De qué te pierdes si no comes quelites
De Kiwilimón para ti

De qué te pierdes si no comes quelites

Por Shadia Asencio - Agosto 2021
Mi abuela dejó al centro de la mesa una olla de barro alargada. Al destaparla llegó a mí una gran desilusión: en ella había un revoltijo de hilos verdes con olor a hierbas mojadas que se enredaba uno con otro. Apenas unos cubitos de cebolla le daban algo de juego visual a ese platillo al que la mamá de mi mamá refirió como quelites. “Te van a gustar. Les puse ajito”, dijo, como si aquella aseveración convenciera a una niña de diez años a atajar ese amasijo verde como a un trozo de pastel. 

A regañadientes –o para probar las tortillas aún calientitas de las señoras que trabajaban con mi abuela en su restaurante– me hice un taco. A mi boca llegaron duras notas a tierra, a las “tortitas de pasto” que mi hermano y yo hacíamos cuando jugábamos a la comidita en el parque y no había más ingredientes para los guisos que el lodo. 

Me pareció justo añadirle al taco unas gotas de limón. La experiencia mejoró drásticamente. En los quelites ahora brillaba algo que me sabía a sal y que ahora refiero como la mineralidad del suelo presente en la milpa de mis abuelos. Me gustó. Me gustó más cuando otro día mi abuela los preparó con papas y aceite de oliva. Desde entonces hasta la palabra me recuerda a ella, a los domingos en su casa de campo, al calor de su cocina cuando afuera caían las heladas. 

Hace poco tuve la oportunidad de volver a conectar con el recuerdo. Confieso que desde que mi abuela murió no he ido a esa casa en el campo, ni probado quelite alguno. Fue en el evento organizado en Arca Tierra que dos cocineros pusieron frente a otros comensales y a mí varias preparaciones elaboradas con estas hierbas. Lucio Usobiaga, director de dicho proyecto donde, además, entrega los vegetales que crecen en sus chinampas a restaurantes y particulares, y Rafael Mier, director de Fundación tortilla, nos invitaron a cortar quelites en la milpa de las chinampas de Arca Tierra en Xochimilco. 

El evento –segundo capítulo de la Milpa Viva en la Chinampa– reunió a dos cocineros quienes, además de aleccionarnos sobre quelites, nos demostraron que pueden ser piedra angular en un banquete celebratorio. Con los quelites traídos de su natal Oaxaca, Thalía Barrios, cocinera de la Levadura de olla, preparó una sopa de guías de calabaza y quelites y un cerdo con mole acompañado de verdolagas aderezado con los sabores de la leña. El veracruzano Lesterloon Sánchez preparó platillos como un chile capeado relleno de quelites cubierto por una salsa de piloncillo de balance sorprendente.

Ya entrados en la materia, Rafael Mier nos contó sobre la existencia de más de 350 tipos de quelites que se dan paso entre las milpas mexicanas. Por la diversidad de las cinco zonas geográficas distribuidas en el territorio nacional, los productos que crecen en cada región cambian, así que la regla de que en la milpa sólo calabaza, chile y frijol no está escrita en piedra.

Qué son los quelites, cuáles son sus beneficios y algunos ejemplos
Más que un ingrediente, los quelites son una categoría de hierbas comestibles que encuentran salida entre los productos de la milpa. “La palabra quelite proviene del náhuatl quilitl. Esa palabra hacía referencia a los vegetales, así como nosotros hoy nos referimos a las verduras, en las que en realidad hablamos de una gran cantidad de productos”, complementa Rafael. 

Actualmente se encuentran bajo este campo semántico alimentos como el amaranto que, antes ser la materia prima de una alegría, es una planta compuesta por botones de bolitas rojas. También están los olvidados quintoniles, los deliciosos huauzontles, los pungentes rábanos, el chipilín que tanto sabor da a los tamales chiapanecos, la chaya que hace brillar la gastronomía yucateca, el pápalo que no falta en centenas de taquerías y los reyes de la Navidad y la Cuaresma, los romeritos

El sabor de cada uno es una experiencia particular; algunos aportan acidez, otros pungencia, notas cítricas o anisadas que complejizan los guisos mexicanos desde épocas precolombinas. Muestra de ello es su presencia en el Códice Florentino y siglos despúes en el Cocinero mexicano de 1831. Pero el poder nutricional de estas pequeñas y humildes hierbas rebasa su grandeza culinaria. Ese color verde característico sólo puede significar una cosa: fibra, mucha fibra. Adicionalmente poseen grandes cantidades de vitamina A y C, calcio, potasio y hierro infaltable en un sistema inmunológico fuerte. 

Sus usos medicinales son tan efectivos como ancestrales. Por ejemplo, la chaya se ha usado para curar dolores de riñones, las verdolagas para aliviar estragos digestivos, la hoja santa para los dolores de cabeza y el estómago, el pápalo para limpiar el hígado.

Hace falta devolver los quelites al discurso de los manteles cotidianos, a los manteles largos, al teruño de los locales con manteles de plástico. Los quelites son historia que crece humildemente en el campo mexicano y aporta capas de complejidad a los guisos que requieren tiempo. En cada uno hay un tremendo aporte nutricional, medicina que cura el cuerpo y el espíritu y cultura viva que penas acaricia la billetera.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El Festival Morelia en Boca tiene como misión darle difusión al patrimonio gastronómico de México, uno de los más ricos en el mundo. Por otro lado, este festival también ayuda a promover la gastronomía tradicional del estado de Michoacán y las “nuevas expresiones culinarias y enológicas en México”. Gracias a esta visión, se ha convertido en uno de los festivales culinarios más importantes en nuestro país. Además de su preocupación por preservar la gastronomía tradicional de México e impulsar el turismo culinario, el Festival Morelia en Boca también se preocupa por el medio ambiente y es por esto que este 2021, su eje principal es la sustentabilidad. Gracias a este enfoque, no solo se preserva el medio ambiente, también se cuida el origen de los ingredientes, se preserva el proceso cultural y se impulsa la economía local, todo a través de la comida mexicana. Asimismo, este festival gastronómico es pieza clave para la industria, especialmente después de los devastadores efectos de la pandemia de COVID-19. Con una duración de 5 semanas, los expertos desarrollarán menús únicos, experiencias gastronómicas inigualables y otros eventos en distintos lugares, todo con el objetivo de enaltecer la cocina mexicana e impulsar el turismo gastronómico. Este gran evento culinario involucra a cocineros tradicionales, chefs, productos y aliados comerciales. Por lo tanto, en el marco de esta celebración, el cocinero de kiwilimón, Mau Eggleton, impartirá una clase de cocina con una de las Maestras Cocineras más reconocidas del estado: Benedicta Alejo Vargas. En conjunto, ambos prepararán unos ricos tamales de hongos este sábado 6 de noviembre, en las inmediaciones del festival. Benedicta es originaria del pueblo de San Lorenzo y es experta en el uso de ingredientes de temporada y en retomar la cocina de sus ancestros. Por si fuera poco, es capaz de realizar guisos variados y sabrosos con pocos ingredientes y aparentemente sencillos. Su personalidad y conocimiento la han llevado a servir sus platos en las mesas de importantes restaurantes, participando también en eventos sociales, congresos gastronómicos y ponencias en diversas universidades, entre otras actividades.RecetaA continuación te presentamos la receta que juntos cocinarán Mau Eggleton y Benedicta Alejo en el Festival Morelia en Boca.Tamal de hongosIngredientes:500 g de hongos zetas 1 cebolla mediana 1 chiles perones 1 manojo de hojas de maíz para tamal Sal Dos ramitas de hierbabuenaInstrucciones:Desmecha las zetas. Corta la cebolla en pluma. Corta el chile perón con cuidado. Corta las hojas de hierbabuena bien finas. Mezcla todos los ingredientes y agrega un poco de sal. Envuelve la mezcla en varias hojas de maíz bien húmedas. Abre el rescoldo del fogón y cocina por unos 25 minutos. También puedes colocar los tamales en una olla de barro con su reja, añade el agua sin que rebase la reja y coloca más hojas en el asiento, luego acomoda los tamales y tápalos con más hojas. Espera alrededor de 20 min y sacar los tamales de la olla. Sirve los tamales de hongos en un plato y disfruta con una tortilla de tres colores recién hecha. ¡No olvides visitar el Festival Morelia en Boca! Conoce el cartel completo dando clic aquí.
Agradecer es uno de los actos más elevados de la existencia. El poder que esconde esta sencilla acción es magia pura: nos conecta con las frecuencias divinas, con el don creador que manifiesta y le da boost a lo que agradecemos. Esto a colación de que estamos a una semana de la celebración más relevante para los norteamericanos, el Thanksgiving (los canadienses también la celebran, pero en otra fecha). Esta fiesta no tiene un día fijo en el calendario, sino que sucede el cuarto jueves de cada noviembre y, aunque conmemora un hecho histórico cuya veracidad sigue generando debates, agradecer es un acto universal y amoroso, cercano a todas las culturas.Según Philip David, hotelero y restaurantero americano residente en México, el Día de Acción de Gracias comenzó en Plymouth, Massachusetts, con los peregrinos llegados de Inglaterra, quienes al haber enfrentado escasez de alimento agradecieron la primera cosecha. Su fruto y la benevolencia de los indios wampanoag asentados en el área hicieron posible la supervivencia en el duro invierno. El Día de Acción de Gracias quedó como una celebración importante en la religión protestante y en la cultura anglosajona en general, pero se convirtió en una fiesta nacional en 1789, por iniciativa de George Washington. “Algo que no se tiene claro es que el Thanksgiving no es una fecha de consumismo –como la Navidad– sino de estar y permanecer en familia. La familia es lo importante en este día”. Es con ella y alrededor de la mesa que desfilan platos como el puré de camote, la ensalada con nueces y arándanos, el pay de nuez o el de manzana. El pavo es imprescindible. Sobre el porqué se celebra con esta proteína existe todo tipo de teorías. El guajolote es originario de Norteamérica y se cree que, con esta ave, otrora salvaje, y con ternera, se celebró en aquella primera ocasión. La familia, la comida y el agradecimiento, ¿acaso hay una mejor celebración?¿Por qué es tan bueno agradecer?Gabriel Ángel, facilitador de sanación cuántica, dice que “cuando agradeces, aumentas tus frecuencias y esto genera cambios celulares positivos en el organismo. Nuestros ancestros estaban conectados a la Tierra. Ellos agradecían todo lo que podían porque entendían que este acto era una especie de retribución al universo, a Dios, a la fuente creadora, por todo lo que recibían”.Mirar en conciencia lo que nos rodea nos hace desmenuzar su magnificencia. Cuando somos capaces de hacerlo, el agradecimiento viene con facilidad y valoramos a las personas con quienes compartimos camino, lo que hacemos, lo que somos, lo que tenemos, los frutos de nuestro trabajo y, claro, las cosechas. Hay un regalo en todo, si sabemos verlo. En esta sintonía muere el miedo a dejar de poseer porque no existen límites en la abundancia del universo. “El sistema divino es un sistema; tiene sus propias reglas, sus propias leyes. En el agradecimiento te conectas con esas leyes, con la divinidad y eso claro que genera resultados: te conviertes en una herramienta de manifestación”, asevera Gabriel Ángel. El agradecimiento que se comparte en la mesa, por ejemplo, como en el Thanksgiving, no se exime de dicho encanto. Gabriel Ángel explica que hay que agradecer el ser y el estar, el cómo llegaron nuestros alimentos a la mesa y por quienes la rodean; por la providencia que generó el momento en una maquinación perfecta. Luego lo que queda es conectarnos con el gozo en cada cucharada, cada bocado.Yo particularmente celebro la conexión que genera el dar gracias con la esperanza, con el aquí y el ahora, con la alegría de vivir. Para Gabriel Ángel, lo importante es ir hacia el corazón y apreciar. "Hay que pagar con amor lo que se recibe: agradecer es una faceta más de la energía del amor". En agradecer estar el recibir: el Día de Acción de Gracias es la oportunidad que tenemos para que, a través de la unión familiar, de la comida rica, de sabernos bendecidos, alegremos nuestro corazón para recibir más. Si ya se te antojó ponerte en la sintonía te dejo un menú delicioso que podrás compartir en familia:Pechuga de pavo con salsa de frutos rojos como plato fuerteRelleno de pavo para acompañarPuré de papa con jamón como guarnición clásicaPay de nuez o cheesecake de calabaza como postre
Por increíble que parezca, puedes limpiar toda tu casa utilizando ingredientes que ya tienes en tu cocina, pues son grandes opciones que no contienen químicos y que además son muy económicas. Mucho se habla sobre los beneficios de usar bicarbonato y vinagre, pero hay muchos ingredientes que puedes usar para dejar tu casa rechinando de limpia. En esta ocasión, en kiwilimón te decimos todo lo que puedes hacer con sal, un ingrediente básico en todas las cocinas. Te sorprenderás, ya que puedes limpiar todo tipo de manchas de manera fácil, sencilla y económica. También puedes leer: Cómo limpiar tu lavadora usando ingredientes caseros8 formas de emplear sal para limpiar¡Olvídate de las manchas de vino, sangre y grasa para siempre! Te sorprenderá lo efectiva que es la sal a la hora de limpiar.Remueve manchas de vinoSi derramaste vino sobre un mantel o sobre tu ropa, quitar esta mancha es muy sencillo, solo necesitas un poco de sal. Coloca un puño de sal sobre la mancha de vino, pues esto ayudará a absorber el líquido. Posteriormente, remoja la prenda o mantel en agua fría por al menos media hora y después lava como de costumbre.Quita manchas de sangreSi tuviste un accidente y tu ropa se manchó de sangre, no te preocupes, aún hay esperanza. Todo lo que tienes que hacer es remojar la prenda en agua fría con sal. Posteriormente, lava la ropa con agua tibia y jabón y finalmente pon la prenda en una olla con suficiente agua y hierve por alrededor de 10 minutos.Limpia tu horno con salAunque limpiar tu horno puede ser muy difícil, pues las manchas y el cochambre suelen estar muy pegados, esto será muy sencillo si usas sal, sin embargo, lo mejor es limpiar las manchas justo cuando suceden. Si se derrama algo en el horno, espolvorea con sal, deja que se enfríe un poco y luego utiliza un trapo mojado para remover los restos de comida y la sal. Después puede emplear un poco de agua y jabón para limpiar el horno. ¡Quedará como nuevo!Olvídate de los sartenes cochambrososSi utilizaste un sartén para freír y la grasa no se puede quitar fácilmente, pon manos a la obra y límpialo con sal. Usa una cantidad generosa de sal y coloca una capa sobre la grasa del sartén, deja reposar por alrededor de 5 minutos y luego quita la sal. Gracias a que este ingrediente absorberá la mayoría de la grasa, lavarlo será muy fácil y rápido. También puedes leer: ¿Cómo limpiar tu hogar con canela y vinagre blanco?Remueve los malos oloresSi las tablas que empleas para picar carne, pollo, pescado y vegetales está guardando olores, en kiwilimón te decimos cómo eliminarlos en un dos por tres. Espolvorea una buena cantidad de sal sobre la tabla de madera, luego corta un limón y frótalo contra la tabla, deja reposar por 5 minutos y retira la sal. Lava la tabla con abundante agua y deja secar. ¡Olvídate de los malos olores para siempre!Quita manchas de aguaSi alguna visita colocó un vaso de agua o algo caliente sobre uno de tus muebles de madera y dejó una horrible mancha blanca, no te preocupes, esto tiene solución. Mezcla unas gotas de agua con unas cucharaditas de sal hasta obtener una pasta, aplica sobre la mancha blanca y usa un trapo para frotar suavemente. ¡La mancha desaparecerá de inmediato!Dile adiós a las manchas en las tazasSi quieres que tus tazas luzcan como nuevas, aquí te decimos como quitar las manchas de café rápidamente. Para dejarlas como nuevas, solo tienes que mezclar un poco de sal con jabón para traste, aplica sobre la mancha de café y frota con fuerza. Enjuaga y listo, la mancha se habrá ido.Destapa en drenaje con salAunque parezca difícil de creer, la sal también es una gran opción para destapar el drenaje de manera rápida y sencilla. Para este sorprendente remedio casero únicamente tienes que mezclar media taza de vinagre, 1 taza de sal y 1 taza de bicarbonato de sodio. Vierte la mezcla en el drenaje y deja reposar por al menos 15 minutos. Una vez que haya pasado el tiempo, vierte agua caliente y listo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD