Los 15 errores más comunes de las madres primerizas
Tips y Consejos

Los 15 errores más comunes de las madres primerizas

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Todo lo que es nuevo, nos asusta. Y cuando se trata de la maternidad, el miedo al fracaso es aún mayor, pues se trata de la vida de un indefenso, la persona que más amas en el mundo. La principal preocupación es que todas las lecturas, conversaciones con el médico y la familia no sean suficientes y que en los momentos a solas con el bebé, cometas un error perjudicial para el niño. Lo más importante, sin embargo, es recordar que la maternidad es una experiencia de aprendizaje constante. "Tener un hijo requiere calma para entender cada momento del bebé. También nos obliga a tener serenidad para no generar estrés y sufrimientos innecesarios." Reflexiona Marcelo Pavese Porto, vicepresidente de la Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul. Según Porto, no debes tener miedo de los recién nacidos. "Ellos no hablan, pero se comunican muy bien, si aprendemos a entender esa comunicación. En pocas palabras, lo que el niño más necesita es amor, afecto y una buena dosis de sentido común de los padres ", dice el experto. Hablamos con las mujeres y los expertos que enumeran los errores que afectan a las madres primerizas. ¿Te identificas con alguno de ellos?
  1. Dudar de la propia intuición y del instinto maternal "La madre, por naturaleza, es sobreprotectora e involucrada con el cuidado del bebé. Sus sentidos se agudizan; su sueño es más ligero, y su cuerpo más resistente a la fatiga y el dolor. Por eso, aunque sea una madre primeriza, sabrá lidiar con las más diversas situaciones para cuidar de su bebé. A menudo, el niño no puede expresar sus necesidades y la intuición materna es vital para su supervivencia. Confía en tus instintos. Tu hijo también lo hará” dice Antonio Paulo Stockler, obstetra y ginecólogo del Hospital Universitario Antonio Pedro y especialista de la Federación Brasileña de Ginecología y Obstetricia (Febrasgo).
  2. Eliminar el padre de la rutina del bebé “El papel del padre es fundamental desde el inicio del embarazo. El bebé ya aprende a identificar su voz desde el vientre. Por supuesto, el papel de la madre en el inicio es más frecuente, pero el padre debe participar en todas las tareas, cambiar pañales, abrazar, dar amor. Un niño es una construcción de la familia, y no parte solamente de uno", aconseja Marcelo Pavese Porto.
  3. Siempre poner el bebé en primer plano “La maternidad es una experiencia abrumadora, que a menudo domina completamente la vida de la mujer con todas las tareas y necesidades vitales y emocionales del bebé. Un punto clave es que el bebé necesita de una madre sana, bien preparada y atenta para que pueda desarrollarse plenamente. Por lo tanto, descuidarse de sí misma, es descuidar la salud del niño. Es importante que la madre realice ejercicios físicos que estimulan la liberación de endorfinas (disminuyendo el cansancio y elevando la autoestima), además de facilitar la producción de leche. La nueva mamá también debe mantener una dieta equilibrada, de modo que pueda satisfacer todas las necesidades de su hijo a través de la lactancia materna ", dice Antonio Paulo Stockler.
  4. Aislarse en casa en los primeros meses del bebé “Cuando nació mi primera hija, tuve mucho miedo de salir con ella, incluso después del alta médica. Me he aislado en casa durante seis meses y salía sólo para almorzar en la casa de un pariente o llevarla al médico. Mi hija estaba siempre con las defensas bajas y yo no entendía el por qué. Para empeorar las cosas, empecé a sentirme aburrida y solitaria y casi entré en depresión. Con mi segundo hijo, me di cuenta de que era una locura encerrarme en casa, y dos meses después de dar a luz, lo llevé a dar paseos cortos. Él se desarrolló mucho más rápido y casi no se enfermó, pues tuvo la oportunidad de desarrollar anticuerpos” dice la madre Mariane Osorio, de 39 años.
  5. Querer imponer disciplina en los horarios del bebé No hay manera de imponer horarios para el recién nacido o en los primeros meses de vida. El bebé tiene su propio ritmo: come cuando tiene hambre, despierta y duerme cuando tiene ganas. Ni desde el punto de vista hormonal, ni del punto de vista del desarrollo neurológico, tiene la capacidad de aprender y seguir los horarios. Por otro lado, no significa que el bebé debe ser atendido cada vez que empieza a llorar, pues él también necesita crear la capacidad de reorganizarse y retomar el sueño solo. Es importante estar siempre atento. Si el bebé llora mucho, es porque algo ocurre y debe ser atendido”, observa Marcelo.
  6. Alimentarse mal cuando se está amamantando “Para producir una cantidad de leche suficiente para el bebé, la madre debe comer un poco más (casi 300 calorías) que de costumbre y beber agua suficiente para saciar la sed. Es fundamental comer y beber de forma saludable y descansar siempre que sea posible", aconseja Cláudia Hallal, pediatra nutrióloga, miembro de la Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul.
  7. Pensar que la leche materna no es suficientemente buena “Hasta los seis meses, la leche debe ser ofrecida siempre que el niño desee, cuando tenga hambre o sed. No hay “leche mala”; toda leche materna es fuerte y buena. Después del nacimiento, la producción de leche puede parecer pequeña, pero es suficiente para las necesidades del niño. En la medida en que el bebé mama, la producción de la leche también aumenta proporcionalmente”, explica Cláudia.
  8. No coordinar tus horarios de sueño con los del bebé “Cuando mi hijo nació, tuve muchos problemas con los horarios de sueño. Mientras él dormía, yo limpiaba la casa, trabajaba o veía tele. El problema es que después de las primeras semanas, yo estaba muy cansada. Necesité que oír los consejos de mi madre y dormir mientras él dormía. Fue la única forma de adaptarme a su ritmo y descansar", dice Luana Costa, 35 años.
  9. Creer que cuando el bebé llora, es porque tiene hambre “El bebé llora como una forma de comunicarse, que no necesariamente está relacionad al hambre. A veces es calor, sed, o que tiene el pañal sucio. El llanto por cólicos es muy característico, porque es un llanto intenso, repetitivo, de larga duración y, en general, en horarios específicos. Otra situación es simplemente querer atención. Lo importante es que la familia mantenga la calma para intentar identificar el motivo del llanto. Con el tiempo, los padres conseguirán entender y tranquilizar a su hijo", garantiza Marcelo.
  10. Desistir rápidamente de la papilla u otros alimentos “A los seis meses, empezamos a ofrecerle papillas, pero mi hija rechazaba todas las opciones Al principio, quise rendirme manteniendo solamente la lactancia materna por algunas semanas más. Sin embargo, después de que mi médico me concientizara sobre la importancia de una alimentación sólida, resolví insistir y ella se adaptó. Fue cuando comprendí que necesitaba esforzarme para estimular su desarrollo”, dice Midiã Rocha, 29 años.
  11. Hacer comparaciones con otros bebés de la familia “Ese es un error común, pues las madres primerizas, al no tener tanta experiencia en los cuidados del bebé, acaben comparándolos con otros. Eso puede generar angustia en la madre y desgaste en relación a los miembros de la familia. Las madres necesitan saber que cada bebé tiene un desarrollo y personalidad que difiere de uno a otros”, afirma Cyntia Boscovich, psicóloga y psicoanalista.
  12. No oír los consejos de otras madres “Desde el comienzo del embarazo, leí mucho sobre los primeros años del bebé. Pero en la práctica, muchas cosas no pueden ser aprendidas en los libros y me sentí perdida. Al principio, rechacé el consejo de mi madre y de otras mujeres de la familia, pero me di cuenta de que las experiencias de otras personas eran valiosas y me ayudaron a aclarar dudas y cuidar mejor de mi bebé ", admite Elaine Bortello, de 38 años.
  13. Mantener al bebé muy abrigado cuando hace calor “Hay que recordar que, aunque sientan un poco más frío que un niño mayor, el bebé también siente el calor. Las manos frías son una característica del recién nacido y no significa que tengan frío. Podemos chequear en el pecho del bebé si tiene calor o no. La madre debe observar si el bebé está sudando, que es una clara señal de que está vestido en exceso. El niño debe ser capaz de moverse. Con mucha ropa, el bebé puede molestarse o incluso tener complicaciones más graves, como la fiebre y la deshidratación ", dijo Marcelo.
  14. Adornar mucho la cuna y olvidarse de la seguridad “Como cualquier madre primeriza, quería hacer un dormitorio de ensueño para mi hijo. Gasté mucho en decoración y en peluches. Cuando Enzo tenía cuatro meses, uno de los adornos que colgaba de la pared de la cuna se desprendió y cayó justo encima de él. Tuvo una pierna inmovilizada durante unas semanas. Después de eso, me fui a casa y saqué todo de la habitación, dejando sólo lo que no podía, de ninguna manera, hacer daño a mi hijo", dice María Tereza Holanda, 32 años.
  15. Gastar en tonterías y no priorizar lo que es útil “Cuando se es madre primeriza, tenemos la voluntad de comprar siempre el producto más caro y lleno de detalles. En mi primer embarazo, compré excesivamente y, durante las primeras semanas después de dar a luz, me di cuenta de que mucho de lo que compré no tenía ninguna utilidad. Por el contrario, tuve que comprar de apuro, otras cosas que no había tenido en cuenta por no saber de su importancia. En el segundo embarazo, sólo compré cosas de primera necesidad y he gastado un tercio en comparación con el primer embarazo” comparte Ana Paula García, de 43 años.
Ver artículo original.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Tomar agua y tomar el sol son dos cosas que no sólo las plantas necesitan para vivir, pues como el meme refiere, nosotros prácticamente somos plantas también, pero con emociones complicadas y, por ejemplo, necesitamos de los rayos ultravioleta (UV) del sol para generar nuestra propia vitamina D, pero cuando no lo hacemos, necesitamos consumir alimentos que la contengan.La vitamina D, conocida como calciferol, es una vitamina liposoluble presente de forma natural en algunos alimentos, pero que también se produce cuando los rayos UV de la luz solar inciden en la piel y desencadenan la síntesis de vitamina D.Entre sus funciones, la vitamina D promueve la absorción de calcio en el intestino, ayuda en el proceso que permite la mineralización ósea normal y previene la contracción involuntaria de los músculos que provoca calambres y espasmos. Cuando no cuentas con suficiente vitamina D, los huesos pueden volverse delgados, quebradizos o deformados, y junto con el calcio, la vitamina D también ayuda a proteger a los adultos mayores de la osteoporosis.¿Qué alimentos contienen vitamina D?Entre las demás funciones de la vitamina D en el cuerpo se incluye la reducción de la inflamación y la modulación de procesos como el crecimiento celular, el metabolismo de la glucosa y la función neuromuscular e inmunitaria, por lo que consumir alimentos ricos en vitamina D ayudará a reforzar tus defensas. Puedes encontrar vitamina D de manera natural en los siguientes alimentos:pescado azul, como salmón, sardinas, arenque y caballa o verdelcarne rojahígadoyemas de huevoalimentos fortificados, como algunos cereales para el desayunoTambién existen suplementos alimenticios con vitamina D, pero para saber si necesitas consumir uno, lo mejor es acudir con un especialista. Procura consumir estos alimentos ricos en vitamina D entre octubre y principios de marzo, pues en esta temporada no obtenemos suficiente vitamina D de la luz solar.De acuerdo con el Servicio Nacional de Salud de Reino Unido (NHS UK), en 2020 es más importante tomar vitamina D, “ya que es posible que este año hayas estado en interiores más de lo habitual”. Según información en su página, debes tomar 10 microgramos de vitamina D al día entre octubre y principios de marzo para mantener sus huesos y músculos sanos.Por otra parte, aunque algunos informes sobre la vitamina D señalan que reduce el riesgo de coronavirus (COVID-19), actualmente no hay suficiente evidencia que respalde la ingesta de vitamina D para prevenir o tratarlo.Para ayudar regular la cantidad de calcio y fosfato en el cuerpo, y mantener los huesos, dientes y músculos sanos, no olvides consumir alimentos que contengan vitamina D y tomar el sol para producirla.Anímate a comer salmón para obtener vitamina D con estas recetas:Tortitas de salmón a la mexicana con salsa de aguacateEnsalada de pasta cremosa con salmónSalmón con salsa dulce y ensalada tropical
Este año, la Navidad se celebrará en grupos pequeños, por lo que tener a la mano recetas fáciles, cortas y con todo el sabor de estas fechas será una buena opción si para esta ocasión no queremos hacer un gran pavo.Planea el menú para la cena navideña con nuestras ideas, pues aquí encontrarás guarniciones, ensaladas, pastas y alternativas deliciosas para platos fuertes sin pavo.¿Qué preparar para la cena de Navidad?Si aún no sabes qué preparar para la cena de Navidad, aquí te proponemos un menú con unas botanas, una ensalada, una guarnición y un plato fuerte para que tengas disponibles las recetas más fáciles y sorprendas a todos con su sabor.Botanas sin hornoLas botanas sirven también como pequeñas entraditas y nos mantienen entretenidos en lo que llega la hora de cenar bien. Para estas opciones de botanas para la cena de Navidad, el pan de caja, el queso, el jamón o el salmón ahumado pueden ser tus mejores amigos.Por ejemplo, puedes hacer un dip de espinacas con queso y frutos secos en menos de 30 minutos, o puedes hacer una ensalada de atún servida en rebanadas de manzana, o unas brochetitas capresse con jitomates cherry, queso mozzarella y albahaca.EnsaladaSi eres fan de la clásica ensalada de mazana, para esta Navidad te proponemos una versión ligera, con yogurt griego. Pero si buscas algo que se salga de lo clásico, puedes preparar una ensalada navideña de papa con tocino y un aderezo hecho con crema ácida, yogur, mayonesa, mostaza, jugo de limón y sazonado con ajo en polvo, sal y pimienta.Plato fuerte Para una versión más chiquita del pavo, te proponemos opciones con pollo o con lomo de cerdo deliciosas y variadas. Si te gusta lo clásico, un pollo a la vizcaína puede ser tu plato fuerte ideal, pues tiene ese sabor navideño con las aceitunas y el estofado. También podrías optar por un pollo en salsa de manzana cremosita, que puede estar listo en menos de una hora.Si prefieres lomo, una forma sencilla de hacerlo es hornearlo sazonado simplemente con sal y ajo, para después servirlo bañado en un encacahuatado. Este plato fuerte no sólo es diferente, sino que además es una versión muy mexicana del clásico lomo.GuarnicionesPara acompañar tu pollo o tu lomo, puedes hacer una pasta sencilla o unas papas gratinadas al horno. Para darle un toque más navideño, usa una pasta tricolor, como un rotini con frutos secos, acompañado con queso de cabra y listo en media hora.Si prefieres verduras, hacer una guarnición de papa al horno es más fácil de lo que pensabas, pues este clásico platillo se hace en sólo 3 pasos, o también puedes elegir un gratín de papas con brócoli, con crema y queso manchego.PostreComo no nos podemos quedar sin el postre y la gelatina nunca defrauda cuando queremos algo rico, vistoso y fácil, estos vasitos de gelatina navideños serán el cierre dulce que a todos les encantará.Planea tu menú con tiempo y si necesitas más opciones, no olvides consultar nuestra sección navideña.
Siempre escuchamos de la importancia de comer alimentos que nos aporten vitaminas, minerales o proteína, porque estos nutrientes son vitales para nuestro organismo, pero pocas veces le damos importancia a otro elemento primordial en nuestra dieta: los alimentos ricos en fibra.La fibra dietética se encuentra principalmente en frutas, verduras, cereales integrales y legumbres, y lo más probable es que la conozcas por su capacidad para prevenir o aliviar el estreñimiento. Sin embargo, los alimentos que contienen fibra también pueden brindar otros beneficios para la salud, como ayudar a mantener un peso saludable o reducir el riesgo de diabetes y enfermedades cardíacas.Beneficios de comer alimentos ricos en fibraA diferencia de las grasas, las proteínas o los carbohidratos, los cuales el cuerpo descompone y absorbe, la fibra no se digiere. Es decir, la fibra pasa relativamente intacta a través de estómago, intestino delgado y colon, y sale del cuerpo.Así, la fibra se clasifica comúnmente como soluble, que se disuelve en agua, o insoluble, que no se disuelve. La primera se encuentra en la avena, los chícharos, los frijoles, las manzanas, los cítricos, las zanahorias, la cebada y la chía; mientras que la segunda está en la harina integral, el salvado de trigo, las nueces, y en verduras como la coliflor o las papas. Una dieta con alto contenido de fibra te beneficiará de la siguiente manera:Regulariza las deposiciones. La fibra dietética aumenta el peso y el tamaño de las heces y las ablanda, por lo que son más fáciles de evacuar y finalmente, esto reduce la posibilidad de estreñimiento. Ayuda a mantener la salud intestinal. Una dieta rica en fibra puede reducir el riesgo de desarrollar hemorroides y pequeñas bolsas en el colon (enfermedad diverticular). Reduce los niveles de colesterol. La fibra soluble que se encuentra en los frijoles, la avena, la linaza y el salvado de avena puede ayudar a reducir los niveles de colesterol total en sangre al reducir los niveles de colesterol "malo" o de lipoproteínas de baja densidad. Ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre. En las personas con diabetes, la fibra, especialmente la fibra soluble, puede retardar la absorción de azúcar y ayudar a mejorar los niveles de azúcar en sangre.Ayuda a lograr un peso saludable. Los alimentos ricos en fibra tienden a saciar más, por lo que es probable que te sientas satisfecho por más tiempo y comas menos. Además, sueles tardar más en comerlos y tienden a ser menos "densos en energía", lo que significa que tienen menos calorías para el mismo volumen de alimentos.Te ayuda a vivir más tiempo. Los estudios sugieren que aumentar el consumo de fibra dietética, especialmente fibra de cereales, se asocia con un riesgo reducido de morir por enfermedades cardiovasculares y todos los cánceres.Ya conoces la importancia de la fibra en tu dieta, más allá de prevenir o ayudarte con el estreñimiento, así que ahora no dudes en incluir platillos altos en fibra en tus comidas semanales. Aquí te dejamos algunas ideas.Pan de avenaEnsalda de nopales tatemadosTortitas de coliflor en salsa de pasilla
Puede que no seas el gran experto en vinos pero, sin duda, la temporada decembrina es una época en la que sí se nos antoja probar alguno que vaya bien con nuestros platos principales, porque así podemos hacer que la cena para nuestros seres queridos más cercanos sea aún más especial. Aunque emparejar la comida con vino puede ser una tarea compleja, hay ciertas reglas simples a seguir cuando de maridar vinos se trata, y así lograr un equilibrio entre los componentes de un plato y las características de un vino.  Como pautas generales, el vino debe ser más ácido y más dulce que la comida, por ejemplo; otra regla es que si elijes un vino tinto, este combinará mejor con una carne de sabor intenso, como la roja, mientras que los vinos blancos van mejor con carnes de sabor ligero, como el pescado o el pollo. Sin embargo, al momento de comprar tu vino es difícil saber si será más ácido o más dulce, porque las etiquetas suelen sólo decirnos la uva de la que se trata y probablemente no lo has probado o aún no logras distinguir bien estas características al degustar uno. Lo más sencillo sería que alguien te dijera el vino exacto que va bien con tu plato fuerte, ¿no crees? Si esto es lo que buscabas, esta será la guía más sencilla que puedas encontrar para combinar tus platos fuertes con un vino específico esta Navidad o para tus próximas cenas decembrinas, porque no sólo te decimos las características de su sabor, sino que además te recomendamos un platillo especial para maridarlo y crear tu menú.1. Lomo de cerdo con vino espumoso. Si ya sabes que vas a cenar un lomo de cerdo relleno, entonces un vino espumoso Gavioli Lambrusco irá muy bien con tu receta, porque su sabor delicado y semidulce está equilibrado por la frescura y sabor de frutos rojos, lo cual combinará sin problemas con la carne roja del lomo. Este vino va frío (idealmente a una temperatura de 8 a 10 °C), así que te recomendamos refrigerarlo antes de servirlo. 2. Lasaña con vino tinto. El Montefiori Reserva Especial Nebbiolo será el vino más adecuado si para tu cena eliges hacer una deliciosa lasaña a la boloñesa, pues su salsa con jitomate y su queso gratinado combina muy bien con este vino especial, en el que predominan los sabores de frutos rojos y jamaica, con un sutil toque de romero. 3. Pasta con mariscos y champagne. La pasta que te proponemos incluye mariscos como camarones, calamares, almejas, y una salsa cremosa infalible en cualquier paladar que combinará perfecto con este champagne Roederer Brut Premiere, el cual tiene un sabor fresco, con notas de fruta tropical, miel y cítricos. 4. Fresas con chocolate y champagne. Para un menú completo y con broche de oro como cierre, prepara unas fresas con chocolate de la manera más fácil que puedas encontrar con nuestra receta y combínalas con Champagne Taittinger Brut Reserve, un vino delicado con sabores a fruta fresca y miel, traído de Francia y elaborado con mucha tradición. Con estas 4 ideas, seguro armarás un menú no sólo muy especial y sabroso para tu cena, sino que además, bien maridado. Todos estos vinos tienen una gama de precio accesible y puedes encontrarlos ya en Liverpool sin tener que salir de casa pues te los pueden entregar a domicilio o bien puedes recogerlos en los módulos especiales aprovechando el servicio Click & Collect. Ahora que si quieres adquirirlos directamente en tu tienda más cercana ten la tranquilidad de que comprarás en un lugar que cumple con todas las medidas de seguridad.Agasaja a los tuyos de una manera diferente pero siempre llena de cariño para pasar felices fiestas con una cena bien combinada, incluso si no eres un experto en vinos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD