¿Para qué sirve la dieta macrobiótica?
De Kiwilimón para ti

¿Para qué sirve la dieta macrobiótica?

Por Shadia Asencio - Mayo 2021
Sería injusto reducir como dieta a lo macrobiótico. Tal como fue concebida, esta filosofía parte de un principio: la conciencia de que lo que nos alimenta puede prolongar la vida, pues según George Ohsawa, el teórico fundador, los alimentos influyen en la salud física, mental, emocional y espiritual.

La filosofía macrobiótica camina de la mano con las leyes de vida. “Está basada en lo cero tóxico: tanto en alimentos como en productos de uso personal y del hogar”, apunta Gina Rangel. 

La médula teórica pasa por reconocer el todo en los alimentos: el ying (energía fría) y el yang (energía caliente) presentes en cada ingrediente. Para lo macrobiótico la armonía se localiza justo al centro de ambas energías. Que no te sorprenda, entonces, que el plato macrobiótico sea campo minado. La base de la alimentación son los cereales, las leguminosas, las frutas y las verduras, pero la lista de restricciones es larga.

Para ellos, todo alimento alejado de la constitución de la sangre tardará más tiempo en digerirse. Lo vital es que la proporción alimenticia tenga cinco ying por un yang. De ahí que haya demasiados alimentos que se queden fuera al considerarlos demasiado ying o demasiado yang. Por ejemplo, “están prohibidos los tubérculos, los pimientos, el jitomate, el café, el alcohol, los alimentos procesados y empacados (como cereales, galletas, panes blancos, los refrescos, los productos endulzados, la vainilla, las frutas tropicales como el mango, la piña, la papaya y la sandía, los sazonadores y los picantes”, confirma Gina Rangel.

El ying y el yang no sólo está en los ingredientes, sino también en las preparaciones. Por un lado, está la fermentación y maceración que elimina yang, mientras que salar y cocer los alimentos elimina el exceso de ying. Los preceptos generales de esta dieta pasan por comer y beber sólo cuando se tiene hambre, haciéndolo en plena conciencia. Los alimentos deben provenir de un radio lo más próximo posible y deben ser de temporada para asegurar máxima calidad. Asimismo, deben estar mínimamente manipulados y procesados, y deben masticarse lo suficiente para que el proceso de digestión sea afable con el organismo. 

El pescado y los lácteos se pueden consumir una vez por mes o cuando el cuerpo así lo requiera; el huevo, una vez cada diez días. Se debe moderar el consumo de moras y frutos secos, semillas y nueces, pepino, apio y lechugas. Adicionalmente, “los utensilios que se utilizan para la preparación de alimentos deben estar libres de teflón; deben ser de maderas naturales, de cerámica o de acero inoxidable; eliminar plásticos y sustituirlos por vidrio o acero inoxidable”, complementa Gina.

Te preguntarás qué es lo que queda en el plato macrobiótico. Las proporciones van del cincuenta porciento de granos integrales, treinta por ciento de frutas y vegetales y veinte por ciento de leguminosas y algas. Como esta filosofía alimentaria comenzó en Japón, las algas están incluidas. Las algas marinas son un alimento altísimo en vitaminas y minerales, por lo que si estás pensando en llevar una dieta macrobiótica, lo recomendable es no saltártelas. El resultado es una dieta compuesta mayormente por proteína vegetal formulada a través de la interacción de granos y leguminosas. 

“Es una dieta tan limpia y basada en ingredientes tan naturales que vas a gozar de buena salud. Con ella, dejas las toxinas prácticamente fuera de tu vida. La desventaja de la dieta macrobiótica es que puedes llegar a tener ciertas deficiencias en el cuerpo al no tener casi proteínas de origen animal. Cuida tu índice de masa muscular, el consumo de vitamina B12 y la vitamina D”, concluye Gina.

Como en todo, lo recomendable es confiarle tu salud a un experto y comprobar si esta dieta es la óptima para ti. Si te dieron ganas de comenzar con un probadita de la dieta macrobiótica, aquí te incluyo una de mis recetas favoritas.

Tortitas de garbanzo y verduras 

2 tazas de zanahorias ralladas
2 tazas de calabacitas ralladas y escurridas
2 tazas de harina de garbanzo
2 huevos
Sal marina
Ralladura de limón
Ralladura de jengibre
4 cucharaditas de aceite de aguacate

En un bowl incorpora todos los ingredientes hasta lograr una masa. Forma con ella unas tortitas de unos 8 centímetros y lleva a congelar por al menos 1 hora. Calienta el aceite de aguacate y dora las tortitas por ambos lados. Acompaña con arroz integral y sopa miso.
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Raquel Mar
06/06/2021 13:43:27
Me gustaría aprender ha hacer está dieta.
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La hipertensión es una enfermedad que causa una presión arterial elevada, lo que resulta en serios problemas de salud, tales como enfermedades del corazón, derrames cerebrales, enfermedades oculares e insuficiencia renal, entre otros. Sin embargo, es posible llevar una vida sana si le das un giro a tus hábitos, aquí te decimos cómo. 1. Reduce el exceso de peso y cuida la cinturaBajar de peso es uno de los cambios en el estilo de vida más eficaces para controlar la presión arterial. Si eres una persona con sobrepeso u obesidad, bajar incluso una pequeña cantidad de peso puede ayudar a reducir tu presión arterial. Además de perder kilos, en general también debes controlarte el diámetro de la cintura. Tener mucho peso alrededor de la cintura puede hacer que corras un mayor riesgo de padecer presión arterial alta.Los hombres corren riesgo si la medida de la cintura es superior a 40 pulgadas (102 centímetros).Las mujeres corren riesgo si la medida de la cintura es superior a 35 pulgadas (88 centímetros).2. Disminuye el consumo de sodioEn general, se recomienda limitar el sodio a 2300 miligramos (mg) por día o menos, pero un consumo más bajo de sodio (1500 mg por día, o menos) es ideal para la mayoría de los adultos. Para reducir la cantidad de sodio de tu alimentación, considera los siguientes consejos:Lee las etiquetas de los alimentos. De ser posible, elige alternativas con bajo contenido de sodio de los alimentos y las bebidas que normalmente compras.Consume menor cantidad de alimentos procesados. Solo una pequeña cantidad de sodio se encuentra presente de manera natural en los alimentos. La mayoría del sodio se agrega durante el procesamiento.No agregues sal a tus platillos. Una cucharadita rasa de sal contiene 2300 mg de sodio. Usa hierbas o especias para agregar sabor a tus alimentos.Avanza gradualmente. Si consideras que no puedes reducir drástica y súbitamente la cantidad de sodio de tu alimentación, redúcela progresivamente. Tu paladar se adaptará con el tiempo.3. Implementa el ayuno en tu día a díaEsto ayuda a disminuir los triglicéridos, el colesterol, baja niveles de ácido úrico, hígado graso y síndrome metabólico. Por otro lado, promueve la disminución de inflamación, de glucosa, la presión arterial y promueve la pérdida de peso.4. Disminuye el consumo de carbohidratosAumenta el consumo de fibra y la proteína de buen origen o magra, acompaña tus comidas con grasas saludables. Limita tus carbohidratos a 50 gramos, aunque está cantidad depende de cada paciente.5. Limita la cantidad de alcohol que bebesLos expertos señalan que ingerir bebidas alcohólicas aumenta la presión arterial, pero entre más alcohol bebas, tu presión se elevará por más tiempo, lo que puede tener efectos negativos en tu salud a largo plazo.6. Deja de fumarCada cigarrillo que fumas reduce tu presión arterial durante varios minutos después de terminarlo. Dejar de fumar ayuda a que la presión arterial vuelva a la normalidad. Recuerda que dejar este hábito puede reducir el riesgo de una enfermedad cardíaca y mejorar tu salud en general.7. Evita el consumo de cafeínaDebido a que la cafeína causa un súbito aumento en la presión arterial, se recomienda evitar su consumo si padeces de hipertensión.8. Reduce tus niveles de estrésTrata de evitar los factores desencadenantes del estrés cuando te sea posible.Dedica tiempo a relajarte y a realizar actividades que disfrutes. Tómate tiempo todos los días para sentarte con tranquilidad y respirar hondo.Agradece. Expresar gratitud a otras personas, ya que esto puede ayudarte a reducir el estrés.9. Realiza ejercicio y actividad físicaLos expertos indican que hacer algún deporte o actividad física es indispensable para una vida saludable, pues el estilo de vida sedentario causa hipertensión. Si ya padeces de esta enfermedad, hacer ejercicio de manera regular te ayudará a controlar tu presión arterial.10. Aprende a cuidarte con kiwilimónEn kiwilimón nos preocupamos por tu salud, por eso tenemos dos actividades para promover un estilo de vida saludable para aquellas personas que presentan una presión arterial elevada. Si quieres aprender a cocinar platillos nutritivos, deliciosos y aptos para hipertensos, no te puedes perder esta clase con la chef Colibrí, en donde prepararemos pescado empapelado al limón. La clase en vivo se llevará a cabo el lunes 22 de noviembre a las 18 horas, a través de nuestro canal de Instagram. Por otro lado, el lunes 29 de noviembre podrás unirte a un conversatorio sobre cómo cuidarte si tienes hipertensión, de la mano de Shadia Asencio, la Directora Editorial de kiwilimón, y la nutrióloga Jennifer Asencio. La cita es en el Instagram oficial de kiwilimón, a las 18 horas.
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
El amaranto es un alimento ancestral que se ha consumido en el territorio nacional desde hace miles de años. Hoy en día, es común utilizarlo para preparar las famosas alegrías, así como granola, cereales, obleas, bebidas y muchos otros platillos. De acuerdo con información publicada por el gobierno federal, el amaranto es uno de los cultivos más antiguos de toda Mesoamérica, el cual fue domesticado hace más de 4,000 años. Sus increíbles beneficios han alcanzado gran fama gracias al Dr. Rodolfo Neri, el primer astronauta mexicano, quien incorporó este pseudocereal a la dieta de este gremio, pues es de fácil digestión y contiene muchas vitaminas y minerales. A continuación te contamos más sobre que aporta el amaranto a tu salud.¿El amaranto contiene vitaminas y minerales?Según la Secretaría de Agricultura, el amaranto no es propiamente un cereal, es más bien un pseudocereal, sin embargo, esto no significa que tenga menos propiedades o beneficios que los cereales, al contrario, es rico en: Vitamina AVitamina B, B1, B2 y B3Vitamina CÁcido FólicoCalcioHierroFósforoNiacinaGracias a que contiene todas estas vitaminas y minerales, el amaranto se considera uno de los mejores alimentos. Tan es así, que los expertos indican que el amaranto tiene más proteína que el maíz, arroz y trigo. Es por esto que es una excelente opción para la hora del desayuno, pues tendrás energía por un largo tiempo. También puedes leer: 7 recetas de bebidas y platillos con amaranto deliciosos y saludablesPor otro lado, de acuerdo con información publicada por la Universidad Nacional Autónoma de México, el amaranto es contiene los 9 aminoácidos esenciales para el cuerpo humano: histidina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.Beneficios de comer amarantoAdemás de ser ricos en proteína, vitaminas y minerales, el amaranto también tiene muchos beneficios para la salud. Los expertos indican que, durante la digestión, el amaranto obtiene propiedades nutraceúticas, lo que significa que ayuda a prevenir enfermedades tan temidas como la diabetes. Por si fuera poco, este superfood también ayuda a regular la presión arterial, mientras que la Dra. Cristina Mapes Sánchez, curadora de la colección etnobotánica del Jardín Botánico de la UNAM, señala que el amaranto también contiene casi la misma cantidad de hierro, calcio y proteína que la espinaca.Amaranto contra el colesterolAdemás de su rico sabor y versatilidad, el amaranto tiene increíbles beneficios para tu salud. Hoy en día, muchas personas sufren de altos niveles de colesterol debido a una dieta poca sana. Según varios estudios realizados en animales, este superfood mexicano podría ser benéfico para reducir los niveles de colesterol. Estas investigaciones científicas han indicado que el amaranto ayuda a bajar los niveles de colesterol malo, mientras que incrementa los niveles de colesterol bueno. Cabe mencionar que deben efectuarse más estudios para confirmar estos beneficios en humanos. También puedes leer: 10 beneficios de la harina de amaranto que quizás no conocías¿El amaranto ayuda a bajar de peso?El amaranto no solo es rico en nutrientes y proteína, también podría ayudarte a bajar de peso, pues según los expertos, es un alimento rico en fibra y proteína. Asimismo, al ingerir amaranto, este disminuye los niveles de grelina, la hormona responsable de la sensación de hambre. Recuerda que el amaranto también te hará sentir satisfecho por más tiempo, lo que evitará que consumas comida chatarra.Un superfood mexicano rico en antioxidantesEste superfood es tu mejor opción para mantenerte saludable, pues contiene antioxidantes, los cuales son esenciales para combatir los efectos de los radicales libres. Recuerda que estos pueden causar enfermedades como el cáncer, ya que dañan las células. En un estudio realizado en animales, los expertos encontraron que el amaranto incrementa la actividad de los antioxidantes. Y aunque aún deben llevarse a cabo más investigaciones, no cabe duda de que el amaranto es tu mejor opción para cualquier hora del día. También puedes leer: 6 increíbles beneficios de la chía que debes aprovechar yaRecetas con amarantoEstas recetas con amaranto son tu mejor opción para cualquier día de la semana, no te las puedes perder. Licuado de Fresa, Plátano y AmarantoAmaranto con Chocolate y FrambuesasAlegrías de AmarantoGorditas de AmarantoPay de Chocolate y Caramelo con AmarantoEnsalada de Pollo con AmarantoPan de Elote con AmarantoCapirotada con AmarantoTiras de Pollo con Amaranto y Dip de HabaneroPizza con Costra de AmarantoBarritas de Pescado con AmarantoAtún en Costra de Amaranto con Salsa Cremosa de Chile
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD