Haz que tu súper rinda más
Tips y Consejos

Haz que tu súper rinda más

Por Kiwilimón - Agosto 2018
¿Te pasa que al final de la quincena o de la semana te sobran muchas cosas en el refrigerador y no necesariamente en buen estado? De nada sirve que aproveches los “martes de frutas y verduras” si al final terminas tirando la mitad de lo que compraste. Por eso te damos unos consejos sobre cómo puedes aprovechar mejor las compras que haces en el súper y evitar esta situación
  1. Haz una lista. Antes de lanzarte a llenar el carrito, fíjate en lo que realmente necesitas. No compres solo por antojos.
  2. Planea el menú de la semana. Piensa en ingredientes que puedas usar en más de una receta y haz las combinaciones para todos los días de la semana.
  3. Prevé tu disponibilidad. Si sabes que tendrás poco tiempo para cocinar, no compres alimentos que puedan echarse a perder rápidamente.
  4. Organiza la comida en el refrigerador. La carne que no vayas a preparar próximamente, guárdala en el congelador. Acomoda las verduras de tal manera que no se aplasten y deja afuera del refrigerador las frutas que aún estén verdes.
  5. Aprende a elegir. La textura y el color hablan mucho del estado de una fruta o verdura. Si sabes identificar las mejores, podrás ahorrar mucho. Aquí te decimos cómo elegir las mejores frutas y verduras.
  6. Improvisa. Lo ideal es programar con tiempo las comidas, pero no siempre se puede. Si te sobró algo que calculaste mal o algo tardó en descongelarse, busca recetas en las que puedas integrarlo.
  7. No desperdicies nada. Hay muchas cosas que son resultado de una elaboración y que pueden servirte para otras. Por ejemplo cuando hierves pollo, el caldo puedes usarlo para hacer sopas o salsas.
  8. Congela. Si no sabes cuándo podrás cocinar algo, ponlo en el congelador.  A pesar de lo que podemos pensar, hay varios alimentos que aguantan en condiciones óptimas por bastante tiempo en este estado.
No pierdas más tiempo (y dinero) y empieza a aplicar estos tips. Con estas recetas será mucho más sencillo hacer rendir tu súper toda la semana: Ensalada de quinoa con frijoles y menta Portobello relleno de frijoles con puré de aguacate Ceviche de frijol y palmitos Ensalada de nopales con frijol negro
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Entrar a la alberca después de comer siempre conlleva varias dudas, pues desde que éramos pequeños, hemos escuchado que debemos esperar después de comer para poder nadar. Durante muchísimos años, madres preocupadas por el bienestar de sus pequeños han tenido que lidiar con la impaciencia y la ansiedad de sus hijos para divertirse en el agua. Pero, ¿en realidad es necesario esperar? ¿Qué tan cierto es eso de que te puede dar un calambre después de comer? ¿Es solo un mito o debemos seguir siempre esta recomendación?Te invitamos a seguir leyendo para descubrir si efectivamente hay que dejar pasar tiempo después de comer para poder nadar o si simplemente se trata de una leyenda urbana.La explicación La razón que dan la mayoría de los padres a sus hijos para tener que esperar antes de regresar a la alberca es la digestión. Básicamente, la creencia general es que después de comer, la sangre de todo el cuerpo (incluyendo la de las extremidades) se concentra en el aparato digestivo, lo que hace que los brazos y piernas sean un poco menos ágiles. De igual manera, los calambres y las punzadas son mencionados como motivos para evitar entrar al agua justo después de comer. La explicación es que si una persona comienza a nadar cuando su estómago aún está haciendo digestión, esto le puede provocar un calambre o una punzada severa en las costillas, lo que podría imposibilitarla de nadar, y entonces correr el riesgo de ahogarse. La realidadSi bien es cierto que durante el proceso de digestión la sangre se dirige al estómago para procesar los alimentos, esto no significa que el resto del cuerpo se quede sin sangre o que sea incapaz de funcionar adecuadamente. Pensar que una persona puede sufrir un accidente por entrar a nadar después de comer es, en este caso, simplemente absurdo. Tus piernas y brazos van a funcionar como siempre, aunque tu estómago esté trabajando.En cuanto a los calambres y punzadas hay varias explicaciones. Los calambres son movimientos espasmódicos involuntarios que surgen durante el ejercicio. La mayoría de los casos se deben a la falta de hidratación y electrólitos, o simplemente a la fatiga. En cuanto a las punzadas, que son dolores muy intensos debajo de las costillas, aún no se sabe con exactitud qué puede provocarlas. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los nadadores son más propensos a sufrir estas molestias que los corredores. Pero ojo, esto solo se ha registrado entre atletas profesionales de alto impacto. La conclusiónNo existe información científica ni estudios que relacionen directamente el consumo de alimentos con el riesgo de sufrir un accidente mientras se nada. Los niños en realidad no tienen que esperar 30 minutos o una hora después de comer para regresar al agua. Solamente hay que tomar en cuenta algunas consideraciones:El ingerir alimentos grasosos puede provocar una sensación de pesadez. Si vas a ir a la alberca con tus hijos, mejor lleva comida ligera, como ensalada o frutas.Es poco recomendable hacer alguna actividad física después de comer demasiado, ya que se pueden experimentar nauseas. Esto aplica tanto para nadar como para correr.Ni la Cruz Roja ni otras asociaciones de salvavidas o pediatras han registrado la pérdida de vidas en niños por nadar después de comer. Así que relájate y disfruta de la alberca con tus pequeños.Estos platillos son ideales para llevarlos a la piscina:Croquetas de papa con jamónRollitos de ensalada de polloMini hamburguesas rellenas de queso Banderillas espirales de salchicha
La cocina es el alma de todos los hogares, es el lugar de los sabores, de los olores, los secretos y las recetas. Es donde sucede la alquimia, la magia y los recuerdos. Se dice que cocinar es un acto de amor para los demás y para nosotros mismos. Y es que no hay nada más bondadoso que hacerle de comer a alguien y alimentarlo.Ya que ocupa un lugar tan importante en nuestras vidas, aprender más sobre la cocina y la comida resulta un tema de mucho interés. Así, Netflix, una plataforma innovadora que se ha metido poco a poco en nuestras vidas, también conoce el papel trascendental que tiene la cocina en los seres humanos, por lo que cuenta con varios documentales sobre el tema que vale la pena comentar y que los veas.Chef´s TableComida espectacular y grandes historias, una combinación ganadora. Es una de las series sobre comida pioneras en Netflix, que hasta la fecha lleva seis temporadas ¡y es por algo! La serie es tan espectacular que ha estado nominada a los premios Emmy. La trama es la vida y obra de chefs sobresalientes del mundo; Jeong Kwan, Massimo Bottura, Asma Khan son algunos de los nombres que suenan en Chef´s Table.Las crónicas del tacoSi hay algo que a todos los mexicanos nos gusta son los tacos. Es un platillo importante en la cultura de nuestro país y Netflix lo sabe, porque le dedicó una serie de seis capítulos, de los cuales cada uno se le dedica a un taco específico: de pastor, carnitas, barbacoa, de canasta, de guisado y de carne asada. Historia de dos cocinas Gabriela Cámara, empresaria gastronómica, armó una novedosa propuesta de platos de pescados y mariscos, y abrió dos restaurantes: Contramar, en Ciudad de México, y Cala, en San Francisco.La magia de “Historia de dos cocinas” es la historia de éxito de estos restaurantes, pero sobre todo, la elección de su personal, que son familia. The chef showEn este programa de ocho capítulos cocinan platos caseros y populares de Estados Unidos como rollos de langosta, sándwiches de quesos y el platillo estrella: hamburguesas.El cineasta Jon Favreau se presenta en la cocina del chef Roi Choi y además, los dos viajan a diferentes ciudades para conocer a otros chefs o invitar a conocidos actores para preparar sus platillos preferidos y hablar de cine, gran conversación. ¿Has visto alguno de estos programas? Si no, no sabes de lo que te estás perdiendo, seguro te van a encantar y vas a aprender muchísimo sobre esta noble e importante profesión.
¿Sabías que una parte importante del funcionamiento de nuestro cuerpo lo determina el tipo de alimentación que tenemos? Una buena alimentación, adaptada a nuestras necesidades cotidianas nos dará salud, energía y bienestar. Los nutrientes que obtiene de los alimentos que ingieres le permiten funcionar y hacer frente a las actividades diarias. Pero el papel de alimentación va mucho más allá. Ahora conocemos la importancia de una correcta alimentación a la hora de promover la salud física y mental, prevenir las enfermedades y, en general, mejorar nuestra calidad de vida, y si se trata de la alimentación de un niño, que está en pleno crecimiento y desarrollo, la entonces cobra una importancia mayor. Durante la infancia, además de que todo el organismo de los niños está en constante desarrollo, ellos están formando hábitos que determinarán su estilo de vida, ahí radica la importancia de una buena alimentación.Como parte de una correcta alimentación, saber distinguir los alimentos que nutren de los que debemos evitar o al menos restringir su consumo es vital, así que te dejamos una lista de alimentos que debes pensar más de una vez antes de dárselos a tus hijos. -Dulces. Los dulces tienen una carga muy fuerte de azúcar que no le hacen bien a los niños y fomentan la hiperactividad, además de tener ingredientes como la goma, y colorantes que son sumamente dañinos a la salud.-Refrescos. Al igual que los dulces, los refrescos contienen un exceso de azúcar que puede provocar en los niños problemas como caries, hiperactividad y obesidad infantil. -Bebidas energéticas. Las bebidad energéticas son perjudiciales hasta para un adulto ¿Te imaginas lo que puede causar en un niño? Este tipo de bebidas tiene ingredientes como cafeína, taurina, mate, cacao, guaraná, todos estos son excitantes que pueden provocar daños hepáticos, cardiovasculares y alteraciones del sueño. Los niños no deben consumir nunca este líquido. -Pan. El pan por lo general contiene grasas trans, carbohidratos y azúcares que fomentan la obesidad y todos los problemas que esto conlleva. -Barritas energéticas. Las barritas suelen ser muy prácticas como snack, sin embargo contienen demasiada fructuosa, colorantes y muy poco valor nutritivo. Cámbialo por una pieza de fruta. -Comida light. Consumir productos light puede ser contraproducente para la salud de los niños ya que sus ingredientes pueden propiciar resistencia a la insulina, además de ser contraproducente y causar sobrepeso. -Frutos secos. Los frutos secos no se deben consumir antes de los 5 años, pues además de tener una cantidad importante de agente alérgenos, puede causar atragantamiento infantil que puede derivar en asfixia. -Embutidos. Los embutidos como las salchichas contienen carne procesada y muy grasosa, además de un alto contenido en sodio que provoca retención de líquidos, obesidad y al igual que los frutos secos pueden derivar en asfixia. Ahora que sabes lo importante de la nutrición infantil y lo que no deben consumir nuestros pequeños, también debes saber que la clave para que tengan buenos hábitos es que tanto tú como ellos conozcan sobre una alimentación saludable.
El Hummus es una preparación de Medio Oriente que hoy en día se consume mucho. Se usa como dip para triángulos de pan pita, o verduras, y también como base para algunos guisos.Nutricionalmente, es muy bueno porque tiene alto contenido en grasas sanas y minerales. Es bajo en carbohidratos y alto en proteínas y fibra de origen vegetal. Además, es delicioso y te hace sentir satisfecho.Básicamente, el hummus está hecho a base de garbanzos. De hecho, la palabra hummus quiere decir garbanzo. Tiene también tahini o pasta de ajonjolí molido, y otros complementos como ajo, aceite de oliva y jugo de limón.Prueba estas Botanas Saludables con HummusExisten versiones muy diferentes de este alimento por todo el mediterráneo, norte de áfrica y medio oriente. Algunas tienen berenjena, jitomate, alubias o huevos cocidos o mezclas de especias. Después de todo, es una base bastante neutra abierta a muchos sabores.Para prepararlo en casa, necesitas empezar por los garbanzos. Los puedes conseguir enlatados y ya cocidos, lo cual es muy práctico. Si deseas cocerlos, hay que remojarlos toda una noche, descartar el agua del remojo y cocerlos en suficiente agua con sal. Puedes agregarles cebolla, zanahoria y hierbas de olor para lograr un mejor sabor. Déjalos a fuego bajo o en olla de presión hasta que estén muy suaves.Una vez cocidos, hay que molerlos en un procesador de alimentos o licuadora con tahini, la cual es una pasta de ajonjolí molido que se consigue en casi todos los supermercados y también en tiendas de comida árabe. El tahini tiene un sabor fuerte, por lo que un par de cucharadas son suficientes para agregar mucha personalidad. Su sabor se balancea muy bien con jugo de limón, sal y aceite de oliva, pero si no deseas agregar tahini, un poco de yogurt griego o jocoque seco aportarán acidez y cremosidad.Ajusta la consistencia de tu hummus casero con el agua que te haya quedado de la cocción. Algunas personas prefieren molerlo hasta que esté completamente terso, pero también puedes dejarlo con un poco de textura.Finalmente, para darle sabor, lo tradicional es un poco de ajo crudo, aunque también puede ser rostizado. Si usas ajo crudo, muélelo con el jugo de limón para domar un poco su sabor. Es delicioso con una pizca de comino y está de moda agregar otros ingredientes que le den colores interesantes, como betabel rostizado, aguacate, pimientos asados, calabacitas asadas o berenjena tatemada.Para servirlo, es tradicional ponerlo en un plato y marcar un canal con la parte de atrás de la cuchara, agregar más aceite de oliva y espolvorea un poco de pimentón, zaa’tar o chile en polvo.Te recomendamos estas 6 nuevas maneras de comer hummusPor otro lado, el hummus no solamente funciona como dip. Es una gran opción para la lonchera con verduras. Es delicioso también en lugar de mayonesa para tu sándwich. Además, lo puedes usar para rellenar portobellos, o combinado con arroz, para rellenar pimientos al horno. Es riquísimo encima de pollo asado, en tu avocado toast o con pimientos y cebollas sobre tu hamburguesa o en pita con carne asada.Visita la historia antigua en un plato que está muy de moda y agrégale toques interesantes a tu gusto. Después de todo, así es como se crean los grandes platillos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD