¿Cuánto tiempo se deben cocer los vegetales?
Tips y Consejos

¿Cuánto tiempo se deben cocer los vegetales?

Por Kiwilimón - Abril 2015
Resulta que los vegetales son hermosos, sus estructuras son incluso, verdaderamente bellas, y poseen muchos de los nutrientes que necesitamos consumir para tener una vida sana. Entonces, ¿por qué echarlos a perder cocinándolos de más? Es muy sencillo. De igual forma que la pasta debe quedar al dente, cada vegetal  debe recibir cierto tiempo de cocción para conservar sus propiedades y que el sabor sea increíble. A continuación te explicamos cuánto tiempo cocinarlos en agua para obtener los mejores resultados. Las verduras en general deben cocerse en agua que apenas las cubra, que esté hirviendo y con poca sal. Recuerda que otros métodos de preparación, como al vapor, requerirán más o menos tiempo.

Una cocción rápida

Estos vegetales quedan muy bien en unos cinco minutos, por lo que te serán muy útiles cuando tengas que preparar la comida y tengas poco tiempo. También puedes tenerlos ya listos yagregarlos al final de la preparación al resto de los ingredientes.
  • Judías verdes
  • Chícharo
  • Berenjena
  • Espárragos
  • Brócoli
  • Maíz
  • Zanahoria
  • Hongo
  • Espinaca
  • Pimientos

Los vegetales de cocción media

Los vegetales de este grupo necesitan una cocción más prolongada para quedar en el punto justo. Si los vas a cocinar con los del primer grupo basta con que los eches primero a la olla, cuentes el tiempo y agregues el resto. Estos son aquellos que requieren de 10 a 15 minutos.
  • Calabaza
  • Col de bruselas
  • Corazón de alcachofa
  • Coliflor
  • Apio
  • Endibia
  • Berenjena en trozos
  • Cebolla en trozos

Un poco más de tiempo para que quede perfecto

Los vegetales de este grupo se deben cocinar más de 15 minutos para quedar buenos. Son los que de manera indudable deben ir al principio en la olla.
  • Alcachofa
  • Betabel
  • Papa
  • Hojas verdes
  • Berenjena entera
  • Cebolla entera

Tips

Cocina los vegetales hasta que estén suaves pero dejándolos siempre con un toque crocantepara que tengan mayor textura y no se conviertan en puré. Cuando termines de cocer los vegetales pásalos directamente debajo de chorro de agua fríapara detener la cocción y que no se vayan a pasar. Los espárragos se deben cocer amarrados para evitar que se deshagan. Ver artículo original.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
“Esos platones tricolores duraron muy poco tiempo: en un abrir y cerrar de ojos, los chiles desaparecieron de las charolas... Qué lejano estaba el día que Tita se había sentido como un chile que se deja por decencia para no demostrar la gula”, escribía Laura Esquivel en Como Agua para Chocolate. Yo amo este libro, pero sinceramente no concibo el tiempo en el que los chiles en nogada se dejaban olvidados en el fondo de un plato. No sé si para ustedes pero para mí, sería pecado capital ignorar las cinco horas que, por ejemplo, le tomaba a mi abuelo Toyo pelar las nueces de Castilla. Un gancho al hígado a las tres horas que a Doña Mago, la ayudante de mi amada abuela, le tomaba asar, desvenar y pelar los chiles. Ni qué pensar de las otras cinco horas que le tomaba a mi abuelita preparar la nogada, picar todos los elementos del picadillo, cocinarlos y rellenar cada chile. La recuerdo sentada, tomando con sus manos una bolita de picadillo y metiéndola, con todo cuidado, en el interior de un chile. “Si lo haces con cuchara te salen flacos”, decía ella, una persona que perdonaba todo, menos mal comer. En total le tomaba trece horas completar el platillo: ¿a alguien le queda duda de lo mucho que valían la pena?El por qué los chiles en nogada son tan importantes en la gastronomía de México tiene un poco que ver con la sobada y no comprobada historia de Agustín de Iturbide, en cuyo honor las monjas agustinas del convento poblano de Santa Mónica crearon el platillo, o al escritor Artemio de Valle Arizpe con su relato sobre las tres novias, los tres soldados y un plato para recibirlos que llevara los colores de la bandera trigarante. Tal vez el recuento de los chiles en nogada y su importancia merezca un viaje anterior. Uno de conquistas y mestizajes conjugados dentro de un platillo barroco en ingredientes, técnicas y sabores: la carne picada y especiada con sus recuerdos moriscos; los chiles, el tomate y el acitrón (procedente de la biznaga, hoy en peligro de extinción), legado del Nuevo Mundo; las nueces de Castilla y el jerez importados desde España; las especias traídas de Oriente. La importancia del chile en nogada también podría llevarlos a las elegantes cenas de Porfirio Díaz, con sus gustos afrancesados y acentos nacionales. Se dice que el oaxaqueño era un adepto al platillo y lo pedía en la celebración de su cumpleaños. Nadie lo culpa. El chile en nogada nunca deja cortos los deseos del alma.Gerardo Vázquez Lugo, amo y señor de Nicos, –el restaurante consagrado de la lista de los World’s 50 Best Restaurants– dice que la importancia del chile en nogada son sus ingredientes y su origen. Cada platillo salido de su cocina en Azcapotzalco es un mapa que traza una línea recta hacia los productos y los productores de Zacatlán, del Valle de Tehuacán o de Calpan en el estado de Puebla. Hasta sus platones de talavera hacen honor a la zona. El chile en nogada para él es un platillo que, además, “no desperdicia, es de temporada y usa todo lo que hay disponible en ese momento en una región: las manzanas panocheras, el chile poblano, la pera, la granada”. Para el chef Gerardo Vázquez Lugo no hay UNA sacrosanta receta, esa a la que le daríamos por nombre “La buena”. Existen, en cambio, un sinfín de posibilidades que se adaptan a los tiempos y a los hallazgos de cada familia hasta culminar en una receta que se hereda con más emoción que un collar de perlas. Y de ahí su verdadera relevancia: tal como la cocina tradicional mexicana declarada Patrimonio inmaterial de la humanidad por la UNESCO –un mérito en el que él y muchos otros investigadores y cocineros nacionales tuvieron que ver– “el chile en nogada es cultura ancestral, viva y colectiva de gran orgullo”. Comer un chile en nogada es devorar cultura. Prepararlo, también. Es un momento de unión, de fiesta. Es una suerte de Noche Buena a la mexicana. Para el chef Gerardo, “implica tradición, temporalidad e ingredientes”. Y mejor aún, “nos reúne alrededor de la cocina. Esa es la celebración”. En los próximos días y hasta el quince de septiembre seguiremos hablando de la importancia de los chiles en nogada. Les daremos algunos tips y sugerencias de cómo hacerlos en casa. Hablaremos de sus ingredientes y de algunas leyendas de su preparación como el chef Gerardo Vázquez Lugo y muchos otros investigadores férreos de la culinaria mexicana. Que comiencen los juegos del chile en nogada y que la caminadora nos agarre prevenidos.Recetas en nogada para iniciar la temporada:Chile en nogada capeadoChile en nogada sin capear
Pocas son las personas que pueden resistirse a un delicioso antojito mexicano, ya que además de tener un sabor inigualable, también se pueden comer a cualquier hora del día y en cualquier lugar, de ahí que los puestos de comida callejera sean un rotundo éxito. Así que si estás pensando en incrementar tus ganancias y poner un negocio de comida, no te pierdas estos antojitos mexicanos fáciles y deliciosos para vender. Quesadillas fritas Con queso o sin queso, las quesadillas son uno de los antojitos mexicanos que más disfrutan las personas y lo más increíble es que puedes mejorarlas mucho si las haces fritas. Para comenzar puedes ofrecer las clásicas quesadillas fritas con hongos y guisados típicos, pero si quieres darle un giro, atrévete a preparar quesadillas de plátano macho con mole. ¡A todos les encantarán! Tamales Hacer tamales para vender puede ser un negocio bastante redituable ya que los insumos para prepararlos son bastante económicos y su preparación es muy sencilla, además nadie puede resistirse a una rica tortita de tamal verde. Tu menú de tamales puede incluir desde los más tradicionales hasta los más originales como un asombroso tamal de habanero. ¿Cuántos se lleva, güerito? Sopes y gorditas Los sopes y las gorditas son esos antojitos mexicanos que siempre podemos encontrar en las esquinas, al menos en la Ciudad de México, con una gran variedad de guisados. Prepararlos es súper fácil y rápido y puedes ponerle tu ingenio para hacerlos mucho más deliciosos con recetas diferentes como estos sopes de tuétano o estas gorditas de chicharrón caseras.Pambazos Sabemos que los pambazos tradicionales de papa con chorizo son una garnachita que nadie resiste, pero te aseguramos que, si vendes también pambazos de suadero, la gente abarrotará tu negocio. ¡Lo mejor de lo antojitos mexicanos es que puedes reinventarlos con mucha creatividad! Tacos de canasta Los tacos de canasta son ese amigo con el que siempre puedes contar para comer rápido y rico cuando llevas prisa, además de que puedes venderlos a precios muy bajos y la gente siempre acabará con ellos. Si ofreces tacos de canasta con salsa verde cruda, hasta tú querrás comértelos. Como puedes darte cuenta, los antojitos mexicanos fáciles y deliciosos para vender son una gran alternativa para ganar un dinerito extra en tiempos de crisis, así que no pierdas tiempo y dales una oportunidad.
Hacer pan de zanahoria es quizá una de las formas más accesibles de empezar a hornear. Los ingredientes son sencillos, zanahorias, vainilla, huevo, aceite, canela, azúcar, polvo para hornear, sal y harina es todo lo que necesitas para prepara este postre que ya es un clásico.Los orígenes del pastel de zanahoria no están del todo claros, pues hay una receta en inglés para hacer “pudín en una raíz de Carret (sic)” que data de 1951, pero esta es esencialmente una zanahoria rellena que incluye muchos elementos comunes al postre moderno.Desde ahí, ha evolucionado mucho y se ha vuelto muy popular en sus versiones caseras, porque es una forma de comer pan dulce controlando el azúcar que lleva, por ejemplo.Pero aunque es una receta sencilla, si eres primeriza lo más seguro es que tengas huecos del proceso que pueden ser llenados perfectamente por estos tips y así tendrás como resultado el pan de zanahoria perfecto.1. No tengas miedo al hornoCada horno es diferente. Si tu receta, por ejemplo, dice que hornees tu pan durante 30 minutos pero a los 20 ya huele a que algo se quema, no temas a abrir el horno, meter un palillo y asegurarte de que todo va bien con tu pan. Sigue tu olfato y tu intuición, las posibilidades de que tu horno explote si lo abres son mínimas. 2. Engrasa bien el moldeEl miedo aquí es usar demasiada mantequilla porque es una grasa, pero recuerda que el engrasado sirve para crear una barrera entre el molde y la mezcla, no te preocupes, tu pan no lo absorberá por completo. Para que esta barrera funcione, la mejor técnica es untar con suficiente mantequilla el molde (no tengas miedo a dejar una buena capa) y después enharinarlo. 3. Elige ingredientes de calidadExiste una gran diferencia de sabor al usar extracto de vainilla y saborizante de vainilla, así que no te limites cuando de elegir un ingrediente de calidad se trata. Piensa que este ingrediente puede ser costoso, pero te rendirá para otros platillos o para muchos panes de zanahoria. Además, el extracto suele tener mucho menos contenido de azúcar que los saborizantes.4. Las medidas sí importanLa repostería es caprichosa y añadir más o menos de algún ingrediente siempre tendrá un resultado súper diferente, así que si estás comenzando a hornear, intenta ser muy estricta con las medidas, para que la mezcla quede como idealmente debería.5. Invierte en herramientasUna batidora, unas tazas medidoras e incluso un molde de silicón podrían ser la clave para que tu pan de verdad quede perfecto. Si inviertes en un molde de silicón, esto te ahorrará el paso de engrasar tu molde. Así que si hornear panqué o cupcakes o cualquier otro bizcocho te ha gustado mucho, estas compras valdrán mucho la pena.Es probable que una vez que hagas tu primer pan de zanahoria no quede perfecto, pero no dejes de intentar y de buscar tus propios trucos y adaptarlos a tu receta. La práctica hace al maestro y los resultados llegarán a ser deliciosos. Te lo aseguramos.Recuerda que además de pan o pastel, hay muchas variaciones de pasteles de zanahoria que puedes hacer, como unos hot cakes, por ejemplo, la mezcla de zanahoria con harina puede ser muy versátil.
El mundo moderno está en constante descubrimiento de ingredientes que aporten más a nuestra salud, por ejemplo, usar ghee para cocinar, pero ¿qué es ghee y cómo se usa esta ‘mantequilla’?Antes del ghee, vino el aceite de coco, con beneficios como que es una ‘grasa buena’, que no contiene colesterol, pero el ghee además contiene ácidos grasos Omega-3 y ácido butírico, un ácido graso de cadena corta que se considera bueno para el tracto gastrointestinal.Por otra parte, lo que hace destacar al ghee de entre todas las grasas que están disponibles es su sabor ligeramente dulce y a nuez.¿Qué es ghee?El ghee es mantequilla clarificada, es decir, es el resultado de cocinar y reducir a fuego lento mantequilla para eliminar toda el agua, hasta que los sólidos lácteos comienzan a dorarse ligeramente, lo cual le da un toque acaramelado y ligeramente a nuez. Ya que los sólidos lácteos son colados y sólo resta un aceite de cocina dorado y claro, el ghee es ideal para personas intolerantes a la lactosa.Así, esta mantequilla clarificada queda como un concentrado de grasas saturadas, cuyas propiedades incluyen ácidos grasos Omega-3m, ácido linoléico conjugado (que puede tener un efecto anticancerígeno) y ácido butírico.Además, aporta vitaminas liposolubles, en específico vitamina A, E, K2 y B12, pero esta última en una cantidad pequeña; minerales como fósforo, calcio, cinc, cobre y selenio, y ya que es un alimento graso, tiene un aporte calórico alto.El ghee ha sido utilizado desde hace mucho tiempo en países como India y tiene un papel clave en el Ayurveda, la medicina tradicional de la India en la cual es apreciado por sus propiedades antiinflamatorias, digestivas y terapéuticas.Por ejemplo, en Ayurveda se usa para aliviar el estreñimiento o incluso como remedio tópico en quemaduras o afecciones de la piel.Entre los usos más frecuentes de esta mantequilla clarificada se encuentra el de hacer panes, pero el ghee funciona tanto en recetas saladas como en recetas dulces. Por ejemplo, puedes usar ghee para un pollo estofado con cítricos, para dorar unas papas cambray, para hacer curry o para hacer la famosa receta ayurvédica de leche de luna. Puedes conseguir ghee en tiendas de productos orgánicos o incluso hacerlo tú mismo a partir de mantequilla de buena calidad, pero lo importante es que te animes a probar este tipo de grasa que puede guardarse en la alacena, sin necesidad de refrigerarse, y que aguanta temperaturas altas sin quemarse.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD