De Kiwilimón para ti

Por qué y para qué hacer détox una vez al año
De Kiwilimón para ti
Existe una realidad: el cuerpo se intoxica. Lo intoxicamos. Los eufemismos nos alcanzan: “No, no es nada”, decimos cuando los órganos comienzan a quejarse. Ignoramos que se comunican a través de sensaciones para que los miremos, para que observemos el foco rojo que nos prenden. Nos lo dice también la piel manchada y opaca. Nos lo anuncia el sueño que se fuga entre episodio y episodio surrealista. Nos lo indica la falta de energía. El inicio de año es quizás la mejor orilla para aventarse a las nuevas aventuras. Hay que comenzar de nuevo. Un cumpleaños, una luna nueva, un lunes: todo sirve. Los puntos de partida nos empoderan para alejarnos de lo tóxico en nuestras vidas –a la pareja desinteresada, a esa perversa muletilla, al amigo que nos quita paz, a los alimentos que nos podrían estar envenenando sin siquiera detenernos a mirar su mal–.  Israel Chirino, experto en trofología, indica que lo ideal es someter al cuerpo a un détox tres veces al año, pero que si no se puede, con una vez está bien. “Las 24 horas del día estamos en contacto con toxinas, ya sea a través de la alimentación, a través de la respiración, a través del contacto con algún cosmético, alguna crema que vaya en la piel”, confirma el también llamado Trofoamigo. Para nuestra experta en nutrición clínica, Jennifer Asencio, es recomendable hacer desintoxicación después de las comilonas de fin de año, pues lo que conseguiremos mediante una restricción es atajar el camino hacia nuestras metas de salud anuales: bajar de peso, liberarnos del colesterol, dejar atrás el hígado graso. La desintoxicación ayuda a liberar las toxinas de aquellos órganos dedicados a eliminar sustancias del cuerpo, por ejemplo, los pulmones, el hígado, los riñones o el colón. Cuando existe en ellos una acumulación de toxinas comienzan también los malestares o, peor aún, las enfermedades. No lo podemos negar. Algunas veces tomamos decisiones incorrectas sobre lo que ponemos sobre el plato. A veces no es a veces, es siempre. Y ponemos carnes procesadas, azúcares en exceso, sal yodada, harinas refinadas o grasas trans que al no poder ser procesadas por el organismo –por su cantidad, por su frecuencia– el organismo deja de asimilarlos y de desecharlos. Esto produce reacciones inmunitarias en nuestro sistema. “Es necesario neutralizarlos para que no nos causen otro tipo de problemas como mutaciones celulares, que a la larga podrían desarrollar tejidos cancerígenos, etcétera”, asevera Israel. Pasa igual en la afinación y el balanceo de los automóviles. Hay que realizar un détox habitualmente para mantener el correcto funcionamiento de los órganos, el metabolismo, la piel, el sueño y mejorar la calidad de vida. La forma de conseguirlo es restablecer la armonía biológica del cuerpo, “se trabaja mucho con el balance ácido-alcalino para lograr una homeostasis. Lo que busca la desintoxicación es recuperar ese equilibrio entre ambos”, afirma Israel. Existen varios tipos de desintoxicación, pero lo que el Trofoamigo recomienda es que sea biocompatible al organismo, que aquello que elijamos sea una fuente de enzimas y nutrientes vivos. Otros métodos incluyen suplementos, pero según sus recomendaciones, hay que elegir lo más natural. No se trata de comer aire. En la viña de la desintoxicación existen alimentos bondadosos, elementales, que nos ayudan a eliminar lo que al cuerpo le sobra. Chirino recomienda lo verde: las lechugas, las acelgas, las espinacas. Recomienda que sean orgánicas, de cultivos locales.Nos pide poner suma atención a la hidratación, porque no toda el agua es buena: para hacerla potable algunas veces se somete a un exceso de cloración que podría dañar los riñones. Lo mejor es el agua ligeramente mineralizada, ionatada y viva. “Actualmente en el mercado existen filtros para lograr este tipo de agua. Existen incluso en versión portátil”, dice. Nos insta a comer ingredientes crudos, o al menos ligeramente cocidos, que todavía se sientan crocantes a la mordida, evitar los alimentos procesados y el alcohol. No disfrazar la comida con aderezos excesivos o demasiada miel, hacer la desintoxicación en plena conciencia. Por su parte, Jennifer Asencio recomienda comenzar con un ayuno de 12 a 16 horas, tomar té verde, pues “ayuda muchísimo a limpiar las vías urinarias, las vías hepáticas y biliares, así como acrecentar la microbiota del intestino. Esto produce cambios en el pH del organismo y mejora las condiciones para que haya más bacterias buenas y benéficas para el intestino”. Adicionalmente, afirma que tomar vinagre de manzana en ayunas mejora la motilidad del intestino y ayuda a limpiar más fácil las vías urinarias y hepáticas. Con un juguito en la mañana el détox no demostrará todas sus bondades. Según lo que nos cuentan los expertos, hay que hacer un tratamiento completo, un cambio de hábitos por algunos días que reinicie el organismo de pé a pá. No estás solo en tus metas de salud. Nuestras nutriólogas de casa elaboraron este reto détox para que empecemos el año de forma más saludable. Lo comenzaremos juntos el 10 de enero y dura diez días, ¿nos acompañas? 
Las aperturas que amamos en 2021
De Kiwilimón para ti
Algunos pensarán en el encierro como incapacitante, cercenador creativo, serrucho de libertad. Es una realidad: para algunos chefs y restauranteros 2021 significó el fin de negocios que aún seguimos extrañando. Para otros, el año que agoniza, implicó repensar conceptos y recetas para sobrevivir, supervivir y proponerle algo fresco a la Ciudad de México. Los días de menús recalcitrantes de dieciocho tiempos quizás van quedando atrás. Lo de hoy son los restaurantes de cocina franca orientados a saciar el antojo a través del mejor ingrediente disponible. Porque si uno va a salir a arriesgar el pellejo y poner la digestión en manos de otro, mejor que valga la pena. En el año pasaron varias cosas en el ámbito restaurantero chilango. Las calles se llenaron de buenas hamburguesas –a Dios, gracias–; tuvimos el boom de los Taco Tuesday y, sobre todo, abrieron marisquerías y cocinas con toques que nos acercaron a los olores de la costa. Abrió, por ejemplo, el restaurante que para muchos se lleva los laureles del año. Fernanda Balmaceda, editora adjunta, destaca la apertura de Mi Compa Chava del chef Salvador Orozco (a.k.a Gallo Orozco). Este chef se ha especializado en comida de mar con el objetivo de defender el trabajo que hacen los pescadores mexicanos en el Pacífico. Después de una destacada trayectoria en el Grupo Bull & Thank, junto a Daniel Ovadía, Salvador decidió lanzar su carreta de mariscos al estilo de Sinaloa en un esquema take out y delivery en plena pandemia. Fue hasta 2021 que Chava abrió las puertas de un restaurante hecho y derecho en la colonia Roma en el que se ofertan los mejores productos de los mares mexicanos.  “Mi compa Chava ha saltado a la fama por increíbles platillos como lo son la Señora Torres, una torre de mariscos con atún aleta amarilla de Zihuatanejo; pulpo de Campeche, camarón crudo y cocido de Sinaloa y callo de hacha de Sonora bañados en una mezcla de limón, chile morita y tomates tatemados y el imperdible ceviche Tripón, con callo de lobina, callo de hacha, camarón crudo y cocido, pulpo, chile serrano, limón, cilantro, chile chiltepín, pimienta negra y Clamato”, recomienda Fernanda. Otro que amamos fue Marea de nuestra chef favorita Lula Martín del Campo, de cuyas recetas destacamos las que puedes ver aquí si eres suscriptor de KiwiPro o bien, Costela, de la Top Chef Alexander Suastegui. Su rincón en la colonia Cuauhtémoc se especializa en la cocina de Tijuana, de la Baja. El surf and turf deambulan por cada parada del menú. Hay desde ostiones rasurados y ceviche de sierra hasta su espectacular taco de lengua a la barbacoa o su sándwich de birria. “La cuidad ya extrañaba esas capas de sabores encontrados y texturas divertidas que crea la chef Suastegui. Para mí esta era una de las aperturas más esperadas tras el cierre de Lucas Local hace algunos años”, confirma Shadia Asencio, directora editorial de kiwilimón.  No se escapa de la lista la apertura de las dos sucursales de Con Vista al Mar, del chef Irak Roaro, de quien quizás haya sido el mejor año o al menos, el uno de los más prolíficos (poco tiempo después de haber abierto la segunda sucursal en la Roma, realizó la apertura de Casa Olympia en los confines de Polanquito). A Con vista al mar se va a comer taquitos y ceviches frescos servidos en platos de plástico, mesas de aluminio y acompañados de chelas bien frías. El taco “Conozco al chef” y el taco “Chilango” nos han hecho hasta pedir para llevar. Aquí no hay que dejar de lado el postre: un flan como de esos que hacía la abuela, de textura inigualable. Hablemos ahora de hamburguesas. Este año abrieron propuestas maravillosas como las de Cencerro o las Margarita Burguer, pero las favoritas de Shadia Asencio se esconden en el menú corto y contundente de Londres 207. Escondidas en el menú de este gastropub de la colonia Juárez están las sliders de wagyu y queso Roquefort que van entre pan brioche hecho en casa. Y si de tacos y tacos Tuesday hablamos, no podíamos dejar de mencionar Cariñito Tacos. Sofía Danis, editora de Kiwilimón Recipes, recomienda esta singular barra de tacos con una marcada influencia del sudeste asiático. La exótica taquería ofrece cinco opciones, entre ellas, un suculento pork belly confitado, el cantonés, el issan, el thai, además de una imperdible opción vegetariana (berenjena de Laos). Aquí, cada taco es aderezado con distintas salsas y coronado por diferentes hierbas para lograr que sabores ácidos, dulces, y salados converjan en un balance perfecto a cada bocado. Además de Boing, Topo Chico y cervezas, Cariñito tiene una modesta selección de vinos y hasta kombucha para que marides tus tacos. Aunque los socios de Cariñito concibieron este proyecto el año pasado, no lograron abrir al público hasta marzo debido a las restricciones de la pandemia. Coincidentemente, el concepto de esta taquería pareciera haberse planteado para la nueva normalidad, pues la barra de tacos está al aire libre, no hay asientos y la forma de pago es cashless.   “No te puedes perder el nuevo integrante del menú, el cautivador taco criollo: un taco de pork belly frito aliñado con una deliciosa salsa de ají peruano y una rica salsa criolla hecha a base de cebolla morada, habanero y cilantro, y decorado con crujientes chips de camote". No es de mar ni hay tacos pero Gretel Morales, redactora web, no quiere dejar de destacar Yella, la nueva propuesta gastronómica del chef Ricardo Verdejo, quien hace unos meses estaba detrás de Flavo Flavo –uno de los doce mejores restaurantes nacidos durante la pandemia de COVID-19 por The World’s 50 Best–. Hace un par de meses, después del cierre de Flavo Flavo, Verdejo anunció la creación de Yella, un proyecto que aterriza en una serie de pop-ups en México y el extranjero. Hasta el momento, el chef chileno ha llevado sus increíbles creaciones a la Ciudad de México, Nueva York, Bogotá y Londres. “Este 2022, espero volver a probar el roll de papaya, espárragos, poro frito y vinagreta de cítricos, un plato complejo que combina sabores inesperados y que explotan en el paladar. Otro imperdible es la panacota con ciruelas y almendra verde”, nos cuenta Gretel.  2022 llega pronto y esperemos que, además de lo que ya hemos pedido, el año nuevo nos traiga amor en muchos platos y abundancia de buenas aperturas en la Ciudad de México. ¡Sigamos apoyando los comercios locales!
El recuento de lo mejor y más rico de kiwilimón en 2021
De Kiwilimón para ti
“Yo no soy lo que me sucedió, yo soy lo que elegí ser”, decía el psiquiatra y ensayista místico Carl Jung. Cuando un año muere es momento de detenerse y analizarlo concienzudamente. Preguntas como quién soy hoy, qué cambió en mí, dónde estoy parado, parecen llenarnos el espíritu. Seguramente, para muchos de nosotros, los recuentos deambularán entre historias de encierro y libertad, reencuentros bajo el velo de los cubrebocas, saludos accidentados entre el frío acto de chocar los puños y las ganas de un cálido abrazo. En 2021 la boca se nos secó al hablar de vacunas, de nuevas cepas, de eclipses, de vuelcos del universo por replantearnos el destino. Nos faltarían dedos para hablar de los aprendizajes, las nuevas ideas, los replanteamientos al status quo.En kiwilimón nos pasó igual. Este año elegimos evolucionar de ser un portal de recetas a convertirnos en un medio gastronómico. Nos volcamos en escribir sobre tópicos de cocina, el acto de comer y la prolífera –y gloriosa– gastronomía mexicana. Te ofrecimos ideas para cuando la imaginación flaquea y comprobamos técnicas culinarias lo mismo que sazones latinos. Le dimos un sí a la salud y lanzamos Te Cuida, nuestra nueva sección con recetas y contenidos orientados al bienestar y a todo tipo de dietas. Colibrí Jiménez, Mayte Martín del Campo, Gina Healthy Mom y Jennifer Asencio nos enseñaron a equilibrar nuestro plato, a reducir calorías y hacer más digno y delicioso el plan de alimentación que le regalamos al organismo. Pero no todo fue cuidarse. A través de sus Gourmetips, Marco Beteta nos orientó para cuando queremos comer fuera; nos platicó sobre los mejores ingredientes y nos brindó consejo para cuando estamos en modo gourmet. Periodistas de renombre como Mariana Camacho, Pedro Reyes, Liliana López, Raquel Castillo, Margot Castañeda, Mariana Castillo, entre otros, nos prestaron sus letras para hablar de antojos, de platos y de hallazgos fortuitos en mercados, puertos y esquinas. Nuestra queridísima chef Yolo estrenó su programa En 15 minutos, en el que nos ha enseñado a preparar un menú rápido y furioso en un cortísimo lapso. Mau Eggleton nos instruyó en sus artes culinarias, pero este año, desde locaciones lejanas como las chinampas de Xochimilco, jardines al sur de la Ciudad y hasta Michoacán.La gastronomía nacional encontró un nuevo hogar en nuestra aplicación por suscripción, Kiwipro. En ella los usuarios han podido acceder a los secretos culinarios de chefs y restaurantes, experiencias y clases exclusivas, una agenda de eventos gastronómicos y un mundo de recetas sin anuncios.  Sin cosecha no hay gozo; sin cosecha los frutos se echan a perder. Por ello te contamos con mucho orgullo que publicamos más de 15 recetarios nuevos, casi 600 notas editoriales, 400 tips y más de 1000 recetas y hacks. Y si algo nos faltaba para terminar con confeti el año fueron los 35 millones de seguidores alcanzados en nuestra hermosa comunidad de redes sociales. Cada día estamos más comprometidos con ofrecerte platillos a prueba de balas: ingredientes, medidas y sazones que nuestras chefs comprueban diariamente antes de publicar. Siempre prácticos, siempre fáciles y con ingredientes comunes de la alacena latinoamericana. El año que viene promete mucho. Hemos echado la carne al asador con el único objetivo de sacarte una sonrisa y que puedas ofrecer a los tuyos, preparaciones que te hagan sentir orgulloso. Tenemos ganas de seguir a tu lado cocinando más rico que nunca. Pero antes de volvernos a poner el mandil, te quiero compartir las recetas que me hicieron suspirar a lo largo del año. Hay de todo: desde lo sano y lo casero, hasta el antojito y el postre. Disfrútalas en familia, junto a amigos, en compañía de ti mismo. Te deseo paz, amor y armonía en este cierre de ciclo, y siempre.  Sopa de papa con queso Caldo de camarón cantinero Camarones Cajún estilo Louisiana Ensalada de col estilo KFC Ensalada griega fácil Poke bowl de salmon Lentejas con chorizo fácil Tamales de acelga con verduras Mole coloradito Barbacoa de res con salsa borracha Quesabirria Panuchos de cochinita pibil Donas de chocolate con tocino Carlota de limón Baklava Panqué de naranja con nata Ojos de pancha Brownies keto  Dedos de novia Sidra casera 
Por qué odiamos y amamos a la olla exprés
De Kiwilimón para ti
Asesina o máquina milagro, bomba culinaria o la mejor amiga de los frijoles: la olla exprés genera debates candentes entre jueces, detractores, aficionados y conversos de su uso. Este cuenco metálico con dejo steampunk tiene algo que lo identifica: un sistema hermético que deja salir el vapor de su interior a través de una válvula de escape. Es al científico español José Alix Martínez a quien le debemos el invento y la patente en el año 1919.Desde entonces la olla exprés acorta tiempos en la cocina y en cambio, alarga los momentos de la sobremesa. A través de su física, su química y biodinámica es que las cocciones se pueden realizar a 250 kilómetros por hora. Sin embargo, no todo es miel sobre hojuelas. Las nuevas generaciones la consideran el coco detrás del armario por los accidentes serios que pudiera provocar.Los cocineros la aman, al igual que a sus procesadores, sous vide y robots de cocina. Mariano Welner, chef del restaurante italoargentino Mamma Gaucha, afirma que, “es sumamente relevante, por los tiempos que reduce pero esto no quiere decir que sea indispensable en la cocina”. Para él es peligrosa si no se sabe usar, sobre todo, “si no se toman las precauciones necesarias al cerrarla y al checar que los empaques estén bien puestos: es importante revisar si se encuentren gastados o rotos por el uso”. Él recomienda elaborar en su interior un sinfín de preparaciones, incluso pasteles y postres. Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, considera su uso como el amor mismo: “al principio da miedo pero una vez que entiendes cómo funciona, todo fluye”, me cuenta.Para la chef de kiwilimón, Mayte Rueda, lo mejor de las ollas exprés radica en las texturas que alcanza: se utiliza para alimentos que suelen ser duros como carnes, cereales, leguminosas, e incluso huesos. “La presión ayuda a suavizar y alcanzar una textura ideal. Además de que al quedarse todo dentro de la olla se concentran los sabores”, concluye.¿Se han puesto a pensar qué sería de la cocina mexicana actual sin las ollas exprés? Brenda Villagómez, otra de nuestras cocineras de casa, de hecho, afirma que, “no puedes no pensar en olla exprés sin incluir los frijoles en su apellido, alimento indispensable de la triada alimentaria mesoamericana (frijol, chile y maíz). Su relevancia ha sido significativa desde la época de los cincuenta y como parte de nuestra memoria de infancia”. Y es que no hay recuerdo de hogar sin el siseo de una válvula moviéndose nerviosa en la estufa, sin el olor de un caldo de pollo haciéndose de a pocos. Para los detractores, como su servidora, un techo lleno de habas es el menor de los miedos. Sin embargo, es cierto que las ollas exprés de última generación tienen una mayor tecnología con la finalidad de reducir riesgos para los usuarios. Lo mejor es seguir las instrucciones de uso al pie de la letra: “Para usarla hay que asegurarse que estén bien sellados los empaques, que tenga el tapón de presión, y que selle perfecto; respetar los tiempos de cocción de cada alimento y que la proporción de líquido-sólido sea la adecuada. Esto depende de lo que se va a cocinar. También es importante dejar enfriar y que se haya liberado la presión antes de abrirla”, concluye Mayte. Y tampoco pasa nada: si a pesar de toda indicación, iniciación en YouTube y revisión videos de kiwilimón, los detractores seguimos teniendo miedo, este tipo de cocción puede sustituirse con ollas de cocción lenta, vaporeras o la maravillosa instant pot. Las recomendaciones de nuestras chefs de casa son para usar tu olla exprés: Toma en cuenta las texturas de los ingredientes para saber cuánto tiempo debes ponerlas en la olla exprés. No es lo mismo cocinar frijoles que chayotes, o pollo que res.Arriésgate a hacer más que frijoles: prepara en ella cochinita, carnitas, postres como flanes, pastel imposible: “lo que te puedes tardar en 90 minutos en el horno estará en 30 minutos en la olla de presión ¡pero no olvides agregar agua!”, afirma Brenda Villagómez.Úsala para preparar carnes duras o fibrosas: “En lo particular me gusta utilizarla para hacer barbacoas caseras o para cocinar carnes muy correosas como la lengua de res o hasta maíz cacahuazintle. En la olla de presión, el suadero queda en tan sólo 1 hora”, afirma Yamilette.Hazlo como los expertos: tapa la olla primero con papel aluminio, para que el calor rebote y se concentre el sabor. Posteriormente, tápala según las instrucciones de uso. Para evitar que la válvula se tapone, no llenes la olla con alimentos o líquidos al máximo de su capacidad. Recuerda no superar los dos tercios de su capacidad. No sustituyas los componentes de la olla a presión con otras marcas. Mejor dedícale tiempo a cuidar el equipo, sobre todo a los sellos de goma. No expongas tu olla exprés a cambios bruscos de temperatura.Y finalmente, ¡disfruta con precaución y no con miedo el delicioso acto de tener un mole de olla en unos cuantos minutos!
¡Tenemos un giveaway exclusivo de Jade Cook para ti!
Concursos
Jade Cook®, la línea más completa de baterías de alta gama tiene una sorpresa exclusiva para ti. Este 30 de noviembre el chef Mauricio Eggleton cocinará un pollo glaseado en salsa de arándano, la receta perfecta para tus celebraciones de fin de año, la cual podrás preparar a la perfección con los sartenes y baterías Jade Cook®.En kiwilimón sabemos que cuando cocinas con amor cuidas a tu familia, por eso te regalamos un giveaway exclusivo de Jade Cook®. Tenemos 2 kits de Jade Cook®, 3 kits de Jade Smart® y 1 kit de Jade Chef by Jade Cook®. Los cuales tienen las siguientes características: El kit Jade Cook® es la batería más completa con 6 capas de antiadherencia por dentro y por fuera, con la que podrás cocinar sin aceite ni grasa, sin que se raye o se deforme, calentando todas tus preparaciones navideñas y del día a día de forma homogénea. La línea Jade Smart®, cuenta con mango removible 100% seguro y es una batería de 5 piezas diseñada para apilarse a la perfección. Mientras que la línea Jade Chef by Jade Cook®, tiene 5 tipos diferentes de sartenes, una sopera, una cacerola y 3 tapas de vidrio templado, es el kit de lujo de Jade Cook®, para cocinar como un profesional en todo tipo de estufas. Tras un duelo reñido, pues muchos usuarios participaron en la publicación en Instagram de nuestra clase con Jade Cook® y el Chef Mau Eggleton en la que etiquetaron a sus amigos en los comentarios y siguieron las cuentas de kiwilimón y CV Directo, nos complace compartirles a los ganadores oficiales del giveaway:1er lugar: @bchuy - Jade Chef 2do lugar: @emmagpz - Jade Smart3er lugar: @maru13765 - Jade Smart4to lugar: @anel0606 - Jade Smart5to lugar: @al3xtv - Jade Cook6to lugar: @anii_frappe - Jade Cook¡Muchas felicidades!
¿Cómo elegir un vino para tus celebraciones?
De Kiwilimón para ti
Detrás de un grupo de amigos que se rencuentran, de una familia compartiendo una anécdota, de una pareja hablándose de amor, hay una celebración. Hay un momentum si además existe el acompañamiento de un platillo salido del horno, un guiso que huele a tiempo en una gran olla de barro, o un estofado, fruto de la caramelización que proporciona una olla de cobre. La música que lo une todo son las risas y el inexorable chin-chin de unas copas. Yo no quiero decirte cómo vivas tus celebraciones. Lo que dos expertos en vinos y yo te recomendaremos en esta carta editorial es cómo elegir esas botellas que te acompañarán en tus momentos especiales. Sé que comprarlas implica un gasto y aunque en el acto de compartirlas con tus seres queridos ya está el regalo, te dejaré algunos consejos que harán más asertiva la elección.¿Burbujas o no burbujas? Hay quienes afirman que no hay celebración sin burbujas. Laura Santander, sommelier de Loretta y fundadora de vinosadomicilio.com.mx, explica que todo es culpa de la marquesa de Pompadeur. En sus fiestas con la crema y nata francesas corría el champagne como ríos caudalosos en temporada de lluvias. Luego, en el siglo XIX, la champaña fue la bebida predilecta de las noches de la Belle Époque, tanto que la sociedad se refería a ella cariñosamente como “champ”. Asimismo, todavía hoy, cada que se bautiza un buque, se destapan botellas de este líquido burbujeante para que su contenido sea el primero en tocar el barco. Por eso no asombra que, sobre todo en Europa, la champaña sea la bebida predilecta cuando se habla de fiesta. Sin embargo, Raphael Baillin, Brand Building Manager en la distribuidora de vinos Everest, afirma: “No a fuerza se debe celebrar con un espumoso. Pero los espumosos, por sus burbujas vibrantes, representan la efervescencia, el ánimo; despiertan los sentidos en boca. Además, si se considera que podemos celebrar con comida, el champagne es el vino más versátil que existe para maridar”. Yo, personalmente, enmarco una ocasión especial con una copa de burbujas, aunque no se trate necesariamente de una champaña (solo los vinos espumosos procedentes de la región de Champagne pueden llamarse champaña). Adoro los cavas españoles porque son más asequibles y, si estoy de manteles largos, elijo una franciacorta italiana. ¿La región es un indicador?Sin duda hay regiones famosas por sus suelos y su clima óptimos para el crecimiento de la uva o por sus vides viejas, por sus grandes añadas o por sus métodos tan exquisitos y difíciles de lograr. Ejemplo de ello son los vinos de Sauternes, los grand cru de Borgoña, los premier cru de Burdeos. Pero seamos honestos: esos vinos cuestan una fortuna y quizás nunca lleguen a nuestra copa. En cambio, hay otras regiones que son sinónimo de calidad y a mejores precios.“Los Brunello di Montalcino son de mis consentidos, también los vinos de Oregón: esos pinot noir y pinot gris tienen mi corazón. Para mí, Oregón es una región que ha cambiado mi vida”, comenta Laura Santander. Por su parte Raphael afirma que sus vinos favoritos para celebrar sí proceden de la región de Champagne, pero nunca le dice que no a un vino mexicano: “Si estoy ante una buena comida, me gusta acompañar con Ícaro o Teziano. En cuanto a burbujas elegiría Espuma de Piedra Blanc de Blancs”.Hablemos de la inversiónLos vinos pueden ser tan caros como un auto, pero no te preocupes, ni hablaremos de esos. Aunque la inversión podría darte un parámetro sobre la calidad y los métodos aplicados en el vino, no es necesario gastar una fortuna. Sólo te diré algo: cuando estés a punto de llevarte un vino de menos de 150 pesos recuerda que el alcohol paga impuestos. Seguramente se trata de un vino procedente de procesos masivos y no necesariamente de la mejor calidad.   Laura Santander prefiere quedarse del lado del lado romántico, “cuando estás festejando, lo importante es estar con tus seres queridos y con aquello que les gusta tomar”.Los expertos recomiendan (y por menos de $500)Los vinos de celebración de Laura:Gota de arena. Si Castilla y León no estaba en tu radar, Bodegas Tridente lo devela en un abrir y cerrar de corcho. Es un tempranillo de tinta de toro –así se le llama a la uva tempranillo en esta zona– con aromas a frutas negras y especias.Palmo de tierra. Si quieres celebrar con un vino mexicano, Laura recomienda este vino, fruto de la tempranillo de Baja California que pasó 13 meses en barrica.Los vinos de celebración de Raphael:Pruno. Un clásico de la Ribera del Duero en el que encontrarás aromas a frutas rojas y gusto carnoso, que llena la boca. Cousiño Macul Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon. Procedente de la célebre bodega chilena. Al haber sido envejecido en encino francés, encontrarás en él aromas a moras y ciruela madura, así como unos taninos suaves al paladar.Los vinos de celebración de Shadia:Vino blanco espumoso Chandon Brut. Este espumoso seco, de burbuja divertida, procede de Argentina. Es perfecto para hacer música con las copas por sus aromas a manzana verde y pera.Chateau Domecq cosecha seleccionada 2016. Un vino que sabe hacer una mezcla entre presente y pasado, tal como su bodega. Encuentra en él aromas a fruta negra, cuero y especias.  
Beneficios de agradecer este Thanksgiving
De Kiwilimón para ti
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
¿Por qué el caldo de pollo es el mejor alimento?
De Kiwilimón para ti
Contrario a lo que Mafalda pensaría, no hay corazón que permanezca frío con un buen tazón de caldo caliente. Mientras que el cuerpo se alimenta con el líquido traslúcido y perfumado lleno de nutrientes, el alma se reconforta. Tal vez por eso haya un libro que se llama Caldo de pollo para el alma y que, a decir verdad, no he leído. Lo que sí he hecho es comer caldos de pollo y sentirme bien después de hacerlo. Los he comido enferma de la panza, del corazón; con un nudo en la garganta o con tos; antes y después de las fiestas; en tardes frías y al calor de la casa de mi abuela. Quizás, en el séptimo día, Dios nos dio los caldos para reposar con ellos, pero sin duda los humanos fuimos quienes perfeccionamos esta receta milenaria. Hay infinidad de formas de hacerlo. Están los que se preparan con huesos de res o tuétano para darle sabor. A mí me gusta prepararlo sencillo, con muslos, pechugas y piernas, pero en cocción lenta. A la olla aviento un trozo de cebolla, unos ajos, tres trozos de apio, poro, una zanahoria. Nunca olvido el bouquet garni que te enseñan a hacer en la escuela de cocina –laurel, salvia, mejorana, orégano y romero, amarrados con hilo blanco para que el pollo no se ponga azul, como en Bridget Jones–. El pollo va adentro con piel, con todo, porque otorga textura y profundidad. Luego a quitar la espuma con una espumadera. Cuando no hay padecimientos nada mejor que los caldos de pollo que pican, los que tienen arroz y garbanzos. Al ruedo hay que llegar con tortillas calientes, más calientes que el caldo mismo. A algunos hay que ponerles x gotas de limón por y gotas de salsa, que van en proporción al amor que se le imprimió al cocinarlo (menos sabor, más gotas). Se experimenta gratitud cuando en el caldo hay un chile chipotle al fondo: provoca a partirlo con la cuchara, aunque los labios se pongan floreados. ¿Lo malo? Cuando en el caldo hay pellejos flotantes. ¿Lo bueno? Cuando el brebaje es prístino, casi cristalino, sin burbujas de grasa, pero con aromas que acarician. El romance del caldo va más allá de la vista. Es, además, sus múltiples beneficios. Según lo que me cuenta Gina Rangel, nutrióloga de Te Cuida, el caldo de pollo posee carbohidratos saludables, grasas buenas y proteínas, por lo que es un plato completo y con todos los nutrientes de una comida integral. Tiene aminoácidos con propiedades antiinflamatorias y que ayudan a prevenir el insomnio. Gracias a su gran cantidad de electrolitos, un tazón de sopa rehidrata inmediatamente. ¡Adiós cerveza del día siguiente! Para que el caldo sea súper nutritivo, Gina recomienda que contenga la mayor cantidad de vegetales posibles, que se prepare con ajo, cebolla, sal de mar y con pollo de libre pastoreo o de alimentación orgánica. “De esta manera estamos garantizando que vamos a tener vitaminas, minerales y los tres macronutrientes incluidos en el caldo”. Lo ideal es que se someta a una cocción lenta de ocho horas, pero eso sí: hay que agregar los vegetales que acompañarán la sopa solo media hora antes de la culminación para no sobre cocinarlos. A Yamilette González, coordinadora de chefs de kiwilimón, le gusta agregar huacal, hígado, molleja, alitas y la carne con más sustancia. Adicionalmente, recomienda no lavar el pollo y cocinarlo a fuego medio bajo, de 2 a 3 horas. Si el fuego es alto, las impurezas se rompen y el caldo se contamina. “Las hierbas de olor varían mucho. Hay personas que prefieren el cilantro. Mi abuelita, por ejemplo, le agregaba hierbabuena: le daba un toque súper fresco y rico. Así, si estabas malito de la panza, te caía mejor”, me relató.  Hay que incluir los huesos en la preparación pues en ellos está la magia: su gelatina es efectiva para el crecimiento del pelo y las uñas, así como para la reducción del dolor en las articulaciones.El caldo es un apacho a todas luces. Gina piensa que “a través de un plato de caldo calientito lleno de nutrientes, le das a las personas un momento de paz, de estar en el aquí y en el ahora, reconfortar en cuerpo y alma, es por eso que, cuando una persona enferma lo primero que pensamos es regalarles un caldo de pollo para que se sientan mejor”. En salud o enfermedad, hay que tomarse el tiempo de disfrutar cuando una casa huele a caldo de pollo, cuando la tapa de la olla tintineante devela que algo rico espera en el tiempo. Su vapor y su sabor tienen el súperpoder de cambiar el sustantivo “casa” por el de “hogar”. ¿Lo preparamos?
Ver más
PUBLICIDAD
Lo Más leído
Leer en españolWhile carving ghoulish faces into bright orange pumpkins is a ubiquitous sign of the Halloween season, radish carving has been a popular Christmas tradition in Oaxaca, Mexico, for over a century. Noche de los rábanos, or Night of the Radishes, takes place on December 23 and it is the most anticipated Christmastime celebration in Oaxaca during the holidays.This whimsical tradition began as a way for vendors to feature produce in a unique and ingenious way to make their stalls stand out and boost sales. Back in 1897, Oaxaca Governor Francisco Vasconcelos organized the very first exhibition of carved radishes after admiring the festooned stalls packed with intricate radish trinkets on the day before Christmas Eve.Over time, the Night of the Radishes evolved into a competitive annual pre-Christmas festival where locals carve radishes into ephemeral works of art featuring traditional Nativity scenes, religious depictions, and everyday Oaxacan imagery. Even though radish carving is the most popular category, ornate scenes made from both totomoxtle (dried corn husks) and flor inmortal (preserved flowers) are featured in the festival as well.The radishes used in la noche de los rábanos are grown three months prior to the festival and are grown solely for carving. Each radish will measure up to 1.5 feet long and will weight around 7 pounds, unlike other radish varieties. Once the colossal radishes are ready to be harvested, men, women, and even children gather in the fields to collect up to fourteen tons of radishes that will end up being part of the Christmas Radish Wonderland display in Oaxaca’s main square on December 23.The radish carving tradition has carried on for over a century now and will continue as a popular Christmastime celebration in Oaxaca in the years to come. So, the next time you enjoy a traditional pozole topped with radish slices, remember that there is a little-known Christmas tradition where crimson-and-white carved radishes take over Oaxaca, Mexico!
En kiwilimón sabemos que siempre estás buscando formas de cuidar el medio ambiente y de mantener tu hogar y cocina limpios. En el caso de la cocina, el lugar en donde la magia sucede, es muy importante mantener todo muy limpio y ordenado, pues cocinar será muy fácil de esta manera. Sin embargo, además de limpiar todo muy bien, también es fundamental desechar los ingredientes de la manera adecuada, pues de lo contrario, podemos contaminar el medio ambiente y dañar nuestra casa. Este es el caso del aceite de cocina, el cual debe desecharse de una manera adecuada, pues de acuerdo con información publicada por las autoridades de la Ciudad de México, tirar este ingrediente al drenaje es un delito que se castiga con multas y tiene las siguientes consecuencias:1 litro de aceite contamina 1,000 litros de aguaObstruye tuberías y drenajesCausa inundacionesProvoca malos oloresTambién puedes leer: Usos del aceite de oliva para la limpieza y el hogar¿Por qué no se debe tirar el aceite al drenaje?Además de estar tipificado como un delito por las autoridades de la CDMX, tirar el aceite al drenaje puede terminar en un desastre en tu cocina, pues una vez que se vuelva sólido, podría tapar la tubería y tendrías que llamar a un plomero. Por si fuera poco, tirar el aceite quemado al drenaje no solo daña la tubería de tu hogar, sino que se acumula en el drenaje de toda la ciudad, se solidifica y cause inundaciones y mal olor. Es por esto que es crucial deshacerte del aceite de cocina de una manera responsable, ¡es muy fácil!Cómo deshacerse del aceite de manera correctaAhora que ya sabes que no debes tirar el aceite al drenaje, aquí te decimos cómo puedes tirarlo de una manera adecuada.Usa una botella de plásticoSi cocinaste unas ricas papas fritas o unos crujientes churros y ahora tienes que tirar el aceite, lo único que necesitas es una botella de plástico con taparrosca. Una vez que el aceite este frío, viértelo dentro de la botella, ciérrala muy bien y tírala a la basura. También puedes leer: Conoce las propiedades del aceite de coco dentro y fuera de la cocinaCongela el aceiteSi cocinaste algo con mucha grasa, también puedes congelar este residuo y luego ponerlo dentro de un contenedor y sellarlo muy bien antes de tirarlo a la basura.Añade harinaPara que el aceite sea aún más fácil de tirar a la basura, añade un poco de harina, pues de esta manera se solidificará.Mézclalo con otros desechosSi únicamente vas a tirar una o dos cucharadas de aceite de cocina, puedes esperar a que se solidifique y después tirarlo en la bolsa de basura orgánica, para que los demás desechos lo absorban.No olvides tus sartenesAunque no cocines con grandes cantidades de aceite, recuerda que es importante que limpies tus sartenes después de cocinar, pues así evitas que se vaya acumulando la grasa en la tubería poco a poco. También puedes leer: 4 aceites que puedes usar en la cocina y en tu pelo
El restaurante Piloncillo y Cascabel, donde se cocina comida ordinaria de una manera extraordinaria, es el claro ejemplo de que la propuesta gastronómica de la ciudad no necesita ser ostentosa, excéntrica ni complicada para alcanzar la excelencia en cuanto a sabor y calidad. Conocido por su inventiva culinaria original, sencilla y deliciosa, Piloncillo y Cascabel nace en 2010, de la mano de Wenceslao Vera e Itzia Rojas, egresados de la Licenciatura en Gastronomía de la Universidad del Claustro de Sor Juana, quienes juntos crearon un paraíso justo tanto para su equipo como para sus proveedores en la Central de Abastos. La especialidad de Piloncillo y Cascabel es la cocina mexicana contemporánea, la cual desmenuzan en un menú de 3 tiempos, diferente cada día, que sólo cuesta $90 pesos y vuela gracias a su sabor y precios accesibles. Además del menú diario, podemos encontrar desayunos desde $65 pesos, como los irresistibles chilaquiles con salsa de chapulín, o platos fuertes que no pasan los $100 pesos, como consomé de hongos con ravioles o el risotto con salmón, sin embargo, mi favorito por siempre es el postre, cuya corona se la lleva el pastel caliente de chocolate oaxaqueño. Si bien podrían definirse como una fondita bistró gracias a sus deliciosos platillos, la comida de Piloncillo y Cascabel destaca por ser creativa pero sencilla, bien hecha y sobre todo, honesta, sin cargos extras ni presunción alguna. Ubicación: Torres Adalid 1263, colonia Narvarte Poniente, CDMX. Facebook: facebook.com/piloncilloycascabel Instragram: instagram.com/piloncillo_y_cascabel
NEWSLETTER

Suscríbete al news de kiwi y recibe recetas originales de temporada, menús y mucho más cada semana en tu inbox.

Enviar
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD