El mejor cabernet del mundo es 100% mexicano
De Kiwilimón para ti

El mejor cabernet del mundo es 100% mexicano

Por Shadia Asencio - Junio 2020
El aire parece adelgazarse en las alturas de la sierra de Parras. A lo lejos, enmarcada por las montañas, descansa una hermosa bodega de piedra y madera. Pero, el que llega aquí no está perdido. En este punto de Coahuila –según el Concours Internacional Des Cabernets– nace, crece y envejece el mejor cabernet del mundo: Don Leo cabernet sauvignon Gran Reserva 2013. Una noticia para celebrarse con una o dos copitas de vino mexicano.

David Mendel es el director del rancho comprado por su padre hace treinta y siete años en el que, antes de elaborar vinos mexicanos multipremiados, se cultivaba la tierra y se hacía ganadería. El enorme tamaño del terreno sólo puede significar dos cosas: que su familia sabe cómo hacer negocios y que también sabe ganar.

La historia fue así. El pasado primero de junio, un panel de sommeliers franceses cataron a ciegas vinos procedentes de veinticinco geografías. Tras probarlos todos y deliberar, se descubrió que el mejor cabernet no era francés, no era de Napa Valley, no era australiano. El mejor cabernet, el ganador de la medalla de Oro del Concours Internacional Des Cabernets, era Don Leo Cabernet Sauvignon Gran Reserva 2013 y era mexicano. Por si la emoción de los dueños de la vinícola no era suficiente, su cabernet sauvignon shiraz 2016 se trajo otra medalla de oro.

¿Golpe de suerte? En absoluto. En pasadas ocasiones, Don Leo ya había recibido medallas de oro y plata como en el Concurso Mundial de Bruselas, un concurso por demás prestigioso. Que un país como México haya ganado tampoco tomó a todos por sopresa. Cada vez ha sido más común que etiquetas de vino nacionales obtengan preseas de todos los colores en concursos que avalan calidades en el vino. Por ejemplo, el año pasado levantamos la copa a la salud del Caipirinha 2016, un vino elaborado para el restaurante brasileño de la CDMX que lleva el mismo nombre, cuando ganó “Vino tinto revelación Mundial” en el Concurso Mundial de Bruselas. La mezcla fue elaborada en Valle de Guadalupe por otro productor de cofres del tesoro: la vinícola El Cielo. Junto a ella, en el cuadro de honor, algunas veces brilla Monte Xanic, a veces LA Cetto, Altotinto, Puerta del Lobo y muchos etcéteras.

Lo mejor para nosotros es que los nombres cambian y las regiones de las que provienen, también. De Parras a Querétaro, de Valle de Guadalupe a Guanajuato, en México se produce realtivamente poco vino pero de calidad inmejorable. Y que Don Leo cabernet sauvignon Gran Reserva 2013 haya ganado como el mejor cabernet del mundo viene a recordarlo.

Los vinos mexicanos llegaron para convertirse en orgullo nacional. Ahora también ellos, junto a nuestra gastronomía –patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO–, hacen que habitar este país sea una delicia como ninguna otra.

Combina un cabernet con estas recetas:

Asado de Tira con Glaseado Balsámico

Costilla de Cerdo


Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ser pionera en la cocina no es fácil. Corrijo. Ser pionero en cualquier ámbito es una rareza. Chepina Peralta fue de aquellas señaladas para abrir brechas y lo hizo prendada de las recetas: en los años sesenta fue la primera conductora mujer en liderar un programa culinario en América Latina. En los noventa años que Lucía Josefina Sánchez Quintanar vivió, nos hizo soñar con los sabores de aquello que la mirábamos hacer del otro lado del televisor. La semana pasada partió, pero está claro: Chepina Peralta es cultura popular mexicana. Su legado no se va a ningún lado.Chepina fue la conductora de programas inolvidables como La Cocina de Chepina, Chepina en tu cocina y por supuesto, Sal y Pimienta, entre muchos otros. En cada uno, siempre la enmarcaban la barra de una cocina y unos anaqueles de set, mientras parada o sentada, pelaba ingredientes, agregaba especias y salpicaba sin reparos. En ella no había poses ni rituales histriónicos. Al contrario. En sus programas nos hacía creer que la comida rica estaba al alcance de todas las manos y que lo máximo sería probar algo que viniera de las de ella. A mí personalmente me inspiró a los siete años a fantasear con mi propio programa culinario. Muy a pesar de la cocina de mis padres, yo no agregaba espinacas ni acelgas en la licuadora cuando veía Sal y Pimienta. Lo que ella evocaba en mí era crear, divertirme: “Amigos, el día de hoy prepararemos unos deliciosos bombones con papitas… y pimienta… y cátsup… y galletas… en la tostadora. ¡Van a quedar buenísimos!”. Chepina no sólo inspiró a niños y sus madres, sino a generaciones de familias que comenzaron a comer con los ojos. Gracias a ella –la señora del mandil floreado– muchas mujeres decidieron darle descanso al microondas, comer menos guisos de congelador. La cocina y la salud de las generaciones abre-fácil conocimos la esperanza de lo hecho en casa. Pero que a nadie engañe esa dulzura de tía entrañable, de abuela consentidora. Chepina Peralta supo construir su propio emporio alrededor de las recetas. Ella no estudió para cocinera. Según su descripción era una “maestra en el arte de la palabra”, por lo que la conducción de un programa televisivo parecía irle como guante de seda.  Su facilidad de palabra y carisma le valió un espacio fijo en distintas televisoras en las que grabó casi ocho mil programas. De los libros de su autoría se cuentan trece. Hay programas de radio, entrevistas, publicaciones escritas. Todo. Chepina, antes de que la cocina mexicana fuera el orgullo nacional que es ahora, la divulgó, la reincorporó al menú diario con preparaciones fáciles y accesibles para las amas de casa. La cocina de los años setenta y ochenta estuvo marcada por sus cremas de verduras, por sus mixiotes, sus atoles, sus tortitas de papa, sus pasteles salados y sus gelatinas. Sin más, definió la cocina de todos los días en el devenir de los años. En el marco del Festival Morelia en Boca de 2017, Chepina Peralta recibió un reconocimiento por el mérito de sus cuarenta años de carrera. Aún tengo el recuerdo de la chef contando emocionada que había sido a través de la cocina que había conocido México, el mundo y, sobre todo lo demás, a sí misma. Chepina seguirá siendo la inspiración de quienes pensamos que cocinar es alegría, terapia y autoconocimiento, y que un plato a la vez se puede cambiar a otros, a uno mismo.
Ricos en antioxidantes y en sabor, la piña y la alcachofa son dos ingredientes que se han popularizado por su consumo mezclados en un té, y que tienen beneficios para la salud como ayudar a la digestión, entre otros.No existen evidencias científicas de que el té de alcachofa y piña sirva para bajar de peso, pero sí puede ser una bebida para acompañar tus comidas, que se puede tomar caliente o fría, para refrescarte.La piña es una fruta llena de nutrientes, antioxidantes y otros compuestos útiles, como enzimas que pueden combatir la inflamación y las enfermedades, entre sus beneficios se incluye ayudar a la digestión, aumentar la inmunidad y acelerar la recuperación de una cirugía, por ejemplo.Por su parte, la alcachofa tiene beneficios como niveles más bajos de azúcar en sangre y una mejor digestión, salud del corazón y salud del hígado.Té de piña y alcachofa para la digestiónTanto las alcachofas como la piña son una gran fuente de fibra, por lo que el té puede ayudar a mantener el sistema digestivo saludable al promover bacterias intestinales amigables, reducir el riesgo de ciertos cánceres intestinales y aliviar el estreñimiento y la diarrea.Las alcachofas contienen inulina, un tipo de fibra que actúa como prebiótico, mientras que el extracto de alcachofa también puede aliviar los síntomas de indigestión, como hinchazón, náuseas y acidez estomacal, y la cinarina, un compuesto natural de las alcachofas, puede causar efectos positivos al estimular la producción de bilis, acelerar el movimiento intestinal y mejorar la digestión de ciertas grasas.Las piñas contienen un grupo de enzimas digestivas conocidas como bromelina, útiles para las personas con insuficiencia pancreática, una afección en la que el páncreas no puede producir suficientes enzimas digestivas. La mayor parte de la bromelina se encuentra en la piel de la piña, por lo que hacer el té con esta y hojas de alcachofa será la forma más provechosa de prepararlo y beneficiarte de estas propiedades digestivas del té de piña con alcachofa.
En Kiwilimón tenemos el compromiso de brindarte todas las ideas y herramientas para poder cocinar y, además, cuidarte. Por ello desarrollamos #KiwiTeCuida en colaboración con un equipo de nutriólogas profesionales, en donde encontrarás todas las recetas —con conteos calóricos y nutricionales avalados por la USDA—, tips y consejos para que puedas llevar un estilo de vida balanceado, en armonía y saludable, sin sacrificar el sabor o restringir tu alimentación.A partir del próximo lunes 12 de abril, #KiwiTeCuida incorporará lives quincenales los lunes a las 18:00 horas en nuestra cuenta de Instagram oficial @kiwilimon con la chef Colibrí Jiménez, quien te enseñará recetas fáciles y deliciosas para seguir retos alimenticios de una semana, los cuales te brindarán múltiples beneficios, como el reto una semana sin grasa o el reto de una alimentación rica en Omega 3. Esta serie de lives se complementará con con los de nuestra directora editorial, Shadia Asencio, y una de las nutriólogas de #KiwiTeCuida para contarte todos los beneficios que obtendrás al seguir estos retos y poder responder todas tus dudas. Colibrí Jiménez es originaria de Tepoztlán, Morelos. Comenzó su gusto y amor por la cocina desde muy pequeña con las recetas y tradiciones culinarias de su abuela materna Guadalupe. Tras una larga formación académica y en cocinas de todo el mundo, Colibrí hoy trabaja con ingredientes mexicanos para resaltarlos y revalorarlos en una creación sensible y sustentable, como un regreso a lo más natural y al origen de esos ingredientes endémicos de México. Su filosofía es impulsar la agricultura ética, la preservación de la biodiversidad y honrar las tradiciones gastronómicas y culturales de nuestro país. ¡Sigan sus transmisiones de #KiwiTeCuida los lunes a las 18 horas! Foto: Roman Hatori Photo
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD