¿Cómo guardar la Albahaca?
Consejos de Hogar

¿Cómo guardar la Albahaca?

Por Kiwilimón - Mayo 2011
Esta deliciosa hierba se se pone negra y pierde su sabor si las metes al refrigerador. Para que te dure mas tiempo guárdala de esta forma:
  1. Pon las ramitas de albahaca en un vaso con agua (que solo cubra la rama y no las hojas)
  2. Cambia el agua todos los días y mantén en un lugar fresco fuera de la luz directa del sol
  3. Disfruta de sus platillos por semanas con albahaca fresca
     
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Esta es la época de celebración y de brindis con nuestros seres queridos. Por aquellos que están y nos acompañan, por los que ahora viven en los recuerdos y por el nuevo capítulo que estamos por inaugurar. Hay posadas, festejos, risas y, a veces, unas copitas de más, que al amanecer se transforman y nos torturan con la famosísima cruda o resaca.  Mayte Martín del Campo, nutrióloga de Kiwi Te Cuida, señala que cuando se consume alcohol, se distribuye a través del agua corporal, afectando a la mayoría de los órganos de nuestro cuerpo como el hígado, el intestino, el páncreas, el cerebro y el corazón. Al consumir alcohol en exceso, además de la deshidratación, podemos experimentar dolor de cabeza, cansancio y sensibilidad visual y auditiva.  Si eres víctima de estos síntomas, te recomendamos algunas bebidas y antojitos infalibles para curarte la cruda:  Agua de coco con horchata  El agua de coco es un excelente aliado para la cruda, porque contiene electrolitos. Esta receta además integra horchata que con el coco hacen una combinación refrescante y perfecta, con grandes aportaciones. El coco tiene muchas propiedades que benefician a la salud, como ácidos grasos, fibra y vitaminas. Si te sientes apagado, prueba esta agua fresca mexicana.  Limonada mineral con menta El agua mineral te salvará en tus crudas. Puedes tomarla sola, o bien mezclarla con limón y miel para obtener un gran shot hidratante y sanador. Juliana de la Mora, kiwifan, prepara en casa una limonada con menta y burbujas, que nosotros te recomendamos para recuperarte y disfrutar el sabor de que tu cruda valió la pena.  Clamato power Carlos Lieja prepara una cerveza con clamato, camarones y pepino que será la dosis que tu cuerpo necesita para seguir el impulso festivo de la temporada.  Y, por supuesto, para curarte la cruda con mucho sabor, te recomendamos estos antojitos mexicanos infalibles:  Caldo de camarón  El caldo de camarón es una receta muy común en estados como Sinaloa y Veracruz. Puede prepararse de diferentes maneras, con camarón seco, fresco e incluso utilizando sus cáscaras. Con un toque picosito de chile y unas buenas gotas de limón, es la forma perfecta de acabar con la cruda.  Consomé de barbacoa La barbacoa es el platillo insignia del estado de Hidalgo y es que el secreto para ser tan sabrosa está en su preparación: se hace en un “horno de tierra”, es decir, en un agujero donde la carne se cubre con pencas de maguey asada. El resultado es una carne suave y jugosa que generalmente va acompañada de un consomé hecho a base de los jugos de la cocción y garbanzos. ¿Acaso hay mejor remedio para la resaca? Birria de res Después de una noche de fiesta, al día siguiente no pueden faltar unos buenos taquitos de birria. La birria es un platillo originario de Jalisco que se prepara con carne de chivo o de res, se baña en una deliciosa mezcla de chiles. De ahí ese sabor tan característico que pocos pueden resistir. Chilaquiles verdes Ya sean crujientes o aguados, los chilaquiles son una receta infalible si lo que quieres es vencer el mal de la cruda. La verdad es que, al ser un platillo tan fácil de hacer, pues prácticamente se trata de mezclar tortillitas fritas con una buena salsa verde, quesito, cremita y cebolla, es la opción favorita de los mexicanos. ¡Cuéntanos cuál es tu remedio casero favorito para curarte la cruda!  
Detrás de un grupo de amigos que se rencuentran, de una familia compartiendo una anécdota, de una pareja hablándose de amor, hay una celebración. Hay un momentum si además existe el acompañamiento de un platillo salido del horno, un guiso que huele a tiempo en una gran olla de barro, o un estofado, fruto de la caramelización que proporciona una olla de cobre. La música que lo une todo son las risas y el inexorable chin-chin de unas copas. Yo no quiero decirte cómo vivas tus celebraciones. Lo que dos expertos en vinos y yo te recomendaremos en esta carta editorial es cómo elegir esas botellas que te acompañarán en tus momentos especiales. Sé que comprarlas implica un gasto y aunque en el acto de compartirlas con tus seres queridos ya está el regalo, te dejaré algunos consejos que harán más asertiva la elección.¿Burbujas o no burbujas? Hay quienes afirman que no hay celebración sin burbujas. Laura Santander, sommelier de Loretta y fundadora de vinosadomicilio.com.mx, explica que todo es culpa de la marquesa de Pompadeur. En sus fiestas con la crema y nata francesas corría el champagne como ríos caudalosos en temporada de lluvias. Luego, en el siglo XIX, la champaña fue la bebida predilecta de las noches de la Belle Époque, tanto que la sociedad se refería a ella cariñosamente como “champ”. Asimismo, todavía hoy, cada que se bautiza un buque, se destapan botellas de este líquido burbujeante para que su contenido sea el primero en tocar el barco. Por eso no asombra que, sobre todo en Europa, la champaña sea la bebida predilecta cuando se habla de fiesta. Sin embargo, Raphael Baillin, Brand Building Manager en la distribuidora de vinos Everest, afirma: “No a fuerza se debe celebrar con un espumoso. Pero los espumosos, por sus burbujas vibrantes, representan la efervescencia, el ánimo; despiertan los sentidos en boca. Además, si se considera que podemos celebrar con comida, el champagne es el vino más versátil que existe para maridar”. Yo, personalmente, enmarco una ocasión especial con una copa de burbujas, aunque no se trate necesariamente de una champaña (solo los vinos espumosos procedentes de la región de Champagne pueden llamarse champaña). Adoro los cavas españoles porque son más asequibles y, si estoy de manteles largos, elijo una franciacorta italiana. ¿La región es un indicador?Sin duda hay regiones famosas por sus suelos y su clima óptimos para el crecimiento de la uva o por sus vides viejas, por sus grandes añadas o por sus métodos tan exquisitos y difíciles de lograr. Ejemplo de ello son los vinos de Sauternes, los grand cru de Borgoña, los premier cru de Burdeos. Pero seamos honestos: esos vinos cuestan una fortuna y quizás nunca lleguen a nuestra copa. En cambio, hay otras regiones que son sinónimo de calidad y a mejores precios.“Los Brunello di Montalcino son de mis consentidos, también los vinos de Oregón: esos pinot noir y pinot gris tienen mi corazón. Para mí, Oregón es una región que ha cambiado mi vida”, comenta Laura Santander. Por su parte Raphael afirma que sus vinos favoritos para celebrar sí proceden de la región de Champagne, pero nunca le dice que no a un vino mexicano: “Si estoy ante una buena comida, me gusta acompañar con Ícaro o Teziano. En cuanto a burbujas elegiría Espuma de Piedra Blanc de Blancs”.Hablemos de la inversiónLos vinos pueden ser tan caros como un auto, pero no te preocupes, ni hablaremos de esos. Aunque la inversión podría darte un parámetro sobre la calidad y los métodos aplicados en el vino, no es necesario gastar una fortuna. Sólo te diré algo: cuando estés a punto de llevarte un vino de menos de 150 pesos recuerda que el alcohol paga impuestos. Seguramente se trata de un vino procedente de procesos masivos y no necesariamente de la mejor calidad.   Laura Santander prefiere quedarse del lado del lado romántico, “cuando estás festejando, lo importante es estar con tus seres queridos y con aquello que les gusta tomar”.Los expertos recomiendan (y por menos de $500)Los vinos de celebración de Laura:Gota de arena. Si Castilla y León no estaba en tu radar, Bodegas Tridente lo devela en un abrir y cerrar de corcho. Es un tempranillo de tinta de toro –así se le llama a la uva tempranillo en esta zona– con aromas a frutas negras y especias.Palmo de tierra. Si quieres celebrar con un vino mexicano, Laura recomienda este vino, fruto de la tempranillo de Baja California que pasó 13 meses en barrica.Los vinos de celebración de Raphael:Pruno. Un clásico de la Ribera del Duero en el que encontrarás aromas a frutas rojas y gusto carnoso, que llena la boca. Cousiño Macul Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon. Procedente de la célebre bodega chilena. Al haber sido envejecido en encino francés, encontrarás en él aromas a moras y ciruela madura, así como unos taninos suaves al paladar.Los vinos de celebración de Shadia:Vino blanco espumoso Chandon Brut. Este espumoso seco, de burbuja divertida, procede de Argentina. Es perfecto para hacer música con las copas por sus aromas a manzana verde y pera.Chateau Domecq cosecha seleccionada 2016. Un vino que sabe hacer una mezcla entre presente y pasado, tal como su bodega. Encuentra en él aromas a fruta negra, cuero y especias.  
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD