Tips para ahorrar en vacaciones
Consejos de Ahorro

Tips para ahorrar en vacaciones

Por Kiwilimón - Diciembre 2015
La época navideña es una de felicidad y familia, pero también una de gastos. Entre las fiestas, las cenas, lo regalos y los viajes es difícil no quedarse sin dinero a final de año. Pero no te preocupes, hay maneras en las que puedes ahorrar aún sin perderte los festejos y pasándola en grande. Aquí te dejamos algunos tips para no llegar al año nuevo con la cartera vacía y viajando.
  • Escoge un all inclusive, puede que en principio parezca más caro pero comer fuera puede representar un incremento de hasta 60% en tus gastos. Mejor escoge un hotel que cubra las comidas.
 
  • Ve a un destino menos popular pues siempre los lugares que se llenan son más caros. Playas vírgenes como Holbox por ejemplo son lugares increíbles y baratos.
 
  • Paga en efectivo. Una manera muy fácil de perder la cuenta de lo que gastamos es pagar siempre con tarjeta, así que mejor ten el dinero en mano y ten en mente tus gastos.
 
  • Volar entre semana es más barato que salir y regresar en fin de semana. Si te es posible, está comprobado que volar en martes resulta más económico.
 
  • La temporada alta empieza el 10 de diciembre así que puedes viajar antes de este día y tener vacaciones previas mucho más baratas.
 
  • Come como local. Este consejo tiene doble beneficio pues si buscas comer en los mercados y los restaurantes casuales de a dónde vayas no sólo te será más barato que ir a restaurantes, sino que de verdad conocerás la gastronomía del lugar.
   
  • Fíjate en qué días los museos y atracciones son gratis, normalmente los lunes y últimos domingos de mes los museos abren sus puertas sin pagar y esto puede resultar en un gran ahorro.
 
  • AirBnb es una página de internet donde, en vez de reservar un hotel, te queda en la casa de alguien que te la renta por precios bastante económicos.
 
  • Compra boletos de avión y hoteles de última hora. Es bueno prevenir comprar antes pero si no lo lograste entonces vete al otro extremo y espera al último momento pues los precios bajan muchísimo para tratar de vender los asientos y cuartos disponibles.
  Por último te dejamos un par de consejos más. Si viajas por primera vez con tu bebé, aquí te decimos cómo hacerlo más fácil. Y si estás planeando ir a la playa entonces aprende cómo verte más delgada en bikini en ese link.
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
Olvídate de los olores desagradables en tu cocina. Con estos tips puedes deshacerte del mal olor en tu refrigerador. Te decimos qué hacer si el refrigerador huele mal.Limpia cada rincón de tu refrigerador. Aunque es más que obvio, es importante recalcar en la necesidad de hacerlo, por lo menos una vez cada tres meses. Vacía todo tu refri y desconéctalo para que no gastes electricidad (porque la puerta estará abierta por un buen rato). Recuerda limpiar los cajones y la estantería, así como las paredes y las puertas.Recurre a limpiadores naturales.Aunque el desengrasante o desinfectante que usas para limpiar tu cocina puede servir, te recomendamos usar limpiadores hechos a base de ingredientes naturales en el caso del refrigerador. La combinación de bicarbonato de sodio, vinagre y jugo de limón es genial para limpiar y eliminar olores.Coloca ingredientes que absorban los olores.Si después de limpiarlo súper bien el refrigerador sigue oliendo un poco extraño, puedes recurrir a algunos de estos remedios. En una bandeja para galletas espolvorea una caja de bicarbonato de sodio y colócala dentro de tu refri. También puedes poner un bowl con café molido o pedazos de carbón vegetal.Refresca tu refrigerador de manera natural.Una manera muy sencilla de mantener tu refrigerador oliendo rico es colocar un limón (o algún otro cítrico) partido por la mitad dentro de uno de los estantes. Otra opción es colocar bolitas de algodón empapadas en esencia de vainilla. Cualquiera de las dos alternativas dejará un olor delicioso en tu refrigerador.Ajusta la temperatura de tu refrigerador.Muchas veces los malos olores son ocasionados por la descomposición temprana de los alimentos. Esto puede evitarse si se mantiene el refrigerador a una temperatura de entre 3 y 4.4° C.Para que tu refrigerador siempre huela bien, recuerda:Guardar tus alimentos preparados dentro de contenedores con tapa.Revisar frecuentemente la fecha de caducidad de tus alimentos.Limpiar inmediatamente cualquier líquido que se derrame.No dejar alimentos con olores fuertes directamente sobre los estantes.Mantener en el congelador carnes hasta que las vayas a usar. 
¿No importa qué prepares, siempre terminas tirando la comida que tus hijos no se acaban? Deja de sufrir por el desperdicio de alimentos. Con estos tips no volverás a batallar a la hora de la comida por estas cosas.No exageres en las cantidadesDependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad física, los niños pequeños requieren aproximadamente entre mil y 1400 calorías al día. Si le sirves a tu hijo de 4 años lo mismo que a ti, es obvio que el niño no se va a acabar la comida.Almacena por porcionesSi preparas la comida con anticipación, te recomendamos congelarla en porciones individuales. De esta manera, solo tendrás que descongelar y calentar la cantidad que tu pequeño vaya a comer en realidad.Aprovecha la comida del día anteriorOrganiza tu menú para que puedas aprovechar lo que te sobre de un día para preparar la comida de otro. Por ejemplo, si un día haces picadillo de pollo casero  después puedes preparar calabacitas rellenas de picadillo o con lo que te haya quedado del día anterior. Prepara porciones pequeñasEs muy importante que consideres que el apetito y el antojo de los niños pueden cambiar de un momento a otro. Si te piden molletes,prepara solo uno y espera hasta que lo acaben para ver si querrán otro más. Nunca te adelantes porque podrías terminar desperdiciando comida. Reserva la salsa sólo para su platilloA algunos niños les encanta bañar el arroz en salsa de tomate y los hot cakes en jarabe. Para evitar que se arruine toda la cacerola de comida, lo mejor es que solo pongas un poquito de la salsa preferida de tu pequeño en su plato. Así, el resto de la comida se mantendrá intacto. Sirve de manera divertidaEl problema con muchos niños es que se dejan llevar por la vista y muchas veces rechazan un platillo solo por su aspecto. Enamora a tus pequeños decorando su comida de manera atractiva. No te preocupes, no tienes que hacer mucho. A veces con que agregues un conejo de chocolate es suficienteEnséñale a comer lo que hayRecuerda esto siempre: si cedes una vez, ya perdiste. Educa a tus hijos para que aprendan que se debe comer lo que hay en casa. Si preparas enmoladas de chorizo de soyas, eso es lo que va a comeer.No les des la opción de elegir otra cosa, si no siempre estarás tirando lo que ellos no quieren.Visita nuestra sección de comida para niños y descubre deliciosas recetas que les encantarán a tus niños.
Los pistaches son más que una rica botana. Estos pequeños frutos secos tienen muchas propiedades benéficas para la salud. Conoce algunos de los beneficios de comer pistaches y descubre cómo puedes incorporarlos en tu dieta diaria. En comparación con otras nueces, los pistaches tienen mucho menos calorías. Por ejemplo, la nuez pecanera tiene 193 calorías, mientras que el pistache solo contiene 156. Esto en una porción de 28 gramos. Pero eso no es todo. El pistache es la segunda fruta seca (después de la almendra) con mayor aporte proteico. Alrededor del 20% de su peso son proteínas.Comer pistaches puede ayudarte a perder peso. Los altos niveles de proteína y fibra hacen que te sientas satisfecho por más tiempo, lo cual evita que comas en exceso. Pero eso sí, hay que medirse en la cantidad de pistaches que comes al día, o de lo contrario su efecto puede ser contraproducente.De acuerdo con la Asociación Americana de Optometría, dos antioxidantes presentes en los pistaches (luteína y zeaxantina) ayudan a conservar la salud de los ojos, previniendo enfermedades como las cataratas.El consumo regular de pistaches está asociado con una mejor flora intestinal. De acuerdo con un estudio realizado en 2012, los prebióticos presentes en los pistaches ayudan a aumentar los niveles de bacterias buenas en los intestinos.Los niveles de cobre en los pistaches son bastantes altos, por lo que incluirlos en la dieta diaria puede impactar en la absorción de hierro. De esta manera, los pistaches son grandes aliados en el tratamiento de enfermedades como la anemia.Los pistaches también ayudan a reducir los niveles de azúcar en la sangre. Su consumo se recomienda especialmente entre mujeres embarazadas que padecen diabetes gestacional, ya que el comer una ración de pistaches diariamente reduce los niveles de azúcar.¿De qué manera puedes comer pistaches?Como botanaPara hornear pasteles o panesPulverizando en smoothies o postresSimplemente tostado en ensaladas o pastasDentro de un mix de granola o cerealesEstas son algunas recetas para cocinar usando pistaches:Crema de PistachesPaleta de Mango y PistacheSanck de queso, plátano y pistacheYoghurt de Kiwi con quinoa y pistaches
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD