Viaja sanamente
Consejos de Belleza

Viaja sanamente

Por Kiwilimón - Octubre 2013
Viajar puede ser una excusa para empezar a comer mal, pero aquí van algunos tips para mantener la línea incluso fuera de casa. Hay viajes que se hacen para comer y conocer la gastronomía de diferentes y lugares y eso se vale, pero también hay viajes obligados o de trabajo que no deben interferir con tu dieta o cuidado personal. El problema es que estando fuera uno tiende a comer en restaurantes y se pierde el control de lo que acaba en nuestro plato. Si tú eres de aquellas personas que sale mucho de casa entonces toma en cuenta estos consejos para no dejar la dieta en el hogar. En principio puedes planear tu itinerario. Si tu viaje es de negocios lo más probable es que tengas un calendario definido, si no, también puedes saber en grandes rasgos qué harás cada día. Encuentra los puntos rojos del viaje como cenas programadas o ciudades donde sabes que comerás bastante y planea comidas más ligeras antes y después de tales eventos para balancear. Recuerda que salir de casa no te detiene de seguirte hidratando constantemente. Lleva tu botella de agua a todas partes pues además de estarte hidratando también asistirás a tu sistema digestivo para el trabajo por venir. Ingerir al menos dos litros de agua al día ayuda a aligerar el sistema gástrico y ayudar a que la sangre fluya mejor. Empacar algunos alimentos no tiene nada de malo, y esto no significa llevarlos desde casa. En cualquier lugar del mundo puedes encontrar un pequeño mercado donde haya fruta y verduras. En el momento que tengas un antojo entre comidas puedes alcanzar dentro de tu bolsa una manzana o unas uvas frescas que maten el hambre y te mantengan ligera en vez de parar en un puesto de comida y empezar a empacar algunos kilos de más. Si tienes que elegir qué comidas llevar más ligeras y en cuales desatarte entonces siempre elige el desayuno. Una servida de fruta, huevos y algún cereal son el inicio perfecto para llevar un buen viaje, te llenará de energía, tendrás insumo de proteínas y no pasarás hambre hasta que sea tiempo de la comida. De esta forma tu cuerpo empieza ligero el día y se recupera de la noche anterior si es que decidiste cenar pesado. Ahora si deseas no preocuparte por nada y comer de todo pues para eso es que viajaste entonces un par de consejos te ayudarán a mantener lo línea lo más posible. Olvida los panes, las sales y carbohidratos y ten cuidado con las bebidas alcohólicas pues suman muchas calorías. Si te ahorras estas dos cosas durante tu viaje tendrás la sensación de que aunque comiste mucho, no retuviste tanto peso o líquido. La idea es que disfrutes de salir de la rutina pero también que regreses con buenos recuerdos y no con un pesado remordimiento.  

Lunch Para Viajar

Receta de Bocaditos de Manzana Deshidratada

Ingredientes: - 2 manzanas rojas - 2 cucharadas de azúcar o al gusto - 1 cucharadita de canela en polvo Encuentra los pasos para preparar esta receta dando click aquí.  

Receta de Granola Hecho en Casa

Ingredientes: - 3 tazas de avena - 3/4 de taza de miel - 3 cucharadas de mantequilla derretida - 1 cucharada de extracto de vainilla - 1 taza de nuez - 1/2 taza de semillas de sésamo - 1/2 taza de pasa sin semillas - 1/2 taza de arándano deshidratado o cerezas deshidratadas - 1/2 taza de chabacano deshidratado Haz click aquí para ver el procedimiento para preparar esta receta.  

Receta de Manzana con Chile

Ingredientes: - 2 manzanas verdes - chiles piquín al gusto Para ver la preparación de esta receta da click aquí.  

"Prepara estas sencillas recetas y llévalas contigo para la hora que te de tiempo."

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La mayoría lo hemos probado, algunos incluso lo hemos comprado y usado en la cocina, pero ¿sabemos qué es realmente el achiote? Sigue leyendo para descubrir qué es lo que estás usando cuando cocinas con achiote. ¿Qué es el achiote?El achiote es un tipo de árbol originario del sur de América, específicamente de Brasil. Lo que conocemos como achiote es el extracto que se obtiene del fruto del árbol. Cada fruto contiene alrededor de 50 semillas, las cuales deben dejarse secando por unos días antes de usarse. Aunque estas semillas son el ingrediente principal del achiote, la pasta que encontramos en el supermercado contiene otros condimentos. Por lo general, la pasta de achiote (que puede encontrarse en bloque, polvo o hasta salsa) tiene comino, pimienta, sal y achiote, por supuesto. ¿Cómo puedo usarlo?La pasta de achiote se usa tanto para dar sabor como para añadir color a los platillos. El sabor del achiote es un poco terroso y si se añade mucho, puede llegar a ser picante. En cuanto al color, este condimento brinda tonalidades naranjas y rojas a los alimentos, dependiendo de la cantidad y el tiempo de marinado. De hecho, algunas personas lo han llegado a comparar con el azafrán. Por lo general, es utilizado en los marinados de carnes o pescados. La pasta suele diluirse en vinagre o jugo de naranja. ¿Por qué se usa en la comida mexicana?El achiote es un ingrediente básico en muchos de los platillos clásicos de la cocina mexicana, como son la cochinita pibil y los tacos al pastor. La razón por la cual su uso es tan frecuente en nuestro país (sobre todo en la comida yucateca) seguramente tiene que ver con la bella tonalidad que brinda a los alimentos y el toque de picante que da sin modificar el sabor de los ingredientes. ¿Qué propiedades tiene el achiote? El achiote no solo sirve para dar sabor y color a la comida, también tiene propiedades benéficas para la salud. Estos son algunos de los usos de las semillas de achiote:Tratamiento de quemaduras leves en la pielControl de la diabetes mellitusCura de gonorreaEstimulante afrodisiaco
Todos estamos conscientes del problema de contaminación que vive nuestro planeta, por lo que reciclar en casa es el primer paso para comenzar con acciones concretas.Hay acciones que podemos hacer desde nuestra trinchera para ayudar al medio ambiente, y una de las acciones que más accesibles y que más podemos ayudar es reciclando. El reciclaje es un buen hábito que podemos hacer en casa y que no requiere de gran infraestructura, pero sí de mucha voluntad para hacerlo de manera práctica, responsable y adoptarlo a tu estilo de vida.Para empezar a reciclar en casa, aquí te dejamos estos 10 consejos:Comunícaselo a todos los miembros de la familia. Lo más importante es que todos los miembros de la familia estén en la misma sintonía para que sea más fácil adoptar este hábito. Entre todos será más fácil cumplir con este propósito y apoyarse entre sí.Busquen información y edúquense al respecto. Tener la información necesaria hará que el reciclaje sea más fácil, es necesario saber sobre los distintos materiales, el uso y el reuso que se le puede dar. Instala distintos botes de basura para diferentes tipos de materiales. La separación de residuos es muy importante. Hay que tener cestos diferentes para los distintos materiales y desechos: orgánicos, inorgánicos, cartón y papel, vidrio, pet, electrónicos, etc.Identifica un centro de reciclaje e infórmate cuál es la forma para llevar los distintos materiales. Ya existen distintos centros donde pueden reciclar tus desechos, sin embargo es necesario que lo lleves tal cuál se requiere, hay materiales que necesitan estar lavados y secos, otros que se pueden compactar, etc. Es necesario que sepas cómo se debe entregar todo.Reusa. Otra de las principales formas de reciclar es el reuso, piensa antes de tirar algo si le puedes dar una segunda oportunidad, por ejemplo tus botellas de vidrio pueden servir de floreros, los frascos de mayonesa te pueden servir como contenedores para poner productos a granel, etc.Invierte en productos zero waste. Actualmente hay en el mercado muchos productos que no generan residuos, ya sea que compres productos a granel, artículos sin envolturas etc.Realiza actividades para reciclar de forma original. Si tienes hijos pueden destinar actividades para buscarle un nuevo uso a tus residuos, por ejemplo pueden hacer cochecitos con los cartones del papel sanitario y así darle rienda a la creatividad. No deseches lo que ya no sirve y trata de repararlo. Estamos cada vez más acostumbrados a comprar cosas desechables o que caducan rápido, pasa con tu celular, computadoras portátiles etc. Antes de desecharlo, investiga si se puede reparar y además de ahorrar, reciclarás. Reduce tu consumo. Vivimos en una sociedad cada vez más consumista, realmente no necesitas comprar todo lo que crees. Antes de hacerlo, piensa si realmente lo necesitas. No desistas. El reciclaje es un hábito que requiere paciencia, constancia y disciplina, piensa que es algo que debes implementar en tu vida a largo plazo.
Llegó tu mejor amiga con mucho que platicar o tus hijos invitaron compañeritos porque tienen un trabajo de la escuela… No importa la ocasión, siempre hay buenas razones para tener galletas caseras recién hechas, pero no siempre hay tiempo para prepararlas.Por eso tu congelador puede ser un gran aliado para estar listo y llenar en unos minutos tu casa con un dulce aroma.Ya que no todas las masas de galleta se congelan de la misma manera, pues no siempre obtienes resultados ideales, aquí te damos unos tips para que la próxima vez que prepares galletas, hagas el doble de masa y la conserves para una de esas tardes especiales.Qué tipos de masa congelarLas mejores masas para congelar son las que tienen mucha mantequilla y no llevan tanto huevo batido, como madeleines, o mucho polvo para hornear. Tampoco es buena idea congelar galletas con base de merengue.Galletas de mantequillaSon las mejores para reservar en el congelador. Generalmente sus ingredientes son mantequilla, harina, azúcar, vainilla o chocolate en polvo, y a veces, huevo o yema. Para guardar esta masa, forma troncos y envuélvelos cuidadosamente, primero con plástico y después con aluminio. Deben quedar herméticos para que no absorban olores o se afecte su textura. Puedes cubrir los troncos con azúcar y canela. Para prepararlas, corta rebanadas de poco menos de un centímetro de grosor y se verán lindas una vez horneadas. Te recomendamos esta receta de PastisetasMasas para cortadoresSi te encanta usar todos esos cortadores de figuritas que has coleccionado, cuando esté lista la masa, forma un rectángulo de unos 4 cm de espesor y envuélvelo igualmente con plástico y aluminio. Cuando vayas a usar la masa, colócala en el refrigerador antes y cuando esté lista, la puedes extender y cortar. Esto es ideal para los muñequitos de jengibre navideños.BolitasLa mayoría de las recetas de galletas de chispas de chocolate requieren porcionar la masa en bolitas o con una cuchara para helado, al igual que los polvoroncitos de nuez, o las galletas de avena. Forma las galletas como acostumbras y congélalas en charolas una media hora o suficiente tiempo para que se sientan firmes. Esta misma técnica es muy útil para las galletas de duya.Una vez que estén listas, empácalas en bolsas, procurando sacar la mayor cantidad de aire posible. Así será más fácil usar sólo la cantidad justa.Te recomendamos estas Galletas Tipo BrownieLista para hornearColoca las bolitas o rebanadas de masa en una charola antiadherente cubierta con papel siliconado o engrasada y enharinada. El tiempo que toma tu horno en llegar a la temperatura adecuada generalmente es lo que necesitas para que estén listas para cocinarse.Calcula un par de minutos más al tiempo habitual ya que partas la masa parcialmente congelada o muy fría.Si prefieres, puedes congelar galletas horneadasDéjalas enfriar completamente y empácalas en un contenedor hermético con papel encerado entre capas. Esto también funciona muy bien para brownies o barritas de galleta cortadas en piezas individuales.En cualquiera de los casos, no es buena idea tener masa o galletas cocidas congeladas por más de tres a cuatro meses. Disfrútalas lo más pronto posible, siempre puedes preparar más.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD