difícil para todas las personas aceptar el diagnóstico de que tienen diabetes. Es importante tomar en cuenta que es un cambio en el estilo de vida pero todo se puede lograr con un buen control. Lo que recomendamos es que aprendas a conocer la manera en como tu cuerpo reacciona con el consumo de un tipo de comida y otra. Un monitor de glucosa es indispensable para esta tarea, así, pronto aprenderás a disfrutar de las comidas familiares sin tener que privarte de ningún alimento, claro, siempre cuidando las proporciones.
  • 5. Verificar el nivel de glucosa en la sangre una vez al día y después de comer
Utilizar un monitor que mida el nivel de glucosa en la sangre es indispensable. Este aparato nos ayudará a controlar nuestros niveles de glucosa a lo largo del día. Lo recomendable es medirte en ayunas, antes y después de comer. La razón es que los valores  de la glucosa varían a lo largo del día y lo mejor es saber con hechos y no con suposiciones.  
  • 6. Tienes que comer siempre a la misma hora
Siempre y cuando no tengas que utilizar insulina, el horario en el que consumas tus alimentos puede variar un poco. Si en algún momento, ya sea por trabajo o alguna otra situación no puedes comer a tus horas, no pasa nada, siempre y cuando mantengas el consumo de carbohidratos controlado en un régimen alimenticio balanceado.
  • 7. Todas las comidas deben contener la misma cantidad de carbohidratos
Si aprendes a controlar tu “umbral de carbohidratos” podrás contar con mayor flexibilidad y control de lo que comes.  Cuando monitoreas los valores de glucosa en la sangre, puedes aprender en qué momento del día debes comer menos carbohidratos y en qué momento puedes complementar la ingesta necesaria. Si tu nivel de glucosa es mayor en la mañana que en la tarde, entonces podrás comer menos de estos alimentos en el desayuno que en la comida.
  • 8. Debes consumir bocadillos a lo largo del día y antes de dormir
Antes era común pensar que se debía consumir cierta cantidad de bocadillos a lo largo del día, pero actualmente esto varia de persona a persona dependiendo del tipo de diabetes que tenga. Siempre es bueno contar con la opinión de un especialista en el tema. Si eres de las personas que esta acostumbrada a consumir bocadillos durante el día, lo que puedes provocarte es subir de peso, crear resistencia a la insulina o no tener buen control de la glucemia.
  • 9. Si cuento los carbohidratos en mis comidas, no me debo preocupar por la grasa
Comidas altas en grasa pueden mantener el nivel de glucosa alto. Esto sucede porque ingerir alimentos con gran cantidad de grasa puede alentar la digestión, por lo que la glucemia incrementa y se mantiene en un nivel alto por más tiempo. Es aconsejable mantener una dieta baja en grasas para poder manejar tus niveles de consumo y tener mayor control.  

Para conocer recetas de diabetes, haz click aquí.

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Estás listo para pasar tiempo en casa sin aburrirte? Si ya hiciste cada curso digital posible, quizá es momento de que pruebes con algo un poco más intuitivo, pero con una guía excepcional.Cocinar puede ser tu próxima habilidad a desarrollar, para tener un momento recreativo y productivo al mismo tiempo, además de que seguro no te vendrá mal consumir más comida casera hecha por tus propias manos.Ya que cocinar se trata sobre todo de seguir pasos, necesitas practicar lo más que puedas en estos procesos y ninguna herramienta será mejor que una app de cocina para ser tu guía en cualquier platillo que quieras preparar: desde un panqué de plátano, hasta una lasaña boloñesa.Para esta tarea de acompañarte en cada paso de volverte una cocinera o cocinero normal a uno pro, la app de Kiwilimón se pinta sola, pues con ella no sólo puedes seguir con el video tu receta, sino que además puedes planear tus menús, hacer la lista del súper, o guardar esa receta para prepararla el fin de semana.Lo mejor de la versión premium de KiwiPro es que puedes navegar entre recetas y pasos sin tener que tocar la pantalla, así que adiós al miedo de arruinar tu teléfono con comida al estar cocinando.Otro beneficio de descargar KiwiPro es que si eres dueño de un equipo Huawei, automáticamente tienes oportunidad de ganar premios gracias a su dinámica Lucky Draw, disponible sólo en su tienda de apps App Gallery.Por ejemplo, podrías ganarte 3 meses gratis de KiwiPro para cocinar como un chef profesional, además descuentos en otras apps, accesorios o dispositivos de la marca y esto sólo con descargar la versión premium de nuestra app.Para participar sólo entra a tu App Gallery, descarga nuestra app y en automático estás dentro de la dinámica Lucky Draw para ganar con Huawei.
Por las calles de Guadalajara la comida urbana ha tomado sus espacios, algunos callejeros y otros cobijando rincones con propuestas que ponen en el antojo del madrugador, el godín o el trasnochador una quesibirria, un taco dorado de chicharrón prensado con cebiche de pescado o una torta de chilaquil. Aquí te menciono tres paradas que ahora en épocas “covidianas” implementaron cambios de horarios y hasta el take away para que nadie se pierda sus benditas creaciones.Para garnachas y chelas, “El Puesto Ambulante”Tania López sabe que las garnachas que prepara en este sitio enclavado en el barrio de Santa Tere, no tienen pierde. Si debo de insistir en algo a probar sería la quesibirria que conjunta queso fundido con birria de suadero y tortillas recién hechas, ¡imagínate!; ahora súmale una cerveza artesanal elaborada por su socio y pareja Abraham Espadas, como la Tarara o la Cambuja. Y si te queda un cachito, bébete un vaso de su tejuino casero. Encuéntralos en @elpuestoambulanteCalle Juan Manuel 1562Horario: Martes a jueves, de 16:00 a 21:00 horas; viernes y sábados, de 16:00 a 23:00, y domingos de 11:30 a 16:00 horas.Un taco dorado al estilo “Puerco Espada” En Guadalajar hay un un cocinero llamado Tomás Fernández que hace varios años ideó un concepto muy garnachero que une el amado y mexicano taco dorado con el topping marino que más te gusta, el resultado es Puerco Espada, donde las tortillas van rellenas de papa, requesón, frijol y el imprescindible chicharrón prensado. ¿Qué hay que hacer?, dejar volar el antojo, pues puedes bañarlos de cebiche de pescado, verde de camarón o de pulpo, atún, marlin y hasta sashimi. Ojo, cierra con una de sus paletas, en especial la Mamut, de su proyecto Espada Helada, ahí mismo las venden.Encuéntralos en @puercoespadaCalle Calderón de la Barca 123Horario: Lunes a jueves de 12:00 a 18:00 horas, y de viernes a domingo de 11:00 a 18:00 horas.Tortas mañaneras, sólo en “La Trompada”Esta opción es para los hambrientos que por la mañana quieren “un alguito” sustancial, garnachero y con estilo. Su “menuzine”, como le llaman a lo que sirven, se corona con las joyas de la reina: sus tortas que llevan de nombre Francis Bacon, José Jamón Fernández, Daniela Lomo, Panela Anderson o el Chilaquille Oneill, recomendable al 100 por ciento, ésta va con crema de chiltepín y el famoso pan tapatío. Para beber, un helado chocomil, ¡mejor, imposible!Encuéntralos en @la_trompada_caligariCalle Argentina 62, Colonia AmericanaHorario: Jueves a lunes, de 8:30 a 1:45 horas.Texto y fotos: Wendy Pérez, periodista gastronómica fundadora del mezcal Aguas Mansas.
Esta temporada está cayendo como cubetada de agua fría, sobre todo con el retorno al semáforo rojo. Las interrogantes son demasiadas: ¿Tendremos Navidad? ¿Cuántos seremos? ¿Cocinamos o pedimos? ¿Cuánto gastaremos? Y mientras dudamos de todo y de todos, hay algo que no podemos perder. Puede que seamos dos en la mesa, pero ¿por qué privarnos también de nuestro pavo con gravy, de nuestros tamales, de aquello que ansiamos probar? Aun con todo, es Navidad. La celebración es la fecha misma como también la comida que se sirve a la mesa y el amor que nos damos. Habremos de convivir con el núcleo más cercano por las próximas semanas sin siquiera sacar la mano por la ventana. La celebración –ésta y la de vivir– no tiene que ver con lo que pasa afuera como con el acto de agradecer y bendecir. Las Navidades son extrañas, no lo niego. Casi siempre tienen algo agridulce –excepto cuando eres niño y todo es jugar con los primos y descubrir qué regalo se esconde bajo la envoltura–. Por ellos, por nosotros: merecemos una Navidad como ninguna otra. Esta vez seremos los elementales y bastará.La comida nos salvará más que nunca. Para ello habremos de cocinar con alegría y ponerle intención a la comida; llenarla de eso que nos deseamos a nosotros y a la familia. Nos reuniremos alrededor de un pavo horneado con amor, de esa pasta por la que esperamos un año entero y que nos sabe a paz. Nos tomaremos un momento para agradecer lo que sí tenemos: la abuelita que aún sonríe en un extremo de la mesa, la ensalada de manzana que este año quedó más rica, la hermosa llegada de Ana a la familia, el olor a pay de manzana que llena la casa.Dicen que la comida no hace milagros –o sí, aunque nadie lo ha documentado– pero es el vínculo más inmediato con la vida. Cenar rico puede hacernos olvidar el miedo. Además, como en las películas, puede ser el inicio de nuestro propio cuento navideño al que probablemente le falten los villancicos, la nieve o la gente, pero le sobre emoción.Y si todavía no están convencidos de que la comida salva les quiero compartir mi propia historia de Navidad, una en la que un plato de bacalao me devolvió la esperanza. Y sí, ya les conté el final.**************El aroma del bacalao siempre me lleva a ese veintidós de diciembre en el que mi mamá y mi tía cocinaban varios platillos a la vez. Mi abuelita llevaba dos semanas grave. Ellas, tan expertas en la cocina, flaqueaban casi imperceptiblemente: a veces se les caían cosas al piso, se les olvidaba poner ingredientes, los intercambiaban. La tristeza no le impediría a la familia Molina celebrar la Noche Vieja.En esa cocina las ollas sobre el fuego eran la única señal de vida. La de barro llevaba horas borboteando. Como cada año, era tan grande que le cabía bacalao para alimentar a más de quince durante la cena y el recalentado y rellenar un bote de yogurt para que cada familia se llevara. De la cazuela emanaba el olor a los ajos fritos en el aceite, el sofrito de jitomate con las cebollas y las aceitunas, al pescado previamente desalado. En otras palabras, olía a Navidad. Mi abuelita mientras tanto estaba en su cuarto. No lo sabíamos, pero le restaban unas pocas horas de vida. Recuerdo que entre la pelada de papas y manzanas me escabullí de mis labores de cortadora oficial para ir a verla. Apenas entré, la vi enderezada. Algo la tenía en alerta y mi corazón lo sintió. Mi abuelita inspiró profundamente y con voz grave desde su cama me dijo: –“Dile a tu mamá que a ese bacalao le hace falta sal”. Confieso que me quise reír. Nunca vi venir esa afirmación y menos en el contexto. Para mí, no hay un momento de más lucidez.Corrí hasta la cocina, llegué al bacalao. Tomé una cucharada y ¡rayos!, efectivamente le hacía falta sabor. Tomé un par de puñitos de sal y los fui integrando hasta sentir que estaba en su punto. Noté que el olor cambió. Ella lo sabía: conocía a la perfección a qué debe oler un bacalao hecho para sacar suspiros.Esa tarde mi abuela se devoró una torta de bacalao. Fue lo último que pidió. El veinticuatro pasamos la Navidad como pudimos, ya sin ella. A penas en el recalentado me entraron ganas de volver a probar el guiso. A la primera mordida conecté con la esperanza, con el legado de mi abuelita, con eso que resultó ser mi última experiencia con ella. En ese momento tuve una revelación: quería que la cocina y la comida se convirtieran en mi vínculo con la vida y con mis ancestras. A los pocos meses dejé mi trabajo y diez años después, me dedico plenamente a la comida. La comida del corazón salva, cura, da esperanza. Y eso es justo lo que deseo para ustedes: que haga su magia en sus mesas, en su noche, en sus días. ¡Feliz Navidad!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD