Cómo es la hamburguesa perfecta, según expertos y glotones
De Kiwilimón para ti

Cómo es la hamburguesa perfecta, según expertos y glotones

Por Shadia Asencio - May 2021
Partamos de una realidad: no existe una mala hamburguesa. Entre dos panes cualquier ingrediente simple adquiere un poder vehemente, casi sobrenatural. Y aunque las opciones pueden ser infinitas, personalmente prefiero dejar fuera la creatividad cuando se habla de ellas. Sí, las aberraciones también son infinitas. El escritor culinario y amante empedernido de las hamburguesas, –como su servidora– Anthony Bourdain, decía que ya eran perfectas, ¿por qué echarlas a perder?

En una entrevista hecha a Bourdain por TechInsider, el también cocinero compartió las ocho reglas de oro para elaborarlas. Lo primero era mantenerlas clásicas, casi académicas: pan, carne, tomate, cebolla, lechuga, pepinillos encurtidos y nada más. Ricardo Campuzano, el chef del restaurante de hamburguesas Margarita, afirma que la hamburguesa perfecta es resultado de la sencillez, pero también de la calidad de los ingredientes.

El pan, por supuesto, debe ser el marco que lo engloba todo. Un brioche suave y suficientemente mantequilloso –hay que ser conservadores en las cantidades de nuestra amiga láctea para evitar opacar el sabor de la carne– logra mandar una hamburguesa al infierno de lo común y corriente o al cielo de los elegidos. 

Joan Bagur, panadero y fundador de Sal y Dulce Artesanos, resume que el pan ideal es un pan estilo brioche de mantequilla con una consistencia que logre sostener el jugo de la carne. Eso sí, que tampoco sea demasiado grueso porque podría esconder el sabor del medallón. “La mantequilla con la que se hace el pan debe ser de calidad para que no nos deje un mal retro gusto”, completa.  

Hablemos de la carne. Si partimos de que el origen de la receta podría ser el de las tribus mongolas y turcas del siglo XIV en la que picaban la carne para hacerla si quiera comestible, este ingrediente en versión machacado o molido es irremplazable. Vamos. Si lo quitamos, mejor llamémosle sándwich, bocata, entrepán, torta, emparedado. La decisión de si elaborarla de res, de cerdo o de una combinación salomónica de ambas es decisión de la conciencia, el gusto y el bolsillo. 

Bourdain afirmaba que incluir sirloin o algún corte demasiado exótico a la mezcla la destruía. En cambio, prefería el brisket o la costilla, algunas de las partes más grasosas. Y es que sí, la parte amarilla, esa que se derrite al calor, es lo que realmente le aporta magia. El chef Campuzano asegura que la combinación perfecta es de 80% carne, 20% grasa, y sólo sazonar con sal. Joan Bagur aconseja que hay que cocinarla a la plancha muy caliente para que se selle, se caramelice y permanezcan los jugos dentro. Recomienda terminarla al grill para que tome ese espectacular gusto asado. 

El escritor de Kitchen Confidential, Anthony Bourdain, afirmaba que no debía faltar el queso y éste debía derretirse. Panela, requesón, queso fresco, ustedes no juegan. En mi opinión, es a través de la combinación de los quesos, la grasa de la carne y lo mantequilloso del pan que la experiencia llamada “hamburguesa” sucede. 

Que a nadie se le pasen las salsas. Descansando en el pan va la mayonesa –una ligera crema balanceada en limón y grasa– y la reina de todas, la cátsup (el cátsup o el kétchup, para el resto de América Latina). Ella debe ser jitomatosa y vinagrosa, sutilmente dulce para equilibrar la grasa y aportar acidez. 

Para Anthony no había discusión en el tocino; siempre era la ocasión. En cambio, le parecía un exceso cuando las hamburguesas llegaba como una torre de Legos a la mesa. El tema es que si es demasiado alta es casi imposible poder reunir todos sus sabores en una mordida. 

De ahí sólo faltan las papas porque, ¿qué es una hamburguesa sin papas? Citando a Gloria Trevi, definitivamente es una papa sin cátsup. Que sean caseras, cortadas en tiras o en gajos. Que queden crocantes por fuera, pero suaves por dentro. De preferencia, que no nos dejen los dedos con reflejo, que no se apelmacen.

Las apariencias engañan. Las hamburguesas pueden parecer un alimento burdo, quizás porque las hemos visto servidas en charolas de plástico, entre plásticos y bolsas de estraza, en cajitas de cartón para disfrutarse en el carro, con o sin juguete. Ello no las hace menos buenas. La hamburguesa es perfecta en sus componentes. Llegar a un balance es un afortunado accidente de la Matrix; es la diferencia de una comida rápida y una comida que apenas se diluye en el recuerdo con el paso del tiempo. 

Así me pasó hace una semana en el restaurante Nopa, de San Francisco, o cada vez que se me cruza un In and Out en cuyo aderezo naranja se disfraza cualquier imperfección, si la hubiera. Tampoco olvido las de The Spaniard, en Nueva York. En México, hay varias que me guiñen en ojo. Las que me recuerdan a mi adolescencia, como las de las Fuentes de Satélite que llevan piña, o las que solía hacer Joan Bagur en OkDF y que acompañaba con patatas bravas. Recientemente probé la de Margarita, del chef Ricardo Campuzano, en la colonia Narvarte: su combinación de carne + tocino + cheddar me pareció que resaltaba sus buenos ingredientes de forma monchosa. 

La hamburguesa es más que un sándwich en esteroides. El ritual nos involucra, nos pide permanecer atentos para que la carne no se recorra al fondo, para que los aderezos no terminen en la ropa. Pero quizás la mejor parte de comerla sea que por cuatro, quince o las veinte mordidas que nos sobrevive volvemos a ser niños, niños felices otra vez.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En la emoción de por fin poder ver, oler y sobre todo, meternos en el mar y dar largos paseos por la playa, a veces nos olvidamos de tomar las precauciones adecuadas, en especial cuando se trata de nuestro pelo. Como resultado de esto, nuestro cabello puede sentirse quebradizo, seco y roto por el agua salada, la brisa húmeda y la exposición al sol. Pero hay formas naturales y muy sencillas para reparar el daño que tu viaje a la playa ha dejado en tu melena y aquí te dejamos algunos.Mascarilla de yogurt y aceiteLa combinación de yogurt y aceite es un tratamiento muy eficaz para el cabello seco. Para probar esta mascarilla, mezcla media taza de yogurt con dos cucharadas de aceite de oliva y aplica sobre el cabello limpio. Cubre el cabello con plástico o con un gorro de baño y deja reposar de 15 a 20 minutos. Después de eso, enjuaga bien tu cabello con agua tibia.Aceite de cocoCalienta unas cucharadas de aceite de coco, de almendras o de argán y con las yemas de los dedos masajea el cuero cabelludo, el largo y las puntas de tu pelo. Amárralo y envuélvelo con una toalla húmeda caliente durante 30 minutos. Luego lava tu cabello para retirar el aceite con shampoo y agua tibia. Este tipo de aceites espesos son ricos en nutrientes que ayudan a suavizar y reparar el cabello.Pasta de aguacateEl aguacate es rico en vitamina A y E, minerales y grasas saturadas, y todos estos nutrientes son buenos para el cabello seco, lo fortalecen e hidratan. Para este remedio natural machaca un aguacate y mézclalo con un huevo. Aplica la mezcla en el cabello y déjala reposar durante 20 minutos. Después de eso, enjuaga y lava tu cabello varias veces.
El acné es un problema de la piel que suele afectar a los adolescentes, aunque también puede presentarse en personas de cualquier edad. En muchos casos puede llegar a afectar la autoestima de las personas, sin embargo, hay varios remedios caseros que pueden ayudarte a combatir el acné si se trata de casos leves. Aquí te recomendamos cinco de ellos. ¿Qué es el acné?Para poder combatir el acné, primero es importante conocer más sobre este padecimiento. De acuerdo con la Clínica Mayo, el acné es un problema de la piel, el cual se presenta cuando la grasa y las células muertas tapan los folículos pilosos. En muchas ocasiones, el acné puede afectar la autoestima de las personas, ya que suele dejar cicatrices en el rostro. Sin embargo, aquí te presentamos rápidos y fáciles remedios caseros para quitar el acné sin necesidad de salir de casa. En caso de que presentes un caso muy severo, lo mejor será que acudas con un profesional de la salud, quien te indicará el tratamiento indicado para resolver este problema. Remedios caseros para quitar el acnéSi presentas un caso leve de acné, estos cinco remedios caseros te serán de mucha ayuda y lucirás una apariencia fresca.Aplica exfoliante de manera regularExfoliar tu piel de manera regular es la mejor opción para acabar con las imperfecciones, pues te ayuda a remover las células muertas, uno de los principales factores detrás de la aparición del acné, pues estas células tapan los poros. Hoy en día puedes encontrar todo tipo de exfoliantes en tiendas de autoservicio, farmacias y tiendas especializadas, en donde seguramente habrá algún producto que se ajuste a tu presupuesto.Aloe veraOtro increíble producto natural para combatir los granos en la cara es el aloe vera, una planta tropical que contiene un gel transparente, el cual tiene muchos beneficios para la piel. Además de usarse para el acné, también sirve para quemaduras y otros problemas.Según los expertos, el aloe vera contiene ácido salicílico y azufre, sustancias que se usan en muchos tratamientos contra el acné, por lo tanto, es uno de los mejores remedios naturales contra las espinillas y granos. Aceite de árbol de téDe acuerdo con la Clínica Mayo, el aceite de árbol de té tiene muchas propiedades que son benéficas para la salud. Sin embargo, uno de sus mayores beneficios es que es un antibacterial muy poderoso, lo que lo hace ideal para tratar el acné y otros padecimientos tales como los hongos en las uñas, piojos y pie de atleta. Actualmente existen varios tratamientos con árbol de té para quitar el acné, tales como jabón y crema.Té verdeEl té verde es uno de los mejores remedios naturales para combatir los barritos y las espinillas, pues es muy rico en antioxidantes y se dice que también puede ayudar a reducir el acné gracias a los polifenoles presentes en este maravilloso té, pues ayudan a eliminar las bacterias y a reducir la inflamación, dos de las posibles causas detrás de este problema en la piel. Hay dos maneras de utilizar el té verde para tener un rostro libre de imperfecciones. Por un lado, puedes tomar té verde, pues una investigación señala que baja los niveles de azúcar en sangre y de insulina, dos factores que se han ligado a la aparición del acné. Por otro lado, puedes aplicar té verde directamente en la piel, pues varios estudios indican que esto puede ayudar a combatir los barritos y espinillas. Recuerda que también puedes comprar cremas y jabones que contengan extracto de té verde, notarás la diferencia en muy poco tiempo.Vinagre de manzanaSegún medios especializados, el vinagre de manzana es muy bueno para combatir el acné, pues erradica las bacterias y los hongos. En el caso de los problemas de la piel, el ácido cítrico que contiene este vinagre sirve para acabar con el acné, mientras que el ácido succínico ayuda a calmar la inflamación causada por el acné y las espinillas. Sin embargo, debes tomar en cuenta que el vinagre podría irritar tu piel, sobre todo si es sensible. Recuerda que en caso de que el acné persista, lo ideal es acudir con un especialista para que encuentre el tratamiento adecuado.
El té verde es una legendaria bebida que se consume en todo el mundo, pues se dice que está llena de propiedades benéficas para la salud. En Kiwilimón te contamos un poco más sobre los beneficios de este maravilloso té y cómo cuidar tu piel de los puntos negros y el acné sin salir de casa. ¿Cuáles son los beneficios del té verde? De acuerdo con un artículo científico publicado en 2010, el té verde se exportó de la India a Japón durante el siglo XVII. A través de los años, este té ha ganado gran popularidad entre los consumidores gracias a sus muchos beneficios, a tal punto de que se producen alrededor de 2.5 millones de toneladas de hojas de té al año para cubrir la demanda mundial. En cuanto a sus muchos beneficios para la salud, los expertos señalan que el té verde ayuda a bajar los niveles de colesterol y mejora el flujo de la sangre. Por si fuera poco, este maravilloso té es un gran aliado a la hora de cuidar tu corazón, pues previene la hipertensión y otros problemas cardiacos. Por otro lado, algunos estudios han encontrado que el té verde es excelente para mantener tu cerebro saludable, así como para prevenir el Alzheimer. Por si fuera poco, esta bebida también ayuda a mantener los niveles de azúcar en la sangre estable, por lo que es una gran opción para aquellas personas que padecen diabetes. ¿Cuáles son los beneficios del té verde en la piel? Este maravilloso té es una gran opción para evitar la irritación y el enrojecimiento de la piel debido a que contiene una gran cantidad de polifenol, una sustancia llena de antioxidantes. Por su parte, los antioxidantes son de mucha ayuda, pues te harán lucir una piel sana. Por otro lado, gracias a todos los antioxidantes que contiene este té, se vuelve un gran aliado para prevenir el envejecimiento prematuro, pues un estudio publicado en 2003 encontró que esta increíble bebida ayuda a rejuvenecer las células de la piel, por lo tanto, consumir té verde puede ser muy útil para combatir los signos del envejecimiento y para que tu piel luzca radiante. En el caso de la vitamina B2, presente en el té verde, esta sustancia ayuda a lucir una piel más joven. Según los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU., esta vitamina, también conocida como riboflavina, es esencial para el crecimiento, desarrollo y funcionamiento de las células del organismo. Por si fuera poco, esta bebida podría ayudar a tratar el acné gracias a sus propiedades antimicrobianas, antiinflamatorias y antioxidantes. Un estudio científico publicado en 2017 señala que cuando el polifenol se aplica en la piel, esta sustancia ayuda a reducir la producción de grasa, la cual suele tapar los poros y causar la aparición de barritos y puntos negros. Ya lo sabes, lucir una piel radiante y joven es una cuestión de salud, pues entre más saludable y nutritiva sea tu dieta, mejor lucirá tu piel. ¿Cómo preparar una mascarilla de té verde? Para preparar una mascarilla de té verde para puntos negros y barritos, lo único que tienes que hacer es mezclar el té con otros ingredientes naturales que ya tengas en casa: miel, aloe vera, avena, yogur natural, aguacate, entre muchos otros ingredientes. Recuerda que, en caso de presentar un caso severo de acné, lo ideal es consultar a un especialista.
El pozole es uno de los platillos más antiguos, deliciosos y nutritivos que la gastronomía mexicana tiene para ofrecer. Por un lado, el pozole es un caldo muy económico y rendidor, por lo que es ideal para servir durante grandes reuniones. Por si fuera poco, también es nutritivo, pues contiene proteína, poca grasa y verduras crudas. Este platillo, ideal para dar el grito este 15 de septiembre, toma su nombre de la palabra náhuatl “pozolli”, que significa espuma. Según el académico Alfonso de Jesús Jiménez Martínez, todo indica que el pozole fue un plato ceremonial que solo consumían los emperadores o sacerdotes del más alto rango durante ocasiones especiales. Y aunque hoy en día ya no se prepara con carne humana, este platillo se sigue sirviendo en ocasiones especiales. En Kiwilimón te invitamos a conocer más sobre los platillos que le dan identidad a nuestra gran tradición gastronómica. ¿Qué tan antiguo es el pozole?El pozole es uno de los platillos más tradicionales de nuestro país, pues era muy popular entre los antiguos aztecas. Este platillo era tan importante para aquella cultura que se servía dentro de contextos rituales específicos, según el arqueólogo Ulises Chávez Jiménez. Hoy en día, el pozole ya no es parte de rituales de sacrificio, sino más bien un platillo que se prepara en fiestas y todo tipo de celebraciones, tales como el Día de la Independencia. Cada 15 de septiembre, millones de familias mexicanas festejan esta fecha con un delicioso plato de pozole, el cual también es parte del recalentado del día siguiente. Diferentes tipos de pozole De acuerdo con la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios, actualmente existen alrededor de 20 recetas de pozole, sin embargo, las principales variedades son tres: pozole rojo, pozole blanco y pozole verde. Pozole blancoEl pozole blanco es quizá el más popular en la zona centro. Se prepara con carne de cerdo, maíz cacahuazintle, ajo, cebolla y otras especias. Suele acompañarse con tostadas, lechuga, jugo de limón, rábanos, cebolla picada, orégano y chile. Esta receta puede variar dependiendo de cada familia o restaurante, pues la carne de cerdo se puede cambiar por pollo o vegetales. Pozole rojoEl famoso pozole rojo proviene de Jalisco y Sinaloa, aunque su popularidad ha llegado a muchas partes del país. Este rico pozole rojo se prepara con carne de cerdo, maíz cacahuazintle y una salsa de chiles secos, lo que le da su característico color. Se acompaña con lechuga, cebolla, rábanos, orégano, jugo de limón y tostadas. Pozole verdeEsta deliciosa versión del pozole se originó en el estado de Guerrero, en donde se le agrega tomate verde, perejil, cilantro, chile y pepita de calabaza. A diferencia del pozole blanco y del pozole rojo, el pozole verde solo se acompaña de cebolla picada, orégano, chile piquín y jugo de limón. Por otro lado, las recetas más tradicionales añaden un huevo al rico pozole, así como chicharrón, aguacate y sardinas. A pesar de que la receta es un poco diferente, ¡las crujientes tostadas no pueden faltar! Cabe mencionar que la Ciudad de México también tiene su propia versión de pozole verde, la cual se prepara con chile poblano y tomate verde. ¿Cuál de estos deliciosos pozoles vas a preparar el próximo 15 de septiembre?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD