Cómo hacer azúcar de colores
Tips de Cocina

Cómo hacer azúcar de colores

Por Kiwilimón - Agosto 2011
  Es muy importante que en el mundo de la cocina seamos muy creativas. Usualmente esto aporta un elemento más a las recetas que preparamos y ofrece una vista diferente y deliciosa. Aportar color a algunas cosas es muy sencillo y divertido. En esta ocasión les diremos cómo hacer azúcar de colores para decorar galletas, tartas, magdalenas y muchas otras cosas. Para hacer el azúcar de colores sólo necesitarás azúcar y colorante vegetal, puedes utilizar el azúcar blanca u otro tipo que tenga el grano más grueso, según lo que desees hacer, aunque para hacer tu primera prueba, lo mejor es utilizar el normal y después ir avanzando. Hay distintos tipos de colorantes vegetales para su uso en la cocina, los más fáciles de encontrar en cualquier supermercado son los colorantes líquidos. Comprar tres pequeños botecitos que funcionan como goteros pueden ser pefectos, sólo hay que comprar de diferentes colores. Teñir el azúcar de color es muy fácil; pon azúcar en un pequeño tarro de cristal, no lo llenes, tampoco conviene hacer demasiada cantidad que después se quede almacenada en la despensa. Puesto el azúcar en un tarro de cristal, vierte una gota de colorante vegetal, cierra el tarro y agítalo enérgicamente. Según la cantidad de azúcar que prepares y la intensidad de color que desees, puedes ir añadiendo colorante gota a gota, es importante saber que no conviene humedecerlo en exceso. Una vez hayas obtenido el color deseado para tu azúcar, extiéndelo sobre un plato o bandeja y deja que se seque bien, puedes dejarlo sobre una superficie cálida y seca, una vez que el azúcar esté bien seco, puedes volver a introducirlo en el recipiente y reservar hasta el momento de uso. Recetas de cocina recomedadas:Galletas de Azucar GlaseadasGalletas de CalaveritasMerengues de ColoresGalletas de Azucar y Canela
Califica este Artículo.
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En la cocina existen muchas técnicas que pueden elevar el nivel de un platillo en solo unos pasos, y el empanizado es definitivamente una de las más importantes. Empanizar unos filetes, unas tortitas o unas piezas de verdura hace que hasta la receta más sencilla se transforme en un platillo con una variedad de sabores y texturas mucho más interesante. Dale un toque especial a tus recetas con estas formas para empanizar.HarinaEsta es la versión más conocida (y fácil) para empanizar. Básicamente lo que debes hacer es colocar la carne (o lo que sea que vayas a empanizar) dentro de un plato con harina y cubrirla bien para que se forme una capa ligera. Inmediatamente después hay que pasarla por huevo y otra vez por harina.Pan molidoAunque es una técnica muy similar a la anterior, con esta versión se obtiene una textura más crocante. Lo primero que hay que hacer es moler un poco de pan y colocarlo dentro de un plan extendido. Después, los pasos son los mismos: harina, huevo y al final el pan molido. Para que quede bien el empanizado el pan debe estar bien adherido a la superficie con el huevo.CerealesUna forma muy original y por supuesto muy saludable de empanizar es sustituir la harina o el pan con cereales. Pon dentro del procesador una taza de avena y tritúrala sin que quede completamente pulverizada. Para esta versión de empanizado solo necesitarás el huevo y el cereal que vayas a utilizar.Frutos secosOtraopción para un empanizado gourmet es usar frutos secos, como nueces, cacahuates o almendras. En este caso puedes usar una licuadora, mortero, procesador o simplemente un cuchillo para picar los frutos. A diferencia de los otros tipos de empanizado, en esta versión no se busca conseguir una capa uniforme, sino una textura más crocante, así que no debes preocuparte por moler perfectamente los frutos.  SemillasFinalmente, una opción diferente para empanizar son las semillas. Mientras que en las otras ersiones se necesita huevo para fijar el empanizado, en el caso de las semillas puedes usar algún líquido o salsa (miel, mostaza, salsa de soya) para adherirlas a la superficie del alimento.Recomendaciones generalesSin importar qué método elijas para empanizar, te sugerimos considerar estas recomendaciones para obtener un mejor resultado:Usa aceite bien caliente para que los alimentos no absorban demasiada grasa.Siempre deja que los alimentos empanizados escurran sobre una servilleta de papel para retirar el exceso de aceite.Bate las claras primero y después agrega las yemas para que el empanizado quede un poco más esponjoso.Prueba tu nueva técnica, con estas recetas fáciles: Croquetas de Papa Rellenas de Queso con TocinoAlitas Crujientes PicositasCroquetas de Camarón con Salsa de Habanero
Aprovecha las bondades de la naturaleza y consume frutas de temporada. Descubre cuáles son las frutas que debes comer en primavera:Piña: esta delicia aromática suele crecer naturalmente en climas cálidos húmedos, sin embargo, también puede sembrarse todo el año si se usan sistemas de riego. Además de tener muchos nutrientes, las piñas ayudan a mejorar la digestión y pueden reducir el riesgo de cáncer.Cheesecake sin horno de piña coladaKiwi: el kiwi debe ser plantado en regiones con climas templados y subtropicales. La temperatura óptima para este cultivo es entre 25 y 30° C. Las maravillas del kiwi no se limitan a su alto contenido de vitamina C, sino que además es un aliado natural en el tratamiento de la presión sanguínea y ciertos tipos de enfermedades del corazón.Mango: este fruto dulce requiere clima cálidos y secos para crecer. Los lugares en los que se cultiva naturalmente el mango se registra una precipitación promedio de 1000 a 1500 mm. Esta fruta se caracteriza por tener altos niveles de vitamina A y C, las cuales ayudan a mantener en buen estado la piel y el cabello.Camarones en salsa de mango y chipotleMelón: aunque el melón es en realidad una hortaliza, se le considera como fruta por su consumo. El cultivo de melón se desarrolla mejor en climas cálidos y no muy húmedos. Uno de los grandes beneficios de comer melón es la conservación de la salud de los huesos, gracias a sus aportes de vitamina K y magnesio.Papaya: la papaya tiene que sembrarse en lugares húmedos y cálidos. No se aconseja plantar el árbol del papayo en zonas propensas a las heladas porque se puede morir la planta. El consumo frecuente de betacaroteno (nutriente presente en la papaya) está relacionado con un menor riesgo de desarrollar asma, así como ciertos tipos de cáncer.Sandía: la sandía, al igual que el melón, es una hortaliza, pero es considerada como fruta. Al ser una fruta tropical crece mejor en zonas con temperaturas que oscilan entre los 23 y los 28° C. Los electrolitos y la gran cantidad de agua que contiene la sandía ayudan a mantener la hidratación y prevenir golpes de calor.Sandía locaFresa: el desarrollo de la planta de la fresa requiere un equilibrio entre altas y bajas temperaturas, así como entre días largos y cortos. Las fresas son una fuente natural rica en ácido fólico, por lo que su consumo es muy recomendable durante el embarazo.Mojito de fresa bajo en caloríasTamarindo: si bien se conoce comúnmente como una fruta, el tamarindo es una leguminosa carnosa con un sabor agridulce. Se produce generalmente en climas cálidos semisecos. El tamarindo tiene propiedades laxantes y ayuda a acelerar la digestión. De igual manera, al contener altos niveles de hierro combate la anemia.¿Qué fruta usarás hoy en la cocina?
¿Te ha pasado que pruebas una receta súper común y te sabe a gloria? El secreto detrás de estos fabulosos platillos está en la mezcla ideal de especias. Porque, aunque no lo creas, hay vida más allá de la sal y la pimienta. Descubre el maravilloso mundo de aromas y sabores con estas 10 especias.Nuez moscada: sí, la nuez moscada sabe genial en el vino caliente o en el pastel de zanahoria, pero también hace maravillas en los platillos salados que llevan carne de res, papas o coliflor.Chile quebrado: aunque su uso es muy común, sobre todo en la cocina mexicana, el chile quebrado puede hacer algo más que enchilarte. Unas cuantas hojuelas pueden darle nueva vida a una aburrida salsa de tomate o intensificar el sabor de una pasta sencilla.Canela: es casi imposible pensar en hornear un pastel sin agregar una pizca de canela o tomar un rico café de olla sin esta aromática especia, pero ¿qué crees? La canela es un ingrediente ideal para las recetas saladas que llevan pollo, res o cerdo. Romero: el olor inconfundible de esta hierba acompaña muy bien los platillos hechos con carne, aceite de oliva y ajo. Pero no solo eso. El romero también puede servir para preparar panes (dulces y salados), así como salsas y marinados. Jengibre: el sabor de esta famosa raíz es muy conocido entre la gastronomía oriental, sin embargo, su uso no se limita a estas recetas. El jengibre está presente en preparaciones dulces tan conocidas como las galletas de jengibre y el vino caliente. Clavo: si hablamos de especias imprescindibles por supuesto que no podemos dejar de mencionar el clavo. El sabor del clavo es tan versátil que puedes usarlo tanto para hornear como para recetas con cerdo o res. Cúrcuma: esta especia se ha puesto de moda últimamente gracias a sus múltiples propiedades para la salud, pero en realidad su uso va más allá de sus beneficios. Además de dar un hermoso color amarillo a los platillos, la cúrcuma les da un toque especial. Comino: a diferencia de lo que muchas personas creen, la cocina mexicana no incluye comino en todas sus recetas. No obstante, su uso puede transformar por completo el sabor de un platillo muy sencillo. Albahaca: aunque no es propiamente una especia, la albahaca es un ingrediente esencial en la cocina. Con solo agregar una pizca las salsas de tomate y los platillos con pollo adquieren un aroma increíble y un sabor espectacular.Orégano: a diferencia de otras hierbas, el orégano tiene un sabor más intenso cuando está seco, así que siempre ten a la mano un bote de orégano en tu alacena. Úsalo en recetas italianas, mediterráneas o con ensaladas, carne y pescados. ¿Qué especia nos falta mencionar? Cuéntanos cuáles son las especias que no pueden faltar en tu cocina. Si te gusta usar especias, estas recetas te encantarán:Albondiguitas de pollo rellenas de jamón y quesoCerdo en pipián verdeEncacahuatado de costillas de cerdoChiles güeros rellenos de camarón en salsa de frijol
Seamos honestos: muchas veces usamos palabras sin saber exactamente qué significan. Por ejemplo, hablamos de setas y hongos por igual, sin tener la certeza exacta de qué estamos diciendo. Aunque los usemos como sinónimos, estos términos se refieren a cosas diferentes. En esta entrada te explicamos las principales diferencias entre una seta y un hongo. ¿Hongo o seta?Aunque podríamos estudiar más a fondo el reino fungi para entender las diferencias entre hongo y seta, no queremos meternos en camisa de once varas. Así que lo pondremos de la manera más sencilla posible: un hongo sería el equivalente a un árbol, mientras que una seta sería el fruto de dicho árbol. Así de fácil. Los hongos crecen debajo de la tierra y solamente salen a la superficie, en forma de seta, cuando se presenta una disminución en la temperatura ambiental. Digamos, entonces, que las setas son una respuesta natural del hongo a los estímulos del ambiente. La confusión entre estos dos términos surge precisamente aquí: cuando decimos que estamos comiendo hongos, en realidad lo que estamos consumiendo es una parte del hongo que se llama seta. Eso que conocemos comúnmente como champiñón (sombrero y tallo) es el fruto del hongo que se encuentra debajo de la superficie. ¿Es bueno comer setas?Una vez habiendo aclarado la confusión entre ambos términos, podemos entrar más a detalle en las características y propiedades benéficas de estos alimentos. Las setas son un tipo de alimento muy nutritivo, ya que aportan minerales, como calcio, potasio, zinc, hierro, además de algunas vitaminas, tales como A, C, D y algunas otras del complejo B. Otra característica importante es que las setas no contienen grasas, pero sí muchas proteínas y fibra. De acuerdo con la Fundación Española de Nutrición, en 100 gramos de setas hay tan solo 25 kilocalorías, 1.8 g de proteínas, 4 g de carbohidratos, 2.5 g de fibra y nada de colesterol. ¿Cómo es mejor preparar las setas?Se ha comprobado que, al freír o cocer diferentes tipos de setas, estas pierden proteínas y algunos antioxidantes. Para conservar la mayor parte de los nutrientes presentes en las setas lo mejor es prepararlas a la plancha con un poco de aceite. Otra opción saludable para cocinar setas es hacerlo en el microondas. Este método te permite reducir el tiempo de cocción y usar la menor cantidad posible de agua. De esta manera, conservas buena parte de los antioxidantes, ya que no se diluyen en el agua (o aceite) ni se pierden durante un largo proceso de cocción.¿Qué platillos puedo cocinar con setas?Setas al PibilDeliciosos tacos de setasPasta en Salsa Cremosa con SetasCrema de Setas con Alemdras
PUBLICIDAD
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD