Consejos de Hogar

Las ofertas de Buen Fin aclaradas por una experta en finanzas personales
Consejos de Hogar
La fecha del buen fin 2020 fue extraordinaria, como todo este año lo ha sido, por lo que este año, las ofertas han estado presentes del 9 al 20 de noviembre, con dos semanas de mucha tentación para comprar aquellas cosas que nos parecen grandes oportunidades, sin embargo, en el contexto de este año, quizá lo mejor sea considerar el bienestar de tu economía.Con el fin de tener una guía para saber si es buena idea comprar en este Buen Fin o qué ofertas valen la pena y se deben aprovechar, consultamos a Viviana Mondragón, especialista en Finanzas Personales, quien nos dio claridad sobre lo que el Buen Fin ofrece, además de que nos dio varios consejos para nuestras finanzas en tiempos de coronavirus, ofertas y temporada decembrina.Lo primero que nos aclaró fue que el Buen Fin se caracteriza por facilidades en los pagos y las promociones que las tarjetas de crédito ofrecen, como los meses sin intereses, poder pagar meses después, o puntos al doble, por lo que tienes que pensar bien en qué aprovechar este tipo de promociones.Lo más importante es considerar antes qué sí debemos comprar a meses sin intereses. De acuerdo con la experta en finanzas personales, esto es todo aquello que no pierda valor rápidamente. Viviana Mondragón señala que gastar comprar el súper, zapatos o ropa a meses sin intereses no tiene mucho sentido, pues esto pierde valor con el tiempo, pero no así muebles duraderos, como una cama, una sala o un comedor, o incluso un viaje.“Un punto muy importante es que las deudas que adquirirá la gente no deben sumar más del 25-30% de sus ingresos”, es decir, si tu ingreso mensual es de 10 mil pesos, entonces la deuda que adquieras usando tu tarjeta de crédito no debe rebasar 3 mil pesos, tomando en cuenta cualquier pago a meses que ya tengas.Así que, si aún estás considerando sacar algo a meses en el Buen Fin, toma esto en cuenta. Ahora, si lo que quieres es aprovechar a comprar regalos navideños, Viviana Mondragón, Finanzas personales con conciencia, recomienda primero hacer una lista de personas importantes con quienes quieres tener un detalle, en la cual puedes incluir o considerar no sólo a familia y amigos, sino también a clientes.Una vez que depures a quienes realmente vale la pena hacerles un regalo, ella tiene dos sugerencias para ti: aprovecha ofertas en las que puedas comprar regalos evergreen, como velas aromáticas, o hazlo tu mismo, con tus manos. Sí, muchas veces hacer galletas, regalar un frasco con tu café favorito o un pay hecho en tu horno es mejor opción que gastar en cualquier cosa.Finalmente, para este año tan complicado que hemos vivido Mondragón nos invita a no tener más de dos tarjetas de crédito, pero sobre todo, a comenzar a formar un “fondo de emergencias”, el cual no sólo te vendrá bien este 2020, sino que te permitirá estar listo para afrontar cualquier desventaja que la vida traiga.Para comenzar este fondo, debes discernir cuáles son tus gastos fijos (renta, hipoteca, crédito automovilístico, comida…) para a partir de ellos, sumar 6 meses. De esta manera, si algo llegara a suceder, como una pandemia que no te permita salir a trabajar, tendrás el dinero para pagar estos gastos fijos durante 6 meses sin problema.Un truco que Viviana nos da para ir abonando a este fondo es ahorrar el 8% de tus ingresos mensuales, así al cabo de un año, tendrás los 6 meses de gastos fijos que necesites. Si quieres ver más consejos de finanzas personales con conciencia, puedes encontrarlos en sus redes sociales, como Facebook o Instagram, donde la encuentras como Viviana Mondragón Finanzas personales con conciencia.
Plantas colgantes para tener en casa
Consejos de Hogar
Pasar mucho tiempo en casa nos ha hecho querer adaptar, embellecer y hacer más nuestros los espacios que habitamos y una forma natural y hermosa de hacerlo es con plantas colgantes, que además suelen ser de cuidados fáciles.Tener plantas en casa no sólo es una gran forma de darle vida a tus paredes y espacios, sino que además pueden ayudar a relajarte y purificar el aire, de acuerdo con la NASA (aquí te contamos de estas plantas purificadoras de aire).Pero tener plantas en casa es casi como adoptar una mascota, pues requieren de atención y cuidados también. Si buscas adornar tu casa con una, te recomendamos plantas colgantes de interior que requieren de cuidados fáciles, para que no te conviertas en un asesino de plantas tan rápido.¿Por qué plantas colgantes? Porque gracias a que sus ramas crecen largas y caen son más vistosas, además de que las plantas colgantes de interior tienen otros beneficios, por ejemplo, si no tienes mucho espacio o mesas o estantes disponibles, lucen más colgadas del techo. Por otra parte, son una opción útil si tienes mascotas a las que les gusta morder las plantas de interior o niños pequeños.Estas sólo son 5 opciones de las plantas colgantes de interiores más fáciles de cuidar, pero si te gustaron mucho, puedes luego consultar estas opciones de plantas para tener en la cocina, o cómo puedes abonarlas con residuos orgánicos.Cinta o ‘mala madre’El nombre científico de esta planta es chlorophytum comosum, pero es más conocida como cinta, mala madre, araña o lazo de amor. Tiene hojas largas en forma de tiras y tallos arqueados con pequeñas plántulas en los extremos, que se pueden cortar para hacer nuevas plantas bebés. Aunque se adaptan bien a condiciones de poca luz, lo mejor es tenerla en una habitación donde haya luz brillante. En cuanto a su riego, sólo tienes que hacerlo cada que el suelo esté ligeramente seco.Teléfono o planta de pothoEsta planta es muy resistente, por lo que es perfecta para los principiantes. Su nombre científico es epipremnum aureum y es extremadamente tolerante, tanto que puede sobrevivir semanas sin agua ni luz. Colócala en un lugar con luz moderada y deja que se seque su tierra por completo entre riegos.Planta rosario o bolitas colgantesEsta suculenta tiene forma de pequeñas bolitas que cuelgan de un tallo largo, por lo que tiene un aspecto como de cascada. Su nombre científico es senecio rowleyanus y como es parte de la familia de las suculentas, no necesita riegos continuos, sólo deja que la tierra se seque casi por completo entre riegos, pero eso sí, debe estar en una habitación donde reciba mucha luz de manera indirecta.Cola de burroOtra suculenta perfecta para principiantes que tiene ramas que cuelgan son las sedum morganianum, burrito o cola de burro, que tiene una textura interesante y muy llamativa. Sus largos tallos cuelgan a los lados de la maceta, así que se verá muy bien en un lugar alto o colgada del techo. Sus cuidados son iguales a los de las otras suculentas, necesita luz brillante y debe secarse el suelo completamente entre riegos.Foto de Diego Delso, delso.photo, Licencia CC-BY-SACollar de corazones o rosario de corazonesAunque no es una suculenta, esta planta cuyo nombre científico es ceropegia woodii funciona similar a ellas, pues tiene raíces en donde almacenan agua. Sus tallos son delgados y sus hojas son carnosas y tienen forma de corazón. Lo mejor es tenerla cerca de una ventana y que tenga mucha luz solar, pero no directa. No necesita riegos frecuentes, sino hasta que la tierra esté completamente seca. Además, puede florecer y sus tallos medir hasta 4 metros de largo.Foto de Ivan I. Boldyrev, licencia CC-BY-SA-2.5
Cómo mantener en buen estado la licuadora en 3 pasos
Consejos de Hogar
En estos momentos en los que todos estamos en casa lavando nuestros platos, literalmente, se ha dado a conocer que muchas personas no saben lavar la licuadora o que, al parecer, lo han estado haciendo mal todo este tiempo.¿Hay una manera correcta para limpiar el vaso de la licuadora? Quizá no existen una sola forma de lavar este electrodoméstico, pues todos hemos desarrollado diferentes técnicas (ya sea durante la cuarentena o en la vida), pero lo que sí tenemos para ti, son tres pasos sencillos para mantenerla en óptimas condiciones.1. Enjuágala con agua inmediatamente después de usarlaEste primer paso es básico para evitar que la licuadora guarde olores y es el más sencillo, pero puede pasar desapercibido en la premura de los tiempos si estás cocinando. Aunque no es necesario que la laves con jabón, puedes limpiar el vaso de la licuadora echando un par de tazas de agua, unas gotas de jabón en la jarra, y luego ponerla a trabajar durante unos 30 segundos. Retira el agua jabonosa y enjuaga con agua y listo. Lo importante es asegurarte de quitarle cualquier rastro de la preparación que hayas hecho y si puedes, usar agua caliente.2. Desarma el vasoAunque pueda parecerte una gran sorpresa, el vaso de la licuadora se puede desarmar y así evitas jugar a la ruleta rusa con tus dedos al lavarlo con las aspas puestas. Lava cada parte por separado y con cuidado. Desenrosca el conjunto de la cuchilla y lava a mano con agua tibia y un trapo suave o una esponja los componentes. Luego seca con un paño suave.Asegúrate de que la licuadora está realmente seca y vuelve a ensamblarla. Por fortuna, no tienes que hacer esto cada vez que usas la licuadora, pero para mantenerla en buen estado, es recomendable hacerlo al menos una vez al mes.Sigue estos consejos para limpiar a profundidad tus platos.3. Arregla las fugasSi tu pobre licuadora gotea o notas que sale líquido alrededor del fondo del vaso, lo más probable es que haya un pequeño espacio entre la base de la unidad de la licuadora y la jarra. Para arreglarlo, sólo tienes que asegurarte de que el empaque de plástico esté firmemente en su lugar y que no esté desgastado o agrietado.Con estos tres consejos, tu licuadora llevará una mejor vida, pero no olvides revisarla periódicamente y, de ser necesario, llevarla a servicio con el proveedor.
¿Cómo lavar la ropa en lavadora correctamente?
Consejos de Hogar
Los nuevos proyectos de construcción han hecho que los espacios en departamentos sean cada vez más reducidos; ahora, el saber aprovechar hasta el último metro cuadrado de nuestro hogar para vivir cómoda y ordenadamente se ha vuelto todo un logro. Entre otras cosas, debemos buscar productos que se adapten a nuestro espacio, que tengan el tamaño ideal y que además, sean completamente funcionales. Actualmente, la tecnología se ha vuelto un factor determinante para cubrir las necesidades de personas independientes y de familias, sin importar su tamaño. De hecho, uno de los principales beneficios de tantos gadgets es que puedes hacer muchas más cosas en menos tiempo. Por ejemplo, con la nueva lavadora LG TWINWash podrás tener ropa limpia en tan sólo 49 minutos; por lo que ahorrarás hasta 30 minutos en comparación con la tradicional forma de lavar la ropa.Cuando una tarea doméstica se ejecuta en poco tiempo es normal pensar que fue hecho mal o incompleto, sin embargo, esa teoría queda completamente descartada con esta lavadora. Descubre la mejor forma más fácil de lavar los trastes aquí.Su motor Inverter reduce el consumo de energía, la vibración y el ruido generado, por lo que podremos dejar de preocuparnos por los altos recibos de luz o por el incómodo ruido de las lavadoras tradicionales.Su tecnología 6 Motion DD cuenta con 6 diferentes tipos de movimiento que simulan el lavado a mano, lavando de forma más profunda nuestras prendas ¡Podrás olvidarte del terrible remojar, tallar a mano y después lavar en lavadora!Las lavadoras LG con tecnología TrueSteam, utilizan el poder natural del vapor para eliminar hasta el 99.9% de los alérgenos y gérmenes; que en conjunto con la tecnología SteamFresh, logran eliminar olores, reducir arrugas y refrescar las prendas. Lavar la ropa de la forma correcta será más sencillo con LG TWINWash, porque no sólo ahorras tiempo, dejas todo perfectamente limpio sin exceso de sustancias químicas que dañan las prendas y el medio ambiente, sino que puedes lavar dos cargas de ropa al mismo tiempo de forma separada. Esto es posible gracias a su lavadora principal ubicada en la parte superior y su lavadora tipo pedestal TWINWash Mini, especialmente diseñada para cargas delicadas y pequeñas.Aprende a eliminar los gérmenes de la ropa aquí.Aunque creas que con tantos beneficios será muy complejo su uso, al inicio mencionábamos un punto muy relevante: el uso de los gadgets correctos hacen la diferencia. Podrás controlar tu LG TWINWash desde cualquier lugar de forma remota gracias a que integra la plataforma de inteligencia artificial LG ThinQ que le permite al usuario operar y monitorear su lavadora desde su Smartphone a cualquier hora y desde cualquier lugar mediante conexión WiFi.Además, si después de que te vuelvas un experto en la forma correcta de lavar la ropa en la lavadora, te asusta que ésta se descomponga o comience a sonar tan raro que creas que algo malo va a suceder, podrás hacer un diagnóstico previo gracias a Smart Diagnosis, que podrá encontrar cualquier problema con sólo acercar tu teléfono. Así podrás saber qué podría estar sucediendo con tu equipo sin necesidad de llamar a un técnico.Ahora lo sabes, lavar la ropa no tiene que ser más una tarea de la que todos se quejan y tampoco para la que necesites esfuerzos exagerados. Con la LG TWINWash tu vida será más fácil y tu ropa estará más limpia que nunca.
La forma más sencilla de desinfectar los juguetes
Consejos de Hogar
Incluso cuando no estamos en medio de una pandemia por un virus mundial, mantener los juguetes de los niños limpios es una preocupación constante para todos los padres.Mantener limpio y ventilado nuestro hogar es primordial para la salud de todos, pero no es lo mismo limpiar la mesa, a limpiar el osito de peluche o el carrito eléctrico de los peques.Ya que sus juguetes son posesiones muy preciadas, por supuesto que no queremos arruinarlos al limpiarlos, pero hay mil tipos de juguetes: de tela, de plástico, eléctricos… ¿habrá una forma óptima de mantener sus juguetes limpios, sin recurrir a sustancias tóxicas que puedan resultarles dañinas?Para que te relajes un poco antes de pensar que no existe tal cosa, recuerda que desinfectar sólo significa quitar gérmenes nocivos de las cosas, es decir, la acción de desinfectar no necesariamente implica cloro o alcohol o ningún otro químico. ¿Cuál es la forma más sencilla de desinfectar los juguetes?Aunque no lo creas, para desinfectar los juguetes basta agua caliente y jabón. El jabón y el agua que usas cotidianamente limpian y reducen la cantidad de gérmenes, por lo que también se reduce la posibilidad de infección. Por ejemplo, los peluches o los juguetes de tela pueden meterse a la lavadora sin problema cada semana y eso será suficiente. Como tip para que no se maltraten, puedes meterlos en una funda de almohada.Por su parte, los juguetes de plástico también pueden ser lavados con agua y jabón, pero cuando se trate de juguetes electrónicos, entonces sólo limpia las superficies con un paño mojado con agua caliente y jabonosa. No olvides retirar baterías o desconectarlos antes de hacerlo.Vinagre blanco para desinfectar: ¿buena idea?Aunque el vinagre es un gran aliado en la cocina y puede quitar grasa y algunas cepas de gérmenes, no es lo suficientemente potente para eliminar otras bacterias o virus, ni la mejor manera de desinfectar superficies ni los juguetes de los niños. Lo mejor es lavarlos con jabón mezclado con agua caliente.Cloro para desinfectar, ¿cómo se usa?Si limpiar todo con agua caliente y jabón no es suficiente para tu paz mental, después de hacerlo, puedes usar agua con cloro para desinfectar los juguetes.La manera correcta de usarlo es hacerlo después de que la superficie ya está limpia y dejarla al menos 5 minutos mojada, para después enjuagarla.La medida de cloro que recomiendan las autoridades es de 30 ml por 1 litro de agua.No pases por alto las instrucciones de seguridad de cualquier producto que uses y sigue las advertencias que puedan indicar. Nunca mezcles cloro con amoníaco o cualquier otro limpiador, ni siquiera jabón, pues el jabón desactiva las propiedades del cloro.Convierte la limpieza de los juguetes en una tarea constante, semanal para aquellos juguetes que no tienen un uso continuo y cada dos días o diario para aquellos que se llevan a la boca. Te aseguramos que así podrás mantener seguros a tus niños.
Remedios naturales para mantener a los insectos lejos de tu hogar
Consejos de Hogar
Nada peor que un mosquito interrumpiendo tu sueño, hormigas caminando por tu cocina, una cucaracha cerca de tu bote de basura, o una araña en tu cuarto. Aunque en el mercado hay un sinnúmero de productos para mantener a los bichos fuera de tu hogar, aquí te proponemos alternativas naturales, amigables con el medio ambiente y seguros para tus seres queridos.LaurelEl laurel no sólo es un gran ingrediente en la cocina, también lo es a la hora de protegerte de los insectos. Las hojas de laurel trituradas a modo de infusión llenarán tu casa de un delicioso aroma y además mantendrán lejos a los molestos visitantes.AjoEste condimento es maravilloso para tu organismo, pero actúa de la misma forma en contra de los bichos; basta con que cortes unos pedacitos y los pongas en una superficie para evitar todo tipo de plagas. Vinagre de manzanaLos ácidos que el vinagre contiene resultan muy desagradables para las plagas que invaden la casa, por lo que evita que entren en áreas como la cocina o las recámaras. Puedes rebajarlo con agua y ponerlo en un atomizador para que sea más práctico usarlo. Frutos cítricos Limones, naranjas, mandarinas, toronjas… el olor y las propiedades de los cítricos no son nada agradables para los insectos, por lo que son lo mejor para mantenerlos a raya. Rescata las cáscaras de estas frutas y córtalas en trozos pequeños para ponerlas en el lugar que quieras mantener a salvo de estos mosquitos. ManzanillaEsta deliciosa flor que comúnmente ingerimos como bebida puede ser un gran auxiliar para mantener nuestra piel protegida de los insectos, lo único que tienes que hacer es mojar la manzanilla y frotarla sobre las zonas de tu cuerpo expuestas. Recuerda hacerlo cuantas veces sea necesario. Recuerda que estas soluciones son naturales, por lo que son amigables con el medio ambiente, no contaminan con envases y envolturas y te sorprenderán por su eficacia, no dudes en ponerlos en práctica.
¿Por qué nos gusta tanto comprar cosas para el hogar por internet?
Consejos de Hogar
En México y el mundo, los hábitos de consumo en internet han cambiado y ahora muchas personas compran en tiendas en línea, tanto que 6 de cada 10 mexicanos tienen una relación estrecha con internet, y de ellos, 5 ha comprado en tiendas online, de acuerdo con IAB México.Así que¸ por lo práctico y fácil que es, además de que, por fortuna, es cada vez más seguro, ya es casi inevitable terminar comprando cosas en e-commerce, sobre todo cuando se trata de aquellas con artículos para el hogar.Seguro te ha sucedido que estás muy entretenido en redes sociales y de pronto te aparece una imagen de la cocina ideal, que siempre has tenido en mente.Y entonces te encuentras súper enamorada de un juego de vasos con el que te imaginas tomando tus dos litros de agua diarios, o unos cubiertos que nunca creíste que necesitarías.Y es que hay momentos inevitables en la vida, los cuales uno sólo puede aceptar y abrazar, por ejemplo, emocionarse tanto por esas cosas del hogar.Ahora, pasar horas en sitios de tiendas como Bed, Bath and Beyond es casi como pasar una tarde de Netflix and Chill, pero viendo los artículos más preciosos para la cocina, cama, para el baño y para todo lo demás.Sí, ésta es la tienda de la que te volverás fanática y la que querrás visitar siempre, y si no puedes ir, podrás vivir la misma experiencia de recorrer esos pasillos en su tienda en línea.Ahí estará todo lo que necesitas para tu cocina, desde artículos básicos y necesarios, como un dispensador de bebidas, hasta electrodomésticos muy prácticos, como una cafetera 3 en 1, que funciona como tetera y hervidor. ¡Todo a un solo clic de distancia!
6 formas efectivas para evitar los gastos hormiga
Consejos de Hogar
El café diario, la botella de agua, el antojo de media tarde, las propinas y demás gastos casi invisibles que diariamente se fugan de nuestras carteras están derrumbando tus finanzas personales, a pesar de que parecieran inofensivos.A estas pequeñas fugas de dinero se les denomina gastos hormiga, pues aunque son gastos menores, si los sumas pueden representar hasta más del 10 por ciento de tu salario. Lo peor de estos gastos hormiga es lo cotidiano que son, porque están siempre presentes en nuestra vida, a todas horas, y por eso es tan fácil gastar sin que nos demos cuenta.Para evitar estos gastos, aquí te proponemos estos tips para cuidar tu cartera.Identifica los gastosPara poder controlarnos, es necesario identificar cuáles son los gastos y seleccionar aquellos de los que podemos prescindir. Haz una lista de todo lo que gastas diariamente y reflexiona si es algo vital para tu día a día o no. Anota todo lo que recibes y gastasUna vez que hayas identificado los gastos fijos, te sugerimos que lleves un control estricto de tu presupuesto, tanto de lo que recibes, como de lo que gastas, así no darás pie a que haya “lagunas” y siempre tendrás tus cuentas claras. Existen varias apps en las que puedes llevar el control de tus finanzas, lo mejor es que seas disciplinada en hacer todos tus registros y te sorprenderás de los resultados. Ponte una meta de ahorroSiempre hemos sabido que es muy importante ahorrar, pero a veces es difícil hacerlo. Seamos sinceros, estamos acostumbrados a ahorrar únicamente lo que nos “sobra”, pero lo ideal es que una vez que recibas una entrada de dinero, destines una parte hacia el ahorro, así lo verás como algo fijo. Organiza y prepara tus comidasUna vez que hayas identificado tus egresos, te darás cuenta de que en lo que más gastas es comer fuera de casa. Organizar y preparar tus comidas no sólo te ayudará a evitar fugas de dinero, además te asegurarás de estar recibiendo alimentos de calidad y de comer más sano. Mide tus antojos Este punto va muy ligado al anterior, porque no sólo gastamos en la comida, también lo hacemos en el café de la mañana, el antojo en la oficina, las ganas de un dulce a media tarde y hasta un snack después de hacer ejercicio. Esto no sólo afecta a tu figura, sino que le hace daño a tus bolsillos. Si te organizas también puedes planear tus snacks y tener más control de tu alimentación y cartera. Cancela servicios innecesariosSeguramente por ahí tienes algún servicio que se te ha olvidado cancelar. Deja la desidia y pon orden a tus gastos para que dejes de “regalar” tu dinero. Ahorrar no es tarea imposible, es cuestión de voluntad y esfuerzo, y te aseguramos que vale la pena hacerlo. Sigue estos tips para que sea más fácil y verás que tendrás unas finanzas personales muy sanas.
Ver más
PUBLICIDAD
Lo Más leído
Saber cuáles son las grasas buenas que necesita nuestro cuerpo te facilitará mucho las cosas si buscas empezar a comer alimentos que te nutran y mejorar así tu dieta diaria, porque no es lo mismo comer la grasa de un aguacate, que la de unasvpapitas.La grasa dietética, también conocida como ácidos grasos, se puede encontrar en alimentos tanto vegetales como animales. Ciertas grasas se han relacionado con efectos negativos sobre la salud del corazón, pero se ha descubierto que otras ofrecen importantes beneficios para la salud. Así, conocer los diferentes tipos de grasas te ayudará a determinar cuáles evitar y cuáles comer en moderación.¿Cuáles son las grasas buenas que necesita nuestro cuerpo?La grasa es un tipo de nutriente y, al igual que las proteínas y los carbohidratos, son necesarias para el cuerpo, pues de ellas obtiene energía, absorbe vitaminas y protege la salud de su corazón y cerebro. Aunque por mucho tiempo creímos que comer grasa sólo nos aumentaría centímetros de cintura, colesterol y sólo sería mala para la salud, ahora sabemos que no todas las grasas son iguales. Los alimentos y los aceites contienen una mezcla de ácidos grasos, pero el tipo predominante de grasa que contienen es lo que los hace más o menos saludables.Las grasas saludables que necesita nuestro cuerpo son las monoinsaturadas y polinsaturadas. Las primeras son un tipo de grasa útil presentes en varios alimentos y aceites. De acuerdo con las investigaciones, comer alimentos que contienen grasas monoinsaturadas puede mejorar el nivel de colesterol en la sangre y disminuir el riesgo de enfermedad cardiovascular.Las grasas monoinsaturadas se encuentran en frutos secos como las almendras, nueces de la india, cacahuates o nueces; en aceites vegetales como el de oliva; en la crema o mantequilla de cacahuate y de almendras, y en el aguacate, por mencionar algunos.Las otras grasas buenas que necesita el cuerpo son las polinsaturadas, también se conocen como grasas esenciales, porque el cuerpo no puede producirlas y necesita obtenerlas de los alimentos; las fuentes principales de esta grasa son los alimentos y aceites de origen vegetal.Al igual que las monoinsaturadas, las grasas poliinsaturadas pueden disminuir el riesgo de enfermedad cardíaca al reducir los niveles de colesterol en sangre, según la Asociación Estadounidense del Corazón.Seguro has escuchado sobre los ácidos grasos omega-3, pues estos son un tipo de grasa polinsaturada particularmente beneficioso para el corazón, pues no sólo reducen el riesgo de enfermedad de las arterias coronarias, sino que también ayudan a reducir los niveles de presión arterial y protegen contra la frecuencia cardíaca irregular. Los ácidos grasos omega-3 están en estos alimentos SalmónArenqueSardinasTruchaNuecesSemilla de linoSemillas de chíaAceite de canolaOtro tipo de grasas poliinsaturadas son los ácidos grasos omega-6, que se encuentran en el tofu, en la soya tostada, las nueces, las semillas de girasol, de calabaza, o de sésamo, aceites vegetales (de maíz, de cártamo, de sésamo, o de girasol) o en la margarina.Las grasas trans son aquellas de las que debes restringir el consumo, pues son perjudiciales para la salud, aunque las grasas saturadas no están actualmente relacionadas con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, el punto es que no son tan saludables como las grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas.Las grasas más saludables son una parte importante de cualquier dieta, pero aun así es crucial moderar su consumo porque todas las grasas tienen un alto contenido de calorías. Así que es una buena idea incorporar alimentos que contengan grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas, pero recuerda moderarlas y consumirlas estratégicamente para ayudar a tu corazón y mejorar tu calidad de vida.
Esta temporada está cayendo como cubetada de agua fría, sobre todo con el retorno al semáforo rojo. Las interrogantes son demasiadas: ¿Tendremos Navidad? ¿Cuántos seremos? ¿Cocinamos o pedimos? ¿Cuánto gastaremos? Y mientras dudamos de todo y de todos, hay algo que no podemos perder. Puede que seamos dos en la mesa, pero ¿por qué privarnos también de nuestro pavo con gravy, de nuestros tamales, de aquello que ansiamos probar? Aun con todo, es Navidad. La celebración es la fecha misma como también la comida que se sirve a la mesa y el amor que nos damos. Habremos de convivir con el núcleo más cercano por las próximas semanas sin siquiera sacar la mano por la ventana. La celebración –ésta y la de vivir– no tiene que ver con lo que pasa afuera como con el acto de agradecer y bendecir. Las Navidades son extrañas, no lo niego. Casi siempre tienen algo agridulce –excepto cuando eres niño y todo es jugar con los primos y descubrir qué regalo se esconde bajo la envoltura–. Por ellos, por nosotros: merecemos una Navidad como ninguna otra. Esta vez seremos los elementales y bastará.La comida nos salvará más que nunca. Para ello habremos de cocinar con alegría y ponerle intención a la comida; llenarla de eso que nos deseamos a nosotros y a la familia. Nos reuniremos alrededor de un pavo horneado con amor, de esa pasta por la que esperamos un año entero y que nos sabe a paz. Nos tomaremos un momento para agradecer lo que sí tenemos: la abuelita que aún sonríe en un extremo de la mesa, la ensalada de manzana que este año quedó más rica, la hermosa llegada de Ana a la familia, el olor a pay de manzana que llena la casa.Dicen que la comida no hace milagros –o sí, aunque nadie lo ha documentado– pero es el vínculo más inmediato con la vida. Cenar rico puede hacernos olvidar el miedo. Además, como en las películas, puede ser el inicio de nuestro propio cuento navideño al que probablemente le falten los villancicos, la nieve o la gente, pero le sobre emoción.Y si todavía no están convencidos de que la comida salva les quiero compartir mi propia historia de Navidad, una en la que un plato de bacalao me devolvió la esperanza. Y sí, ya les conté el final.**************El aroma del bacalao siempre me lleva a ese veintidós de diciembre en el que mi mamá y mi tía cocinaban varios platillos a la vez. Mi abuelita llevaba dos semanas grave. Ellas, tan expertas en la cocina, flaqueaban casi imperceptiblemente: a veces se les caían cosas al piso, se les olvidaba poner ingredientes, los intercambiaban. La tristeza no le impediría a la familia Molina celebrar la Noche Vieja.En esa cocina las ollas sobre el fuego eran la única señal de vida. La de barro llevaba horas borboteando. Como cada año, era tan grande que le cabía bacalao para alimentar a más de quince durante la cena y el recalentado y rellenar un bote de yogurt para que cada familia se llevara. De la cazuela emanaba el olor a los ajos fritos en el aceite, el sofrito de jitomate con las cebollas y las aceitunas, al pescado previamente desalado. En otras palabras, olía a Navidad. Mi abuelita mientras tanto estaba en su cuarto. No lo sabíamos, pero le restaban unas pocas horas de vida. Recuerdo que entre la pelada de papas y manzanas me escabullí de mis labores de cortadora oficial para ir a verla. Apenas entré, la vi enderezada. Algo la tenía en alerta y mi corazón lo sintió. Mi abuelita inspiró profundamente y con voz grave desde su cama me dijo: –“Dile a tu mamá que a ese bacalao le hace falta sal”. Confieso que me quise reír. Nunca vi venir esa afirmación y menos en el contexto. Para mí, no hay un momento de más lucidez.Corrí hasta la cocina, llegué al bacalao. Tomé una cucharada y ¡rayos!, efectivamente le hacía falta sabor. Tomé un par de puñitos de sal y los fui integrando hasta sentir que estaba en su punto. Noté que el olor cambió. Ella lo sabía: conocía a la perfección a qué debe oler un bacalao hecho para sacar suspiros.Esa tarde mi abuela se devoró una torta de bacalao. Fue lo último que pidió. El veinticuatro pasamos la Navidad como pudimos, ya sin ella. A penas en el recalentado me entraron ganas de volver a probar el guiso. A la primera mordida conecté con la esperanza, con el legado de mi abuelita, con eso que resultó ser mi última experiencia con ella. En ese momento tuve una revelación: quería que la cocina y la comida se convirtieran en mi vínculo con la vida y con mis ancestras. A los pocos meses dejé mi trabajo y diez años después, me dedico plenamente a la comida. La comida del corazón salva, cura, da esperanza. Y eso es justo lo que deseo para ustedes: que haga su magia en sus mesas, en su noche, en sus días. ¡Feliz Navidad!
Hasta mi casa se colaba el aroma de unos bollos cociéndose en el horno. Inexorablemente, mi olfato se encendía como radar náutico e identificaba el origen del estímulo tan placentero. El hilo de fragancia, además de pan, susurraba especias –zaatar, para ser precisos– lo suficientemente remojadas en aceite de oliva como para que la receta completa se dibujara en mi cabeza. En menos de cinco minutos ya estaba escalando la pequeña reja verde que dividía la terraza de mis papás de la de los vecinos. Había que llegar a tiempo a la repartición de los talami zaatar mientras estaban humeantes. Desconozco las causas, pero mi calle era el hogar de una pequeña comunidad árabe que me acercó a temprana edad a la gloria de la gastronomía de Medio Oriente. Mis padrinos –además de vecinos– eran libaneses y, como la mitad de mi infancia la pasé imaginando que las escaleras de su casa eran el Monte Everest y su sala, el jardín de mis aventuras paleontológicas, la comida árabe me sabe a infancia. Entender esta cultura es más fácil si se parte de dos de sus pilares: la hospitalidad y la comunidad. Ya saben, no hay hospitalidad sin una letanía gastronómica y, sin embargo, los libaneses nos dicen hold my beer cuando hay que desvivirse por los invitados. “Visitas” para la comunidad es el sinónimo de “vacía tu alacena, compra todo el súper y cocina cuanto puedas”. ¿Quién es capaz de negarse a tal muestra de amor? Yo tampoco.De pequeña pensé que el hábito de súper alimentar a las visitas era propiedad de mis padrinos –a quienes llamaba tíos– y de sus hijos –a quienes llamo hermanos–. Cuando pisé algunos países de Medio Oriente y cuando la añoranza me llevó a restaurantes como Al Andalús o al Adonis, me di cuenta de que esa práctica es regla y que el mezze –variedad de aperitivos de la cocina árabe– define la hora de comer. El mezze es el resumen máximo de la cultura: al centro se estila poner hasta treinta platillos pequeños para la comunidad. Compartir lo que está dispuesto en la mesa es ley. Acá hay un platito con jocoque, el hummus está servido por allá. El kofte (carne picada y especiada) se pasa de mano a mano en una bandeja decorada con lechugas y rábano por si alguien quiere hacerse un taquito. Al extremo de la mesa alguien intenta pescar una bolita de kibbeh (carne molida especiada y frita) con el tenedor, y si no lo logra no importa: al centro gravita un refractario con kibbeh charola. Todos nos servimos tabbouleh (abajo la receta) o fattoush (ensalada verde con trozos de pan) y un par hojas de parra para ponerle verde al plato y para que la casualidad lo embarre con los restos del baba ganush (puré de berenjenas). Uno se podría perder en la bienvenida –de hecho, requiere mucha voluntad no hacerlo– pero, hay que esquivar esta trampa para primerizos. El plato fuerte, que casi siempre tiene que ver con cordero o alguna otra proteína cocinada en especias, aguarda. Habrá arroz o lentejas. Y sí o sí, hay que llegar al postre. Detengámonos un poco en este punto. Son pocas las culturas –como la francesa o la americana– fértiles en la elaboración de buenos postres. La árabe, influida por la cocina francesa y la del mediterráneo, hace maravillas con el dulce. Generalmente sus postres vienen en porciones pequeñas para que el acto de escoger no sea un problema. La reina es la miel, el azahar, la esencia de jazmín y los pistaches, como en una noche que huele a Sherezade. La pasta filo es el ángel que lo custodia todo. Los kanafeh (pastel de semolina con queso), los dedos de novia, los baklava (pastel con pasta de pistaches) completan el sueño. Como era de esperarse, mi hermano del alma heredó la sazón de mi madrina. Cuando lo visito, la tradición de sus ancestros continúa: saca todo su refri para atendernos. Su tabbouleh en especial tiene el poder de agasajar al más incrédulo. Mejor cuando se combina con un hummus recién hecho y lentejas como de relato bíblico. No los dejo con el antojo. Le pude sacar la receta y aquí la comparto. Aunque no les sepa a recuerdo, espero la disfruten con esa intensidad.Tabbouleh de Amir Balut (Kitchen Noob):4 jitomates bola, grandes1 cebolla blanca, grande3 manojos de perejil½ manojo de hierbabuena¾ de taza de trigo quebrado fino (bulgur)8 limones jugosos (yo le pongo dos limones menos, pero a Amir le gusta más cítrico)½ taza de aceite de oliva extra virgen1 ½ cucharadas de sal1 cucharada de pimientaEn una olla mediana pon suficiente agua y remoja el trigo bulgur durante 20 minutos hasta que se ablande. Luego, pica finamente todos los ingredientes. Aquí no hay atajos, todo debe quedar muy pequeño. Mezcla en un bowl lo suficientemente grande. Agrega la pimienta y la sal. Añade el jugo de limón y el aceite de oliva. Revuelve todo y rectifica sazón si requiere. Tapa con plástico y deja refrigerar durante media hora. ¡Disfruta!
¿Quién no ha disfrutado, e incluso revivido, con una rica birria? Ya sea en caldo o en taco, es uno de los platillos mexicanos más populares y sabrosos que ha conquistado a quienes la prueban. La birria es representativa del estado de Jalisco, en donde se preparaba originalmente con la técnica de la barbacoa, como bien explica el chef Ricardo Muñoz Zurita en el Diccionario Enciclopédico de la Gastronomía Mexicana: la carne (principalmente de borrego o chivo) se sala y se unta con la salsa de chiles; se deja reposar 12 horas; se envuelve en hojas de maguey, junto con la marinada, y se introduce en una olla tapada y sellada con masa de maíz durante cuatro horas, o hasta que la carne se separe del hueso. Después se separa la carne del jugo, el cual se guisa con jitomate para después servirse en un rico caldo con la carne, cebolla y orégano al gusto.Actualmente la birria casi no se prepara en hojas de maguey, sino que se cuece al vapor, en horno o en olla de presión. El tipo de carne también varía dependiendo la región. Además del borrego y el chivo, se utiliza carne de cerdo, carnero y ternera (como en Jalisco), pescado y pollo (Michoacán) o hasta cabrito (Colima) y res (Tijuana). También se combina más de un tipo de carne. Su regla es, sea cual sea su carne, es que se deja cocinar hasta que esté en su punto, así como su condimento especial con chiles y especias que le dan un sabor único. Birria de res estilo Tijuana La birria es emblemática de Jalisco pero la birria de res de Tijuana ha conquistado los paladares de Norteamérica, desde Los Ángeles hasta Nueva York.  Visitar una birreria en Tijuana, ya sea en en puesto, carrito o establecimiento es olvidar las nacionalidades en la mesa. Los birrieros te despachan en español e inglés por igual. Te la sirven en caldo, taco o incluso en quesabirrias (tacos de birria con queso),  todos con sus salsas de casa y complementos obligados: cebolla, limón y cilantro. En una reciente publicación de Bill Esparza para Eater, destaca que la birria llegó a Tijuana desde Coatzingo, Puebla, y que para mediados de los años 80 ganó popularidad en Tijuana, misma que permeó en Estados Unidos hasta traducirse en camiones de birria en Los Ángeles y, más recientemente, en la oferta de este rico platillo en Nueva York. Y como afirma el dicho: para muestras falta un botón. Los Tacos de Birria del Río, en Tijuana, que se encuentran frente al mercado Hidalgo venden a diario 500 kilos de birria en cada jornada (de la 1 am a la 1 pm). Visitarlos es garantía de placer culinario y todo un espectáculo orquestado por grandes birrieros que despachan con maestría y velocidad media tonelada de birria en tan solo doce horas. 
NEWSLETTER

Suscríbete al news de kiwi y recibe recetas originales de temporada, menús y mucho más cada semana en tu inbox.

Enviar
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD