El refrigerador de barro que funciona sin electricidad
Tips y Consejos

El refrigerador de barro que funciona sin electricidad

Por Kiwilimón - Junio 2015
En nuestro país, más de 5 millones de viviendas particulares habitadas no cuentan con refrigerador, lo cual puede complicar la conservación de los alimentos y generar algunas enfermedades, esto de acuerdo con la empresa mexicana Depresa. Para hacer frente a este problema, dicha empresa diseñó un enfriador cien por ciento ecológico, fabricado con barro y materiales pétreos. Esto permitirá a las poblaciones rurales incrementar el tiempo de conservación de sus alimentos y medicamentos, tal como ya ocurre en comunidades de San Luis Potosí.  Ecoplanet, como fue llamado este enfriador ecológico, mantiene una temperatura baja de hasta ocho grados centígrados ya que su funcionamiento se basa en la física clásica. Está compuesto de dos contenedores entre los cuales se deposita una mezcla húmeda de arena, marmolina, tierra, granzol, grava y agua; y debe ser colocado a media sombra de manera que los rayos ultravioleta no hagan contacto de manera directa. Al evaporarse el agua de la mezcla, el calor de los alimentos o bebidas colocadas al interior del Ecoplanet es extraído. Es decir, “roba el calor de la comida que está adentro del enfriador y convierte el agua en vapor; un fenómeno que es posible gracias a que la reacción requiere energía y la toma de los alimentos”, detalla Óscar Chávez Macías, cofundador de la compañía.  Para funcionar, se necesitan únicamente tres litros de agua al díay colocarse a media sombra en un lugar ventilado, en un par de horas cumple su función de enfriamiento. Según explicó Chávez Macías, este sistema es muy práctico y económico, ya que asemeja a un garrafón de agua tradicional y ya ha sido probado en comunidades de del municipio de Villa de Reyes en San Luis Potosí y en un poblado de Guanajuato. Depesa fue registrada en marzo de este año, lo que le permite ya comercializar el enfriador. Sin embargo, para llevar a cabo la producción artesanal se requieren tres semanas y un costo aproximado de 680 pesos y para que sea rentable, se debe producir en serie. Es por ello que su estrategia consiste en acercarse a los gobiernos estatales para que por medio de programas sociales, sean repartidos en las comunidades que no cuentan con electricidad. Ver artículo original.
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Una buena alimentación es importante no solo por su impacto en la salud física, sino también por su resultado en las emociones. Efectivamente, nuestros hábitos alimenticios (la manera en que comemos y el tipo de alimentos que solemos consumir) influyen en nuestro estado de ánimo. Aunque el efecto de la comida en la manera en que nos sentimos es bastante complejo, esta es a grandes rasgos la relación entre la comida y tus emociones:El organismo requiere “combustible” para funcionar adecuadamente. Esta energía se obtiene a partir del consumo periódico de alimentos. Cuando dejamos que pase demasiado tiempo entre una comida y otra (por ejemplo, al brincarse el desayuno) estamos obligando al cuerpo a que funcione con poco combustible. Esto puede hacernos sentir débiles, cansados y bajos de ánimo. En los últimos años han surgido una gran cantidad de dietas que prometen grandes beneficios para la salud. El problema es que el adoptar un régimen muy estricto sin consultar previamente a un médico puede llevar a una descompensación. Un caso muy común es el de los veganos. Al dejar de consumir los nutrientes presentes en los alimentos de origen natural, el cuerpo puede experimentar la falta de ciertos nutrientes, lo que se refleja en estados de ánimo volátiles y menos energía. Si decides hacer un cambio radical a tu alimentación, consulta a un especialista para asegurarte de que seguirás consumiendo los nutrientes que tu cuerpo necesita mediante sustitutos. Nuestro cuerpo requiere de energía para funcionar correctamente, pero no cualquier tipo de energía. Mientras que los alimentos ricos en hidratos de carbono complejos, como los vegetales, cereales y legumbres, ayudan a mantener los niveles de energía estables, los alimentos altos en carbohidratos procesados producen picos de energía. El consumo frecuente de comida rápida, panes o dulces no solo se relaciona con problemas de sobrepeso, también produce subidas y bajadas en los niveles de energía, lo cual se relaciona con irritabilidad y cansancio.En muchas ocasiones nuestros estados de ánimo tienen que ver menos con nuestro entorno y más con cuestiones internas. La falta de ciertos nutrientes puede afectar la manera en que nos sentimos. Existen alimentos que pueden aumentar los niveles de serotonina, la hormona de la felicidad, ayudando mejorar el estado de ánimo. El chocolate, los frutos secos y los pescados azules aportan serotonina cuando los consumimos, por lo cual nos brindan una sensación de bienestar y felicidad. No solo la comida influye en nuestras emociones. La manera en que nos sentimos también puede afectar nuestra manera de alimentarnos. Cuando estamos cansados o no hemos dormido lo suficiente, es más probable que sintamos antojos por alimentos no saludables, como donas o refrescos. De igual manera, cuando experimentamos estrés o ansiedad es muy común que tendamos a comer compulsivamente. No desestimes la importancia de la alimentación en tu salud emocional. Consume platillos saludables todos los días para que te sientas bien, por dentro y por fuera.
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Si haces el mandado el fin de semana, y para el martes o miércoles los plátanos y aguacates ya se han echado a perder, tal vez el problema no es que no sepas elegir tus alimentos, sino que no sabes cómo guardarlos. Descubre las mejores formas de conservar tus frutas y verduras en buen estado por más tiempo.Algunos alimentos (al igual que las flores) producen un gas llamado etileno. Este gas hace que las frutas y verduras maduren más rápido. Para evitar que tus frutas y verduras se echen a perder en poco tiempo, separa los aguacates, plátanos, kiwis, mangos, papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones.Existen verduras o frutas climatéricas (como el aguacate, durazno, higo, kiwi, mamey) y no climatéricas (por ejemplo, aceitunas, fresa, cereza, arándano). La diferencia entre estas dos es que las primeras pueden comprarse sin estar aún maduras, mientras que las segundas deben adquirirse cuando ya están maduras. Si los alimentos climatéricos aún no están listos para comerse, déjalos fuera del refrigerador y espera hasta que maduren para guardarlos.El apio requiere cuidados especiales. Para que dure más tiempo fresco, crujiente y con un verde intenso lo mejor que puedes hacer es envolverlo en papel aluminio. Después, solo tienes que guardarlo en una sección del refrigerador en la que nada más pueda aplastarlo. papayas y tomates de las manzanas, espárragos, zanahorias, pepinos, lechugas, papas y melones. Las papas en realidad no requieren refrigeración. Solo debes guardarlas en un lugar fresco, seco y sin luz. Nada  más te recomendamos estar muy al pendiente y no olvidarlas, ya que cualquier gota de humedad puede provocar un brote y convertir tus papas en unas plantitas.La lechuga, kale, espinaca y ese tipo de alimentos no tienen la misma caducidad que otras frutas y verduras. Aunque lo ideal es que las consumas uno o dos días después de comprarlas, también puedes extender su tiempo de frescura envolviendo las hojas en una toalla de papel y después guardándolas dentro de una bolsa de plástico.Los hongos son muy delicados, por lo que no duran mucho tiempo después de cortarlos. Para evitar que se echen a perder debes guardarlos en un lugar fresco y seco. Recuerda que es muy importante mantenerlos alejados de la humedad, ya que esta hace que se acelere el proceso de descomposición de los champiñones.Uno de los errores más comunes que cometemos es poner los tomates en el refrigerador. Para conservar en buen estado los tomates por más tiempo hay que ponerlos en un recipiente a temperatura ambiente. Ten presente que las frías temperaturas del refrigerador afectan el sabor y la textura del tomate, así que lo mejor es tenerlos en la barra de la cocina, lejos de las fuentes de calor y de la luz directa del sol. Aplica estos tips en casa y verás cómo te duran más tus frutas y verduras.
Este año la Cuaresma se celebrará desde marzo hasta el 18 de abril. Para evitar que las tradiciones y festejos típicos de esta época del año afecten tu bolsillo, te sugerimos poner en práctica estos tips. Aplicando estas recomendaciones en tu vida diaria podrás disfrutar de la Cuaresma mientras ahorras.Sal de lo tradicional: Sabemos que de acuerdo a la costumbre católica en estas fechas no se debe comer carne, pero también es cierto que los pescados y mariscos suelen subir considerablemente de precio en estas fechas. Si de plano ves que no te alcanza para preparar un platillo con pescado, mejor opta por una receta vegetariana.  Aquí te damos algunas opciones:Ensalada de Haba con HuevoCalabacitas Rellenas de Rajas con Queso Panela en Salsa de EloteEnchiladas de Nopales bajas en CarbohidratosAprovecha al máximo tus ingredientes: Cuando estás tratando de economizar está completamente prohibido desperdiciar. Eso significa que si vas a preparar un platillo debes usar absolutamente todos los ingredientes por completo. Nada de tirar la piel o solo utilizar una parte de la pulpa.Haz un menú estacional:Aprovecha todas las frutas y verduras de temporada y prepara recetas con estas. Las espinacas, los nopales, los pepinos, las mandarinas, los mangos, las sandías y los melones estarán frescos y a un menor precio durante marzo y abril. Si no se te ocurre qué preparar con estos ingredientes, estas recetas pueden darte una idea:Mangos locosTostadas de Champiñones con NopalesEnfrijoladas de Claras rellenas de NopalesUsa lo que tengas en tu alacena:Antes de que salgas corriendo al súper mercado a comprar comida, échate un clavado entre los estantes de tu alacena. Seguramente te encontrarás con algunos ingredientes olvidados que pueden ayudarte a armar un buen menú. Los elotes desgranados, el atún en lata, los pimientos y las frutas en almíbar tienen mucho potencial, solo hace falta un poco de creatividad para convertirlos en platillos especiales para Cuaresma.Transforma tus recetas favoritasSustituye algunos ingredientes de tus recetas favoritas para convertirlas en platillos económicos y aptos para la Cuaresma. ¿Necesitas algo de inspiración? ¿Qué te parece esta receta de Chile Relleno de Atún a la Mexicana?Sigue al pendiente de nuestras REDES SOCIALES para conocer más recetas económicas para esta Cuaresma.
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD