Estos pequeños detalles te están quitando más tiempo del que crees

Por Kiwilimón - March 2017
Te levantas por la mañana dispuesta a cumplir con todos tus pendientes, y de repente ya es de noche y tienes que prepararte para el día siguiente. ¿Te ha pasado alguna vez? Si eres del club de las mujeres a las que “no les rinde el tiempo”, te tenemos una noticia: tu problema no es la cantidad de tiempo del que dispones, sino la manera en que lo administras. A continuación enlistamos las fugas de tiempo más comunes:

Dispositivos móviles

via GIPHY Estar constantemente al pendiente de tu celular o tus redes sociales quita más tiempo del que crees. Si es importante que estés enterada de un tema en particular, puedes dar de alta una Google Alert. De esta manera, recibirás la información sin necesidad de estar checando todo el tiempo. Si no quieres perderte los mejores consejos de Kiwilimón, te invitamos a registrarte en nuestro newsletter.

Falta de descansos

via GIPHY Aunque no lo creas, para ser más eficiente no tienes que estar trabajando 24/7. Muchas veces, cometemos el error de creer que mientras más tiempo pasemos dedicadas a determinada tarea, la podremos terminar más rápidamente. La realidad es que nuestro cerebro se cansa después de un tiempo y deja de trabajar de manera eficiente, haciendo que nos tome más tiempo realizar hasta la más sencilla de las tareas.

Multitasking

via GIPHY Es cierto que a las mujeres nos resulta más sencillo realizar varias tareas a la vez, pero debes tener cuidado al hacer esto. Si te excedes en la cantidad de cosas, lo único que harás es dividir tu nivel de atención entre muchos distractores. Lo que podrías hacer en 10 minutos, te tomará el doble porque tu atención está dividida en muchas tareas simultáneas.

Decir que sí a todo

via GIPHY ¿Eres de las que simplemente no puede decir “no”? Si te cuesta negarte a las peticiones de tu familia, amigos o compañeros de trabajo, es probable que termines asumiendo más responsabilidades de las que te corresponden. No tiene nada de malo ayudar a los demás, pero debes tener cuidado de no abrumarte con tareas que no te corresponden.

Ausencia de planeación

via GIPHY Sabes que tienes mil cosas por hacer, pero no sabes por dónde empezar. Si sueles trabajar sin un plan o una definición clara de objetivos diarios, es más complicado que te rinda el tiempo. Acostúmbrate a hacer una lista de pendientes en orden de prioridad antes de empezar a trabajar. Aplica estos sencillos consejos y verás cómo te rinde mucho más el tiempo.

Te recomendamos:

 
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Seguir una dieta vegetariana no tiene que significar un sacrificio en términos de sabor o nutrientes. Con estas recetas veganas podrás preparar una comida completa sin tener que incluir ingredientes de origen animal. Caldo de hongos con epazote. Comienza tu comida con una entrada calientita como este Caldo de Hongos con Epazote. Recuerda que los hongos blancos tienen una gran cantidad de nutrientes, incluyendo proteínas, enzimas, vitaminas B (especialmente niacina) y vitamina D2. Sustituye el caldo de pollo por caldo de verduras para hacer una versión vegetariana. Si gustas, puedes agregar chile guajillo.Ensalada de espinacas con fresas. Esta entrada es una opción muy fresca, con muchos sabores y pocas calorías. No olvides lavar y desinfectar muy bien la espinaca y la arúgula antes de comenzar a cocinar. Recuerda que las Espinacas tienen minerales como calcio, hierro, potasio, magnesio y fósforo. En cuanto al contenido de vitaminas, la espinaca es rica en vitamina A, vitamina C, vitamina E, vitamina K, como así también vitaminas del grupo B ( B6, B2, B1) y ácido fólico (vitamina B9).Crema de espárragos sin lácteos. Si eres intolerante a la lactosa o estás tratando de bajarle a tu consumo de lácteos, tienes que probar esta receta. Su textura es suave y cremosa, aun sin llevar leche.De hecho, sería un platillo nutritivo gracias a que los Espárragos son ricos  en potasio, vitamina A, vitaminas del complejo B,vitamina C, ácido fólico y vitamina K. Además, son ricos en fibra, no tienen sodio, son bajos en calorías y no contienen colesterol ni grasa.  Imagínate, 100 g de espárragos proporcionan sólo 24 calorías.Tostadas de chorizo vegano. Para un plato fuerte, estas Tostadas son una gran opción, ya que aunque esta preparación no incluye ingredientes de origen animal, puedes ahorrar tiempo sustituyendo la crema vegana por crema ácida. ¡Queda muy bien con el chorizo!Lasaña vegetariana de calabacitas. Otro plato fuerte rico en vitaminas puede ser esta lasaña vegetariana, ya que puedes agregar todas las verduras que te gusten. Al final gratina un poco de queso manchego o parmesano vegano y tendrás un platillo exquisito. Sopes de rajas poblanas.Después de preparar esta receta sentirás que estás probando un platillo hecho por tu mamá. Usa papel absorbente para retirar el exceso de grasa de los sopes. De hecho, ¿sabías que el chile poblano es rico en vitamina C, así como en clorofila, antioxidantes que protegen las células? Además, una pieza de chile poblano contiene más de 200 mg de vitamina C, es decir, más de 3 veces la recomendación diaria. Brownies veganos con doble chocolate. Aunque no llevan ni huevo o leche, estos brownies tienen una textura y un sabor espectaculares. Decora al final con un poco de azúcar glas. Incluso, si los preparas de chocolate amargo, encontrarás grandes cantidades de antioxidantes. Además, procura que contenga una gran cantidad de cacao, para que puedas ibtener mejores cantidades de antioxidantes. Tarta vegana de chocolate. Tiene un gran sabor y además es una opción muy saludable, ya que no contiene azúcar refinada. Y no te preocupes por prender el horno: esta tarta se refrigera.Después de ver estas recetas, ¿ya tienes una idea del menú para la próxima semana? Conoce más recetas vegetarianas visitando nuestro sitio.
Al partir un huevo te habrás dado cuenta de que la yema no es siempre del mismo color. Tanto la consistencia como la tonalidad pueden variar de un huevo a otro. Esto se debe a diferentes factores. Descubre todo lo que el color de la yema de huevo puede revelarte.Alimentación de la gallinaEl color de la yema de un huevo está determinado principalmente por la alimentación de la gallina. Esto significa que, si una gallina consume maíz, la yema será un poco más anaranjada. Por el contrario, cuando las gallinas son alimentadas con trigo o cebada, el resultado es una yema con un tono pálido más cercano al amarillo.Calidad del huevoHace tiempo se creía que el color de la yema determinaba la calidad de un huevo. Por esto se consideraba que las yemas pálidas eran indicadores de una mala alimentación, mientras que las yemas con tonos naranjas más intensos suponían una garantía de calidad. Ahora sabemos que el color de la yema depende del tipo de alimentación que recibe la gallina y no tiene que ver necesariamente con la calidad del huevo.Indicadores de frescuraAl momento de elegir un huevo hay otros factores, aparte del color de la yema, que pueden ayudarte a identificar uno de buena calidad. Por ejemplo, la consistencia de la clara debe ser densa, y su color prácticamente transparente. Si te encuentras con un huevo que tiene una clara muy fluida o con tonalidades cafés, verdes o negras, esto significa que no es fresco o que está contaminado. Antes de partir un huevo puedes conocer qué tan fresco está. Solo tienes que meter el huevo en un vaso con agua. Si el huevo se hunde, esto quiere decir que está fresco. Entre más flote, más viejo será.No te dejes llevar por el color de la yema. Muchos productores usan colorantes (naturales y artificiales) para modificar el color, por lo que esto ya no es un factor determinante de calidad o frescura. Si te interesa consumir huevos frescos y de calidad, acércate a los productores locales. En estas granjas las gallinas suelen alimentarse de manera natural bajo condiciones más óptimas que garantizan la calidad del producto.
La Navidad es una de las fechas más importantes para los niños, y no solo por los regalos. Los colores, la decoración, los postres y el ambiente general que se vive en esta época hacen que la Navidad sea una fiesta muy especial para los pequeños. Sin embargo, al momento de organizar las celebraciones navideñas, muchas de estas reuniones parecen estar hechas pensando solo en los adultos. ¡Gran error! Asegúrate de que todos tus comensales, incluyendo tus hijos y los de tus invitados, disfruten por igual la cena de Navidad siguiendo estas recomendaciones:Haz un ambiente agradable para ellos.Las fiestas en las que la decoración está tan perfecta que los invitados no deben moverse de su lugar para no arruinar nada son una verdadera pesadilla para los chiquitos. Si sabes que vas a recibir niños en tu cena de Navidad, prepara un espacio especial para ellos. Una mesa en la que no importa si tiran el refresco o donde los centros de mesa no pueden romperse. Con este pequeño detalle tú estarás más a gusto y ellos más tranquilos.Déjalos que participen.A los niños no les gusta llegar a un lugar, sentarse y solo ser observadores. Dales la oportunidad de participar y disfrutar del espíritu navideño. Antes de que lleguen, hornea unas galletas con formas variadas y haz betún de diferentes colores. Cuando los niños estén en tu casa, pídeles que te ayuden a decorar las galletas. Probablemente no queden tan bien como las tuyas, pero ellos estarán encantados de colaborar.Ofrece comida especial para los pequeños.Otro gran error de las fiestas navideñas es la comida. Sí, por supuesto el foie gras, el caviar, los ostiones o el queso azul son alimentos delicatesen, pero sus sabores son demasiado fuertes para el paladar de un niño. Cuando vayas a tener invitados infantiles prepara un menú más ad hoc con sus gustos. No tiene que ser una comida súper elaborada, solo algo con lo que están familiarizados.Organiza actividades que les gusten.Es ingenuo pretender que un niño puede llegar a una reunión, sentarse, platicar y convivir con el resto de los invitados como lo haría un adulto. A los niños les gusta estar haciendo algo. Y si no quieres que se entretengan con las esferas de tu árbol de Navidad, mejor organiza alguna actividad. Tal vez alguna manualidad o un juego.Recetas especiales para niños:Pasta de coditos con jamón fríaQuiche de jamón y queso Galletas de azúcar navideñas Galletitas de mantequilla
Mejorar tus hábitos alimenticios es una tarea mucho más sencilla de lo que algunas personas piensan. Sigue estos seis pasos y verás lo fácil que es cambiar poco a poco tu manera de comer.Lleva un diario de tus comidas. Comienza por anotar todo lo que comes: desde el desayuno, los entremeses y las bebidas hasta la cena. Pero no solo eso. También escribe la emoción o la sensación que tenías al comer algo. Por ejemplo: por la mañana podrías decir que tenías mucha prisa mientras tomabas tu taza de café, o que sentías algo de ansiedad al comer una bolsa de frituras antes de la hora de la comida.Identifica los principales problemas en tu alimentación. Cuando ya hayas registrado tu actividad alimenticia por varios días puedes comenzar a estudiar tu comportamiento. Esta es una manera muy sencilla de reconocer patrones negativos en tu alimentación. Tal vez no eres consciente de que tu trabajo te está estresando y que por eso estás comiendo en exceso, o que hay una situación particular en tu vida personal que te está generando ansiedad y te hace comer más de la cuenta.Establece metas que sean realistas. Para poder cambiar algo en tu vida tienes que sentir motivación. Y esta se adquiere cuando los objetivos son retadores, pero alcanzables. En otras palabras: no intentes hacer cambios tan pequeños que puedan considerarse  insignificantes, ni trates de revolucionar toda tu manera de vivir al cabo de unos días. Busca puntos intermedios para que puedas mejorar efectivamente tus hábitos alimenticios.Sigue al pie de la letra tu plan. Al tratar de hacer ajustes en tu estilo de vida, sobre todo en tu alimentación, es necesario que no pienses en excepciones, principalmente al inicio del proceso. Esto significa que, si has decidido desayunar todos los días, esta regla aplica de lunes a domingo, incluyendo el día de la semana más ocupado que tengas. Además de la disciplina, necesitarás mucho orden para poder cambiar tus hábitos.No te mates de hambre, ni de sed. Muchas personas creen que lo mejor que pueden hacer para bajar de peso es someterse a largos periodos de ayuno, pero ¿qué crees? Esto puede ser contraproducente. Otra cosa que también puede afectar tu proceso de cambio de hábitos alimenticios es la falta de líquidos. Como recomendación, procura comer cada cuatro horas y toma por lo menos dos litros de agua natural al día.Aprende a comer de todo. Para llevar una alimentación balanceada es necesario que comas de todo. Esto incluye verduras, frutas, carne, lácteos, pescados, etc. A menos que por cuestiones de salud u otras razones no puedas comer algunas cosas, te  recomendamos ampliar el abanico de ingredientes en tu cocina.No tienes que hacer grandes sacrificios para cambiar tus hábitos alimenticios. Solo necesitas mucha disciplina y orden. Organiza tu menú semanal con estas recetas:Caldo Tlalpeño Chilaquiles en salsa verde Tinga de Pollo Ensalada de manzana verde y lechuga 
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD