Tips para seleccionar una buena carne
Tips y Consejos

Tips para seleccionar una buena carne

Por Kiwilimón - Agosto 2021
La carne es un alimento básico para muchas personas, porque es gran fuente de proteínas y nutrientes importantes. La mayor parte de la carne en todo el mundo proviene de animales domésticos criados en granjas o grandes complejos y nosotros podemos elegirlo de manera sencilla en el supermercado.

Si ponemos atención a lo que podemos encontrar, quizá notemos que algunas carnes tienen etiquetados que nos ayudan a elegir la mejor, y para que lo consigas, nosotros te damos algunos tips infalibles que te asegurarán una carne mexicana de alta calidad.

¿Cómo seleccionar una buena carne?
Elementos como la cantidad de manchas blancas o el color de la carne pueden ayudarte a decidir cuál es la mejor opción para llevarte a casa, aquí te dejamos algunos tips extra para que te sea súper fácil elegirla.
  1. Define si quieres carne grasa o carne magra, es decir, si quieres un corte con poca grasa y mucho contenido de fibras musculares, o uno con un poco más de grasa.
  2. Selecciona la carne que tenga la grasa más blanca, pues a mayor blancura, mayor calidad. Esto también aplica con las rayas o manchas blancas en la carne, conocidas como marmoleo. Entre más marmoleada esté la carne, mayor calidad obtendrás.
  3. Fíjate en su color. El color de la carne normalmente es rojo mate o incluso puede presentar tonos cafés u ocres, pues de manera natural la carne tiende a oxidarse. 
  4. Siempre que puedas trata de oler la carne, esta debe tener un olor muy cercano al neutro.
  5. Pide carne Supremo de engorda, o que provenga del norte del país, pues esta es la clasificación que se asigna en México al ganado de alta calidad y equivale a la categoría “Choice” de Estados Unidos, pero a un mejor precio.

Otra forma de asegurarte de comprar una buena carne es elegir Visa Esmeralda, que ofrece los mismos beneficios que la carne importada, pero ya que se produce en Chihuahua, está recién procesada y la encontrarás con menor tiempo de congelación.

Ya que tienes estos tips, puedes preparar delicias como estas la próxima vez que elijas carne Visa Esmeralda:
Califica este artículo
Calificaciones (1)
Juan Cruz
22/08/2021 02:57:58
Me quedo claro, gracias
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Por lo general, lavar frutas y verduras con agua suele ser suficiente para eliminar la mayoría de los microbios y posibles patógenos que se encuentren en los productos frescos, pero a veces hay algunos que simplemente nos causan más desconfianza, como las fresas.Los productos frescos pueden albergar bacterias, hongos y otros microbios junto con trazas de productos químicos. Afortunadamente, hay pasos que puede tomar para ayudar a mejorar la seguridad de las frutas y vegetales.Por ejemplo, aunque parezca un paso sobrentendido, cuando manejemos frutas o en general nuestros alimentos frescos, debemos tener las manos limpias, así que primero debes lavar tus manos con agua y jabón.Otros puntos clave son limitar las cantidades que compras, pues la mayoría de los productos frescos sólo se puede almacenar de dos a cinco días, aunque frutas como las manzanas pueden durar mucho más en temperaturas adecuadas.Por otra parte, aunque lavar los productos antes de guardarlos puede parecer una idea práctica, hacerlo puede promover el crecimiento bacteriano y acelerar el deterioro, por lo que es más recomendable esperar y lavar las frutas hasta antes de usarlas. La forma correcta de lavar las frutas sin jabones ni químicosNingún método de lavado elimina por completo o mata todos los microbios que puedan estar presentes en las frutas, pero la ciencia ha demostrado que enjuagar minuciosamente los productos frescos bajo el chorro de agua es una forma eficaz de reducir el número de microorganismos. Además, lavar las frutas también ayuda a eliminar los residuos de pesticidas que puedan tener.Para lavar tus frutas sólo tienes que frotarlas bajo el chorro de agua, para eliminar la suciedad y los microorganismos de la superficie. También puedes sumergirlas en un recipiente limpio lleno de agua y tallarlas ahí, sin usar soluciones de jabón ni de cloro, pues algunas frutas son porosas y podrían absorber esos químicos, y cambiar su seguridad y sabor.Cómo lavar frutas con cáscaras o exteriores durosMuchas veces pensamos que este tipo de frutas, como melones, piñas o naranjas, no requieren ser lavadas, pero es recomendable hacerlo, pues cuando cortas estas frutas, podrías introducir los microbios de la superficie a la parte que te vas a comer, así que procura lavarlos bajo el chorro de agua antes de comenzar a pelarlos o cortarlos. Algunas instituciones de salud pública recomiendan además usar un cepillo limpio para frutas y verduras, con el fin de eliminar de manera más eficaz cualquier patógeno potencial de la piel o cáscara.Manzanas, pepinos y otras frutas firmes: lava bien frotando con tus manos bajo el chorro de agua o pela para eliminar ceras de preservación. Melones: las superficies rugosas y enredadas de algunos tipos de melón son un gran ambiente para microorganismos que se puede transferir a las superficies interiores cuando los cortas, así que para minimizar el riesgo de contaminación, cepille los melones y lávalos bajo el agua corriente antes de pelarlos o cortarlos en rodajas.Frutos rojos: las moras, las fresas o las zarzamoras son conocidas como frutos rojos o bayas, y son extremadamente frágiles, por lo que es importante ser extremadamente cuidadoso con ellas. La forma más fácil de lavar las fresas, moras y demás bayas es colocarlas en un colador y enjuagarlas con un chorro lento de agua corriente. No es recomendable remojarlas, porque los frutos rojos, como las fresas, actúan como una esponja y absorben mucha agua, lo cual afecta tanto su sabor como su textura. En el caso particular de las fresas, no debes quitar los tallos antes de lavarlas, ya que eso creará otra forma de que absorban agua.Melocotones, ciruelas y otros frutos suaves. Lávalos bajo el agua corriente y sécalos con papel o servitoallas.Si para tu paz mental necesitas algo que te haga sentir que estás desinfectando tus frutas, puedes probar con una mezcla de vinagre y agua, libre de químicos. Llena un recipiente grande con 8 tazas de agua, agrega 2 cucharadas de vinagre de manzana, y remoja ahí durante 15 minutos las frutas y verduras. Después de que haya transcurrido el tiempo, frota suavemente, cuela, seca y listo. Considera evitarlo con las frutas y verduras porosas, para que no cambien ni su sabor ni su textura.
La ciudad de Martínez, en California, San Francisco y hasta Nueva York se disputan el origen del martini, un coctel elaborado de forma tradicional con ginebra y vermut seco, que suele servirse acompañado de una aceituna verde. Con el paso del tiempo los ingredientes de su preparación se han modificado y adaptado a distintos paladares, incluso existen variaciones aceptadas por mixólogos, como el “dirty” que lleva salmuera de aceitunas o el “Gibson” con una pequeña cebolla. A continuación te presentamos cuatro formas para preparar un martini diferente: Tip: Si te gusta ponerle limón a tu cóctel, pide un twist que es la cáscara del limón y pide que te la expriman un poco.Fresh MartiniIngredientes:Un chorro de Martini BlancoMedia lata de Seven Up o SpriteUn tercio de vaso de GinebraHieloLlena un vaso de tubo con hielo, se añade el tercio de ginebra, después el chorro de Martini Blanco, y agrega Seven Up o Sprite.Martini RoyalIngredientes:Medio vaso de Martini BlancoMedio vaso de Prosecco o CavaHierbabuenaUna rodaja de limaHieloLlena una copa de cóctel, se añade el Martini Blanco y el cava, decora la copa con la rodaja de lima y la hierbabuena.ManhattanIngredientes:Dos tercios de un vaso de WhiskyUn tercio de un vaso de Martini RossoDos ó tres gotas de AngosturaUna guinda rojaPiel de naranjaHieloMezcla el Whisky, el Martini Rosso y la Angostura en la coctelera con el hielo hasta conseguir un color uniforme. Se cuela la mezcla y se sirve en una copa de cóctel. Decora con la guinda y con la piel de naranja hecha una espiral.Dry Martini Ingredientes:Un cuarto de un vaso de Martini Extra DryUn vaso de GinebraPiel de limónUna aceituna con huesoHieloLlena una coctelera con hielo y enfría agitando rápidamente y escurre el agua. Añade el Martini Extra Dry y la ginebra en la coctelera fría y agita. Después, filtra en una copa de cóctel y se perfuma con un trozo de piel de limón. Decora con la aceituna verde pinchada en un palillo.
Una buena dieta y las elecciones que haces en tu estilo de vida tienen efectos duraderos en la salud general y se pueden ver reflejados en una piel radiante, un control del peso e incluso en nuestra longevidad, pues estas acciones tienen que ver con la prevención de enfermedades peligrosas y una sensación general de bienestar a medida que envejecemos. Si buscas opciones de alimentos que promuevan estos beneficios, aquellos conocidos como alcalinos pueden ayudarte a lucir una piel más joven.Para saber qué son los alimentos alcalinos, primero hay que considerar unas cuantas nociones de química: un nivel de pH mide qué tan ácido o alcalino es algo. Un pH de 0 es totalmente ácido, mientras que un pH de 14 es completamente alcalino y un pH de 7 es neutro. En el cuerpo, esos niveles varían siempre, por ejemplo, la sangre es ligeramente alcalina, con un pH entre 7.35 y 7.45, pero el estómago es muy ácido, con un pH de 3.5 o menos, para que pueda descomponer los alimentos. La orina, por su parte, cambia dependiendo de lo que comes; así es como su cuerpo mantiene estable el nivel en su sangre.La dieta alcalina pretende ayudar al cuerpo a mantener su nivel de pH en sangre, sin embargo, nada de lo que comas cambia sustancialmente el pH de la sangre, porque el cuerpo trabaja constantemente para mantener ese nivel.Dieta alcalina: ejemplo de alimentos para una piel más jovenLos alimentos propuestos con la dieta alcalina son buenos porque incluyen muchas frutas y verduras, además de mucha agua, lo cual te ayudará a perder peso de manera saludable y ya que se evitan el azúcar, el alcohol y los alimentos procesados, tu piel también se limpiará y lucirá radiante.En cuanto a otras afirmaciones de propiedades saludables con esta dieta, existe evidencia preliminar de que una dieta baja en alimentos productores de ácido como proteínas animales (carne y queso, por ejemplo) y pan, y alta en frutas y verduras podría ayudar a prevenir cálculos renales, mantener los huesos y músculos fuertes, mejorar la salud del corazón y la función cerebral, reducir el dolor lumbar y el riesgo de diabetes tipo 2, sin embargo, aún no hay pruebas científicas aseguradas.Superalimentos alcalinos. Una dieta a base de plantas es clave para tener la garantía de consumir alimentos alcalinos, así que a continuación te damos ejemplos de superalimentos alcalinos que puedes incluir en tu dieta.ChampiñonesCítricosDátilesPasasEspinacasToronjaTomatesAguacateRábano negroHierba de alfalfa, hierba de cebada, hierba de trigoPepinoCol rizada o kaleJícamaBrócoliOréganoAjoJengibreEjotesEndibiaColApioBetabelSandíaHigosPlátanos madurosUna forma fácil de incluirlos es hacer jugos con algunas de estas frutas y verduras (principalmente las verdes), pues así obtienes las propiedades alcalinas en el cuerpo rápidamente sin la necesidad de digerirlas, ya que tendrías que masticarlas muy bien para su absorción. También puedes cocinarlos ligeramente al vapor para una digestión más fácil y, en algunos casos, una liberación más fácil de su actividad antioxidante, tanto en frutas como en verduras. 
Para la limpieza en el hogar, compramos en aerosoles, polvos y muchos otros líquidos comerciales para mantener todo en orden y eliminar la suciedad y las manchas. Sin embargo, la naturaleza y los artículos domésticos comunes tienen poderes de limpieza igualmente asombrosos cuando sabes cómo usarlos.Aquí te dejamos algunos trucos de limpieza con filtros de café, los ucales por lo general solemos tener en casa y te permitirán ahorrar un viaje a la tienda y ahorrar dinero en productos especiales. Además, tu hogar y tus pertenencias se verán renovados y relucientes.Cómo limpiar los vidrios con filtros de caféLo más común que usamos para limpiar espejos y vidrio son las toallas de papel y un limpiador de vidrios, pero esto podría dejar rayas y manchas, así que la próxima vez que necesites lustrar algunas ventanas, intenta mejor usar filtros de café limpios en lugar de las toallas de papel y quedarán sin manchas.Otros usos caseros para los filtros de caféLos filtros de café de papel desechables son excelentes para realizar múltiples tareas en la casa, y se utilizan para todo, desde la limpieza y el pulido, hasta proyectos de manualidades. Además, son económicos y están fácilmente disponibles. Aquí hay algunos otros usos que puedes darles.Como coladorLos filtros de café son excelentes coladores y puedes usarlo para atrapar las semillas al exprimir limones, limas o naranjas, pero también puedes colar trozos de corcho roto de una botella de vino colocando un filtro de café sobre la parte superior de la botella de vino y asegurándolo con una banda elástica, para después servirlo. Por último, puedes usar filtros de café para desgrasar caldos o sopas.Para plantar semillasUsa filtros para germinar semillas y simplemente después trasplanta con todo y filtro a una maceta. También puedes colocar uno o dos filtros de café en el fondo de las macetas para mantener la tierra adentro que se sale por el orificio de drenaje y aun así dejar salir el agua para evitar que las raíces se pudran.Para absorber el exceso de humedadColoca una capa de filtros de café en el fondo de una sartén de hierro fundido para absorber el exceso de humedad y evitar la oxidación. También se pueden utilizar en el taller para clasificar tornillos, clavos, tuercas y pernos perdidos y mantenerlos organizados y libres de óxido envolviéndolos en los filtros y guardándolas en una caja o recipiente de plástico.Para proteger tus vajillasColoca filtros de café entre platos y tazones de porcelana apilados para agregar una capa protectora y evitar rayones. También puedes utilizar filtros de café arrugados como material de embalaje en mudanzas o para el almacenamiento de los platos.Para lustrar zapatosLos filtros de café pueden funcionar como aplicador desechable para lustrar zapatos de cuero, carteras o incluso muebles. Simplemente aplica un poco del color correcto de esmalte en el filtro y pule con un movimiento circular hasta que se absorba en todo el material. También puedes quitar el mal olor de los zapatos colocando unas cucharadas de bicarbonato de sodio en el centro de un filtro, atándolo con una cuerda o liga y dejando el sobre dentro de los zapatos toda la noche.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD