Qué debe leer tu hijo según su edad
Tips y Consejos

Qué debe leer tu hijo según su edad

Por Kiwilimón - Marzo 2015
  Fuentehttp://bit.ly/1GO1qBS Sabemos que leer es un buen hábito maravilloso porque entre otras cosas reduce el estrés, mejora los episodios de sueño, incrementa la capacidad de imaginación, mejora el vocabulario y ayuda a retrasar enfermedades tan destructivas como el Alzhéimer, pero si tu objetivo es inculcarlo a tus hijos y no sabes por donde empezar, te sugerimos el tipo de libros ideales según su edad. Según la Fundación Germán Sánches Ruiprez, institución que ha fomentado la lectura entre los más jóvenes desde hace 30 años, estas son las características que deben tener los libros para cada etapa del desarrollo de tus hijos. Para los niños entre 3 y 5 años, los libros deben contener ilustraciones porque no sólo lo hacen más atractivos, también facilitan su comprensión y estimulan la sensibilidad de los niños. Además, debe estar formado por frases sencillas y sonoras, así que las canciones juegan un papel fundamental. Para el niño o niña de 3 años, una edad en la que puede explicar acciones representadas en las ilustraciones y disfruta escuchando historias, se recomiendan:
  • Libros participativos que permitan al niño repetir alguna frase, señalar algún objeto o buscar a un personaje.
  • Libros troquelados que permitan la manipulación y el juego creativo.
  • Libros informativos sobre conceptos básicos: colores, formas, animales, entre otros temas.
Para los cuatro años, edad donde los niños ya son más activos, muestran un desarrollo apreciable del lenguaje y de la capacidad de socialización se recomiendan:
  • Libros que traten temas que puedan ayudarles a solucionar sus temores personales.
  • Libros con personajes simpáticos que representen personalidades diversas: traviesos, inteligentes, tiernos y que inspiren seguridad.
Para los cinco años, los niños ya se interesan por el texto escrito, por aprender cosas nuevas y se inician en la comprensión de secuencias narrativas y temporales, por lo que se recomiendan:
  • Historias con argumentos más complejos.
  • Lecturas en diferentes formatos y contenidos más variados: adivinanzas, libros informativos.
Entre los seis y los ocho años, lo mejor es ofrecerle libros con historias de su interés. Tú mejor que nadie conoce sus intereses, por lo que no debe ser difícil reconocer las historias que lo harán amar la lectura. A partir de los nueve años, los niños desarrollan gustos muy diversos y las lecturas de aventuras con cuyos personajes se puedan identificar atraerán su atención. Si tu hijo es ya un adolescente y como buen adolescente le gusta llevar la contra, lo mejor será que no le recomiendes un libro. La mejor opción es dejar el libro en un lugar visible y que sientan que es su decisión tomarlo y leerlo. Finalmente, es fundamental que además de tomar en cuenta su edad, consideres sus gustos y trayectoria como lector, ya que hay niños que con siete años pueden leer libros recomendados para edades más avanzadas. Recuerda, la lectura es un hábito fundamental en el crecimiento personal de tu hijo o hija. Haz tu mayor esfuerzo para que le guste, pero nunca lo conviertas en una obligación. Los niños y las niñas imitan todo lo que ven, así que lo mejor será que tú también leas de manera regular. Nuestra recomendación: 1001 Libros Infantiles que Hay que Leer Antes de Crecer de Quentin Blake reúne los mejores libros infantiles de todos los tiempos.    
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las cifras no dejan lugar a dudas. La Organización Mundial de la Salud reporta que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muertes en el mundo y, según sus estimaciones, se cobran alrededor de 17,9 millones de vidas cada año. Quedarnos cruzados de brazos es imperdonable si consideramos que un gran porcentaje de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongamos en práctica una serie de hábitos saludables—hacer ejercicio, bajar de peso y llevar una alimentación sana—para cuidar nuestro corazón.Al consumir sal, azucares y grasas en exceso, los niveles de colesterol aumentan, las arterias se estrechan por el exceso de placa y la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cerebrovascular incrementa, es por eso que mantener niveles bajos de colesterol malo (LDL o lipoproteínas de baja densidad) es muy importante y debe ser una prioridad al comenzar a cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable. Cinco tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol altoDe acuerdo con las especialistas de la sección Te Cuida de kiwilimón, podemos cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable, pues la base de nuestra salud está en cómo nos alimentamos. Las especialistas nos compartieron algunas recomendaciones generales para que comiences a cuidar de tu corazón desde la alimentación: 1. Reducir el consumo de grasas en la alimentación, especialmente las grasas saturadas El consumo excesivo de grasas saturadas puede resultar en el aumento en los niveles de colesterol por lo que se recomienda evitar los aceites de coco, los aceites de palma, y los parcialmente hidrogenados. 2. Remover la piel de las aves y evitar vísceras El colesterol se encuentra en los productos de origen animal, por tanto, se recomienda remover la piel de las aves y evitar vísceras como menudo, hígado, riñones, etc. Aprende más sobre dieta y tratamiento para el colesterol alto (LDL) aquí. 3. Consumir grasas saludables altas en omega 3 Este tipo de grasas contribuyen al balance de los niveles de colesterol, triglicéridos y la presión arterial. Sin embargo, este tipo de ácidos grasos no son producidos de manera natural por nuestro cuerpo, por lo que se recomienda la ingesta de alimentos ricos en omega 3 tales como granos integrales, frutos del bosque, aguacate, pescados de aguas heladas (salmón, atún, pollo, arenque, trucha) o en su caso, a través de suplementos. 4. Limitar el consumo de sal El consumo excesivo de sodio causa retención de líquidos y aumento en la presión arterial, por lo que se recomienda evitar aquellos alimentos con un alto contenido de sodio (alimentos instantáneos, enlatados, ahumados, curados y embutidos). Por otro lado, se recomienda sustituir la sal por diferentes especias al cocinar. 5. Una buena hidratación El agua supone entre 50% y 70% de nuestra masa corporal, por lo que el buen funcionamiento de nuestros órganos depende de una buena hidratación. La clave está en beber un mínimo de agua al día, incluso aunque no tengamos sed, para asegurarnos de que nuestro organismo funcione correctamente.¿Es una dieta suficiente para tratar el colesterol alto? Aprende más aquí.Cuidar tu corazón a través de una alimentación saludable es mucho más fácil de lo que te imaginas, sólo es una cuestión de hábito. Las especialistas de Kiwi Te Cuida reunieron cuatro recetas bajas en grasas que son prácticas, económicas y muy sencillas para que comiences a alimentarte sanamente. Elige entre un rico arroz poblano de brócoli, unos deliciosos sopes de vegetales parrillados, un suculento salmón en salsa de jamaica y chile serrano o una fresca ensalada de melón con zanahoria. ¿Qué esperas para empezar a comer sano?
Exfoliar la piel puede ser una gran forma de darle luminosidad y hacer exfoliantes caseros con azúcar morena es súper sencillo y lo más probable es que no necesitarás comprar ingredientes extra, pues puedes usar los que tienes en casa.La azúcar morena es un gran exfoliante por el tamaño pequeño de sus granos, gracias a los cuales afloja los enlaces de las células de la piel, elimina las células muertas y promueve que salgan las células nuevas.Por otra parte, la azúcar morena es un humectante natural para mantener la piel suave e hidratada, es más suave que la sal para la piel, ideal para pieles sensibles, además de que es un ingrediente económico.Cómo hacer un exfoliante casero con azúcar morenaLos gránulos de azúcar pueden hacer que la piel se sienta pegajosa, así que asegúrate de enjuagarte bien después de exfoliarte con este remedio casero para pieles sensibles.Necesitarás:1/2 taza de azúcar morena1/2 taza de aceite vegetal que puede ser coco, jojoba, oliva, almendra o semilla de uvaMezcla la azúcar morena con el aceite en un tazón y si es necesario, agrega más azúcar o aceite para obtener la consistencia adecuada. Si lo deseas también puedes añadir una o dos gotas de tu aceite esencial favorito en la mezcla. Es importante lograr la consistencia adecuada, esto significa que no debe quedar demasiado líquida, porque esto puede dificultar poder tomarla con las manos, pero tampoco debe quedar muy seca y desmoronarse demasiado.Una vez listo, aplica el exfoliante casero de azúcar morena con movimientos circulares suaves sobre la piel y después enjuaga con agua tibia.Lo recomendables es hacerlo dos o tres veces por semana y evitar hacerlo diario, pues exfoliar demasiado la piel puede dejarla seca, sensible e irritada. Si tu piel está seca y sensible, lo mejor es hacerlo solo una vez a la semana y si tienes una afección cutánea o no estás seguro de la frecuencia con la que debes exfoliar tu piel, habla con tu dermatólogo.
La cena navideña es uno de los mejores momentos del año, pues las familias o grupos de amigos suelen unirse para pasar tiempo juntos y disfrutar de deliciosos platillos, los cuales varían dependiente de cada ciudad y país. Si quieres conocer un poco más sobre lo que se come en cada país durante la Noche Buena, en kiwilimón te contamos sobre la gastronomía navideña en Latinoamérica y todo el mundo.¿Qué se come en Latinoamérica en Navidad?La cocina de los países latinoamericanos es variada, rica y compleja, lo cual se refleja en una época tan importante como la Navidad. Argentina: Según medios de aquel país, los argentinos disfrutan de vitel toné, ensalada de pechuga con mayonesa, el tradicional asado, huevos rellenos y turrón. Brasil: Es común que las personas disfruten de platillos como pavo relleno, lomo de cerdo adobado, bacalao, arroz, torrijas y un panettone relleno de brigadeiro, uno de los postres brasileños más famosos, el cual se prepara con leche condensada. Bolivia: Aquí suele prepararse la picana, un platillo que data del siglo XIX y el cual se prepara como carne de res, cerdo, cordero y pollo, así como vino, pasas y verduras. También puedes leer: 7 cosas que no pueden faltar en tu cena de navidadColombia: Para comenzar, no pueden faltar los buñuelos, un tipo de pan típico de Colombia. En cuanto a las bebidas, se prepara el salpicón, un cóctel que se prepara a base de refresco, jugo de naranja y fruta como manzana, plátano, mango, papaya y piña. Las empanadas, las papas rellenas de queso, las arepas, el cerdo relleno, el pavo y los tamales tampoco pueden faltar. En el caso de los postres, las hojuelas, el arroz con leche y las natillas no pueden faltar. Costa Rica: En este país suelen prepararse deliciosos tamales para Navidad, así como, pierna de cerdo, lomo, pavo o pollo. Para acompañar, se cocina arroz, ensalada y puré de papa o camote. Para la hora del postre no puede faltar el llamado “queque navideño”, un budín relleno con frutas y nueces y con un toque de ron. Aquí también se consume el rompope, el tronco de Navidad y el panettone. Chile: Se disfrutan de platillos como pavo relleno, papas, ensalada rusa, pan de Pascua, helado y la una tradicional bebida conocida como “cola de mono”, la cual se prepara con leche, café y aguardiente. Cuba: Los cubanos preparan cerdo asado, acompañado de congrí, una mezcla de arroz con frijoles. También se preparan ensaladas, yuca, pollo, plátano y se acompaña con vino o sidra. Para el postre, se disfruta de flan o pastel de ron. Ecuador: Al igual que en muchos otros países, en Ecuador suele servirse pavo relleno o pollo, los cuales se acompañan con arroz y ensalada. El postre suele ser el panettone y la cena navideña suele acompañarse con vino. El Salvador: Aquí suele prepararse el clásico pavo al horno para la cena de Navidad, aunque también se sirven los deliciosos tamales de gallina, jamón glaseado y la deliciosa tarta de Navidad, un postre que se prepara a base de semillas, frutos secos y ron. También puedes leer: Postres clásicos para esta navidadGuatemala: Para Noche Buena, en este país se prepara el clásico pavo o cerdo, el cual se acompaña con ensalada de zanahoria, puré de papa y salsa. Por otro lado, también se cocinan los tamales negros, rellenos de pasas, ciruelas y aceitunas. La bebida más tradicional es el ponche de frutas. Honduras: Los hondureños suelen cocinar pavo al horno, pierna de cerdo y tamales, la cena de navideña se acompaña con el clásico ponche infernal, una bebida muy refrescante. Para el postre, las familias suelen degustar rompope y torrejas. México: Los platillos más tradicionales son los romeritos con mole y camarón, el bacalao a la vizcaína, la ensalada de manzana y el ponche de frutas. En el caso de los platos fuertes, las familias mexicanas optan por pavo, lomo o pierna, sin embargo, hoy en día también optan por platillos como lasaña o pastas. Nicaragua: El platillo más tradicional es el arroz a la valenciana, una versión de la paella española. También se preparan tamales, pan, ponche y bizcochos. Panamá: Aquí no pueden faltar los tamales, el pavo, el jamón, la ensalada de papas y la rosca de huevo para Navidad. En cuanto a postres y bebidas, el ponche con ron y el dulce de frutas son clásicos. Paraguay: Durante la cena navideña, las familias disfrutan el chipa guasu, el cual se prepara a base de choclo, así como la tradicional sopa paraguaya y clericot para beber. Perú: Las familias peruanas suelen disfrutar de pavo relleno, pollo, cerdo, ternero o cordero. Los platos fuertes suelen acompañarse con arroz, ensalada y puré de manzana. En cuanto a las bebidas y postres navideños, no pueden faltar la sidra, el chocolate caliente y el panettone. También puedes leer: ¿Qué preparar para la cena de navidad? las recetas más fácilesPuerto Rico: Aquí se degusta los pasteles de plátano verde rellenos de carne, el arroz, el cerdo y los famosos coquitos, una bebida que se prepara con leche de coco, azúcar, yema de huevo, canela, vainilla y ron. República Dominicana: La cena de Navidad más tradicional está compuesta por diversos platillos como pollo horneado y el famoso puerco en puya. Las guarniciones suelen ser la ensalada rusa y moro de guandules, un platillo que se prepara a base de arroz. Tampoco puede faltar el pastelón de plátano maduro. Uruguay: En este país suele prepararse pollo, cerdo o cordero para la cena navideña. Para acompañar la comida, suelen servirse la picadita, huevos rellenos, lengua, sidra, vino, pan dulce y quesos. Venezuela: El platillo que no puede faltar en las mesas venezolanas es la hallaca, un tamal relleno de carne, cerdo y pollo. También se degusta el pan de jamón, ensalada y postres como la torta negra y el panettone.
Es difícil imaginar una cena de Acción de Gracias sin el clásico puré de papa, el popular puré de camote, la deliciosa salsa de arándanos, el tradicional mac & cheese, el icónico pay de calabaza y, por supuesto, el característico pavo al centro de la mesa. Esta escena se repite múltiples veces en series de televisión, películas y anualmente en millones de hogares a lo largo y ancho de los Estados Unidos el cuarto jueves de noviembre. El Thanksgiving Day es tan importante en los Estados Unidos que está catalogado como la fiesta familiar más grande del país, pues moviliza a un número importante de personas que ansían reunirse con familiares o amigos para disfrutar de la tradicional cena de Acción de Gracias. Si bien, expresar el agradecimiento por las buenas cosechas es una actividad muy común en los distintos festivales que se celebran alrededor del mundo, el concepto de la cena del Día de Acción de Gracias se remonta a un festín entre peregrinos ingleses que fundaron la colonia de Plymouth—actualmente Massachusetts—y los indígenas de la tribu de los Wampanoag. Aunque no se sabe la fecha exacta de ese mítico festín, se considera que la primera cena de Día de Acción de Gracias de la historia tuvo lugar en 1621, pues el cronista peregrino Edward Winslow hizo mención de los preparativos previos en una carta: “Ya que aseguramos nuestra cosecha, nuestro gobernador envió a cuatro hombres a cazar aves para que podamos alegrarnos juntos una vez que hemos reunido los frutos de nuestro trabajo. Los cuatro mataron tantas aves en un día que, con un poco de ayuda, duraron para la compañía casi una semana.” Por si fuera poco, Edward Winslow describe más adelante lo que parece ser la primer cena de Acción de Gracias de la que se tiene registro: “En ese momento, entre otras actividades, usamos nuestras armas, muchos de los nativos vinieron con nosotros, y entre ellos estuvo su gran rey Massasoit, con unas noventa personas, a quienes entretuvimos y celebramos durante tres días, y ellos salieron y cazaron cinco venados, que trajeron a la plantación y los concedieron a nuestro gobernador, al capitán y a algunos otros. Y a pesar de que no siempre será tan abundante, por la gracia de Dios, estamos tan lejos de la necesidad que deseamos compartir con ustedes nuestra abundancia”. De acuerdo con distintos historiadores, es poco probable que el pavo fuera el única ave al centro de la mesa en los festines de fin de la cosecha, pues diferentes productos de la cosecha, venados, cisnes, gansos, patos, y otras aves pequeñas también pudieron haber sido parte del menú como lo indica el recuento de Edward Winslow. Con el paso de los años, la tradición de expresar el agradecimiento por las buenas cosechas con un banquete se convirtió en una actividad habitual en Nueva Inglaterra y su popularidad fue tal que en 1863 que el presidente Abraham Lincoln proclamo el Día de Acción de Gracias como feriado nacional anual que se celebra hasta nuestros días.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD