Esto necesitas para la MEJOR mesa de dulces de unicornio
Consejos de Hogar

Esto necesitas para la MEJOR mesa de dulces de unicornio

Por Kiwilimón - Mayo 2017
  ¿Acaso hay algo más festivo y alegre que un unicornio? La tendencia para esta temporada son, sin duda, las bebidas y alimentos inspirados en este bello y colorido animal mítico. No te quedes atrás y prepara tu propia fiesta con temática de unicornios. Aquí te decimos cómo preparar una deliciosa mesa de dulces.
  1. Elige la pieza principal de la mesa: ¡un increíble pastel en forma de unicornio!
Hornea tu pastel favorito y decóralo con fondant para que parezca un precioso unicornio. Si quieres agregar más color, puedes usar brillantina comestible y flores. ¡Quedará increíble!
  1. Acompaña tu gran creación con versiones más petite: ¡hermosos cupcakes de unicornio!
Nunca pueden faltar los cupcakes en una mesa de dulces. Elige tu mezcla favorita y prepáralos como sueles hacerlo. Procura que el color de los capacillos sea similar a los tonos que uses en el resto de la mesa. En caso de que batalles para encontrar la pintura comestible dorada, puedes sustituirla mezclando azúcar blanca con colorante de cocina.
  1. Ambienta la fiesta con decoración igual de festiva que los dulces: ¡globos decorados!
Hacer estos globos es súper sencillo y muy económico. Ata cada globo a otro relleno de agua y úsalos para decorar la mesa de dulces o como centro de mesa de los invitados. Si te late seguir con la onda de los unicornios, puedes agregar un conito de papel pintado para simular su cuerno. (Recuerda pegarlo con cinta adhesiva).
  1. No te olvides de los invitados: ¡haz unas bellísimas diademas de unicornio!
Esta idea es buenísima para la fiesta de cumpleaños de una niña. Aunque lo ideal es que ya estén listas las diademas cuando lleguen las invitadas, puedes pedirles que te ayuden a decorarlas ellas mismas. Si te animas a organizar la actividad con las niñas, te recomendamos sustituir el silicón por velcro o algún otro tipo de pegamento que no sea peligroso para ellas.

¿Qué estás esperando para preparar la mejor mesa de dulces de unicornio?

Cuéntanos qué más te gustaría agregar a tu mesa.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
No, aún no regresaremos a la vida normal. Los cines no nos verán pronto llorando ante una escena romántica o sudando frío frente a alguna persecución. Los domingos de barbacoa tampoco nos verán sentados en una mesa larga junto a otros desvelados. Al menos no por las siguientes semanas en la Ciudad de México. El regreso a lo esencial que anunció Claudia Sheinbaum tiene como punto de partida la reactivación de los trabajos de construcción, la minería, la fabricación de equipo de transporte y la producción de cerveza: sí, para tranquilidad de todos, volverá a haber cerveza en CDMX.En las tiendas de conveniencia la escena era un tanto apocalíptica. Al fondo, los refrigeradores a los que siempre recurríamos por un six ahora desplegaban apenas una o dos tristes cervezas cuando se estaba de suerte. Y es que a principios de abril, López-Gatell anunció la suspensión de la producción cervecera, un líquido amigo de la dieta nacional. No, no somos la República Checa con un consumo per cápita de 138 litros por persona, pero el consumo de cerveza nacional llega a los 75 litros por persona anualmente. La decisión de suspensión tomó por sorpresa a la mayoría puesto que, además, somos el primer exportador de cerveza a nivel mundial y porque, con excepción de un puñado de países, el resto del mundo se negó a tomar una decisión de esa magnitud.Que regrese el abastecimiento de cerveza a la CDMX no sólo da tranquilidad a los domingos de barbacoa, cuyo mejor maridaje es una bien fría y clara, sino también a la industria cervecera y a las familias que dependen de ella, porque como asegura Fernando Rincón, consejero de Comunicación de la Acermex, en el caso de cervecería artesanal, resulta en la generación de más de cinco mil empleos.No cabe duda de que si alguien padeció esta suspensión ha sido la cervecería artesanal, donde el flujo de efectivo es bastante limitado. “Tan sólo un fin de semana donde hay ley seca ya es muy pesado para los productores”. Además, asegura “que en esta época se recortó personal, se recortaron sueldos y las cervecerías pequeñas fueron las más afectadas”, aunado a que el consumo de estas se da más en restaurantes y bares cuyas labores también han estado mermadas.Para festejar una gran noticia citadina, ¿qué tal algunos platillos fáciles que se preparan con cerveza? Prepararlos en familia, con buena energía, es la celebración completa.
La carne es, para muchos, una fiesta en el plato: es sinónimo de un día especial o simplemente, el ingrediente infaltable en nuestros amados tacos. Por eso cuando tres plantas empacadoras de carne cerraron sus puertas en Estados Unidos y casi al mismo tiempo un almacén trasnacional del mismo país limitó la compra de carne a unas cuantas piezas por familia, las especulaciones tanto en Estados Unidos como en México comenzaron a saltar. ¿Habrá carne suficiente para todos? ¿Nos quedaremos sin carne? Las preguntas se respiraban en el aire. Pensar si habrá suficiente carne para la cuarentena podría poner nerviosos a la mayoría. El COVID-19 ha afectado directamente a industrias como la cervecera o la restaurantera; la de la carne y embutidos tampoco ha quedado exenta. A principios de abril la línea de producción de tres enormes fábricas norteamericanas dio positivo de COVID-19 por lo que se tuvieron que suspender labores en ellas indefinidamente. A este hecho se le sumó que almacenes como Costco, en Estados Unidos, limitaron la venta de piezas de filete por familia y claro, como era de esperarse, los costos comenzaron a subir. El tema se volvió tan relevante que incluso Donald Trump pidió al Departamento de Justicia que se mantuvieran los precios de la res. Para terminar, en México –sí, todavía hay más– se suscitó un enorme incendio en la planta procesadora de carne de cerdo de Kekén, en Yucatán. Carlos Ramayo Navarrete, presidente de la Asociación Ganadera Local de Porcicultores, aseguró que el abastecimiento estaba bajo control.Para comprobarlo entrevisté a Germán Navarrete, chef ejecutivo de U.S. Meat en México, quien me confirmó que “muchos restaurantes están trabajando sólo con delivery, por lo que los productores tienen suficiente carne: el suministro está asegurado”. Además, parece que el tema se terminará de resolver con el paso de las semanas, pues dos de las plantas norteamericanas cerradas ya están retomando su producción al menos lentamente, según me contó.Otra buena noticia es que hoy en nuestro país la carne de cerdo es más barata que en meses anteriores y esto a nuestros bolsillos y antojos los deja respirar un poco. Podemos comprar cerdo o, en el tiempo que nos queda de encierro, aventurarnos a lo nuevo. Probar trozos de carne novedosos y económicos que, con buenas cocciones y recetas deliciosas, resulten en un descubrimiento que queramos conservar aun para tiempos postcovid. ¿Por qué no cocinar cola de res, espinazo de cerdo o pulpa de res? Son deliciosos y –nuestra palabra favorita de la temporada– baratos. Te aseguro que en ellos encontrarás ese apapacho que, a estas alturas del confinamiento, no está de más regalarle a tu familia. Aquí te comparto algunas recetas con algunos cortes a prueba de supermercados con alza de precios y a prueba de niños que no quieren comer: espinazo de cerdo en pasilla, esquites con tuétano, brisket de cerdo glaseada, pierna de cerdo en pipián rojo. Cuéntame cómo te quedan.
El mindfulness se ha vuelto famoso en la actualidad, pues es una forma de mantenerse enfocada en el presente. Esta práctica por lo general va acompañada de la meditación, con el fin desarrollar consciencia por el mundo que nos rodea.Así, el mindfulness ha mostrado ser una buena herramienta para combatir la ansiedad y el estrés, por ejemplo, dos factores que pueden llegar a influir en nuestros hábitos alimenticios, por lo que el mindfulness ha llegado hasta la comida como mindfulness eating o alimentación consciente.También te puede interesar leer Afirmaciones sobre la pérdida de peso que no deberías creer¿Qué es el mindfulness eating?La alimentación consciente es una técnica que te ayuda a controlar tus hábitos alimenticios. Aunque se han realizado pocos estudios, se ha demostrado que promueve la pérdida de peso, reduce los atracones y ayuda a sentirse mejor.El mindfulness eating consiste en utilizar la atención plena para alcanzar un estado de atención total a tus experiencias, antojos y señales físicas al comer.Lee también Consejos de una nutrióloga para no preocuparse por subir de peso en la cuarentenaFundamentalmente, la alimentación consciente implica:Comer despacio y sin distraccionesAdvertir las señales de hambre física y comer solo hasta que estés llenoDistinguir entre el hambre verdadera y los desencadenantes no relacionados con el hambreActivar los sentidos y notar colores, olores, sonidos, texturas y saboresAprender a lidiar con la culpa y la ansiedad por la comidaComer para mantener la salud y el bienestar en generalNotar los efectos de la comida en los sentimientos y la figuraApreciar la comidaEn la práctica, esto te permitirá reemplazar los pensamientos y reacciones automáticos con respuestas más conscientes y saludables.¿La alimentación consciente funciona para bajar de peso?Varios estudios concuerdan en que la alimentación consciente ayuda cambiar las conductas alimentarias y a reducir el estrés, por lo que puede funcionar para perder peso.Esto está en gran parte relacionado con el hecho de que el estrés sí afecta en los hábitos alimenticios, pues se ha observado que cuando las personas están estresadas, pueden comer de manera inapropiada. Por otra parte, si eso les hace aumentar de peso, eso puede causar aún más estrés, así que es como un círculo vicioso.Sin embargo, a pesar de que el mindfulness “puede ayudar a prevenir problemas psicológicos” y “podría ser de ayuda para el funcionamiento mental y el bienestar generales”, de acuerdo con una investigación de El País, aún faltan más estudios y mediciones neurobilógicas y conductuales más objetivas, para comprobar que realmente funciona, ya sea al comer o en cualquier otro ámbito en el que se enfoque la práctica.No olvides que cuando se trata de cambios en tu alimentación, siempre debes consultar a un experto para que te guíe y te ayude a encontrar el plan especializado para ti y tu cuerpo.
¿Qué debo comer si tengo colitis? es una de las preguntas más frecuentes para todas aquellas personas que padecen síndrome de colon irritable, especialmente porque es muy importante mantener una dieta adecuada para reducir los síntomas que causa el malestar. Por eso, en esta nota podrás conocer cuáles son algunos de los alimentos prohibidos más frecuentemente si padeces colitis y con qué podrías, según tu caso, sustituirlos. De acuerdo a Mayo Clinic, la colitis es la inflamación del intestino grueso, la cual puede ser provocada por infección o intoxicación, aunque la mayoría de las veces su causa es desconocida. Entre los síntomas más comunes podemos encontrar cólicos e inflamación abdominal, estreñimiento y dolor severo en el vientre bajo. Por suerte, especialistas como la gastroenteróloga Gail Cresci, de Cleveland Clinic, ha encontrado que esta enfermedad, en algunos casos, se puede controlar sin necesidad de consumir medicamentos, llevando una dieta para la colitis y haciendo ejercicio. La doctora Cresci recomienda evitar ciertos alimentos dependiendo del tipo de colitis, pero sabemos que muchas veces es complicado apegarse a una dieta estricta, así que a continuación te presentamos una serie con diferentes alternativas de alimentos para la colitis que podrían sustituir los que comúnmente se deben evitar. Lácteos Uno de los alimentos que definitivamente se deben evitar si padeces colitis, son los lácteos como la leche, el queso y el yoghurt, ya que, en la mayoría de los casos, pueden provocarte gases e inflamación intestinal. Afortunadamente existen varios alimentos para desinflamar el intestino en caso de que vivir sin lácteos te sea muy difícil, así que puedes suplir los ya mencionados con los siguientes: Leche de almendra, de arroz o de cocoYoghurt sin lactosaQueso brie o camembertAceite vegetal en lugar de mantequillaFrutas con altos niveles de azúcar La fructosa es un factor que podría incrementar las molestias para quienes padecen colitis, de acuerdo a información de la Asociación de Enfermos de Crohn y Colitis ulcerosa, por ello no es recomendable consumir peras, sandía, durazno, cerezas, frutos secos y jugos frutales. Lo que sí se recomendaría añadir a tu dieta para la colitis, son: PlátanosMora azulMelónZarzamoraAlgunos vegetales y leguminosas Otros de los alimentos que no se deberían comer si tienes colitis, son vegetales como el brócoli, coles de Bruselas, espárragos y la col; y leguminosas como frijoles, garbanzos y lentejas, ya que como profundiza la doctora Gail Cresci, éstos favorecen la inflamación del colon y producen gases. En su lugar, puedes comer: ApioZanahoriasEspinacasCalabazaArrozAvenaQuinoaPolioles Los polioles son edulcorantes sin azúcar que muchas veces se encuentran presentes en dulces y golosinas también. Procura evitar productos que contengan sorbitol, isomalta, maltitol y xilitol y si quieres endulzar tu té, mejor agrega: MielMaple naturalDulces que no contengan azúcares que terminen en “ol”.Recuerda que antes de consumir algún alimento antes mencionado, debes de consultar a un especialista que te ayude a definir cuáles son los mejores alimentos para la colitis para tu dieta.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD