El refrigerador de barro que funciona sin electricidad
Tips y Consejos

El refrigerador de barro que funciona sin electricidad

Por Kiwilimón - Junio 2015
En nuestro país, más de 5 millones de viviendas particulares habitadas no cuentan con refrigerador, lo cual puede complicar la conservación de los alimentos y generar algunas enfermedades, esto de acuerdo con la empresa mexicana Depresa. Para hacer frente a este problema, dicha empresa diseñó un enfriador cien por ciento ecológico, fabricado con barro y materiales pétreos. Esto permitirá a las poblaciones rurales incrementar el tiempo de conservación de sus alimentos y medicamentos, tal como ya ocurre en comunidades de San Luis Potosí.  Ecoplanet, como fue llamado este enfriador ecológico, mantiene una temperatura baja de hasta ocho grados centígrados ya que su funcionamiento se basa en la física clásica. Está compuesto de dos contenedores entre los cuales se deposita una mezcla húmeda de arena, marmolina, tierra, granzol, grava y agua; y debe ser colocado a media sombra de manera que los rayos ultravioleta no hagan contacto de manera directa. Al evaporarse el agua de la mezcla, el calor de los alimentos o bebidas colocadas al interior del Ecoplanet es extraído. Es decir, “roba el calor de la comida que está adentro del enfriador y convierte el agua en vapor; un fenómeno que es posible gracias a que la reacción requiere energía y la toma de los alimentos”, detalla Óscar Chávez Macías, cofundador de la compañía.  Para funcionar, se necesitan únicamente tres litros de agua al díay colocarse a media sombra en un lugar ventilado, en un par de horas cumple su función de enfriamiento. Según explicó Chávez Macías, este sistema es muy práctico y económico, ya que asemeja a un garrafón de agua tradicional y ya ha sido probado en comunidades de del municipio de Villa de Reyes en San Luis Potosí y en un poblado de Guanajuato. Depesa fue registrada en marzo de este año, lo que le permite ya comercializar el enfriador. Sin embargo, para llevar a cabo la producción artesanal se requieren tres semanas y un costo aproximado de 680 pesos y para que sea rentable, se debe producir en serie. Es por ello que su estrategia consiste en acercarse a los gobiernos estatales para que por medio de programas sociales, sean repartidos en las comunidades que no cuentan con electricidad. Ver artículo original.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los cuidados del cabello deben ser permanentes, especialmente cuando hay diversos factores que dañan nuestra melena como productos de belleza, tenazas, la contaminación, el sol y hasta el mismo estrés del día a día. Por ello, si quieres mejorar el aspecto, la vitalidad y hasta evitar la pérdida del cabello, te mostramos 4 ingredientes naturales que te ayudarán a reforzar el pelo. Si bien existen innumerables productos comerciales para cuidar el cabello, ninguno cómo los ingredientes naturales, ya que éstos no poseen sulfatos ni parabenos que lo maltraten, son mucho más económicos y le devuelven la suavidad y el brillo en la mayoría de los casos. ¿Listo para conocerlos? Sábila para la regeneración capilar La sábila, también conocida como aloe vera, es ese aliado infalible que ayuda en la regeneración capilar gracias a que está compuesto por 99% agua y el resto son poderosas vitaminas como la A, B, C y E. Las propiedades de la sábila la convierten en el ingrediente perfecto para hidratar el cabello, estimular su crecimiento, eliminar el exceso de sebo y darle más vitalidad. Puedes mezclar un poco de sábila en tu shampoo o aplicar directamente en la melena. Romero para la caída del cabello El romero es una planta con diversos beneficios para la salud y en este caso, es ideal para tratar la pérdida del cabello, ya que funciona como estimulante natural de los folículos, los mantiene activos y propicia el crecimiento del cabello; además tiene altas propiedades antifúngicas, que ayudan a combatir algunas infecciones del cuero cabelludo. Aceite de oliva para humectar el cabello El aceite de oliva es una herramienta maravillosa para cuidar el cabello maltratado porque contiene grasas saludables que humectan y cierran las cutículas del cabello. De igual manera, este aceite es alto en vitamina C y vitamina A, por lo que favorece la producción de colágeno y mejora el brillo de las melenas. Recuerda aplicar unas pocas gotas de la mitad de tu cabello hacia las puntas y enjagua con agua fría después de 20 minutos. Aceite de coco para nutrir el cabello Entre las propiedades del aceite de coco, destacan su alto grado de vitamina E, proteínas y ácido láurico que reducen la sequedad en el pelo, eliminan el frizz y penetra con facilidad en la fibra capilar, regenerándola y creando una barrera natural que la mantiene hidratada. Puedes darte un masaje en el cuero cabelludo comenzando con pequeñas cantidades para observar cómo responde tu pelo. Recuerda consultar a un experto antes de utilizar cualquiera de estos remedios naturales, ya que puedes usarlos en el shampoo, en mascarillas o al natural pero cada cabello es diferente y sus necesidades puedes variar.
El pescado rebozado o pescaditos es un platillo típico de muchas marisquerías, pero también de muchos lugares deliciosos que encuentras en los mercados. Pero si quieres hacer tu propia versión casera, necesitas saber cómo se reboza el pescado.Acompañado con limón y salsa picante, el pescado rebozado también tiene versiones en otros países, como en Inglaterra, donde el fish and chips es un platillo característico. Pero si tú quieres preparar pescado rebozado para unos tacos o para comerlo con limón, tienes que seguir este paso a paso con los mejores tips de la chef de Kiwilimón para que te quede perfecto.Cómo se reboza el pescadoLo primero que tienes que hacer para rebozar un pescado es mezclar 2 huevos por 1 taza de harina. Esto te asegurará cubrir del todo tus filetes; este es el objetivo principal de rebozar y como resultado obtendrás una capa crujiente por fuera y un pescado jugoso por dentro.Los ingredientes con los que puedes rebozar un pescado pueden variar, pero como base, puede elegir entre los siguientes:Harina de trigoHarina de arrozHarina integralFécula de maízHarina de maízPrácticamente puedes usar cualquier harina para hacer un rebozado, lo único importante es sazonar bien la mezcla que hagas con la harina.Añade unos buenos condimentos sobre la mezcla como ajo en polvo, orégano o paprika y esto hará toda la diferencia de sabor.Luego puedes agregar un líquido, este puede ser agua, agua mineral, cerveza e incluso refresco, esto hará que el rebozado quede más airoso y crujiente. Usa un recipiente amplio y profundo para que sea más fácil cubrir bien tu pescado.Antes de rebozarlo con tu preparación, puedes secar el pescado y luego pasarlo por un poco de harina o maicena, esto hará que el rebozado se adhiera bien a nuestro pescado.Finalmente, lo que fríelo en aceite bien caliente para que el rebozado quede crujiente y bien cocido. Ahora puedes poner en práctica este paso a paso con estas recetas:Filete de pescado rebozadoTacos de pescadoTacos de pescado rebozado con aderezo de cilantro y habanero
La gastronomía uruguaya es una diversa mezcla de sabores, colores y texturas, y, aunque está fuertemente influenciada por España e Italia debido a la alta migración de los europeos al país latino durante el siglo XIX, existe también una gran similitud con la comida mexicana, como te lo mostramos a continuación con estos 5 platillos de Uruguay que bien podrían pasar por antojitos mexas. Chivito El chivito uruguayo, contrario a lo que se podría pensar por su nombre, se trata de un pan relleno de carne de res con muchos ingredientes, usualmente incluyendo un huevo frito, lechuga, tomate, jamón, mozzarella, tocino, aceitunas, pimiento morrón y mayonesa. ¿Tú también crees que su sabor es equiparable con una rica torta esquinera de jamón con milanesa? Asado Al igual que en Uruguay, el asado lo podemos encontrar también sus versiones argentinas y brasileñas, pero en México sería lo equivalente a la carnita asada. Así como en el asado uruguayo se cocina con distintos tipos de carne como res, ternera, pollo y una gran variedad de salchichas y chorizos a la parrilla o a la leña, en México la carnita asada se prepara en un asador y se utilizan distintos cortes como la arrachera, el rib eye y el bistec, por supuesto acompañados de sus cebollitas, nopalitos y tortillas. Farinata La farinata es una especie de tortilla hecha con harina de garbanzos a la que se le agrega aceite de oliva, pimienta y sal al gusto y se acompaña con parmesano, orégano o tomillo. Es una preparación muy sencilla, casi parecida a la memela oaxaqueña, hecha con harina de maíz y sal, a la que se le pone un poco de salsa. ¿Estás de acuerdo o la relaciones con algún otro antojito mexicano? Empanadas criollas Las empanadas criollas de Uruguay están hechas con harina de trigo y se rellenan de carne molida, pimentón dulce, huevo cocido picado, ajo, chile, sal y pimienta; generalmente se acompañan de una buena copa de vino. La versión mexicana de estas empanadas sería, sin duda alguna, los pastes de papa con carne molida y chile, que puedes acompañar de un vaso de pulque, bebida fermentada que se obtiene de la penca de maguey. Chajá El chajá, un postre típico uruguayo, es un pastel pequeño, cuadrado y esponjoso hecho con pastelería, merengue y duraznos; también se le puede añadir chocolate o dulce de leche y su aspecto es muy parecido al de una capirotada por la consistencia de su pan. De todas estas opciones, ¿con cuál te quedas? ¿Con los platillos de Uruguay o sus versiones de comida mexicana?
Son las doce del día y para el chef de casa podría ser un momento de angustia. ¿Qué voy a cocinar hoy? El dilema no se resuelve lanzando una moneda al aire, sobre todo si la familia pide renovar y, si a la par, hay un reporte qué entregar en el trabajo o una junta a la cual asistir. Las ideas se nos secan. El tiempo nos vigila. El refri espera. No te preocupes y sigue leyendo.Abre tu mente.Inspírate, inspírate, inspírate. Para saber qué cocinar hoy sobrevuela la página de tu súper favorito y entérate cuáles son los ingredientes de la temporada. Ellos te darán ideas sobre lo más fresco disponible. La otra –la infalible– es adentrarse en plataformas de cocina como Kiwilimón para explorar entre recetas y antojos. Nosotros renovamos nuestras sugerencias continuamente para que tu foco culinario permanezca prendido. Ya sabes, lo que no se te ocurre a ti, se le pudo ocurrir a alguien más. Checa tu guarida. Comienza por explorar tu congelador. ¿Todavía guardas el mole de tu tía desde su cumpleaños? ¿Tienes el chicharrón en salsa que te quedó de una comida familiar? Sácalos. Eso sí, no los presentes igual. Compleméntalos o dales una nueva forma para que nadie sospeche su procedencia bajo cero. Procura descongelar en la mañanita, a penas salga el sol. El tema es que si descongelas de golpe algunos alimentos –como el salmón o el pollo– podrían tomar olor a refrigerador y hacerse fibrosos. Si en el congelador no hubo material de inspiración, continúa con el refri. Siempre hay algo al límite de caducar: esa será la señal divina que te hará saber qué cocinarás hoy. ¿Sólo tienes huevos? Todo cuenta. Una tortilla de patatas o una frittata de verduras son una comida entera si las complementas con una ensalada y rebanadas de pan a la parrilla.Lo último para explorar es la alacena. Una proteína –vegetal o animal, enlatada o en conserva– será suficiente. No la prepares desprovista de diversión. ¿Qué tal en un atún a la vizcaína o en unas tostadas de salpicón de atún? No olvides a las leguminosas como los frijoles, las lentejas y los garbanzos: ellas constituyen una fuente ideal de proteínas. Hay mil formas de convertirlas de guarnición a plato fuerte. ¿Nos comemos una hamburguesa de lentejas?Planea tu menú con anticipación. Mi recomendación: no te llenes de pensamientos logísticos el domingo por la noche. El sábado a medio día, con toda calma, planea qué cocinarás. Una buena forma de hacerlo es seguir un modelo de alimentación por días de la semana. Por ejemplo, lunes, platillos sin carne (usando proteínas vegetales); martes, comida tradicional; miércoles, proteína asada y ensaladas; jueves; cocina del mundo; y viernes, comida divertida. Así comenzarás el proceso creativo desde un punto de partida y con un buen balance nutricional. Un producto, mil formasUn ingrediente es un lienzo infinito. Él puede ser tu salvador en los capítulos diarios de “¿Y qué cocino hoy?”. Si tienes pollo y debes descongelar toda la pieza, piensa en las posibilidades de la misma cocción. Por ejemplo, el caldo del pollo te servirá de base para sopas, cremas y salsas. El pollo se puede dividir en tres partes. La primera, picado en cubos para preparar una ensalada cremosa; la segunda, desmenuzado y como relleno de unas enchiladas de chile cascabel; la tercera, como relleno de un chile poblano junto a un caldillo de tomate. A las verduras del caldo, drénalas y añádeles queso manchego y un poco de requesón para gratinarlas o bien, córtalas en cubos para preparar una ensalada con tocino. Si cociste calabacitas, una opción es rellenarlas con rajas y queso, hacerlas lasaña o bien, cortarlas a lo largo y grillearlas para sustituir un huarache de masa.ImprovisaNo te dio tiempo de inspirarte. No te dio tiempo de pasar al súper. No te sientas mal. A todos nos pasa. Aquí viene el tip: saltea todo lo que tengas de verduras en una olla, agrega una proteína y termina con una salsa para pasta. No tienes proteínas, pero tienes huevo. Unas tortitas de vegetales serán tus salvadoras. ¿Tienes pechugas de pollo y verduras? Júntalo todo y haz una nueva versión de discada para taquear. Recuerda que todo –sí, todo– cabe en una olla o en un taquito.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD