¿Cómo hacer que los niños coman sano?
De Kiwilimón para ti

¿Cómo hacer que los niños coman sano?

Por Shadia Asencio - Abril 2021
El Día del Niño es un momento para honrar a aquellos cuya fresca línea del tiempo está enmarcada por los aprendizajes y por el derecho a sentirse cuidados y protegidos. Pero, ¿qué es para un niño sentirse seguro? No es vaciar en ellos el compendio de necesidades maslowianas. Es hacerlos sentir amor, cercanía y sí, ponerles algunas reglas. 

A la hora de la comida, los límites no se salvan. Más allá de las medidas de convivencia, importa más el qué que el cómo. Lo que aprenden sobre la alimentación en sus primeros años es una suerte de herencia. La cosa está así: si los educamos a comer sano muy probablemente les regalaremos salud en el futuro. Y eso no es poca cosa. Eso sí, sin privarles el derecho a ser niños: no hay pizza mala si aparece mágicamente en la sala de la tele de vez en cuando. 

El tema de ser padre no es fácil. Imagino el dilema de muchos que desean lograr que sus hijos coman sano sin que los miren feo. Al final la mejor lección es el ejemplo. Ya lo decía Juan Gabriel: lo que se ve no se pregunta. En ese sentido hablarles de comer saludable no será tan poderoso como que te vean disfrutando de un plato desbordado en verduras. 

Jennifer Asencio, una de las nutriólogas de Kiwi Te cuida, numeró algunos consejos que te ayudarán en esa titánica y elemental tarea: la de crear buenos hábitos alimenticios en los niños para regalarles salud.

1. El mejor desayuno, comida o cena es el que contiene los tres grupos de alimentos: carbohidratos, proteínas y lípidos. De los cereales hay que usar de preferencia los que son de bajo índice glucémico, como las tortillas. “Acostumbra a tus hijos a comer tortillas, a comer tostadas horneadas; evita que coman harinas procesadas como pan porque además son adictivas”, comenta Jennifer. Un buen desayuno sería un huevito estrellado sobre una tortilla al comal y decorado con rebanadas de aguacate y jitomate en forma de palmera. Rico y vistoso. 

2. Los niños siempre nos pedirán comida chatarra y postres. Todo depende de la cantidad que les demos. Hazles las porciones más pequeñas, raciona para la semana. Invítalos a cuidarse y a comerlos una o dos veces por semana. 

3. Enséñales a tener otro tipo de postres: una fruta es un postre, unos cacahuates, unas nueces, almendras o pistaches, también lo son. “Tenemos que cambiar la mentalidad de nuestros hijos. No por nada México ocupa el primer lugar en obesidad infantil”.

4. Crea buenos hábitos alimenticios y horarios: que desayunen antes de empezar sus clases. Dales un refrigerio a media mañana, una comida completa por la tarde, un pequeño snack a la mitad de la tarde y la cena. Así estarán saciados antes de que se les ocurra pensar en comida chatarra. “Opta por snacks saludables: puedes picarles jícama entre comidas, preparar palomitas naturales sin mantequilla”, recomienda Jennifer. 

5. La dieta de un niño es más que deditos empanizados y nuggets 24/7. Después de los tres años un niño puede comer de todo. “Si no los acostumbras desde pequeños, los niños no querrán comer, por ejemplo, un pescado a las finas hierbas”. 

6. Inventa formas de comer. Hazles divertido el momento. Permite que toquen sus alimentos, los huelan. Dale forma y color a los platillos. “Hay que enseñarles que no le tengan miedo a la comida, que la disfruten, que la saboreen, que la tomen entre sus dedos para que empiecen a tener una relación amable y amistosa con ella”.

7. Invita a tu hijo a la cocina. Entablar una comunión entre tu hijo y la comida lo hará acercarse a ella positivamente. “Dense oportunidad de comer un poco de chocolate mientras cocinan, disfruten el momento”. Ponles tareas fáciles que además los ayuden en su coordinación motora como revolver el huevo, hacer las bolitas en unas tortitas de atún o unas albóndigas. 

8. Sé prudente con los alimentos azucarados. Un pan con leche no es un desayuno sano para todos los días. 

9. Elige alimentos reales. No bases tu dieta ni la de tus hijos en alimentos procesados. “No está mal darles pizza de vez en cuando. Nada mejor que prepararla en casa haciendo tú misma la masa mientras ellos hacen el mismo procedimiento en su mesita. Pongan juntos los ingredientes y disfruten. Así crearán un lindo momento y comerán menos calorías”.

10. Enséñales a relacionarse sanamente con los alimentos: de preferencia no establezcas con ella premios o castigos. Es importante que sepan que los dulces son pequeños lujos que les darás a veces, porque deseas cuidar de ellos. 

Si ya te dio ganas de cocinar junto a tus hijos, aquí te dejo algunas ideas divertidas. No te preocupes. El resto de la semana ya les prepararás recetas saludables que seguro les van a encantar. 
Califica este artículo
Calificaciones (7)
Maria Del Rocio Trejo
20/10/2021 19:25:16
Gracias por la información.
Imelda Luna
21/07/2021 15:21:18
Muy fácil de entender y de aplicar, gracias.
Rocio Marquez
04/07/2021 20:01:02
Todo es muy entendible y padre
Juan Antonio Tovar
26/05/2021 14:08:51
MAGNIFICAMENTE EXPLICADO, SOLO HAY QUE LLEVRLO A LA PRACTICA Y ASI DISFRUTAR NO SOLO DE LOS HIJOS , SI NO TAMBIENN DE LOS NIETOS, GRACIAS
Yuli Kamil
12/05/2021 10:54:54
🤩👍
Ver más
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Esta recomendación va más allá de una rica comida. [url=https://www.instagram.com/ovelpaa_coffeebikesandfriends/][b]Óvelpaa[/b] [/url]es un plan completo en el que disfrutarás de un lindo día rodeado de la naturaleza, lejos de la ruidosa ciudad. Además, el menú es tan variado que podrás cumplir tus antojos. Si buscas un día lleno de aventura, entonces te recomendamos iniciar con una caminata en el [b]bosque. [/b]Por otro lado[b], [/b]si lo tuyo es andar en dos ruedas, no olvides tu bici. Después puedes disfrutar de una rica chapata de pollo acompañada de una cerveza para recuperar las calorías perdidas. Si el plan es algo más especial, también puedes disfrutar de la clásica [b]pizza[/b] de pepperoni acompañada de una copa de [b]vino[/b] y una gran vista llena de magia. Para cerrar con broche de oro, no puede faltar el [b]pastel de chocolate[/b], ya que sin duda será el complemento perfecto para una fecha especial. [img]https://cdn.kiwilimon.com/articuloimagen/30998/30019.jpg[/img] [url=https://www.facebook.com/OvelpaaCoffeeBikes-and-Friends-100132978781004/][b]Óvelpaa[/b] [/url]tiene todo para que puedas disfrutar de un gran día con amigos, familia, tu pareja y hasta tu mascota, ya que es muy bonito y además es un espacio muy agradable para donde mires, pues tendrás una linda vista llena de vegetación y estarás rodeado de un ambiente muy divertido. Te recomendamos ir abrigado porque, en estas fechas, el lugar es bastante frío, puesto que el bosque que lo rodea es parte del [b]Desierto de los Leones[/b]. Este es un gran lugar para reunirte con tus amigos en estas fechas, ya que tiene mesas al aire libre en las que puedes compartir una gran plática y unas deliciosas hamburguesas con papas gajo. Por si fuera poco, la sección de bebidas es muy variada y hay algo para todos los gustos.
Durante la temporada invernal predominan las enfermedades de las vías respiratorias porque las defensas tienden a debilitarse, lo que le da la oportunidad a virus y bacterias de hacer de las suyas. Para evitar que aparezcan padecimientos como resfriados, faringitis, neumonía o influenza, es muy importante mantener fuerte el sistema inmunológico. La buena noticia es que esto se puede lograr siguiendo ciertas pautas de alimentación y buenos hábitos. Las nutriólogas Karen Eloísa García Godínez y Mariana Salazar Reyes, asistentes de investigación del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, señalan que las frutas y verduras de temporada aportan los nutrimentos –vitaminas y minerales– necesarios para reforzar el sistema inmune y resistir el efecto del frío en nuestras defensas, ¿de cuáles hablamos?Vitamina C, que se encuentra principalmente en los cítricos como mandarina, naranja, limones, tejocotes y guayabas, así como en otros que podemos encontrar durante todo el año como pimientos, jitomate, chile poblano, col rizada, brócoli, kiwi, fresas, frambuesas, lichis, entre otros.Vitamina D, presente en los hongos, yema de huevo, leche adicionada y pescados de agua fría como trucha, atún y salmón, en especial.Vitamina A, que es probablemente uno de los nutrimentos más importantes para lograr un sistema inmunológico fuerte, debido a su papel en el mantenimiento de la piel y mucosas. También tiene poder antiinflamatorio. Se encuentra en la yema de huevo e hígado, y su precursor, que son los betacarotenos, en el camote, zanahorias, col rizada, espinacas, pimientos rojos y chabacanos.Los minerales como selenio y zinc fortalecen igualmente la función inmunológica. El selenio se encuentra en leguminosas y nueces, y el zinc en alimentos de origen animal como carnes, vísceras, huevo, pescado, moluscos como ostiones y cereales de desayuno adicionados.No te olvides de la hidrataciónAdemás, es conveniente que mantengas una adecuada hidratación en esta temporada de frío y en todo momento, ya que ello asegura un buen funcionamiento celular y, por lo tanto, del sistema inmune. Además de tomar agua natural puedes beber:Tés e infusionesCaldos y sopasAgua de fruta natural sin azúcarGelatinaBebidas calientesLicuadosSi bien llevar una buena nutrición con los alimentos arriba mencionados y mantenerte hidratado es esencial, el sistema inmunológico necesita, adicionalmente, que:Tengas salud emocional, ya que esto te conduce a lograr una óptima calidad de vida con hábitos saludables.Sigas un descanso adecuado, es decir, que duermas de 7 a 8 horas, y que estas sean de calidad –dormir sin interrupciones–.Realices alguna actividad física.Vacunarte contra la influenza –y en este tiempo de pandemia, contra el SARS-CoV-2.Para finalizar, las nutriólogas nos recuerdan que una dieta correcta debe tener las siguientes características:Adecuada a las características personales –edad, sexo, peso, estatura, enfermedades, actividades diarias–.Variada, es decir, debes elegir distintos alimentos de todos los grupos –incluye alimentos de todos los colores en tus platillos–.Completa. Al contener todos los grupos de alimentos –cereales y tubérculos, frutas y verduras, leguminosas y alimentos de origen animal– esta será capaz de nutrirte y cumplir con tus requerimientos diarios.Equilibrada, para que tenga los diferentes nutrimentos en una proporción correcta.Inocua, que no cause algún daño a tu salud, tanto a corto como a largo plazo –por ejemplo, debes lavar y desinfectar perfectamente las frutas y verduras–.Ahora ya sabes cómo mantenerte sano en época de frío y disfrutar la temporada lejos de una molesta congestión nasal, picor en la garganta, tos o cualquier otro síntoma que incluso podría ser de mayor gravedad. Haz de la alimentación tu “medicina preventiva”.¡Aliméntate en serio con Santander!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD