Disfruta a tu familia este verano en una camper
Tips y Consejos

Disfruta a tu familia este verano en una camper

Por Kiwilimón - July 2015
Tengo un marido que ama la naturaleza y soñaba con hacer un viaje en camper con la familia, la verdad cada vez que lo proponía prendía velas para que no pasará. Pero hay cosas que no puedes evitar, algún día iba a hacerse, y qué crees, pasó el primer viaje… y el segundo lo pedí yo jajaja quién diría. Pero hasta hoy no supero amanecer junto a un venado, o ir explorando por el bosque con todos mis hijos y de repente casual, encontrar un oso buscando comida. De las mejores experiencias de mi vida. Los paisajes son una locura, y ni se diga la cantidad de ríos y cascadas increíbles que hay. Acampas, pescas, exploras y… ¡te diviertes muchísimo! Eso sí, es para papás relajados que no les importe dormir cerca de insectos y esas cosas. Hay cientos de parkings para campers. Es como un nuevo mundo que ni te imaginas.Te recomiendo este plan con otras 2 familias, con hijos de las edades de los tuyos, para formar una buena banda. Y lo que más he disfrutado en estos viajes son las tardes de asado en medio de la naturaleza junto al río. ¡Priceless! Checa una ruta en Canadá o Yosemite park. ¡Son mis favoritos! Te recomiendo hacerlo con la compañía “El Monte RV” me ha salido muy bien, la rentas por internet, llegas como si fueras a alquilar un coche y ahí es clave que compres el mapa de los estacionamiento alrededor de tu ruta. Ver artículo original Artículo cortesía de 

Notas recomendadas

Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Conoces el origen de las papas a la francesa? Se dice que los norteamericanos les pusieron el nombre de “french fries” pero el país de origen se disputa entre Francia y Bélgica, te contamos por qué. Varias teorías indican que durante la Primera Guerra Mundial, por la escasez de alimentos, los belgas pescaban en el río peces pequeños y los freían en manteca y mantequilla, pero cuando el río se congelaba y no era posible pescar, freían papas cortadas en bastones para sustituir a los peces fritos. Cuando los soldados norteamericanos llegan a la región, les apodan “french fries” sin ser francesas propiamente. A lo largo de la historia, las papas francesas son conocidas bajo ese mismo nombre, incluso, hoy en día se han convertido en una guarnición de platillos internacionales, como hamburguesas, “hot-dogs”, cortes de carne, pescados e incluso como una deliciosa botana. Normalmente la forma de cocinar estas ricas papas es: quitar la cáscara, picar en bastones, remojar en agua para que suelten el almidón y finalmente freír entre 160°C y 180°C. Pero, ¿qué pensarías si te diéramos varias opciones para saltarte los tres primeros pasos y obtener tus papas fritas caseras, como si fueran de restaurante, igual de crujientes, deliciosas y además que puedas guardarlas por largo tiempo? Eso se puede lograr gracias a la gran variedad de productos que McCain, el experto en papas,  ha ideado para agilizar el procedimiento y obtener unas ricas papas francesas casi de forma instantánea.  A demás, ¿sabías que las papas congeladas tienen un gran sabor y además sí conservan nutrientes? este es el secreto de McCain. Cabe señalar que las papas congeladas absorben menos aceite que las frescas, siempre y cuando se cocinen correctamente y se frían directamente de congeladas al aceite caliente. De hecho, las papas congeladas de la gama de productos de McCain están diseñadas para conquistar cualquier paladar. Incluso, se siembran en el campo, se cosechan y después pasan por un estricto control de calidad en el que se seleccionan las mejores para así mantener un sabor de alta calidad y poder finalizar el proceso con cortes específicos. Puedes elegir entre cortes rectos, delgados, ondulados, gajos sazonados, o en forma de caritas. ¿Sabías que las papas congeladas conservan sus  nutrientes? Éstos son: hierro, vitamina C y  fibra soluble; Te damos algunas recetas que son perfectas para que acompañes con Papas a la Francesa: Mini Pastel de Carne con Tocino Hamburguesa con Queso Pollo a la Mostaza Papas Gajo a los Tres Chiles con Aderezo de Cilantro Tiras de Pollo Crujientes con Miel y Chipotle Guacamole con Camarones Adobados
Después de Navidad y Año Nuevo, el Día de Reyes es uno de los festejos más esperados en esta época. El 6 de enero es el día en que tradicionalmente se parte la Rosca de Reyes, las familias se reúnen para tomar chocolate e incluso recibir regalos. Pero en realidad, ¿sabes por qué se parte una Rosca en Día de Reyes?El origen de la rosca de ReyesAunque sea una tradición muy mexicana, la Rosca de Reyes y la tradición de partir una, vienen del otro lado del mundo;desde Italia. Todo comenzó en la época de los romanos, cuando ellos festejaban al dios Saturno en épocas navideñas y tenían la costumbre de esconder un haba dentro de un pan.Los Reyes MagosPoco después del año 354, se comenzó a festejar el día 6 de enero en el mundo occidental “La adoración del Día de Reyes”. Sin embargo,a México llegó esta tradición hasta los tiempos de la Conquista. La tradición cuenta que los tres reyes salieron desde Persia (ahora Irán) para adorar al niño Jesús con regalos. Con el tiempo esta costumbre ha ido cambiando, hasta convertirse en el festejo que conocemos hoy en día. Los niños reciben regalos el 6 de enero, ya que representan los regalos que un día llevaron los Reyes Magos a Jesús.Lo que debes saber de la Rosca de Reyes. Todo se remonta hace ya varios años en Francia,donde tenían la tradición pagana de elegir el rey de las fiestas. En esta tradición se escondía la famosa haba en el pan.En el catolicismo ocultar el haba, en la actualidad el monito de plástico, significa la huida de José y María para esconder al niño Jesús, ya que el rey Herodes lo buscaba para matarlo. Por su parte, los dulces que hay en la Rosca de Reyes, simbolizan todas las distracciones para que no fuera encontrado.México no es el único país en donde comemos rosca el 6 de enero. En lugares como Francia, España, Portugal, también tienen una tradición similar, aunque el nombre es distinto, y varía el pan y la decoración.
Picar los ingredientes, triturarlos en el molcajete, mezclarlos en un bol, y después, limpiar todo eso. Si nada más de pensar en todo lo que tienes que hacer ya te da flojera preparar la comida, te tenemos una solución: recetas fáciles en licuadora. Cocina usando este maravilloso electrodoméstico y descubre lo sencillo que es disfrutar de una deliciosa comida con tan solo una licuadora. Flan de coco en licuadora No batalles con miles de recipientes. Con esta receta solo necesitas tu licuadora y el refractario donde hornearás el flan. Para que sepa más rico, déjalo en el refrigerador por lo menos media hora antes de servir.   Filetes de pollo en crema de chipotle Esta receta es perfecta para esas ocasiones en las que quieres lucirte, pero no tienes mucho tiempo. Para darle más sabor a la salsa puedes sustituir el agua por caldo de pollo. ¡Quedará súper rico!   Pan de elote sin harina Prepara un pan de elote como el que hacía tu abuelita sin harina y, lo mejor de todo, ¡sin ensuciar montones de cosas! Un tip: si te gusta sentir la textura del elote, no licúes mucho la mezcla. Así quedarán algunos pedacitos más enteros.   Albóndigas de carne en salsa de tomate No te compliques cortando los ingredientes a mano. Solo ponlos en la licuadora y ¡listo! Controla el número de pulsaciones para asegurarte de que tanto las albóndigas como la salsa adquieren la consistencia que buscas.   Huevos florentine con salsa holandesa No tienes que ser un experto en la cocina para preparar exquisitas recetas gourmet. Con tu licuadora es suficiente. Sirve cada huevo con pan tostado en tiritas, cebollín picado o perejil.   Aprovecha tu licuadora y saca a relucir tus habilidades culinarias. ¿Te gustaría saber más recetas con licuadora? Visita Kiwilimón para conocer más ideas.
No dejes que la etiqueta de un vino te intimide. Ahora te explicaremos cómo elegir un vino, para que al entrar a una licorería o al caminar por el pasillo de vinos en el súper mercado no te sientas con estrés con tantas opciones. Entre los nombres de los vinos, los tipos de uva y, por supuesto, los precios puede ser difícil tomar una decisión. Pero, no te preocupes, no necesitas ser un sommelier experimentado para escoger una botella. Aquí te decimos cómo puedes elegir un buen vino:Identifica los principales tipos de vino. Lo primero que debes saber es que hay cuatro tipos de vinos: tinto, blanco, rosado y espumoso. Dentro de estas categorías hay más clasificaciones, dependiendo del grado de azúcar, taninos o edad del vino. Si no estás muy familiarizado con las variedades del vino, tal vez el factor que más te interese saber es el nivel de azúcar que contiene. Para saber qué tan dulce es un vino fíjate en la etiqueta: seco, semiseco, abocado, semidulce y dulce.Considera el objetivo de la botella. Obviamente no es lo mismo comprar un vino para preparar un platillo que para brindar. Los vinos de cocina suelen ser mucho más económicos y no requieren mucha complejidad en cuerpo o sabor. Para mezclar o preparar bebidas como el clericot, tampoco se necesita una botella muy sofisticada. Un Cabernet es más que suficiente. Pero si estás pensando en comprar una botella para un evento especial, vale la pena que inviertas en un vino gran reserva (añejado) o un espumoso. Toma en cuenta la comida de la reunión. La manera más sencilla de maridar los alimentos con el vino es mediante las similitudes de sabor. Por ejemplo, los platillos ácidos van mejor con vinos con toques ácidos, mientras que los platillos o las preparaciones dulces (por ejemplo, un pastel de chocolate relleno de crema pastelera se acompañan con vinos dulces. En cuanto a los ingredientes principales de la comida puedes guiarte por la ley de toda la vida: las carnes rojas se sirven con vino tinto, y las carneas blancas, con vino blanco.Recuerda que el precio es solo orientativo. Un vino barato no es necesariamente malo, y un vino caro tampoco es garantía de que sea la mejor elección para tu comida. Por lo general, las botellas de origen chileno o argentino suelen ser de las más económicas, mientras que las que vienen de Europa (Francia o Italia, sobre todo) tienen mayores precios. No te dejes llevar por el precio de la botella y anímate a probar nuevas opciones. Recuerda que hay vinos mexicanos del Valle de Guadalupe (Baja California) y del Valle de Parras (Coahuila) de muy buena calidad que seguramente se encuentran dentro de tu presupuesto.Déjate llevar por tus gustos. No te preocupes si no logras distinguir el retrogusto al probar un vino. Lo importante es que disfrutes cada copa. Para orientarte al momento de elegir el vino que más se ajuste a tus gustos, puedes tomar en cuenta esto:Vinos blancosChardonnay: afrutado, pero seco.Riesling: muy dulce, con intenso sabor a frutas. Más ligero que el Chardonnay.Sauvignon blanc: seco y ácido con sabores tanto herbales como afrutados.Vinos tintosCabernet Sauvignon: vino con mucho cuerpo con notas herbales.Merlot: afrutado, muy suave, con menos taninos que el Cabernet.Pinot noir: delicado y fresco, con aromas afrutados.Sigue estos pasos para elegir la botella y disfruta tu vino. ¡Salud!
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD