10 Tips para no terminar el año sin un peso
Consejos de Ahorro

10 Tips para no terminar el año sin un peso

Por Kiwilimón - Diciembre 2015
Regalos, cenas, viajes familiares, ropa, y otros gustitos que nos damos en Navidad, suelen dejarnos con el dinero justo para empezar el siguiente año. ¿Cómo hacer para no excedernos en los gastos de estas fechas? ¡Sigue estos tips!
  1. Paga en efectivo
Establece un monto determinado para los pagos del último ciclo del año, toma el efectivo y verás que así te será más fácil calcular cuánto te resta para llegar a tu límite de gastos.  
  1. Cuidado con los intereses
Si ya elegiste pagar con tarjeta de crédito, fíjate muy bien cuál es la que te generaría menos intereses y revisa cuidadosamente tus estados de cuenta. Otros consejos para ahorrar en navidad  
  1. Compra los regalos con anticipación
No esperes hasta la víspera de navidad o año nuevo para comprar de último minuto porque quizás no tengas tiempo para comparar precios.  
  1. Lo que importa es la intención
Cuando de plano ves que el aguinaldo se te ha ido y ya no te alcanza para un buen regalo, podrías aprovechar tus dotes de chef para hornear unas galletitas o un pastel y dárselo a esa persona especial. O también, sorpréndelos y haz cartas personalizadas. Imprime tus propias tarjetas navideñas
  1. Redacta con tus hijos la lista de regalos
 Siéntate con tus hijos a hacer su cartita y oriéntalos a pedir juguetes que sabes que pueden estar dentro del presupuesto de Santa o de los Reyes Magos.
  1. Revisa bien tu lista de nombres a quienes les vas a obsequiar
Cuando pertenecemos a una familia grande no siempre se puede dar un regalo a cada integrante. Elabora tu lista priorizando a los más allegados, como tu pareja, hijos, papás y hermanos. Decora tus obsequios de forma original
  1. Haz pequeños cambios
 Mira de qué productos o servicios podrías prescindir. El pago del gimnasio para el último mes del año, por ejemplo, suele ser de esos gastos de los que mucha gente se arrepiente porque no tiene tiempo de asistir y en ocasiones no es reembolsable.  
  1. No es necesario cubrir tu casa de luces navideñas
 Evita que tu pago de electricidad se eleve en estas fechas debido a la gran cantidad de luces que pones. Céntrate en áreas importantes donde estas sean más visibles, como la sala, escaleras o chimenea. Guarda tus series de navidad sin que se enreden
  1. Aplica el famoso ‘traje’ en la cena
Seguramente eres una excelente anfitriona y cocinas de lo mejor, pero para recortar gastos pide a tus invitados que cada quien traiga a tu casa un platillo diferente o su receta especial.
  1. Pide a alguien que te recoja en el aeropuerto
 Si vas a viajar a otra ciudad para ver a tus seres queridos y  pasar el año nuevo con ellos, es mejor que preguntes si algún familiar o conocido puede ir por ti al aeropuerto o terminal de autobuses, ya que las tarifas de los taxis  a veces no suelen ser las más justas en esta época. Deléitate con estos deliciosos postres navideños
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
La guayaba es una fruta aromática y muy sabrosa que proviene de árboles tropicales de Centroamérica, pero además de que el fruto cuenta con muchos nutrientes, también se encuentran beneficios en el té de hojas de guayaba.Por ejemplo, ciertos estudios han encontrado que el extracto de fruta u hoja de guayaba puede tener un efecto positivo en la salud del corazón al reducir la presión arterial, disminuir el colesterol malo y aumentar el colesterol bueno.Juntos, los extractos de frutas y hojas de guayaba pueden mejorar la salud del corazón, la digestión y el sistema inmunológico, además de otros beneficios.El té de hojas de guayaba se ha vuelto especialmente popular en los últimos meses debido a sus propiedades medicinales, de las cuales te hablamos a continuación.Beneficios del té de hojas de guayabaAyuda con la diarreaDe acuerdo con un estudio de la Revista del Instituto de Medicina Tropical de Sao Paulo, el té de hojas de guayaba inhibe el crecimiento de la bacteria que causa comúnmente la diarrea. Además, puede ayudar a experimentar menos dolor abdominal, heces menos acuosas y una recuperación más rápida.Ayuda a bajar el colesterolUn artículo publicado en Nutrition and Metabolism reportó que los participantes en un estudio que bebieron té de hojas de guayaba tenían niveles más bajos de colesterol después de ocho semanas. Además, el extracto de hoja de guayaba se ha relacionado con una presión arterial más baja, una disminución del colesterol LDL “malo” y un aumento del colesterol HDL “bueno”.Puede aliviar los dolores menstrualesMuchas mujeres experimentan síntomas dolorosos de la menstruación, como los cólicos y la buena noticia es que existe evidencia de que el té de hoja de guayaba puede reducir la intensidad del dolor de los cólicos menstruales.Un estudio en 197 mujeres que experimentaron síntomas dolorosos descubrió que la ingesta diaria de 6 mg de té de hoja de guayaba reducía la intensidad del dolor, y parecía ser incluso más poderoso que algunos analgésicos. También se cree que el extracto de hoja de guayaba ayuda a aliviar los calambres uterinos.Ayuda a combatir los resfriados y la tosLas hojas de guayaba contienen altos niveles de vitamina C y hierro, por lo que un té de hojas de guayaba es muy útil para aliviar la tos y el resfriado, ya que ayuda a eliminar la mucosidad. También desinfecta el tracto respiratorio, la garganta y los pulmones.Ya sea que aproveches el fruto o las hojas, ambos serán benéficos para tu salud y te aportarán nutrientes y beneficios.
Si en estos días de quedarte en casa uno de tus planes fue plantar algún vegetal o fruta, no fuiste el único, pues también en la estación espacial internacional se dieron a la tarea de hacer crecer su propia comida y en específico, este mes obtuvieron sus primeros rábanos.Pero los rábanos no son lo único que se ha cosechado en el espacio, pues de acuerdo con una hoja de datos de la NASA, ya se han completado 11 experimentos de cultivo de verduras para el consumo humano como parte de un programa. La primera cosecha se hizo 2015 y fue una lechuga romana roja y antes de los rábanos, en 2019, se cosechó mostaza Mizuna.La NASA eligió los rábanos este año porque maduran en menos de un mes y tienen una “formación de bulbo sensible” que permite el análisis de los efectos del CO2, y la adquisición y distribución de minerales. Nicole Dufour, responsable del programa, contó que cosechar una variedad de cultivos les “ayuda a determinar qué plantas prosperan en microgravedad y ofrecen la mejor variedad y el mejor equilibrio nutricional para los astronautas en misiones de larga duración”.Fue la astronauta Kate Rubins quien cortó los rábanos este lunes 7 de diciembre y en el canal de YouTube de la NASA se puede ver en 10 segundos los 27 días de crecimiento en el Advanced Plant Habitat (APH), dentro de la Estación Espacial Internacional.Además, estos rábanos espaciales no serán los únicos, pues la NASA dice que se plantará y cosechará una segunda ronda de este vegetal antes de que mandar ambas tandas a la Tierra, para compararlos con un tercer conjunto de "rábanos de control", pero cultivados en tierra firme.Lo que se espera de estos cultivos en el espacio es que ayuden a la NASA a lograr su “exploración sostenible” de la Luna para el final de la década, y así poder alcanzar mayores extensiones del espacio desde allí. A continuación puedes ver cómo crecen los rábanos en el espacio y si después de leer esto se te antojaron, también te dejamos unas recetas para comerlos.Snack con rábano y pepinosBotana de rábanos
Hasta mi casa se colaba el aroma de unos bollos cociéndose en el horno. Inexorablemente, mi olfato se encendía como radar náutico e identificaba el origen del estímulo tan placentero. El hilo de fragancia, además de pan, susurraba especias –zaatar, para ser precisos– lo suficientemente remojadas en aceite de oliva como para que la receta completa se dibujara en mi cabeza. En menos de cinco minutos ya estaba escalando la pequeña reja verde que dividía la terraza de mis papás de la de los vecinos. Había que llegar a tiempo a la repartición de los talami zaatar mientras estaban humeantes. Desconozco las causas, pero mi calle era el hogar de una pequeña comunidad árabe que me acercó a temprana edad a la gloria de la gastronomía de Medio Oriente. Mis padrinos –además de vecinos– eran libaneses y, como la mitad de mi infancia la pasé imaginando que las escaleras de su casa eran el Monte Everest y su sala, el jardín de mis aventuras paleontológicas, la comida árabe me sabe a infancia. Entender esta cultura es más fácil si se parte de dos de sus pilares: la hospitalidad y la comunidad. Ya saben, no hay hospitalidad sin una letanía gastronómica y, sin embargo, los libaneses nos dicen hold my beer cuando hay que desvivirse por los invitados. “Visitas” para la comunidad es el sinónimo de “vacía tu alacena, compra todo el súper y cocina cuanto puedas”. ¿Quién es capaz de negarse a tal muestra de amor? Yo tampoco.De pequeña pensé que el hábito de súper alimentar a las visitas era propiedad de mis padrinos –a quienes llamaba tíos– y de sus hijos –a quienes llamo hermanos–. Cuando pisé algunos países de Medio Oriente y cuando la añoranza me llevó a restaurantes como Al Andalús o al Adonis, me di cuenta de que esa práctica es regla y que el mezze –variedad de aperitivos de la cocina árabe– define la hora de comer. El mezze es el resumen máximo de la cultura: al centro se estila poner hasta treinta platillos pequeños para la comunidad. Compartir lo que está dispuesto en la mesa es ley. Acá hay un platito con jocoque, el hummus está servido por allá. El kofte (carne picada y especiada) se pasa de mano a mano en una bandeja decorada con lechugas y rábano por si alguien quiere hacerse un taquito. Al extremo de la mesa alguien intenta pescar una bolita de kibbeh (carne molida especiada y frita) con el tenedor, y si no lo logra no importa: al centro gravita un refractario con kibbeh charola. Todos nos servimos tabbouleh (abajo la receta) o fattoush (ensalada verde con trozos de pan) y un par hojas de parra para ponerle verde al plato y para que la casualidad lo embarre con los restos del baba ganush (puré de berenjenas). Uno se podría perder en la bienvenida –de hecho, requiere mucha voluntad no hacerlo– pero, hay que esquivar esta trampa para primerizos. El plato fuerte, que casi siempre tiene que ver con cordero o alguna otra proteína cocinada en especias, aguarda. Habrá arroz o lentejas. Y sí o sí, hay que llegar al postre. Detengámonos un poco en este punto. Son pocas las culturas –como la francesa o la americana– fértiles en la elaboración de buenos postres. La árabe, influida por la cocina francesa y la del mediterráneo, hace maravillas con el dulce. Generalmente sus postres vienen en porciones pequeñas para que el acto de escoger no sea un problema. La reina es la miel, el azahar, la esencia de jazmín y los pistaches, como en una noche que huele a Sherezade. La pasta filo es el ángel que lo custodia todo. Los kanafeh (pastel de semolina con queso), los dedos de novia, los baklava (pastel con pasta de pistaches) completan el sueño. Como era de esperarse, mi hermano del alma heredó la sazón de mi madrina. Cuando lo visito, la tradición de sus ancestros continúa: saca todo su refri para atendernos. Su tabbouleh en especial tiene el poder de agasajar al más incrédulo. Mejor cuando se combina con un hummus recién hecho y lentejas como de relato bíblico. No los dejo con el antojo. Le pude sacar la receta y aquí la comparto. Aunque no les sepa a recuerdo, espero la disfruten con esa intensidad.Tabbouleh de Amir Balut (Kitchen Noob):4 jitomates bola, grandes1 cebolla blanca, grande3 manojos de perejil½ manojo de hierbabuena¾ de taza de trigo quebrado fino (bulgur)8 limones jugosos (yo le pongo dos limones menos, pero a Amir le gusta más cítrico)½ taza de aceite de oliva extra virgen1 ½ cucharadas de sal1 cucharada de pimientaEn una olla mediana pon suficiente agua y remoja el trigo bulgur durante 20 minutos hasta que se ablande. Luego, pica finamente todos los ingredientes. Aquí no hay atajos, todo debe quedar muy pequeño. Mezcla en un bowl lo suficientemente grande. Agrega la pimienta y la sal. Añade el jugo de limón y el aceite de oliva. Revuelve todo y rectifica sazón si requiere. Tapa con plástico y deja refrigerar durante media hora. ¡Disfruta!
Beber vino es delicioso, pero por una extraña razón, muchas veces el vino sigue siendo una bebida poco familiar para nosotros: ¿qué uva, de qué país, de qué año? Por fortuna, el vino mexicano no sólo se ha ido abriendo paso para ser más accesible y prestigioso, sino que además, se preocupa por ser inclusivo.En el marco de la Semana de la Inclusión de personas con discapacidad, celebrada del 1 al 8 de diciembre, el Consejo Mexicano Vitivinícola presenta etiquetas en braile para cada tipo de vino, para así volverse más inclusivos con los consumidores.Esta semana de la inclusión de personas con discapacidad es una iniciativa en conjunto con esta empresa de etiquetas, el consejo, Libre Acceso AC e intérpretes de lengua de señas mexicana, que buscan hacer conciencia sobre la inclusión de minorías, tanto en la industria vitivinícola, como en otros sectores y no sólo para su consumo, sino que también en el área laboral.Las etiquetas se incluyen en las botellas de diversos socios y se elaboran con la colaboración de MCC Labels. Su finalidad es “que las personas con discapacidad visual puedan sumarse a la cultura vitivinícola en México, por lo que esta alianza con el CMV nos permitirá llevar este mensaje a todas las personas que disfrutan y aman el vino mexicano”, de acuerdo con Juan Moreno, director comercial de MCC Labels.Además de las etiquetas, en la semana de la inclusión habrán diversas actividades en bodegas de vino mexicanas, como Tres Raíces, Freixenet, Monte Xanic y Las Nubes. También se realizarán transmisiones en vivo con diversas asociaciones civiles y una cata maridaje, en la cual las personas que la adquieran podrán disfrutar de un menú único a 4 tiempos y maridaje con dos vinos especiales para 2 personas.Esta cena tiene un costo de 2840 pesos y puedes reservar al correo jimena.cuevas@uvayvino.org.mx.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD