Así son las vacaciones más espectaculares sin salir de tu casa

Por Kiwilimón - Diciembre 2016
La mayoría hemos llegado a esa etapa en la vida en la que añoramos nuestros días en la escuela: largas vacaciones, fines de semana completamente libres e, incluso, días extras de descanso. Admitámoslo: a todas, en algún momento de nuestra infancia, nos dejaron faltar a la escuela, con el clima como excusa. En cambio, hoy nos sentimos afortunadas el sábado que podemos disfrutar sin estar pegadas a la computadora o al celular. Y cuando el clima está más frío que el corazón del último exnovio, lo único que podemos hacer es envolvernos en mil capas de ropa y esperar a no morir congeladas en el camino al trabajo. Y aunque, de alguna manera, hayamos aprendido el arte de permanecer arropadas sin perder el glamour – porque #FashionGoals – eso no significa que no necesitemos de vez en cuando un respiro. ¿Estás lista para vivir las vacaciones más espectaculares este invierno? Tranquila, no es necesario que inviertas todo tu aguinaldo y fondo de ahorro para una semana en Cancún. Con estos tips podrás relajarte y disfrutar unas vacaciones de envidia sin salir de tu hogar. Primero que nada, debes planear y organizar: via GIPHY Busca un fin de semana que tengas completamente libre. Para que valga la pena y realmente tenga un efecto relajante, debes estar disponible al 100%. Una vez que has decidido cuáles días tomarás, bloquéalos. No hagas trampa: hacer yoga por la mañana y salir por la noche de copas no es precisamente algo que harías en un fin de semana en un spa. Cuando tengas los días definidos, decide las actividades: via GIPHY Piensa en todas esas cosas que siempre quieres hacer pero que nunca tienes tiempo. Obviamente, el plan es consentirte y relajarte, así que clasificar el clóset por colores o lavar todas las cortinas son actividades que debes descartar. Diseña un horario donde incluyas sesiones de manicure, mascarillas, yoga, meditación o cualquier otra actividad que te ayude a relajarte. Aprovecha para desintoxicarte y comer sanamente: via GIPHY Planea tus comidas y, en lo posible, prepáralas con anticipación, para que no tengas que estar metida en la cocina todo el fin de semana. Busca recetas sencillas y sanas que puedan ayudarte a liberarte de las toxinas. Aunque el objetivo de estas mini vacaciones es consentirte, no te recomendamos comprar comida rápida o congelada, ya que pueden arruinar un poco el plan saludable. Olvídate del celular, computadora, televisión… via GIPHY Básicamente de cualquier dispositivo electrónico que pueda distraerte y ser fuente de ansiedad. Si encontraste alguna app que puede ayudarte a meditar o descargaste algunos videos para hacer yoga, limítate a usar la tecnología para estos objetivos. En el momento en el que te distraigas viendo fotos en Instagram, tu fin de semana de ensueño se habrá arruinado. Prevé y prepárate para un fin de semana para ti: http://giphy.com/gifs/bath-jFkURWcklrmfe Eso significa que debes mentalizarte que tu único objetivo debe ser relajarte y consentirte. Cualquier otra cosa que no entre en esa categoría, olvídala. Como puedes ver, solo necesitas un poco de tiempo y organización para disfrutar unas mini vacaciones este invierno. A final de cuentas, no es tanto el lugar sino la disposición lo que nos hace relajarnos y disfrutar. Prepara tu fin de semana con estas prácticas recetas:
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los retiros de silencio son una experiencia curiosa. A la hora de la comida no hay lugar para los “qué rica sopa”, los “me pasas la sal” o los “ay, esa salsa pica mucho”. Aunque parezca una obviedad no queda otra que ponerle atención al alimento. Recuerdo que mi primera vez tenía al frente una sopa de espinacas con trocitos de papa y una diminuta brunoise de zanahorias. Las instrucciones de mi guía de meditación eran claras, había que observarlo todo: la forma de cada verdura, la caprichosa distribución en la que los ingredientes se acomodaban en el plato. Los olores no se salvaban. Había que concentrarse en las notas de la espinaca cocinada, el aroma del tiempo. Y por supuesto, ya en la boca, sentir cada ingrediente, cada combinación lograda en el asar de una cucharada. La experiencia fue iniciática. Hace unos días pude repetir la emoción. Esta vez fue en un centro de medicina ancestral en el que había que comer en conciencia. Ana, la chef, lleva años confeccionando combinaciones de recetas que luego prepara de forma consciente y sirve para placer de los visitantes. Eva Solís, la Abuela, es la fundadora de este espacio y la creadora del libro ‘Comida que cura’. Y es que ya lo dice una cita bíblica en Proverbios, “las palabras amables son como la miel: dulces al alma, saludables para el cuerpo”. Para la Abuela, las plantas, las frutas, y todo lo que procede del reino vegetal tiene el poder de reaccionar frente a las energías que les ponemos a través de la intención.Quizás parezca la formulación de un pase mágico –es más, probablemente lo sea– pero hay un arte en eso de convertir los ingredientes más sencillos en manjares para el alma. Explicado de otra forma, el ritual es similar al que hacemos cuando le cantamos o le hablamos bonito a una planta: crece más y crece mejor. La Abuela explica que las palabras y la intención transforman un platillo en una medicina poderosa. ¿Salsa para estimular la felicidad? ¿Sopa de chícharo para lograr la quietud? Así, tal cual. El rezo comienza al cocinar: se agradece a cada integrante de la receta, así como a las personas que tuvieron que ver con ellos –agricultores, distribuidores, vendedores– desde el campo hasta el momento de cocinarlos. Al final, “la importancia de ofrecer una comida que cura es que podemos elevar la vibración energética y el estado de ánimo de nuestras familias”. Eso sí. Hay que ser sabios ante nuestro marchante de confianza. “La selección de los ingredientes en un platillo que lleva la intención de sanar comienza con la compra de alimentos vivos y productos no procesados como materias primas”. Luego es importante lograr las combinaciones correctas. Aquí no aplica eso de que todo cabe en un jarrito sabiéndolo acomodar. Para la Abuela –tal como también lo dicta la tradición Ayurvédica– hay que aprender sobre la química que se despierta en los alimentos al unirlos. “Combinar los alimentos de manera adecuada permite una mejor digestión, una adecuada evacuación y una desintoxicación continua. Lo contrario produce enfermedad”, afirma la Abuela en su libro.Laura Esquivel en ‘Como agua para chocolate’ hace uso de hipérboles para explicar cómo los sentimientos de la cocinera –de la entrañable Tita– se trasladan al platillo y a los comensales: desde a unas codornices con pétalos de rosas hasta a una rosca de reyes. Para la Abuela no es una exageración: “Quienes cocinamos debemos tomar consciencia de cómo estamos al momento de estar frente al fogón. Si estoy triste, enojada o con prisa, eso mismo daré de comer a mi familia”. Para ella, la vibración que tenemos le confiere al plato una emoción, así que más vale estar conscientes al momento de cocinar. Luego viene la degustación consciente. La Abuela recomienda estar en silencio y con los ojos vendados. Retomar el uso de las manos para ponernos en contacto directo con los ingredientes; percibir sus texturas, formas, tamaños y temperaturas. Así, en total atención investigar con la nariz y la boca los insumos que tenemos frente a nosotros. Probar, disfrutar, detenerse en ese dulce momento. El ejercicio meditativo tendrá una ventaja adicional: “Al degustar conscientemente, la orden de saciedad llega más pronto al cerebro y, por tanto, requeriremos comer menos. Lo contrario sucede cuando comemos leyendo, chateando o pensando en lo que tengo que hacer”. Por último, para que tu comida se convierta en un medio para curarte, purificarte y renovarte, la Abuela recomienda bendecir y agradecer por eso que terminó en un plato precisamente para ti. Esas acciones que parecen insignificantes “son los pilares que sustentan la abundancia, el flujo equilibrado entre el dar y el recibir”. Comer así, en total conexión, nutrirá más que solo tu cuerpo físico.
Lo que más me gusta de los remedios caseros es que, aunque quizá parezcan algo novedoso, pues estamos ya acostumbrados a usar productos prefabricados, muchos son casi milenarios, como el uso del agua de arroz para el cabello largo.De acuerdo con una investigación de 2010, las mujeres en japón durante el periodo Heian, de 794 a 1185 d.C., tenían el cabello hasta el suelo y lo mantenían saludable con agua de arroz.En China también hay un equivalente moderno de esta historia con las mujeres Yao, que viven en un pueblo llamado Huangluo en China, famosas por tener un cabello de un promedio de casi dos metros de largo, además de mantener su color por más tiempo, ya que no comienzan a tener canas hasta que alcanzan los 80 años. Las mujeres Yao también atribuyen la longitud y el color de su cabello al hecho de que lo lavan con agua de arroz.Beneficios del agua de arroz en el cabelloEl agua de arroz es el agua con almidón que queda después de que el arroz se enjuaga, se cocina o se deja remojar. Se cree que deja el cabello suave y brillante, además de ayudarlo a crecer más rápido, y quienes lo usan, afirman que desenreda el cabello, lo suaviza, aumenta el brillo, fortalece y ayuda a que el cabello crezca largo.Por su parte, el agua de arroz contiene muchas de las vitaminas y minerales que contiene el arroz. Éstas incluyen:aminoácidosVitaminas Bvitamina EmineralesantioxidantesLa investigación científica señala que los beneficios del agua de arroz en el pelo pueden ser verdaderos, pues esta puede reducir la fricción superficial y aumentar la elasticidad del cabello. Sin embargo, los estudios no son contundentes o tienen fines comerciales, por lo que los beneficios del agua de arroz para el cabello siguen sin demostrarse. Aunque se necesita más investigación para respaldar la evidencia anecdótica sobre los beneficios del agua de arroz para el cabello, si tú la pruebas o la has probado, cuéntanos qué notaste de diferencia en tu cabellera.
La gastronomía de Costa Rica de hará viajar hasta este maravilloso país a través de tu paladar si te atreves a probar lo mejor de su cocina. ¡No te pierdas estos increíbles platillos típicos de Costa Rica! Gallo Pinto ¡Los ticos sí que saben cómo hacer un buen desayuno! Si no nos crees, tienes que preparar este delicioso gallo pinto, la deliciosa mezcla del arroz con frijoles, acompañada de una rica salsa con especias. También puede llevar huevos al gusto, frutas tropicales y un clásico plátano macho. Casado El casado es un platillo tradicional de Costa Rica que consta de carne, pollo o puerco, con arroz blanco, frijoles y plátano mucho. Muchos lo comparan con el gallo pinto pero de la hora de la comida. ¿Se te antoja? Chifrijo Otro de los clásicos de la cocina tica es el chifrijo, un tipo de chicharrón de cerdo, arroz, frijoles y chimichurri acompañada de chips de plátano. Es un platillo muy común para disfrutar a la hora de la cena. Olla de carne En Costa Rica se acostumbra comer esta sopa típica, la cual consiste en un jugo de carne acompañado de diversas verduras como zanahoria, papa, yuca, chayote, ñampí, elote, ayote, tiquizque y a veces, hasta plátano. Prestiños Los prestiños son dulces típicos de Costa Rica, los cuales se preparan con harina de trigo frita, acompañados con miel. ¡Son deliciosos! Churchill Otro postre típico de Costa Rica, al cual podemos comparar con los raspados mexicanos, es el churhill. Este rico postre se trata de un poco de hielo picado bañado de sirope, dulce de leche, leche en polvo y acompañado con helado. ¿Cuántos platillos típicos de Costa Rica se te antojaron?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116