Mejora fácilmente estas 4 cosas en tu hogar
Consejos de Hogar

Mejora fácilmente estas 4 cosas en tu hogar

Por Kiwilimón - Diciembre 2018
Siempre es buen tiempo para hacer pequeños ajustes que mejorarán increíblemente tu hogar. Sigue estos sencillos consejos para organizar, decorar y limpiar tu casa en muy poco tiempo. Cuidado personal: Tu hogar no puede estar completo si no cuentas con los productos ideales para el cuidado personal. Consiente a tu familia y maximiza su higiene con la mejor combinación: Papel Regio® Luxury Almond Touch y el nuevo Regio® Papel Higiénico Húmedo. Su delicado toque de almendra y su irresistible suavidad son la mejor combinación para tu hogar. Organiza: Tu closet Deja de perder tiempo buscando tu ropa. En solo 5 pasos puedes convertir el caos de tu clóset en un increíble despliegue de opciones para tu look. Tip: guarda la ropa que no uses en la temporada para que solamente tengas a la vista lo que puedas usar ahora. Tus joyas De nada te sirve tener muchos aretes o pulseras ni nunca los encuentras o, peor aún, si tienes que pasar 15 minutos tratando de desenredar tus collares. Con este hermoso joyerito puedes organizar tu joyería, a la vez que decoras tu tocador. Decora: Para combatir la depresión Si todo el tiempo te sientes cansada o desganada, tal vez es momento de hacer cambios en la decoración de tu hogar. No es necesario que remodeles por completo tu casa, con unos pequeños ajustes notarás grandes cambios. Con estrellas de papel Es posible darle un ambiente diferente a cada espacio de tu hogar sin tener que gastar toda tu quincena en pintura o nuevos muebles. Prueba combinando estas estrellas con focos (puedes reciclar tus luces navideñas) para que tenga tu cuarto un toque más cool. Limpia: Los vidrios Algo tan sencillo como mantener limpios los vidrios de tus ventanas y los espejos puede cambiar radicalmente el aspecto de tu hogar. Prepara esta receta para ahorrar en limpiadores y bajarle al uso de químicos en tu casa. Con bicarbonato No tienes que comprar montones de limpiadores para tener tu casa impecable. De hecho, te sugerimos usar lo mínimo este tipo de productos, ya que pueden dañar la salud de tu familia. Sigue estos consejos y limpia toda tu casa tan solo con bicarbonato.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Como en muchos otros países, la comida es parte importante en la cultura de Haití, país caribeño que comparte isla con República Dominicana. Con una cocina influenciada por los sabores africanos, franceses e incluso con presencia de los españoles e hindúes, la gastronomía de Haití es vibrante y sabrosa.Al igual que los franceses, a los haitianos les gusta un sabor fuerte y picante como la pimienta en sus comidas, pero a diferencia de la típica dieta caribeña, no les gustan mucho las comidas especiadas.Entre sus alimentos básicos podemos encontrar carnes de cerdo, de res y de cabra, aves como pollo y pavo, y varios pescados; el huevo y una variedad de frijoles, garbanzos, soya, frijoles rojos, yuca, harina de maíz, arroz de grano corto y trigo también se encuentran entre sus básicos.Cuentan con frutas únicas, como el akí o akee, el frutipan o mazapán y la yaca (jackfruit) y verduras de la región, como el djon-djon, un tipo de hongo negro comestible, la zanahoria blanca y el arrurruz, pero también algunas más conocidas, como los chiles, el maíz, los champiñones, los pimientos, papas, calabazas y camotes.El platillo más común que consumen los haitianos promedio es el llamado Ritz et Pois, el cual es probablemente considerado el plato nacional y que consiste básicamente en arroz y frijoles. No importa cómo cocinen tanto el arroz como los frijoles, y las inclusiones que quieran agregar como carne de cerdo, pollo o ternera, siempre que la base sea arroz y frijoles, será Ritz et Pois. El Banann Peze es otro alimento común, el cual lleva una variedad de plátano frito en grasa de cerdo, o el Djon-djon, de cosecha propia de Haití, en el que se usan hongos negros haitianos molidos para hacer que el arroz se vuelva negro y luego se cubre con habas.Gastronomía de Haití, 3 platillos imperdiblesGriyo (cerdo frito)Al pasear por Haití, seguramente verá vendedores vendiendo sus fritays durante todo el día. Los fritays son alimentos callejeros fritos como caracoles, plátanos y salchichas, por nombrar algunos. Uno de los alimentos callejeros más populares en Haití sin duda es el Griyo, una especie de fritay hecha con trozos de carne de cerdo fritos y marinados. LambiEl menú haitiano está repleto de platos donde el marisco es el ingrediente principal, en especial el caracol. Existen diferentes estilos de cocinar Lambi: desde frito, asado a la parrilla, salteado… Cocinarlo como un guiso con salsa a base de tomate se conoce como Lambi Criollo o caracol guisado y tienes que pedirlo si lo ves en un restaurante local. Lambi puede ser muy gomoso cuando no se cocina adecuadamente, por lo que es mejor pedir recomendaciones de restaurantes a los lugareños.Poulet Aux NoixEste platillo haitiano es una especialidad y un plato tradicional en la parte norte de la isla. Cocido o servido con un condimento llamado pikliz, este delicioso plato de pollo tiene el auténtico sabor de la cocina haitiana con su picante y rico sabor, realzado por un método de cocción lenta. Los trozos de pollo se marinan durante la noche en una mezcla de hierbas y especias junto con nueces de la India, cebollas, pimientos y una mezcla de verduras, y el Poulet Aux Noix se cuece en una salsa espesa a base de tomate. Por lo general, se come con arroz blanco al vapor, una porción de este plato picante es perfecta como comida diaria.
Difícilmente olvidaré ese día. A lo largo y ancho de la hacienda de la familia Maza, los tambores y los acordeones marcaban el paso de los danzantes tradicionales. Alrededor, cocineras de toda la región mostraban su oficio a través de moles de todos los colores, adobos espesos y caldos picantes. El mezcal se abría paso entre las mesas. Tal escenario sólo podría significar una cosa: celebración. Unos minutos antes se había realizado el sacrificio de chivos en La Tradicional Matanza, Huajuapan de León, en el marco del festival Cofradía Mixteca. Con esta primera verbena se dio también por inaugurada la temporada de mole de caderas, tradición de las regiones mixtecas de Oaxaca, Puebla y Guerrero. Los organizadores –Alejandro Ruiz (chef de Casa Oaxaca y presidente de la CANIRAC en Oaxaca), Rodolfo Castellanos (chef de Origen), José Manuel Baños (chef de Pitiona) e Israel Loyola (chef de Restaurante Sin Nombre)–, por segundo año consecutivo, dieron cita en Oaxaca a cocineras tradicionales y a chefs de los restaurantes más emblemáticos de México. Durante los cuatro días que duró el festival fuimos invitados a un desfile de saberes y cultura volcada al plato con el fin de probar una de las siete gastronomías oaxaqueñas más relevantes: la mixteca. En el restaurante de Doña Chonita recibimos el sol con una taza de atole blanco en la mano y su desayuno mixteco. En el restaurante Obispo nos paseamos por un menú degustación con paradas de barbacoa, maíz quebrado y menudencias. Una de las noches brindamos con los mezcales de trazabilidad de Archivo Maguey y comimos tetelas rellenas de amarillito en Maguey y Maíz. Pero quizás la cumbre sucedió en el cierre, el domingo. Los treinta y cinco cocineros invitados hicieron uso de los ingredientes, las técnicas y los guisos de la región para inspirar sus propias sazones. Comimos toda suerte de delicias oaxaqueñas y otras más con toques del mundo: mole con curry (de Oscar Torres), estofado de chivo no nato (de Chuy Villarreal), el mole de luto (de Celia Florián), jocoque con setas (de Alfredo Villanueva), pepián de hoja Santa y coliflor (de Daniel Nates).Y es que se necesitan muchos días y decenas de manos para exhibir la gastronomía mixteca como se merece. La región resalta por la pobreza de sus suelos sobre las que crecen pocos ingredientes; en cambio, la creatividad de las comunidades es la que ha dado múltiples frutos. (Si cada familia tiene una forma de cocinar cierto guiso, la variable de platillos es infinita.) En la lista de tradiciones gastronómicas locales se encuentra la crianza del chivo –actividad relevante desde la llegada de los españoles–, el uso del guaje y el chile costeño, así como el cultivo de diversas especies de maíz.El mole de caderasLa chef Olga Cabrera Oropeza es mixteca. Ella aprendió todo lo que sabe de cocina de su abuela –Doña Chonita–, de su madre y su suegra. En el restaurante Tierra del Sol, instalado en la capital oaxaqueña, recupera los sabores de su comunidad en un contexto idílico.Para ella, “el mole de caderas es uno de los platillos con más identidad puesto que está preparado con ingredientes locales, como el chile costeño, que le da picor a toda nuestra cocina mixteca. Y luego también tiene guaje. Es tan importante que, de hecho, Huajuapan significa ‘guajes junto al río’”. Las cabras además son cebadas de manera natural con hierbas, como la pepicha, que crecen únicamente en la región. Esto le otorga un sabor único y penetrante al mole de caderas. Cuando la temporada termina, la fiesta continúa. Los locales preparan un mole de barbacoa, de sabor similiar, que se realiza a partir de los huesos del chivo.Los otros guisos mixtecosOlga me explicó que la cocina mixteca tiene cinco estandartes culinarios: el chileajo, el pozole mixteco, el huachimole, el mole de fiesta y los otros moles hechos con semilla de guaje. De chileajos los más comunes son el rojo y el amarillo. Y como su nombre lo indica, se prepara con ajos asados, clavos de olor, chiles costeños amarillos y ajonjolí.Confieso que nunca había probado el pozole mixteco. Bajo el cuidado de Doña Chonita y de Olga, difícilmente lo olvidaré. A diferencia de otros, se prepara con un maíz nativo, más duro que el pozolero, por lo que hay que estar atizando el fuego de la leña durante toda la noche. El caldo, hecho con hoja Santa, tiene un color neutro. Cuando se le añade un mole especiado, con fuerte sabor a clavos, es que adquiere ese color rojizo particular. Además del mixteco, en la temporada de pozole en el mes de septiembre se prepara un pozole verde y el pozole de la costa.El mole de fiesta mixteco es considerado negro, aunque su color apunta más hacia el colorado. Es ligeramente dulce. Picante, sólo lo suficiente. “El mole de fiesta mixteco es un mole espesado con muchas semillas: mucha almendra, ajonjolí; las semillas del chile no las quemamos. Solamente pasan por un tostado. Los chiles deben de quedar crujientes, pero no deben de quemarse porque este no es un mole amargo”, confirma Olga.En la cocina mixteca se pueden encontrar panes con fermentación de pulque que generalmente se cuecen a nivel de piso en hornos de piedra. “Tenemos dulces de calabaza, panes rellenos de calabaza, encaladas o regañadas”. Las encaladas son unas tortillas dulces, elaboradas a partir de harina de trigo, y cubiertas por una capa blanquecina que se asemeja al betún. Lo adornan salpicones de color rosa. Por su parte las regañadas son una suerte de galletas con el sabor de la manteca de cerdo y revolcadas con azúcar y canela.Hay mucho más. En cinco días probé todo cuanto pude pero las recetas se me escapaban entre los dedos. Faltaría sentarse a la mesa de cada casa y descubrir preparaciones únicas como la que la cocinera tradicional y dueña de Obispo, Uveira Cruz me dio a probar el primer día: un estofado hecho con aceitunas y pollo que me aseguró, no probaría en otro lugar. No se me va de la cabeza. Así es la mixteca. Cada familia es un libro de historias y herencias y, cada guiso, un lenguaje tan único como la propia sazón. 
¿Término medio o bien cocida? ¿Con o sin cátsup? Todos tenemos una hamburguesa favorita diferente y es que son muchísimos los elementos que pueden acompañar a una hamburguesa el tipo de carne, el pan que la envuelve, las guarniciones y hasta los aderezos que preferimos para acompañarlas. En este universo todo se vale y depende enteramente de lo que más te guste, porque las hamburguesas son un platillo que simplemente se creó para hacernos felices en cada bocado. Este KiwiFav se lo dedico a mi hamburguesería favorita: Kitchen 6. Es el gastropub del chef Rodrigo Carrasco, donde expresa su pasión por la carne, las cocciones largas, la cerveza y los buenos momentos con amigos. Inició en la Colonia Condesa, Ciudad de México, y ahora tienen una nueva sucursal en Pedregal, donde también elaboran pizzas al horno con masa madre en colaboración con el chocolatero Mau Montiel. La Pibe, una hamburguesa de sirloin con chimichurri, queso manchego y chorizo argentino fue la primera que pobre en Kitchen 6 y a lo largo de estos diez años no ha dejado de sorprenderme con nuevas combinaciones y estilos, siempre garantizando la calidad de todos sus ingredientes. Prueba La Taquera, elaborada con cordero al pastor, La Gabacha, con mac & cheese y tocino, o la que preparan con un toque de cerveza. Algunos de los clásicos de la casa son las papas K6 con 6 aderezos (mi favorito: el de cuatro quesos), las malteadas y su variada carta de cervezas artesanales. ¡Sigue el proyecto a través de kitche6mx!
El pasado 30 de septiembre se llevó a cabo la entrega del Premio al Mérito Empresarial Restaurantero (PMER), un evento organizado por la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC). A pesar de la adversidad, la gastronomía se encuentra de manteles largos, ya que un total de 26 personas y organizaciones recibieron premios y reconocimientos de 11 diferentes categorías. El tan esperado evento se realizó a 18 meses de que se desatara la pandemia de Covid-19, una de las pruebas más difíciles a las que se ha enfrentado la industria restaurantera: la pérdida de alrededor de 400,000 empleos y el cierre de 120,000 restaurantes en todo México. Sin embargo, a pesar de las adversidades, los grandes equipos detrás de cada restaurante han demostrado gran resiliencia, lo que los ha llevado a innovar y a tomar las medidas pertinentes para reactivar el sector gastronómico de nuestro país, el cual genera millones de empleos en todo el país. Así lo señaló Germán González, presidente nacional de la CANIRAC: “Este día es de celebración, de júbilo, porque la industria restaurantera se mantiene de pie, debido a la unidad que mostramos durante estos tiempos adversos, emprendiendo acciones encaminadas en la reactivación de nuestro sector”. Oaxaca y Baja California Sur, los grandes ganadores de la nocheAunque todos los ganadores destacan por sus logros, los estados de Oaxaca y Baja California Sur obtuvieron dos premios cada uno: dos chefs oriundos de Oaxaca y dos restaurantes ubicados en Baja California Sur. Alejandro Ruiz, chef del añoEl chef oriundo de Oaxaca, la mente maestra detrás del restaurante Casa Oaxaca, fue premiado como mejor chef del año por la CANIRAC este 2021. La carrera del chef oaxaqueño comenzó en 1997, cuando abrió su famoso restaurante en la capital del estado, por el cual recibió el Five Star Diamond Award en 2008, 2009 y 2010. Para 2013, Casa Oaxaca se había convertido en el 34° mejor restaurante de Latinoamérica. Además de su larga trayectoria en la cocina, Alejandro Ruiz también incursionó en el mundo de la literatura, con el lanzamiento de su libro “Cocina de Oaxaca”, el cual recibió el premio García Cubas en 2018. Por otro lado, también ha participado en la organización del Primer Festival Gastronómico de Cocina Oaxaqueña Contemporánea de Influencias, Humánitas, en 2007 y el Primer Festival de Gastronomía y Literatura El Saber del Sabor. Además de sus proyectos propios, el chef Alejandro Ruiz ha colaborado restaurantes como Pujol y Los Danzantes. En el ámbito internacional, ha cocinado en restaurantes ubicados en Múnich, Berlín, Verona, Barcelona, Viena y Madrid. Chef Celia Florián, premio a la preservación, rescate y promoción de la gastronomía mexicanaLa chef recibió el premio “Chucho Arroyo”, a la Preservación, Rescate y Promoción de la Gastronomía Mexicana por su trabajo en el icónico restaurante Las Quince Letras, uno de los más celebrados de Oaxaca. Desde 1992, Celia Florián se ha dedicado a preservar la gastronomía de Oaxaca a través del restaurante Las Quince Letras, uno de los más visitados y aclamados de la capital oaxaqueña. El gran trabajo de Florián la ha llevado a presidir la Asociación de Cocineras Tradicionales de Oaxaca desde 2015. A través de los años, los increíbles platillos creados por Celia la han llevado a ganar premios en México y el mundo. El restaurante Las Quince Letras ha sido incluido en La Liste, una selección de los mejores restaurantes del mundo. En nuestro país, la chef ha recibido el premio Guardianas de la Tradición, el cual le fue otorgado por la Asociación de Cocineras Tradicionales de Oaxaca y del Congreso Internacional de Gastronomía, Mujeres y Medio Rural. Por si fuera poco, la chef oaxaqueña también ha incursionado en el mundo de la televisión, pues en 2020 fue la encargada de narrar la serie Street Food Latinoamérica, producida por Netflix. Restaurante ÁrbolEl restaurante Árbol, ubicado dentro del hotel Las Ventanas al Paraíso Rosewood Resort, ubicado en San José del Cabo, recibió el premio “César Balsa” al Restaurante de Hoteles. Este maravilloso restaurante se ha ganado el corazón de turistas y extranjeros con sus platillos a base de mariscos y sus postres con toques de la gastronomía india y mexicana. De acuerdo con la CANIRAC, el “chef Anand Singh se basa en las tradiciones culinarias de India, así como en una gran variedad de influencias de toda Asia. Nacido en Bombay, Singh exploró durante más de una década las cocinas costeras en las Maldivas, las islas Seychelles y los Emiratos Árabes Unidos”. Flora’s Field KitchenEste 2021, el restaurante ubicado en San José del Cabo, se llevó el galardón “Carlos Anderson” a la Innovación Restaurantera. En este restaurante, todos los platillos se preparan con ingredientes cultivados de la granja que se encuentra en el mismo lugar. Para este proyecto, la sustentabilidad y los productos orgánicos son una prioridad. Flora’s Field Kitchen ofrece frescos cocteles, pizzas y cremosos helados. Por otro lado, también ofrece tours de la granja, clases de cocina y otros eventos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD