Presume tu pelo saludable a cualquier edad
Consejos de Belleza

Presume tu pelo saludable a cualquier edad

Por Kiwilimón - Marzo 2015
Me contaron que las personas llegamos a cambiar de pelo tres veces en toda nuestra vida, primero cuando nacemos se nos cae todo y nos vuelve a crecer, el segundo es durante la adolescencia o por ahí de los 20’s y el tercero ya es cuando estamos completamente viejitos y nos queda blanco. Eso es lo que me han contado pero entre que es cierto o no investigue un poco sobre algunos cuidados para que a cualquier edad tengamos el pelo increíble: A los 20’s: En esta etapa tenemos muchos compromisos entre la escuela, ver a los amigos, a tu primer amor y empezar a trabajar tenemos que estar impecables y más que nuestro pelo hable bien de nosotras por eso tenemos que lavarlo con shampoos transparentes para que den volumen al pelo, ya que los shampoos cremosos suavizan el pelo muchísimo. A los 30´s: El estrés me provocaba que mi pelo se me cayera mucho y que tuviera que estarlo cortando todo el tiempo y el tip que encontré fue el de relajarme y consentirme cepillando mi pelo por las mañanas y por las noches sobre todo masajeando el cuero cabelludo. De hecho si no te lavas diario el pelo puedes usar un shampoo seco para que le dé más vida. A los 40´s: Muchas veces a esta edad ya no tenemos un pelo tan abundante como antes ya que nos comienzan a faltar proteínas por eso es recomendable que tomar tratamientos de vitaminas E o bien aceite de argán o aceite de almendras dulces. A los 50’s: Ya el pelo está muy debilitado por el uso de tintes, secadoras, planchas, entre otras cosas; por lo tanto puedes aplicar una mascarilla hidratante para regresarle vida a tu pelo y para tener un mejor resultado puedes aplicarte el tratamiento y ponerte una gorra en lo que te bañas. Ya que el vapor ayuda a abrir la cutícula e hidratarla. Ver artículo original Artículo cortesía de 

Notas recomendadas

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
Casi siempre, las botanas y los snacks entre comidas son de lo primero que te tienes que despedir cuando te pones a dieta. Pero este no es el caso de la dieta keto. A diferencia de otros regímenes alimenticios, con la dieta keto no tienes que pasar hambre, pero sí debes fijarte mucho en lo que comes. Sigue leyendo para conocer de qué se trata y qué debes comer. ¿Cómo funciona la dieta keto? Este tipo de dieta ayuda a tu cuerpo a usar las grasas almacenadas como combustible. En lugar de recurrir a la glucosa que se encuentra en los carbohidratos, la dieta keto aprovecha los cuerpos cetónicos, un compuesto químico producido por el hígado.  Con esto se busca que el organismo alcance un estado de cetosis, que es cuando el cuerpo se alimenta exclusivamente de grasas. De esta manera, comienzas a bajar de peso.  ¿Cuánto debes comer al día con la dieta keto? En este régimen, el cuerpo depende del consumo de grasas, por lo que en cada comida debe incluirse por lo menos un alimento con alto contenido de grasa. Las personas que llevan una dieta de 2000 calorías al día deben consumir alrededor de 165 g de grasa, 40g de carbohidratos y 75g de proteína, aproximadamente. Aunque las necesidades de cada persona pueden variar, para la dieta keto puede usarse este cálculo: •                60-75% de las calorías se obtienen de grasas •                15-30% de las calorías se obtienen de proteínas •                5-10% de las calorías se obtienen de carbohidratos  ¿Qué puedes comer en la dieta keto? Básicamente cualquier alimento que incluya grasas y proteína, y esté exento de carbohidratos.  Si no conoces bien la dieta, al inicio puede parecerte complicado planear tus menús, pero en realidad es muy sencillo. Una fruta que puede formar parte de tu dieta keto es el aguacate, ya que 50 g de esta fruta aporta 8 g de grasa, de los cuales más del 75% son grasas buenas que pueden ayudar a absorber los nutrientes de otros alimentos que se coman a la vez. Los  Aguacates de México tambien son un gran alimento para tu dieta keto ya que tienen una buena fuente de fibra. La fibra ayudará a que te sientas lleno por más tiempo.   Si estás siguiendo la dieta keto y ya no sabes qué preparar, muy sencillo: come un aguacate. Además de cumplir con todas las especificaciones de la dieta keto, el aguacate es una fruta rica en nutrientes y ofrece grandes beneficios a la salud. Sustituye las botanas altas en calorías por alimentos ricos en nutrientes como Aguacates de México y así mejorarás tu alimentación. 
Pareciera imposible dejar de usar bolsas de plástico, porque nos las ofrecen en todos lados. Sin embargo, también vemos muchísimas imágenes devastadoras de montañas de bolsas de plástico que están contaminando a la tierra y a los océanos. Por lo que hacer conciencia y aplicar pequeños cambios en nuestros hábitos es necesario y pueden tener buenos resultados.De hecho, en muchos países, las bolsas de plástico están prohibidas. También existen algunas iniciativas que proponen usar materiales que se degraden más pronto que los plásticos tradicionales, o incluso se cobra algún impuesto si quieres usar bolsas. Aun así, no es suficiente y no sucede en todo el mundo.Te recomendamos Cómo desperdiciar menos comida cuando tienes niños pequeñosAdemás, existen otros plásticos de un solo uso como popotes, cubiertos y platos, a los cuales también se ha extendido la prohibición. Pero lo que complica la situación es que a pesar de que el polietileno con el que están hechas las bolsas es fácilmente reciclable, no se hace porque es difícil separarlo del resto de la basura.Considerando todo esto, la mejor solución es evitarlo. Primero hay que empezar por las compras. Hay muchas bolsas de tela muy atractivas que puedes llevar al supermercado o mercado para empacar tus productos.Si no las llevas, solicita que te den cajas, siempre les sobran en las tiendas grandes. Piensa también que no sólo en los supermercados nos dan bolsas, y mejor carga bolsas de tela siempre a la mano para todo lo que compres, o inclusive si compras comida para llevar en un restaurante.Para las frutas y verduras, puedes conseguir bolsas pequeñas de tela abierta, como malla o velo. Recuerda lavarlas de vez en cuando para evitar contaminaciones. Una bolsa de plástico tradicional puede tardar cientos de años en degradarse completamente. Y si además compras jugos en botellas de plástico, imagínate cuánto de este material consumes en una sola semana.Te recomendamos: ¿Cómo calcular las porciones para hacer el súper?Poco a poco, tiendas donde venden productos a granel tanto de limpieza como alimentos están abriendo. Lleva tus propios contenedores y reúsalos.Usa bolsas de papel o recipientes para los sándwiches del lunch. No es necesario empacarlos en bolsas. Procura usar recipientes de vidrio o acero inoxidable ya que duran mucho más tiempo y cuando ya no te sirvan, contaminan menos.Y si ya tienes las bolsas, reúsalas la mayor cantidad de veces posible, ya sea para las compras, o para forrar basureros. Convierte el tema en un proyecto familiar: organiza un reto de quién puede pasar más tiempo sin usar una bolsa de plástico, involucra a tus hijos e invítalos a sugerir ideas para reducir su uso. Recuerda que la mejor enseñanza es el ejemplo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD