¿Por qué celebramos a los muertos y les ponemos un altar?
De Kiwilimón para ti

¿Por qué celebramos a los muertos y les ponemos un altar?

Por Shadia Asencio - Octubre 2020
Flores de cempasúchil en vasitos de vidrio. Dos panes de muerto junto a restos de azúcar desperdigada. Una ollita, la más pequeña de la alacena, llena de mole al que ya se le hizo una capa de nata. Papel picado descolorido por las gotas de un caballito de tequila que se derramó. Hasta arriba, la foto del pariente fallecido observándolo todo: la abundancia o la escasez de la ofrenda, el faltante de huesito en el pan. Esta escena se repite cada año en el altar de muertos. Esta es una escena de tradición mestiza.

No sé si fue Coco, no sé si fue James Bond. Esta costumbre mitad prehispánica, mitad española, ha resurgido con fuerza en los rincones de las salas mexicanas. Fray Bernardino de Sahagún, en la Historia general de las cosas de la Nueva España, ya relataba que los aztecas eran dados a hacer festejos a los muertos. El altar recordaba el viaje de cuatro años que el difunto debía emprender, camino a Mictlán, el reino de los muertos. Como en casi todas las religiones y creencias, no había altar sin una ofrenda, y como en casi todo ofertorio, siempre había algo de comer.

Según me cuenta el licenciado José N. Iturriaga, historiador y escritor, había un ingrediente infaltable en los altares prehispánicos: los tamales envueltos en hojas de totomoxtle. También había agua para ayudar al alma del muerto a sortear el camino lleno de peligros. Luego, con la evangelización, las costumbres católicas como el rito a los santos y la fermentación del trigo se fueron mezclando con las costumbres locales.

El altar es mestizaje puro. Por ejemplo, están las flores endémicas como los cempasúchiles, los frijoles, el tequila –que, aunque tiene denominación de origen, no existiría sin la destilación, originaria de Asia–. El mole es un plato barroco, resultado del intercambio con África del Norte, España, el sudeste asiático... El pan de muerto es fruto del sincretismo del pan de ánimas que se hace en Segovia o de los huesos de santo, un postre de pasta de almendra español cuya presentación recuerda a los relicarios.

Así como el origen del altar es diverso, también lo es la celebración: “El 1 de noviembre, día de Todos los Santos, fue un día para celebrar a los santos que no tenían fecha y se instauró en el siglo séptimo; el Día de Muertos lo estableció el Papa Bonifacio IV en la Abadía de Cluny Odilón”, explica Iturriaga. Esto sucedió en el siglo X –claramente, mucho antes de la Conquista– con el objetivo de que los fieles hicieran oración por los muertos.

Para los que injurian contra el Halloween asumiendo que es una falsificación de nuestra fiesta, Iturriaga cuenta que la palabra viene de All hallow’s eve, que es otra forma de nombrar “todos los santos”. La celebración data de épocas medievales y fueron los irlandeses quienes la llevaron a América. Lo de los Frankenstein y los dráculas, eso sí ya es regalo de Estados Unidos –y, bueno, de Mary Shelly y de Bram Stoker–.

La simbología del altar es naturalmente mexicana. Una ofrenda que se respete debe tener todos sus componentes: agua, tierra, calaveritas de azúcar, flores, alimentos, vela y copal para guiar al muerto hasta el altar. Para Iturriaga tampoco debe faltar el alimento raíz que nos conecta con nuestros ancestros: el tamal. Los tamales son piezas individuales que se preservan bien y aguantan bien la intemperie –recordemos que muchos altares viven en los cementerios– y lejos de un simbolismo específico, provienen de “El grano madre que moldea una cultura. El alimento más icónico”.

Nuestra creencia es única: por un día en el año tenemos de regreso a casa a ese familiar que queremos tanto, a ese ser que admiramos mucho y que nos hace falta. Olvidamos el miedo que nos dan los fantasmas, en otros días menos festivos del año, para esperar que nuestro ser amado atraviese el cielo o el mundo paralelo para comer, beber y fumar. Eso sí, no cometan el error de olvidar los cerillos.

Para honrarlos, aquí comparto la sección en la que pusimos toda esa comida que les puede gustar.
Califica este artículo
Calificaciones (4)
Linda Marín Zapata
27/10/2020 09:43:31
Muy buen resume
Angela Urbano
27/10/2020 07:02:11
Soy Colombiana y siempre me ha encantado la cultura mexicana, las historias, los platos, los ingredientes... conocer el país es algo que se debe hacer..
ML C.S.
27/10/2020 03:42:48
Me encanta la cultura mexicana.
Rosie Sitko
26/10/2020 19:25:39
Realmente tenemos una cultura preciosa
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Morelia en Boca y la gastronomía sustentable
Morelia en Boca (MEB) lleva 11 años celebrándose y ya es mucho más que un festival de gastronomía y vino. En este 2021, se enfoca en los proyectos de gastronomía sustentable que no sólo tienen una responsabilidad ambiental, sino que también cuidan el origen de sus ingredientes, preservan procesos culturales e impulsan la economía local.Divido en dos etapas, “MEB en todo México” (23 de agosto al 26 de septiembre) y “Todo México en Michoacán” (5, 6 y 7 de noviembre), la primera estuvo dirigida a la promoción turística gastronómica de los diversos destinos invitados, mientras que la segunda cuenta con un programa cultural abierto a todo el público, además de eventos con cupo limitado que se realizarán al aire abierto, en jardines del nuevo Centro de Convenciones y Exposiciones de Michoacán y Experiencias Exclusivas. Para disfrutar de las mesas redondas, clases de cocina y presentaciones únicas sólo tienes que registrarte a los streamings en la plataforma web del festival y si deseas asistir a las degustaciones, catas y talleres, puedes adquirir boletos en su página oficial.Vanguardia Michoacana, Asado Michoacano y Tradición Michoacana son los tres eventos a los que puedes acudir y algunos de los chefs que participan este año son Enrique Farjeat, Sergio Camacho, Mariana Valencia y Rubí Silva.Por último, también se hará el anuncio del destino principal invitado para el MEB 2022: Yucatán, pues encaja en el marco del Año de la Gastronomía Yucateca, y se llevará a cabo tanto en Michoacán como en Yucatán, así que hay mucho que esperar tanto para este año, como para el siguiente.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD