¿Conoces qué especias son orgullosamente mexicanas?
De Kiwilimón para ti

¿Conoces qué especias son orgullosamente mexicanas?

Por Shadia Asencio - Junio 2020
No existe pollo flaco o hervido que continúe tristeando por las esquinas de una olla si se le añade un baño de especias. Más aún si se trata de especias mexicanas. El uso en la cocina de los también llamados condimentos se remonta al antiguo Egipto y es tan viejo como nuestro deseo por hacer que lo nutritivo pase al cuerpo sin tener que taparse la nariz. Y es que, como si fueran un rey Midas del sabor, las especias tienen el poder de darle sazón a todo lo que tocan gracias a su concentración de aromas provenientes de las semillas o de la corteza de algunas plantas aromáticas.

Hay que frotarlas como a una lámpara maravillosa. Una ráfaga de aromas saldrá de su interior invitándonos a embriagarnos con ellas. ¡Pero cuidado! Hay que ser sutiles a la hora de usarlas y cuidar de no tostarlas demasiado para que decoren cada bocado sin abrumar. Las especias de México no son la excepción. Son explosión pura. Son razón suficiente para voltear hacia la tierra –o al cielo– para agradecer lo que nos da.

Sin las especias mexicanas al mundo le faltaría algo así como su Quinta Sinfonía de Beethoven, sus Meninas de Velázquez, culinariamente hablando. Ahí tienen a la vainilla. ¿Qué sería de las tartas de manzana sin un helado con su sabor? ¿De qué serían de los pasteles de bodas sin sus bizcochos avainillados? A la crema pastelera le faltaría el cincuenta porciento de su alma. A las galletas su olorosa estampa. ¡Olvídense del rompope! La vainilla planifolia es una especia originaria de México y en Papantla es donde alcanza su plenitud. Esta especia mexicana es de esas cosas –dieciséis en total– a las que se les ha defendido con una Denominación de Origen por parte del gobierno. En el caso de la vainilla, este rango celebra pedazos de tierra –treinta y nueve municipios entre Veracruz y Puebla–, procesos y mano de obra de quien sabe cómo cuidar las orquídeas de vainilla desde tiempos prehispánicos. De esa pequeña vaina, con el sencillo movimiento de un cuchillo, salen partículas que huelen a una flor suave pero pungente.

Otra especia orgullosamente mexicana es la pimienta gorda o pimienta Tabasco, que también cuenta con el título nobiliario de Denominación de Origen. Y aunque a veces a la pimienta gorda se le confunde con pimienta negra, por su sabor es fácil diferenciarla: una mezcla entre clavo, canela, nuez moscada y pimiento. Su fama llega a la India, en donde se muele para preparar masalas y posteriormente currys cremosos y especiados. Sin ir más lejos, es un ingrediente esencial en el rezo de especias ocupadas en el mole, pero también en el sazón y sabor de embutidos, salchichas y salsas BBQ.

La canela, por su parte, aunque es originaria de Ceilán (actualmente Sri Lanka), se ha llegado a denominar canela mexicana porque es el país con mayor producción. Sólo piensen por un segundo: ¿qué no huele a canela en México? Su sabor ligeramente picante –como todo lo que gusta al mexicano– combina a la perfección con lo dulce o lo salado. La canela nada en un mar de aguas de horchata, en la molienda especiada del mole, en los recados. Está en los panes dulces que pasean los jóvenes en sus canastas y en los carritos de churros de las esquinas. Es perfume en pepianes y adobos. Está en todo.

No nos olvidamos de otra gran especia mexicana, el achiote, sin el cual la cochinita sería una simple carne cocida y los tacos al pastor –¡de nada, mundo!– no existirían.

México sabe a chile, por su puesto. Pero también a la festividad de sus especias y a las hierbas de olor (que son harina de otro costal y al cual nos zambulliremos pronto). En conjunto, las especias mexicanas le dan identidad a una despensa a la que es correcto llamar barroca e incluso churrigueresca. Sólo basta recordar que el mexicano no come pollo ni chayote hervidos más que en la enfermedad. Más vale muertos que sencillos, hasta en la comida. Lo nuestro es combinar densidades y capas de sabor, técnicas y preparaciones que dan lugar a una sinfonía compleja llamada gastronomía mexicana.

¿Cuál es tu especia mexicana favorita?
Califica este artículo
Calificaciones (2)
Diane Palma
20/07/2020 17:18:26
Es maravilloso saber más acerca de la gastronomía mexicana.
GaBy Adu
26/06/2020 22:45:45
😁
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Desde los ojos de Víctor Hugo, “La vida es como una flor en la que el amor es la miel”. En la Biblia, y junto a la leche, la miel es metáfora de felicidad, de abundancia. Yo diría que es signo de alegría, no sé, hasta de ternura. Las abejas nos la dan a partir del juego de ir picoteando el néctar de las flores al que llaman alimento. Ese, el líquido dorado que va transmutando de abeja en abeja, es un tesoro para los humanos. La semana pasada visité Mercado el 100. En un pequeño anaquel se desplegaban decenas de botecitos con distintas etiquetas. Eran mieles y cada una lucía su propio nombre. ¿A poco existen tantas?, le pregunté a Víctor Manuel Iglecias quien, junto a su esposa, Rocío Zelaya, lideran el proyecto Peregrinas. Según la US National Library of Medicine, existen trescientos veinte tipos, pero Víctor me informó que actualmente ellos manejan catorce. ¿Qué es la miel multifloral o monofloral?Víctor y Rocío me explicaron que las variaciones entre especies de abejas no suponen un diferente tipo de miel. Las variaciones tienen que ver con las flores y con las estaciones en las que dichas flores emergen de la tierra. De ahí que las mieles lleven el apellido del néctar, en caso de ser monoflorales, o que sean multiflorales, cuando provienen de una variedad inespecífica. Para Rocío, esta última categoría es causal de suspicacias: “Las personas que mencionan miel multiflora o miel de selva o bosque es porque no saben de qué floración pertenecen, no son apicultores”, a diferencia de ella que es egresada de la Universidad Autónoma Chapingo por la carrera de Agroecología.En la actualidad su proyecto cría setecientas cámaras con colmenas que se alimentan de catorce floraciones durante todo el año en distintas regiones –de ahí que su marca se llame Peregrinas–: de marzo a abril, en floraciones de naranja; de mayo a julio, en floraciones de la zona cafetalera; de septiembre a noviembre, en las de mozote que crecen entre los bosques de pino y cultivos de maíz.Al referir a las flores, los nombres de las mieles son infinitos. Las hay de romero, de flores de azahar, de eucalipto, de acacia, de tajonal. En Peregrinas tienen incluso una proveniente de la flor del aguacate, de encino y por supuesto, la melipona que “tiene múltiples propiedades terapéuticas, es utilizada principalmente para frenar el crecimiento de las cataratas en los ojos y como auxiliar para combatir infecciones en el sistema respiratorio”. Además es una miel más acuosa que el resto y a la boca deja sabores cítricos y profundamente dulces. Rocío incluso afirma que es una suerte que esté de moda porque hasta hace poco, la abeja melipona estaba en peligro de extinción. Principales diferencias entre las mielesLa diferencia sensorial está dada por la flor. En algunas mieles sobresaldrán más las notas frutales, las herbales, las cítricas o las florales. En cuanto a calidades también hay diferencias. Rocío afirma que es la humedad la que lo determina. “Esto se ve reflejado en la consistencia. Cambia según el tipo de cristalización”. Y por eso existen mieles con texturas ideales para cada necesidad culinaria. Están las que cristalizan suavemente, casi como una mantequilla, como son la proveniente de mozote y cha-chan. Existen otras que cristalizan casi en sólido, como las provenientes del mezquite. Algunas no cristalizan fácilmente como la de azahar o la melipona, que por tener más humedad son bastante líquidas y perfectas para incorporarlas a bebidas. ¿Para qué sirve la miel dentro de la dieta?En cuanto a los beneficios de consumirla, no hay duda: la miel tiene un alto valor nutritivo. Está comprobado que es rica en antioxidantes, reduce el estrés metabólico, promueve la recuperación del sueño, minimiza las alergias, ayuda a tratar heridas y moretones y estimula el sistema inmunológico. Para maximizar los beneficios de la miel hay que asegurarse de que lo que tenemos enfrente sea 100% natural, de apicultores como Rocío Zelaya. Y es que algunos de los productos que se venden en los supermercados pueden estar diluidos o adicionados con azúcar y químicos que transmutan lo que la naturaleza ya hizo en perfección. Respetar tanto a la miel como a las abejas es parte de la agenda mundial en los foros de ecología y sustentabilidad. Su presencia en la tierra asegura más que la continuidad de una receta de pastel: su supervivencia asegura la prevalencia de la humanidad. La miel y, por consiguiente, las abejas, son sinónimos de vida. No por nada la miel se parece al amor: es dulce, le hace bien al cuerpo y sin ella, la vida se marchita. 
El pollo es uno de los principales ingredientes dentro de la cocina mexicana, pues se puede preparar asado, frito, al horno, el caldo y de mil maneras más. Sin embargo, es importante que no laves antes de cocinar las recetas con pollo que kiwilimón tiene para ti, aquí te explicamos por qué. Los peligros de lavar el pollo crudoMuchas personas lavan el pollo antes de cocinarlo, sin embargo, los expertos señalan que esto podría tener graves consecuencias para la salud. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC) indican que, en muchas ocasiones, el pollo puede estar contaminado con la bacteria Campylobacter, con salmonela o con la bacteria Clostridium perfringens. Cuando tú mojas en pollo, las bacterias podrían llegar a otras superficies a través del agua que salpica. Recuerda que puedes enfermarte de gravedad si consumes otros alimentos o bebidas que han sido contaminas con pollo crudo, podrías enfermarte, pues esa ahí donde se encuentran 3 temibles bacterias. Por otro lado, si no cocinas bien el pollo, podrías enfermarte. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, la bacteria Campylobacter está dentro de las cuatro primeras causas detrás de la diarrea a nivel mundial y también se considera como la “la causa bacteriana más frecuente de gastroenteritis en el mundo”. Cabe mencionar que las infecciones causadas por esta bacteria pueden llegar a ser mortales en niños pequeños o en ancianos. Es por esto que es muy importante no lavar el pollo y cocinarlo muy bien. En cuanto a la salmonela, al igual que la Campylobacter, esta bacteria es una de las principales causas de enfermedades diarreicas a nivel mundial. Aunque la mayoría de los casos de salmonelosis no son graves, estos pueden llegar a ser mortales en algunas ocasiones. Para evitar contraer salmonela, lo mejor es no lavar el pollo, cocinarlo muy bien y seguir las reglas básicas de higiene. La bacteria Clostridium perfringens también causa diarrea y en algunas ocasiones puede llegar a ocasionar gastroenteritis, sin embargo, en casos extremos puede llegar a dañar el intestino delgado. Esta bacteria se encuentra en el pollo. ¿Por qué no se puede debe lavar el pollo?El pollo crudo no debe lavarse con agua, ya que puede contener las 3 bacterias mencionadas anteriormente, las cuales pueden transferirse a otros alimentos, trastes y bebidas debido a que el chorro de agua suele salpicar. ¿Cómo limpiar el pollo?Antes de cocinar el pollo, colócalo sobre una tabla limpia y pasa una toalla de papel por el pollo, de esta manera eliminarás el exceso de agua. RecuerdaRecomendaciones antes de cocinar polloColoca en pollo dentro de una bolsa limpia y bien sellada, para que el jugo no contamine otros alimentos.Lávate las manos antes y después de agarrar el pollo crudo.Usa una tabla solo para el pollo, así evitarás contaminar otros alimentos.Lava todos los utensilios y recipientes que hayan estado en contacto con el pollo crudo.Cocina el pollo muy bien, si está crudo, no te lo comas.
Pasillo de Humo es un pequeño rincón de Oaxaca en la Ciudad de México, además, es el lugar perfecto para adentrarse en la gastronomía oaxaqueña con sus deliciosas tlayudas, moles y cócteles. La legendaria Celia Florián, una de las cocineras tradicionales más importantes y galardonas de nuestro país y la mente maestra detrás del restaurante Las Quince Letras en Oaxaca, junto con su hijo Alam Méndez, quien llevó la comida oaxaqueña a Washington, fueron los encargados de traernos la auténtica cocina oaxaqueña a la Ciudad de México. Los platillos que podrás encontrar en Pasillo de Humo son una versión contemporánea de la comida oaxaqueña, pero siempre con el sabor que caracteriza esta tradición culinaria. A través de sus recetas, Celia y Alam se han dado a la tarea de demostrarle al mundo que la comida tradicional oaxaqueña es tan compleja y esplendorosa como cualquier otra. Para comenzar tu viaje a través de la tradición culinaria de Oaxaca, te recomiendo los molotes istmeños de plátano macho con mole rojo, son el balance perfecto entre dulce y picoso, un digno representante de la comida oaxaqueña. Para el plato fuerte, puedes probar la crujiente y deliciosa tlayuda de chorizo y chapulines, el aromático mole rojo, la decadente panceta de cerdo con mole manchamanteles o el mole amarillo de res. Cada uno de estos postres te enamorarán de la gastronomía oaxaqueña bocado a bocado. Pasillo de Humo también ofrece una increíble selección de cócteles y los mejores mezcales. Te recomiendo el cóctel con chepiche, mezcal, pepino y limón. Aunque también puedes pedir el tradicional chocolate oaxaqueño. Para el postre, te sugiero probar el clásico tamal de chocolate. Si visitas este pedacito de Oaxaca a la hora de desayuno, no te puedes perder el pan dulce y el chocolate caliente. Luego puedes pedir la cazuela con huevo estrellado, hoja santa, quesillo y chapulines.
El pasado 30 de septiembre se llevó a cabo la entrega del Premio al Mérito Empresarial Restaurantero (PMER), un evento organizado por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC). A pesar de la adversidad, la gastronomía se encuentra de manteles largos, ya que un total de 26 personas y organizaciones recibieron premios y reconocimientos de 11 diferentes categorías. El tan esperado evento se realizó a 18 meses de que se desatara la pandemia de Covid-19, una de las pruebas más difíciles a las que se ha enfrentado la industria restaurantera: la pérdida de alrededor de 400,000 empleos y el cierre de 120,000 restaurantes en todo México. Sin embargo, a pesar de las adversidades, los grandes equipos detrás de cada restaurante han demostrado gran resiliencia, lo que los ha llevado a innovar y a tomar las medidas pertinentes para reactivar el sector gastronómico de nuestro país, el cual genera millones de empleos en todo el país. Así lo señaló Germán González, presidente nacional de la CANIRAC: “Este día es de celebración, de júbilo, porque la industria restaurantera se mantiene de pie, debido a la unidad que mostramos durante estos tiempos adversos, emprendiendo acciones encaminadas en la reactivación de nuestro sector”. Oaxaca y Baja California Sur, los grandes ganadores de la nocheAunque todos los ganadores destacan por sus logros, los estados de Oaxaca y Baja California Sur obtuvieron dos premios cada uno: dos chefs oriundos de Oaxaca y dos restaurantes ubicados en Baja California Sur. Alejandro Ruiz, chef del añoEl chef oriundo de Oaxaca, la mente maestra detrás del restaurante Casa Oaxaca, fue premiado como mejor chef del año por la CANIRAC este 2021. La carrera del chef oaxaqueño comenzó en 1997, cuando abrió su famoso restaurante en la capital del estado, por el cual recibió el Five Star Diamond Award en 2008, 2009 y 2010. Para 2013, Casa Oaxaca se había convertido en el 34° mejor restaurante de Latinoamérica. Además de su larga trayectoria en la cocina, Alejandro Ruiz también incursionó en el mundo de la literatura, con el lanzamiento de su libro “Cocina de Oaxaca”, el cual recibió el premio García Cubas en 2018. Por otro lado, también ha participado en la organización del Primer Festival Gastronómico de Cocina Oaxaqueña Contemporánea de Influencias, Humánitas, en 2007 y el Primer Festival de Gastronomía y Literatura El Saber del Sabor. Además de sus proyectos propios, el chef Alejandro Ruiz ha colaborado restaurantes como Pujol y Los Danzantes. En el ámbito internacional, ha cocinado en restaurantes ubicados en Múnich, Berlín, Verona, Barcelona, Viena y Madrid. Chef Celia Florián, premio a la preservación, rescate y promoción de la gastronomía mexicanaLa chef recibió el premio “Chucho Arroyo”, a la Preservación, Rescate y Promoción de la Gastronomía Mexicana por su trabajo en el icónico restaurante Las Quince Letras, uno de los más celebrados de Oaxaca. Desde 1992, Celia Florián se ha dedicado a preservar la gastronomía de Oaxaca a través del restaurante Las Quince Letras, uno de los más visitados y aclamados de la capital oaxaqueña. El gran trabajo de Florián la ha llevado a presidir la Asociación de Cocineras Tradicionales de Oaxaca desde 2015. A través de los años, los increíbles platillos creados por Celia la han llevado a ganar premios en México y el mundo. El restaurante Las Quince Letras ha sido incluido en La Liste, una selección de los mejores restaurantes del mundo. En nuestro país, la chef ha recibido el premio Guardianas de la Tradición, el cual le fue otorgado por la Asociación de Cocineras Tradicionales de Oaxaca y del Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural. Por si fuera poco, la chef oaxaqueña también ha incursionado en el mundo de la televisión, pues en 2020 fue la encargada de narrar la serie Street Food Latinoamérica, producida por Netflix. Restaurante ÁrbolEl restaurante Árbol, ubicado dentro del hotel Las Ventanas al Paraíso Rosewood Resort, ubicado en San José del Cabo, recibió el premio “César Balsa” al Restaurante de Hoteles. Este maravilloso restaurante se ha ganado el corazón de turistas y extranjeros con sus platillos a base de mariscos y sus postres con toques de la gastronomía india y mexicana. De acuerdo con la CANIRAC, el “chef Anand Singh se basa en las tradiciones culinarias de India, así como en una gran variedad de influencias de toda Asia. Nacido en Bombay, Singh exploró durante más de una década las cocinas costeras en las Maldivas, las islas Seychelles y los Emiratos Árabes Unidos”. Flora’s Field KitchenEste 2021, el restaurante ubicado en San José del Cabo, se llevó el galardón “Carlos Anderson” a la Innovación Restaurantera. En este restaurante, todos los platillos se preparan con ingredientes cultivados de la granja que se encuentra en el mismo lugar. Para este proyecto, la sustentabilidad y los productos orgánicos son una prioridad. Flora’s Field Kitchen ofrece frescos cocteles, pizzas y cremosos helados. Por otro lado, también ofrece tours de la granja, clases de cocina y otros eventos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD