¡7 sorprendentes trucos con toallas de cocina que alegrarán tu día!
Tips de Cocina

¡7 sorprendentes trucos con toallas de cocina que alegrarán tu día!

Por Kiwilimón - Junio 2017
Cuando te pones a pensar en las cosas que nunca pueden faltar en tu cocina, seguramente vienen a tu mente sal, pimienta, harina, azúcar… Pero, ¿te has fijado que en todas las cocinas mexicanas siempre tiene que haber toallas desechables? Aparte de que son mucho más higiénicas y saludables, las toallas de cocina tienen cientos de aplicaciones. No solo te ayudan a mantener limpia tu cocina, sino que también pueden hacer tus platillos más saludables y atractivos. Diviértete probando nuevas recetas en tu cocina usando estos trucos con toallas desechables. En Kiwilimón hicimos una selección de los mejores tips que te permitirán lucirte en la cocina con solo toallas de cocina. ¿Te animas a probarlos?

1. Retirar exceso de grasa en platillos

Coloca en un plato un par de toallas de cocina y sobre ellas los alimentos que hayas freído. En unos minutos tendrás una versión mucho más saludable de tu platillo. Recuerda usar toallas de cocina Bounty, ya que gracias a su gran capacidad para retener líquidos, absorben más grasa que ningún otro producto. Y, lo mejor, es que son tan rendidoras que incluso usando menos toallas de cocina lograrás excelentes resultados.

2. Colar alimentos para secarlos por completo

En la mayoría de las recetas que deben filtrarse o colarse los ingredientes, se sugiere usar manta de cielo, pero ¿sabías que es mucho más higiénico colar los alimentos con una toalla de cocina? Cuando usas trapos usados, corres el riesgo de contaminar tus alimentos con polvo y otros agentes patógenos. Para colar tu comida y mantenerla libre de residuos, es muy importante que las servilletas desechables sean resistentes, como las toallas de cocina Bounty.

3. Conservar las hierbas frescas por más tiempo

Para tener un pesto recién hecho no necesitas tener tu casa llena de plantas de albahaca. Cuando vayas a guardar el manojo de basílico en el refrigerador, moja una toalla de cocina y envuelve las hierbas con esta. Con este truco conservarás las hierbas frescas por más tiempo.

4. Hacer un rollo de pastel perfecto

Si alguna vez has intentado preparar un rollo, sabrás que al doblar el pan muchas veces este se parte o quedan secciones más angostas que otras. Para lograr un rollo compacto y uniforme solo necesitas poner tu pastel sobre varias toallas de cocina y enrollar. Usa toallas de cocina Bounty para que rindan más y no se rompan cuando estés enrollando el pastel.

5. Suavizar azúcar morena

Cuando el contenido del tarro de azúcar morena se ha convertido en grumos enormes, humedece una toalla de cocina y métela en el contenedor. Coloca el frasco en el microondas por 20 segundos y tendrás nuevamente azúcar morena suave. Si guardas tu toalla de cocina Bounty en un lugar fresco y seco, podrás reutilizarla, gracias a su gran resistencia y reusabilidad.

6. Alisar betún a la perfección con una toalla de cocina

El acabado final de un pastel es casi tan importante como su sabor. Cuando no logras que el betún de un postre quede liso por más pasadas que le des con la espátula, déjalo enfriar un poco. Coloca sobre el betún una toalla de cocina y alisa con la espátula. Tu pastel quedará uniforme y sin marcas usando toalla de cocina Bounty, por la gran resistencia de sus hojas.

7. Refrigerar verduras para mayor duración

Para que las verduras se conserven en buen estado por más tiempo, guárdalas en bolsas resellables con una toalla de cocina dentro. Asegúrate de que tus verduras duren más usando toallas de cocina muy absorbentes para que estas puedan quitar el exceso de humedad. Disfruta tu experiencia en la cocina utilizando materiales fáciles de usar y de gran calidad. Las toallas de cocina Bounty son tan absorbentes que una hoja puede ser suficiente. Además, la tecnología y el diseño de sus canales retienen mejor los líquidos y las hacen más resistentes. Usa toallas de cocina Bounty y descubre los beneficios de la toalla de cocina más absorbente de P&G. Con Bounty, hecha a volar tu imaginación y descubre todo tu potencial en la cocina usando toallas desechables que resisten más. [video width="1920" height="1080" mp4="http://blog.kiwilimon.com/wp-content/uploads/2017/06/Bounty-vs-Competitors.mp4"][/video]  
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Con una cajita de bicarbonato de sodio prácticamente podrías limpiar toda tu casa. Este ingrediente básico de repostería es una joya para cuando estás intentando usar remedios caseros y naturales en tu rutina de limpieza y nosotras te contaremos cómo utilizar bicarbonato para limpiar.Cuando de limpieza se trata, el bicarbonato es muy versátil, pues se puede usar como un abrasivo suave, un agente desengrasante y un desodorante para disolver la suciedad, eliminar los olores y cortar el cochambre.El bicarbonato de sodio es un agente leudante (es decir, ayuda a que los platillos tengan volumen) que normalmente se usa para ayudar a que los productos horneados se eleven. Por lo general, el mismo bicarbonato que sirve para hacer cupcakes también puede ser utilizado como producto de limpieza natural.Limpieza en la cocina con bicarbonato de sodio Evitar el uso de limpiadores a base de productos químicos en un lugar donde preparas la comida podría ser lo ideal, pues estos pueden ser muy tóxicos y los limpiadores naturales también funcionan bien. Estas son algunas opciones sencillas que puedes tener para limpiar con bicarbonato de sodio.Para desengrasar el horno por fuera, mezcla 3 partes de bicarbonato con 1 parte de agua tibia para formar una pasta. Luego calienta ligeramente el horno durante unos minutos y apágalo. Limpia el cristal de la puerta con un paño húmedo, extiende la pasta en ambos lados de la puerta del horno y deja actuar de 2 a 3 horas hasta que la pasta cambie a un color marrón.Finalmente, limpia ambos lados de la puerta con una esponja húmeda y listo. Puedes usar un raspador de plástico para eliminar cualquier exceso.Para quitarle el mal olor a las esponjas para lavar platos, sumérgelas en un recipiente lleno de agua tibia con 4 cucharadas de bicarbonato de sodio disuelto. Luego déjalas secar al aire y el bicarbonato de sodio habrá hecho maravillas al absorber los olores.Para mantener el refrigerador fresco, el bicarbonato también es un gran aliado. Coloca un tazón pequeño con bicarbonato dentro del refri para ayudar a neutralizar los olores, este funcionará como una esponja para absorber los malos olores y sólo tienes que cambiarlo aproximadamente cada mes.Para quitar las manchas de tópers, déjalos remojando en un recipiente con agua caliente con una pizca de bicarbonato de sodio durante toda la noche y quedarán impecables.El bicarbonato de sodio tiene muchos usos, pero definitivamente, los que te ayudan a limpiar la cocina de manera natural se convertirán en tus favoritos. 
Cómo bajar la panza rápido es uno de los consejos más buscados por las personas, especialmente cuando se acerca el verano y todos quieren lucir un espectacular cuerpo de playa. Antes que nada, queremos recordarte que cualquier tipo de cuerpo es un cuerpo apto para presumirse en traje de baño, pero si aún así te sientes un poco inseguro, sin duda te serán de ayuda estos 5 trucos infalibles para bajar la pancita. 1. Reduce el consumo de azúcares añadidas Quizás este sea uno de los trucos más difíciles para bajar la panza, pero de acuerdo a Harvard Health Publications, explican que el exceso de azúcar puede provocar acumulación de grasa en el abdomen y por ello es mejor alimentos que contengan azúcar añadido, también conocido como fructuosa. Recuerda que la fructuosa se encuentra principalmente en refrescos, jugos envasados y aunque nos duela admitirlo, pan. 2. Aumenta el consumo de proteínas Las proteínas son un alimento clave tanto en la pérdida de peso como en el proceso de conseguir un abdomen plano, ya que ayudan a controlar el apetito y la saciedad, evitando que caigas en antojitos poco saludables. De igual forma te ayudan a acelerar el metabolismo, así que no dudes en aumentar tu ingesta de pollo, pescado, leguminosas y semillas. 3. Haz ejercicio Lamentamos informarte que no hay fórmula mágica para bajar la pancita sin involucrar un poco de ejercicio en la rutina diaria. El cardio de intensidad moderada es una gran forma de empezar a moverte, ya que favorece la pérdida de grasa visceral y conforme te vayas sintiendo listo, puedes agregar ejercicios de fuerza como funcional, cargar peso o lo que más te motive a seguir trabajando por esa pancita plana. 4. Toma agua Un consejo común de los nutriólogos a sus pacientes es que tomen al menos 2 litros de agua el día, esto ayuda a reducir la retención de líquidos que muchas veces inflaman el abdomen y nos hacen lucir más rellenitos de esa parte del cuerpo. También es importante que reduzcas tu consumo de sal, tanto el que le añades a tu comida como el que ingieres de algunos alimentos procesados que ya lo incluyen. 5. Aumenta el consumo de fibra La fibra es un poderoso aliado para quienes buscan bajar la panza porque como explica un estudio de la Universidad de Medicina de Wake Forest, comer 10 gramos de fibra al día reduce en 3.7% la posibilidad de ganar grasa visceral. ¡Con 10 gramos de manzana, frijoles, avena, chía o nueces podrás hacer una gran diferencia en tu cintura! ¿Conoces algunos otros consejos efectivos para bajar la panza?
El precio del gas va cada día en aumento y si eres de los que se preocupan por su economía, entonces esto te interesa. Aprende cómo puedes aligerar tus gastos mensuales con estos consejos sencillos consejos sobre cómo ahorrar gas en la cocina. 1. Limpia tu estufa correctamente Además de ser imprescindible para la higiene y tu salud, limpiar correctamente la estufa te ayudará a asegurarte de que los quemadores estén libres de obstrucciones, especialmente de grasa acumulada y hollín. Cuando estos se tapan, se produce una mala combustión y esto ocasiona un mayor gasto energético de gas, así que asegúrate de limpiar bien los quemadores de tu estufa. 2. Utiliza ollas y sartenes de acero Procura utilizar ollas y sartenes que estén hechos de acero inoxidable, ya que este material es un excelente conductor de calor y te ayudará a usar menos gas al cocinar, a diferencia del barro y el hierro. Recuerda limpiar bien estos utensilios, ya que además de alargar su tiempo de vida, ayudarán a calentar más rápido tu comida. 3. Tapa las ollas No olvides tapar las ollas cuando estés cocinando tus alimentos, pues te ayudará a tener una cocción más rápida, concentrar mejor los sabores y aromas de la preparación, y por supuesto, ahorrarás mayor cantidad de gas. 4. Mantén un buen nivel de temperatura Puedes iniciar la cocción de tus alimentos con fuego alto e irlo bajando conforme avance tu proceso de cocina. De hecho, es recomendable apagar la lumbre cuando tus alimentos estén casi cocinados y así dejar que se terminen de preparar con el calor restante. 5. Prepara los ingredientes antes de cocinar Muchas veces desperdiciamos gas al dejar la estufa prendida mientras esperamos que los alimentos se terminen de descongelar o mientras los lavamos, picamos y pelamos. Olvídate de esa vieja costumbre y mejor haz todos esos pasos primero para que cuando calientes tus ollas y sartenes, sólo sea cosa de cocer, mezclar y sazonar sin perder más tiempo y energías. 6. Cocina en grandes cantidades Otro consejo infalible para ahorrar gas es cocinar en tandas grandes, ya que si preparas los guisados de toda la semana o toda tu comida del día, puedes recalentarla rápidamente sin tener que volver a utilizar tanto gas. 7. Utiliza ollas a presión Piérdele el miedo a la olla de presión y aprovecha todos sus beneficios para cocinar tus alimentos, pues ésta cocina los alimentos mucho más rápido y ahorra hasta un 50% de gas. 8. Regula el uso del horno Cuando utilices el horno de tu estufa, procura abrirlo lo menos posible. Cada vez que se abre el horno aunque sea por unos segundos, se pierde un 20% de calor y esto genera un mayor gasto de gas. ¿Ya aprendiste cómo ahorrar gas en la cocina?
La gastronomía española es famosa por su tradición, sus ingredientes y su gran variedad, por lo que muchos conocemos algunos de sus platillos más emblemáticos, desde la paella, hasta su botana característica: las croquetas de jamón.La historia de la cocina española tiene mucho que ver con la ubicación geográfica del país, el cual se encuentra en la Península Ibérica, rodeada de aguas casi en su totalidad, así que naturalmente, esto hace del marisco uno de los pilares de la gastronomía española y es la causa de la dieta generalmente mediterránea del país. El resto del terreno diverso de España incluye cadenas montañosas, exuberantes pastos, extensas costas y fértiles tierras de cultivo, y proporciona una variedad de productos frescos. Pero también su cercanía con otros países, como Francia, le ha heredado platillos como las croquettes o croquetas, una botana ya típica que se sirve como tapas en bares y restaurantes, rellenas de diversos ingredientes, como bacalao, jamón, espinacas o pollo, por ejemplo.Estos pequeños y deliciosos bocados nacen de las sobras, pues con ellos se aprovecha lo que quedó de cocidos y estofados anteriores. Ahora las croquetas son tan famosas y tan españolas, que incluso tienen una fecha en el calendario destinada a ellas.De acuerdo con el sitio de cocina español Cocinatis, el secreto para las croquetas está en la bechamel, pero también en 6 puntos claves de la preparación:La masa no debe tener grumos: el tip para conseguir esto es templar la leche antes de añadirla al sartén.Cuela la harina: el nombre para esto es tamizar, pero se trata de colar la harina para que queda más fina y se eviten los grumos.Usa una batidora de globo: no hay mejor forma de asegurarte de que la bechamel quedará perfecta que usando una batidora de globo para mezclarla.Fríe el jamón: este paso dará más sabor si lo haces antes de añadir la harina y la leche.Elige bien tu empanizador: para que queden muy crujientes, como debe ser, reboza tus croquetas dos veces, o prueba hacerlas con panko.Hornea en lugar de freír: si quieres una versión un poco más ligera, prueba meter las croquetas al horno, rociarlas con aceite en aerosol y cocinarlas a 200 °C por alrededor de 15 minutos.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD