Los 15 errores más comunes de las madres primerizas
Tips y Consejos

Los 15 errores más comunes de las madres primerizas

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Todo lo que es nuevo, nos asusta. Y cuando se trata de la maternidad, el miedo al fracaso es aún mayor, pues se trata de la vida de un indefenso, la persona que más amas en el mundo. La principal preocupación es que todas las lecturas, conversaciones con el médico y la familia no sean suficientes y que en los momentos a solas con el bebé, cometas un error perjudicial para el niño. Lo más importante, sin embargo, es recordar que la maternidad es una experiencia de aprendizaje constante. "Tener un hijo requiere calma para entender cada momento del bebé. También nos obliga a tener serenidad para no generar estrés y sufrimientos innecesarios." Reflexiona Marcelo Pavese Porto, vicepresidente de la Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul. Según Porto, no debes tener miedo de los recién nacidos. "Ellos no hablan, pero se comunican muy bien, si aprendemos a entender esa comunicación. En pocas palabras, lo que el niño más necesita es amor, afecto y una buena dosis de sentido común de los padres ", dice el experto. Hablamos con las mujeres y los expertos que enumeran los errores que afectan a las madres primerizas. ¿Te identificas con alguno de ellos?
  1. Dudar de la propia intuición y del instinto maternal "La madre, por naturaleza, es sobreprotectora e involucrada con el cuidado del bebé. Sus sentidos se agudizan; su sueño es más ligero, y su cuerpo más resistente a la fatiga y el dolor. Por eso, aunque sea una madre primeriza, sabrá lidiar con las más diversas situaciones para cuidar de su bebé. A menudo, el niño no puede expresar sus necesidades y la intuición materna es vital para su supervivencia. Confía en tus instintos. Tu hijo también lo hará” dice Antonio Paulo Stockler, obstetra y ginecólogo del Hospital Universitario Antonio Pedro y especialista de la Federación Brasileña de Ginecología y Obstetricia (Febrasgo).
  2. Eliminar el padre de la rutina del bebé “El papel del padre es fundamental desde el inicio del embarazo. El bebé ya aprende a identificar su voz desde el vientre. Por supuesto, el papel de la madre en el inicio es más frecuente, pero el padre debe participar en todas las tareas, cambiar pañales, abrazar, dar amor. Un niño es una construcción de la familia, y no parte solamente de uno", aconseja Marcelo Pavese Porto.
  3. Siempre poner el bebé en primer plano “La maternidad es una experiencia abrumadora, que a menudo domina completamente la vida de la mujer con todas las tareas y necesidades vitales y emocionales del bebé. Un punto clave es que el bebé necesita de una madre sana, bien preparada y atenta para que pueda desarrollarse plenamente. Por lo tanto, descuidarse de sí misma, es descuidar la salud del niño. Es importante que la madre realice ejercicios físicos que estimulan la liberación de endorfinas (disminuyendo el cansancio y elevando la autoestima), además de facilitar la producción de leche. La nueva mamá también debe mantener una dieta equilibrada, de modo que pueda satisfacer todas las necesidades de su hijo a través de la lactancia materna ", dice Antonio Paulo Stockler.
  4. Aislarse en casa en los primeros meses del bebé “Cuando nació mi primera hija, tuve mucho miedo de salir con ella, incluso después del alta médica. Me he aislado en casa durante seis meses y salía sólo para almorzar en la casa de un pariente o llevarla al médico. Mi hija estaba siempre con las defensas bajas y yo no entendía el por qué. Para empeorar las cosas, empecé a sentirme aburrida y solitaria y casi entré en depresión. Con mi segundo hijo, me di cuenta de que era una locura encerrarme en casa, y dos meses después de dar a luz, lo llevé a dar paseos cortos. Él se desarrolló mucho más rápido y casi no se enfermó, pues tuvo la oportunidad de desarrollar anticuerpos” dice la madre Mariane Osorio, de 39 años.
  5. Querer imponer disciplina en los horarios del bebé No hay manera de imponer horarios para el recién nacido o en los primeros meses de vida. El bebé tiene su propio ritmo: come cuando tiene hambre, despierta y duerme cuando tiene ganas. Ni desde el punto de vista hormonal, ni del punto de vista del desarrollo neurológico, tiene la capacidad de aprender y seguir los horarios. Por otro lado, no significa que el bebé debe ser atendido cada vez que empieza a llorar, pues él también necesita crear la capacidad de reorganizarse y retomar el sueño solo. Es importante estar siempre atento. Si el bebé llora mucho, es porque algo ocurre y debe ser atendido”, observa Marcelo.
  6. Alimentarse mal cuando se está amamantando “Para producir una cantidad de leche suficiente para el bebé, la madre debe comer un poco más (casi 300 calorías) que de costumbre y beber agua suficiente para saciar la sed. Es fundamental comer y beber de forma saludable y descansar siempre que sea posible", aconseja Cláudia Hallal, pediatra nutrióloga, miembro de la Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul.
  7. Pensar que la leche materna no es suficientemente buena “Hasta los seis meses, la leche debe ser ofrecida siempre que el niño desee, cuando tenga hambre o sed. No hay “leche mala”; toda leche materna es fuerte y buena. Después del nacimiento, la producción de leche puede parecer pequeña, pero es suficiente para las necesidades del niño. En la medida en que el bebé mama, la producción de la leche también aumenta proporcionalmente”, explica Cláudia.
  8. No coordinar tus horarios de sueño con los del bebé “Cuando mi hijo nació, tuve muchos problemas con los horarios de sueño. Mientras él dormía, yo limpiaba la casa, trabajaba o veía tele. El problema es que después de las primeras semanas, yo estaba muy cansada. Necesité que oír los consejos de mi madre y dormir mientras él dormía. Fue la única forma de adaptarme a su ritmo y descansar", dice Luana Costa, 35 años.
  9. Creer que cuando el bebé llora, es porque tiene hambre “El bebé llora como una forma de comunicarse, que no necesariamente está relacionad al hambre. A veces es calor, sed, o que tiene el pañal sucio. El llanto por cólicos es muy característico, porque es un llanto intenso, repetitivo, de larga duración y, en general, en horarios específicos. Otra situación es simplemente querer atención. Lo importante es que la familia mantenga la calma para intentar identificar el motivo del llanto. Con el tiempo, los padres conseguirán entender y tranquilizar a su hijo", garantiza Marcelo.
  10. Desistir rápidamente de la papilla u otros alimentos “A los seis meses, empezamos a ofrecerle papillas, pero mi hija rechazaba todas las opciones Al principio, quise rendirme manteniendo solamente la lactancia materna por algunas semanas más. Sin embargo, después de que mi médico me concientizara sobre la importancia de una alimentación sólida, resolví insistir y ella se adaptó. Fue cuando comprendí que necesitaba esforzarme para estimular su desarrollo”, dice Midiã Rocha, 29 años.
  11. Hacer comparaciones con otros bebés de la familia “Ese es un error común, pues las madres primerizas, al no tener tanta experiencia en los cuidados del bebé, acaben comparándolos con otros. Eso puede generar angustia en la madre y desgaste en relación a los miembros de la familia. Las madres necesitan saber que cada bebé tiene un desarrollo y personalidad que difiere de uno a otros”, afirma Cyntia Boscovich, psicóloga y psicoanalista.
  12. No oír los consejos de otras madres “Desde el comienzo del embarazo, leí mucho sobre los primeros años del bebé. Pero en la práctica, muchas cosas no pueden ser aprendidas en los libros y me sentí perdida. Al principio, rechacé el consejo de mi madre y de otras mujeres de la familia, pero me di cuenta de que las experiencias de otras personas eran valiosas y me ayudaron a aclarar dudas y cuidar mejor de mi bebé ", admite Elaine Bortello, de 38 años.
  13. Mantener al bebé muy abrigado cuando hace calor “Hay que recordar que, aunque sientan un poco más frío que un niño mayor, el bebé también siente el calor. Las manos frías son una característica del recién nacido y no significa que tengan frío. Podemos chequear en el pecho del bebé si tiene calor o no. La madre debe observar si el bebé está sudando, que es una clara señal de que está vestido en exceso. El niño debe ser capaz de moverse. Con mucha ropa, el bebé puede molestarse o incluso tener complicaciones más graves, como la fiebre y la deshidratación ", dijo Marcelo.
  14. Adornar mucho la cuna y olvidarse de la seguridad “Como cualquier madre primeriza, quería hacer un dormitorio de ensueño para mi hijo. Gasté mucho en decoración y en peluches. Cuando Enzo tenía cuatro meses, uno de los adornos que colgaba de la pared de la cuna se desprendió y cayó justo encima de él. Tuvo una pierna inmovilizada durante unas semanas. Después de eso, me fui a casa y saqué todo de la habitación, dejando sólo lo que no podía, de ninguna manera, hacer daño a mi hijo", dice María Tereza Holanda, 32 años.
  15. Gastar en tonterías y no priorizar lo que es útil “Cuando se es madre primeriza, tenemos la voluntad de comprar siempre el producto más caro y lleno de detalles. En mi primer embarazo, compré excesivamente y, durante las primeras semanas después de dar a luz, me di cuenta de que mucho de lo que compré no tenía ninguna utilidad. Por el contrario, tuve que comprar de apuro, otras cosas que no había tenido en cuenta por no saber de su importancia. En el segundo embarazo, sólo compré cosas de primera necesidad y he gastado un tercio en comparación con el primer embarazo” comparte Ana Paula García, de 43 años.
Ver artículo original.  
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
¿Te convenciste de cambiar tus hábitos alimenticios? Consiente tu paladar mientras cuidas tu salud con estas recetas saludables para comenzar la dieta. Enchiladas de calabaza con pollo. Disfruta el tradicional sabor de las enchiladas, sin los carbohidratos de las tortillas. En esta receta aprenderás a envolver el pollo en láminas delgadas de calabaza para sustituir las tortillas. Sírvelas con queso panela, cilantro y, por supuesto, más salsa.LA RECETA ESTÁ AQUÍChampiñones rellenos veganos. Cumple tu propósito de llevar una alimentación más balanceada preparando estos ricos champiñones. Gracias a la sémola de trigo (couscous) y las verduras, este platillo es muy rendidor y llena bastante, así que no te quedarás con hambre.LA RECETA ESTÁ AQUÍTaquitos de nopal rellenos de requesón. Mucha fibra, mucho sabor y pocas calorías: así son estos deliciosos taquitos de nopal rellenos de requesón. Recuerda que es muy importante agregar bicarbonato al agua de cocción de los nopales para quitarles la baba.LA RECETA ESTÁ AQUÍEnsalada de fresas y aguacates. No todas las ensaladas son aburridas. Con esta receta podrás preparar un platillo lleno de sabor y textura sin demasiadas calorías. El aderezo hecho con yogurt, chía y aceite de oliva hace que todos los ingredientes se integren para darle armonía a los sabores.LA RECETA ESTÁ AQUÍCeviche de coliflor. Esta es una versión vegetariana del tradicional ceviche de mariscos. Lo mejor de todo es que, aparte de tener un sabor increíble, solo te tomará 20 minutos preparar esta receta. Puedes servir el ceviche en tacos, tostadas o canastas de tortilla.LA RECETA ESTÁ AQUÍTostadas de tinga de nopales.Si tienes antojo de una tinga, pero no quieres comer carne, aquí te tenemos la  solución. Esta receta tiene el mismo rico sabor de la tinga, solo que, en lugar de usar carne de pollo o cerdo, se utilizan nopales cortados en tiritas.LA RECETA ESTÁ AQUÍHamburguesa vegetariana con “pan” de coliflor. ¿Estás tratando de bajarle a tu consumo de carne, pero tienes un antojo terrible de hamburguesa? Con esta receta podrás disfrutar del delicioso sabor de este platillo sin un gramo de proteína animal. Además, podrás ahorrarte los carbohidratos del pan sustituyéndolo por un “pan” hecho con coliflor, queso y cebollín.LA RECETA ESTÁ AQUÍYa no tienes pretextos para no llevar una alimentación balanceada. Con estas recetas podrás comenzar el año cuidando tu salud.
Típico que llevas semanas planeando tu cena navideña, y a la mera hora se te olvida comprar un ingrediente o preparar la salsa. Con las prisas es muy común que algo termine faltando, por eso hicimos esta lista de las 7 cosas que deben estar sí o sí en tu cena de Navidad. Botana. Aunque las papas fritas, los cacahuates y los chicharrones son la botana predilecta de muchos hogares mexicanos, para la cena de Navidad te sugerimos preparar una opción un poco más elaborada. Tal vez una tabla de quesos con jamón, un dip cremoso o unos canapés.BOTANAS PARA NAVIDADPan. Es cierto que la mayor parte del año en México acompañamos las comidas con tortillas, pero para la cena navideña se antoja más un rico pan recién hecho. Si no tienes tiempo para lucirte con un pan horneado en casa, compra uno en la panadería y mételo unos minutos al horno para que esté tibio al servirlo.PAN QUE PUEDES HACER EN CASAPostres. Esta es una de las cenas más especiales del año, por eso no puede faltar el postre para cerrar la noche con broche de oro. Desde un tradicional pastel de chocolate hasta el típico tronco de Navidad, hay miles de opciones. Para que te sea más sencillo servirlo, prepara el postre en porciones individuales.Dips y Salsas. Para acompañar el puré o la carne, picante o agridulce. Hay muchos tipos de salsas y seguramente hay una que hará que tu menú navideño sepa espectacular. No dejes para el último minuto la preparación de la salsa. Recuerda que muchas preparaciones, sobre todo las calientes, saben mejor cuando reposan.Guarniciones.El pavo o el lomo son platillos muy ricos, pero obviamente no puedes servirlos solos. Puedes elegir pasta, ensalada, papa (en cualquiera de sus modalidades), verduras o ¡lo que se te ocurra! Elige la guarnición a partir del platillo principal para que los sabores hagan buena combinación. DELICIOSAS GUARNICIONES PARA PREPARAR EN CASACena especial. No se trata de cualquier cena, sino de la de Navidad. Ingéniatelas, invierte tiempo y cocina una cena súper especial para esta ocasión tan esperada. Para que tu reunión sea un éxito, te recomendamos comprar con anticipación todos los ingredientes y empezar la preparación desde un día antes.  Bebidas especiales. Aunque es obvio, a veces se nos puede olvidar. Hay que pensar en bebidas para comer, para el aperitivo, para acompañar el postre y, por supuesto, para brindar. Para no batallar puedes servir ponche de frutas, un agua fresca, café y algún tipo de vino espumoso. Así tendrás bebidas para todos los gustos.TOP 10 MEJORES BEBIDAS PARA PREPARAR
Últimamente podemos encontrar la Chía en postres, panes y platillos de todo tipo, pero ¿por qué se ha puesto de moda la chía? Resulta que esta semilla tan pequeñita está llena de nutrientes y es capaz de convertir una receta muy sencilla en un alimento verdaderamente nutritivo. Descubre los beneficios que la chía tiene para ti.Te mantiene satisfecho por más tiempo. Debido al alto porcentaje de fibra presente en la chía, esta semilla hace que sacies de forma más rápida y por más tiempo. Así que si comes alimentos preparados con chía, será más sencillo que bajes de paso, ya que tendrás menos antojos.Ayuda a bajar los niveles de triglicéridos. Gracias a los componentes naturales de la chía, esta semilla puede ayudar a bajar los triglicéridos y a disminuir el factor de riesgo cardiovascular.TE PUEDE INTERESAR: MÁS DE 100 RECETAS SALUDABLESCuida tu piel y huesos. Algunos estudios revelan que la chía tiene incluso más Omega 3 que algunos pescados, eso significa que es un gran aliado para conservar la piel, el cabello y los huesos en buen estado.Mejora la hidratación. Las semillas de la chía absorben muchas veces su peso en agua. Así que si consumes smoothies o alimentos preparados con chía podrás conservarte hidratado por más tiempo.Beneficia la digestión. El alto contenido de fibra en la chía hace que el sistema digestivo funcione a la perfección, por lo que, si padeces regularme de estreñimiento, te conviene incluir esta semilla en tu alimentación.¿Necesitas más razones para comenzar a comer chía todos los días? Con estas recetas no querrás dejar de comerla.Hot cakes de plátano y chíaPan de quinoa y chía sin glutenMermelada de chía saludablePudín de chocolate con quinoa y chía
Como dice el famoso proverbio francés: “la salsa vale más que el pescado”. En otras palabras, una buena salsa puede levantar hasta el más sencillo de los platillos. Conoce las salsas básicas que debes aprender a preparar para lucirte todos los días en la cocina.   Mayonesa casera Por supuesto que no podía faltar en esta lista la mayonesa. Ya sea que la uses para preparar un sencillo sándwich casero o una exquisita ensalada rusa, la mayonesa es siempre un ingrediente esencial. Como algunas recetas llevan ostiones y tienen un sabor fuerte, puedes cambiarlos por hierbas aromáticas. Lo mejor es que puedes hacerla de forma tradicional, batiendo con el globo o más rápido, usando tu licuadora. Salsa pomodoro Este es un gran ejemplo de cómo una salsa puede mejorar cualquier preparación. Úsala en pastas, carnes o pollo; combina con todo. Es una salsa a base de jitomate, ajo, cebolla y algunos ingredientes extra que dan mucho sabor. Aunque originalmente para prepararla debes picar los alimentos, te sugerimos usar la licuadora para ahorrar tiempo al cocinar. Salsa de tamarindo casera Cuando ya no tienes más ideas o solo te queda un filete de carne en el refrigerador, esta salsa de tamarindo puede sacarte del apuro. Recuerda que puedes refrigerarla y recalentarla, o simplemente, servirla fría. Salsa ranchera roja Claro que una salsa picante es básica, sobre todo en la cocina mexicana. Y qué mejor opción que una deliciosa salsa ranchera roja. Para darle ese toque especial a tus platillos solo necesitas 6 ingredientes, tu licuadora y menos de 15 minutos. Aderezo ranch Este aderezo lo puedes usar para acompañar una enorme cantidad de platillos, como alitas, costillitas BBQ o ensaladas. O sea que no puede faltar en tu cocina. Dependiendo del tipo de consistencia que prefieras, puedes picar los ingredientes a mano, o mejor, licuarlos todo para que quede una mezcla más homogénea. Mantequilla de maní casera Aunque no es precisamente una salsa, la mantequilla de maní puede servirte para preparar gran variedad de platillos de la cocina oriental y también para dar el sabor de cacahuate a muchos postres. Sigue esta receta para tener en tu cocina una mantequilla de cacahuate libre de conservadores y otros químicos.   Ahora que ya sabes que lo único que necesitas para preparar platillos espectaculares es una buena salsa, usa estas recetas y deja volar tu imaginación. Cuéntanos, ¿con qué ingredientes te gustaría combinar estas salsas?
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD