El mágico mundo de la cocina árabe
De Kiwilimón para ti

El mágico mundo de la cocina árabe

Por Shadia Asencio - Enero 2021
Hasta mi casa se colaba el aroma de unos bollos cociéndose en el horno. Inexorablemente, mi olfato se encendía como radar náutico e identificaba el origen del estímulo tan placentero. El hilo de fragancia, además de pan, susurraba especias –zaatar, para ser precisos– lo suficientemente remojadas en aceite de oliva como para que la receta completa se dibujara en mi cabeza. En menos de cinco minutos ya estaba escalando la pequeña reja verde que dividía la terraza de mis papás de la de los vecinos. Había que llegar a tiempo a la repartición de los talami zaatar mientras estaban humeantes.

Desconozco las causas, pero mi calle era el hogar de una pequeña comunidad árabe que me acercó a temprana edad a la gloria de la gastronomía de Medio Oriente. Mis padrinos –además de vecinos– eran libaneses y, como la mitad de mi infancia la pasé imaginando que las escaleras de su casa eran el Monte Everest y su sala, el jardín de mis aventuras paleontológicas, la comida árabe me sabe a infancia.

Entender esta cultura es más fácil si se parte de dos de sus pilares: la hospitalidad y la comunidad. Ya saben, no hay hospitalidad sin una letanía gastronómica y, sin embargo, los libaneses nos dicen hold my beer cuando hay que desvivirse por los invitados. “Visitas” para la comunidad es el sinónimo de “vacía tu alacena, compra todo el súper y cocina cuanto puedas”. ¿Quién es capaz de negarse a tal muestra de amor? Yo tampoco.

De pequeña pensé que el hábito de súper alimentar a las visitas era propiedad de mis padrinos –a quienes llamaba tíos– y de sus hijos –a quienes llamo hermanos–. Cuando pisé algunos países de Medio Oriente y cuando la añoranza me llevó a restaurantes como Al Andalús o al Adonis, me di cuenta de que esa práctica es regla y que el mezze –variedad de aperitivos de la cocina árabe– define la hora de comer.

El mezze es el resumen máximo de la cultura: al centro se estila poner hasta treinta platillos pequeños para la comunidad. Compartir lo que está dispuesto en la mesa es ley. Acá hay un platito con jocoque, el hummus está servido por allá. El kofte (carne picada y especiada) se pasa de mano a mano en una bandeja decorada con lechugas y rábano por si alguien quiere hacerse un taquito. Al extremo de la mesa alguien intenta pescar una bolita de kibbeh (carne molida especiada y frita) con el tenedor, y si no lo logra no importa: al centro gravita un refractario con kibbeh charola. Todos nos servimos tabbouleh (abajo la receta) o fattoush (ensalada verde con trozos de pan) y un par hojas de parra para ponerle verde al plato y para que la casualidad lo embarre con los restos del baba ganush (puré de berenjenas).

Uno se podría perder en la bienvenida –de hecho, requiere mucha voluntad no hacerlo– pero, hay que esquivar esta trampa para primerizos. El plato fuerte, que casi siempre tiene que ver con cordero o alguna otra proteína cocinada en especias, aguarda. Habrá arroz o lentejas. Y sí o sí, hay que llegar al postre.

Detengámonos un poco en este punto. Son pocas las culturas –como la francesa o la americana– fértiles en la elaboración de buenos postres. La árabe, influida por la cocina francesa y la del mediterráneo, hace maravillas con el dulce. Generalmente sus postres vienen en porciones pequeñas para que el acto de escoger no sea un problema. La reina es la miel, el azahar, la esencia de jazmín y los pistaches, como en una noche que huele a Sherezade. La pasta filo es el ángel que lo custodia todo. Los kanafeh (pastel de semolina con queso), los dedos de novia, los baklava (pastel con pasta de pistaches) completan el sueño.

Como era de esperarse, mi hermano del alma heredó la sazón de mi madrina. Cuando lo visito, la tradición de sus ancestros continúa: saca todo su refri para atendernos. Su tabbouleh en especial tiene el poder de agasajar al más incrédulo. Mejor cuando se combina con un hummus recién hecho y lentejas como de relato bíblico.

No los dejo con el antojo. Le pude sacar la receta y aquí la comparto. Aunque no les sepa a recuerdo, espero la disfruten con esa intensidad.

Tabbouleh de Amir Balut (Kitchen Noob):

4 jitomates bola, grandes
1 cebolla blanca, grande
3 manojos de perejil
½ manojo de hierbabuena
¾ de taza de trigo quebrado fino (bulgur)
8 limones jugosos (yo le pongo dos limones menos, pero a Amir le gusta más cítrico)
½ taza de aceite de oliva extra virgen
1 ½ cucharadas de sal
1 cucharada de pimienta

En una olla mediana pon suficiente agua y remoja el trigo bulgur durante 20 minutos hasta que se ablande. Luego, pica finamente todos los ingredientes. Aquí no hay atajos, todo debe quedar muy pequeño. Mezcla en un bowl lo suficientemente grande. Agrega la pimienta y la sal. Añade el jugo de limón y el aceite de oliva. Revuelve todo y rectifica sazón si requiere. Tapa con plástico y deja refrigerar durante media hora. ¡Disfruta!
Califica este artículo
Calificaciones (6)
Tomas Aquino
24/01/2021 23:49:14
Ya los quiero preparar, gracias por compartir
Marlene Gonzalez
24/01/2021 06:22:44
Excelente!!!
Sonia De La Peña
21/01/2021 12:12:59
Perfecta la receta, felicidades 🙋🏼‍♀️
Rita Strépenne
21/01/2021 02:30:20
El mezze no se trata de una especialidad de Grecia ?
Patricia Arias
20/01/2021 18:00:23
Excelente amo la cocina árabe
Ver más
PUBLICIDAD
Lo mas leído
5 formas de usar jugo de limón quitar manchas en la ropa
No hay nada que un buen remedio casero no solucione, desde cómo curarte una gripa, hasta remedios para el pelo maltratado, no hay nada que no podamos solucionar con lo que ya tenemos, así que si andas buscando cómo quitar manchas difíciles de la ropa sin tener que pasarlas por cloro u otros químicos, el jugo de limón es la respuesta.Los limones son una fruta cítrica poderosa con enzimas en sus ácidos lo suficientemente fuertes como para blanquear todo, desde los dientes hasta una blusa de algodón. Aquí te dejamos cinco formas sencillas de utilizar el poder limpiador de los limones en el cuidado de la ropa.Para reemplazar el cloroSi te gusta lavar tu ropa blanca con cloro, pero sientes que ya le está pasando factura, te alegrará saber que un poco de limón viejo es una excelente alternativa, sin mencionar que huele mucho mejor. El ácido cítrico de los limones ayuda a eliminar las manchas y hace que los blancos opacos vuelvan a brillar. Lo mejor es que también es seguro de usar en ropa de colores, sólo agrega una taza de jugo de limón a tu carga de lavado junto con tu detergente habitual.Para eliminar manchas de óxidoHierve un poco de agua y humedece la mancha de óxido con jugo de limón, luego mantén el área manchada sobre el vapor durante unos minutos, hazlo con cuidado para evitar quemarte con el vapor. Por último, simplemente lava la prenda como lo harías normalmente.Cómo eliminar manchas de jugoMezcla de 1/3 de taza de jugo de limón con 2/3 de taza de agua, sumerge la mancha en esta solución y luego lávala para eliminar manchas de jugo.Pasta para manchas de moho y hongosEl moho y los hongos en materiales orgánicos como tela y cuero pueden dañar las telas al causar decoloración o incluso devorar el material. Esta pasta de limón y sal es un excelente tratamiento local para las manchas difíciles de moho. Sólo mezcla los ingredientes hasta formar una pasta, colócala sobre la mancha y pon la prenda al sol para que se seque; luego lávala como lo harías normalmente, preferiblemente con agua caliente, para matar las esporas de moho restantes.Para limpiar zapatos de cueroPara mantener los zapatos de cuero en buen estado, se requiere de una limpieza y un brillo regulares. Usa un paño suave humedecido con jugo de limón para limpiar tus zapatos para dejarlos bonitos y brillantes.
Star Bus Café, el KiwiFav de la semana
Si se te antoja un café y una crepa de noche, ¡Star Bus Café, es a donde debes ir!Star Bus Café nace en medio de la pandemia, como el proyecto de una pareja que busca llevar un excelente sabor a las noches de paseo por el parque.Cuentan con una gran selección de bebidas como cafés, chocolates calientes, frappés y sodas italianas, ¡todas con un sabor espectacular y sin duda querrás una crepa dulce o salada para acompañar!El empeño que le ponen a cada bebida y postre es único. Nos degustan con una amplia selección de sabores y los escogen cuidadosamente para que los productos que le ofrecen a sus clientes sean de primer nivel y así todos se vayan con la barriga contenta y una buena experiencia.Las especialidades que sobresalen son: el té chai latte con una mezcla de especias equilibrada, el mazapán caliente con trocitos de mazapán para realzar el sabor y el frappé de chocolate que lleva cocoa en lugar de chocolate endulzado comercial.¿Dónde se ubican? Se encuentra en la Ciudad de México, en la esquina de Doctor José María Vértiz y Miguel Laurent, en la entrada al estacionamiento del Parque de los Venados. Es un food truck acondicionado con todo lo necesario para preparar las más deliciosas bebidas y las más exquisitas crepas para acompañarlas.¿Cuál es el horario de servicio? Los encontrarás de 8:00 pm a 11:30 pm, perfecto para una caminata por el parque después del trabajo o simplemente para tener un momento de relax sentado en una banca con tu libro, una rica crepa y la bebida perfecta.¡Visítalos en el Parque de los Venados sobre Miguel Laurent y síguelos en Instagram: @starbuscafee!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD