Caldo tlalpeño: una historia chilanga
De Kiwilimón para ti

Caldo tlalpeño: una historia chilanga

Por Shadia Asencio - Noviembre 2020
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal.

En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado.

De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”.

Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo.

Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades.

Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano.

Caldo Tlalpeño de Zahie
  • 2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas
  • 1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas
  • 1 taza de garbanzos cocidos
  • 250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos
  • ½ cebolla picada para freír
  • ½ cebolla picada para servir encima del caldo
  • 350 g de jitomate asado
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite para freír
  • 1 rama de epazote
  • ¼ de taza de hojas de cilantro
  • ¼ de taza de hojas de hierbabuena
  • 2 chiles chipotles adobados
  • aguacate al gusto
  • Sal y pimienta
En una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
Califica este artículo
Calificaciones (5)
Julieta Ramos
15/12/2020 21:49:27
Se ve muy rico
Francisco Javier Varela Flores
15/12/2020 17:53:59
Excelente,puro platillo y recetas especiales
Jorge Villacana
15/12/2020 16:33:36
Me imagino en aquellos a las cocineras haciendo tanto lio para un simple caldo.
Cecy Fernandez
03/12/2020 07:31:32
Estupendo único caldo defeño
Jose Socorro Trujillo Albarran
28/11/2020 06:32:27
Excelente
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los limpiadores caseros nos hacen sentir como adultos exitosos porque muchas veces podemos hacerlos con productos que ya tenemos en la alacena y así ahorrarnos unos pesos, al mismo tiempo que usamos opciones más sustentables con el medio ambiente.Además, existen sitios como Craftología.com donde podemos encontrar desde tips para hacer rendir más el jabón para trastes o un desengrasante natural, hasta formas caseras de eliminar hongos y bacterias del baño. Los limpiadores caseros fáciles de hacer existen y por eso aquí te dejamos 5, con ingredientes como vinagre, cáscaras y jugo de limón o bicarbonato de sodio.Limpiador natural para manchas difíciles1/2 limón1/2 taza de bórax en polvoEste limpiador es excelente para quitar las manchas de óxido en lavabos o baños de porcelana o esmaltados, pero evita usarlo en mármol o granito. Para hacerlo sólo tienes que sumergir el limón en el bórax y después con eso frotar la superficie, para luego enjuagarla.Limpiador de latón caseroVinagre blanco o jugo de limónSal de mesaPara limpiar manijas sin esmalte, el baño y más, puedes humedecer una esponja con vinagre o jugo de limón, espolvorear con sal y luego frotar ligeramente la superficie. Enjuaga bien con agua y seca inmediatamente con un paño suave y limpio.Limpiavidrios casero2 tazas de agua1/2 taza de vinagre blanco1/4 taza de alcohol isopropílico concentrado al 70%1 a 2 gotas de aceite esencial de naranja para oler (opcional)Combina estos ingredientes y viértelos en un atomizador para hacer un limpiavidrios casero con vinagre. Como tip eficaz, no limpies las ventanas en un día caluroso y soleado, porque esta solución se secará muy rápido y dejará muchas rayas. Para espejos, rocíea la solución en una toalla de papel o un paño suave, frota ligeramente y listo.Limpiador y desodorante de cocina4 cucharadas de bicarbonato de sodio1 litro de agua tibiaPara limpiar las superficies de la cocina, electrodomésticos e incluso el interior del refrigerador, la mejor opción es el bicarbonato de sodio, porque no sólo se encarga de los olores, sino que además se puede usar para dar brillo a fregaderos y electrodomésticos de acero inoxidable. Para desodorizar superficies, usa el limpiador casero con la solución de bicarbonato de sodio directamente. Para dar brillo y quitar manchas del acero inoxidable, haz una pasta con el bicarbonato de sodio y el agua, aplícala con un paño húmedo y frota suavemente en la dirección de la veta del metal, para finalmente enjuagar y secar.Limpiador multiuso Una parte de vinagre blancoUna parte de aguaCáscara de limónramitas de romeroCombina los ingredientes anteriores, vierte en un atomizador, agita y luego deja reposar para infusionar durante una semana antes de usar. Este limpiador multiusos casero sirve para eliminar las manchas de agua dura, limpiar botes de basura, quitar manchas de las paredes y mucho más, sólo evita usarlo en el granito.
La comida típica de Chile es un reflejo de su identidad mestiza, ya que mezcla la tradición indígena y con el aporte de los sabores coloniales españoles. La gastronomía chilena también causa sensación gracias a su vasta geografía, de donde surgen los ingredientes más diversos y exquisitos de la nación. Si aún no sabes lo que te estás perdiendo, te invitamos a conocer los platillos más emblemáticos de Chile. Humitas Si bien las humitas no son exclusivamente de Chile, sí son consideradas uno de los platillos típicos chilenos más populares. Similares a los tamales mexicanos, las humitas están hechas con masa de maíz tierno, conocido como choclo, que se envuelven en hojas de mazorca y se cocinan al vapor. Porotos Los porotos son un guisado de Chile que se sirve caliente y tiene diversas variantes, pero los más tradicionales son, sin duda, los porotos con riendas. Se trata de un guiso preparado con frijoles, una mezcla de granos de elote, cebolla, zapallo, tomate y ajo. ¡Es un platillo ideal para el invierno! Cazuela Se cree que la cazuela es un platillo introducido por los españoles en Chile, el cual consta de una sopa de verduras con carne de pollo, ternera o cordero, acompañada con arroz. Algunos lo comparan con el sanchocho colombiano. Caldillo El caldillo, platillo que provocó la inspiración del mismísimo Pablo Neruda, es una receta tradicional chilena hecha a base de pescado congrio con cebollas, papas, zanahoria, limones y cilantro, entre otros. Si te gusta la comida del mar, no dudes en probarlo. Curanto de hoyo Lo que bien podría compararse con una barbacoa hidalguense, lo encontramos en este delicioso platillo tradicional de Chile conocido como curanto de hoyo. El curanto se prepara con piedras calientes dentro de un hoyo, en donde posteriormente se agregan en capas diferentes tipos de carnes, pescados, mariscos y papas que se cubren con grandes hojas de nalca y sellan la cocción con más piedras calientes. ¿No se te hizo agua la boca? Carbonada La carbonada chilena es una sopa tradicional que se cocina con papa, zapallo, carne molida, cebolla, zanahoria cortada en trozos y caldo con arroz. La carbonada surge de la región minera de Lota y es uno de los mejores platillos tradicionales de Chile.
No hay nada que un buen remedio casero no solucione, desde cómo curarte una gripa, hasta remedios para el pelo maltratado, no hay nada que no podamos solucionar con lo que ya tenemos, así que si andas buscando cómo quitar manchas difíciles de la ropa sin tener que pasarlas por cloro u otros químicos, el jugo de limón es la respuesta.Los limones son una fruta cítrica poderosa con enzimas en sus ácidos lo suficientemente fuertes como para blanquear todo, desde los dientes hasta una blusa de algodón. Aquí te dejamos cinco formas sencillas de utilizar el poder limpiador de los limones en el cuidado de la ropa.Para reemplazar el cloroSi te gusta lavar tu ropa blanca con cloro, pero sientes que ya le está pasando factura, te alegrará saber que un poco de limón viejo es una excelente alternativa, sin mencionar que huele mucho mejor. El ácido cítrico de los limones ayuda a eliminar las manchas y hace que los blancos opacos vuelvan a brillar. Lo mejor es que también es seguro de usar en ropa de colores, sólo agrega una taza de jugo de limón a tu carga de lavado junto con tu detergente habitual.Para eliminar manchas de óxidoHierve un poco de agua y humedece la mancha de óxido con jugo de limón, luego mantén el área manchada sobre el vapor durante unos minutos, hazlo con cuidado para evitar quemarte con el vapor. Por último, simplemente lava la prenda como lo harías normalmente.Cómo eliminar manchas de jugoMezcla de 1/3 de taza de jugo de limón con 2/3 de taza de agua, sumerge la mancha en esta solución y luego lávala para eliminar manchas de jugo.Pasta para manchas de moho y hongosEl moho y los hongos en materiales orgánicos como tela y cuero pueden dañar las telas al causar decoloración o incluso devorar el material. Esta pasta de limón y sal es un excelente tratamiento local para las manchas difíciles de moho. Sólo mezcla los ingredientes hasta formar una pasta, colócala sobre la mancha y pon la prenda al sol para que se seque; luego lávala como lo harías normalmente, preferiblemente con agua caliente, para matar las esporas de moho restantes.Para limpiar zapatos de cueroPara mantener los zapatos de cuero en buen estado, se requiere de una limpieza y un brillo regulares. Usa un paño suave humedecido con jugo de limón para limpiar tus zapatos para dejarlos bonitos y brillantes.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD