Padres sanos, niños sanos
De Kiwilimón para ti

Padres sanos, niños sanos

Por Shadia Asencio - Julio 2020
Echando a perder se aprende. Pero ¿será que podemos aprender a ser sanos antes de echar a perder nuestro cuerpo o el de nuestros hijos? Como amar, aprender un idioma o usar picante hasta en la sopa, los hábitos que los niños observan en sus padres son reproducidos como espejo. De la misma forma, un niño que desde pequeño observa a sus papás comer vegetales, tarde o temprano hará de esa rutina una ley.

La comida es, a todas luces, bendición. Mal usada es veneno. Su misión es cuidar cada parte del cuerpo y procurar su funcionamiento. Aún así es difícil no obsesionarse con el sonido de la fritanga cociéndose en el aceite, difícil que no nos provoque un panqué en el horno, difícil no quejarse de lo sano cuando no es un hábito. Pero aquí la buena noticia: ser un padre sano no cuesta trabajo cuando se hace por amor propio, por amor a los hijos. Además, visto por el lado goloso, comer saludablemente nos regala un comodín para ser usado sin culpa algún día de la semana. Ese es un buen balance. ¿Nos echamos ese panqué de plátano o esos antojitos el domingo?

Como muchos de ustedes, también pertenezco a esa generación que creció viendo comerciales infantiles no regulados en la tele. Ya saben, los maguitos, los payasos y las panteras que nos decían que los dulces nos daban súper poderes. Recuerdo que siempre que iba a casa de mis amigas –ciertamente, con alacenas más coloridas y seductoras– me daban envidia sus postres y, sobre todo, sus padres. Los míos eran raritos. Eran sanos. Hoy sinceramente se los agradezco. No es casualidad que México sea el primer lugar en obesidad infantil y el segundo lugar en obesidad en adultos. Y no, los niños no tienen la culpa.

En los años ochenta y noventa estaban de moda los añadidos, los conservadores y los colorantes artificiales. Entre más rápido se preparaba algo, mejor. A algunos alimentos reales incluso se los satanizó públicamente hasta que, con el paso de los años, nos enteramos de que el huevo no era esa máquina productora de colesterol y que los carbs y las grasas no eran del todo malos. Al contrario, según me cuenta la Nutrióloga Clínica especializada en diabetes, Jennifer Asencio, necesitamos los carbohidratos para funcionar y pensar. Claro, ella habla de los carbs complejos, no de los que vienen incluidos en la torta de tamal –que, si la amamos, será el motivo por el que valga la pena cuidarse previamente– . Balance, ¿recuerdan?

La doctora Asencio afirma que “la glucosa aporta energía al cuerpo, es decir, es el “combustible “. El cerebro, hígado y nuestros músculos funcionan gracias a ella. La glucosa constituye la única fuente de energía del sistema nervioso y de las células sanguíneas, por lo que una persona sana debe ingerir carbohidratos complejos, como granos, arroz, panes integrales y cereales todos los días pero de forma consciente, en un plato balanceado”. No aplica igual en personas con diabetes.

Según la American Academy of Pediatrics, antes de los dos años es cuando se forman los hábitos alimenticios de nuestros hijos así que, sobre todo en este tiempo, debe tomarse decisiones nutricionales inteligentes. Un padre sano evitaría para él mismo y para sus hijos azúcares simples como dulces, caramelos, gomitas o pan dulce y los consumiría sólo en ocasiones especiales, en un sábado por la mañana o un día de toda la semana, sin atracones. Elegiría mejores productos, con etiquetas más limpias –esas en las que pueda pronunciar la mayoría de los componentes–. Aprendería a leer la información nutrimental para distinguir en ella los otros nombres del azúcar (edulcorante, sorbitol, dextrosa, etcétera). Haría un consumo responsable.

Sólo con mejores decisiones alimenticias podemos tener hijos con mejores posibilidades de vida. Dejar de ver lo “sano” como un estigma y mejor verlo como lo que es: nuestra mejor herencia, la única vía para vivir más y vivir mejor. ¿Me acompañan? Lo podemos hacer juntos.


Ensalada de nopal con frijoles

Salmón a la parrila con salsa de aguacate

Salmón al pibil

Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Pasillo de Humo, el KiwiFav de la semana
Pasillo de Humo es un pequeño rincón de Oaxaca en la Ciudad de México, además, es el lugar perfecto para adentrarse en la gastronomía oaxaqueña con sus deliciosas tlayudas, moles y cócteles. La legendaria Celia Florián, una de las cocineras tradicionales más importantes y galardonas de nuestro país y la mente maestra detrás del restaurante Las Quince Letras en Oaxaca, junto con su hijo Alam Méndez, quien llevó la comida oaxaqueña a Washington, fueron los encargados de traernos la auténtica cocina oaxaqueña a la Ciudad de México. Los platillos que podrás encontrar en Pasillo de Humo son una versión contemporánea de la comida oaxaqueña, pero siempre con el sabor que caracteriza esta tradición culinaria. A través de sus recetas, Celia y Alam se han dado a la tarea de demostrarle al mundo que la comida tradicional oaxaqueña es tan compleja y esplendorosa como cualquier otra. Para comenzar tu viaje a través de la tradición culinaria de Oaxaca, te recomiendo los molotes istmeños de plátano macho con mole rojo, son el balance perfecto entre dulce y picoso, un digno representante de la comida oaxaqueña. Para el plato fuerte, puedes probar la crujiente y deliciosa tlayuda de chorizo y chapulines, el aromático mole rojo, la decadente panceta de cerdo con mole manchamanteles o el mole amarillo de res. Cada uno de estos postres te enamorarán de la gastronomía oaxaqueña bocado a bocado. Pasillo de Humo también ofrece una increíble selección de cócteles y los mejores mezcales. Te recomiendo el cóctel con chepiche, mezcal, pepino y limón. Aunque también puedes pedir el tradicional chocolate oaxaqueño. Para el postre, te sugiero probar el clásico tamal de chocolate. Si visitas este pedacito de Oaxaca a la hora de desayuno, no te puedes perder el pan dulce y el chocolate caliente. Luego puedes pedir la cazuela con huevo estrellado, hoja santa, quesillo y chapulines.
Platillos latinoamericanos que han conquistado los Estados Unidos
Sin lugar a dudas, uno de los encantos de Latinoamérica es su inmensa riqueza gastronómica, pues la región se destaca por tener una gran variedad de preparaciones ancestrales, múltiples recetas memorables y un sinfín de platillos tradicionales que son motivo de orgullo para todos los latinoamericanos. Hoy en día, existen más de una docena de platillos latinoamericanos que se encuentran firmemente arraigados en la culinaria internacional, pero hoy nos limitaremos a explorar aquellos platillos que han conquistado los Estados Unidos.TacosLos tacos son uno de los platillos más famosos de México y actualmente es uno de los platillos latinoamericanos más consumidos en los Estados Unidos, ya sean como hardshell tacos, su versión Tex-Mex, o los soft tacos, que son los tacos por excelencia. Respecto a variedades de tacos, los tacos al pastor se llevan la corona, seguidos de los tacos de birria, los tacos de camarón y los tacos de pescado.ArepasLas arepas son para los colombianos lo que las tortillas son para los mexicanos y también es una especialidad latinoamericana muy popular en el país norteamericano. La arepa de huevo es la reina de las arepas, seguida de la arepa de queso y la arepa paisa de acuerdo con las preferencias de nuestros vecinos del norte.CevicheNo es de sorprender que el ceviche sea una preparación clásica de mariscos a lo largo y ancho de América Latina, pero en Perú, la cuna del ceviche, es orgullosamente considerado el platillo nacional. El ceviche mixto, el ceviche de pulpo y el ceviche de conchas negras son las variantes más populares de este delicioso platillo en los Estados Unidos.PupusasLas pupusas son un favorito de la cocina salvadoreña que ha conquistado Estados Unidos. Las variedades más populares en el país norteamericano son las pupusas revuletas, seguidas de las pupusas de frijoles y las pupusas de queso.Flan Ligero, cremoso y muy delicioso, el flan es uno de los postres más populares en los Estados Unidos, siendo el flan napolitano, el flan de queso y el flan de dulce de leche las variedades de flan más ovacionadas entre los estadounidenses. Pastel de tres lechesHúmedo, esponjoso y muy delicioso, el pastel de tres leches es uno de los pasteles más populares en México y su inigualable textura y rico sabor no tardó en traspasar fronteras para convertirse en un favorito en los Estados Unidos. Sin duda alguna el pastel de tres leches se lleva la corona, pero el pastel cuatro leches y el pastel cinco leches también son variantes sumamente aplaudidas.
7 ingredientes naturales para deshacerse de la grasa y cochambre en la cocina
En kiwilimón sabemos que mantener tu cocina limpia es muy importante para ti, pues la higiene del hogar es esencial para mantener una buena salud. En el caso de la cocina, la limpieza es obligatoria, pues ahí cocinamos los alimentos que consumimos todos los días. Sin embargo, no es necesario gastar una fortuna en productos de limpieza o pasar horas limpiando para tener una cocina sin rastro de cochambre, ¡aquí te decimos cómo!Los mejores ingredientes para remover el cochambreEl cochambre es una sustancia pegajosa o grasosa que forma una capa sobre los muebles de la cocina, el refrigerador, el microondas, la estufa y todos los demás electrodomésticos. Si hay cochambre y grasa en tu cocina, no te preocupes, aquí te decimos como deshacerte de él en un dos por tres con ingredientes naturales, los cuales seguramente ya tienes en tu alacena.Vinagre blancoComo bien sabes, el vinagre blanco es una excelente opción para limpiar todos los rincones de tu casa, desde la cocina hasta el baño, pasando por ventanas y pisos.En el caso del cochambre, el vinagre se convertirá en un gran aliado, pues te ayudará a remover la grasa rápidamente. Para limpiar tu cocina con este ingrediente, puedes hacer una mezcla de vinagre blanco con cáscara de limón o naranja, deja reposar por varios días y coloca el líquido en un atomizador. Posteriormente, rocía un poco sobre el cochambre y deja reposar por un par de minutos, luego limpia la superficie con un trapo limpio y húmedo.Jugo de limónSi estás harto de las manchas de cochambre y grasa por toda la cocina, tenemos buenas noticias: tienes la solución en tu refrigerador. Solo necesitas exprimir varios limones, colocar el líquido en un atomizador y aplicar directamente sobre la mancha. Deja reposar unos minutos y después limpia con un trapo húmedo. ¡Decirle adiós al cochambre nunca había sido tan fácil!Bicarbonato de sodioEste ingrediente sirve para preparar postres, sin embargo, también tienes múltiples usos a la hora de limpiar el hogar. Para remover la grasa y mugre más pegada, mezcla un poco de carbonato con jugo de limón para remover el cochambre más pegado.También puedes leer: ¿Cómo limpiar tu horno usando bicarbonato de sodio?Sal¡Seguramente nunca habías utilizado sal para quitar mugre y cochambre! Si quieres que tu cocina se vea impecable, te recomendamos usar colocar un poco de sal sobre las manchas de grasa y cochambre, pues este ingrediente absorberá la grasa.Ahora, si el cochambre está muy pegado, puedes mezclar 3 cucharadas de sal con una cucharada de alcohol, revolver y untar la mezcla sobre el cochambre. Deja reposar por unos 10 minutos y luego limpia la superficie con un trapo limpio y húmedo.También puedes combinar un poco de sal con bicarbonato de sodio y jabón para trastes para crear un poderoso limpiador y desengrasante que te hará olvidarte del molesto cochambre para siempre.Agua calienteEl agua caliente siempre es una gran opción a la hora de limpiar utensilios, pero también es de mucha ayuda cuando se trata de remover cochambre y grasa. Prepara una mezcla de agua caliente, jabón para trastes y jugo de limón para remover las manchas más difíciles. ¡Tu cocina quedará rechinando de limpia!Fécula de MaízLa maicena es otra gran alternativa para quitar la mugre más pegada. SI tienes manchas de grasa o cochambre en la cocina, solo tienes que revolver una cantidad generosa de fécula de maíz con agua, después aplica la mezcla sobre la suciedad y talla muy bien con un trapo húmedo, todo quedará como nuevo.Agua de arrozAunque no lo creas, el agua de la cocción del arroz es muy eficaz para remover manchas de aceite, grasa y cochambre. Una vez que tengas el agua de arroz, coloca un poco sobre la grasa o el cochambre, deja reposar por 10 minutos, limpia la superficie con un trapo y deja secar.También puedes leer: Cómo limpiar tu lavadora usando ingredientes caserosLos mejores desengrasantes caseros para la cocinaSi quieres mantener tu cocina rechinando de limpia, entonces prepara estos limpiadores caseros, son muy prácticos y lo mejor de todo es que no contienen químicos.Desengrasante con carbonato y limónGracias a su eficacia para remover mugre, grasa, aceite y cochambre, este remedio natural es una gran opción para que tu cocina luzca como nueva. Ingredientes:Bicarbonato de sodioAgua tibiaJugo de un limónAtomizadorInstruccionesPrepara la mezcla con una taza de carbonato, 2 tazas de agua tibia y el jugo de limón.Revuelve muy bien y coloca el líquido en un atomizador.Aplica la mezcla sobre los muebles de la cocina, el refrigerador, la estufa, el horno, el fregadero o el microondas.Deja reposar por 5 minutos y remueve el cochambre usando una esponja.Limpia con un trapo y deja secar.Desengrasante con vinagreNo hay nada mejor para deshacerte del cochambre que el vinagre blanco. Para este fácil y práctico remedio casero, solo tienes necesitas dos ingredientes. Ingredientes:Vinagre blancoAgua tibiaInstruccionesMezcla una taza de vinagre con una taza de agua tibia.Vierte la mezcla en un atomizador.Rocía el líquido sobre las manchas de grasa y cochambre.Deja reposar por 10 minutos y limpia con un trapo húmedo.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD