Los 15 errores más comunes de las madres primerizas
Tips y Consejos

Los 15 errores más comunes de las madres primerizas

Por Kiwilimón - Febrero 2016
Todo lo que es nuevo, nos asusta. Y cuando se trata de la maternidad, el miedo al fracaso es aún mayor, pues se trata de la vida de un indefenso, la persona que más amas en el mundo. La principal preocupación es que todas las lecturas, conversaciones con el médico y la familia no sean suficientes y que en los momentos a solas con el bebé, cometas un error perjudicial para el niño. Lo más importante, sin embargo, es recordar que la maternidad es una experiencia de aprendizaje constante. "Tener un hijo requiere calma para entender cada momento del bebé. También nos obliga a tener serenidad para no generar estrés y sufrimientos innecesarios." Reflexiona Marcelo Pavese Porto, vicepresidente de la Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul. Según Porto, no debes tener miedo de los recién nacidos. "Ellos no hablan, pero se comunican muy bien, si aprendemos a entender esa comunicación. En pocas palabras, lo que el niño más necesita es amor, afecto y una buena dosis de sentido común de los padres ", dice el experto. Hablamos con las mujeres y los expertos que enumeran los errores que afectan a las madres primerizas. ¿Te identificas con alguno de ellos?
  1. Dudar de la propia intuición y del instinto maternal "La madre, por naturaleza, es sobreprotectora e involucrada con el cuidado del bebé. Sus sentidos se agudizan; su sueño es más ligero, y su cuerpo más resistente a la fatiga y el dolor. Por eso, aunque sea una madre primeriza, sabrá lidiar con las más diversas situaciones para cuidar de su bebé. A menudo, el niño no puede expresar sus necesidades y la intuición materna es vital para su supervivencia. Confía en tus instintos. Tu hijo también lo hará” dice Antonio Paulo Stockler, obstetra y ginecólogo del Hospital Universitario Antonio Pedro y especialista de la Federación Brasileña de Ginecología y Obstetricia (Febrasgo).
  2. Eliminar el padre de la rutina del bebé “El papel del padre es fundamental desde el inicio del embarazo. El bebé ya aprende a identificar su voz desde el vientre. Por supuesto, el papel de la madre en el inicio es más frecuente, pero el padre debe participar en todas las tareas, cambiar pañales, abrazar, dar amor. Un niño es una construcción de la familia, y no parte solamente de uno", aconseja Marcelo Pavese Porto.
  3. Siempre poner el bebé en primer plano “La maternidad es una experiencia abrumadora, que a menudo domina completamente la vida de la mujer con todas las tareas y necesidades vitales y emocionales del bebé. Un punto clave es que el bebé necesita de una madre sana, bien preparada y atenta para que pueda desarrollarse plenamente. Por lo tanto, descuidarse de sí misma, es descuidar la salud del niño. Es importante que la madre realice ejercicios físicos que estimulan la liberación de endorfinas (disminuyendo el cansancio y elevando la autoestima), además de facilitar la producción de leche. La nueva mamá también debe mantener una dieta equilibrada, de modo que pueda satisfacer todas las necesidades de su hijo a través de la lactancia materna ", dice Antonio Paulo Stockler.
  4. Aislarse en casa en los primeros meses del bebé “Cuando nació mi primera hija, tuve mucho miedo de salir con ella, incluso después del alta médica. Me he aislado en casa durante seis meses y salía sólo para almorzar en la casa de un pariente o llevarla al médico. Mi hija estaba siempre con las defensas bajas y yo no entendía el por qué. Para empeorar las cosas, empecé a sentirme aburrida y solitaria y casi entré en depresión. Con mi segundo hijo, me di cuenta de que era una locura encerrarme en casa, y dos meses después de dar a luz, lo llevé a dar paseos cortos. Él se desarrolló mucho más rápido y casi no se enfermó, pues tuvo la oportunidad de desarrollar anticuerpos” dice la madre Mariane Osorio, de 39 años.
  5. Querer imponer disciplina en los horarios del bebé No hay manera de imponer horarios para el recién nacido o en los primeros meses de vida. El bebé tiene su propio ritmo: come cuando tiene hambre, despierta y duerme cuando tiene ganas. Ni desde el punto de vista hormonal, ni del punto de vista del desarrollo neurológico, tiene la capacidad de aprender y seguir los horarios. Por otro lado, no significa que el bebé debe ser atendido cada vez que empieza a llorar, pues él también necesita crear la capacidad de reorganizarse y retomar el sueño solo. Es importante estar siempre atento. Si el bebé llora mucho, es porque algo ocurre y debe ser atendido”, observa Marcelo.
  6. Alimentarse mal cuando se está amamantando “Para producir una cantidad de leche suficiente para el bebé, la madre debe comer un poco más (casi 300 calorías) que de costumbre y beber agua suficiente para saciar la sed. Es fundamental comer y beber de forma saludable y descansar siempre que sea posible", aconseja Cláudia Hallal, pediatra nutrióloga, miembro de la Sociedad de Pediatría de Rio Grande do Sul.
  7. Pensar que la leche materna no es suficientemente buena “Hasta los seis meses, la leche debe ser ofrecida siempre que el niño desee, cuando tenga hambre o sed. No hay “leche mala”; toda leche materna es fuerte y buena. Después del nacimiento, la producción de leche puede parecer pequeña, pero es suficiente para las necesidades del niño. En la medida en que el bebé mama, la producción de la leche también aumenta proporcionalmente”, explica Cláudia.
  8. No coordinar tus horarios de sueño con los del bebé “Cuando mi hijo nació, tuve muchos problemas con los horarios de sueño. Mientras él dormía, yo limpiaba la casa, trabajaba o veía tele. El problema es que después de las primeras semanas, yo estaba muy cansada. Necesité que oír los consejos de mi madre y dormir mientras él dormía. Fue la única forma de adaptarme a su ritmo y descansar", dice Luana Costa, 35 años.
  9. Creer que cuando el bebé llora, es porque tiene hambre “El bebé llora como una forma de comunicarse, que no necesariamente está relacionad al hambre. A veces es calor, sed, o que tiene el pañal sucio. El llanto por cólicos es muy característico, porque es un llanto intenso, repetitivo, de larga duración y, en general, en horarios específicos. Otra situación es simplemente querer atención. Lo importante es que la familia mantenga la calma para intentar identificar el motivo del llanto. Con el tiempo, los padres conseguirán entender y tranquilizar a su hijo", garantiza Marcelo.
  10. Desistir rápidamente de la papilla u otros alimentos “A los seis meses, empezamos a ofrecerle papillas, pero mi hija rechazaba todas las opciones Al principio, quise rendirme manteniendo solamente la lactancia materna por algunas semanas más. Sin embargo, después de que mi médico me concientizara sobre la importancia de una alimentación sólida, resolví insistir y ella se adaptó. Fue cuando comprendí que necesitaba esforzarme para estimular su desarrollo”, dice Midiã Rocha, 29 años.
  11. Hacer comparaciones con otros bebés de la familia “Ese es un error común, pues las madres primerizas, al no tener tanta experiencia en los cuidados del bebé, acaben comparándolos con otros. Eso puede generar angustia en la madre y desgaste en relación a los miembros de la familia. Las madres necesitan saber que cada bebé tiene un desarrollo y personalidad que difiere de uno a otros”, afirma Cyntia Boscovich, psicóloga y psicoanalista.
  12. No oír los consejos de otras madres “Desde el comienzo del embarazo, leí mucho sobre los primeros años del bebé. Pero en la práctica, muchas cosas no pueden ser aprendidas en los libros y me sentí perdida. Al principio, rechacé el consejo de mi madre y de otras mujeres de la familia, pero me di cuenta de que las experiencias de otras personas eran valiosas y me ayudaron a aclarar dudas y cuidar mejor de mi bebé ", admite Elaine Bortello, de 38 años.
  13. Mantener al bebé muy abrigado cuando hace calor “Hay que recordar que, aunque sientan un poco más frío que un niño mayor, el bebé también siente el calor. Las manos frías son una característica del recién nacido y no significa que tengan frío. Podemos chequear en el pecho del bebé si tiene calor o no. La madre debe observar si el bebé está sudando, que es una clara señal de que está vestido en exceso. El niño debe ser capaz de moverse. Con mucha ropa, el bebé puede molestarse o incluso tener complicaciones más graves, como la fiebre y la deshidratación ", dijo Marcelo.
  14. Adornar mucho la cuna y olvidarse de la seguridad “Como cualquier madre primeriza, quería hacer un dormitorio de ensueño para mi hijo. Gasté mucho en decoración y en peluches. Cuando Enzo tenía cuatro meses, uno de los adornos que colgaba de la pared de la cuna se desprendió y cayó justo encima de él. Tuvo una pierna inmovilizada durante unas semanas. Después de eso, me fui a casa y saqué todo de la habitación, dejando sólo lo que no podía, de ninguna manera, hacer daño a mi hijo", dice María Tereza Holanda, 32 años.
  15. Gastar en tonterías y no priorizar lo que es útil “Cuando se es madre primeriza, tenemos la voluntad de comprar siempre el producto más caro y lleno de detalles. En mi primer embarazo, compré excesivamente y, durante las primeras semanas después de dar a luz, me di cuenta de que mucho de lo que compré no tenía ninguna utilidad. Por el contrario, tuve que comprar de apuro, otras cosas que no había tenido en cuenta por no saber de su importancia. En el segundo embarazo, sólo compré cosas de primera necesidad y he gastado un tercio en comparación con el primer embarazo” comparte Ana Paula García, de 43 años.
Ver artículo original.  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
El huevo es un ingrediente base para muchos platillos, sobre todo para ciertas recetas horneadas, a las que les da estructura, textura, humedad y volumen. Una vez que sabes cuál de estas características aporta el huevo a tu receta, es más fácil sustituirlo.Una vez que hayas descubierto el propósito del huevo en tu platillo, entonces también deberás tener en cuenta el sabor, para que el sustituto que elijas no domine el sabor de lo que estés horneando.Cómo hornear sin huevoAl elegir un reemplazo de huevo, es importante saber que el producto terminado probablemente no será una réplica exacta. Sin embargo, una vez que sabes qué aportan los huevos a la receta y qué resultado deseas lograr, tienes ganado el primer paso para un intercambio exitoso.El huevo proporciona estructura, textura, humedad y volumen a los productos horneados de tres maneras principales:Aglutinante: ayuda a mantener unidos los ingredientes secos y proporciona humedad.Emulsionante: Actúa como espesante y aporta cuerpo a una receta.Leudante: Esto significa que da “elevación” y crea bolsas de aire para ayudar a que los productos horneados se eleven.Por ejemplo, si reemplazas el huevo con plátanos machacados, obtendrás el efecto aglutinante y emulsionante, mientras que si usas bicarbonato de sodio con vinagre, te proporcionará el efecto levadura.7 ingredientes fáciles para sustituir el huevoExisten suplementos de huevo especiales que puedes encontrar en supermercados, pero estos ingredientes caseros también pueden funcionarte.1. Puré de manzana. La pectina que se encuentra en el puré de manzana actúa como aglutinante y ya que las manzanas tienen un alto contenido de azúcar, es una opción ideal para panes rápidos, muffins y panqués.Las manzanas no son leudantes, por lo que los productos horneados serán más densos y húmedos con cada huevo que reemplace. Cómo usar puré de manzana para reemplazar un huevo: usa ¼ de taza de puré de manzana.2. Plátanos machacados. Los plátanos funcionan de manera similar al puré de manzana y también unen los ingredientes secos y agregan humedad. La dulzura natural de la fruta la hace ideal para productos horneados más dulce, pero si necesitas un sabor más neutro, puedes probar otra fruta en puré, como aguacate triturado. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de puré de plátano.3. Yogurt. El yogur natural o el suero de leche pueden reemplazar los huevos para agregar humedad y riqueza a una receta. Funcionan mejor en horneados con masa, como brownies, pasteles o galletas de caída. Debido a que el yogur y el suero de leche contienen ácido, se pueden usar como leudantes si añades bicarbonato de sodio o polvo para hornear. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de yogur o suero de leche. Como tip extra, agrega ¼ de cucharadita de polvo de hornear si necesitas un poco de levadura.4. Agua mineral. El agua mineral actúa como leudante atrapando las burbujas de aire. También puede agregar humedad a una receta y se puede usar junto con otros sustitutos del huevo, particularmente opciones más densas, como purés de frutas. Esta técnica funciona en masa para cupcakes y pasteles, y también puede funcionar con panqués, waffles y panes rápidos. Para reemplazar un huevo, usa ¼ de taza de agua mineral.5. Bicarbonato y vinagre. La reacción química entre el bicarbonato de sodio y el vinagre libera dióxido de carbono y agua, lo cual puede agregarle fuerza a los panqués, pasteles y masas de pan rápido. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de vinagre con una cucharadita de bicarbonato de sodio.6. Chía molida. Las diminutas semillas de la planta de chía están repletas de ácidos grasos omega-3 y fibra, y también se pueden usar como aglutinante para panes, galletas y panqués sin agregar ningún sabor notable. Para emular la riqueza de un huevo, puedes agregar una pizca de aceite vegetal. Para reemplazar un huevo, combina una cucharada de chía molida con dos cucharadas de agua tibia y una cucharada de aceite vegetal.7. Semillas de linaza molidas. Al igual que las semillas de chía, la linaza molida mezclada con agua tiene una propiedad gelatinosa que le permite mantener juntos otros ingredientes, como unir pasteles de carne o de cangrejo. La linaza se puede comprar previamente molida, o puedes optar por molerlas en un molinillo de café. Estas aportan un sabor a nuez más fuerte que puede ser una excelente adición al pan de plátano o las galletas de avena. Para reemplazar un huevo, agrega una cucharada de semillas de linaza molidas con dos o tres cucharadas de agua y deje reposar durante 10 minutos.
Este 10 de mayo sorprende a mamá con su bebida favorita y la historia que hay detrás de cada una. A continuación presentamos algunos de los destilados y licores que estamos seguros que le encantarán: Tequila Es una de las bebidas favoritas de todos los tiempos. Es un destilado de Agave tequilana Weber Variedad Azul y fue el primer producto mexicano en recibir una Denominación de Origen. Los estados que tienen la DO tequila son Jalisco, Guanajuato, Michoacán, Nayarit y Tamaulipas, aunque el principal productor es Jalisco. Existen 5 tipos de tequila: tequila blanco o plata, tequila joven o tequila oro; tequila reposado, añejo y extra añejo. Cada uno con una personalidad definida.AnísOriginario de Europa, es elaborado con la destilación del anís, con badian e hinojo. En su destilación, la semilla se introduce en agua y alcohol, se deja reposar por días para después calentarlo. Este proceso crea un vapor que se mete en un conducto donde se refrigera para convertirlo en líquido de nuevo. El anís es altamente reconocido por los beneficios que tiene para el estómago, además de por ese sabor especiado inolvidable. Licor 43De Cartagena, España, es un licor dulce, hecho con 43 ingredientes, entre hierbas, frutas y cítricos. Para producirlo, se maceran los frutos y el líquido se obtiene por un proceso de maduración, para posteriormente exponerlo a temperaturas bajo cero. Este licor es el alma de uno de los cócteles más solicitados para la sobremesa: el carajillo. Rompope Esta es una de las bebidas alcohólicas favoritas de las mamis. Preparada a base de leche, yemas de huevo, brandy y vainilla es perfecta para acompañar las tardes de calor o de antojos dulces. ¡Lo mejor es que puedes prepararlo tú mismo en casa! Sólo sigue esta fácil receta de rompope casero. Baileys Es la crema irlandesa más popular del mundo. Se prepara también con leche y whisky irlandés. Te invitamos a que le prepares a mamá esta deliciosa receta de Baileys casero, aparte de super rico, fresco y dulce, es ideal para después de comer. También puedes agregar diferentes sabores como cajeta y dulce de leche. ¡Cuéntanos con qué bebida celebrarás a mamá!
Con los trapos de cocina limpiamos cualquier chorrito de agua que veamos, pero también residuos de todo aquello propio de la cocina: huevo, leche, aceite, jugos y mil mezclas de ingredientes más, así que no es extraño querer saber cómo lavar trapos de cocina para quitarles el olor.Si meterlos a la lavadora ya no funciona, traemos para ti unos tips sencillos para quitarles cualquier olor indeseable y tenerlos limpios sin necesidad de tirarlos a la basura y reemplazarlos por nuevos.¿Por qué huele feo los trapos de cocina?Por lo general, los trapos de cocina tienen un olor agrio característico que no es sólo desagradable, sino que es el aroma de la reproducción de bacterias. Entre las partículas de comida, la grasa, las cosas que se te quitas de las manos mientras lo usas y la humedad, hay suficiente comida para ayudar a que las bacterias crezcan.Para hacer las cosas aún más feas, esas bacterias se transferirán a cualquier superficie que limpies con un trapo de cocina apestoso: estantes, fregaderos, electrodomésticos, incluso tus manos. A partir de ahí, hay un pequeño paso hacia la contaminación de los alimentos.Foto de Micheile Henderson en Unsplash¿Cómo lavar los trapos de cocina para quitarles el mal olor?La mejor forma de mantener los trapos de cocina limpios y sin olores es lavarlos con agua caliente y jabón inmediatamente después de usarlos y luego enjuagarlos a fondo. Escúrrelos bien y luego cuélgalos donde se puedan secar al aire. Es muy común dejarlos en el borde del fregadero, pero esto no es adecuado porque no se orean de manera adecuada; sin embargo, la puerta del horno podría serlo. Para trapos muy olorosos, el primer paso es hervirlos para eliminar cualquier acumulación. Sigue estos pasos para quitarles el olor: Llena una olla grande con 3 litros de agua y calienta a fuego alto en la estufa hasta que hierva.Agrega 1 taza de vinagre blanco y echa en la olla los trapos de cocina. No necesitas añadir jabón.Hierve los trapos en el agua con vinagre durante 15 minutos para eliminar los olores y las bacterias, el moho y los hongos.Apaga el fuego y deja que los trapos de cocina y el líquido se enfríen a temperatura ambiente.Una vez enfriado, escurre los trapos con las manos uno a la vez antes de colgarlos para que se sequen en un lugar soleado.Como tip extra, procura tener trapos de cocina delgados y livianos, como los paños de microfibra, que se secan al aire mucho más rápido que los trapos de tela estándar.Foto de portada: Guido Hofmann en Unsplash
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD