¿Tu maquillaje te hace ver más grande?
Consejos de Belleza

¿Tu maquillaje te hace ver más grande?

Por Kiwilimón - March 2015
No sé exactamente en qué momento pasa, pero un día te ves al espejo y, después de mucho tiempo de creer que nunca vas a envejecer, por fin sientes que te ves grande. Puede ser que tu maquillaje esté contribuyendo en esto, y cinco pequeños cambios te pueden quitar años de encima. Nuestras amigas de ActitudFem te dicen si alguno de estos errores te aplica y de ser así, ¡haz un cambio! Nunca es demasiado tarde para un “makeover”.

Maquillaje en polvo

El polvo suelto se acumula en las arruguitas y puede provocar que se vean más prominentes. Cambia tu maquillaje en polvo por una base líquida, de preferencia algo ligero si no estás acostumbrada a este tipo de maquillaje. Si no puedes evitar el polvo usa sólo una capa muy ligera para sellar la base líquida.

Usar siempre lo mismo

¿Cuántos años llevas usando los mismos tonos de lipstick y la misma base? Date la oportunidad de cambiar para verte más fresca. Ve a una tienda departamental y prueba todo el maquillaje que desees hasta que encuentres algo que te acomode.

Usa menos colores

A veces verte más natural hace que tu rostro se vea más fresco y rejuvenecido. Haz la prueba, cambia las sombras muy oscuras o coloridas por tonos neutros en café y nude. Intenta usar sólo delineador y mascara de pestaña un día, te sentirás menos arreglada de lo normal pero probablemente recibas muy lindos comentarios.

Bronzer, iluminador y blush

No le tengas miedo a esto del contorno. En las tiendas departamentales te pueden enseñar a resaltar algunos aspectos de tu rostro usando bronzer y blush. El iluminador, si nunca lo haz utilizado, sirve muchísimo para fingir el brillo de la piel.

Nunca te olvides del rímel

Pero tampoco uses una muy viejita. Si te deja grumos es hora de comprar un rímel nuevo, pero nunca salgas de la casa sin él pues es la forma más fácil de abrir tu mirada. Ver artículo original.

Notas recomendadas:

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La gastronomía francesa es una de las favoritas en todo el mundo y es que está repleta de ingredientes deliciosos como quesos, mantequilla, finas hierbas y muchos más a los que nadie se puede resistir. Si tú eres de esas personas que aman los platillos de Francia, no te dejes intimidar por la técnica de sus platillos y atrévete a preparar en casa estas 5 recetas fáciles de comida francesa. Ratatouille Uno de los platillos más emblemáticos de la comida francesa es sin duda el clásico ratatouille, que además de haber ganado fama por presentarse en la divertida película de Disney, es un platillo campirano muy rico. La receta de ratatouille lleva berenjena, calabaza, jitomate y un poco de carne. Quichés Los quichés son recetas francesas tan populares, que es muy fácil encontrarlas en casi cualquier restaurante del mundo. Prepararlos es mucho más sencillo de lo que imaginas, ya que sólo debes de hacer una masa, un relleno simple con huevo, crema y leche y agregarle tus ingredientes favoritos. Aquí puedes encontrar la receta de un quiché lorraine, un clásico de la gastronomía francesa. Crepas Las crepas son originarias de una región al norte de Francia, conocida como Bretagne, sin embargo, son tan deliciosas y versátiles, que todos pueden prepararlas, realizando sus combinaciones favoritas. Se tratan de una dobladita con masa ligera a la que se le puede añadir ingredientes dulces o salados, ¿tú cómo las prefieres? Pollo Cordon Bleu Se cree que cuando Enrique III reinaba Francia, los cocineros reales ataban sus delantales con una cinta azul y de ahí nació el nombre de este delicioso platillo frito. Esta receta de comida francesa es muy rica y fácil de preparar, ya que se trata de unas pechugas de pollo rellenas de queso. ¡Prepáralas para una ocasión especial y lúcete como nunca! Soufflé El soufflé, o suflé, es uno de los platillos franceses más antiguos. Fue creado por Vattel, el cocinero del rey Luis XIV como un regalo para sus esposas. Esta comida francesa es un plato ligero y horneado que combina la clásica salsa bechamel con otros ingredientes como huevo y queso. El resultado es delicioso y aquí aprenderás a prepararlo. Como puedes darte cuenta, no es necesario viajar hasta Francia para poder disfrutar de los platillos franceses, ya que, con estas recetas fáciles, puedes hacerlo en tu propia casa. ¡Prepáralos todos y cuéntanos cuál es tu comida francesa favorita!
Definitivamente, cocinar no es para todos o al menos, no para todos los momentos, porque a cualquiera le llega ese día en el que no tiene ganadas de nada, mucho menos de ponerse a cocer pollo, verduras o carne, aunque mueras de hambre.Pero la comida es tan noble que hasta para esos momentos tiene cosas deliciosas que ofrecerte y, de hecho, puedes crear una comida completa con varios ‘snacks’, porque la diferencia principal entre un snack, tentempié o bocadillo es cultural, más que nutricional.Claro, cabe mencionar que si sólo comes una manzana con un poco de crema de cacahuate, eso sigue siendo un bocadillo. La clave para preparar una comida que te mantenga lleno y con energía durante tres o cuatro horas, como una comida normal, es incluir una variedad de nutrientes y alimentos. Lo más sencillo es combinar al menos cuatro alimentos diferentes, y tres o cuatro grupos de alimentos. Esto te ayudará a garantizar que estás comiendo lo suficiente, así como un buen equilibrio de grasas, proteínas, carbohidratos y fibra.El otro truco para lograr convertir snacks en comida es servirlos juntos en un plato, en lugar de sólo picotear cosas una por una. Ahora, para inspirarte un poco, te dejamos estos ejemplos, pero recuerda que comer balanceado implica conocerte, conocer tu cuerpo y, sobre todo, tener una guía de un profesional cuando quieres realizar cambios en tu dieta.1. BaguetteUn almuerzo sencillo puede estar inspirado en un baguette, con el que puedes aprovechar los distintos estilos y sabores del pan (centeno, ajo, natural) y añadir queso crema, vegetales, como pepino, tomate, pimientos, aceitunas, y finalmente agrega salmón ahumado o un huevo duro. Si llevas una dieta vegana, puedes omitir el salmón y usar queso crema a base de tofu.2. Bowl de yogurtUn bowl de yogurt es ideal para cuando tienes hambre, quieres una comida que no se cocine y tienes antojo de algo dulce. Para hacerlo sólo cubre yogurt natural con una cucharada de crema de nuez (como almendras o cacahuate) un plátano en rodajas, nueces picadas o almendras, avena, semillas y frutas secas, granola, además de un puñado de fruta fresca, si te hace falta un poco de dulce, añade un poco de miel.3. SmoothieSi te detienes a pensarlo, la mayoría de los smoothies son en realidad un montón de snacks diferentes, como frutas, lácteos y nueces, que sólo mezclas en la licuadora.Para convertirlos en un desayuno abundante y energizante, mezclar kéfir con plátano, bayas, granola y crema de nueces. Puede usar cualquier fruta fresca o congelada y no dudes en añadir yogurt, queso cottage o leche para el kéfir; nueces enteras para la crema de nueces; y muesli (o avena natural) para la granola. 4. Plato de cereal aumentadoUn tazón de cereal con leche es delicioso, pero no es del todo una comida completa. Para convertirlo en un desayuno o cena abundante, puedes agregar nueces o semillas (almendras fileteadas, nueces picadas, semillas de girasol tostadas) y frutas frescas o secas (fresas en rodajas, pasas, arándanos secos) a tazones de Cheerios, por ejemplo, con leche reducida en grasa o mejor aún, una leche a base de plantas, como soya o cualquier otra rica en proteínas.
Son las doce del día y para el chef de casa podría ser un momento de angustia. ¿Qué voy a cocinar hoy? El dilema no se resuelve lanzando una moneda al aire, sobre todo si la familia pide renovar y, si a la par, hay un reporte qué entregar en el trabajo o una junta a la cual asistir. Las ideas se nos secan. El tiempo nos vigila. El refri espera. No te preocupes y sigue leyendo.Abre tu mente.Inspírate, inspírate, inspírate. Para saber qué cocinar hoy sobrevuela la página de tu súper favorito y entérate cuáles son los ingredientes de la temporada. Ellos te darán ideas sobre lo más fresco disponible. La otra –la infalible– es adentrarse en plataformas de cocina como Kiwilimón para explorar entre recetas y antojos. Nosotros renovamos nuestras sugerencias continuamente para que tu foco culinario permanezca prendido. Ya sabes, lo que no se te ocurre a ti, se le pudo ocurrir a alguien más. Checa tu guarida. Comienza por explorar tu congelador. ¿Todavía guardas el mole de tu tía desde su cumpleaños? ¿Tienes el chicharrón en salsa que te quedó de una comida familiar? Sácalos. Eso sí, no los presentes igual. Compleméntalos o dales una nueva forma para que nadie sospeche su procedencia bajo cero. Procura descongelar en la mañanita, a penas salga el sol. El tema es que si descongelas de golpe algunos alimentos –como el salmón o el pollo– podrían tomar olor a refrigerador y hacerse fibrosos. Si en el congelador no hubo material de inspiración, continúa con el refri. Siempre hay algo al límite de caducar: esa será la señal divina que te hará saber qué cocinarás hoy. ¿Sólo tienes huevos? Todo cuenta. Una tortilla de patatas o una frittata de verduras son una comida entera si las complementas con una ensalada y rebanadas de pan a la parrilla.Lo último para explorar es la alacena. Una proteína –vegetal o animal, enlatada o en conserva– será suficiente. No la prepares desprovista de diversión. ¿Qué tal en un atún a la vizcaína o en unas tostadas de salpicón de atún? No olvides a las leguminosas como los frijoles, las lentejas y los garbanzos: ellas constituyen una fuente ideal de proteínas. Hay mil formas de convertirlas de guarnición a plato fuerte. ¿Nos comemos una hamburguesa de lentejas?Planea tu menú con anticipación. Mi recomendación: no te llenes de pensamientos logísticos el domingo por la noche. El sábado a medio día, con toda calma, planea qué cocinarás. Una buena forma de hacerlo es seguir un modelo de alimentación por días de la semana. Por ejemplo, lunes, platillos sin carne (usando proteínas vegetales); martes, comida tradicional; miércoles, proteína asada y ensaladas; jueves; cocina del mundo; y viernes, comida divertida. Así comenzarás el proceso creativo desde un punto de partida y con un buen balance nutricional. Un producto, mil formasUn ingrediente es un lienzo infinito. Él puede ser tu salvador en los capítulos diarios de “¿Y qué cocino hoy?”. Si tienes pollo y debes descongelar toda la pieza, piensa en las posibilidades de la misma cocción. Por ejemplo, el caldo del pollo te servirá de base para sopas, cremas y salsas. El pollo se puede dividir en tres partes. La primera, picado en cubos para preparar una ensalada cremosa; la segunda, desmenuzado y como relleno de unas enchiladas de chile cascabel; la tercera, como relleno de un chile poblano junto a un caldillo de tomate. A las verduras del caldo, drénalas y añádeles queso manchego y un poco de requesón para gratinarlas o bien, córtalas en cubos para preparar una ensalada con tocino. Si cociste calabacitas, una opción es rellenarlas con rajas y queso, hacerlas lasaña o bien, cortarlas a lo largo y grillearlas para sustituir un huarache de masa.ImprovisaNo te dio tiempo de inspirarte. No te dio tiempo de pasar al súper. No te sientas mal. A todos nos pasa. Aquí viene el tip: saltea todo lo que tengas de verduras en una olla, agrega una proteína y termina con una salsa para pasta. No tienes proteínas, pero tienes huevo. Unas tortitas de vegetales serán tus salvadoras. ¿Tienes pechugas de pollo y verduras? Júntalo todo y haz una nueva versión de discada para taquear. Recuerda que todo –sí, todo– cabe en una olla o en un taquito.
Asia es un continente cuyo tamaño es tan grande como las culturas que lo habitan y si hay algo por lo que destaca cada una de ellas en todo el mundo, es por su rica variedad en comida callejera. Así que si quieres darte una vuelta por lo mejor de la gastronomía asiática, tienes que checar los 5 platillos más populares de la comida callejera en Japón, Corea del Sur, Tailandia y otros más. Pad Thai, Tailandia Una de las razones más importantes por las que Tailandia es considerado el destino más popular para los viajeros es sin duda su gastronomía, por eso, si te gusta la comida tailandesa no te puedes perder el Pad Thai, un plato con diversas versiones pero que básicamente consiste en una mezcla de fideos de arroz salteados con tofu, maní, cebollas verdes, camarones, carne de res, pimienta y salsa de pescado. ¡Son un verdadero manjar! Okonomiyaki, Japón La comida callejera japonesa favorita por excelencia es sin duda el okonomiyaki, una especie de pizza delgada hecha con masa de harina, agua, col y huevo. Puede ir acompañada de carne picada, queso, crustáceos, pulpo o lo que quieras, ya que de hecho su nombre significa “cocinado a la plancha al gusto”. Para darle más sabor, generalmente se acompaña de un toque de katsuobushi (pescado seco), aonori (algas secas) y mayonesa. Jajan Pasar, Indonesia Indonesia tiene una amplia variedad de comida callejera, pero la más antigua y popular de la región se presente con el nombre de jajan pasar. Este platillo consta de un montón de pastelitos diferentes hechos con harina de trigo y harina de arroz con distintas presentaciones, sabores y colores. Van espolvoreados con coco seco y azúcar de palma fundida. Jajan pasar significa “aperitivo de mercado”, ya que sólo se encuentra en mercados tradicionales. Tteokbokki, Corea del Sur El tteokbokki es el platillo más típico y popular en Corea del Sur. Se trata de unos pastelitos de arroz aglutinado sobre salsa picante, muy picante para tratarse de comida asiática; éste también va acompañado de algunas verduras, huevo hervido, carne de ternera y pasta de pescado, mejor conocido como eokmu, que puede consumirse en banderillas aparte. Chili de Cangrejo, Singapur En Singapur, la comida callejera es tan importante que existen pequeños conjuntos de puestos callejeros que comparten las mesas y otros servicios, conocidos como Hawkers. En ellos, el plato que más se pide entre los comensales es el chili de cangrejo, para el cual se utilizan cangrejos de barro, jaiba azul o cangrejos de concha blanda fritos. Este manjar se saltea en una salsa agridulce y semiespesa de tomate y se mezcla con ajo, vinagre de arroz y salsa de soja. Si tuvieras que visitar un país basándote en su comida callejera, ¿cuál elegirías?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD