7 ingredientes naturales para deshacerse de la grasa y cochambre en la cocina
Consejos de Hogar

7 ingredientes naturales para deshacerse de la grasa y cochambre en la cocina

Por Gretel Morales - Septiembre 2021
En kiwilimón sabemos que mantener tu cocina limpia es muy importante para ti, pues la higiene del hogar es esencial para mantener una buena salud. En el caso de la cocina, la limpieza es obligatoria, pues ahí cocinamos los alimentos que consumimos todos los días. Sin embargo, no es necesario gastar una fortuna en productos de limpieza o pasar horas limpiando para tener una cocina sin rastro de cochambre, ¡aquí te decimos cómo!

Los mejores ingredientes para remover el cochambre

El cochambre es una sustancia pegajosa o grasosa que forma una capa sobre los muebles de la cocina, el refrigerador, el microondas, la estufa y todos los demás electrodomésticos. Si hay cochambre y grasa en tu cocina, no te preocupes, aquí te decimos como deshacerte de él en un dos por tres con ingredientes naturales, los cuales seguramente ya tienes en tu alacena.

Vinagre blanco

Como bien sabes, el vinagre blanco es una excelente opción para limpiar todos los rincones de tu casa, desde la cocina hasta el baño, pasando por ventanas y pisos.

En el caso del cochambre, el vinagre se convertirá en un gran aliado, pues te ayudará a remover la grasa rápidamente. Para limpiar tu cocina con este ingrediente, puedes hacer una mezcla de vinagre blanco con cáscara de limón o naranja, deja reposar por varios días y coloca el líquido en un atomizador. Posteriormente, rocía un poco sobre el cochambre y deja reposar por un par de minutos, luego limpia la superficie con un trapo limpio y húmedo.

Jugo de limón

Si estás harto de las manchas de cochambre y grasa por toda la cocina, tenemos buenas noticias: tienes la solución en tu refrigerador. Solo necesitas exprimir varios limones, colocar el líquido en un atomizador y aplicar directamente sobre la mancha. Deja reposar unos minutos y después limpia con un trapo húmedo. ¡Decirle adiós al cochambre nunca había sido tan fácil!

Bicarbonato de sodio

Este ingrediente sirve para preparar postres, sin embargo, también tienes múltiples usos a la hora de limpiar el hogar. Para remover la grasa y mugre más pegada, mezcla un poco de carbonato con jugo de limón para remover el cochambre más pegado.

También puedes leer: ¿Cómo limpiar tu horno usando bicarbonato de sodio?

Sal

¡Seguramente nunca habías utilizado sal para quitar mugre y cochambre! Si quieres que tu cocina se vea impecable, te recomendamos usar colocar un poco de sal sobre las manchas de grasa y cochambre, pues este ingrediente absorberá la grasa.

Ahora, si el cochambre está muy pegado, puedes mezclar 3 cucharadas de sal con una cucharada de alcohol, revolver y untar la mezcla sobre el cochambre. Deja reposar por unos 10 minutos y luego limpia la superficie con un trapo limpio y húmedo.

También puedes combinar un poco de sal con bicarbonato de sodio y jabón para trastes para crear un poderoso limpiador y desengrasante que te hará olvidarte del molesto cochambre para siempre.

Agua caliente

El agua caliente siempre es una gran opción a la hora de limpiar utensilios, pero también es de mucha ayuda cuando se trata de remover cochambre y grasa. Prepara una mezcla de agua caliente, jabón para trastes y jugo de limón para remover las manchas más difíciles. ¡Tu cocina quedará rechinando de limpia!

Fécula de Maíz

La maicena es otra gran alternativa para quitar la mugre más pegada. SI tienes manchas de grasa o cochambre en la cocina, solo tienes que revolver una cantidad generosa de fécula de maíz con agua, después aplica la mezcla sobre la suciedad y talla muy bien con un trapo húmedo, todo quedará como nuevo.

Agua de arroz

Aunque no lo creas, el agua de la cocción del arroz es muy eficaz para remover manchas de aceite, grasa y cochambre. Una vez que tengas el agua de arroz, coloca un poco sobre la grasa o el cochambre, deja reposar por 10 minutos, limpia la superficie con un trapo y deja secar.

También puedes leer: Cómo limpiar tu lavadora usando ingredientes caseros

Los mejores desengrasantes caseros para la cocina

Si quieres mantener tu cocina rechinando de limpia, entonces prepara estos limpiadores caseros, son muy prácticos y lo mejor de todo es que no contienen químicos.

Desengrasante con carbonato y limón

Gracias a su eficacia para remover mugre, grasa, aceite y cochambre, este remedio natural es una gran opción para que tu cocina luzca como nueva.

Ingredientes:
  • Bicarbonato de sodio
  • Agua tibia
  • Jugo de un limón
  • Atomizador
Instrucciones
  • Prepara la mezcla con una taza de carbonato, 2 tazas de agua tibia y el jugo de limón.
  • Revuelve muy bien y coloca el líquido en un atomizador.
  • Aplica la mezcla sobre los muebles de la cocina, el refrigerador, la estufa, el horno, el fregadero o el microondas.
  • Deja reposar por 5 minutos y remueve el cochambre usando una esponja.
  • Limpia con un trapo y deja secar.

Desengrasante con vinagre

No hay nada mejor para deshacerte del cochambre que el vinagre blanco. Para este fácil y práctico remedio casero, solo tienes necesitas dos ingredientes.

Ingredientes:
  • Vinagre blanco
  • Agua tibia
Instrucciones
  • Mezcla una taza de vinagre con una taza de agua tibia.
  • Vierte la mezcla en un atomizador.
  • Rocía el líquido sobre las manchas de grasa y cochambre.
  • Deja reposar por 10 minutos y limpia con un trapo húmedo.
Califica este artículo
Calificaciones (2)
Jazmin Stibaliz Puerta Pinto
12/10/2021 10:12:01
excelente
Juana Amaya
11/10/2021 14:26:21
Muy buenos consejos
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La tortilla es el pilar de la gastronomía mexicana, así como una pieza clave de nuestra identidad culinaria y de nuestra historia. Por si fuera poco, es un alimento versátil, nutritivo y económico, es por eso que es indispensable en todos los hogares mexicanos, ya que es una buena fuente de calcio.Si quieres conocer más sobre la historia de la tortilla, su origen y su evolución, en kiwilimón te decimos todo lo que tienes que saber sobre el alimento más mexicano de todos. Pues, aunque en México existen alrededor de 700 platillos que se pueden preparar con maíz, la tortilla es, y siempre será, la joya de la corona. ¿Qué es la tortilla? La tortilla de maíz es un pequeño disco hecho de maíz nixtamalizado o harina de maíz, el cual se puede preparar a mano o en máquinas industriales. Años más tarde surgieron las tortillas de harina, las cuales se preparan con harina de trigo y manteca o mantequilla, son más populares en el norte del país, mientras que las tortillas de maíz son imprescindibles en el centro y sur de México. El origen de la tortilla La tortilla, el pilar de la alimentación en nuestro país, es de origen prehispánico y se calcula que se creó alrededor del año 500 a.c., según el estudio titulado “Elaboración y consumo de tortillas como patrimonio cultural de San Pedro del Rosal, México”. Sin embargo, diferentes estudios han señalado que los antiguos habitantes de nuestro país habrían domesticado el maíz e inventado el proceso de nixtamalización entre el año 400 a. C. y el año 100 d. C. En la "Historia general de las cosas de Nueva España", escrito por Bernardino de Sahagún entre 1540 y 1585, el religioso español explica la gran variedad de tortillas que existían en el país: Las tortillas que cada día comían los señores se llamaban totonqui tlaxcalli tlacuelpacholli, que quiere decir “tortillas blancas y calientes dobladas” (...) comían también cada día tortillas que se llamaban ueitlaxcalli; quiere decir “tortillas grandes”, estas son muy blancas y muy delgadas y anchas, y muy blandas (.…) otras tortillas que se llaman cuahuhtlacualli; son muy blancas y grandes, y gruesas y ásperas. Otra manera de tortillas se llamaban tlaxcalpacholli; eran blancas, y algo pardillas, de muy buen comer. (…) unos panecillos, no redondos sino largos, que llaman tlaxcalmimilli; son rollizos y blancos, y del largor de un palmo. (…) Otra manera de tortillas llamaban tlacepoalli tlaxcalli, que eran ahojaldrados; Usaban también muchas maneras de tortillas para la gente común. Una manera de ellas se llaman tianquiztlacualli; quiere decir “tortilla o tamal que se vende en el tiánquez”. Otra que se llama íztac tlaxcalli ética tlaoyo, quiere decir “tortilla muy blanca que tiene dentro harina de frijoles no cocidos” (…) Comían unas ciertas tortillas hechas de las mazorcas frescas del maíz, que se llaman elotlaxcalli o xantlaxcalli; otra manera de tortillas hechas de mazorquillas nuevas de maíz, que se dice xilotlaxcalli.Cabe mencionar que el maíz, y las tortillas, eran tan importantes para los pueblos indígenas que Tlaxcala era conocido como “el lugar de tortillas o pan de maíz”. Según información publicada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, en Tenochtitlán existían varios mercados en los que se vendían tortillas solas o con chile carne, miel, huevo, mole y otros acompañamientos.También puedes leer: ¿Cómo hacer tortillas de colores? La evolución de la tortilla Además de ser la única cuchara comestible en el mundo, la tortilla se ha convertido a un elemento imprescindible en la gastronomía mexicana porque se utiliza para preparar todo tipo de platillos: enchiladas, tacos, chilaquiles, totopos, tostadas, quesadillas, flautas, entre muchos otros. Dependiendo del maíz que se utilice para su producción, podemos encontrar tortillas blancas, amarillas, azules y moradas. La revolución de la tortilla Durante la época antigua se utilizaba el metate para moler maíz nixtamalizado, para después formar las tortillas y cocerlas en comales. Sin embargo, todo cambio durante la colonización, pues llegó el molino y años después la máquina de tortillas, un instrumento que cambió la historia de la tortilla y de la producción de alimentos en nuestro país. En nuestro país, comenzaron a inventarse y patentarse máquinas para hacer tortillas desde mediados del siglo XIX, sin embargo, la máquina tortilladora que de verdad cambió la industria alimenticia no salió a la luz hasta 1963, cuando Fausto Celorio creó y patentó una máquina con un sistema de rodillos para troquelar y transportar la tortilla, además, esta funcionaba con gas y no petróleo. Según información publicada por el Archivo General de la Nación, antes de Fausto Celorio, Julián González, presentó una patente para pulverizar todo tipo de granos en 1859. Años más tarde, Genaro Vergara presentó una máquina más moderna para la producción de tortillas.También puedes leer: Maizajo, kiwifav de la semana
Esa noche, en Francia, Celia Florián puso a México en boca de todos. La prestigiosa La list, en su edición The World’s Best Restaurant Selection que selecciona y califica experiencias culinarias alrededor del mundo, otorgó a su restaurante Las quince letras el premio 2021 Artisan & Authenticity Award Winner. El de La list no ha sido el único premio que Celia recibió en los últimos quince días. Junto a la cocinera Rosario Cruz, en Asturias, España, la oaxaqueña obtuvo el premio Guardianas de la Tradición por resguardar los saberes de su entidad dentro de las actividades de FéminAs 2021, I Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural.De esta cocinera se dice mucho en los círculos gastronómicos, pero fuera de Oaxaca sólo un puñado de comensales la conocen. Es momento de traer a la conversación a esta mujer que además de ser empresaria, cocinera y madre, preside desde 2015 la Asociación de Cocineras tradicionales de Oaxaca. Hace algunos días pude entrevistarla en exclusiva para kiwilimón y esto fue lo que me contó. ¿Qué significa ser una cocinera tradicional reconocida en Europa?Este es un reconocimiento que refleja el trabajo del gran equipo que hacemos en conjunto. Refleja el compromiso que tenemos por dar a conocer los sabores auténticos de Oaxaca a través de los platos. Con ello no sólo estamos promocionando nuestro destino sino también México. ¿Cómo comenzó este sueño que ha trascendido fronteras de todo tipo?Hace 29 años que abrimos Las Quince Letras recuerdo que eran días completos de trabajo. No había descanso. Antes cerrábamos a las 8 pero abríamos a las 7 A.M. Sin embargo, era un sueño cuando los clientes nos decían que estaba delicioso. Tuvimos mucha clientela local desde el principio, pero también turistas porque estamos en el centro. Por tratar de hacer las cosas mejores empecé a hacer investigación. Así podía servir platillos que no sólo eran de la región que a mí me corresponde –yo soy de la región de los Valles Centrales–. Empecé a ir a comunidades a sacar otros platos y desde entonces ha sido un compromiso grande para poder dar a conocer la grandeza de Oaxaca y sus cocineras.¿Qué te llevó a presidir la Asociación de Cocineras tradicionales de Oaxaca?Yo me decía que era importante que más mujeres salieran adelante por medio de la cocina. La cocina da para eso y mucho más. Me di cuenta de que hay muchas mujeres que no estaban siendo visibilizadas y comencé a llevarlas a eventos que a mí me invitaban fuera de Oaxaca. Ellas también se convirtieron en promotoras. Muchas de ellas siguen encantadas con el proyecto, otras han puesto sus restaurantes tradicionales, otras trabajan dando servicio de catering llevando su cocina tradicional a eventos privados. Se han empoderado, se han dado a conocer. Ahora son ponentes de cocina tradicional en universidades, en eventos. ¿En qué consiste tu labor con ellas?Ha sido muy bonito apoyarlas cuando viajamos, apoyarlas en los eventos que tenemos en Oaxaca, asesorarlas de cómo viajar, de cómo tienen que presentarse por primera vez a los encuentros. Siempre les digo que es importante que utilicen sus utensilios de barro, que sus platillos sean autóctonos, que no manejen tanta grasa, que enseñen la autenticidad de nuestra cocina y nuestra gran cultura, que lleven su ropa tradicional. He procurado con las instancias gubernamentales que las apoyen con recursos, el manejo higiénico de alimentos, el tema cultural. Les pido que hablen de nuestra cocina y por eso las invito a que conozcan más: para que cuando la gente les pregunte estén bien informadas. Trato de apoyarlas en cuanto a la no violencia de género. Que ellas identifiquen si están siendo violentadas y traten de evitar ese tipo de violencia dentro de sus familias.Para ti que eres portavoz, ¿qué es lo que hace única a la gastronomía oaxaqueña? Los sabores que tiene. Por ejemplo, cuando ya conoces otras cocinas del mundo, te das cuenta de que nuestros sabores son especiales, autóctonos. Podría decir que es debido a la cultura, a la biodiversidad de Oaxaca. Somos el estado que cuenta con la mayor cantidad de agaves silvestres, el maíz cuyo origen según las últimas investigaciones se dio en la cueva de Guila Naquitz. También la cantidad de quelites; tenemos el mayor número de chiles endémicos. Tenemos una excelente cocina, pero también tenemos una excelente bebida que es el mezcal. Están los moles de cada región, de cada comunidad, de cada pueblo. Yo los gozo todos porque cada casa tiene su sazón, cada familia y cada comunidad. Hay que saber disfrutar y valorar el trabajo de las personas pues no es nada fácil hacerlo, tiene complejidades y muchas técnicas. Hablar de moles en Oaxaca es una variedad infinita.¿Nos podrías compartir una de las recetas tradicionales que sirves en Las Quince Letras?Para un chileatole verde de cinco porciones necesitas 3 elotes, 2 hojas de hierba santa, 1 rollo de cilantro, 1 rollito de epazote, 1 chile jalapeño o serrano, 1 gajo de cebolla, ½ diente de ajo y la punta de una cuchara con mantequilla, aunque si lo queremos, lo podemos hacer sin ella. Comienza partiendo 1 elote en trozos; los otros 2 los desgranamos. Divídelos a la mitad y reserva. En una olla fríe la mantequilla y agrega solo la mitad de 1 elote desgranado. Sofríe. Agrega agua y los trozos de elote. Aparte muele todo junto: las hierbas, el chile (si al momento de cortarlo está muy picante, retírale las semillas; si no pica tanto déjale solo un poquito ellas), la cebolla, el ajo y la otra mitad de granos que reservaste, para espesar. Cuando rompa el hervor en tu olla incorpora todo lo verde que moliste. Sazona con sal y lleva de nuevo a hervir. Saca del fuego y acompáñalo con cuadritos de queso seco o fresco. Decora con epazote. 
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD