5 técnicas que no estás aplicando para terminar con los berrinches
Consejos de Hogar

5 técnicas que no estás aplicando para terminar con los berrinches

Por Kiwilimón - Febrero 2016
¿Sus hijos les han hecho pataletas? Me imagino que la mayoría responderá que sí, y quédense tranquilas que son absolutamente normales. Según lo que dijo la psicóloga, es la manera en que demuestran que son independientes. Por ende, entre los 2 y los 6 años, edad en que los niños aprenden a ser más autónomos (aprenden a hablar, caminan y empiezan a ir al baño solos), es cuando quieren decirle a los papás: yo también puedo hacer las cosas y tomar decisiones. Así que la próxima vez que te encuentres frente a una pataleta recuerda estas 5 maneras en que podrás controlarla:
  1. Contener: Cuando mi hija hacía una pataleta, yo me enojaba y esperaba a que se le pasara antes de hablar con ella. Pero no, hay que hacer exactamente todo lo contrario porque están en un estado anímico en que necesitan compañía. Ponte a su lado, suaviza la voz, abrázalo y dile con mucho cariño que tú entiendes que está enojado porque no le diste un chocolate, porque hay que lavarse los dientes, porque hay que ir a acostarse, o por el motivo que sea. Agáchate para estar más cerca de él y muéstrale tu cariño, aunque lo único que quieras es correr.
  2. Explicar: Una vez que estás conteniendo, explícale por qué hay que hacer eso que a él no le gusta. Por ejemplo: “yo sé que te gustaría quedarte viendo Doctora Juguetes, pero es tarde y recuerda que mañana hay que levantarse temprano” o “entiendo que quieres esas galletas pero vinimos al supermercado a comprar otras cosas y no traje más dinero”. Explicar ayudará mucho para que entienda por qué estás actuando de cierta manera.
  3. Empatizar: Luego de explicar, empieza el proceso de empatizar, donde hay que tratar de dar a entender que lo comprendemos porque a nosotros también nos pasa, por ejemplo “a mí tampoco me gusta tener que lavarme los dientes, de hecho me encantaría acostarme sin lavármelos, pero es algo que tengo que hacer todas las noches para evitar las caries” o “yo me comería feliz todos los dulces, pero si lo hago, me puedo enfermar porque mucha azúcar hace mal”. Haciéndote partícipe de su molestia, mejorará su reacción.
  4. Ofrecer opciones: Esta es la mejor parte para ellos, porque una vez que se están calmando, si les das opciones ellos sienten que ganaron la batalla. Nos explicaron en la charla que la letra “o” es clave en esto porque es la manera en que los niños entienden que pueden elegir. “Si no te gusta ese postre, puedes elegir entre la manzana o la pera”. Otro ejemplo puede ser “puedes elegir ordenar los juguetes antes de irte a acostar o mañana despertarte 5 minutos antes de lo usual y ordenarlos”.
  5. Cumplir con lo que dijiste: Esto es lo más importante. Después de todos los pasos anteriores, tienes que mentalizarte para cumplir en lo que quedaron. Si quedaron en que ordenaría los juguetes al otro día temprano, tienes que poner el despertador antes e ir a despertarlo. Así sabrá que sus decisiones también se cumplen y sus berrinches tienen consecuencias.
Yo he ido aplicando estos pasos desde que asistí a la charla y me ha funcionado bastante bien con mi hija. Ahora tengo mayor tolerancia al berrinche porque sé que pasará y que ella aprenderá algo de la experiencia. De todas maneras, siempre hay que entender que nuestras tácticas puede que no funcionen, pero tratar es siempre lo más importante. De a poco vamos avanzando con ellos en este hermoso camino llamado crianza. Leer artíulo original.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Cuando hacemos ejercicio, lo que comemos se convierte en una parte importantísima para lograr nuestros objetivos. De hecho, se ha comprobado que lo que comemos antes y después de hacer ejercicio influye directamente en el entrenamiento y en los resultados. Qué comer antes de hacer ejercicio es tan importante como qué comer después: se trata de obtener y recuperar la energía y los nutrientes que utilizamos, y la alimentación previa al ejercicio físico es la más importante, ya que de ahí tomamos el combustible que necesitamos.Aunque lo mejor es consultar a un especialista en nutrición, para que te arme un plan de acuerdo con tu edad, fisionomía, ritmo de vida, tipo de entrenamiento y objetivo, aquí encontrarás recomendaciones de lo que puedes comer previo y posterior a hacer ejercicio. ¿Qué comer antes de entrenar?Lo que recomiendan los expertos es comer alimentos ricos en carbohidratos, pues estos te ayudarán a tener energía y a mejorar el rendimiento y la resistencia. Procura que estos alimentos sean bajos en grasa y azúcares, y moderados en proteínas, por ejemplo:Un plátano, pues tiene potasio, que te será de gran utilidad a la hora de hacer alguna actividad física, además de que regulará el agua en tu organismo.Tomar agua suena simple pero no lo es. El agua, además de hidratar y mantener la temperatura de tu cuerpo, es importante para evitar calambres y desmayos por la pérdida de electrolitos.La avena es uno de los mejores alimentos que puedes comer antes de hacer ejercicio, pues tiene fibra, potasio y otros micronutrientes que funcionan para mantener el nivel de tus electrolitos. Además, contiene calcio y fósforo, que actúan en tus músculos cuando estás trabajando y hasta en la recuperación. ¿Qué comer después de entrenar?Lo más seguro es que después de hacer ejercicio salgas con mucha hambre, pero es importante que resistas la tentación, evites comer cualquier cosa y mejor tomes decisiones inteligentes en cuanto a qué comer para favorecer la recuperación.Estos son algunos de los alimentos que puedes comer:El huevo es un alimento muy saludable para después de completar una exigente rutina de ejercicio, ya que tiene un alto contenido en proteínas, vitaminas y minerales. Comer un puñado de frutos secos como almendras, nueces o pasas al terminar de hacer ejercicio es idóneo para restaurar energías. Además de sus beneficios nutricionales, están recomendados como alimentos para bajar el colesterol y ayudan a regular la presión sanguínea.Comer proteína, como pollo a la plancha o una lata de atún, te ayudará a obtener lo necesario para la reconstrucción muscular una vez terminado el ejercicio. Recuerda que la alimentación es igual o más importante que el ejercicio para cumplir tus propósitos, y aquí tienes una pequeña guía de lo que puedes consumir para hacer más efectiva tu rutina de ejercicios.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD