Tips para aromatizar tu casa: Dale un toque diferente a cada habitación
Consejos de Hogar

Tips para aromatizar tu casa: Dale un toque diferente a cada habitación

Por Kiwilimón - Noviembre 2015
¿Sabías qué…? Aunque se creía que los seres humanos éramos capaces de detectar alrededor de 10 mil olores, recientes investigaciones han revelado que nuestra nariz podría percibir hasta 1 billón de ellos. Es un número casi inimaginable, por lo que los especialistas decidieron dividir los olores en 10 grupos:
  1. Fragancias
  2. Amaderados
  3. Frutales
  4. Químicos
  5. Mentolados/hierbabuena
  6. Dulces
  7. El olor de las palomitas de maíz
  8. Limón
  9. Picante/especias
  10. Podrido
A excepción del olor a podrido, y quizás de los químicos, los demás podrían funcionar para aromatizar tu casa, pero ¿cuáles quedarían mejor con cada habitación o incluso con tu tipo de humor? Aquí te decimos. Aromatiza tu casa de forma natural Para la cocina Elige aquellos con olor a frutas, pues los florales podrían impregnarse en la comida.  Para la sala Generalmente es un lugar de la casa para estar cómodamente en familia, por lo que un aroma a jazmín le iría muy bien. Así puedes eliminar el mal olor de los trapos de cocina Para los dormitorios  La lavanda o manzanilla serían ideales porque tienen un efecto relajante. Solo procura no poner el aromatizante muy cerca de tu cama. Para la sala de estudio u oficina Busca un aromatizante con cítricos, especialmente con limón, el cual ayuda a mejorar la concentración y a disminuir momentos de ansiedad. Usa hojas de lavanda para eliminar hormigas Para una noche romántica Aromas con vainilla le darían un toque sexy a la habitación, incluso hay quienes consideran esta flor como afrodisíaca. Para el baño Algunos recomiendan los aceites esenciales o los aromas cítricos, aunque mucho dependerá de tu personalidad, incluso hasta de la decoración de tu baño. Deja tu baño impecable con estos consejos Tip: Cuando compres una vela aromatizante, antes de encenderla, frota tu dedo sobre la cera que está alrededor del pabilo, así el olor podría liberarse más fácil. Combínalos Si quieres maximizar el olor de una habitación, puedes optar por aromas que te transporten a ambientes naturales como la montaña, campo, manantiales, jardines, entre otros. Una buena opción para lograrlo son los aromatizantes Glade® que vienen en diferentes presentaciones: velas, geles, aceites, aerosoles, y más productos que se adaptan a las necesidades de cada persona. Decora tu casa para combatir la depresión [caption id="attachment_20113" align="alignnone" width="849"] Vase full of colourful flowers on glass table with sofa at Cafe[/caption]
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La comida mexicana es patrimonio gracias a todas las joyas de esquina que tenemos en el país. Por esos lugares que han roto paradigmas y fronteras por el simple hecho de querer compartir el mejor producto, técnica y cariño a aquél que los visite. Tal vez no están en el top de recomendaciones para listas internacionales, pero te aseguramos que son las recomendaciones de quienes son locales, expertos y amantes de la comida mexicana. Por eso en Kiwilimón decidimos compartirte los rinconcitos en donde hay que echar un taco, una tostada o un antojito digno para recordarse.En esta primera entrega, empezaremos con 3 de nuestros estados consentidos de México: Oaxaca, Mazatlán y Mexicali. ¡Acompáñanos cada fin de semana en esta aventura!El Lechoncito de Oro, Oaxaca Dicen que Oaxaca es la tierra en la que se aprende cultura y se pierde la cintura. Lo he comprobado cada vez que la visito. Y para esta primera entrega de rinconcitos imperdibles de comida en México, Arcadio Alcazar Fuentes, cocinero oaxaqueño de 38 años al frente del Asador Vasco recomienda un clásico de la capital. Se trata de El Lechoncito de Oro, donde encontrarás unos deliciosos tacos de lechón con chicharrón. Son la parada perfecta si amas los tacos y si te gusta la fiesta (empiezan servicio a las 8:00 pm y ¡hasta que se les acaben!). Tienen unas salsas picantes espectaculares. Cuando llegues a la calle de Libres, esquina con Independencia, pregunta por la Güera, quien te atenderá con toda la actitud mexicana. FB: ElLechoncitodeORO Mariscos El Cuchupetas, Mazatlán A tan sólo 10 minutos del aeropuerto de Mazatlán, Manuel Sánchez, te recibe en su hogar y en uno de los mejores secretos mazatlecos desde 1987. Es una marisquería que Don Manuel ha ido adaptando de casa a restaurante (de acuerdo a su expansión fue sumando cuartos y propiedades, por lo que parece un laberinto), para recibir a todo aquél que decida comerse unos ricos camarones de la casa o unos frescos callos de hacha. Su prestigio es tan extendido en México que en tu visita encontrarás cuadros de todas las celebridades que lo han visitado, incluyendo ex presidentes mexicanos. Esta joya de esquina es la favorita de Teresa Delgado, sommelier y tragona profesional, quien recomienda que clausures tu visita con un corico, galleta típica de Mazatlán, que venden a las afueras de El Chupetas.FB: MariscosElCuchupetas Tacos de La Meche, MexicaliEn el Norte de México, frente al monumento Benito Juárez, la cachanilla y reconocida repostera Bianca CastroCerio recomienda los Tacos de la Meche. Aquí la especialidad son los tacos de camarón o tripa en tortilla de harina. Ella decidió pedirlos un día combinados con camarón y tripa (doradita como chicharrón) y se quedó como clásico de la casa. Todos tus tacos te los sirven con mucho aguacate, salsa y cebollita encurtida. ¡Una delicia!FB: @Lamechemxli 
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
El plato del buen comer es una guía propuesta para que todos sepamos cómo deberían estar compuestas nuestras comidas del día, es decir, qué deben llevar de entre los 3 grupos de alimentos que engloba.Cereales, frutas y verduras y leguminosas y alimentos de origen animal son los tres grupos que se muestran en el plato del buen comer y a partir de ellos puedes hacer varias combinaciones deliciosas y muy nutritivas para ti y toda tu familia.Para saber cómo hacer combinaciones del plato del buen comer, lo mejor es guiarte por los colores que usan para señalar qué debes consumir en mayor o menor porción. Por ejemplo, las frutas y verduras se encuentran representadas en la zona verde, la cual indica que las debes incluir y consumir en mayor porción.En color amarillo se clasifican los cereales y tubérculos, y estos deben ser comidos en una porción menor, de acuerdo con el plato del buen comer, deben abarcar un cuarto de un plato y lo mejor es que incluyas cereales integrales combinados con leguminosas.Finalmente, el plato del buen comer resalta en color naranja las leguminosas y en rojo, los alimentos de origen animal. Este grupo completa el plato y debe abarcar el otro cuarto para así conformar la mitad de frutas y verduras, mientras que la otra mitad debe ir compuesta por una porción de cereal combinada con leguminosas y una porción de origen animal.Ya que conoces la cantidad aproximada de la porción, estas son algunas opciones de la comida que puedes incluir en cada grupo. Primero, dentro de frutas y verduras, aprovecha las de temporada e incluye las siguientes:FrutasDurazno o melocotónFresaGuayabaJícamaLimónMangoManzana o peraMelón o sandíaNaranja o mandarinaPapayaPiñaPlátanoToronjaUvasVerdurasAguacateBrócoli o coliflorCalabacitaCebollaChayoteChile poblanoChiles secos como el morita o pasillaColEjotesEloteHojas verdes (acelgas, espinacas, quelites)JitomateLechugaNopalesPepinoVerduras congeladas como chícharo, zanahoria, brócoli, coliflor, ejotesVerduras envasadas como chícharo, zanahoria, champiñones y ejotesZanahoriaDentro del grupo de cereales y tubérculos se encuentran la tortilla, que está compuesta por maíz, la pasta, que se hace con trigo, el arroz, el amaranto, la avena, y entre los tubérculos están la yuca, la papa y el camote, por ejemplo.Por último, las leguminosas son los frijoles (no importa si los preparas de la olla o refritos), las lentejas, el garbanzo, las habas amarillas o las alubias; mientras que en los alimentos de origen animal entran las carnes, ya sea de pollo, de res o de cerdo, por ejemplo, el pescado, pero también los lácteos, como el yogurt, el queso y la leche, además de el huevo y los embutidos.Así, una buena combinación del plato del buen comer se formaría llenando la mitad de tu plato con una ensalada que incluya frutas y verduras en abundancia, por ejemplo, una ensalada de jícama con zanahorias, pepino y piña.Como guarnición, podrías incluir un puré de papa o de papa o de camote, el cual podrías mezclar e incluir dentro del plato fuerte, como un pastel de carne, por ejemplo. Y como entrada, frijoles de la olla o una sopa de habas, así no sólo tendrías una comida de dos o tres tiempos, sino que sería una buena combinación del plato del buen comer.Otra combinación siguendo el plato del buen podría ser preparar fajitas de pollo acompañadas de una ensalda de nopales tatemados, que incluye frijoles y más verduras.No olvides hidratarte con agua simple, principalmente, y una vez que conozcas qué alimentos puedes incluir, hacer tus propias combinaciones siguiendo el plato del buen comer será fácil y tendrás como resultado comidas completas y nutritivas.
Las semillas de girasol son una colación muchas veces recomendada por los nutriólogos y también son incluidas comúnmente en mezclas de frutos secos, pan de granos múltiples y barras nutritivas, así que será que sirven para perder peso.Las semillas de esta flor son ricas en grasas saludables, compuestos vegetales beneficiosos y varias vitaminas y minerales, nutrientes que pueden ayudar a reducir el riesgo de problemas de salud comunes, como enfermedades cardíacas y diabetes tipo.Sin embargo, dado que tienen un alto contenido de grasas y calorías, eso causa confusión al momento de incluirlas en una dieta, por lo que aquí te contaremos cómo afectan las semillas de girasol al bajar de peso.Los nutrientes y calorías de las semillas de girasolLas semillas de girasol están llenas de proteínas, grasas saludables y fibra. Sus valores nutricionales varían de acuerdo con la forma en la que se cocinan, pero 28 gramos, o aproximadamente un cuarto de taza de semillas de girasol tostadas en seco y sin cáscara contienen los siguientes nutrientes: Calorías: 165Grasa total: 14 gramosGrasa monoinsaturada: 3 gramosGrasa poliinsaturada: 9 gramosGrasa saturada: 1.5 gramosCarbohidratos: 7 gramosFibra: 3 gramosProteína: 5.5 gramosLas semillas de girasol también proporcionan 21 vitaminas y minerales esenciales, lo cual incluye 49% del valor diario recomendado de vitamina E y 41% del de selenio por porción de 28 gramos.A pesar de que su contenido de grasa es alto y las semillas de girasol son ricas en calorías (165 calorías en una porción de ¼ de taza), el tipo de grasa que se encuentra en las semillas de girasol puede ser muy beneficioso para el corazón, pues se trata de grasas insaturadas, las cuales reducen los niveles de colesterol en la sangre.Cómo ayudan las semillas de girasol a bajar de pesoAunque aún falta realizar más investigaciones sobre las semillas de girasol y la pérdida de peso, los nutrientes en estas semillas sí pueden ayudar a perder peso pues aumentan la sensación de saciedad, preservan la masa muscular y te ayudarán a seguir un plan de pérdida de peso por más tiempo.Las semillas de girasol pueden mantenerte lleno y evitar comer en exceso porque comerlas como colación ayuda a reducir el hambre y así previenes comer en exceso en las comidas posteriores.Por otra parte, pueden ayudarte a mantener los músculos, pues al seguir una dieta baja en calorías, los estudios han sugerido que más de 35% de la pérdida de peso puede deberse al músculo. Sin embargo, para limitar la pérdida de masa muscular, muchos estudios sugieren comer una cantidad adecuada de proteínas y como las semillas de girasol sin cáscara contienen alrededor de 2 gramos de proteína por cucharada, son una excelente manera de aumentar el contenido de proteína de sus refrigerios y comidas.Así que sí, aunque tiene un alto contenido de calorías, las semillas de girasol son ricas en nutrientes que pueden ayudarte a bajar de peso.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD