15 Frases que las personas con depresión odian escuchar
Consejos de Hogar

15 Frases que las personas con depresión odian escuchar

Por Kiwilimón - Noviembre 2015
Cuando un ser querido sufre de esta enfermedad, seguramente lo  que queremos es que se sienta mejor dándole nuestro apoyo. Sin embargo, a veces, conseguimos lo contrario al decirle frases que creemos son ‘motivacionales’. ¿Las has dicho? Toma nota de las cosas que no necesitan escuchar quienes tienen depresión.
  1. “Levántate y haz algo”
No dudes que la persona con depresión ha intentado salir de la cama, pero su organismo no le da la energía para hacerlo.
  1. “Hay personas que están peor que tú”
 Por supuesto que lo sabe, pero eso no le ayuda a resolver sus problemas.  
  1. “Tú eres más fuerte que esa enfermedad”
Aunque parezca que la estás motivando, la persona podría pensar que no es lo suficientemente buena para luchar contra la depresión.   Así puedes decorar tu casa para combatir la depresión
  1. “Nadie dijo que la vida iba a ser fácil”
Parecería que en lugar de apoyar a esa persona, sientes lástima.
  1. “Deja de sentir pena por ti mismo (a)”
Se dice fácil, pero la depresión acaba con el autoestima, y no se recupera de un día a otro.
  1. “Tienes que seguir adelante”
En vez de animarse, la persona podría querer aislarse más de la gente porque se siente criticada.   Toma infusiones para poder conciliar el sueño  “¿No quieres ser feliz?” Aunque lo hagas en pregunta, parece que estás afirmando que tu amigo o amiga no quiere sentirse mejor.
  1. “¿Cuál es el problema?”
Muchas veces no hay una razón específica o un acontecimiento para que la depresión se desarrolle, pues se trataría de un desequilibrio químico.
  1. “Ya lo superarás”
Esto haría que se sintieran más culpables por sentirse así de tristes. Duerme mejor siguiendo estos pasos
  1. “Eres demasiado sensible (o negativo)”
La depresión no se trata de carácter, pues la persona no tiene un  verdadero control sobre cómo se comporta.
  1. “La vida sigue”
En realidad no le estarías dando la importancia que se merece a lo que la persona está sufriendo.
  1. “Sal y diviértete”
A menos que estés dispuesta a ser su compañía y soportar que quizás no se la está pasando bien, mejor no des este consejo. ¿Sabías que el chocolate puede combatir la depresión?
  1. “Sé lo que sientes, yo me deprimo cada semana”
Al contrario de tu buena intención, la persona pensaría que no tienes idea de lo que le está pasando.  
  1. “No necesitas terapia, ni medicinas”
No estás ayudando mucho, la depresión es una enfermedad que necesita de un tratamiento médico.
  1. “Pero también tienes muchas cosas que agradecer”
Le estás diciendo prácticamente que nunca va a recuperarse de la depresión, y que sería mejor acostumbrarse a ella. Estos 6 alimentos pueden provocar depresión
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las tablas para picar se han desgastado como calcetines en la lavadora. Ninguna investigación sobre tendencias para 2020 pudo preverlo. Las quinielas sobre qué es lo que estaríamos haciendo y consumiendo en este año se han roto, una a una. Y claro, sin que nadie pudiera anticiparlo, nuestra relación con la cocina ha cambiado para siempre. Pero, ¿qué hemos aprendido sobre cocina en tiempos de Covid?He hablado con gente sobre el tema. Me intrigaba saber si estaban preparados –física, mental o hasta técnicamente– para cocinar, para ser chefs de tiempo completo. Y es que la mayoría, absorta por las jornadas de trabajo, poníamos manos a la obra únicamente en el desayuno o en la cena: quecas y sándwiches con mínimas variaciones, pechuguitas a la plancha para el alma, ensaladas de un, dos por tres. Ser cocineros de una familia hambrienta, con necesidades de 8 a. m. a 9 m., y de lunes a domingo, nos ha cambiado el esquema. No a todos positivamente. Existen a los que el tema sigue sin interesarles o que, de plano, anticipan con incomodidad el momento de abrir el refrigerador y cuestionarse qué van a comer, ¿y quién podría tirarles la primera piedra? Con el tiempo llega a ser agobiante y cansado cocinar para uno mismo o para una tropa. Están también aquellos entusiastas que, pese a sus esfuerzos, la cocina no se pone de su lado. Han quemado su comida, han destruido la mitad de su vajilla o descubierto con hambre que el orden de los factores sí puede alterar el producto –meta aquí el nombre de su influencer favorito. Finalmente, está el grupo de personas que ha encontrado una relación firme y con planes a futuro con la cocina. Para aquellos, para algunos de nosotros, algo de lo que hemos aprendido de cocina en tiempos de Covid tiene que ver con «conciencia»: conciencia sobre la cantidad de comida que necesitamos, la conciencia del desperdicio que producimos, la conciencia de lo que comemos. Nos hemos dado cuenta que ni todas las ensaladas del mundo nos mantendrán sanos, que ni todos los panqués nos harán felices. Hemos aprendido a racionalizar los ingredientes que tenemos en el refri y a sustituir elementos como nos da a entender la imaginación (y la existencia de ellos en la alacena). Algunos de esos experimentos incluso se han convertido en hallazgos exitosos. Los fines de semana, o cuando podemos, hemos aprendido a tomarnos el tiempo de cocinar: a tomar la ruta sin atajos, como lo hacían las abuelas cuando preparaban un rico mole de olla o una salsa. Hemos aprendido que en la cocina es necesario estar presentes para lograr la cocción justa o para que por fin nos salga esa técnica que hemos estado practicando prueba y error, prueba y error. Para pesar de la mayoría, hemos aprendido que los trastes se multiplican como gremlins y que no existe un hada mágica que nos haga el favor de lavarlos mientras no vemos. Hemos aprendido a domar el antojo o a entregarnos a él cada vez que hay que salir a conseguir ingredientes ataviados en nuestro disfraz de Neil Amstrong. Hemos aprendido que a veces, sobre todo cuando olvidamos el componente “obligación”, la cocina es un ritual que puede disfrutarse: que entretiene, que distrae al alma, que es terapia. Eso sí, que no hay que ser perfectos, que el error es maestro y que sus notas mentales conseguirán que lo hagamos mejor –más esponjoso, más crocante, más firme– la siguiente vez.Ya falta menos para entrar a la nueva normalidad y lo que hemos aprendido en esta temporada sobre cocina permanecerá junto a nosotros. Puede que los tiempos nos vuelvan a quedar cortos, que ansiemos volver a sentarnos en nuestro restaurante favorito, que podamos por fin visitar a esa tía cuyas gelatinas son el evento más rico que nos pasa en el año. Pero estoy segura de que nuestro reencuentro con la cocina no pasará desapercibido porque, si algo hemos descubierto en esta época, es que en todos habita el potencial de convertirnos en esa tía, en ese experto de sazón inigualable. Para inspirarte en el último jalón, estas son las recetas que las personas que entrevistamos han estado practicando:Croquetas de carne Pollo al curry Panqué de limón Hot cakes de avena Tortilla de patatas Esquites caseros Lasaña de verduras Crema de tomate Galletas de chocolate¿Qué has aprendido tú? ¿Qué recetas has practicado en tiempos de Covid?
Conforme crecemos, muchas veces dejamos de tomar leche, pero si aún disfrutamos de un café o cualquier otra bebida con leche, quizá después de los veintes, no nos caiga tan bien al estómago. Por fortuna, existen muchas opciones vegetales, pero ¿sabes cuál es la leche vegetal?Una leche vegetal es toda aquella que se elabora a partir de ingredientes vegetales disueltos en agua, las cuales lucen similares a la leche animal pero no contienen lácteos. Así, tenemos leche de soya, leche de arroz, leche de coco, leche de almendras o leche de avena, por ejemplo.Beneficios de tomar leches vegetalesExisten muchas buenas razones para tomar leches vegetales, pero la principal suele ser la intolerancia a la lactosa que, de acuerdo con la Academia Nacional de Medicina Mexicana, afecta a 30 por ciento de los adultos en el país.Otras razones para tomar leches vegetales es que son adecuadas para las personas que eligen comer vegetariano o vegano, además del gran sabor y las bajas cantidades de grasa en la mayoría de las leches a base de plantas.Podemos resumir los beneficios de las leches vegetales así: Son ricas en vitaminas y minerales (generalmente les son añadidos)La mayoría son bajas en grasaNo contienen colesterolTienen una combinación saludable de grasas mono y poliinsaturadasSon perfectas para personas con un sistema digestivo lento¿Cuáles son las leches vegetales y cómo se usan?Las leches vegetales más populares son la de soya, la de almendras, la de coco o la de arroz, por ejemplo. A continuación, te damos algunos ejemplos de sus beneficios y sus usos.Leche de soya. La leche de soya generalmente puede ser un sustituto de la leche de vaca para cocinar u hornear, pues tiene la misma consistencia con respecto a las proteínas y las grasas que la de vaca. Para hacerla, necesitas 1 taza de frijol de soya, 2 tazas de agua para remojarlos, 2 litros de agua para hacerla, 1 raja de canela y 3 cucharaditas de néctar de agave. Primero tienes que remojar las semillas durante 8 horas, por lo menos; cuando los frijoles se vean hinchados, cuélalos y enjuágalos. Posteriormente licúalos con un litros¿ de agua limpios por 2 minutos. Pasa la mezcla a una olla y añade el otro litro de agua, cocina con la rajita de canela hasta que comience a hervir, entonces retira del fuego. Cuela el líquido con una manta de cielo. Agrega el endulzante, disuélvelo bien y listo.Leche de almendras. Funciona como un sustituto de la leche muy saludable, ya que contiene muchas vitaminas, magnesio, hierro, proteínas y fibras. Además, es naturalmente muy cremosa.Para hacer leche de almendras, da clic aquí y mira el paso a paso explicado con un video.Leche de coco. Esta leche posee varios beneficios para la salud, por ejemplo, se sabe que fortalece el sistema inmunitario. La leche de coco tiene un sabor naturalmente cremoso y sabroso.Haz leche de coco casera con esta receta.Leche de arroz. La leche de arroz es gustada por su sabor dulce. También es perfecta para hornear o para el desayuno. Sin embargo, no contiene tanto calcio o proteína como la leche de vaca.Mira cómo hacer leche de arroz casera aquí.Leche de avena. Este tipo de leche vegetal contiene fibra, la cual proporciona prebióticos, que ayudan a las bacterias amigables en tu sistema a sobrevivir y prosperar. Además de ir muy bien con bebidas, como smoothies o licuados, funciona en recetas veganas como mac and cheese, y para espesar sopas y guisados.Para la leche de avena, remoja 1 taza de avena en 5 tazas de agua por 30 minutos, cuela y licúa la avena con la esencia de vainilla, la azúcar morena y la sal con el agua del remojo. Cuela con ayuda de un colador o una manta de cielo 2 veces, o hasta que ya no se vean restos de avena.Sin importar la bebida vegetal que elijas, procura consumir aquellas que no tengan azúcar añadida, para aprovechar mejor sus beneficios.
Consumir alimentos que fortalecen tu sistema inmunológico es súper necesario; ahora más que nunca, necesitamos estar fuertes para combatir cualquier tipo de virus, ya que como afirman los especialistas del Departamento de Nutrición de la Universidad de Barcelona, ingerir alimentos para subir las defensas del cuerpo será benéfico en el organismo y formará barreras que pueden evitar el contagio o minimizar las consecuencias de algunas enfermedades. Esto podría parecer abrumador en un principio, ya que las listas de frutas y verduras que refuerzan el sistema inmune suelen ser bastante amplias y es complicado encontrar una dieta para aumentar las defensas que se adecúe a nuestra rutina, por ello, a continuación te presentamos dos menús para fortalecer tu sistema inmunológico y disfrutar de platillos saludables, deliciosos y fáciles de hacer. Primera opción para fortalecer tu sistema inmunológico Smoothie de manzana con jengibre y granolaLa manzana es una gran fuente de vitamina C y A y combinada con el jengibre, que posee propiedades expectorantes, antitusivas, antiinflamatorias y antibióticas, ayudan a combatir los resfriados y gripes comunes. ¡Es una excelente opción para iniciar el día! Rollo de pescado relleno de arrozEl arroz es un alimento alto en minerales y vitamina D y el pescado, por su parte, te aportará vitaminas, proteínas y Omega 3, de modo que, según explica la doctora en nutrición Laura I. Arranz, de la Universidad de Barcelona, estarás mezclando los elementos básicos en un poderoso cóctel de salud. Tortitas de champiñones con queso Estas tortitas de champiñones con queso son una buena alternativa para cenar saludablemente, ya que los champiñones contienen betaglucanos, carbohidratos que estimulan la producción de glóbulos blancos, que atacan los virus, de acuerdo a un estudio de la European Journal of Applied Physicology. Segunda opción para fortalecer tu sistema inmunológico Bowl antioxidante de frutasEl instituto Hoffman-La Roche Inc. indica que los frutos rojos contienen grandes cantidades de vitamina A y son una poderosa fuente de antioxidantes, por lo tanto, ayudan a mantener una buena salud en todos los sistemas del cuerpo, especialmente el inmunológico y el digestivo. No te pierdas este bowl antioxidante, su sabor es ideal para desayunar. Carne molida de res a la mexicana“La carne está repleta de hierro y zinc, dos nutrientes que te ayudan a protegerte contra las infecciones bacterianas, los virus y los parásitos”, explica la nutrióloga Joan Salge Blake. Por eso, este delicioso plato de carne molida a la mexicana es el guisado ideal para subir las defensas y disfrutar de un sabor inigualable. Ensalada de pollo y almendras  Una cena deliciosa y nutritiva es, sin duda, esta ensalada de pollo y almendras, las cuales son un gran refuerzo inmunitario gracias a su alto contenido en vitamina E. Además las estarás consumiendo acompañadas de pollo, conocido por ser una excelente proteína. ¡Una forma ganadora de cerrar el día y cuidar tu sistema! Prueba estas dos opciones de menús saludables y perfectos para fortalecer tu sistema inmunológico y cuéntanos qué te parecieron.
Seguramente para nadie es sorpresa que en el mundo existen cerca de más de 500,000 tipos de cerveza que logran satisfacer los gustos de los paladares más desenfadados o aquellos que son más exigentes. Sin embargo, no se trata de cuántas cervezas se producen en el mundo, si no, de las formas de preparar bebidas con cerveza que están tomando relevancia en distintos países. Por ejemplo, en México se consumen en promedio, 6.1 litros de cerveza al mes, sin considerar el mes de diciembre, cuando el consumoaumenta a 7.9 litros. Así que, dicho lo anterior, podrías o no tomar la cerveza directo de la lata o de la botella, pero lo que es cierto es que los mexicanos se caracterizan por mezclar ésta bebida con algunos aditamentos que la hacen a un más perfecta o creativa, como las micheladas y en esta lista encontrarás formas de preparar bebidas con cerveza. Michelada de Mango con ChamoyUna de las bebidas con cerveza que ha tomado relevancia entre los más jóvenes de las familias, es sin duda, la michelada con mezcla de frutas y polvitos agridulces que le dan un toque más particular a la cerveza. Coctel Bull con CervezaSi hablamos de cócteltes clásicos, una de las formas clásicas de preparar cerveza es como el tradicional Bull, que está hecho con jarabe, ron blanco, cerveza y un toquecito de limón. Claro, recuerda que las medidas exactas para preparar esta bebida con cerveza, serán clave para no balancear los sabores. Michelada CubanaEste coctel con cerveza se distingue porque se hace con salsas picantes que le añaden ese sabor entre especiado y picosito, que sin duda se vuelve ideal para acompañar una buena carne asada o mariscos. Michelada con Clamato y CamaronesCuántas veces te has sentado en la playa y has querido mezclar un sinfín de sabores en un sólo platillo o bebida? Podríamos asegurar que lo más cercano a sentirte a la orilla del mar será preparar un buen mix de camarones marinados con limón, sal salsa maggi y en mezcla con el jugo de tomate, serán una bebida perfecta. GomichelasClaramente como hemos visto en los cocteles anteriores, tomar cerveza es todo un arte y puede ser del gusto de muchos o pocos, pero lo cierto es que las variedades son demasiadas y un claro ejemplo son las gomichelas, que parten de un vaso escarchado de mezcla entre picante y agridulce, que harán enloquecer el paladar. Si nos estás leyendo desde la Ciudad de México, coméntanos cuáles son las formas de preparar cerveza que más acostumbras y cuáles son las que te gustaría aprender. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD