¿Cómo usar fécula de maíz para limpiar?
Consejos de Hogar

¿Cómo usar fécula de maíz para limpiar?

Por Gretel Morales - September 2021
En kiwilimón sabemos que siempre estás en busca de los mejores consejos y trucos para limpiar tu casa, ropa, muebles y cocina de manera natural y sin gastar mucho. En esta ocasión, te decimos todas las maneras en que puedes utilizar fécula de maíz para limpiar todo en casa, quedarás impactado con sus múltiples usos.

¿Qué es la fécula de maíz?

La fécula de maíz, también llamada maicena, es un polvo blanco que es extrae de los granos de maíz. La fécula es un ingrediente básico en la cocina, pues es esencial para espesar todo tipo de platillos, desde atoles hasta salsas y cremas pasteleras. También se usa para preparar todo tipo de galletas y panes.

Fécula de maíz: Un poderoso aliado para limpiar

Aunque parezca difícil de creer, la maicena es el ingrediente perfecto para limpiar tu cocina, alfombras, cubiertos, manchas y hasta los muñecos de peluche. No podrás creer lo versátil que es la fécula de maíz a la hora de limpiar.

También puedes leer: 7 usos de la maicena para limpiar rápido y fácil

Dile adiós a las manchas de tinta

Sabemos que las manchas de tinta son muy molestas y difíciles de quitar, sin embargo, no es imposible. Utiliza un poco de maicena y leche para que tu ropa quede como nueva.

Mezcla suficiente leche con fécula de maíz para formar una pasta, aplica la mezcla sobre la mancha y deja que se seque. Una vez que esté seca, remueve la mezcla con un cepillo pequeño. Lava la prenda y quedará como nueva.

El mejor ingrediente para pulir la madera

No gastes una fortuna en productos para limpieza que dejarán tus muebles pegajosos, de hecho, el mejor ingrediente para limpiar y pulir muebles de madera está en tu alacena. Mezcla un poco de fécula de maíz con agua y coloca la mezcla en un atomizador, aplica sobre la madera y limpia con un trapo seco.

Fécula de maíz contra los malos olores

Si tu alfombra tiene mal olor, no necesitas comprar productos especiales para que quede como nueva, solo necesitarás un poco de maicena. Espolvorea un poco de fécula sobre la alfombra o tapete y deja reposar por 20 minutos, luego deberás aspirar la alfombra. ¡El mal olor será cosas del pasado en un dos por tres!

Maicena para limpiar los peluches

Si nos sabes cómo limpiar los muñecos de peluche de tus hijos, en kiwilimón te damos el mejor consejo. Coloca el peluche dentro de una bolsa, añade una buena cantidad de fécula de maíz y cierra la bolsa. Agita la bolsa y dejar reposar por un par de horas. Saca el muñeco de la bolsa y sacude la maicena.

Olvídate del mal olor en los zapatos

Si ya no sabes qué hacer para quitar el mal olor de los zapatos, este truco es para ti. Aplica un poco de maicena en los zapatos y deja reposar por 24 horas. Remueve todo el polvo y listo, estos tendrán un olor fresco y los podrás usar sin problema.

También puedes leer: Mascarilla de maicena para el cabello dañado

Fécula de maíz para quitar manchas de grasa

En kiwilimón sabemos que remover manchas de grasa de tu ropa puede ser una pesadilla, pero no te preocupes, usa un poco de fécula de maíz y tu prenda quedará como nueva. Solo deberás colocar una cucharada de maicena sobre la mancha de grasa y deja reposar por al menos 12 horas, después lava la prenda. Gracias a que este ingrediente absorberá la grasa, no quedará ni rastro de la mancha.

Maicena para pulir plata

Si quieres pulir joyería de plata, la maicena es una gran opción para ti. Prepara una pasta espesa al mezclar alrededor de 1 cucharada de fécula de maíz con dos cucharadas de agua. Aplica la mezcla sobre la pieza de plata y enjuaga bien.

Fécula para limpiar olla y sartenes

Si quieres que tus ollas y sartenes rechinen de limpios, aquí te decimos cómo limpiarlas de manera rápida y sencilla.

Mezcla dos cucharadas de maicena con cuatro cucharadas de agua y revuelve hasta obtener una pasta. Aplica sobre las manchas de grasa o la comida quemada, deja reposar por unos minutos, talla muy bien y enjuaga.

Vidrios y ventanas perfectas

Anímate a limpiar tus vidrios y ventanas con un poco de maicena, te sorprenderá lo bien que quedan. Añade una cucharada de fécula de maíz a tu limpiador de vidrios y limpia de manera habitual.

Maicena para limpiar tu colchón

Si quieres que tu colchón huela como nuevo, solo aplica un poco de fécula encima y deja reposar por un par de horas. Una vez que el polvo absorba la humedad, aspirar muy bien.

Fécula de maíz para quitar manchas de la alfombra

Si alguna de tus alfombras o tapetes se ha manchado de grasa, tenemos la solución perfecta para que luzca como nueva. Aplica una cantidad generosa de fécula de maíz sobre la mancha y deja reposar por 20 minutos. Una vez que la maicena absorba la grasa puedes aspirar la alfombra.

También puedes leer: Cómo hacer almidón casero para planchar
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El pasado 18 de noviembre se llevó a cabo la primera edición de Meat Sorority, un espacio pensado para entablar el diálogo de diversas mujeres acerca de su papel dentro de la industria gastronómica en el encantador jardín de la Destilería Flor de Luna, con la participación de Elena González, gerente de Food Service USMEF México; Raquel del Castillo, periodista y Editora Menú de El Universal y Fátima León, bartender y socia fundadora de Runneght. Entre copas de vino rosado, vino blanco y cocteles sin alcohol, se iniciaron las amenas charlas entre chefs, bartenders, bloggers, encargadas de relaciones públicas, periodistas y otras mujeres con importantes cargos en empresas de alimentos, quienes compartieron sus impresionantes anécdotas mientras disfrutaban de sándwiches y postres a cargo de la chef Mate Zorrilla. Se aprende más del fracaso que del éxito Tras una breve presentación de Jazmín Martínez, encargada del blog Food Police, se dio rienda suelta a una serie de charlas en las que tanto Elena, Raquel y Fátima compartieron sus historias íntimas y sus experiencias alrededor del fracaso que las forjó para impulsar su carrera dentro del sector. Elena González narró los retos a los que se enfrentó al buscar trabajo durante 2 años en un ámbito que era completamente diferente a la profesión que estudió; de ella aprendimos lo importante que es perseverar y alzar la mano tanto para buscar ayuda, como para ofrecerla. Por su parte, Raquel nos dio una importante lección de lealtad, fortaleza y sororidad. Ella dejó en claro el invaluable peso de una red de apoyo para poder afrontar cualquier reto que se te ponga enfrente, ya sea profesional o personal. Fátima describió el complicado viaje por el que atravesó al cambiar de empleo, de ciudad y prácticamente de estilo de vida, sólo para enfrentarse al repentino fallecimiento de su padre, tras lo cual comprendió que no hay porque hacerse el fuerte cuando uno se siente vulnerable. Meat Sorority pretende crear muchas más de estas ediciones para fortalecer los lazos y espacios creados por y para mujeres en una industria voraz donde destacar se complica cada vez más.
En febrero y marzo, o sea, al principio de la primavera, las alergias por polen suelen ser muy comunes, sin embargo, en el invierno hay mayor cantidad de sustancias que provocan reacciones alérgicas, pues también existe la polinización invernal.Además, ya que los síntomas de las alergias son muy parecidos a los de los resfriados comunes, pues estos incluyen estornudos repetitivos, obstrucción nasal, flujo abundante de mucosidad y comezón en ojos y garganta, es especialmente importante cuidarse en la temporada de frío, para evitar cuadros más complejos de infección.Las vacunas tanto de la influenza como para controlar las alergias, además de abrigarse bien, cubrir nariz y boca, evitar los cambios bruscos de temperatura, llevar una dieta balanceada y rica en vitamina C para fortalecer el sistema inmunológico son las recomendaciones principales de las instituciones de salud para la temporada de alergias invernales, pero estos remedios caseros también pueden ayudarte a aliviar los síntomas.4 remedios caseros para las alergias invernalesLas alergias son una reacción del sistema inmunológico a cosas que a otras personas no les molestan; entre los agentes que más provocan alergias podemos incluir: polenácaros del polvocaspa de mascotaesporas de mohopicaduras de insectoscomidamedicamentosLos síntomas que pueden producir las alergias van desde estornudar mucho, moqueo constante de la nariz, comezón, erupciones en la piel, hinchazón y hasta asma, y los siguientes remedios caseros pueden ayudar a aliviarlos.Lavados nasales con solución salinaUn lavado nasal consiste en enjuagar los conductos nasales con una solución salina y sirve para eliminar los alérgenos, la mucosidad y otros desechos. Esta irrigación nasal con agua con sal puede aliviar los síntomas de la congestión nasal y ayudar a prevenir las infecciones de los senos nasales. La solución salina se puede hacer con cosas que tienes en la cocina:agua del grifosal de mesa o sal marina fina (sin yodo)una olla con tapaun frasco limpiouna taza medidoraPon a hervir 2 tazas de agua en una olla tapada por 15 minutos, luego permite que se enfríe a temperatura ambiente y añade una cucharadita de sal; revuelve hasta que se disuelva. Úsala en las próximas 24 horas, puedes mantenerla refrigerada en un recipiente hermético, pero después de ese tiempo, deberás desecharla. Para una versión más estéril y duradera, puedes usar agua destilada.ProbióticosVarios estudios han indicado que los probióticos pueden ayudar a aliviar y aminorar los síntomas de la rinitis alérgica. Algunos de los alimentos en los que puedes consumir probióticos son el yogurt, el kéfir, el miso, algunos tipos de queso y el kimchi, entre otros.MielAún no hay evidencia científica que lo demuestre, pero se cree que comer miel producida orgánica y localmente ayuda a reducir con el tiempo la reacción alérgica al polen que las abejas recolectan en el área para producir su miel.EspirulinaEntre los muchos beneficios de la espirulina, estudios han demostrado que tiene efectos protectores antialérgicos frente a la rinitis alérgica. La espirulina es un alga verde azulada que por lo general se encuentra como un polvo, el cual se puede añadir a jugos, licuados y hasta en tortitas de verduras.
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD