Infografía: Tabla de equivalencia para ingredientes
Tips y Consejos

Infografía: Tabla de equivalencia para ingredientes

Por Kiwilimón - January 2015
Conoce la tabla de equivalencia para ingredientes que tenemos para ti en esta infografía.
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los recuerdos son un montón de ladrillos que toman forma de edificación, de castillo de Disney, apenas se les pone unos kilómetros de distancia. En la comida este kilometraje se remonta a la niñez. Los platos que nos marcaron tienen como ambientación un momento de familia, una olla grande y un gesto de cariño dirigido a nosotros. Hay un narrador –mejor si tiene voz de Morgan Freeman–, y por supuesto, una abuela, una madre o alguien con quien pudimos establecer una conexión profunda. Que si aquella comida que recordamos con las vísceras y el corazón sabía rico sólo el universo lo sabe. Aquí es donde la distancia juega su truco. En los platillos entrañables hay algo de engaño que es al mismo tiempo un mantra sanador: sabe a un momento en el que nos sentimos queridos. Nos saben a amor. Nos saben a hogar. La nostalgia parece teñir de sepia y de rosa la memoria y con ello, los sabores y las vivencias pierden su nitidez. Por supuesto, esta emoción tiene la potencia de dejarnos tatuado el nombre de ese platillo que trataremos de replicar, buscar e interpretar en lo que cocinamos, comemos y compartimos. Yo no tengo una receta entrañable y especial. Tengo varias. Está el mole verde de mi abuelita y la sopa de tomate de mi mamá. Pero en el necio ejercicio que es recordar, he descubierto que en el amor a mis platillos favoritos no pesa tanto la complejidad de la receta como el tamaño del recuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre es el sencillo sándwich de frijoles refritos, queso Gouda y chipotle que mi papá asaba cada mañana en una sandwichera para que yo me lo llevara a la escuela. No sonaba la campana del recreo y yo ya me había comido dos de ellos –sí, dos–. El tema es que siempre he gozado de buen apetito y simplemente uno no le alcanzaba a mis ganas. A mi papá le dije una mentira piadosa. Le conté que a mis amigas les gustaba tanto mi sándwich que, mordida a mordida, me dejaban sin comer. La verdad es que yo prefería la culpa al hambre y sinceramente sus sándwiches me sabían a gloria. Él, un padre sumamente protector, comenzó a mandarme dos. Yo simplemente me los devoraba. Si alguien me pedía una mordida, me lo pensaba. Como mi historia, las recetas más especiales tienen la fuerza de hacernos sonreír y evocar cada sabor, cada sensación, como si estuviéramos ahí. Un sabor termina siendo una Polaroid, un puente al pasado y, al mismo tiempo, un gancho que nos conecta al aquí y al ahora. En Kiwilimón queríamos celebrar eso: el hermoso poder que tiene la comida para conectarnos con lo que más queremos. Por eso creamos un concurso, La Receta del Año. Con él queremos conocer las anécdotas detrás de las recetas que amas. Compártenos tu receta favorita y escribe junto a ella el relato de por qué es tan especial para ti. Al final premiaremos las mejores con una hermosa vajilla (con valor de más de 10 mil pesos), para que puedas perpetuar los recuerdos y vivencias. No sólo eso: serás parte de nuestro recetario del año y verás en video tu receta firmada con tu nombre.Para descubrir las bases de este concurso, checa esta nota o este video y si te quedan dudas, escríbenos por favor a chefkiwilimon@gmail.com. Anímate a compartir lo que más te gusta. Estoy segura de que la Receta del Año de Kiwilmón la tienes tú. Sube tu receta y su historia especial con el hashtag #Larecetadelaño desde tu cuenta en Kiwilimón y si aún no tienes, regístrate aquí.
La temporada de toronja inicia en noviembre y es por eso que hoy, más que nunca, debes aprovechar para consumirla y poder disfrutar de sus múltiples propiedades. Cuando conozcas todos los beneficios de la toronja, comprenderás porqué es el mejor cítrico de la temporada. ¿Listo? La toronja reforzaría tu sistema inmunológico La toronja tiene grandes propiedades como estar repleta de vitaminas y minerales, tal como vitamina A, B, hierro, zinc y cobre, los cuales reforzarían el sistema inmunológico, reduciendo así el riesgo de contraer enfermedades infecciosas, tal como indican investigaciones publicadas en Nature Reviews. Toronja para bajar de peso La toronja posee un alto porcentaje de agua y fibra, lo que ayuda a generar un proceso metabólico que transforma las grasas del organismo en energía. Eso, junto a su flavonoide conocido como naringina, ayuda a mejorar las funciones del metabolismo, según información de la Revista Española de Cardiología. La toronja ayudaría a combatir la gripe De acuerdo a estudios publicados por Medicinal Chemistry, la toronja tiene altos contenidos de vitamina C, lo que ayudaría a proteger tus células contra bacterias y virus, además de protegerte contra la gripe, resfriados y tos. Toronja para mejorar la digestión Gracias a su aporte en ácido málico, la toronja es un excelente remedio para mejorar los procesos digestivos, sin mencionar que también ayudaría en la correcta eliminación de orina. ¿Cómo consumir toronja? Lo mejor de la toronja es que al ser una fruta tan versátil, la puedes consumir en gajos, entera, en ensaladas, en smoothies y en jugos naturales. Recuerda que consumir toronja en exceso puede traer consecuencias nocivas para la salud, así que no olvides consultar a un experto para saber cómo es la mejor forma de consumir para darle los mejores beneficios de la toronja a tu cuerpo.
Los recuerdos son un montón de ladrillos que toman forma de edificación, de castillo de Disney, apenas se les pone unos kilómetros de distancia. En la comida este kilometraje se remonta a la niñez. Los platos que nos marcaron tienen como ambientación un momento de familia, una olla grande y un gesto de cariño dirigido a nosotros. Hay un narrador –mejor si tiene voz de Morgan Freeman–, y por supuesto, una abuela, una madre o alguien con quien pudimos establecer una conexión profunda. Que si aquella comida que recordamos con las vísceras y el corazón sabía rico sólo el universo lo sabe. Aquí es donde la distancia juega su truco. En los platillos entrañables hay algo de engaño que es al mismo tiempo un mantra sanador: sabe a un momento en el que nos sentimos queridos. Nos saben a amor. Nos saben a hogar. La nostalgia parece teñir de sepia y de rosa la memoria y con ello, los sabores y las vivencias pierden su nitidez. Por supuesto, esta emoción tiene la potencia de dejarnos tatuado el nombre de ese platillo que trataremos de replicar, buscar e interpretar en lo que cocinamos, comemos y compartimos. Yo no tengo una receta entrañable y especial. Tengo varias. Está el mole verde de mi abuelita y la sopa de tomate de mi mamá. Pero en el necio ejercicio que es recordar, he descubierto que en el amor a mis platillos favoritos no pesa tanto la complejidad de la receta como el tamaño del recuerdo. El mejor ejemplo que se me ocurre es el sencillo sándwich de frijoles refritos, queso Gouda y chipotle que mi papá asaba cada mañana en una sandwichera para que yo me lo llevara a la escuela. No sonaba la campana del recreo y yo ya me había comido dos de ellos –sí, dos–. El tema es que siempre he gozado de buen apetito y simplemente uno no le alcanzaba a mis ganas. A mi papá le dije una mentira piadosa. Le conté que a mis amigas les gustaba tanto mi sándwich que, mordida a mordida, me dejaban sin comer. La verdad es que yo prefería la culpa al hambre y sinceramente sus sándwiches me sabían a gloria. Él, un padre sumamente protector, comenzó a mandarme dos. Yo simplemente me los devoraba. Si alguien me pedía una mordida, me lo pensaba. Como mi historia, las recetas más especiales tienen la fuerza de hacernos sonreír y evocar cada sabor, cada sensación, como si estuviéramos ahí. Un sabor termina siendo una Polaroid, un puente al pasado y, al mismo tiempo, un gancho que nos conecta al aquí y al ahora. En Kiwilimón queríamos celebrar eso: el hermoso poder que tiene la comida para conectarnos con lo que más queremos. Por eso creamos un concurso, La Receta del Año. Con él queremos conocer las anécdotas detrás de las recetas que amas. Compártenos tu receta favorita y escribe junto a ella el relato de por qué es tan especial para ti. Al final premiaremos las mejores con una hermosa vajilla (con valor de más de 10 mil pesos), para que puedas perpetuar los recuerdos y vivencias. No sólo eso: serás parte de nuestro recetario del año y verás en video tu receta firmada con tu nombre.Para descubrir las bases de este concurso, checa esta nota o este video y si te quedan dudas, escríbenos por favor a chefkiwilimon@gmail.com. Anímate a compartir lo que más te gusta. Estoy segura de que la Receta del Año de Kiwilmón la tienes tú. Sube tu receta y su historia especial con el hashtag #Larecetadelaño desde tu cuenta en Kiwilimón y si aún no tienes, regístrate aquí.
La gastronomía de Costa Rica de hará viajar hasta este maravilloso país a través de tu paladar si te atreves a probar lo mejor de su cocina. ¡No te pierdas estos increíbles platillos típicos de Costa Rica! Gallo Pinto ¡Los ticos sí que saben cómo hacer un buen desayuno! Si no nos crees, tienes que preparar este delicioso gallo pinto, la deliciosa mezcla del arroz con frijoles, acompañada de una rica salsa con especias. También puede llevar huevos al gusto, frutas tropicales y un clásico plátano macho. Casado El casado es un platillo tradicional de Costa Rica que consta de carne, pollo o puerco, con arroz blanco, frijoles y plátano mucho. Muchos lo comparan con el gallo pinto pero de la hora de la comida. ¿Se te antoja? Chifrijo Otro de los clásicos de la cocina tica es el chifrijo, un tipo de chicharrón de cerdo, arroz, frijoles y chimichurri acompañada de chips de plátano. Es un platillo muy común para disfrutar a la hora de la cena. Olla de carne En Costa Rica se acostumbra comer esta sopa típica, la cual consiste en un jugo de carne acompañado de diversas verduras como zanahoria, papa, yuca, chayote, ñampí, elote, ayote, tiquizque y a veces, hasta plátano. Prestiños Los prestiños son dulces típicos de Costa Rica, los cuales se preparan con harina de trigo frita, acompañados con miel. ¡Son deliciosos! Churchill Otro postre típico de Costa Rica, al cual podemos comparar con los raspados mexicanos, es el churhill. Este rico postre se trata de un poco de hielo picado bañado de sirope, dulce de leche, leche en polvo y acompañado con helado. ¿Cuántos platillos típicos de Costa Rica se te antojaron?
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
Warning: Illegal string offset 'placementId' in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116 Notice: Uninitialized string offset: 0 in /home/sites/kiwi4.kiwilimon.com/application/pages/bloques/bb-banner/bb-banner.lib on line 116