Protege tu piel del Sol con Chocolate

Por Kiwilimón - Septiembre 2014

El chocolate negro y los rayos del sol son dos placeres que podrían complementarse para reducir los efectos dañinos para la salud. Científicos del Instituto de Nutracéuticos y Alimentos Funcionales (Inaf), de la Universidad de Laval, en Québec, buscan demostrar que el consumo de chocolate negro permite soportar dosis mucho más altas de radiación en la piel.

De acuerdo con información obtenida por la agencia EFE, los canadienses están en busca de voluntarias que coman chocolate negro a diario durante doce semanas para comprobar si puede actuar como protector solar. El coordinador del estudio, Bruno Riverin, explicó que "el chocolate negro contiene antioxidantes naturales o polifenoles, que podrían proteger el cuerpo de los efectos nocivos de los rayos ultravioleta".

Para realizar el estudio, los investigadores requieren 60 mujeres sanas entre los 25 y los 65 años, de piel clara y que estén dispuestas a comer chocolate negro rico en polifenoles por tres meses. Estos favorecen la circulación sanguínea cerca de la piel, lo cual ayuda a protegerla de los rayos solares.

Los polifenoles que contiene el chocolate negro se encuentran en el cacao y en la formación de antioxidantes naturales, y a diferencia del chocolate de placebo(que aunque posee un sabor muy similar) no los contiene. Con esto se busca demostrar que quienes comieron el chocolate con polifenoles soportarán dosis mucho más altas de radiación en su piel comparadas con quienes tomaron el placebo.

El investigador asegura que de comprobarse su hipótesis, el chocolate negro podría contribuir a la protección solar, aunque esto no signifique que reemplazará los mecanismos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como los protectores solares.

Ver artículo original

receta de Pastel de Chocolate Glaseado con ChocolatePastel de Chocolate Glaseado con Chocolate

receta de Galletas de Chocolate con Corazón de CarameloGalletas de Chocolate con Corazón de Caramelo

Receta de Waffles de Chocolate ObscuroWaffles de Chocolate

    Chéca estos artículos de Salud180 para llevar una vida más sana:  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Para celebrar el Día de Muertos en México, nunca falta el altar que se decora con alimentos, pan de muerto y calaveras de azúcar, elementos indispensables para recordar a los fieles difuntos, pero, ¿alguna vez te has puesto a pensar qué significan las calaveritas de azúcar? Origen de las calaveritas de azúcar Para comprender la importancia de las calaveras de azúcar, debemos recordar que esta tradición se originó en la época prehispánica, donde se percibía a la muerte como la culminación de una etapa de la vida que desembocaba en otro nivel, por lo que utilizaban los cráneos de los sacrificados a los dioses, para adornar el “Tzompantli”, un altar que simbolizaba el paso de lo terrenal a lo espiritual. Significado de las calaveritas en el altar de muertos El Tzompantli era una ofrenda para el dios del inframundo, Mictlatecuhtli, que aseguraba el paso de las personas a otros los niveles una vez que terminaban su ciclo de vida, sin embargo, con la llegada de los españoles y la evangelización, estos rituales fueron prohibidos. Para poder conservar las costumbres, se sustituyeron los cráneos por calaveritas de azúcar y un altar de muertos para honrar y recordar a las personas que ya no se encuentran con nosotros. ¿De qué están hechas las calaveritas de azúcar? Las calaveritas de dulce se elaboran con alfeñique, una mezcla originalmente árabe pero traída a México por los españoles. El alfeñique es una especie de dulce derivado de la caña de azúcar, hecho también con huevo, jugo de limón y una planta llamada chaucle, aunque ahora también podemos encontrar calaveritas de amaranto y chocolate, entre otros ingredientes Las calaveritas de azúcar, entre los aromas del copal, el cempasúchil y las veladoras, adornan y alegran el altar que dará la bienvenida a nuestros fieles difuntos, por eso en esta temporada de Día de Muertos no pueden faltar en casa.
La pimienta negra no sólo le da mucho sabor a tus alimentos, también posee muchas propiedades para la salud de quien la consume, más allá de simplemente ayudarte a bajar de peso.También conocida como la reina de las especias, la pimienta negra tiene una gran cantidad de beneficios, pues es buena para la digestión, te ayuda a absorber nutrientes, contiene antioxidantes y puede mejorar los niveles de colesterol, el control del azúcar en sangre y la salud cerebral. Descubre con nosotros si realmente sirve para bajar de peso y sus propiedades benéficas.1. AntioxidantesLa pimienta negra es rica en un compuesto vegetal llamado piperina, que según estudios de probeta tiene potentes propiedades antioxidantes. Esto significa que te ayuda a combatir los radicales libres, aquellas moléculas inestables que pueden dañar las células, causantes de envejecimiento prematuro o enfermedades cardíacas, por ejemplo.Algunas investigaciones sugieren que una dieta rica en antioxidantes puede ayudar a prevenir o retrasar los efectos dañinos de los radicales libres, mientras que otros estudios de probeta y en roedores han observado que los suplementos de piperina y pimienta negra molida pueden reducir el daño de los radicales libres.2. Propiedades antiinflamatoriasMuchos estudios de laboratorio sugieren que la piperina, el principal compuesto activo de la pimienta negra, puede combatir eficazmente la inflamación, un factor relevante en muchas afecciones, como artritis, enfermedades cardíacas o diabetes. Sin embargo, los efectos antiinflamatorios de la pimienta negra y la piperina aún no se han estudiado ampliamente en personas.3. Puede ayudar a mejorar la salud intestinalInvestigaciones preliminares han sugerido que la pimienta negra puede aumentar las bacterias buenas en su intestino, y esto se ha relacionado con la función inmunológica, el estado de ánimo, las enfermedades crónicas. 4. Puede mejorar los niveles de azúcar en la sangreLos estudios que se han realizado en animales, como ratas alimentadas extracto de pimienta negra, sugieren que la piperina puede ayudar a mejorar el metabolismo del azúcar en sangre. Además, 86 personas con sobrepeso que tomaron un suplemento que contenía piperina y otros compuestos durante 8 semanas experimentaron mejoras significativas en la sensibilidad a la insulina, una medida de qué tan bien la hormona insulina elimina la glucosa del torrente sanguíneo.Sin embargo, no hay evidencia de si se producirían los mismos efectos con la pimienta negra sola, ya que en este estudio se utilizó una combinación de muchos compuestos vegetales activos.Pimienta negra para bajar de pesoSe cree que si se añade pimienta negra al té verde y si toma varias veces al día, esta especia y su basto contenido de fitonutrientes ayuda a descomponer el exceso de grasa, a mejorar el metabolismo y, finalmente, ayudar a perder peso. Sin embargo, no hay evidencia científica que respalde esto.Lo que sí ha sido relevante es el uso de compuestos de la pimienta llamados alcamidas y piperamidas como “bactericidas, fungicidas, antiinflamatorios, anestésicos e incluso antivirales”, los cuales ayudarían a combatir la enfermedad covid-19, de acuerdo con un estudio reciente del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional (Cinvestav).Según declaraciones del Centro de Investigación, Mercedes G. López y Jorge Molina Torres identificaron “un tipo de piperamidas que pueden contener la propagación del SARS-CoV-2 en el organismo”, pero aún falta para que esta investigación sea conclusiva.
Chileatoles, chamorros y barbacha. En todo el país amamos comer bien y compartir nuestros favoritos. Por eso, en esta entrega de joyas de esquina, recorreremos tres paradas obligadas en Puebla, Querétaro y el Estado de México. Chileatole de El Carmen, Puebla El chileatole es un platillo a base de maíz, con chile y sazonado con epazote y limón. Se prepara por lo general al carbón y lo sirven en piezas de barro. Es un platillo simple y confortable para el clima fresco de Puebla. Para Luis Serdio, cocinero de origen poblano a cargo de Corazón de Pollo, en CDMX, el chileatole es su gran favorito. Al hablar de este platillo típico mexicano, piensa en su infancia y los días lluviosos de verano o fríos de invierno: “Recuerdo esas noches en las que estuve con mi atole picante y el olor a carbón que desprenden los comales de Chileatole El Carmen, esa pequeña vecindad en donde está el mejor chileatole poblano y que visitó desde que tengo uso de razón.” Aquí, además del chileatole, encontrarás molotes y unos sabrosos esquites. Av 16 de Septiembre 1305 colonia del Carmen.Tacos Don Chamorro, QuerétaroPara Mariano Torre, parrillero y cocinero a cargo de Pazcuala House, el imperdible queretano es los tacos Don Chamorro. Están ubicados dentro del mercado Josefa Ortiz de Domínguez "La Cruz", en el área de comida, y es un lugar al que tienes que llegar temprano porque los taquitos vuelan. Su demanda por lo general es alta, pero se distingue por un servicio impecable, rápido y atento. “¡El chamorro se deshace en tu boca y su sabor es impecable! Si los pediste en tacos, te sorprenderá lo bien servidos que te los dan. Acompáñalos con sus chilitos en vinagre y su guacamole, elaborado con aguacate, tomillo, epazote, manteca y sal”. Dirección: Garibaldi 73 Col. Centro Querétaro, Qro.La Plaza del Taco, Estado de MéxicoLa Plaza del taco, en el Estado de México, tiene muchos puestos que presumen tener la mejor barbacoa del condado. Tal vez todos tengan razón. Pero un puesto en especial fue el que le robó el corazón a la directora de contenidos gastronómicos Alina Hernández. “Al principio llamó mi atención que de todos los puestos era el único que tenía guacamole a manos llenas. Los elegí y ahora es mi favorito de los fines de semana. Su barbacoa es suave, recién sacada del hoyo. Los tacos están bien servidos sobre tortilla de maíz azul y acompañarlos con su guacamole -del que no pica mucho- es un lujo, porque con aguacate todo siempre sabe mejor.”Dirección: Avenida Juan Flores y Casas, Juchitepec de Mariano Rivapalacio, Estado de México.
Yo ya perdí la cuenta de las veces en que una galleta –de chispas de chocolate, de avena, de lo que sea– me ha devuelto la esperanza. En un año como este la comida ha sido combustible para el cuerpo tanto como para las emociones. O si no pregúntense, ¿cuántas veces un panecito remojado en café, un caldito de verduras o el guiso burbujeante de una olla les ha salvado el día? La necesidad de ponerse los platillos de cobija seguramente no nos pasará desapercibida este otoño. El tema es físico, es mental. Nuestra hibernación animal nos baja la energía y hay que contrarrestarlo con carbohidratos y pociones calientitas que nos templen el corazón cuando el frío de afuera –el de verdad, el de la metáfora– se cuela entre la rendija. Lo casero se convierte en la moneda de cambio. Una, por economía; otra, por necesidad.Si en otros otoños los potajes densos curaban al alma, ahora serán la medicina cuántica. Eso sí, que tengan mucho verde, que sus fitonutrientes hagan su trabajo al mismo tiempo que conforten. Con mucho ánimo hay que prender las hornillas y gozar con los ingredientes de temporada que les van bien a los procesos del cuerpo. Una de mis opciones favoritas es abrirme paso ante una calabaza de Castilla, rica en vitamina A y ácidos grasos, y con unas cuantas cucharadas de mantequilla, miel, sal y pimienta hacerla el puré más terso o el complemento de una ensalada. Si su familia, como la mía, disfruta de los platos de cuchara, hay que preparar con calma un molito de olla y convertirlo en una suerte de mantra comestible que renueve las fuerzas. Ya saben, ¡a darle que es mole de olla! El otoño también es pretexto para reusar esa cacerola refundida en la alacena y dejarle caer unos higos, vino y azúcar para caramelizar. Al final ponerlo todo en una rebanada de pan con queso mientras leemos algo que nos nutra el intelecto o nos haga viajar sin despegarnos de la sala.La época nos invita a prender el horno cuando se pueda. Hay que aprovechar las manzanas más dulces del año, agregarles vainilla, azúcar, mantequilla, pan molido y envolver todo en unas hojas de hojaldre. El premio serán los olores, el crunch que suena menos, pero sabe mejor cuando lo acompaña una bola de helado. Y si se prefiere salado, hay que rosear una coliflor con aceite, aventarle unas avellanas, pistaches o nueces y algunas especias mágicas. Me gusta servirla horneada, directo de la charola, junto a una cucharada de jocoque batido con limón o una cucharada de yogurt con curry.A las noches otoñales les van bien las tartas, sobre todo esas que van retacadas con verduras salteadas y todo tipo de quesos. Su milagro es rendir para todos sin importar lo hambrientos que estén. La otra es que en cada rebanada cabe el mundo. ¿Queso Chihuahua? ¿Pimientos? ¿Carnes frías? Lo que tengas en el refri servirá. Si nunca has preparado tartas de otoño no hay mejor momento que este: es la oda a la comida confortable. Te dejo una guía iniciática para que puedas prepararlas fácilmente. Las cuatro recetas las preparó el equipo de Kiwilimón y quedaron geniales. Será difícil elegir, pero ante la duda, prepara una cada fin de semana. Pruébalas con toda atención y disfruta el aquí y el ahora. Eso es el regalo de los buenos bocados: tienen el poder de recordarnos a qué sabe estar vivos, lo placentero que es el cuerpo, lo lindo que es caminar en la Tierra en otoño o cuando sea.Quiche de CerezaQuiche de 4 Quesos MexicanosQuiche de Tocino, Gruyere y EspinacasQuiche de Peras con Queso
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD