Caldo tlalpeño: una historia chilanga
De Kiwilimón para ti

Caldo tlalpeño: una historia chilanga

Por Shadia Asencio - Noviembre 2020
Que me perdonen los oaxaqueños y los yucatecos pero la CDMX es el caldero de la comida popular del país. Nadie puede negar que los chilaquiles, las quesadillas con y sin queso, los tlacoyos y las tortas tienen su templo sagrado en Chilangolandia. Y aún así, a diferencia de otros estados con comida típica de alta estima, la capital no brilla por su cocina regional tanto como por la popular. O si no, ¿cuántas veces se han cruzado con unas míticas enchiladas defeñas, un tradicional mole tepitense o un adobo cuauhtemense? De ahí que el caldo tlalpeño sea de esos estandartes a los cuales haya que aferrarse como niño héroe. El caldo tlalpeño –de Tlalpan– es insignia estatal.

En ese entonces, cuando se originó el caldo, Tlalpan no era parte del DF; formaba parte de los pueblos aledaños que orbitaban la gran capital como planetas heliocéntricos. Los fines de semana era común visitar aquellos rumbos para echarse una o dos copitas en una cantina o, si ya se venía de la fiesta y lo que se quería era salir de ella, había de todo para curarla. Una de las teorías del origen de este caldo tiene como nombre propio a Doña Pachita. Ella tenía su puesto de comida junto al tranvía que llegaba hasta el poblado. De entre los platillos que vendía para los usuarios del tren, ninguno como su caldo. Cucharada a cucharada el caldo de Tlalpan se fue haciendo famoso por su sabor y por sus efectos revigorizantes. El resto es historia. Esa infusión picosita y abundante resulta mejor que cualquier entramado de electrolitos: es un elixir para recuperar las fuerzas del alma y las del cuerpo deshidratado.

De recetas de caldos tlalpeños no paramos. Ya saben: todo mundo le mete su cuchara y sus reglas. Titita, la queridísima chef detrás del restaurante El Bajío, recomienda prepararlo sin atajos para que quede mejor: “Hay que hacerlo todo el tiempo con el pollo, abundante agua, buenas verduras y mucha paciencia”. Zahie Téllez, la chef experta en los platos de cuchara mexicanos, revela que “el secreto es licuarle las hojas de hierbabuena y de cilantro una vez que rompe el hervor para aportarle una nota herbal al caldo”.

Para Pepe Salinas, el chef a cargo del Balcón del Zócalo, “el caldo debe quedar con una claridad súper rica, potente en sabor y en picante, pero siempre claro. Para lograrlo hay que hidratar bien los chiles en vinagre y pasarlos por un ligero tostado”. Él los muele con suficiente agua; fríe en manteca esa base de chiles con especias, ajo y cebolla y los retira de la lumbre hasta que haga ojitos la grasa. Al final lo cuela todo.

Al lado de él mi consejo carece de gran ciencia. Me gusta saltear la verdura cortada en trozos medianos en suficiente mantequilla infusionada con laurel –o ghee–. Sólo hasta que el pollo está casi listo las incorporo al caldo. Esto hace que las verduras no se sobrecuezan, se vean bonitas en el emplatado y conserven todas sus propiedades.

Si les quedaron dudas, la chef Zahie Téllez nos comparte su receta de caldo tlalpeño. No sé ustedes, pero estos días de suéteres tejidos y calcetines de lana se antoja atravesarlos con un tazón de barro en la mano.

Caldo Tlalpeño de Zahie
  • 2 pechugas de pollo cocidas y deshebradas
  • 1½ litros de caldo de pollo en el que se cocieron las pechugas
  • 1 taza de garbanzos cocidos
  • 250 g de zanahorias en cubos pequeños y cocidos
  • ½ cebolla picada para freír
  • ½ cebolla picada para servir encima del caldo
  • 350 g de jitomate asado
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite para freír
  • 1 rama de epazote
  • ¼ de taza de hojas de cilantro
  • ¼ de taza de hojas de hierbabuena
  • 2 chiles chipotles adobados
  • aguacate al gusto
  • Sal y pimienta
En una olla calienta un poquito del aceite e incorpora el ajo, la cebolla y el jitomate. Déjalo ahí unos 5 minutos. Cuando queden sofritos, licúalos con un poco del caldo y reserva. El caldo restante agrégalo a una olla y calienta a fuego medio. Una vez que rompa el hervor, agrega la rama de epazote. Toma un poquito de este caldo y licúa en él la hierbabuena y el cilantro y vuelve a agregarlo al caldo. Incorpora los garbanzos cocidos para que se empiecen a sazonar, y también los chiles chipotles. Incorpora las verduras ya cocidas, sólo unos minutos, para tomen el saborcito del chile. Para servir agrega el pollo deshebrado, la cebollita picada y el aguacate al gusto –que siempre nos gusta mucho–.
Califica este artículo
Calificaciones (5)
Julieta Ramos
15/12/2020 21:49:27
Se ve muy rico
Francisco Javier Varela Flores
15/12/2020 17:53:59
Excelente,puro platillo y recetas especiales
Jorge Villacana
15/12/2020 16:33:36
Me imagino en aquellos a las cocineras haciendo tanto lio para un simple caldo.
Cecy Fernandez
03/12/2020 07:31:32
Estupendo único caldo defeño
Jose Socorro Trujillo Albarran
28/11/2020 06:32:27
Excelente
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Oh, rompope—you righteous seasonal treat, you have an exceptionally long story. Rompope is a distant descendant of the medieval posset, an interesting concoction of wine or beer, cream, sugar, and egg thickened with bread, biscuits, oatmeal, or almond paste that was enjoyed by medieval monks in the 13th century.Over time, the eggnog-like beverage became very popular among the medieval aristocracy and feudal elites, since milk, eggs, sherry, and spices were foods of the wealthy, reserving the drink for the occasional toasts to prosperity and good health. By 1700, eggnog finally gained approachability when it made its way to the American colonies, where farms supplied milk and eggs and where Caribbean rum was plentiful. Eggnog has been around for centuries, but what about rompope? Well, rompope is a derivation of Spanish ponche de huevo and dates back to colonial times. Rompope was first concocted by seventeenth-century nuns in the Santa Clara convent in Puebla, Mexico. According to legend, Sister Eduviges was in charge of making rompope, a drink forbidden to nuns, but allowed to her exclusively during its cooking process. The rich and creamy drink was so delicious that Sister Eduviges requested that the nuns be allowed to drink the rompope they were only permitted to make assuring the archbishop that “a little glass a day doesn’t hurt anybody”. At last, the Poor Clares’ rompope became so popular that it became the order’s main source of income, taking over the profits obtained through the sale of mole, chocolate, and other popular sweets. Following its origin, rompope flourished throughout Latin America resulting in an array of regional variations such as Puerto Rican coquito, Chilean cola de mono, and Colombian sabajón, to name a few. What is the difference between eggnog and rompope?Rompope is a warming bright yellowish wintertime drink that combines milk, egg yolks, sugar, spices, and alcohol. Traditionally, a mixture of milk, sugar, cinnamon, clove, nutmeg, and baking soda is brought to a boil. Once cold, fluffy whisked egg yolks are added slowly until all ingredients are completely combined. The frothy mixture is brought to a boil once again and finally, a dash of rum or cane alcohol is stirred into the concoction. Even though ingredients and quantities vary significantly between recipes, the original recipe called for those five ingredients and followed that precise cooking process. Even though the kingship between rompope and eggnog is indisputable, there is a slight difference between these two hearty drinks: The traditional eggnog recipe called for whole eggs, whereas rompope just called for egg yolks—hence the very distinctive hues of each drink. Plus, rompope is not a divisive drink at all—unlike eggy eggnog! Rompope is a deliciously creamy, nutty, and sweet cozy drink. Whole eggs or plain egg yolks, both drinks are embedded in our holiday traditions. Try some rompope at home! It’s not hard to make and you could find an enticing alternative if you are not an eggnog fan. Here are three recipes to guide you to rompope bliss: Rompope AtoleRompope Hot ChocolateRompope Charlotte Royal
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
El vino es la estrella de las celebraciones. Es una historia líquida embotellada que nos permite saborear el terruño, tipicidad y la tradición de una región vitivinícola, la cual complementa a la perfección la experiencia gastronómica de festejar en la mesa con nuestros seres queridos. Para este Thanksgiving, les proponemos acompañar sus banquetes de celebración con cinco vinos excepcionales, que son parte del portafolio de D’Otto Wine, un distribuidor mexicano que lleva más de veinte años promoviendo el consumo del vino en México y que representa a 43 bodegas de diferentes regiones del mundo. La filosofía de Otto es “Crear experiencias alrededor del vino. Las bodegas que representó son la sumatoria de una vida dedicada a esta maravillosa industria, además, son proyectos de todo el mundo que los amantes del vino deberían conocer. Por eso, este 2021 organicé la primera edición del D’Otto Fest, festival en el que estuvieron presentes 18 de las bodegas con las que trabajamos, para que las personas pudieran conocer los vinos de la mano de los mismos propietarios y enólogos que los elaboran. Esa es nuestra principal característica: trato personalizado con toda la cadena que está detrás de las mejores etiquetas del mundo y con nuestro consumidor final”. Estas son las cinco etiquetas de vinos que te recomendamos para celebrar Thanksgiving con sabores mexicanos: Pinot Gris de Alexana Winery La bodega fue fundada por un cardiólogo de la India que decidió seguir su pasión hasta Willamette Valley, Oregon, para producir vinos en un terroir único en el mundo, pues cuenta con 18 tipos de suelos diferentes. Para hacer este vino blanco, se clasifica a mano dos veces y el jugo se extrae de todo el racimo. Después, fermentan el jugo por completo y dejan que el vino terminado se asiente sobre las lías, mientras lo remueven cada dos semanas para extraer más sabor y textura. En boca, es un vino de sabores ricos y redondos con notas de melón y cítricos. Acompaña este vino con un sabroso pollo adobado relleno. Horizonte de Exopto Exopto viene del latín y significa “desear fuertemente”. Esa filosofía inspiró a Tom Puyaubert, en el 2003, para recuperar y valorizar viñas viejas en las laderas de la Sierra Cantabria y del Monte Yerga, dentro de la  D.O.Ca Rioja. Durante este tiempo su trabajo ha sido elaborar vinos artesanalmente para confeccionar etiquetas auténticas, honestas y sorprendentes. Te invitamos a acompañar esta celebración con Horizonte Tinto, el primer vino creado en la bodega, elaborado a base de Tempranillo (80%), variedad insignia de Rioja, con Garnacha y Graciano, junto con el platillo estelar de la temporada: un pavo, pero ¡al pastor! Descubre aquí la receta. Sangarida Godello de Attis Bodegas & Viñedos Ubicados en el corazón del Val do Salnés, dentro de la Denominación de Origen Rías Baixas, una zona abrazada por el Atlántico, nace este vino de la uva Godello, ¡único en el mundo! En Bierzo, esta variedad sólo representa el 4% de la producción que se cultiva. Y esta bodega lo produce con excelencia, con la sabiduría heredada de tres generaciones al servicio de la vid; es fresco, irreverente y memorable. Pruébalo con estos mini elotitos de mayonesa con tocino. Plan di Nova de Il Borro Wines¿Te imaginas una vinícola con orígenes medievales? A 20 minutos de Florencia, encontrarás este edén histórico que perteneció a las familias más poderosas de la Toscana y que en 1993 compró la familia Ferragamo para producir vinos de la más alta calidad y con certificación orgánica (desde 2015). Tienen mil hectáreas dedicadas a los viñedos y cuentan con un increíble pueblo medieval reconstruido para visitarlo con la familia. Tienes que probar Plan di Nova, elaborado con las uvas Siray (75%) y Sangiovese (25%), es floral y especiado en nariz, con una acidez perfecta en boca, redondo y muy bien balanceado. Acompáñalo con una tabla de quesos o con tu carne favorita para el Thanksgiving. Corral de Campanas de Quinta la Quietud En el municipio de Toro se encuentra esta vid con concepto ecologista con uvas 100% de viñedos propios. Este vino Tinta de Toro 100% tiene una fermentación natural espontánea sin sulfitos añadidos, lo que lo hace muy profundo, de un color púrpura, con aroma intenso de fruta roja, notas balsámicas y especiadas. En boca, es fresco y combina perfecto con esta pechuga de pavo con salsa de arándanos. ¡Comparte con nosotros cómo celebrarás tu Thanksgiving y con qué vinos lo acompañaras! 
Los espárragos son un vegetal delicioso, fresco y muy nutritivo, el cual se puede incorporar fácilmente a tu dieta, ya que los puedes hervir, hornear, saltear o freír. Además, los puedes preparar en ensaladas, sopas, cremas o como guarnición. Todo indica que este vegetal se originó en el Mediterráneo hace miles de años. Según los expertos, el espárrago era ampliamente consumido por los egipcios y romanos, quienes le atribuían importantes propiedades medicinales. Asimismo, este vegetal también era parte de las ofrendas que dedicaban a los dioses. Años más tarde, durante el Renacimiento, se prohibió su consumo bajo el argumento de que era un afrodisiaco, sin embargo, para el siglo XVIII, los espárragos habían ganado popularidad entre la clase alta. Aunque este vegetal proviene del Mediterráneo, su cultivo se extendió por Europa, Asia, África y América. Hoy en día existen tres variedades de espárragos: verde, morado y blanco. Lo mejor de todo es que los tres son igual de ricos. También puedes leer: Cómo Blanquear Espárragos¿Qué nutrientes contiene los espárragos?Este vegetal te sorprenderá con la gran cantidad de vitaminas y minerales que contiene. Es por eso que te recomendamos que comiences a consumirlo de inmediato.CalcioFósforoMagnesioPotasioSelenioSodioVitamina AVitamina CVitamina KVitaminas B1, B2, B3, B6 y B9YodoZincAsimismo, el espárrago también es rico en antioxidantes, fibra, proteína y betacarotenos. Cabe mencionar que estos últimos son ideales para prevenir enfermedades el corazón, te harán lucir más joven y tienes beneficios para la visión. Por si fuera poco, este vegetal también tiene propiedades diuréticas, por lo que una excelente opción para aquellas personas que retienen líquidos. También puedes leer: Combate la ansiedad comiendo estos alimentos5 buenas razones para comer espárragosAdemás de ser ricos en fibra, antioxidantes, nutrientes, los espárragos tienen muy pocas calorías, por lo que se convierten en un gran aliado para adoptar una dieta sana, todo con el fin de sentirte bien, lleno de energía y con la mejor actitud. A continuación, te contamos más sobre los muchos beneficios de comer este vegetal, desde mejorar la digestión hasta la depresión, te sorprenderás.Olvídate del estreñimientoGracias a que los espárragos son ricos en fibra, este vegetal es tu mejor opción para cocinar sopas, ensaladas y todo tipo de platillos, los cuales mejorarán tu digestión y fortalecerá tu aparato digestivo.¿Los espárragos ayudan a bajar de peso?Es importante enfatizar que, aunque no se han realizado estudios científicos para comprobar los efectos del espárrago y si ayuda a bajar de peso, los nutrientes que contiene se han asociado con la pérdida de peso. Una de las principales ventajas de consumir este vegetal es que contiene muy pocas calorías, por lo que se convierte en tu mejor aliado si estás a dieta. Asimismo, contiene al menos 94% de agua y mucha fibra.Espárragos contra la depresiónGracias a que este vegetal es rico en ácido fólico, una vitamina asociada con una disminución en el riesgo de padecer depresión, los espárragos son tu mejor opción, de acuerdo con una investigación publicada en 2008. También puedes leer: Las mejores verduras para la diabetesCombate la hipertensiónSi padeces de hipertensión, quizás sea buena idea que comiences a incluir este vegetal en tus menús semanales, pues esta enfermedad puede causar infartos. Los expertos recomiendan el consumo de este vegetal debido a que contiene una cantidad importante de potasio, pues esto ayuda a disminuir la presión arterial.¿Los espárragos previenen la osteoporosis?Como mencionamos anteriormente, los espárragos son ricos en vitamina K, hierro, calcio y fósforo, vitaminas y minerales ligados a huesos sanos. Además, la vitamina K se asocia con huesos fuertes y con una disminución en el riesgo de padecer osteoporosis. Las mejores recetas con espárragosAhora que ya sabes que los espárragos son ricos en vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, seguramente estás buscando incorporarlos a tu dieta. No te preocupes, en kiwilimón tenemos las mejores recetas con espárragos para cada día de la semana.Espárragos con parmesanoJugo Anti EstrésSalmón en Salsa de Chile de ÁrbolFilete Miñón con Salsa BearnesaSalmón Empapelado con EspárragosSándwich de Portobello Rostizado con Espárragos y Queso PanelaCrema de Espárragos sin LácteosOmelette de Espárragos Cubiertos en Tocino con Queso de CabraEspárragos envueltos en tocino con salsa de ciruela pasaSpaghetti con Espárragos y Jamón a la CremaSopa de Coditos con Espárragos y PimientosEspárragos con Vinagreta de Mostaza Dijon
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD