Temporada de Bikini
Consejos de Belleza

Temporada de Bikini

Por Kiwilimón - Junio 2014

Tips para la temporada de bikini

  La temporada de bikini, o mejor conocida como vacaciones, está a punto de comenzar. Esta época se ha convertido en dos meses de estrés y no tiene por qué ser así. Nuestras amigas de ActitudFem nos comparten sus tips para llegar a la temporada de bikini con un cuerpo que le de envidia a todas tus amigas. Lo principal para lucir bien en nuestro bikini favorito es la alimentación y nada de matarse de hambre; una dieta balanceada y MUCHA agua pueden hacer una gran diferencia. Pero si quieres una ayuda extra, te dejamos algunos consejos súper efectivos (y saludables) para la temporada de bikini.
  • Evita exceso de carbohidratos. Te recomendamos los grandes platos de arroz y pasta como plato principal a menos de que contengan proteína, lo que ayuda a digerir la energía de los carbohidratos de manera más eficiente y así evitas hincharte.
  • Contra la celulitis. Come vegetales ricos en antioxidantes y omega 3, que ayudan a reducir la apariencia de la celulitis. El café también ayuda a reducir la piel de naranja, además de actuar como un diurético ligero y natural.
  • Cuidado con los vegetales crudos. Aunque no a todas les pasa, si sabes que existen ciertos vegetales crudos que te inflaman, trata de comerlos al vapor, así obtendrás los nutrientes sin el riesgo de inflamarte.
  • Comienza bien el día. No olvides que el desayuno es la comida más importante del día y lo que mantendrá el control de tu apetito. Yogurt griego natural, fresas, frambuesas, almendras, antioxidantes, fibra o proteínas, son excelentes opciones.
  • Frutas crujientes. Las frutas crujientes tienen más fibra, así que siempre elígelas primero.
  • Adiós al azúcar. Sí, suena súper trillado, pero una dieta sin azúcar ayuda a controlar los niveles de nuestra sangre, lo que nos evitará antojos desmedidos y extraños.
Ver artículo original
   

Cómo minimizar la celulitis

Cómo lograr un mejor bronceado

Cómo proteger tu cabello del sol

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cada vez es más común que las mujeres busquen remedios o ingredientes naturales para cuidar su piel, pues se ha descubierto que muchos tratamientos para la piel contienen sustancias dañinas, por lo que las plantas que nos da la madre naturaleza se convierten en la mejor opción para cuidar tu salud y belleza. Hoy en día, el agua de rosas se ha convertido en una de las mejores opciones para cuidar tu piel de manera fácil, rápida y sin gastar mucho. Recuerda que puedes encontrar agua de rosas para el rostro en cualquier farmacia. En Kiwilimón te contamos sobre los increíbles beneficios del agua de rosas y por qué es el aliado perfecto para tu rutina de belleza. ¿Qué es el agua de rosas?El agua de rosas se produce mediante un proceso de destilación de los pétalos de la flor a través de vapor. El resultado final será un producto con un aroma delicioso, con muchos beneficios para la piel y que además es una buena alternativa a los perfumes convencionales. Según los expertos, el agua de rosas comenzó a producirse hace cientos de años, en la región que ahora conocemos como Irán. Aunque en esta ocasión estamos hablando de los beneficios que tiene en la piel, este ingrediente también se utiliza en la preparación de alimentos y bebidas.¿Para qué sirve el agua de rosas?Los beneficios del agua de rosas son muchos, pues ayuda a combatir problemas en la piel, alivia la garganta irritada, previene y cura infecciones y combate el dolor de cabeza. En esta ocasión te contaremos más sobre los beneficios que este aromático líquido tiene en la piel y el rostro. Agua de rosas para una piel radianteGracias a que el agua de rosas contiene un gran número de antioxidantes, esto la convierte en un gran aliado para el cuidado de la piel, pues ayuda a proteger las células contra muchos factores que la dañan. No más irritaciónDebido a sus propiedades antiinflamatorias, el agua de rosas nos ayuda a calmar la irritación en la piel, la cual puede ser causa por enfermedades como la dermatitis o la rosácea. Por otro lado, también podría ser de mucha ayuda para prevenir la aparición del acné. Dile no a las arrugasSegún los expertos, este refrescante líquido tiene propiedades antienvejecimiento y también ayuda a reducir la aparición de arrugas y líneas de expresión. CicatrizaciónOtra de las grandes propiedades del agua de rosas es que es un antiséptico y antibacterial natural, por lo tanto, ayuda a que el proceso de cicatrización sea más rápido y además mantiene limpia la herida. Puedes usar agua de rosas en cortadas, cicatrices y quemaduras. ¿Cómo usar el agua de rosas?La mejor opción es comprar una botella de esta agua en tu farmacia más cercana, colocarla dentro de un atomizador y rociar tu piel. También puedes aplicar el agua de rosas es un pedazo de algodón y luego aplicarlo en el rostro. Así que ya lo sabes, el agua de rosas no solo sirve para la cara, también tiene muchos beneficios para la salud.
El pozole es uno de los platillos más antiguos, deliciosos y nutritivos que la gastronomía mexicana tiene para ofrecer. Por un lado, el pozole es un caldo muy económico y rendidor, por lo que es ideal para servir durante grandes reuniones. Por si fuera poco, también es nutritivo, pues contiene proteína, poca grasa y verduras crudas. Este platillo, ideal para dar el grito este 15 de septiembre, toma su nombre de la palabra náhuatl “pozolli”, que significa espuma. Según el académico Alfonso de Jesús Jiménez Martínez, todo indica que el pozole fue un plato ceremonial que solo consumían los emperadores o sacerdotes del más alto rango durante ocasiones especiales. Y aunque hoy en día ya no se prepara con carne humana, este platillo se sigue sirviendo en ocasiones especiales. En Kiwilimón te invitamos a conocer más sobre los platillos que le dan identidad a nuestra gran tradición gastronómica. ¿Qué tan antiguo es el pozole?El pozole es uno de los platillos más tradicionales de nuestro país, pues era muy popular entre los antiguos aztecas. Este platillo era tan importante para aquella cultura que se servía dentro de contextos rituales específicos, según el arqueólogo Ulises Chávez Jiménez. Hoy en día, el pozole ya no es parte de rituales de sacrificio, sino más bien un platillo que se prepara en fiestas y todo tipo de celebraciones, tales como el Día de la Independencia. Cada 15 de septiembre, millones de familias mexicanas festejan esta fecha con un delicioso plato de pozole, el cual también es parte del recalentado del día siguiente. Diferentes tipos de pozole De acuerdo con la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios, actualmente existen alrededor de 20 recetas de pozole, sin embargo, las principales variedades son tres: pozole rojo, pozole blanco y pozole verde. Pozole blancoEl pozole blanco es quizá el más popular en la zona centro. Se prepara con carne de cerdo, maíz cacahuazintle, ajo, cebolla y otras especias. Suele acompañarse con tostadas, lechuga, jugo de limón, rábanos, cebolla picada, orégano y chile. Esta receta puede variar dependiendo de cada familia o restaurante, pues la carne de cerdo se puede cambiar por pollo o vegetales. Pozole rojoEl famoso pozole rojo proviene de Jalisco y Sinaloa, aunque su popularidad ha llegado a muchas partes del país. Este rico pozole rojo se prepara con carne de cerdo, maíz cacahuazintle y una salsa de chiles secos, lo que le da su característico color. Se acompaña con lechuga, cebolla, rábanos, orégano, jugo de limón y tostadas. Pozole verdeEsta deliciosa versión del pozole se originó en el estado de Guerrero, en donde se le agrega tomate verde, perejil, cilantro, chile y pepita de calabaza. A diferencia del pozole blanco y del pozole rojo, el pozole verde solo se acompaña de cebolla picada, orégano, chile piquín y jugo de limón. Por otro lado, las recetas más tradicionales añaden un huevo al rico pozole, así como chicharrón, aguacate y sardinas. A pesar de que la receta es un poco diferente, ¡las crujientes tostadas no pueden faltar! Cabe mencionar que la Ciudad de México también tiene su propia versión de pozole verde, la cual se prepara con chile poblano y tomate verde. ¿Cuál de estos deliciosos pozoles vas a preparar el próximo 15 de septiembre?
La chía es una semilla con importantes propiedades que la convierten en un alimento súper completo y nutritivo para la salud. Además, se puede utilizar en diversas preparaciones como postres, agua, ensaladas y hasta pan. Conoce y aprovecha todos los increíbles beneficios de la chía. Propiedades de la chía Entre las propiedades de la chía, podemos encontrar que cuenta con una amplia cantidad de ácidos grasos esenciales insaturados, múltiples antioxidantes, además de ser fuente de calcio, magnesio, boro, omega 3, vitamina B, proteína y por supuesto, fibra dietética. Beneficios de la chía Gracias a su alto contenido en omega 3, la chía posee propiedades antiinflamatorias, antitrombóticas y vasodilatadoras que protegen el corazón y reducen el colesterol malo.La fibra soluble que contiene la chía, también conocida como mucílago, hidrata y lubrica el tubo gastrointestinal, mejorando la digestión y evitando el estreñimiento.De acuerdo a estudios realizados en la Universidad Nacional Autónoma de México, la chía posee una alta concentración de antioxidantes que previenen el envejecimiento prematuro de la piel y ayudan a reparar los tejidos musculares.La gran cantidad de calcio en la chía, ayuda a mantener la masa y estructura ósea. Además también contiene boro, que ayuda a metabolizar el calcio.La chía podría ser un gran complemento en dietas para diabéticos ya que la misma fibra regula los niveles de azúcar en sangre en general. Esto podría prevenir picos de glucosa e insulina en sangre.La chía produce una sensación de saciedad gracias a su gran capacidad de absorber líquidos, que evita los antojos dulces, convirtiéndola en una herramienta muy útil para los que buscan bajar de peso.¿Cómo comer chía? Puedes utilizar la chía como ingrediente en recetas fáciles de pan, gelatinas, mermeladas, licuados o smoothies, aguas frescas, aderezos y hasta postres saludables. ¡Aprovecha todos estos increíbles beneficios de la chía y añádela a tu dieta!
El imponente bosque de coníferas coquetea con robarme la atención, sin embargo, mis sentidos se concentran en algo más: ahí, subiendo los escalones de las calles empedradas de Tlalpujahua, están los puestos de comida del mercado. Hay ollas exhalando el humo de sus tamales y corundas, conservas y ates acorralados por las abejas, pan apilado en bolsas. Ay, con el pan de pulque. Ay, con el pan de pucha. En Michoacán, la naturaleza es la que llama pero es la comida la que obsesiona a regresar. Quien no ha ido a comer a este estado se ha perdido de una de las tres mejores gastronomías regionales del país. Más claro, imposible. Michoacán es un conglomerado de michoacanes. La zona lacustre, el mar, la milpa, el bosque albergan una tradición, una colección de sabores enmarcados por las técnicas ancestrales y los ingredientes endémicos. A esa suma cultural, a esas coordenadas geográficas, les debemos más que éxtasis culinarios. Gracias a ellas aparecemos en la única lista que importa: la del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO. “La gastronomía michoacana es única por la alineación de un paisaje fértil con muchos tipos de terreno y lagos ricos en pesca, así como una cultura prehispánica que ha pasado sus tradiciones a través de generaciones”, asegura el arquitectico Fernando Vela, presidente del Festival gastronómico Morelia en Boca. Desde sus heterogéneos rincones, collage de imágenes y climas, salen productos excepcionales como los charales, el pescado blanco, la trucha. En la meseta purépecha se dan productos como el amado aguacate; en Zamora del Valle, las fresas; en Valle de Apatzingán, los limones, las moras; en la milpa, esos maíces rojos, negros, azules, amarillos con la mineralidad en las entrañas; de Cotija, su queso. Aunque de quesos no son los únicos, pero sí los más prestigiosos. Otros menos conocidos son los quesos de la Ruana, de Tierra Caliente, frescos u oreados.Las manos detrás de la cocina complementan esta suerte de sortilegio. Lucero Soto, una de las chefs más representativas de la región, cree que el verdadero tesoro está en las cocineras tradicionales. Nombres como Esperanza Galván resuenan en embajadas del mundo haciendo lo que mejor saben hacer: ser guardianas de recetas y técnicas, exportadoras de cultura; ella, particularmente, de la purépecha. También está Blanca Villagómez, en Tzintzuntzan, quien según el arquitecto Fernando prepara una hueva de pescado en salsa de guajillo como ninguna otra. Lucero Soto, por su parte, no es cocinera tradicional pero acerca el folklor michoacano de las calles a los manteles emblemáticos del país desde el Restaurante Lu Cocina Michoacana. No se puede dejar de mencionar a Mariana Valencia de Cocina M, en Uruapan.En Morelia hay que emprender un peregrinaje por carnitas Don Raúl, o encaminarse de filón hasta Quiroga para probarlas confitadas en cazo de cobre. Ante una señora con una cubeta de charales hay detenerse por un taquito de tortilla de maíz, un puñito de charales fritos y unas gotitas de limón –poquita, porque no queremos críticas–. De mañana hay que estar por la catedral o el mercado y sentarse en uno de esos locales con nombres de mujeres para ser provistos de platos de plástico rojo y unos uchepos con los sabores del elote, unas corundas con la trinidad mexicana de la garnacha –crema, salsa y queso– y un atolito dulce.Yo no me pierdo la sopa tarasca para el medio día o las atapakuas purépechas, parecidas al mole; se preparan semillas como el cacahuate o la pepita de calabaza y van acompañados de verduras y carne. En Lu me gusta probar las enchiladas morelianas de pato que inhabilitan cualquier tipo de insatisfacción. El arquitecto Fernando prefiere la xanducata (una especie de pipián elaborado también con pepita), las jahuácatas (una corunda preparada en capas y que lleva frijoles) y por supuesto, el aporreadillo de Tierra Caliente. Como gran conocedor de la gastronomía de aquel estado habla del churipo purépecha (un plato de cuchara), del mole de queso y el conejo estirado, tradicional de Corpus Christi.A la hora del postre la gastronomía michoacana ofrece variedad. Los chongos zamoranos, la fruta en conserva y los ates pueden conseguirse en las tiendas que resguardan mujeres ataviadas con vestidos virreinales. Lucero Soto dice que cuando el antojo llama a mitad de calles hay que recurrir al gazpacho moreliano.Yo no dejo el estado sin comerme unas morelianas de cajeta, nuez y papel estrella o sin buscar por cielo, mar y tierra la mejor heladería, esa que venda una buena nieve de pasta de gusto avainillado, tradicional de Pátzcuaro. Cuando llega la hora pido uno doble. Y es que Michoacán, nada de sencillo. Eso nunca.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD