7 razones por las que puedes ahorrar mucho dinero en Primavera
Consejos de Ahorro

7 razones por las que puedes ahorrar mucho dinero en Primavera

Por Kiwilimón - Abril 2017
Si eres de las personas que cada año despilfarra en esta época, seguramente tu cartera ya está temblando con la llegada de la primavera. Pero, aunque no lo creas, puedes ganar mucho dinero en estas fechas. Descubre las principales razones por las cuales puedes economizar durante esta temporada:

Comes menos carne en Cuaresma

La carne es muy rica, pero para poder disfrutarla debes conseguir una de buena calidad. ¿Y qué crees? Esta suele ser costosa. Ni hablar de los cortes de carne. Aprovecha que durante esta temporada se reduce el consumo de carne y cocina con otros ingredientes ricos en proteína.

Hay mucha fruta de temporada

Si tu fruta favorita está de temporada, aprovecha que estará más barata que durante otras épocas del año. Utiliza fruta de temporada para tus desayunos, snacks y postres.

Descarga PagaStar.

Es una app de promociones REALES con la que ganas dinero en efectivo por tus compras. Es gratis y está disponible para Android y iOS. Encuentra promociones de tu interés y adquiérelas en las tiendas participantes (desde supermercados, farmacias, restaurantes y muchas tiendas) Subes una foto del ticket y ¡listo! Ganaste dinero en efectivo que puedes transferir a tu cuenta de banco o abonar como tiempo aire a tu celular. Genial, ¿no?

Quincena después de jueves y viernes santo.

Si eres un godín que recibe pagos quincenales, lamentamos decirte que este año tendrás dinero justo después de los días libres. ¿La buena noticia? Es que lo ahorrarás.

Cambio de Horario= más luz natural

Definitivamente disminuirá tu gasto de LUZ porque anochecerá más tarde. Aprovecha para que tu día sea más productivo. También dejarás de usar la calefacción porque ya no hace frío y no usarás tanta agua caliente.

Menos evaporación de agua de riego

Si tienes un jardín y lo riegas todas las mañanas, con el nuevo horario (que amanece más tarde) el agua se evaporará más lentamente, por lo que puedes usar menos agua para regarlo.

Más calor = menos HORNO

Estas temperaturas hacen que se te antojen platillos frescos y crudos, por lo que ahorrarás mucho gasto doméstico si preparas sopas frías, ensaladas, postres fríos y recetas que no requieran hornear.

Disfruta la Primavera con un menú sencillo y económico.

   
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Desde diciembre de 2019, un nuevo virus conocido como coronavirus COVID19 se propagó desde la ciudad de Wuhan, China, hacia el resto del mundo contagiando a más de 115,000 personas y cobrando la vida de 4,000 víctimas en 114 países. Es por esta razón que en diversos países como España, Estados Unidos, Argentina y recientemente en México, se han implementado medidas de seguridad como la cuarentena, para evitar que los contagios continúen incrementando. De hecho, en marzo del 2020 se dieron indicaciones para que las escuelas y universidades suspendan clases hasta finales de abril y también algunas empresas se han sumado a la estrategia, implementado el home office (trabajo desde casa) para salvaguardar la salud de sus trabajadores, instando a todas las personas a mantener el aislamiento social en la mayor medida de lo posible. Ahora, tomando en cuenta que los cambios radicales dentro de la rutina y la falta de actividad física pueden tener graves repercusiones para nuestro sistema digestivo, es necesario cuidar nuestra alimentación para equilibrar la flora intestinal. La mejor manera para cuidar de nuestra digestión y evitar problemas como la inflamación, el estreñimiento y la pesadez en el estómago, es reducir el consumo de alimentos procesados, con altos niveles de azúcar, hidratarse constantemente y consumir frutas y verduras pero, ¿cuáles son los mejores alimentos para una buena digestión? De acuerdo a la Organización Mundial de Gastroenterología (WGO), la ingesta constante de agua y alimentos altos en fibra favorecen la flora intestinal, por ello, a continuación te presentamos algunas frutas y verduras que no pueden faltar en tu dieta. Plátanos Los plátanos son frutas altas en fibra, que además contienen fructooligosacáridos, un componente que permite mejorar la flora intestinal y propicia la buena digestión. Procura comer uno al día y notarás como tu sistema comienza a funcionar mejor. Frutos rojos Los frutos rojos como las fresas, frambuesas y arándanos, además de ser excelentes antioxidantes, contienen sustancias que ayudan a prevenir el estreñimiento. Estos se pueden combinar con diferentes cereales como la avena y el amaranto, que mezclados hacen una excelente combinación para cuidar del sistema digestivo. Papaya Esta fruta es rica en antioxidantes, vitaminas, minerales y enzimas digestivas para la salud, por lo que cuida tanto de tu estómago como de tus intestinos. La puedes comer al natural, en jugos, licuados y hasta en ensalada y siempre tendrá grandes beneficios para tu digestión. Verduras crucíferas Las verduras como la col rizada, la coliflor y las coles de Bruselas poseen altos contenidos de fibra dietética y folato, por lo que ofrecen propiedades antiinflamatorias y depurativas que ayudan a tener una mejor digestión. Lo ideal es cocerlas al vapor o saltearlas para facilitar el proceso digestivo. Agua Es imperante comprender que no importa la cantidad de fibra que se consuma, si no se toma agua suficiente, la digestión, la absorción y la circulación de nutrientes en el cuerpo, no se logrará de manera correcta. Existen algunos alimentos como pepinos, melones y jitomates que también pueden ayudarte a mantenerte hidratado. Recuerda que en esta época de cuarentena no solo debes protegerte de las enfermedades respiratorias, sino cuidar de tu salud en general, balanceando tu dieta y manteniendo una higiene impecable en tu hogar.
Hoy en día vivimos un ritmo vertiginoso, siempre estamos llenos de presión, cosas por hacer y pendientes que derivan en que nos sintamos estresados y agobiados, y con la mente girando al mil por ciento. Con un ritmo de vida tan acelerado, es necesario hacer una pausa y poner la mente en calma.Una manera fácil y práctica de relajarte es tener un hobbie o pasatiempo, pues además de que te hará mejorar en alguna habilidad, te ayudará a controlar la ansiedad, tener una mejor autoestima, te ayudará con la concentración, romperá positivamente la rutina y podrás aprender una nueva habilidad.Este año, preuba relajarte aprendiendo algún hobbie como los que te mostramos a continuación.-JardineríaHacerte cargo de una o más plantas es una actividad que puede ser apasionante, pues requieren de cuidados específicos. Ver cómo crecen, además del contacto de la tierra, el agua y el procedimiento utilizado para su manutención puede resultar muy relajante. Crear macetas con materiales reciclados, pintarlas y darles un nuevo uso será muy satisfactorio. -Organizadores DIYNo hay nada más motivador y relajante que darle un giro a la decoración de tu hogar. Puedes pintar, reacomodar muebles y hasta crear nuevos adornos y objetos de organización, y observar qué efecto podrían tener los cambios. Además, esta actividad puede realizarse tanto individualmente como en grupo para involucrar a los demás miembros de la familia.-Cocinar postresUna de las actividades más relajantes es cocinar. Donna Pincus, profesora de Ciencias Psicológicas y del Cerebro en la Universidad de Boston, confirmó que la repostería tiene la ventaja de permitir que las personas se expresen. Una forma de comunicar nuestros sentimientos es cocinar para otros. Saca tus dotes artísticas y creativas al decorar los postres que realices y con ello pasarás horas de relajación. -Manualidades con ReciclajeHacer manualidades es un método común de entretenimiento, incluso para los niños. Estos elementos decorativos pueden ser empleados en la vida real. Con materiales reciclados o con cosas que tenemos en casa, seguro pasarás mucho tiempo plasmando tu talento y creatividad. -TejerTejer es una actividad que hoy en día está regresando, ya que se trata de una afición que puede resultar muy estimulante a la par que creativa y productiva. Podrás realizar prendas para ti, para tus seres queridos e incluso también podrías hacer un negocio de esto. Te recomendamos poner en práctica alguna de estas actividades, ya que aprenderás nuevas habilidades, podrás echar a volar tu imaginación y también te servirá para relajarte.
Uno de los mejores pasatiempos que puedes hacer es leer. Leer te llevará a soñar, a conocer, a viajar, a aprender y lo mejor de todo es que podemos hacerlo en cualquier momento y en cualquier lugar. Con los libros de cocina podrás encontrar inspiración, ideas, descubrir nuevas culturas y hasta conocer historias.Con esta selección de libros de cocina, esperamos que tengas suficiente material para entretenerte, cocinar durante este año y que además encuentres la oportunidad para compartir lo que aprendas con tus seres queridos.Cocinología: la Ciencia de CocinarEste libro es indispensable si te encanta cocinar, no es necesario que seas un experto, pues justamente en él puedes encontrar muchas respuestas simples a asuntos cotidianos. Te explicarán procesos, elaboraciones y hasta trucos. El pequeño Larousse de la gastronomía mexicanaCon el nombre te podrás dar cuenta que es un libro que contiene todo lo que necesitas saber sobre la cocina mexicana. Un diccionario práctico que te servirá tanto si eres alguien que va comenzando a cocinar, como si eres un profesional. -Cocinando con WeberSi te encantan los asados y hacer platillos a la parrilla, este libro es para ti. Esta obra recopila las recetas más deliciosas de la carrera del maestro de la parrilla Jamie Purviance, quien te comparte sus consejos esenciales a la hora de usar una parrilla.MOLECUL'ARTLa gastronomía molecular busca entender la alquimia en la cocina y crear una revolución con espumas, geles, emulsiones, deshidratados, destilados, aires, esterificados. En este libro le darás un vistazo a cocinas en las que se experimenta, como si de un laboratorio de sabores y texturas se tratara, con los ingredientes de la cocina tradicional, para transformarlos en una nueva experiencia.Jamie Cocina en Italia: Desde el Corazón de la Cocina ItalianaSi lo tuyo son las pastas y las salsas, seguramente eres una amante de la cocina italiana y este libro te va a encantar. Tiene 140 nuevos platillos que se explican con el inconfundible estilo de Jamie Oliver y muchas de fotos que representan a la perfección el gastronómico Italia y te llenarán de inspiración. Gran libro de cocina: La vuelta al mundoEste libro es como darle la vuelta al mundo a través de las recetas creadas en los restaurantes de Alain Ducasse. Una fuente de inspiración, tanto para los profesionales como para los auténticos amantes de la gastronomía.Ojalá que uno de tus propósitos sea el de leer; te aseguramos que estos libros te llevarán a explorar otros mundos a través de la cocina y vas a querer llevar manos a la obra cuanto antes.
¿Alguna vez te has puesto a pensar por qué comemos? ¿Cómo es el mecanismo de nuestro cuerpo que nos avisa cuando necesita comer? ¿Conoces la diferencia entre hambre y apetito? Para saber por qué comemos, es importante que tengas claro qué son el hambre y el apetito, dos conceptos diferentes y que muchas veces no sabemos diferenciar, incluso pensamos que son sinónimo y no lo son.El hambre es el instinto de supervivencia que impulsa a alimentarnos cuando el organismo lo requiere. El apetito es la sensación de comer, influenciada por aspectos psicológicos de la persona como el deseo de comer por placer, felicidad, aburrimiento, tristeza, ansiedad.Como todo en nuestro organismo, el apetito va cambiando conforme vamos creciendo y es preciso conocer sus etapas, para así aprender a comer mejor. Primer decenio, de los 0 a los 10 añosEn esta etapa es cuando se experimenta un mayor y rápido crecimiento. Es cuando los niños pueden adquirir los hábitos que, posiblemente, los acompañen toda su vida, es por eso que es muy importante que los pequeños aprendan a distinguir la comida que verdaderamente los nutre, pues lo que aprendan durante los primeros años de su vida determinará qué tan saludable será de adulto. Segundo decenio, de los 10 a los 20 añosYa en la adolescencia, con los cambios fisiológicos viene un aumento de apetito. Durante esta etapa, la relación con la comida suele ser más vulnerable, pues es cuando llega la pubertad, los jóvenes suelen estar más influenciados y son propensos a caer con comida que pueda provocar desnutrición u obesidad. Durante esta edad del apetito, las mujeres son más propensas a padecer deficiencias nutricionales por su biología reproductiva. Tercer decenio, de los 20 a los 30 añosEn la edad adulta joven, se producen cambios importantes que pueden causar un aumento de peso, por ejemplo, la vida universitaria, vivir en pareja o tener hijos; es cuando nos relajamos y no somos tan estrictos en la alimentación. También es la edad en la que podemos caer en excesos. Cuarto decenio, de los 30 a los 40 añosLa vida laboral en la edad adulta trae consigo los efectos del estrés, que según se ha demostrado, ocasiona cambios en el apetito y los hábitos alimentarios en 80% de la población. Esos efectos pueden consistir tanto en despertar un apetito voraz, como en ocasionar una pérdida de este. Quinto decenio, de los 40 a los 50 añosLa Organización Mundial de la Salud destaca que el tabaquismo, la dieta poco saludable, la falta de actividad física y el problema de la bebida son los factores del estilo de vida que más repercuten en la salud y la mortalidad. Es en estos años cuando los adultos deben cambiar su comportamiento en función de las necesidades de salud, pero con frecuencia los síntomas de la enfermedad son invisibles.Sexto decenio, de los 50 a los 60 añosEn este periodo comienza la pérdida progresiva de masa muscular y continúa de manera constante a medida que avanzamos en edad. Este fenómeno se denomina sarcopenia.Mantener una dieta saludable y variada, y practicar actividad física es fundamental para reducir los efectos del envejecimiento.Séptimo decenio, de los 60 a los 70 años y másLa vejez conlleva la falta de apetito y de hambre, lo que da lugar a una pérdida de peso involuntaria y una mayor fragilidad. La disminución del apetito también puede ser consecuencia de una afección concreta, como, por ejemplo, la enfermedad de Alzheimer.La alimentación es una experiencia social, por lo que factores como la pobreza, la pérdida de la pareja o un familiar, y el hecho de comer sin compañía, afectan la sensación de placer que se obtiene al comer.Otros efectos de la vejez, como las dificultades para tragar, los problemas dentales y la pérdida de gusto y olfato también interfieren en el deseo de comer y en los beneficios que obtenemos de esa práctica.Se dice que lo que no se conoce, no se puede mejorar, así que una vez que conoces las etapas del apetito y cómo van cambiando las situaciones y requerimientos de cada edad, puedes saber cómo llevar una vida más saludable y comer mejor.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD