Tips de Cocina

¿Cómo hacer harina de avena?
Tips de Cocina
La harina de avena es una opción sin gluten para hacer pasteles, hot cakes, wafles, panqués o cupcakes que además les dará más sabor, añadirá una carga de nutrientes y una textura extra suave a tus recetas de repostería y lo mejor de todo es que puedes hacer harina de avena casera.La harina de avena es una harina integral hecha de cualquier tipo de avena, es decir, puedes usar granos de avena enteros, copos de avena (más finos que el grano entero) e incluso puedes avena de cocción rápida, aunque la avena en granos enteros lo hará más fácil.La harina de avena tiene una textura sedosa y proporciona un sutil sabor a avena. Es similar a la harina de trigo, excepto que no contiene gluten, además de que es un producto saludable porque tiene más proteínas y fibra que la harina común. También es más bajo en carbohidratos. Básicamente, la harina de avena tiene todos los beneficios nutricionales de la avena.Aunque la puedes comprar en el súper, también puedes hacer harina de avena casera de manera sencilla, con la ventaja de que será más económica y que podrás tenerla disponible cualquier día, si eres de las personas que siempre tienen avena en casa.Cómo se hace la harina de avenaHacer harina de avena casera no podría ser más fácil y todo lo que necesitas son 2 tazas y media de copos de avena enteros (para que sea más fácil) y un procesador de alimentos o una licuadora de alta velocidad. (Una taza y un cuarto de copos de avena te dará como resultado 1 taza de harina.)Coloca la avena en la licuadora (o procesador) y licúa hasta que se forme un polvo fino, esto solo tomará unos segundos en una licuadora de alta velocidad y un poco más en un procesador de alimentos. Para guardar tu harina de avena, deposítala en un recipiente hermético y colócala en un lugar fresco y seco por hasta 3 meses.¿Se puede sustituir la harina para todo uso por harina de avena?La respuesta es no, porque una sustitución de harina de avena por harina para todo uso no funcionará. Lo que puedes hacer es buscar recetas para hornear que requieran harina de avena específicamente. Si no, puedes usar una mezcla de harinas, para dar un toque de sabor y textura diferente.Listo, ya sea que la uses para hacer tus panqués o que la mezcles con harina de trigo, te será muy útil saber hacer tu propia harina de avena.Aquí te dejamos algunas recetas con harina de avena:Mini Pastel de Zanahoria en microondasHot Cakes de plátano con avenaPanqué de Linaza, Mamey y Cítricos
Cómo se reboza el pescado: el mejor paso a paso
Tips de Cocina
El pescado rebozado o pescaditos es un platillo típico de muchas marisquerías, pero también de muchos lugares deliciosos que encuentras en los mercados. Pero si quieres hacer tu propia versión casera, necesitas saber cómo se reboza el pescado.Acompañado con limón y salsa picante, el pescado rebozado también tiene versiones en otros países, como en Inglaterra, donde el fish and chips es un platillo característico. Pero si tú quieres preparar pescado rebozado para unos tacos o para comerlo con limón, tienes que seguir este paso a paso con los mejores tips de la chef de Kiwilimón para que te quede perfecto.Cómo se reboza el pescadoLo primero que tienes que hacer para rebozar un pescado es mezclar 2 huevos por 1 taza de harina. Esto te asegurará cubrir del todo tus filetes; este es el objetivo principal de rebozar y como resultado obtendrás una capa crujiente por fuera y un pescado jugoso por dentro.Los ingredientes con los que puedes rebozar un pescado pueden variar, pero como base, puede elegir entre los siguientes:Harina de trigoHarina de arrozHarina integralFécula de maízHarina de maízPrácticamente puedes usar cualquier harina para hacer un rebozado, lo único importante es sazonar bien la mezcla que hagas con la harina.Añade unos buenos condimentos sobre la mezcla como ajo en polvo, orégano o paprika y esto hará toda la diferencia de sabor.Luego puedes agregar un líquido, este puede ser agua, agua mineral, cerveza e incluso refresco, esto hará que el rebozado quede más airoso y crujiente. Usa un recipiente amplio y profundo para que sea más fácil cubrir bien tu pescado.Antes de rebozarlo con tu preparación, puedes secar el pescado y luego pasarlo por un poco de harina o maicena, esto hará que el rebozado se adhiera bien a nuestro pescado.Finalmente, lo que fríelo en aceite bien caliente para que el rebozado quede crujiente y bien cocido. Ahora puedes poner en práctica este paso a paso con estas recetas:Filete de pescado rebozadoTacos de pescadoTacos de pescado rebozado con aderezo de cilantro y habanero
¿Cómo diferenciar la leche condensada de la leche evaporada?
Tips de Cocina
Ambas se usan para hacer postres y tienen presentaciones muy similares, por lo que no es raro encontrarnos frente al estante del súper sin saber bien cuál necesitamos para nuestra receta. ¿Será que si llevo leche condensada funcione igual que la leche evaporada? Diferenciar estos tipos de leche no es complicado, pero sí puede ser confuso.La leche evaporada y la leche condensada son diferentes en varios aspectos, aunque en algunos casos, sí podrían ser intercambiables. Lo que tienen en común es que a ambas se les reduce en casi 60 por ciento su contenido de agua.Por su parte, la principal diferencia entre la leche evaporada y la leche condensada es el contenido de azúcar; a la leche condensada se le agrega mucha azúcar, mientras que a la leche evaporada no.¿Cuál es la leche condensada? La leche condensada es una forma de leche concentrada, pues se le ha eliminado aproximadamente 60 por ciento del contenido de agua y después, se le agrega alrededor de 40 a 45 por ciento de azúcar antes de enlatar. Tiene una consistencia espesa, un color caramelo y un sabor muy dulce.La leche condensada se usa comúnmente en repostería y postres, como los vasitos de gelatina con crema que dan en las fiestas para niños, pasteles, pudines, helados, y como edulcorante en café y té.¿Cuál es la leche evaporada?Como lo indica su nombre, la leche evaporada se produce calentando la leche hasta que se haya evaporado aproximadamente 60 por ciento del agua que contiene. Luego se homogeniza, empaqueta y esteriliza. Esta es una leche densa, cremosa y muy concentrada que se puede enlatar y almacenar durante varios meses. Tiene un sabor ligeramente caramelizado y un color más oscuro que la leche normal.Puede haber leche evaporada descremada, baja en grasa y entera, y este tipo de leche se usa en platos que buscan una textura cremosa, pero no necesariamente añadir un toque dulce, por lo que se usa tanto en recetas dulces como saladas, por ejemplo, la horchata lleva eche evaporada para hacerla más cremosita o las salsa blancas en la comida la suelen llevar también.En resumen, la leche condensada es básicamente leche evaporada, pero endulzada con azúcar, mientras que la leche evaporada no contiene azúcar añadida y es una leche muy concentrada.Por último, si te preguntas si puedes usar leche evaporada en lugar de leche condensada, la respuesta es no, porque la leche condensada contiene azúcar, así que no puede sustituir directamente a la leche evaporada, especialmente en recetas saladas.La próxima vez que te encuentres confundido en el súper, piensa en si tu receta es dulce o salada y fíjate en las presentaciones, seguro que reconocerás algunas de las características que te contamos aquí.Recetas clásicas con leche evaporada y leche condensada:Arroz con lechePastel de tres lechesTrufas de leche condensadaCrema de camarón
3 formas fáciles y económicas de decorar galletas sin icing
Tips de Cocina
Hornear galletas es una de las formas más deliciosas de hacer postres caseros, pero para hacerlas extra especiales, a veces un poco de decoración ayuda.Sin embargo, si no tienes experiencia y aún batallas para que no te queden duras, usar icing para decorar galletas puede resultar complicado, porque no sólo implica hacer o comprar el icing, sino que además, requiere de ciertos materiales para decorar casi como un profesional.Cuando buscas simplemente decorar unas galletas caseras sin mucho problema, quizá quieras ingredientes sencillos e incluso que no requieran de herramientas especiales. La buena noticia es que esto es posible e incluso de manera económica.1. Decorar galletas con chocolateUna forma práctica, fácil y económica de darles una decoración a tus galletas caseras es con tu chocolate favorito. Lo único que tienes que hacer es comprar tu barra favorita en la tienda y derretirla, ya sea a baño maría o en lapsos de 30 segundos, en el microondas. Para decorar las galletas, simplemente usa una cuchara y riega encima, haciendo garabatos o un zigzag. Además puedes añadir nueces o cualquier fruto seco de tu preferencia.2. Decorar galletas con azúcar glassSabemos que el azúcar glass no es tan común en nuestras alacenas, pero hay una forma muy sencilla de hacerlo en casa. Para hacer azúcar glass casera, tritura azúcar normal en la licuadora o si cuentas con uno, en un procesador de alimentos, hasta que obtengas un polvo fino. También puedes mezclarla con canela o chocolate en polvo y espolvorear sobre tus galletas, puede ser parcialmente o por completo.3. Decorar galletas con mermelada o frutasDecorar galletas con mermelada o frutas es muy sencillo y puedes usar la mermelada común y corriente que tienes en tu alacena. Lo único que tienes que hacer es un pequeño huequito en la galleta con tu dedo pulgar antes de hornearlas. Una vez que estén cocidas, añade la mermelada o la fruta en el centro.Ponte creativa con estas tres formas de decorar galletas caseras, de manera sencilla y sin gasta mucho dinero en ingredientes o en materiales, los resultados te encantarán.Recetas de galletas para que aproveches estos trucos de decorado:Galletas de CacahuateGalletas de Azúcar FácilesGalletas de MargarinaPolvoronesGalletas de Crema de Cacahuate
La mejor forma de hacer una ensalada más completa
Tips de Cocina
Puede que una ensalada sea la definición de comida saludable, pero no por ello tiene que ser aburrida ni mucho menos. Hay formas en las que puedes convertir una simple ensalada en una comida deliciosa y muy completa.Además de ser una comida saludable, puede resultar en un platillo económico, muy práctico y accesible, pues basta con mezclar algunos ingredientes y listo, ¡tienes una comida completa!Para hacer una buena ensalada necesitaras algunas ingredientes básicos:Un vegetal verde como base: lechuga, espinacas, kale.Una proteína, ya sea carne o pescado: pavo, pollo, salmón ahumado, huevo cocido, atún.Un carbohidrato: pasta integral, avena, quinoa, arroz.Además, se le pueden agregar otros complementos para hacerla más completa y deliciosa.Legumbres. El garbanzo, la lenteja y los frijoles son reconocidos como fuentes de proteínas, almidón, fibra, vitaminas y minerales. Eso significa que añadirlos a nuestra ensalada nos dará un aporte extra. Frutas. Si te gustan los contrastes puedes agregarle algún tipo de fruta para darle un toque dulce. Piña, durazno, mango, fresa, manzana, o aguacate son las que mejor quedan en las ensaladas. Frutos secos. Añade a tus ensaladas un puñito de nueces, almendras, pistaches o piñones que le darán el toque crujiente y delicioso. La ensalada ya está prácticamente preparada y sólo nos queda el toque final: el aderezo. Ten mucho cuidado ,porque lo nutritivo de una ensalada puede estropearse con el abuso de aderezos.Lo que te recomendamos es preparar un aderezo casero para que puedas controlar los ingredientes y las porciones. Por ejemplo, el aceite de oliva virgen extra con un toque de vinagre blanco o rojo y una pizca de sal será un buen aporte de grasas saludables.La mostaza Dijon, una salsa de yogur natural con cilantro o hierbabuena, jugo de limón o de otras frutas o con una cucharadita de miel, combinará perfectamente con un puñado de frutos secos.Como ves, lo saludable no es sinónimo ni de aburrido ni de insípido y las posibilidad para hacer una ensalada deliciosa y nutritiva son infinitas, lo que necesitas sólo son algunos ingredientes y mucha creatividad.
Formas de desechar correctamente el aceite de cocina
Tips de Cocina
Después de hacer unas papas fritas o empanizar un pescado, ¿qué se puede hacer con el aceite? ¿Tirarlo al drenaje, ponerlo en una botella de plástico y echarlo a la basura, o usarlo un par de veces más? Aunque te parezca raro, la opción más recomendable es, irónicamente, la última. Pero cuando ya finalmente el aceite deba desecharse, tienes que tener mucho cuidado en la manera en que lo haces para no perjudicar el medio ambiente. Aquí te contamos cómo puedes desechar correctamente el aceite de cocina. ¿Por qué no puedo tirar el aceite por el desagüe?Esta es probablemente la solución más sencilla y “lógica”, ya que se trata de un alimento líquido. Sin embargo, el vaciar el aceite de cocina por la tubería acarrea varios problemas. Por un lado, la grasa puede acumularse en las paredes de la tubería, provocando atascos o, peor aún, la diseminación de bacterias. Otra de las razones por las cuales no debes tirar el aceite por el drenaje es que ese aceite puede perjudicar el agua residual. Tan solo un litro de aceite puede contaminar miles de litros de agua. ¿Por qué no puedo tirar el aceite a la basura?Algunas personas, con tal de evitar la contaminación del agua, almacenan el aceite en bolsas o recipientes de plástico para tirarlo a la basura. En un principio esta podría ser una solución efectiva, ya que de alguna manera se evita el contacto inmediato del aceite con el agua. No obstante, a la larga, el aceite puede derramarse y contaminar el agua o permanecer intacto, lo cual contribuye a la acumulación de basura y residuos. ¿Qué puedo hacer con los residuos de aceite de cocina?Una vez que tienes claro por qué no debes tirar el aceite al drenaje o a la basura, es más fácil que optes por soluciones ecológicas y efectivas. A continuación, te presentamos algunas para desechar el aceite de cocina. Reutilización del aceite. Lo primero que debes saber es que el aceite se puede reutilizar un par de veces antes de desecharlo. Espera a que se enfríe y con ayuda de un colador o filtro de café, elimina los residuos de comida. Úsalo un par de ocasiones más, cuidando de no combinar el aceite que usaste para freír pescado con carne o postres, por ejemplo. Reciclaje en casa. Cuando ya el aceite haya pasado por varios procesos de calentamiento, puedes usar los residuos para hacer velas caseras. Lo único que necesitas es el aceite usado, cera, aceite esencial y mecha para velas. Recuerda que también debes filtrar el aceite antes de hacerlas. Recolección especializada. Finalmente, la opción más profesional para deshacerse del aceite de cocina usado es recurrir al servicio de empresas que se dedican a su recolección. De igual manera, algunas ciudades cuentan con contenedores especiales. Investiga si en tu municipio tienen este servicio. Podrías tener un contenedor de aceite de cocina usado justo a la vuelta de tu casa.Recetas que te recomendamos:Dedos de pollo con cheetosAlitas adobadas Nopales capeados rellenos de queso Enmoladas de chorizo de soya
 Cómo hacer que una sopa espese
trucos de cocina
A veces, las sopas pueden quedar un poco más ligeras de lo que nos gusta. Pero aquí tenemos la solución. Después de todo, no hay como una sopa espesita para satisfacer el apetito y llenar el corazón.Déjala hervirMuchas veces, lo único que hace falta para que tu sopa tenga más consistencia es un poco de paciencia. Déjala hervir y así se evaporará el exceso de líquido. Muévela de vez en cuando para cuidar que no se pegue, checa que no se concentre demasiado y que no se pase de sal.Un poco de puréSi la sopa tiene como base caldo con verduras picadas, como la sopa minestrone, añade puré de jitomate, o licúa un poco de las mismas verduras con el mismo caldo.Te recomendamos esat rica Sopa de Pasta con VerdurasOtro gran espesante es el arroz cocido, que puedes licuar con una tercera parte de la sopa; de igual manera sirve el puré de papas o las hojuelas de puré de papa. El arroz cocido licuado con un poco del líquido es una buena forma de espesar sopas de mariscos o de verduras como coliflor o brócoli. No añade sabores adicionales, deja una textura y brillo muy diferentes y si no te gusta añadir lácteos, es una buena solución.Si se trata de sopa de tortilla, licúa algunas tortillas con tu base de jitomate para que tenga más cuerpo, también le añadirás sabor.Crema o yogurUn poquito de crema o yogur estilo griego sin endulzar no sólo aportará textura, sino que dará un sabor delicioso. Prueba primero la marca de crema que usas, hay algunas que al hervirlas, en lugar de espesar, diluyen. Si es una sopa de lentejas con curry o sopa de pollo o mariscos con sabores orientales, la crema o leche de coco es una gran opción.Harina o féculasUna solución muy rápida es un poco de maicena o fécula de maíz. Recuerda combinarla con agua fría en un recipiente pequeño e incorporarla después a la sopa. Déjala hervir varios minutos antes de agregar más. Se espesa muy rápido.Prueba con esta Sopa de Pasta con PolloDe la misma manera, puedes agregar harina disuelta con agua, pero ésta necesita hervir más tiempo para que no tenga sabor a crudo, al menos diez minutos. Una manera de evitarlo es cocinar la harina con la misma cantidad de mantequilla en un sartén pequeño hasta que esté pálida y huela como a galleta horneada. Esto se llama un roux. Incorpora el roux usando un batidor de globo, así te asegurarás de que no se formen grumos. Déjalo hervir unos cinco minutos para asegurarte de que esté cocido a fondo.Si es una sopa rústica, especialmente a base de jitomate, puedes agregar también un poco de pan molido.Y si no tienes mucho tiempo, los croutones siempre absorberán el exceso de líquido y a todo mundo le gustan. Prueba tostarlos con aceite y hierbas de olor para agregar otra capa de sabor.
Ver más
PUBLICIDAD
Lo Más leído
Las hierbas de olor son el secreto del éxito en la comida mexicana, ya que gracias a ellas, un platillo cualquiera puede transformar por completo su aroma y su sabor, por eso es importante conocerlas. Así que si quieres darle otro toque a tu comida, no pueden faltar en tu cocina estas 10 hierbas de olor. Cilantro El cilantro es quizás una de las hierbas más populares en la gastronomía mexicana, ya que generalmente se utiliza en salsas y para adornar los platillos. Orégano El orégano es una hierba de sabor bastante fuerte, que se utiliza para sazonar adobos, salsas, caldos y carne y también puede servir como remedio natural para mejorar la digestión y aliviar problemas respiratorios. Epazote Por su parte, al epazote se le considera como la hierba aromática mexicana por excelencia y lo podemos encontrar en quesadillas fritas, frijoles de olla, esquites, tamales, salsas y guisados con vegetales. Pápalo El pápalo tiene un sabor parecido al de la arúgula mezclada con pimienta. Por su fuerte sabor, se puede utilizar como quelite o para acompañar platillos altos en grasa como taquitos de tripa o suadero. Laurel El laurel nunca falta en guisados, caldos y salsas.Su aroma fresco y dulzón complementa a la perfección carnes y platillos altos en grasas. Tomillo Para acompañar carnes, vegetales y grasas, puedes utilizar tomillo, ya que posee un aroma muy especiado e intenso que le da gran sabor a los alimentos. Perejil Como el cilantro, el perejil esmuy utilizado en las recetas de comida mexicana gracias a sus notas picantes, frescas y un tanto amargas. ¿Quién no lo ha consumido en jugos detox o aderezos? Romero El romero es un excelente compañero para sazonar carnes rojas, pollo y hasta agua de limón. También funciona como remedio casero para la caída del cabello y ayuda a aliviar problemas digestivos. Albahaca Fresca y dulce, la albahaca generalmente se acompaña en pizzas, postres, pastas y hasta cocteles. Es una hierba de olor tan versátil, que hasta posee propiedades antiinflamatorias y antibióticas. Menta La menta es una hierba aromática de sabor dulce que seguramente has acompañado en diversos postres como el chocolate o como acompañante en aguas frescas e infusiones. ¡Es un excelente digestivo! Si buscas darle sabor, aroma y el sazón típico de las cocinas mexicanas, tienes que tener estas 10 hierbas de olor en tu cocina. ¿Cuántas te faltan?
En México, existen varios tipos de quelites entre los cuales podemos mencionar el pápalo, el huauzontle o los berros, entre muchos otros tipos de estas hierbas comestibles y muy nutritivas.Seguro que conoces unos quelites, receta de tu mamá o tu abuelita, en la que los preparan con carne de cerdo, es decir, las verdolagas, porque son un platillo típico de la gastronomía mexicana. Su nombre viene del náhuatl ‘quilitl’, palabra que significa verdura o planta tierna comestible y hay muchísimas especies de quelites.¿Qué son los quelites mexicanos?Los quelites son hierbas comestibles, pero también ciertas hojas, tallos y flores, como la flor de calabaza. Son un alimento consumido en México desde la época prehispánica y existen más de 350 tipos de quelites, de acuerdo con la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad.Muchas veces, como en el caso de la flor de calabaza, pueden ser el ingrediente principal de una receta, pero los quelites se usan también para condimentar, gracias a su sabor y su aroma. Estas hierbas, tallos, flores y hojas se comen en todo el territorio nacional y se usan sobre todo en la cocina tradicional; aunque hay algunos muy populares, otros aún son poco usados y valorados por el desconocimiento que existe sobre ellos. ¿Cuáles son los quelites más comunes?En la cocina mexicana, los quelites más comunes son el pápalo, la verdolaga, el quintonil (especie de quintonil de donde viene el amaranto), el romerito (sí, como los que comemos en diciembre), el quelite cenizo, el huazontle, los alaches, el epazote (con el que condimentas los chilaquiles), la chaya, la hoja santa y los chepiles.Gran parte de los tipos de quelites son alimentos de temporada y se pueden comer tanto crudos como cocidos. Por ejemplo, algunas recetas con quelites son las cemitas poblanas con pápalo, el agua de limón con chaya o las tortitas de huazontle.Beneficios de los quelites mexicanosLos nutrientes que aportan los quelites son muchos y dependen del tipo de quelite del que se trate, pero principalmente aportan fibra, minerales como hierro y calcio, vitamina A y C, antioxidantes y ácidos grasos como el omega-3 y omega-6.Los antioxidantes que poseen los quelites son llamados polifenoles, los cuales además funcionan como antiinflamatorios y promueven la salud cardiovascular, pues evitan la obstrucción de arterias.En usos concretos, un estudio realizado por la UNAM ha señalado que los quelites inhiben la bacteria que provoca la gastritis, en específico, se analizaron tres especies que pueden ser potencialmente buenas en el tratamiento contra la enfermedad: el alache, el chepil y la chaya.Por otra parte, el té de aceitilla o mozote blanco también cuenta con propiedades medicinales y es utilizado como remedio casero para reducir el colesterol y los triglicéridos, de acuerdo con una investigación realizada por una estudiante del IPN.Entre más conozcas sobre los tipos de quelites, más podrás aprovechar sus beneficios apoyar a la agricultura netamente mexicana. Así que búscalos en tu mercado favorito y prepáralos con estas recetas de quelites:Quesadillas de RomeritosPescado en Hoja SantaEntomatado con Verdolagas
La linaza tiene propiedades medicinales importantes, pues entre las investigaciones que se han hecho, hay evidencia de que puede ayudarte a reducir el riesgo de enfermedades cardiacas o diabetes, pero en específico, la linaza puede ser una gran aliada contra el estreñimiento.Actualmente, la linaza es considerada un súperalimeto, pero ha sido utilizada desde hace mucho tiempo gracias a sus propiedades benéficas para la salud. De hecho, Carlomagno ordenó a sus súbditos que comieran semillas de lino por su salud e incluso su nombre Linum usitatissimum, significa “el más útil”.Las propiedades medicinales de la linaza en la digestiónLas semillas de lino o linaza son uno de los cultivos más antiguos y existen dos tipos: marrón y dorado, igualmente nutritivos. Aunque la linaza se puede comer entera, molerla permite que el cuerpo se beneficie por completo de sus beneficios nutricionales, los cuales principalmente incluyen: proteína, ácidos grasos omega-3, fibra dietética (particularmente fibra soluble), vitaminas, minerales y lignano fitoquímico.Ya que son semillas o semillas molidas, la linaza se consume en pequeñas porciones, cuyo tamaño típico es de 1 cucharada, es decir, alrededor de 7 gramos de linaza molida. Si te preguntabas cuántas calorías tiene la linaza, esta pequeña porción contiene sólo 37 calorías, además de 2 gramos de carbohidratos y 1.9 gramos de fibra.Entre las vitaminas y minerales que aporta, se encuentran la vitamina B1 (con 8% de la ingesta diaria recomendada o IDR), vitamina B6 (2% de la IDR), folato (2% de la IDR), calcio (2% de la IDR), hierro (2% de la IDR), magnesio (7% de la IDR), fósforo (4% de la IDR) y potasio (2% de la IDR).Los ácidos grasos omega-3, los lignanos y la fibra que contiene la linaza son los componentes relacionados en mayoría con las propiedades medicinales de la linaza. Los primeros están relacionados a controlar el colesterol y reducir la inflamación en las arterias; los segundos son compuestos vegetales que tienen propiedades antioxidantes y estrogénicas, las cuales pueden ayudar a reducir el riesgo de cáncer y mejorar la salud.Foto de Wesual Click, en Unsplash.La linaza contra el estreñimientoPor último, la fibra que contiene la linaza tiene beneficios especiales porque no es cualquier fibra. Las semillas de linaza contienen dos tipos de fibra dietética: soluble (20–40%) e insoluble (60–80%). Ambas son buenas y, por un lado, la fibra soluble aumenta la consistencia del contenido del intestino y ralentiza la tasa de digestión. Por otro, la fibra insoluble permite que las heces contengan más agua, lo cual aumenta su volumen y tiene como resultado heces más blandas. Esto es lo que hace la linaza para prevenir el estreñimiento y ayuda a quienes tienen síndrome del intestino irritable, colitis o enfermedad diverticular.Aunque se pueden comer las semillas enteras, se recomienda comer la linaza molida porque es más fácil de digerir y la linaza entera puede pasar por el intestino sin ser digerida, lo que significa que no aprovecharías todos los beneficios.Una forma muy popular de integrar estas semillas en tu alimentación es el té de linaza, que sirve para bajar de peso de acuerdo con muchos, pues un estudio encontró que agregar 2.5 gramos de extracto de fibra de lino molido a una bebida reducía la sensación de hambre y el apetito general, probablemente debido a la fibra soluble que contiene.Cuando tomas té o agua de linaza, hay una sensación de tener menos hambre porque la fibra ralentiza la digestión en el estómago, lo que desencadena una serie de hormonas que controlan el apetito y proporcionan una sensación de saciedad, así que definitivamente, el contenido de fibra dietética de las semillas de lino puede ayudarte a controlar el peso al suprimir el hambre y aumentar la sensación de saciedad.Otras formas en las que puedes añadir linaza molida a tus comidas es espolvorearla sobre tu yogurt o cereal, añadirla en tus panes y galletas horneadas, incluirlas en tus smoothies para aprovechar todos sus beneficios y evitar estreñirte tan seguido.Nuestras mejores recetas con linaza:Licuado de mamey y linazaDeditos de pescado empanizado en avena y linazaLicuado de papaya y linazaCrema de cacahuate con chía y linaza
El don de mi abuela era cocinar. Cada domingo religiosamente, casi un centenar de comensales se formaba alrededor de su restaurante en Tlalnepantla para probar la barbacoa. No sé si es cosa del amor, pero no he probado una de mejor sabor que la que preparaba apenas amanecía el sábado y cobijaba entre pencas en el hoyo de piedra hasta el día siguiente. Pero hoy no toca hablar de los secretos de su barbacoa sino de su plato más célebre: el mole verde. Mi abuelo subió a mi abuela a un caballo flaco cuando ella no pasaba de los catorce años. A Celia no le quedó de otra que dejar las muñecas y tomar, en cambio, los sartenes y las ollas. De la bisabuela María heredó talentos como los de percibir el sabor de los guisos usando la nariz y el de usar las cocciones como sazonador. El mole verde vino años después, en su época de oro. Doña Celia, mujer empoderada de seis hijos, hizo prolíficos negocios alrededor de la cocina. Cuando llegaba el día de su cumpleaños, el patio de su rancho se convertía en el lugar más festivo de San Andrés Timilpan. Aún recuerdo la tambora, las mesas con manteles que ella había bordado en punto de cruz, las salsas al centro y las señoras palmeando tortillas ante el inmenso comal. En medio del jolgorio y de nietos jugando a las “traís” salía la gran olla de mole verde. Como en una suerte de milagro, de esa vasija de barro, Doña Celia saciaba a sus seis hijos y a sus familias, a todos sus amigos, a todos sus compadres, a todo el pueblo. El desfile de platos cubiertos por su guiso color verde aceituna comenzaba desde un rincón del patio y corría, a veces, más allá del portón. El mole verde de ella era especial. Nadie lo dudaba. No le ponía pepitas como generalmente se usa en el Estado de México o Hidalgo. El de ella llevaba almendras. Ya saben: moles hay tantos como sazones y a mi abuelita no le gustaban las reglas; su receta es tan única como ella. Eso sí, advierto que le hace falta algo que no se contabiliza en un ingrediente o en un paso del procedimiento. Yo misma la he preparado al pie de la letra junto con mi mamá y mis tías y aunque el resultado es muy bueno, no sabe al “Mole verde de Doña Celia”. Quizá deba esperar otro rato y otra dimensión para probarlo junto a ella como me sabe en el recuerdo.Hoy que escribo esto se me antoja poner una canción de José Alfredo y hacer mis propias combinaciones frente a la olla de barro. Que desde lo lejos mi abuela sepa que la recuerdo y que por el olfato cuántico detecte si mi mole quedó rico. Lo de ella era agasajar a otros aunque no pertenecieran a su familia. Estoy segura de que la pondría feliz que ustedes prepararan su receta o cualquier otra para festejar a sus abuelos. Brindar juntos por el regalo que es su presencia. Poner la tambora, aunque sea en la grabadora, o los boleros o las de Luismi para celebrarles que, sea cual sea su don, el de los abuelos es amar incondicionalmente a sus nietos. Sí, así como Doña Celia.Mole verde estilo fiesta de Doña Celia250 g de ajonjolí100 g de almendras6 pimientas gordas +-10 clavos de olor2 pizcas de comino1 bolillo frito en aceite1 tortilla frita en aceite2 kg de tomate verde manzano, peladoChile verde jalapeño (al gusto, depende del picor que se aguante)1 pollo entero, verduras, hierbas de olor y aguaSalaceiteDesde muy temprano se pone a cocer el pollo junto con unas hojitas aromáticas, un trozo de cebolla y algunas verduras. Una vez listo, se reserva lejos de la ventana. En una olla con poca agua y algo de sal se agregan los tomates. Basta que se pongan ligeramente suaves para sacarlos de la lumbre. En otra olla, hay que poner a calentar bastante aceite y dorar el ajonjolí con las almendras peladas. Una vez listos se retiran y se ponen a freír los chiles. Hay que poner todos los ingredientes a moler junto con las especias y con un poco del caldo de pollo. Los tomates, no. Esos se dejan reservar pacientemente. En seguida, se pone a calentar una gran olla de barro, que de preferencia tenga varios años de uso. Hay que vaciar el mole y no dejar de moverlo ni un segundo para que no se pegue o se queme –de preferencia que sea la misma persona la que lo mueve y que los movimientos vayan en dirección a las manecillas del reloj para que “no se corte”–. Ahora sí se le agrega el tomate ya molido y al final, un poco de caldo, dependiendo de la consistencia que le guste a la familia. Lo último, y haciendo uso de la nariz y del buen gusto, hay que ajustar lo más importante de la receta: la sazón.
NEWSLETTER

Suscríbete al news de kiwi y recibe recetas originales de temporada, menús y mucho más cada semana en tu inbox.

Enviar
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD