¿Ser o no ser vegetariano?
De Kiwilimón para ti

¿Ser o no ser vegetariano?

Por Shadia Asencio - Febrero 2021
Mi papá dejó de comer carne hace treinta y ocho años. Según como lo cuenta mi mamá, un domingo en una comida familiar, y después de devorarse media vaca, mi papá se secó el sudor de la frente y dijo algo como: “Última vez que como carne”. Todos se rieron del comentario que consideraron un chiste; algo como el “no lo vuelvo a hacer” que suele acompañar la resaca. Para él fue una promesa. 

Hoy en su lista de razones por las que se volvió vegetariano resuenan palabras como “compromiso”, “karma”, “respeto por la naturaleza”. Ser vegetariano no es algo que aparece por generación espontánea; la decisión tiene que ver con las convicciones, con la filosofía personal. ¿Y qué más personal que la forma de comer? La alimentación casi siempre está ligada a la cultura, a la leche materna, a la comida de casa. En la mía –la de ustedes, pues–, el menú era un subibaja incluyente y casi siempre quesocéntrico: flautas de papa con queso y de pollo, pozole de hongos y de carne, mole con y sin carne. 

Pero para la mayoría, el vegetarianismo sigue siendo un tabú. ¿Una vida sin carne? ¿Ni pollito, ni huevito, ni pescadito? Una de las nutriólogas de casa, Mayte Martín del Campo, nos dice que existen distintos niveles de restricción en las dietas sin carne: “Los vegetarianos normalmente sí consumen ciertos productos de origen animal como leche, yogurt, huevo, pescado (si comen estos dos últimos se les denomina ovo o pescetarianos). Lo que generalmente suprimen son las carnes rojas y las aves. Por otro lado, los veganos no consumen productos de origen animal”. 

La cuestión es, ¿por qué alguien quisiera vivir sin carne? Existen cocineros como el máster Dan Barber del restaurante Blue Hill at Stone Barns que afirman que disminuir la porción de la carne en nuestro plato semanal es la única forma sustentable de enfrentar el cambio climático, de disminuir la contaminación de nitrógeno en la tierra y de frenar el deterioro de los suelos. 

En algunas vertientes del budismo, el vegetarianismo está indicado como precepto del ahimsa, que quiere decir “la no violencia”, pues afirman que comer carne animal, además de dañar directamente a los seres vivos, constituye una fuente de karma que vendrá por ti en la siguiente vida –para los que creen en las reencarnaciones–. Otros optan por una dieta vegetariana simplemente por un sincero amor a la naturaleza o como un acto incendiario contra la crueldad animal. 

Hay un punto medio. Autores como Mike Bittman optan por este estilo de vida sin labrarlo sobre piedra: el afamado escritor gastronómico del New York Times acuñó el término flexitarianismo para la dieta que deambula entre la vegetariana (o vegana) y la carnívora alternándola a distintas horas del día o de la semana. Dos comidas sin carne, una con.

Personalmente creo que lo que entra al cuerpo es un diálogo que le corresponde a cada corazón y mente. Una decisión propia como llevar el pelo de cierta forma, creer en Santa Claus o elegir la maternidad. Lo cierto es que un trozo de carne tiene una gran cantidad de ácido úrico, fosfórico y sulfúrico; así como colesterol, antibióticos y hormonas, en el caso de la carne que no es orgánica.

La tendencia ecológica y saludable del momento es comer carne tan solo una vez por semana. Si se opta por dejarla para siempre, nuestra nutrióloga de casa, Gina Rangel, recomienda suplementarse con vitamina B12, comer hojas verdes y vegetales todos los días, intentar no consumir carbohidratos simples y consumir fuentes de proteína vegetal: quinoa, frijoles, tofu, semillas, nueces, además de huevo y queso.

Nuestra nutrióloga Jennifer Asencio afirma que los beneficios que puede aportar una dieta vegetariana son “un bajo aporte de grasas saturadas, bajo aporte de colesterol y, si se sabe combinar los cereales con las leguminosas, se obtendrá una proteína de muy buena calidad sin necesidad de recurrir a los suplementos”. 

Eso sí, ella afirma que entre más restrictiva sea una dieta sin carne, mayor será el riesgo de quedarse sin micronutrientes, Omega3, vitamina B12, calcio, hierro y vitamina D, por lo que hay que estar atentos al cuerpo y consultar a un especialista. Lo importante, como siempre, es aprender a combinar adecuadamente los alimentos y recordar que no por llevar una dieta vegetariana o vegana se es más saludable. Hay que evitar llenarnos los vacíos con kilos de pasta, comida grasosa o chatarra y consumir ingredientes de buena calidad nutricional.

Si quieres algunas ideas que te ayuden a seguir una dieta vegetariana aquí hay una sección completa con recetas que te van a encantar.

Califica este artículo
Calificaciones (4)
Adriana Camacho
12/02/2021 08:41:34
Excelente
Isabel Molina
10/02/2021 13:01:15
Excelente y muy ilustrativo artículo!!
Grace Gtz
09/02/2021 22:42:58
Interesante
Marisol Montalvo
09/02/2021 21:33:27
Exelente el artículo,
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Ayer Oaxaca estuvo de gala, pues este célebre destino gastronómico fue una de las sedes de la premiación de los Latin America's 50 Best Restaurants. En esta edición, el tan esperado ranking anual fue reemplazado por una emotiva lista que enumeró a los mejores 100 restaurantes de la última década. Latin America’s 50 Best Restaurants 2021: Pasado y Futuro también incluyó diversos galardones especiales para aquellos chefs y restaurantes que están ayudando a crear un cambio positivo y un mejor futuro para la industria restaurantera.La ceremonia se llevó a cabo en Criollo, el emblemático restaurante de los reconocidos chefs Luis Arellano y Enrique Olvera, y, cómo era de esperarse, la premiación de los mejores restaurantes tuvo lugar entre mezcales y un festín de comida oaxaqueña. México tuvo 19 entradas en la lista, siendo el segundo país de Latinoamérica con mayor número de restaurantes en la lista.Los mejores restaurantes mexicanos de la última décadaDeckman’s en el MogorDeckman’s en el Mogor, del chef estadounidense Drew Deckman y ubicado en la carretera Ensenada-Tecate en Baja California, entró por primera vez a la lista de los de los Latin America's 50 Best Restaurants ubicándose en el lugar 98.PitionaEl restaurante Pitiona, del chef José Manuel Baños y ubicado en el corazón de Oaxaca, reingresa a la lista en el lugar 95.Dulce Patria Dulce Patria, de la chef Martha Ortíz y ubicado en Polanco, Ciudad de México, también reingresa a la lista en el lugar 85.LajaEl restaurante Laja, del chef Jair Téllez y ubicado en el Valle de Guadalupe, Baja California, es otro de los restaurantes que reingresa a la lista ubicándose en el lugar 79.MerotoroMerotoro, otro de los restaurantes del chef Jair Téllez y ubicado en la colonia Condesa, en la Ciudad de México, reingresa a la lista en el lugar 73.Casa Oaxaca El restaurante Casa Oaxaca, del chef Alejandro Ruíz y ubicado en Oaxaca, también reingresa a la lista en el lugar 63.Manzanilla Manzanilla, de los chefs Benito Molina y Solange Muris y ubicado en Ensenada, Baja California, a su vez reingresa a la lista en el lugar 62.La DocenaEl restaurante La Docena, del chef Tomás Bermudez y ubicado en Guadalajara, reingresa a la lista en el lugar 57.Amaranta Amaranta, del chef Pablo Salas y ubicado en Toluca, reingresa a su vez a la lista en el lugar 44.Corazón de TierraEl restaurante Corazón de Tierra, del chef Diego Hernández-Baquedan y ubicado en Valle de Guadalupe, Baja California, reingresa a la lista en el lugar 40.Le Chique Le Chique, del chef Jonatan Gómez Luna y ubicado en Cancún, Quintana Roo, también reingresa a la lista en el lugar 38.NicosEl restaurante Nicos, del chef Gerardo Lugo y ubicado en la colonia Claveria en la Ciudad de México, baja 4 lugares y se posiciona en el número 35.Máximo BistrotMáximo Bistrot, del chef Eduardo García y ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, sube 3 lugares y se posiciona en el número 33.AlcaldeEl restaurante Alcalde, del chef Francisco Ruano y ubicado en Guadalajara, baja 17 lugares y se posiciona en el número 32.RosettaEl restaurante Rosetta, de la chef Elena Reygadas y ubicado en la colonia Roma en la Ciudad de México, baja 18 lugares y se posiciona en el número 27.PangeaEl restaurante Pangea, del chef Guillermo González Beristáin y ubicado en Monterrey, Nuevo León baja 1 lugar y se posiciona en el número 15.Sud 777Sud 777, el famoso restaurante del chef Edgar Nuñez, sube 5 lugares y se posiciona en el número 12. Quintonil Quintonil, el reconocido restaurante del chef Jorge Vallejo y ubicado en Polanco, Ciudad de México, sube 3 lugares y se posiciona en el número 8. PujolPujol, el internacionalmente famoso restaurante del chef Enrique Olvera y que se ubicado en Polanco, Ciudad de México, mantiene su posición en el lugar número 5.Cabe mencionar que esta edición de los Latin America’s 50 Best Restaurants también incluyó diversos galardones especiales para aquellos individuos y restaurantes que están ayudando a crear un cambio positivo y un futuro mejor en la industria restaurantera:Estrella Damm Chefs’ Choice Award – Best ReinventionEl chef Eduardo García fue galardonado con este premio por la exitosa reinvención de su restaurante en la Ciudad de México durante la pandemia, pues Máximo Bistrot cambió su alguna vez íntima cocina y comedor a un lugar más amplio para seguridad, comodidad y tranquilidad de su personal y comensales.Salón de la FamaHaciendo un recorrido por la memoria, los Latin America’s 50 Best Restaurants reconocieron a distintos restaurantes que han sido galardonados durante la última década, pero que por desgracia hoy se encuentran cerrados. Biko Biko del chef Mikel Alonso se encuentra entre los restaurantes que ingresaron al denominado Salón de la Fama.The World's 50 Best Restaurants y la pandemiaDesde el 2013, el ranking de los Latin America's 50 Best Restaurants se había publicado año con año para celebrar la gastronomía de la región, fomentar la colaboración, inclusión y diversidad en la industria gastronómica, y ayudar a impulsar un cambio positivo en la misma. Sin embargo, los 50 Best se cancelaron el año pasado para enfocarse en la recaudación de fondos y apoyo al sector de la hospitalidad durante la emergencia sanitaria generada por la pandemia del COVID-19. A manera de reflexión, esta edición reconoce a los mejores 100 restaurantes que formaron parte de la lista en los últimos nueve años.
Michoacán es un estado abundante en riqueza cultural, con un legado arquitectónico casi tan impresionante como su pasado histórico, ¡y qué decir de su contexto artístico! Pero si hay algo por lo que destaca el estado de Michoacán, es por su maravillosa gastronomía tradicional, no por nada en 2010 la comida mexicana fue declarada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) bajo el paradigma de Michoacán. La cocina tradicional michoacana está conformada por platillos clásicos como la sopa tarasca, las corundas y, por supuesto, las famosas enchiladas morelianas, entre otros. Dichas recetas se constituyen por ingredientes oriundos de la región del campo, de sus lagos y hasta del mar. Algunos de los que más destacan son los aguacates, los pescados de sus abundantes lagos, los hongos de las montañas y las truchas de los ríos. Estos ingredientes sólo podrían ser transformados en auténticos manjares por las cocineras tradicionales, quienes nos han compartido sus secretos culinarios a través de Morelia en Boca, el Festival Internacional de Gastronomía y Vino de México, uno de los más importantes del país donde confluyen productos regionales de gran calidad, recetas irresistibles y muy creativas y conceptos gastronómicos locales y nacionales. Disfruta exclusivamente para ti, suscriptor de KiwiPro, la cocina tradicional michoacana, que las cocineras más pro de Michoacán, México, tienen para ti.
Detrás de un grupo de amigos que se rencuentran, de una familia compartiendo una anécdota, de una pareja hablándose de amor, hay una celebración. Hay un momentum si además existe el acompañamiento de un platillo salido del horno, un guiso que huele a tiempo en una gran olla de barro, o un estofado, fruto de la caramelización que proporciona una olla de cobre. La música que lo une todo son las risas y el inexorable chin-chin de unas copas. Yo no quiero decirte cómo vivas tus celebraciones. Lo que dos expertos en vinos y yo te recomendaremos en esta carta editorial es cómo elegir esas botellas que te acompañarán en tus momentos especiales. Sé que comprarlas implica un gasto y aunque en el acto de compartirlas con tus seres queridos ya está el regalo, te dejaré algunos consejos que harán más asertiva la elección.¿Burbujas o no burbujas? Hay quienes afirman que no hay celebración sin burbujas. Laura Santander, sommelier de Loretta y fundadora de vinosadomicilio.com.mx, explica que todo es culpa de la marquesa de Pompadeur. En sus fiestas con la crema y nata francesas corría el champagne como ríos caudalosos en temporada de lluvias. Luego, en el siglo XIX, la champaña fue la bebida predilecta de las noches de la Belle Époque, tanto que la sociedad se refería a ella cariñosamente como “champ”. Asimismo, todavía hoy, cada que se bautiza un buque, se destapan botellas de este líquido burbujeante para que su contenido sea el primero en tocar el barco. Por eso no asombra que, sobre todo en Europa, la champaña sea la bebida predilecta cuando se habla de fiesta. Sin embargo, Raphael Baillin, Brand Building Manager en la distribuidora de vinos Everest, afirma: “No a fuerza se debe celebrar con un espumoso. Pero los espumosos, por sus burbujas vibrantes, representan la efervescencia, el ánimo; despiertan los sentidos en boca. Además, si se considera que podemos celebrar con comida, el champagne es el vino más versátil que existe para maridar”. Yo, personalmente, enmarco una ocasión especial con una copa de burbujas, aunque no se trate necesariamente de una champaña (solo los vinos espumosos procedentes de la región de Champagne pueden llamarse champaña). Adoro los cavas españoles porque son más asequibles y, si estoy de manteles largos, elijo una franciacorta italiana. ¿La región es un indicador?Sin duda hay regiones famosas por sus suelos y su clima óptimos para el crecimiento de la uva o por sus vides viejas, por sus grandes añadas o por sus métodos tan exquisitos y difíciles de lograr. Ejemplo de ello son los vinos de Sauternes, los grand cru de Borgoña, los premier cru de Burdeos. Pero seamos honestos: esos vinos cuestan una fortuna y quizás nunca lleguen a nuestra copa. En cambio, hay otras regiones que son sinónimo de calidad y a mejores precios.“Los Brunello di Montalcino son de mis consentidos, también los vinos de Oregón: esos pinot noir y pinot gris tienen mi corazón. Para mí, Oregón es una región que ha cambiado mi vida”, comenta Laura Santander. Por su parte Raphael afirma que sus vinos favoritos para celebrar sí proceden de la región de Champagne, pero nunca le dice que no a un vino mexicano: “Si estoy ante una buena comida, me gusta acompañar con Ícaro o Teziano. En cuanto a burbujas elegiría Espuma de Piedra Blanc de Blancs”.Hablemos de la inversiónLos vinos pueden ser tan caros como un auto, pero no te preocupes, ni hablaremos de esos. Aunque la inversión podría darte un parámetro sobre la calidad y los métodos aplicados en el vino, no es necesario gastar una fortuna. Sólo te diré algo: cuando estés a punto de llevarte un vino de menos de 150 pesos recuerda que el alcohol paga impuestos. Seguramente se trata de un vino procedente de procesos masivos y no necesariamente de la mejor calidad.   Laura Santander prefiere quedarse del lado del lado romántico, “cuando estás festejando, lo importante es estar con tus seres queridos y con aquello que les gusta tomar”.Los expertos recomiendan (y por menos de $500)Los vinos de celebración de Laura:Gota de arena. Si Castilla y León no estaba en tu radar, Bodegas Tridente lo devela en un abrir y cerrar de corcho. Es un tempranillo de tinta de toro –así se le llama a la uva tempranillo en esta zona– con aromas a frutas negras y especias.Palmo de tierra. Si quieres celebrar con un vino mexicano, Laura recomienda este vino, fruto de la tempranillo de Baja California que pasó 13 meses en barrica.Los vinos de celebración de Raphael:Pruno. Un clásico de la Ribera del Duero en el que encontrarás aromas a frutas rojas y gusto carnoso, que llena la boca. Cousiño Macul Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon. Procedente de la célebre bodega chilena. Al haber sido envejecido en encino francés, encontrarás en él aromas a moras y ciruela madura, así como unos taninos suaves al paladar.Los vinos de celebración de Shadia:Vino blanco espumoso Chandon Brut. Este espumoso seco, de burbuja divertida, procede de Argentina. Es perfecto para hacer música con las copas por sus aromas a manzana verde y pera.Chateau Domecq cosecha seleccionada 2016. Un vino que sabe hacer una mezcla entre presente y pasado, tal como su bodega. Encuentra en él aromas a fruta negra, cuero y especias.  
Dulces, con manzana, zanahoria, durazno o malvaviscos, o saldas, con papa o col, las ensaladas navideñas pueden ser tan variadas como quieras y con estos tips que te damos, tendrás 8 formas más para darle un giro a tus ensaladas navideñas.Si te gustan las clásicas, no te puede faltar la de manzana o la más tradicional ensalada de Nochebuena, con betabel. Pero si prefieres una diferente, puedes probar con una papa o incluso preparar una ensalada rusa para acompañar tu platillo principal. Ahora que si quieres preparar una ensalada ligera, porque las ensaladas navideñas suelen llevar crema o mayonesa, lo cual las hace un poco más pesadas, la coordinadora de chefs en Kiwilimón, Yamilette González, nos dio 8 tips para que puedas usar la receta de tu ensalada favorita como una ensalada navideña dándole giros sencillos.En un plato redondo puedes poner al centro tu aderezo favorito y alrededor de él, tu ensalada, de esta forma simulará una corona.Utiliza fruta de temporada, como mandarina, arándanos frescos, camote rostizado.Agrega frutos secos, como nueces, pistaches, piñones, cacahuates, semillas de girasol y dátiles, que son de esta temporada.Si agregas frutas secas como pasas, arándanos secos o dátiles, agrega un queso salado para que se equilibren los sabores y se complementen con el resto de los ingredientes.Puedes agregar como proteína tocino frito, jamón serrano, pastrami; si usas estas carnes frías, equilíbralas con un queso maduro, como brie o roquefort.Puedes agregar textura y sabor complementando tu ensalada con cebollas crujientes o chips de vegetales.Utiliza hojas como arúgula para darle un toque de acidez y frescura, combina tus ensaladas con lechugas de distintas variedades, como lechuga francesa, sangría, italiana u orejona.Si agregas nueces, almendras o semillas de girasol, tuéstalas antes para que se concentre mejor el sabor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD