Té de diente de león para reducir tallas
Consejos de Belleza

Té de diente de león para reducir tallas

Por Kiwilimón - Abril 2014
Últimamente hemos buscado diferentes bebidas, alimentos o infusiones que podemos tomar todos los días para mejorar el funcionamiento de nuestro organismo y ayudar a complementar nuestro plan de pérdida de peso. Una de las hierbas más maravillosas que hemos encontrado es el diente de león. Su raíz tiene una infinidad de propiedades que te ayudan a mejorar tu sistema digestivo (especialmente a limpiar tu hígado) y esto provoca que veas resultados de tu dieta más rápido. Nuestras amigas de ActitudFEM nos comparten sus beneficios.  

    Estos son algunos de los beneficios del té de raíz de diente de león.   1. Te desintoxica al estimular la producción de orina. 2. Ayuda a limpiar tu hígado y riñones. 3. Reduce el riesgo de sufrir una infección urinaria. 4. Desinflama el abdomen. 5. Ayuda a eliminar tanto la constipación como la diarrea. 6. Ayuda a disolver piedras en los riñones. 7. Tiene antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de la piel. 8. Ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre (es bueno para diabéticos). 9. Ayuda a regular el nivel de colesterol en el cuerpo. 10. Es bueno para tus dientes (evita la placa). 11. Mejora tus defensas. 12. Combate la depresión.  
  Parece ser un té mágico, ¿no creen? Lo que tienen que saber es que el resultado depende de la consistencia, con esta y todas las otras bebidas que hemos estado promoviendo recientemente. Escoge la que mejor te sepa, más te funcione o sea más fácil para ti de preparar y apégate a ella. Toma una taza de té por las mañanas antes del desayuno y si lo deseas una antes de dormir. El té de raíz de diente de león puede ser complicado de conseguir, pero en las tiendas naturistas o especializadas en té e infusiones seguramente lo encontrarás. Es un remedio muy utilizado en China.   Puedes hacer tu propio té si lo deseas. Recoge las hojas de los dientes de león si crecen en tu jardín. Déjalas secar, quiébralas y guárdalas en un frasco lejos de la luz del sol hasta que estés lista para preparar tu té como normalmente lo haces.     Recuerda que no es un remedio mágico contra el sobrepeso, es un agente catalizador que te ayudará a llegar a tu meta si te lo propones.   Ver artículo original.    

Súper Secretos para Bajar de Peso

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En años recientes, las enfermedades ligadas a la obesidad se han convertido en las más comunes entre la población mexicana: diabetes e hipertensión. Esto se debe a un estilo de vida sedentario y a una mala dieta, pues es usual que la gente consuma comida chatarra, ya que es fácil y rápida de consumir. En kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso te compartimos los descubrimientos médicos más recientes, pues te ayudarán a mejorar tu salud de manera sencilla. En esta ocasión, te contamos sobre un estudio muy reciente, el cual señala que añadir bastantes especias y hierbas de olor te ayudará a bajar la presión arterial, ¡una gran noticia para las personas con hipertensión!Las especias y hierbas de olor combaten la hipertensiónDe acuerdo con la Universidad Estatal de Pensilvana, expertos de la institución llevaron a cabo un estudio, el cual reveló que “sazonar la comida con 6.5 gramos, o alrededor de 1.3 cucharaditas, de hierbas de olor y especias al día se relaciona con una presión arterial más baja después de cuatro semanas”. También puedes leer: 5 increíbles razones para comer espárragosEn un boletín de prensa publicado por la prestigiosa universidad, la científica Penny Kris-Etherton señaló que añadir “añadir hierbas y especias a tu comida es una gran manera de añadir sabor sin añadir más sodio, azúcar y grasas saturadas”, la experta también indicó que “si vas un paso más allá y añades estos sazonadores a alimentos que son muy buenos para ti, como frutas y verduras, es probable que obtengas aún más beneficios para la salud”. Este descubrimiento es muy importante, ya que la hipertensión, la diabetes y la obesidad son enfermedades que prevalecen en la población mexicana, pues podría convertirse en una de las mejores maneras de cocinar, ya que les enseñará a las familias que agregar una cantidad excesiva de sal a sus platillos no es necesario. Durante este novedoso estudio, los científicos contaron con la participación de 71 voluntarios, quienes presentaban riesgo de padecer enfermedades del corazón. Los participantes consumieron alimentos sazonados con especias y hierbas de olor durante cuatro semanas y al final de experimento, las muestras de sangre mostraron que aquellos que consumieron mayores cantidades de estos sazonadores naturales reportaron una presión arterial sistólica más baja que los que ingirieron una cantidad menor de especias. Aunque los expertos no mencionaron todos las especias y hierbas de olor utilizadas en el estudio, sí revelaron algunas:AlbahacaTomilloCanelaCúrcumaEs importante aclarar que los expertos no le pidieron reducir el consumo de sodio o aumentar la ingesta de frutas y verduras a los participantes, solo les pidieron usar la mezcla de especias. Por lo tanto, si además de sazonar tus comidas con ingredientes naturales, también reduces el sodio y agregas más fibra, los beneficios podrían ser aún mayores. También puedes leer: 8 deliciosas recetas para hipertensos¿Qué es la hipertensión?Según el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la hipertensión es una enfermedad que consiste en “una medición de la fuerza ejercida contra las paredes de las arterias a medida que el corazón bombea sangre a su cuerpo”, es decir, cuando se presenta una presión arterial alta. Los expertos señalan que la hipertensión puede desencadenar enfermedades del corazón, infartos, insuficiencia renal y padecimientos oculares. Recuerda que tu presión debe ser 120/80, pero si alguno de los dos números es más alto, deberás acudir con un profesional de la salud. También puedes leer: Consejos de cocina para hipertensos¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión alta?Las personas que presentan una presión arterial elevada suelen registrar los siguientes síntomas:Dolor de cabezaTobillos hinchadosVisión borrosaMareoZumbido en los oídosDolor en el pecho
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
La hipertensión es una enfermedad que causa una presión arterial elevada, lo que resulta en serios problemas de salud, tales como enfermedades del corazón, derrames cerebrales, enfermedades oculares e insuficiencia renal, entre otros. Sin embargo, es posible llevar una vida sana si le das un giro a tus hábitos, aquí te decimos cómo. 1. Reduce el exceso de peso y cuida la cinturaBajar de peso es uno de los cambios en el estilo de vida más eficaces para controlar la presión arterial. Si eres una persona con sobrepeso u obesidad, bajar incluso una pequeña cantidad de peso puede ayudar a reducir tu presión arterial. Además de perder kilos, en general también debes controlarte el diámetro de la cintura. Tener mucho peso alrededor de la cintura puede hacer que corras un mayor riesgo de padecer presión arterial alta.Los hombres corren riesgo si la medida de la cintura es superior a 40 pulgadas (102 centímetros).Las mujeres corren riesgo si la medida de la cintura es superior a 35 pulgadas (88 centímetros).2. Disminuye el consumo de sodioEn general, se recomienda limitar el sodio a 2300 miligramos (mg) por día o menos, pero un consumo más bajo de sodio (1500 mg por día, o menos) es ideal para la mayoría de los adultos. Para reducir la cantidad de sodio de tu alimentación, considera los siguientes consejos:Lee las etiquetas de los alimentos. De ser posible, elige alternativas con bajo contenido de sodio de los alimentos y las bebidas que normalmente compras.Consume menor cantidad de alimentos procesados. Solo una pequeña cantidad de sodio se encuentra presente de manera natural en los alimentos. La mayoría del sodio se agrega durante el procesamiento.No agregues sal a tus platillos. Una cucharadita rasa de sal contiene 2300 mg de sodio. Usa hierbas o especias para agregar sabor a tus alimentos.Avanza gradualmente. Si consideras que no puedes reducir drástica y súbitamente la cantidad de sodio de tu alimentación, redúcela progresivamente. Tu paladar se adaptará con el tiempo.3. Implementa el ayuno en tu día a díaEsto ayuda a disminuir los triglicéridos, el colesterol, baja niveles de ácido úrico, hígado graso y síndrome metabólico. Por otro lado, promueve la disminución de inflamación, de glucosa, la presión arterial y promueve la pérdida de peso.4. Disminuye el consumo de carbohidratosAumenta el consumo de fibra y la proteína de buen origen o magra, acompaña tus comidas con grasas saludables. Limita tus carbohidratos a 50 gramos, aunque está cantidad depende de cada paciente.5. Limita la cantidad de alcohol que bebesLos expertos señalan que ingerir bebidas alcohólicas aumenta la presión arterial, pero entre más alcohol bebas, tu presión se elevará por más tiempo, lo que puede tener efectos negativos en tu salud a largo plazo.6. Deja de fumarCada cigarrillo que fumas reduce tu presión arterial durante varios minutos después de terminarlo. Dejar de fumar ayuda a que la presión arterial vuelva a la normalidad. Recuerda que dejar este hábito puede reducir el riesgo de una enfermedad cardíaca y mejorar tu salud en general.7. Evita el consumo de cafeínaDebido a que la cafeína causa un súbito aumento en la presión arterial, se recomienda evitar su consumo si padeces de hipertensión.8. Reduce tus niveles de estrésTrata de evitar los factores desencadenantes del estrés cuando te sea posible.Dedica tiempo a relajarte y a realizar actividades que disfrutes. Tómate tiempo todos los días para sentarte con tranquilidad y respirar hondo.Agradece. Expresar gratitud a otras personas, ya que esto puede ayudarte a reducir el estrés.9. Realiza ejercicio y actividad físicaLos expertos indican que hacer algún deporte o actividad física es indispensable para una vida saludable, pues el estilo de vida sedentario causa hipertensión. Si ya padeces de esta enfermedad, hacer ejercicio de manera regular te ayudará a controlar tu presión arterial.10. Aprende a cuidarte con kiwilimónEn kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso tenemos dos actividades para promover un estilo de vida saludable para aquellas personas que presentan una presión arterial elevada. Si quieres aprender a cocinar platillos nutritivos, deliciosos y aptos para hipertensos, no te puedes perder esta clase con la chef Colibrí, en donde prepararemos pescado empapelado al limón. La clase en vivo se llevará a cabo el lunes 22 de noviembre a las 18 horas, a través de nuestro canal de Instagram. Por otro lado, el lunes 29 de noviembre podrás unirte a un conversatorio sobre cómo cuidarte si tienes hipertensión, de la mano de Shadia Asencio, la Directora Editorial de kiwilimón, y la nutrióloga Jennifer Asencio. La cita es en el Instagram oficial de kiwilimón, a las 18 horas.
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD