Tips para aromatizar tu casa: Dale un toque diferente a cada habitación
Consejos de Hogar

Tips para aromatizar tu casa: Dale un toque diferente a cada habitación

Por Kiwilimón - Noviembre 2015
¿Sabías qué…? Aunque se creía que los seres humanos éramos capaces de detectar alrededor de 10 mil olores, recientes investigaciones han revelado que nuestra nariz podría percibir hasta 1 billón de ellos. Es un número casi inimaginable, por lo que los especialistas decidieron dividir los olores en 10 grupos:
  1. Fragancias
  2. Amaderados
  3. Frutales
  4. Químicos
  5. Mentolados/hierbabuena
  6. Dulces
  7. El olor de las palomitas de maíz
  8. Limón
  9. Picante/especias
  10. Podrido
A excepción del olor a podrido, y quizás de los químicos, los demás podrían funcionar para aromatizar tu casa, pero ¿cuáles quedarían mejor con cada habitación o incluso con tu tipo de humor? Aquí te decimos. Aromatiza tu casa de forma natural Para la cocina Elige aquellos con olor a frutas, pues los florales podrían impregnarse en la comida.  Para la sala Generalmente es un lugar de la casa para estar cómodamente en familia, por lo que un aroma a jazmín le iría muy bien. Así puedes eliminar el mal olor de los trapos de cocina Para los dormitorios  La lavanda o manzanilla serían ideales porque tienen un efecto relajante. Solo procura no poner el aromatizante muy cerca de tu cama. Para la sala de estudio u oficina Busca un aromatizante con cítricos, especialmente con limón, el cual ayuda a mejorar la concentración y a disminuir momentos de ansiedad. Usa hojas de lavanda para eliminar hormigas Para una noche romántica Aromas con vainilla le darían un toque sexy a la habitación, incluso hay quienes consideran esta flor como afrodisíaca. Para el baño Algunos recomiendan los aceites esenciales o los aromas cítricos, aunque mucho dependerá de tu personalidad, incluso hasta de la decoración de tu baño. Deja tu baño impecable con estos consejos Tip: Cuando compres una vela aromatizante, antes de encenderla, frota tu dedo sobre la cera que está alrededor del pabilo, así el olor podría liberarse más fácil. Combínalos Si quieres maximizar el olor de una habitación, puedes optar por aromas que te transporten a ambientes naturales como la montaña, campo, manantiales, jardines, entre otros. Una buena opción para lograrlo son los aromatizantes Glade® que vienen en diferentes presentaciones: velas, geles, aceites, aerosoles, y más productos que se adaptan a las necesidades de cada persona. Decora tu casa para combatir la depresión [caption id="attachment_20113" align="alignnone" width="849"] Vase full of colourful flowers on glass table with sofa at Cafe[/caption]
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Casi siempre, las botanas y los snacks entre comidas son de lo primero que te tienes que despedir cuando te pones a dieta. Pero este no es el caso de la dieta keto. A diferencia de otros regímenes alimenticios, con la dieta keto no tienes que pasar hambre, pero sí debes fijarte mucho en lo que comes. Sigue leyendo para conocer de qué se trata y qué debes comer. ¿Cómo funciona la dieta keto? Este tipo de dieta ayuda a tu cuerpo a usar las grasas almacenadas como combustible. En lugar de recurrir a la glucosa que se encuentra en los carbohidratos, la dieta keto aprovecha los cuerpos cetónicos, un compuesto químico producido por el hígado.  Con esto se busca que el organismo alcance un estado de cetosis, que es cuando el cuerpo se alimenta exclusivamente de grasas. De esta manera, comienzas a bajar de peso.  ¿Cuánto debes comer al día con la dieta keto? En este régimen, el cuerpo depende del consumo de grasas, por lo que en cada comida debe incluirse por lo menos un alimento con alto contenido de grasa. Las personas que llevan una dieta de 2000 calorías al día deben consumir alrededor de 165 g de grasa, 40g de carbohidratos y 75g de proteína, aproximadamente. Aunque las necesidades de cada persona pueden variar, para la dieta keto puede usarse este cálculo: •                60-75% de las calorías se obtienen de grasas •                15-30% de las calorías se obtienen de proteínas •                5-10% de las calorías se obtienen de carbohidratos  ¿Qué puedes comer en la dieta keto? Básicamente cualquier alimento que incluya grasas y proteína, y esté exento de carbohidratos.  Si no conoces bien la dieta, al inicio puede parecerte complicado planear tus menús, pero en realidad es muy sencillo. Una fruta que puede formar parte de tu dieta keto es el aguacate, ya que 50 g de esta fruta aporta 8 g de grasa, de los cuales más del 75% son grasas buenas que pueden ayudar a absorber los nutrientes de otros alimentos que se coman a la vez. Los  Aguacates de México tambien son un gran alimento para tu dieta keto ya que tienen una buena fuente de fibra. La fibra ayudará a que te sientas lleno por más tiempo.   Si estás siguiendo la dieta keto y ya no sabes qué preparar, muy sencillo: come un aguacate. Además de cumplir con todas las especificaciones de la dieta keto, el aguacate es una fruta rica en nutrientes y ofrece grandes beneficios a la salud. Sustituye las botanas altas en calorías por alimentos ricos en nutrientes como Aguacates de México y así mejorarás tu alimentación. 
El Hummus es una preparación de Medio Oriente que hoy en día se consume mucho. Se usa como dip para triángulos de pan pita, o verduras, y también como base para algunos guisos.Nutricionalmente, es muy bueno porque tiene alto contenido en grasas sanas y minerales. Es bajo en carbohidratos y alto en proteínas y fibra de origen vegetal. Además, es delicioso y te hace sentir satisfecho.Básicamente, el hummus está hecho a base de garbanzos. De hecho, la palabra hummus quiere decir garbanzo. Tiene también tahini o pasta de ajonjolí molido, y otros complementos como ajo, aceite de oliva y jugo de limón.Prueba estas Botanas Saludables con HummusExisten versiones muy diferentes de este alimento por todo el mediterráneo, norte de áfrica y medio oriente. Algunas tienen berenjena, jitomate, alubias o huevos cocidos o mezclas de especias. Después de todo, es una base bastante neutra abierta a muchos sabores.Para prepararlo en casa, necesitas empezar por los garbanzos. Los puedes conseguir enlatados y ya cocidos, lo cual es muy práctico. Si deseas cocerlos, hay que remojarlos toda una noche, descartar el agua del remojo y cocerlos en suficiente agua con sal. Puedes agregarles cebolla, zanahoria y hierbas de olor para lograr un mejor sabor. Déjalos a fuego bajo o en olla de presión hasta que estén muy suaves.Una vez cocidos, hay que molerlos en un procesador de alimentos o licuadora con tahini, la cual es una pasta de ajonjolí molido que se consigue en casi todos los supermercados y también en tiendas de comida árabe. El tahini tiene un sabor fuerte, por lo que un par de cucharadas son suficientes para agregar mucha personalidad. Su sabor se balancea muy bien con jugo de limón, sal y aceite de oliva, pero si no deseas agregar tahini, un poco de yogurt griego o jocoque seco aportarán acidez y cremosidad.Ajusta la consistencia de tu hummus casero con el agua que te haya quedado de la cocción. Algunas personas prefieren molerlo hasta que esté completamente terso, pero también puedes dejarlo con un poco de textura.Finalmente, para darle sabor, lo tradicional es un poco de ajo crudo, aunque también puede ser rostizado. Si usas ajo crudo, muélelo con el jugo de limón para domar un poco su sabor. Es delicioso con una pizca de comino y está de moda agregar otros ingredientes que le den colores interesantes, como betabel rostizado, aguacate, pimientos asados, calabacitas asadas o berenjena tatemada.Para servirlo, es tradicional ponerlo en un plato y marcar un canal con la parte de atrás de la cuchara, agregar más aceite de oliva y espolvorea un poco de pimentón, zaa’tar o chile en polvo.Te recomendamos estas 6 nuevas maneras de comer hummusPor otro lado, el hummus no solamente funciona como dip. Es una gran opción para la lonchera con verduras. Es delicioso también en lugar de mayonesa para tu sándwich. Además, lo puedes usar para rellenar portobellos, o combinado con arroz, para rellenar pimientos al horno. Es riquísimo encima de pollo asado, en tu avocado toast o con pimientos y cebollas sobre tu hamburguesa o en pita con carne asada.Visita la historia antigua en un plato que está muy de moda y agrégale toques interesantes a tu gusto. Después de todo, así es como se crean los grandes platillos.
Entrar a la alberca después de comer siempre conlleva varias dudas, pues desde que éramos pequeños, hemos escuchado que debemos esperar después de comer para poder nadar. Durante muchísimos años, madres preocupadas por el bienestar de sus pequeños han tenido que lidiar con la impaciencia y la ansiedad de sus hijos para divertirse en el agua. Pero, ¿en realidad es necesario esperar? ¿Qué tan cierto es eso de que te puede dar un calambre después de comer? ¿Es solo un mito o debemos seguir siempre esta recomendación?Te invitamos a seguir leyendo para descubrir si efectivamente hay que dejar pasar tiempo después de comer para poder nadar o si simplemente se trata de una leyenda urbana.La explicación La razón que dan la mayoría de los padres a sus hijos para tener que esperar antes de regresar a la alberca es la digestión. Básicamente, la creencia general es que después de comer, la sangre de todo el cuerpo (incluyendo la de las extremidades) se concentra en el aparato digestivo, lo que hace que los brazos y piernas sean un poco menos ágiles. De igual manera, los calambres y las punzadas son mencionados como motivos para evitar entrar al agua justo después de comer. La explicación es que si una persona comienza a nadar cuando su estómago aún está haciendo digestión, esto le puede provocar un calambre o una punzada severa en las costillas, lo que podría imposibilitarla de nadar, y entonces correr el riesgo de ahogarse. La realidadSi bien es cierto que durante el proceso de digestión la sangre se dirige al estómago para procesar los alimentos, esto no significa que el resto del cuerpo se quede sin sangre o que sea incapaz de funcionar adecuadamente. Pensar que una persona puede sufrir un accidente por entrar a nadar después de comer es, en este caso, simplemente absurdo. Tus piernas y brazos van a funcionar como siempre, aunque tu estómago esté trabajando.En cuanto a los calambres y punzadas hay varias explicaciones. Los calambres son movimientos espasmódicos involuntarios que surgen durante el ejercicio. La mayoría de los casos se deben a la falta de hidratación y electrólitos, o simplemente a la fatiga. En cuanto a las punzadas, que son dolores muy intensos debajo de las costillas, aún no se sabe con exactitud qué puede provocarlas. Sin embargo, algunos estudios han demostrado que los nadadores son más propensos a sufrir estas molestias que los corredores. Pero ojo, esto solo se ha registrado entre atletas profesionales de alto impacto. La conclusiónNo existe información científica ni estudios que relacionen directamente el consumo de alimentos con el riesgo de sufrir un accidente mientras se nada. Los niños en realidad no tienen que esperar 30 minutos o una hora después de comer para regresar al agua. Solamente hay que tomar en cuenta algunas consideraciones:El ingerir alimentos grasosos puede provocar una sensación de pesadez. Si vas a ir a la alberca con tus hijos, mejor lleva comida ligera, como ensalada o frutas.Es poco recomendable hacer alguna actividad física después de comer demasiado, ya que se pueden experimentar nauseas. Esto aplica tanto para nadar como para correr.Ni la Cruz Roja ni otras asociaciones de salvavidas o pediatras han registrado la pérdida de vidas en niños por nadar después de comer. Así que relájate y disfruta de la alberca con tus pequeños.Estos platillos son ideales para llevarlos a la piscina:Croquetas de papa con jamónRollitos de ensalada de polloMini hamburguesas rellenas de queso Banderillas espirales de salchicha
El Hummus es una preparación de Medio Oriente que hoy en día se consume mucho. Se usa como dip para triángulos de pan pita, o verduras, y también como base para algunos guisos.Nutricionalmente, es muy bueno porque tiene alto contenido en grasas sanas y minerales. Es bajo en carbohidratos y alto en proteínas y fibra de origen vegetal. Además, es delicioso y te hace sentir satisfecho.Básicamente, el hummus está hecho a base de garbanzos. De hecho, la palabra hummus quiere decir garbanzo. Tiene también tahini o pasta de ajonjolí molido, y otros complementos como ajo, aceite de oliva y jugo de limón.Prueba estas Botanas Saludables con HummusExisten versiones muy diferentes de este alimento por todo el mediterráneo, norte de áfrica y medio oriente. Algunas tienen berenjena, jitomate, alubias o huevos cocidos o mezclas de especias. Después de todo, es una base bastante neutra abierta a muchos sabores.Para prepararlo en casa, necesitas empezar por los garbanzos. Los puedes conseguir enlatados y ya cocidos, lo cual es muy práctico. Si deseas cocerlos, hay que remojarlos toda una noche, descartar el agua del remojo y cocerlos en suficiente agua con sal. Puedes agregarles cebolla, zanahoria y hierbas de olor para lograr un mejor sabor. Déjalos a fuego bajo o en olla de presión hasta que estén muy suaves.Una vez cocidos, hay que molerlos en un procesador de alimentos o licuadora con tahini, la cual es una pasta de ajonjolí molido que se consigue en casi todos los supermercados y también en tiendas de comida árabe. El tahini tiene un sabor fuerte, por lo que un par de cucharadas son suficientes para agregar mucha personalidad. Su sabor se balancea muy bien con jugo de limón, sal y aceite de oliva, pero si no deseas agregar tahini, un poco de yogurt griego o jocoque seco aportarán acidez y cremosidad.Ajusta la consistencia de tu hummus casero con el agua que te haya quedado de la cocción. Algunas personas prefieren molerlo hasta que esté completamente terso, pero también puedes dejarlo con un poco de textura.Finalmente, para darle sabor, lo tradicional es un poco de ajo crudo, aunque también puede ser rostizado. Si usas ajo crudo, muélelo con el jugo de limón para domar un poco su sabor. Es delicioso con una pizca de comino y está de moda agregar otros ingredientes que le den colores interesantes, como betabel rostizado, aguacate, pimientos asados, calabacitas asadas o berenjena tatemada.Para servirlo, es tradicional ponerlo en un plato y marcar un canal con la parte de atrás de la cuchara, agregar más aceite de oliva y espolvorea un poco de pimentón, zaa’tar o chile en polvo.Te recomendamos estas 6 nuevas maneras de comer hummusPor otro lado, el hummus no solamente funciona como dip. Es una gran opción para la lonchera con verduras. Es delicioso también en lugar de mayonesa para tu sándwich. Además, lo puedes usar para rellenar portobellos, o combinado con arroz, para rellenar pimientos al horno. Es riquísimo encima de pollo asado, en tu avocado toast o con pimientos y cebollas sobre tu hamburguesa o en pita con carne asada.Visita la historia antigua en un plato que está muy de moda y agrégale toques interesantes a tu gusto. Después de todo, así es como se crean los grandes platillos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD