¿Qué hemos aprendido sobre cocina en tiempos de Covid?
De Kiwilimón para ti

¿Qué hemos aprendido sobre cocina en tiempos de Covid?

Por Shadia Asencio - Junio 2020
Las tablas para picar se han desgastado como calcetines en la lavadora. Ninguna investigación sobre tendencias para 2020 pudo preverlo. Las quinielas sobre qué es lo que estaríamos haciendo y consumiendo en este año se han roto, una a una. Y claro, sin que nadie pudiera anticiparlo, nuestra relación con la cocina ha cambiado para siempre. Pero, ¿qué hemos aprendido sobre cocina en tiempos de Covid?

He hablado con gente sobre el tema. Me intrigaba saber si estaban preparados –física, mental o hasta técnicamente– para cocinar, para ser chefs de tiempo completo. Y es que la mayoría, absorta por las jornadas de trabajo, poníamos manos a la obra únicamente en el desayuno o en la cena: quecas y sándwiches con mínimas variaciones, pechuguitas a la plancha para el alma, ensaladas de un, dos por tres. Ser cocineros de una familia hambrienta, con necesidades de 8 a. m. a 9 m., y de lunes a domingo, nos ha cambiado el esquema. No a todos positivamente. Existen a los que el tema sigue sin interesarles o que, de plano, anticipan con incomodidad el momento de abrir el refrigerador y cuestionarse qué van a comer, ¿y quién podría tirarles la primera piedra? Con el tiempo llega a ser agobiante y cansado cocinar para uno mismo o para una tropa.

Están también aquellos entusiastas que, pese a sus esfuerzos, la cocina no se pone de su lado. Han quemado su comida, han destruido la mitad de su vajilla o descubierto con hambre que el orden de los factores sí puede alterar el producto –meta aquí el nombre de su influencer favorito.

Finalmente, está el grupo de personas que ha encontrado una relación firme y con planes a futuro con la cocina. Para aquellos, para algunos de nosotros, algo de lo que hemos aprendido de cocina en tiempos de Covid tiene que ver con «conciencia»: conciencia sobre la cantidad de comida que necesitamos, la conciencia del desperdicio que producimos, la conciencia de lo que comemos. Nos hemos dado cuenta que ni todas las ensaladas del mundo nos mantendrán sanos, que ni todos los panqués nos harán felices. Hemos aprendido a racionalizar los ingredientes que tenemos en el refri y a sustituir elementos como nos da a entender la imaginación (y la existencia de ellos en la alacena). Algunos de esos experimentos incluso se han convertido en hallazgos exitosos.

Los fines de semana, o cuando podemos, hemos aprendido a tomarnos el tiempo de cocinar: a tomar la ruta sin atajos, como lo hacían las abuelas cuando preparaban un rico mole de olla o una salsa. Hemos aprendido que en la cocina es necesario estar presentes para lograr la cocción justa o para que por fin nos salga esa técnica que hemos estado practicando prueba y error, prueba y error.

Para pesar de la mayoría, hemos aprendido que los trastes se multiplican como gremlins y que no existe un hada mágica que nos haga el favor de lavarlos mientras no vemos.

Hemos aprendido a domar el antojo o a entregarnos a él cada vez que hay que salir a conseguir ingredientes ataviados en nuestro disfraz de Neil Amstrong. Hemos aprendido que a veces, sobre todo cuando olvidamos el componente “obligación”, la cocina es un ritual que puede disfrutarse: que entretiene, que distrae al alma, que es terapia. Eso sí, que no hay que ser perfectos, que el error es maestro y que sus notas mentales conseguirán que lo hagamos mejor –más esponjoso, más crocante, más firme– la siguiente vez.

Ya falta menos para entrar a la nueva normalidad y lo que hemos aprendido en esta temporada sobre cocina permanecerá junto a nosotros. Puede que los tiempos nos vuelvan a quedar cortos, que ansiemos volver a sentarnos en nuestro restaurante favorito, que podamos por fin visitar a esa tía cuyas gelatinas son el evento más rico que nos pasa en el año. Pero estoy segura de que nuestro reencuentro con la cocina no pasará desapercibido porque, si algo hemos descubierto en esta época, es que en todos habita el potencial de convertirnos en esa tía, en ese experto de sazón inigualable.

Para inspirarte en el último jalón, estas son las recetas que las personas que entrevistamos han estado practicando:

Croquetas de carne

Pollo al curry

Panqué de limón

Hot cakes de avena

Tortilla de patatas

Esquites caseros

Lasaña de verduras

Crema de tomate

Galletas de chocolate

¿Qué has aprendido tú? ¿Qué recetas has practicado en tiempos de Covid?
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No hay nada que un buen remedio casero no solucione, desde cómo curarte una gripa, hasta remedios para el pelo maltratado, no hay nada que no podamos solucionar con lo que ya tenemos, así que si andas buscando cómo quitar manchas difíciles de la ropa sin tener que pasarlas por cloro u otros químicos, el jugo de limón es la respuesta.Los limones son una fruta cítrica poderosa con enzimas en sus ácidos lo suficientemente fuertes como para blanquear todo, desde los dientes hasta una blusa de algodón. Aquí te dejamos cinco formas sencillas de utilizar el poder limpiador de los limones en el cuidado de la ropa.Para reemplazar el cloroSi te gusta lavar tu ropa blanca con cloro, pero sientes que ya le está pasando factura, te alegrará saber que un poco de limón viejo es una excelente alternativa, sin mencionar que huele mucho mejor. El ácido cítrico de los limones ayuda a eliminar las manchas y hace que los blancos opacos vuelvan a brillar. Lo mejor es que también es seguro de usar en ropa de colores, sólo agrega una taza de jugo de limón a tu carga de lavado junto con tu detergente habitual.Para eliminar manchas de óxidoHierve un poco de agua y humedece la mancha de óxido con jugo de limón, luego mantén el área manchada sobre el vapor durante unos minutos, hazlo con cuidado para evitar quemarte con el vapor. Por último, simplemente lava la prenda como lo harías normalmente.Cómo eliminar manchas de jugoMezcla de 1/3 de taza de jugo de limón con 2/3 de taza de agua, sumerge la mancha en esta solución y luego lávala para eliminar manchas de jugo.Pasta para manchas de moho y hongosEl moho y los hongos en materiales orgánicos como tela y cuero pueden dañar las telas al causar decoloración o incluso devorar el material. Esta pasta de limón y sal es un excelente tratamiento local para las manchas difíciles de moho. Sólo mezcla los ingredientes hasta formar una pasta, colócala sobre la mancha y pon la prenda al sol para que se seque; luego lávala como lo harías normalmente, preferiblemente con agua caliente, para matar las esporas de moho restantes.Para limpiar zapatos de cueroPara mantener los zapatos de cuero en buen estado, se requiere de una limpieza y un brillo regulares. Usa un paño suave humedecido con jugo de limón para limpiar tus zapatos para dejarlos bonitos y brillantes.
El mole de pipián es una de las recetas mexicanas más antiguas y deliciosas que existen en nuestro país. Es un platillo que se disfruta a la hora de la comida y durante reuniones familias, pero también durante fiestas tan importantes como el Día de Muertos. El pipián, también conocido como pepián, es un tradicional platillo mexicano que se prepara a base de una salsa espesa preparada con pepitas de calabaza, especias y otros ingredientes, para luego acompañarse con pollo, pato, cerdo, res y hasta conejo. Cabe mencionar que no solo existe un tipo de pipián, pues dependiendo de la región, hay pipián verde, pipián rojo y pipián blanco. Por otro lado, esta salsa es tan popular en nuestro país que suele venderse en pasta o polvo, para que su cocción sea más fácil y práctica. Un dato interesante sobre el mole de pipián es que fue creado por los pueblos prehispánicos, quienes acompañaban la salsa preparada a base de pepitas y chiles con pescado o carne. Según los expertos, en la antigüedad, el pipián se preparaba con carne de gallina bañada con una salsa de chile rojo, tomates y pepitas molidas. En aquellos años, el mole de pipián era tan importante que era uno de los platos favoritos del emperador Moctezuma, así lo relató Fray Bernardino de Sagahún en la “Historia General de las Cosas de la Nueva España”, también señaló que se le llamaba totolin patzcalmollo. Años más tarde, después de la colonización, las monjas se encargaron de modificar la receta al añadir especias, hierba y carne de pollo o cerdo.También puedes leer: 5 datos curiosos del chile en nogada que no conocesPipián verde, blanco y rojoEl tradicional pipián se puede preparar de diferentes maneras: verde, blanco y rojo. Por ejemplo, en el Estado de México este mole se prepara con pepitas, perejil, lechuga, chile poblano, chile verde, cilantro y epazote. Mientras que en la Ciudad de México se prepara el pipián blanco a base de pepitas, chile güero y almendras. En el estado de Guerrero, el pipián se prepara con pepita, pollo, tomate, chile verde, ajo, pimienta, comino, orégano y clavo. En Oaxaca, el pipián se disfruta durante la vigilia y que cocina con pepitas, chile chilhuacle, chile ancho, chile guajillo, masa de maíz y ajo. En Puebla el más típico es el pipián verde, el cual requiere de pepitas tostadas, cebolla, tomate, chile serrano, hierba santa, cilantro y epazote. En el caso del pipián rojo, este se prepara con pepitas, chile pasilla, ajonjolí, clavo, pimienta, tortilla y jitomate. También puedes leer: 5 beneficios de comer pepitas de calabaza como colaciónEn Veracruz el pipián más popular es el verde, se acompaña con cerdo o pollo y papas cocidas. En la ciudad de Xalapa, el mole de pipián lleva un toque de chile chipotle y flor de izote. En el estado de Yucatán se come el pipián rojo y se requiere de pepitas, achiote, masa de maíz y chile seco. En Chihuahua también se prepara rojo, ya que se usa chile colorado para la preparación. Otras versiones de pipián incluyen ingredientes como nopal, xoconostle, chile poblano, epazote, perejil, cilantro, tomate verde, chile verde, lechuga, hierba santa, chilacayote, chícharos, ejotes, huevo, papa y camarón seco. Además de usar esta rica salsa para bañar pollo, pato, cerdo, res o pescado, también se usa para preparar enchiladas. Las mejores recetas de pipiánEn kiwilimón tenemos recetas de pipián para todos los gustos. ¡Aquí te decimos cómo hacer pipián desde cero!Filete de Pescado con Pipián VerdePierna de Cerdo en Pipían RojoCerdo en Pipián VerdeDelicioso Pipián Rojo con CerdoEnchiladas Tricolor de PipiánEnchiladas de Pipián RojoCarne de Cerdo en Pipián con CalabazasTambién puedes leer: 10 elementos que no pueden faltar en tu altar de muertos
Si quieres lucir una piel sana, radiante y libre de arrugas y líneas de expresión, no tienes que gastar una fortuna en procedimientos estéticos y productos de belleza. Puedes mejorar la apariencia de tu piel al consumir varios alimentos ricos en ácido hialurónico, notarás la diferencia en poco tiempo.¿Qué es el ácido hialurónico?Según el Instituto Nacional del Cáncer de EE. UU., el ácido hialurónico es una sustancia que se encuentra en todo el cuerpo: en la piel, el líquido de los ojos y en las articulaciones. Gracias a que hace que los líquidos se vuelvan gelatinosos, esto ayuda a proteger nuestras articulaciones y tejidos. Por otro lado, de acuerdo con diferentes estudios científicos, este ácido ayuda a tratar heridas, la osteoartritis, el reflujo y los ojos secos.Aunque esta sustancia es muy importante para nuestras articulaciones y otros padecimientos, el ácido hialurónico también es un poderoso aliado cuando se trata de cuidar nuestra piel, ya que reduce la apariencia de las arrugas y líneas de expresión. Por si fuera poco, mejora la hidratación de la piel, la textura y la elasticidad.Ahora que ya sabes todos sus beneficios, seguramente quieres incrementar la producción de ácido hialurónico en tu cuerpo. Por un lado, el mercado ofrece una serie de suplementos alimenticios, tratamientos estéticos y productos de belleza que contienen ácido hialurónico, sin embargo, también puedes incrementar la producción de esta sustancia rejuvenecedora a través de diferentes alimentos, los cuales además son muy nutritivos y deliciosos. ¡Aquí te decimos cuáles son!También puedes leer: ¿Qué alimentos previenen las líneas de expresión?¿Para qué sirve el ácido hialurónico?Como ya mencionamos anteriormente, el ácido hialurónico sirve para tener una piel hidratada y libre de arrugas, así como para fortalecer nuestras articulaciones, reducir el dolor provocado por la osteoartritis y hasta para mantener nuestros ojos hidratados. Es por esto que es muy importante que incorpores ciertos alimentos en tu dieta, pues te ayudarán a incrementar la producción de esta sustancia en el cuerpo de manera natural. Adicionalmente, esta sustancia tienes muchos otros beneficios, aquí te decimos cuáles, seguro te sorprenderás.Dile adiós a las arrugas: Un estudio publicado en 2017 señala que el consumo diario de esta sustancia inhibe la aparición de arrugas.Piel hidratada: De acuerdo con diferentes estudios, el consumo de ácido hialurónico es ideal para elevar los niveles de hidratación en la piel, así que te puedes olvidar de la piel seca para siempre.Acelera la cicatrización: Esta sustancia es esencial en para la cicatrización de heridas, ya que ayuda a bajar la inflamación y a la cicatrización de heridas.Olvídate del dolor: Una investigación de 2018 señala que el ácido hialurónico inyectado o tomada es una gran opción para aliviar el dolor causado por la osteoartritis.Alimentos ricos en ácido hialurónicoSi quieres disfrutar de todos los beneficios que el ácido hialurónico tiene para ti, no tienes que gastar una fortuna en productos de belleza o suplementos alimenticios, ya que puedes incrementar la producción de esta sustancia al consumir alimentos ricos en ácido hialurónico, aquí te decimos cuáles son.NaranjasAunque las naranjas no contienen ácido hialurónico, este cítrico sí contiene una sustancia llamada naringenina, un potente antioxidante y la encargada de inhibir los efectos de la hialuronidasa, una encima que descompone el ácido hialurónico. Por lo tanto, consumir más naranjas es una gran idea, ya que te ayudará a mantener niveles saludables de ácido hialurónico.AlmendrasLas almendras son una excelente opción para incluir en tu dieta, ya que son muy versátiles y contienen fibra y proteína. Puedes utilizarlas para preparar deliciosos desayunos, granola, ensaladas y postres saludables. Así mismo, las almendras son ricas en magnesio, una sustancia que aumenta la producción de ácido hialurónico en el cuerpo.También puedes leer: Los increíbles beneficios del aloe vera para la pielCamoteAnímate a incluir el camote en tu dieta, pues te hará lucir una piel sana y radiante. Este tubérculo, además de ser rico en vitaminas A y C, también es rico en magnesio, lo que hace que tu cuerpo produzca ácido hialurónico de manera mucho más eficaz.BrócoliAhora tienes otra razón más para incluir más brócoli en tu alimentación. Gracias a que este vegetal es rico en magnesio, esto ayudo a elevar la producción de ácido hialurónico. Por otro lado, el brócoli también contiene una cantidad importante de vitamina C, lo que ayuda en la producción de colágeno.KaleEl kale, también conocida como col rizada, es uno de los alimentos más nutritivos que puedes incluir en tus comidas, ya que es un vegetal rico en fibra, calcio y vitaminas A y K. Así mismo, gracias a que contiene altos niveles de magnesio, un mineral, es la opción perfecta para incrementar la producción de ácido hialurónico.Caldo de huesosAunque para algunos suena poco apetitoso, este caldo es una excelente opción para lucir una piel sana, radiante y libre de arrugas. Para prepararlo, debes cocinar los huesos entre 12 y 48 horas. Una vez que esté listo, prepárate para consumir ácido hialurónico puro y colágeno, tu piel te lo agradecerá.También puedes leer: Alimentos para combatir el envejecimientoTofuSi te gusta el tofu o eres vegetariano, tenemos muy buenas noticias para ti, pues el tofu es un gran aliado para olvidarte de las arrugas. Aunque este alimento no contiene ácido hialurónico, sí es rico en fitoestrógeno, una sustancia que aumenta los niveles de ácido hialurónico en el cuerpo.EdamamesLos edamames son las vainas de soya inmaduras, las cuales suelen servirse en restaurantes japoneses y chinos. Al igual que el tofu, el edamame contiene fitoestrógeno, una sustancia que nos ayuda a incrementar los niveles de ácido hialurónico en el cuerpo de manera natural.Así que ya lo sabes, el ácido hialurónico es la mejor opción para la cara, la piel, las articulaciones, los ojos y la salud en general. No lo pienses más e incrementa el consumo de estos alimentos en tu dieta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD