Ideas de snacks saludables para el regreso a clases desde casa
Tips y Consejos

Ideas de snacks saludables para el regreso a clases desde casa

Por Eloísa Carmona - Agosto 2020
Este año, los niños regresaron a clases pero se quedaron en casa, así que si eres mamá o papá, lo más probable es que tengas niños o adolescentes hambrientos todo el día en casa, todo esto mientras tú tienes que trabajar.

Hacer la comida y trabajar desde casa puede resultarte complicado, pero puedes ahorrarte un poco de tiempo planeando tus comidas desde antes e incluir cuando se pueda a los integrantes de la familia, por ejemplo, así que tráelos a la cocina y enséñales estas ideas de snacks saludables para comer mientras estudian desde casa.

1. Frutas con crema de cacahuate

Las cremas de nueces, ya sea almendras o cacahuate, por ejemplo, van muy bien combinadas con frutas como manzana o plátano y te dejarán satisfecho por un buen rato. Puedes aplicar la crema directamente en la fruta y hacer tostadas de rebanadas de manzana, por ejemplo, o hacer sándwiches ricos en fibra y proteínas.



2. Mix de frutos secos

La mezcla de frutos secos es snack fácil y súper saludable que sólo requiere de revolver nueces de la india, almendras y frutas secas como arándanos; además, puedes añadir chispas de chocolate negro para obtener una combinación irresistible, pero que no contenga mucha azúcar. Estos ingredientes son excelentes fuentes de vitaminas, minerales y antioxidantes que los adolescentes necesitan para una salud óptima.

3. Pudín de chía

Las semillas de chía están cargadas de nutrientes que incluyen proteínas, grasas saludables, magnesio, calcio, manganeso y fósforo. Puedes hacer pudín de chía con yogurt, leche de coco, con crema de cacahuate y mermelada, y añadir arándanos ricos en antioxidantes, coco rallado, moras, o cualquier fruta que te guste.

4. Huevos cocidos

Puede que sólo los relaciones con el desayuno, pero los huevos cocidos también pueden ser un gran snack que no requiere de nada más que de poner agua a hervir y dejarlos cocerse en ella por alrededor de 10 minutos. Los huevos son una excelente fuente de proteínas, de grasas saludables y una variedad de vitaminas, minerales y antioxidantes, y sólo necesitas limón, sal y salsa para que a todos se les antojen.

5. Yogurt griego con fruta y nueces

Para los antojos dulces, el yogurt con frutas es perfecto. Puedes preparar un parfait sabroso y lleno de proteínas hecho en capas dentro de un frasco con yogur griego, moras, nueces picadas y semillas de chía. El yogur griego contiene 15 gramos de proteína por porción de 170 gramos y es ideal para el tiempo entre el desayuno y la comida.

6. Garbanzos asados

Los garbanzos están llenos de proteína (contienen alrededor de 19 g de proteína en 100 g de garbanzos) y pueden ser un gran snack si los asas en el horno y los aderezas con un poco de aceite de oliva y un toquecito de sal, o de limón.

7. Guacamole con totopos horneados

Pareciera que el aguacate no necesita presentación en la que se hable de sus beneficios, porque ya es ultra delicioso, pero además de eso, son ricos en grasas saludables, fibra, magnesio, ácido fólico y potasio. Hacer guacamole es súper fácil e incluso los niños o adolescentes pueden prepararlo y combinarlo con verduras y totopos horneados, para evitar el exceso de grasa.



8. Barritas de granola

Las barritas de granola son súper prácticas y puedes hacerlas caseras o buscar opciones buenas en el súper, que no contengan mucha azúcar. Deben ser barritas que contengan proteína y granola elaboradas con alimentos integrales, y pueden ser endulzadas con frutas. Estas barras te proporcionarán una buena fuente de proteínas, fibra y grasas saludables.

9. Palitos de queso

El queso de leche entera no sólo proporciona calcio, proteínas y grasas saludables, sino también minerales importantes, como zinc y selenio, que son buenos para la salud inmunológica. Los adolescentes necesitan fuentes de grasas saludables en sus dietas, así que busca quesos como el mozzarella o el quesillo, también conocido como queso Oaxaca.

10. Fruta y vegetales deshidratados

Tener antojo de comer papitas puede ser reemplazado por frutas y vegetales deshidratados o fritos en aire, y así convertirse en un snack que tanto tú como los adolescentes pueden disfrutar. Pueden ser frutas y puedes acompañarlas con un poquito de nueces o semillas si quieres algo más abundante.

Si puedes hacer estos snacks caseros, tendrás el control sobre cantidades de sal, grasa y azúcar, pero si piensas comprarlos ya hechos, recuerda buscar productos que usen ingredientes de calidad.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Para lograr los objetivos físicos que deseas, ya sea bajar de peso o ganar músculo, la alimentación es la parte más importante en tu vida fitness, por lo que deberías planificar tus comidas para afrontar la rutina deportiva que realices, así como la recuperación óptima del desgaste realizado.Ante esto, deberás conocer qué alimentos podrás consumir antes y después de cada entrenamiento, además del tiempo recomendable para realizar tu práctica deportiva después de ingerir tus alimentos. Este último punto nos lleva a la interrogante ¿puedo comer antes de entrenar?, respuesta que aquí te daremos.El proceso digestivo sí puede influir en tu entrenamiento, por lo que deberás esperar un tiempo considerable en el que la comida y la bebida se transformen en los nutrientes que absorberá nuestro organismo, para proporcionarnos la energía suficiente y así tener un mejor desempeño en la actividad física que se llevará a cabo.Durante este proceso se acumula una gran cantidad de sangre en el aparato digestivo, por lo que hacer ejercicio durante este momento compromete el flujo sanguíneo a los músculos, los cuales no se desarrollarán de forma efectiva, pues no llenarás la demanda que exigen los dos procesos.¿Cuánto tiempo hay que esperar?La recomendación estándar que todos los entrenadores y nutriólogos brindan a los atletas es la de esperar dos horas para entrenar después de comer, sin embargo, todo dependerá del tipo y la cantidad de comida que ingieras antes de realizar tu práctica deportiva.Si es un plato balanceado con proteína, verduras verdes, carbohidratos, agua simple o de sabor, tendrás que esperar como mínimo los 120 minutos recomendables, pero en caso de que tu alimentación sea pesada en grasas, azúcares, carbohidratos, sales e irritantes, aumentaría el tiempo de espera a cuatro horas, pues el proceso digestivo será más largo y lento. "Básicamente, cuanto más comas, más tiempo debes esperar para hacer ejercicio", así lo indica la nutrióloga Amie Rowe en Business Insider.Estas recomendaciones son para no arriesgar tu organismo, pues al realizar un entrenamiento de alto rendimiento tu cuerpo deberá estar en óptimas condiciones, ya que de estar con el estómago lleno podrías tener problemas gastrointestinales como “náuseas, gases, diarrea, vómito e incluso desmayos, debido a la competición por la sangre que se da entre los músculos y tu sistema digestivo", puntualiza Rowe.En caso de que por tus horarios sea complicado esperar las dos horas para hacer ejercicio después de comer, se recomienda practicar una actividad física de baja intensidad con descansos prolongados que permitan continuar con el proceso digestivo de una forma correcta.Luego de estas recomendaciones, tú tienes la última palabra sobre tu alimentación y desempeño físico. ¡Aliméntate en serio con Santander!
El nopal es una planta mexicana que muchos consideran sagrada ya que además de ser un delicioso alimento que forma parte de nuestro día a día, tiene poderosas propiedades nutritivas y medicinales que debes aprovechar. ¡Descubre los beneficios de los nopales para la salud! Propiedades de los nopales Los nopales tienen importantes propiedades curativas, hidratantes y preventivas cuyo poder se debe principalmente a su alto contenido de Vitamina A, complejo B y C, calcio, magnesio, sodio, potasio y hierro, además de una gran cantidad de fibra que tu estómago agradecerá. ¿Cuáles son los beneficios del nopal?Gracias a todas esas increíbles propiedades, no es de sorprender que los nopales sean un alimento bastante eficaz para curar y prevenir algunas enfermedades y cuidar de algunos órganos de nuestro sistema, como podrás ver a continuación. Ayudan a controlar el colesterol debido a que son una rica fuente de aminoácidos, fibra y niacina.Estimulan el sistema digestivo, mejorando los problemas de gastritis, úlceras y controlando el exceso de ácidos gástricos.Al reducir la concentración de azúcar en la sangre, el nopal mejora la salud del hígado y según la Medicina Tradicional Mexicana de la UNAM, ayuda a prevenir y tratar la diabetes.También ayuda a combatir la obesidad gracias al efecto de saciedad que produce la fibra del nopal.Evitan la deshidratación, pues como informó la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, los nopales cuentan con grandes cantidades de agua que nos mantienen hidratados.Protege las células del sistema nervioso pues contiene nicotiflorina, una sustancia que protege y desinflama las células neuronales, disminuyendo el riesgo de demencia.Funciona como antiviral y protege contra algunas enfermedades, como el virus del herpes simple.¿Cómo consumir nopales? Puedes utilizar el nopal para preparar desayunos, ensaladas, guisados y tomártelo hasta en jugos y batidos.
Las frutas de verano en México son la mejor excusa para llenar de sabor a tu familia y combatir el calor con los poderes del mango, la sandía, el durazno y muchas otras delicias que no se pueden perder. Descubre cuáles son las frutas de verano en México y no te las pierdas. Durazno Aprovecha los meses de junio a agosto y sácale todo el jugo al durazno, una fruta dulce que bien puede pasar como postre. El durazno está lleno de fibra, vitamina A, C, E y K, además de potasio, cobre y magnesio. Mango México es uno de los países donde mayor diversidad de mango existe, así que aprovecha esta fruta de verano y prepara las mejores ensaladas, helados, cheesecakes o bebidas con él. Algunos tipos de mangos que no debes dejar pasar con el mango ataulfo, manila, ataulfo, kent y petacón. Piña La piña sabe bien en postres dulces o botanitas saladas, así que aprovecha sus vitaminas, antioxidantes y enzimas para mejorar tu digestión mientras comes una de las mejores frutas de verano en México. Pitaya La pitaya, también conocida como el fruto del dragón, tiene propiedades diuréticas gracias a sus grandes cantidades de agua, además de ser una fuente de minerales como hierro, calcio, fósforo y vitaminas B, C y E. Mamey El mamey es por excelencia la fruta de verano en México, ya que lo podemos encontrar principalmente en Chiapas, Veracruz, Tabasco y en Yucatán. Su pulpa se puede utilizar en helados, licuados y otros postres, mientras que su huesito sirve para crear cosméticos naturales. Sandía La sandía es esa fruta de verano refrescante y dulce, ideal para comer con chilito, en helado, en agua y otros postres deliciosos que pocos pueden resistir. Entre los beneficios de la sandía podemos encontrar que es que está compuesta por un 90% de agua, así que con ella te podrás saciar fácilmente. Melón El melón podría ser ese postre refrescante que te aportará fibra, potasio y vitamina C, así que prepáralo como más te guste y aprovéchalo en esta temporada de verano. ¿Cuál es tu fruta de verano favorita?
Partamos de una realidad: no existe una mala hamburguesa. Entre dos panes cualquier ingrediente simple adquiere un poder vehemente, casi sobrenatural. Y aunque las opciones pueden ser infinitas, personalmente prefiero dejar fuera la creatividad cuando se habla de ellas. Sí, las aberraciones también son infinitas. El escritor culinario y amante empedernido de las hamburguesas, –como su servidora– Anthony Bourdain, decía que ya eran perfectas, ¿por qué echarlas a perder?En una entrevista hecha a Bourdain por TechInsider, el también cocinero compartió las ocho reglas de oro para elaborarlas. Lo primero era mantenerlas clásicas, casi académicas: pan, carne, tomate, cebolla, lechuga, pepinillos encurtidos y nada más. Ricardo Campuzano, el chef del restaurante de hamburguesas Margarita, afirma que la hamburguesa perfecta es resultado de la sencillez, pero también de la calidad de los ingredientes.El pan, por supuesto, debe ser el marco que lo engloba todo. Un brioche suave y suficientemente mantequilloso –hay que ser conservadores en las cantidades de nuestra amiga láctea para evitar opacar el sabor de la carne– logra mandar una hamburguesa al infierno de lo común y corriente o al cielo de los elegidos. Joan Bagur, panadero y fundador de Sal y Dulce Artesanos, resume que el pan ideal es un pan estilo brioche de mantequilla con una consistencia que logre sostener el jugo de la carne. Eso sí, que tampoco sea demasiado grueso porque podría esconder el sabor del medallón. “La mantequilla con la que se hace el pan debe ser de calidad para que no nos deje un mal retro gusto”, completa.  Hablemos de la carne. Si partimos de que el origen de la receta podría ser el de las tribus mongolas y turcas del siglo XIV en la que picaban la carne para hacerla si quiera comestible, este ingrediente en versión machacado o molido es irremplazable. Vamos. Si lo quitamos, mejor llamémosle sándwich, bocata, entrepán, torta, emparedado. La decisión de si elaborarla de res, de cerdo o de una combinación salomónica de ambas es decisión de la conciencia, el gusto y el bolsillo. Bourdain afirmaba que incluir sirloin o algún corte demasiado exótico a la mezcla la destruía. En cambio, prefería el brisket o la costilla, algunas de las partes más grasosas. Y es que sí, la parte amarilla, esa que se derrite al calor, es lo que realmente le aporta magia. El chef Campuzano asegura que la combinación perfecta es de 80% carne, 20% grasa, y sólo sazonar con sal. Joan Bagur aconseja que hay que cocinarla a la plancha muy caliente para que se selle, se caramelice y permanezcan los jugos dentro. Recomienda terminarla al grill para que tome ese espectacular gusto asado. El escritor de Kitchen Confidential, Anthony Bourdain, afirmaba que no debía faltar el queso y éste debía derretirse. Panela, requesón, queso fresco, ustedes no juegan. En mi opinión, es a través de la combinación de los quesos, la grasa de la carne y lo mantequilloso del pan que la experiencia llamada “hamburguesa” sucede. Que a nadie se le pasen las salsas. Descansando en el pan va la mayonesa –una ligera crema balanceada en limón y grasa– y la reina de todas, la cátsup (el cátsup o el kétchup, para el resto de América Latina). Ella debe ser jitomatosa y vinagrosa, sutilmente dulce para equilibrar la grasa y aportar acidez. Para Anthony no había discusión en el tocino; siempre era la ocasión. En cambio, le parecía un exceso cuando las hamburguesas llegaba como una torre de Legos a la mesa. El tema es que si es demasiado alta es casi imposible poder reunir todos sus sabores en una mordida. De ahí sólo faltan las papas porque, ¿qué es una hamburguesa sin papas? Citando a Gloria Trevi, definitivamente es una papa sin cátsup. Que sean caseras, cortadas en tiras o en gajos. Que queden crocantes por fuera, pero suaves por dentro. De preferencia, que no nos dejen los dedos con reflejo, que no se apelmacen.Las apariencias engañan. Las hamburguesas pueden parecer un alimento burdo, quizás porque las hemos visto servidas en charolas de plástico, entre plásticos y bolsas de estraza, en cajitas de cartón para disfrutarse en el carro, con o sin juguete. Ello no las hace menos buenas. La hamburguesa es perfecta en sus componentes. Llegar a un balance es un afortunado accidente de la Matrix; es la diferencia de una comida rápida y una comida que apenas se diluye en el recuerdo con el paso del tiempo. Así me pasó hace una semana en el restaurante Nopa, de San Francisco, o cada vez que se me cruza un In and Out en cuyo aderezo naranja se disfraza cualquier imperfección, si la hubiera. Tampoco olvido las de The Spaniard, en Nueva York. En México, hay varias que me guiñen en ojo. Las que me recuerdan a mi adolescencia, como las de las Fuentes de Satélite que llevan piña, o las que solía hacer Joan Bagur en OkDF y que acompañaba con patatas bravas. Recientemente probé la de Margarita, del chef Ricardo Campuzano, en la colonia Narvarte: su combinación de carne + tocino + cheddar me pareció que resaltaba sus buenos ingredientes de forma monchosa. La hamburguesa es más que un sándwich en esteroides. El ritual nos involucra, nos pide permanecer atentos para que la carne no se recorra al fondo, para que los aderezos no terminen en la ropa. Pero quizás la mejor parte de comerla sea que por cuatro, quince o las veinte mordidas que nos sobrevive volvemos a ser niños, niños felices otra vez.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD