La cocina ayurveda, ¿qué es?
De Kiwilimón para ti

La cocina ayurveda, ¿qué es?

Por Shadia Asencio - Julio 2021
A la hora de la comida la pregunta siempre es ¿qué vamos a comer? Cuando la comida se convierte en un acto sagrado, el cómo, con quién, haciendo qué y por qué se ponen a la mesa junto al tenedor y al plato de sopa, porque ameritan una respuesta lúcida. Hace algunos días tuve la oportunidad de platicar con Beantpal Singh Khalsa, fundador de Conciencia Creativa y del podcast OM Vibraciones-Visiones, quien adicionalmente es experto en cocina ayurveda. Para él, el cuerpo es un templo sagrado en el que comer debería ser una decisión consciente, una acción en la que hay que poner atención al todo para armonizar y mantener la salud del cuerpo. 

Según Beantpal, el ayurveda, ciencia de la vida, es una filosofía que abarca multidisciplinariamente el bienestar del ser desde un punto de vista holístico. Particularmente en la cocina, el ayurveda propone un complejo sistema de alimentos que curan y equilibran al cuerpo pero que deben regularse acorde con las energías que se disponen al nacer: “Nacemos con una condición determinada por karmas anteriores derivados de las acciones de nuestra alma. Por experiencias anteriores es que tenemos un cuerpo con determinado karma físico”, apunta Beantpal. De ahí que el ayurveda hable del concepto de constitución individual o doshas. 

Las tres doshas que rigen el cuerpo, la mente y la conciencia se componen de los elementos de la naturaleza –de todo lo que es–: aire, fuego, agua, tierra y éter. Vatta representa aire y éter; pitta representa fuego y agua; kapha, representa agua y tierra. 

Aquí el meollo: el ayurveda explica que no se nace con estas energías en armonía –excepto por algunos unos cuantos de karma favorable– por lo que todas nuestras acciones, incluida la de alimentarse, deberían estar encaminadas a resarcir las aristas. Existe otro factor adicional: el agni o fuego digestivo. Beantpal dice que “todo tiene que ver con la digestión. Según los doctores y la ciencia, es en el intestino que se encuentra un segundo cerebro; ahí existen terminaciones neuronales con mucha información. Una persona feliz tiene un intestino feliz”, añade.

Partamos de que el sol es fuego, entonces según el libro Cocina Ayuerveda para la autocuración de Usha Lad y Dr. Vasant Lad, “la comida contiene energía solar que el cuerpo sólo puede utilizar a través de la digestión”. De ahí que los alimentos se clasifiquen conforme a su relación de cercanía o lejanía al sol. 

Los alimentos que viven debajo de la tierra y que adormecen la mente son los tamásicos, como el jengibre, las raíces, la cebolla, aquellos a los que no les da el sol. Los alimentos rajásicos, como los granos y los vegetales, crecen a un metro de la tierra y absorben una cantidad moderada de sol por lo que aumentan las pasiones en los individuos. Los alimentos que se encuentran a un metro de la tierra o más son los sáttvicos y es a través de ellos que se puede llegar a la calma y lograr la salud, como con las nueces o algunas frutas tropicales. Estas observaciones permiten comprender las energías que juegan intrínsecamente en los ingredientes que ponemos dentro de la olla o la sartén.

Hay más. Los sabores o rasas. Cada alimento debería tener las seis cualidades del sabor en armonía –la dulce, la agria, la salada, la picante, la amarga y la astringente–. Justo en este malabar sápido es que nace la cocina ayurvédica: en el acto de combinar los sabores de tal suerte que equilibre las doshas y, claro, que le haga un guiño a los sentidos desde una perspectiva más elevada que simplemente la sensorial: “la alimentación ayurvédica transforma la forma de ver las cosas porque uno establece una relación sagrada con los alimentos”, asegura Beantpal.

Para iniciar una dieta ayurvédica es imprescindible reconocer el elemento que rige a cada individuo. Beantpal afirma que no sólo uno sino hasta dos doshas pueden ser las dominantes. La persona pitta es aquella expansiva y móvil, de temperatura corporal elevada, rostro en forma de corazón, estructura entre ligera y media; los reconocerás por sus ojos brillantes, su sed excesiva. Son irritables, suelen tener una mente ágil, inquisitiva. Son líderes natos.  

La persona vatta es de complexión delgada, menuda, pequeña; generalmente odia el frío y ama el calor. Aquella es una persona de mente dispersa, ansiosa, atacada por sus inseguridades; suele permanecer en acción, actuar impulsivamente y amar el cambio; lleva los pies fríos, el cutis, el cabello y los ojos oscuros.

El individuo kapha, en cambio, tiene los huesos pesados, una estructura corporal gruesa, una piel suave y lozana. Su naturaleza pacífica le precede; es bonachón, con buen sentido del humor; tiene vigor y su parte favorita de la comida es el postre. 

Una vez comprendido que existe un elemento dominante que rige a cada ser y a cada alimento, hay que tomar las decisiones correctas para neutralizar las energías. Los sabores en la combinación idónea equilibran los sistemas corporales y más aún, pueden ser un factor de felicidad. Por ejemplo, es favorable que un kapha (tierra y agua) consuma algo de picante (fuego) en sus comidas, mientras que a un vatta (fuego y agua) le van bien los agentes dulces extraídos de la naturaleza como los dátiles. 

La dieta ayurvédica nos enseña a tomar conciencia de lo que nos hace bien y soltar los apegos de lo que obstaculiza la armonía. Conocer y escuchar al cuerpo es camino y no vereda hacia un amor verdadero a quienes somos. Todo comienza con aceptarnos y reconocernos. Para Beantpal, todo es cuestión de en qué frecuencia se quiere vibrar de forma consciente: “Una comida nos da la oportunidad de amarnos en otros sentidos: darnos salud, armonía, bienestar. Para poder sentirme más cómodo con mi esencia, ahora es más lo que me quito que lo que me pongo. Es una forma de honrar nuestra naturaleza y salud. Simple is beautifiul”.

Arroz de la cocina india para las tridoshas
  • 3 tazas de arroz basmati
  • 1/3 de taza de aceite de semilla de girasol
  • 1 cdta. de mostaza negra en grano
  • 1 cdta. de comino tostado
  • 1 cdta. de gran masala
  • ½ cdta. de sal de mar
  • ½ taza de cilantro, picado
  • 1 cebolla amarilla pequeña, picada
  • 1 guindilla verde, picada
Enjuaga el arroz dos veces o hasta que salga el agua clara. Sofríe el aceite y añade los granos de mostaza, el comino y el gran masala. Sazona con la sal. Agrega el cilantro, las cebollas y la guindilla. Una vez dorados, incorpora el arroz y fríelo. Agrega agua y deja cocinar hasta que el agua se evapore. Este arroz de la cocina india equilibra las tres doshas. 

Si tienes más preguntas te dejo la página de Facebook de Beantpal
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Empezar tu huerto en casa es fácil, actualmente existen cursos en línea como los de La Aldea Avándaro y otras instituciones que te llevan de la mano con especialistas en agricultura ecológica para que inicies de cero, en una maceta, en una terraza o en un jardín. Es momento de transformar de una manera sustentable esas extensiones de jardín cubiertas con pasto, o esa terraza, o balcón, en áreas de cultivo donde cada temporada podrás cosechar vegetales y frutas, así como hierbas aromáticas y leguminosas para tu cocina. Qué considerar para el cultivo de tu huerto en casa Es importante para cultivar tus propios alimentos, además de un espacio con horas de sol y aire natural, un suelo vivo y agua. Ubicación del huerto De suma importancia es el espacio disponible que tengas en casa. Si tu huerto será interior puedes usar macetas, huacales, tubos de PVC o cualquier recipiente resistente. Si estará en el jardín, delimita el área y toma en cuenta la orientación del sol. Ubica el huerto en un lugar donde la mayor parte del día esté soleado, de preferencia por las mañanas. Evita instalar el huerto donde tengan acceso mascotas o donde haya corrientes de aire. Si construyes el huerto en el patio es importante contar con una toma de agua cerca. Para el éxito del huerto es indispensable saber qué sembrar. Por ejemplo, plantas con fruto como el jitomate, la calabaza, el chayote, el chile o la fresa requieren contar con 6 horas de sol al día. Para sembrar plantas de hojas como la lechuga, la acelga, la espinaca o el cilantro se requieren 3 horas al día de sol. Diseño Para el diseño del huerto hay que tomar en cuenta si el espacio es cerrado como una habitación o es abierto como un patio, balcón, terraza, azotea o jardín. Hay dos formas para confeccionar un huerto: cultivando directamente en el suelo o en recipientes como botes, cubetas, huacales, macetas o botellas. Herramientas Las herramientas básicas que debes tener para iniciar tu huerto en casa son pala, bieldo y tijeras. Semillas En el mercado hay variedad de semillas orgánicas o agroecológicas, pequeñas o grandes, dependiendo de su tamaño se siembran a diferentes profundidades. Para garantizar la germinación de tus semillas debes tener en cuenta los siguientes factores: Humedad: controlar la cantidad de agua que se aplica, ya que al penetrar activa las semillas y comienza el proceso de germinación. Temperatura: para que una semilla germine es necesario mantener la temperatura en un rango promedio de entre 20º C a 30º C. Oxígeno: al sembrar la semilla aumenta su respiración, por lo que es importante la profundidad a la que debe sembrarse. Cuando siembres, debes tener cuidado de no aplastar o empujar con fuerza la semilla porque se puede lastimar. Suelo vivo El suelo o la tierra son elementos indispensables para el buen resultado de un huerto orgánico o agroecológico en casa, ya que alimenta las plantas y ayuda a mantener el equilibrio de nutrientes necesarios para evitar plagas y enfermedades.  La composta es un tipo de tierra hecha con base en desechos orgánicos a partir del proceso de compostaje, donde microorganismos descomponen la materia orgánica hasta generar un tipo de abono que contribuye a mejorar el ambiente y enriquecer los cultivos. Materia orgánica  Materia verde: vegetación verde, las plantas verdes que cortamos o que podemos sembrar para este propósito como las leguminosas y las hojas verdes de algunos árboles, entre otras. También se incluyen los desperdicios de alimentos. Materia seca: vegetación seca, las plantas secas como paja, que puede ser de maíz, pasto seco y paja de los cereales como el trigo, por ejemplo. Lombricomposta: tierra con cierto tipo de lombrices que se añade a la pila tradicional de composta. Este proceso de añadir lombrices rojas de California o Eisenia foetida y transformar la composta en lombricomposta consigue un hummus de mayor calidad. Microorganismos: estos pequeños ayudantes son los encargados de dar estabilidad al suelo, formar agregados, mejorar su aireación, combatir silenciosamente enfermedades y optimizar la disponibilidad de todos los nutrientes. Fuente de Nitrógeno: todos los componentes orgánicos (construidos con base en carbono) del suelo tienen nitrógeno. Desde los más estables y lentamente mineralizables como el hummus de lombrices, como los más degradables como la materia vegetal o los animales en descomposición, están compuestos de nitrógeno que en algún momento será mineralizado y absorbido por la planta. Fuente de Fósforo: en general los abonos y compostas son buenas fuentes de fósforo, con alta disponibilidad para las plantas.  Fuentes de Potasio: Abonos y compostas son materiales variables en su composición, por lo que contienen concentraciones diferentes de potasio. El potasio en estas fuentes está ampliamente disponible para las plantas. Las aplicaciones repetidas en grandes cantidades de abonos resultan en la acumulación de potasio en el suelo. Es necesario conocer el origen de los materiales, ya que el compostaje o la digestión animal producen nutrientes. Cobertura: en climas cálidos y secos es conveniente mantener el suelo cubierto para evitar pérdidas de humedad por evaporación. Las aguas de desecho de la casa o de establos pueden ser usadas para regar en las épocas secas.  Agua: cerca del 90% del peso de una planta proviene del agua. Los cultivos producen una buena cosecha cuando reciben una correcta cantidad de este líquido en el momento oportuno. La planta toma la mayor parte de agua que necesita a través de sus raíces; por lo que es necesario que el suelo retenga una suficiente cantidad de humedad para promover el crecimiento de los cultivos. Ningún suelo es completamente compacto, tiene pequeños orificios denominados poros, que permiten la respiración de las raíces y el movimiento del agua.Sustratos Los sustratos orgánicos son materiales sólidos que se usan para cultivar plantas en contenedores, los cuales permiten que la raíz se sujete de ellos. Busca aquellos que resultan después de una serie de procesos biológicos naturales para poderlos utilizar, tales como: Turba Composta o lombricomposta Tierra de monte Fibra de coco Cascarilla de arroz Bagazo de caña de azúcar Peat moss (sustrato de materia orgánica) Paja de cerealesLos sustratos inorgánicos de origen natural se obtienen a través de procesos de manufactura incorporados con calor, como: Lana de roca Vermiculita Perlita Agrolita Tierra volcánica Tezontle Se recomienda mezclar los sustratos para que las raíces tengan mejor retención de agua, filtración y buen drenaje, así se evita la compactación del suelo. ¿Qué sembrar? Te recomiendo empezar con hortalizas o plantas medicinales (hierbas aromáticas), ya que son fáciles de cultivar y son más resistentes; el tiempo de crecimiento y maduración para cosechar los alimentos es corto. Entre las hortalizas están espinacas, acelgas, lechuga, arúgula, cilantro, entre otras. Las plantas medicinales como romero, ruda, epazote, tomillo, menta, hierbabuena, albahaca, hoja santa, hinojo, lavanda, cedrón, cebollín, toronjil, entre muchas otras que podrás utilizar para la elaboración de tus platillos, imprimiendo sabores de temporada y fortaleciendo tu organismo. Puedes continuar con cultivos sencillos como rábanos y betabeles. Calendario de siembra Es indispensable la planeación para el éxito de tu huerto, así que un calendario de siembra permite saber cuál es el momento ideal para plantar especies como frutas, verduras, hortalizas y flores. En junio, julio y agosto es cuando se siembra maíz, calabaza, alcachofas, coliflor, brócoli, fresas, entre otras.  Te recomiendo empezar con semillas orgánicas –criollas de preferencia–, o plantas de proveedores que no hayan usado químicos para su cultivo.  Importancia del huerto en casa agroecológico En esta época de pandemia, descubrimos el valor de cocinar y de cultivar de forma natural los alimentos que llevamos a la mesa. Hemos disfrutado los sabores de ingredientes de temporada cultivados de una forma limpia y responsable, prefiriendo lo orgánico o agro ecológico, dejando de lado productos químicos, que tanto han erosionado nuestra Tierra y nuestro sistema digestivo. Es hora de conectar con los alimentos que consumimos, sembrar y cultivar con una guía, descubriendo de dónde vienen, los cuidados y tiempo que requiere una col o repollo, una zanahoria, las espinacas, el ajo, los chiles o un jitomate, antes de ser cosechados.  Uno de los privilegios que nos regala la tierra es el sabor de los ingredientes cosechados en tu propio huerto agroecológico. Imagina cada semana planear tu menú de acuerdo con la cosecha de temporada. Aquí una receta fácil, nutritiva y deliciosa para una botana de kale o col rizada. El kale o col rizada es una planta de la familia de la Brassica oleracea, tiene hojas carnosas de color verde. A esta familia también pertenecen la coliflor, la col, el repollo, el brócoli y las coles de Bruselas. Se cultiva en cualquier tipo de huerto, incluidos los urbanos. El kale alcanza los 40 centímetros de altura y su recolección es sencilla. Sus hojas crecen rodeando el tronco y se cosecha hoja por hoja. Es una planta que necesita frío y humedad, y no soporta altas temperaturas ni sequías. Se cosecha entre noviembre y marzo, cuando mejor sabor tiene debido a que hace frío.  Chips de Kale Prepara esta botana para comer entre comidas, es muy saludable y está confeccionada con un súper food. Ingredientes: 2 manojos de kale o berza Sal al gusto   Aceite de oliva al gusto   Preparación: Lava el kale (es importante dejar secar muy bien). Con muy poco aceite, frota las hojas. Si le pones demasiado quedarán aguadas. Agrega sal. En una charola para horno, coloca las hojas de kale untadas con aceite a modo que no se empalme una con otra. Hornea aproximadamente 10 minutos a 175 °C. Retira del horno una vez que estén crujientes. Ten cuidado de que no se tornen color café porque amargan. Sirve como botana.
El tamarindo, conocido como Tamarindus indica L., es un fruto con un sabor ácido que nos encanta a todos. Es tan popular en México que lo utilizamos para preparar aguas frescas, dulces picosos y otros platillos y botanas. Además de ser el ingrediente perfecto para bebidas, botanas y dulces, el tamarindo tiene múltiples beneficios para nuestra salud. Si tienes antojo de un agua de tamarindo, aquí te decimos por qué es una buena idea consumirla y para qué sirve el tamarindo, ¡te sorprenderás!¿Qué es el tamarindo?De acuerdo con los expertos, el tamarindo es una leguminosa originaria de África, aunque también se produce en países como México, India, Pakistán, Tailandia, Costa Rica, entre otros. Se caracteriza por un sabor ácido y dulce que les fascina a todos los que la prueban. Este delicioso fruto llegó a nuestro país durante la colonización española. Su cultivo se expandió por todas las zonas tropicales del país, hasta convertirse en un ingrediente esencial dentro de la gastronomía mexicana. También puedes leer: Los increíbles beneficios del aloe vera para la pielTamarindo: vitaminas y mineralesEl tamarindo es rico en nutrientes, vitaminas y minerales, por lo que es la opción ideal para preparar tés, aguas frescas y otros platillos. El tamarindo contiene cantidades importantes de:CalcioCobreFósforoHierroMagnesioPotasioVitamina B1Vitamina B2Vitamina B3Usos medicinales del tamarindoDesde hace cientos de años, el tamarindo ha sido un ingrediente esencial dentro de la medicina tradicional. Por ejemplo, el té de tamarindo se ha usado para tratar el estreñimiento, la diarrea, la calentura y hasta la malaria. Por otro lado, la corteza del árbol y las hojas también se usan para acelerar el proceso de cicatrización. Según la Secretaría de Agricultura, esta leguminosa también tiene propiedades laxantes, diuréticas, astringentes, antipiréticas y antisépticas. También se utiliza en la elaboración de remedios caseros para tratar enfermedades del hígado, asma, intoxicación alcohólica, problemas digestivos, hipertensión, dolor de cabeza, resfriados, tos, quemaduras de azotadores, hemorroides, vómito, ictericia, llagas, inflamación y hemorragias. En el caso de la medicina occidental, los científicos han encontrado que el tamarindo es rico en polifenoles, una sustancia rica en antioxidantes y con propiedades antiinflamatorias. Gracias a su eficacia, esta sustancia tiene beneficios para el corazón, el cáncer y la diabetes. Como puedes ver, las propiedades medicinales del tamarindo son muchas. También puedes leer: Conoce todos los beneficios que el té de jamaica tiene para tiLos beneficios del tamarindoDiferentes estudios científicos han demostrado que este fruto tropical tiene muchos beneficios para la salud, por lo que te recomendamos incluirlo en tu dieta lo más pronto posible, no te arrepentirás.Tamarindo contra la hipertensiónDebido a que el tamarindo contiene grandes cantidades de magnesio, se convierte en una buena opción para controlar la hipertensión y, por si fuera poco, también es benéfico para los diabéticos.Reduce el riesgo de padecer cáncerSegún los científicos, todos debemos consumir una cantidad importante de antioxidantes al día, ya que esta sustancia nos ayuda a disminuir los efectos negativos de los radicales libres, lo que se traduce en menores probabilidades de padecer cáncer. Por lo tanto, ya que el tamarindo es rico en antioxidantes, te recomendamos disfrutar de frescos tés y aguas frescas, pero recuerda que no debes agregar mucha azúcar.También puedes leer: Los increíbles beneficios del té de jengibreTamarindo para un cerebro saludableAdemás de ayudar a controlar la presión arterial y de ser un gran antioxidante, el tamarindo también es perfecto para el cerebro, pues este fruto es rico en vitaminas B, la cual es necesaria para el buen funcionamiento del cerebro y el sistema nervioso.Huesos fuertesGracias a que el tamarindo es rico en magnesio y hierro, se convierte en un alimento perfecto para cuidar tus huesos, sin embargo, también deberás consumir vitamina D.Propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianasDe acuerdo con una investigación científica, el extracto de tamarindo contiene sustancias naturales que combatan a los microbios. Por otro lado, otros estudios han señalado que el fruto tropical podría tener propiedades antifúngicas, antivirales y antibacterianas.
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
Sabemos que tu cabello es muy importante para ti, por lo tanto, es esencial que lo laves con productos de gran calidad, sin embargo, no es necesario que gastes una fortuna en productos especializados, ya que tú puedes hacer shampoo natural desde casa. En kiwilimón te decimos cómo y te recomendamos los mejores ingredientes naturales para mantener tu cabello sedoso y limpio. Shampoos naturales para hacer en casa Si quieres olvidarte de los químicos para siempre y quieres hacer tu propio shampoo orgánico, aquí te damos las mejores recetas. Notarás la diferencia en tu melena de inmediato.También puedes leer: 5 remedios caseros para hacer crecer el cabelloShampoo natural Este shampoo natural es apto para todo tipo de cabello y es muy fácil de preparar en casa. Ingredientes: ½ taza de jabón de Castilla ½ taza de agua ½ cucharadita de aceite de canolaInstrucciones:Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una mezcla homogénea. Coloca la mezcla en una botella y lava tu cabello como de costumbre.Shampoo de aloe vera El aloe vera es una de las mejores opciones a la hora de hacer shampoo orgánico es casa, gracias a todos los beneficios que tiene esta planta. Si tu cabello está seco y muy delgado, esta es tu mejor opción, ya que este ingrediente te ayudará a balancear tu pH y a disminuir la caída del cabello, mientras también desaparece la irritación. Ingredientes:1/3 de taza de aloe vera ½ taza de agua ½ taza de jabón de Castilla 4 cucharadas de aceite de almendraInstrucciones:Mezcla todos los ingredientes y coloca en una botella.Lava tu cabello como de costumbre.También puedes leer: Mascarilla de avena casera para cabello grasosoShampoo casero para la caspa Gracias a que el té verde ayuda a acabar con la caspa, este shampoo natural es una excelente opción si padeces de este molesto problema. Por si fuera poco, la miel también le dará sedosidad y brillo a tu cabellera. Ingredientes:½ taza de té verde 2 cucharadas de aceite de miel ¼ de taza de jabón de Castilla 1 cucharadita de aceite de oliva 1 cucharadita de aloe vera 5 gotas de aceite de mentaInstrucciones: Pon agua a hervir y añade el té verde. Una vez que esté listo, ponlo a enfriar. Mezcla el té con los demás ingredientes. Transfiere la mezcla a una botella y usa como de costumbre. Shampoo de aceite de oliva Si quieres lucir un cabello brillante y muy sedoso, entonces prueba esta shampoo natural con un toque de aceite de oliva. Ingredientes:¼ de taza de aceite de oliva ½ taza de agua 1 taza de jabón de CastillaInstrucciones:Vierte todos los ingredientes en un bowl limpio y seco. Mezcla hasta integrar muy bien todos los ingredientes. Coloca la mezcla líquida en una botella y lava tu cabellera. Shampoo natural con vinagre de manzana ¿Quieres que tu cabello esté libre de caspa, grasa y además luzca espectacular? Tenemos buenas noticias, pues seguramente tienes la mayoría de los ingredientes que necesitas para este shampoo en casa. Ingredientes:2 cucharadas de bicarbonato de sodio ¼ de taza de agua 1 taza de vinagre de manzana 2 tazas de aguaInstrucciones:Mezcla el bicarbonato con el agua, aplica en el cabello y frota con tus dedos. Deja reposar por un par de minutos y enjuaga. Mezcla el vinagre con las 2 tazas de agua. Aplica la mezcla sobre tu cabello y deja reposar por un par de minutos. Enjuaga con abundante agua. Shampoo orgánico con manzanilla Si últimamente tu cuero cabelludo está rojizo o irritado, este shampoo te vendría muy bien, gracias al efecto calmante de la manzanilla. Ingredientes:1 taza de agua 6 bolsas de té de manzanilla ½ cucharadita de aceite de coco 1 taza de jabón de CastillaInstrucciones:Pon el agua a hervir, coloca las bolsas de té dentro de la olla y dejar reposar por 15 minutos. Retira las bolsas de té y añade el resto de los ingredientes. Mezcla todo muy bien. Vierte la mezcla en una botella y lava tu cabello.También puedes leer: 3 remedios caseros para evitar el frizz del cabello
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD