Cómo hacer mayonesa

Por Kiwilimón - August 2011
  Para hacer mayonesa sin huevo, deberás tener:
  • - 2 medidas de aceite de oliva 0.4º
  • - 1 medida de leche (las medidas iguales)
  • - Una pizca de sal
  • - 1 diente de ajo
Todo lo debes colocar en la batidora hasta que espese. Se puede mantener bastante tiempo en la nevera. Si la haces con huevo, usa siempre utensilios bien limpios, los huevos frescos y que esten exteriormente muy limpios ya que la cáscara es un elemento portador de gérmenes. Recetas de cocina recomendadas:Mayonesa al CilantroMayonesa de ChipotleSalmon con Mayonesa de Mostaza y MielMayonesa tradicional

 

 

 
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Las cifras no dejan lugar a dudas. La Organización Mundial de la Salud reporta que las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muertes en el mundo y, según sus estimaciones, se cobran alrededor de 17,9 millones de vidas cada año. Quedarnos cruzados de brazos es imperdonable si consideramos que un gran porcentaje de las enfermedades cardiovasculares se pueden prevenir. Basta con que pongamos en práctica una serie de hábitos saludables—hacer ejercicio, bajar de peso y llevar una alimentación sana—para cuidar nuestro corazón.      Al consumir sal, azucares y grasas en exceso, los niveles de colesterol aumentan, las arterias se estrechan por el exceso de placa y la probabilidad de sufrir un ataque cardíaco o una enfermedad cerebrovascular incrementa, es por eso que mantener niveles bajos de colesterol malo (LDL o lipoproteínas de baja densidad) es muy importante y debe ser una prioridad al comenzar a cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable. Cinco tipos de alimentos que debes evitar si tienes el colesterol altoDe acuerdo con las especialistas de la sección Te Cuida de kiwilimón, podemos cuidar nuestro corazón por medio de una alimentación saludable, pues la base de nuestra salud está en cómo nos alimentamos. Las especialistas nos compartieron algunas recomendaciones generales para que comiences a cuidar de tu corazón desde la alimentación: 1. Reducir el consumo de grasas en la alimentación, especialmente las grasas saturadas El consumo excesivo de grasas saturadas puede resultar en el aumento en los niveles de colesterol por lo que se recomienda evitar los aceites de coco, los aceites de palma, y los parcialmente hidrogenados. 2. Remover la piel de las aves y evitar vísceras El colesterol se encuentra en los productos de origen animal, por tanto, se recomienda remover la piel de las aves y evitar vísceras como menudo, hígado, riñones, etc. Aprende más sobre dieta y tratamiento para el colesterol alto (LDL) aquí. 3. Consumir grasas saludables altas en omega 3 Este tipo de grasas contribuyen al balance de los niveles de colesterol, triglicéridos y la presión arterial. Sin embargo, este tipo de ácidos grasos no son producidos de manera natural por nuestro cuerpo, por lo que se recomienda la ingesta de alimentos ricos en omega 3 tales como granos integrales, frutos del bosque, aguacate, pescados de aguas heladas (salmón, atún, pollo, arenque, trucha) o en su caso, a través de suplementos. 4. Limitar el consumo de sal El consumo excesivo de sodio causa retención de líquidos y aumento en la presión arterial, por lo que se recomienda evitar aquellos alimentos con un alto contenido de sodio (alimentos instantáneos, enlatados, ahumados, curados y embutidos). Por otro lado, se recomienda sustituir la sal por diferentes especias al cocinar. 5. Una buena hidratación El agua supone entre 50% y 70% de nuestra masa corporal, por lo que el buen funcionamiento de nuestros órganos depende de una buena hidratación. La clave está en beber un mínimo de agua al día, incluso aunque no tengamos sed, para asegurarnos de que nuestro organismo funcione correctamente.¿Es una dieta suficiente para tratar el colesterol alto? Aprende más aquí.Cuidar tu corazón a través de una alimentación saludable es mucho más fácil de lo que te imaginas, sólo es una cuestión de hábito. Las especialistas de Kiwi Te Cuida reunieron cuatro recetas bajas en grasas que son prácticas, económicas y muy sencillas para que comiences a alimentarte sanamente. Elige entre un rico arroz poblano de brócoli, unos deliciosos sopes de vegetales parrillados, un suculento salmón en salsa de jamaica y chile serrano o una fresca ensalada de melón con zanahoria. ¿Qué esperas para empezar a comer sano?
¿Tienes hambre? En Londres 207 te la curas. ¿Tienes sed? En Londres 207 te la curas. El chef Pablo Carrera y Patricia Kuri no dejan insatisfecho a nadie. Su nuevo local con terraza y dos pisos en la Juárez –sí, hay un escenario para cada tipo de comensal– es el gastropub que nos hacía falta en la ciudad. El menú es corto, pero súper contundente e inspirado en la capital inglesa. Como buen pub, hay de todo lo que uno podría ansiar cuando se va de tragos. Pero lo mismo, existen unos cuantos platos fuertes, ricos y contundentes. Si se empieza por los tragos, hay de dos: o cocteles de inspiración inglesa o una gran selección de vinos y cervezas. El sommelier Wilton Nava es quien ha curado la carta. El ex sommelier de Quintonil propone varias joyas provenientes de su increíble acervo gustativo y olfativo.  Que si llegaste temprano y quieres un vinito blanco de una denominación de origen remota, el chef Pablo propone paradas de mar como el tiradito de hamachi o los ostiones tempura.   Que si vas en la tarde y quieres una cerveza, Londres tiene los acompañamientos de comida ideales. Las sliders, por ejemplo, son mis grandes favoritas. Son de carne wagyu, llevan queso Roquefort y están enmarcadas por un pan brioche esponjoso y perfecto, que sólo podría crear Pablo Carrera, quien también dirige Catamundi. Para los que no perdonan los tradicionales de taberna inglesa, están las fish and chips, el meat pie o el hot dog con salchicha elaborada en casa. Para la noche hay que repasar su carta de cocteles con acento especial en las ginebras y pedir al centro unos shishito peppers con hongos de temporada o unas aceitunas botaneras.Londres 207 además siempre está en primera fila de los eventos gastronómicos de la ciudad. Hace una semana participaron en A qué Me Sabes, el festival que celebra la vibrante gastronomía chilanga a través de sus mejores restaurantes. Para la ocasión, Israel Montero y Andrea Sayeg se unieron a Pablo Carrera para crear un menú maridado por cocteles con elaborados con Appleton. ¡Más festivales y restaurantes como estos, por favor chilangolandia!
Uno de los regímenes alimenticios que ha cobrado relevancia en los últimos años por sus beneficios visibles en la reducción y mantenimiento del peso es la “Dieta Paleo”, que se refiere a un tipo de alimentación basado en lo que se consumía en la prehistoria –justamente en la era paleolítica, de ahí su nombre–, antes de que existiera la agricultura, es decir, en lo que se obtenía mediante la caza y la recolección, como carnes, pescado, frutas, verduras, semillas y frutos secos. Su fundador, el Dr. Loren Cordain, profesor en la Universidad Estatal de Colorado, señala que su concepto es extremadamente simple y lo resume así: “debemos comer alimentos similares a aquellos en los que evolucionamos y debemos evitar los alimentos que no fueron parte de nuestra evolución”. Aunque muchos de los alimentos que consumía el hombre ancestral ya no existen, este movimiento explica que “la Dieta Paleo moderna imita los alimentos que hubiéramos consumido en nuestro pasado histórico. Es lo más cercano que podemos llegar a una dieta no adulterada por métodos agrícolas modernos, cría de animales o alimentos procesados”. ¿Y por qué evitarlos? Este movimiento considera que gracias a la incorporación de los alimentos provenientes de la agricultura, como los lácteos, cereales y leguminosas, ahora tenemos enfermedades como obesidad, diabetes y padecimientos cardiacos, por eso convendría retomar esta dieta primaria. Voltear o no hacia un régimen “Paleo” Pero, ¿qué tan sencillo sería trasladar esta idea a nuestras condiciones actuales de vida? La nutrióloga del deporte Raquel Pérez de León García señala que el fundamento de esta dieta es que “el cuerpo está genéticamente preparado para una alimentación paleolítica”. Sin embargo, agrega la experta, aunque este régimen incluye alimentos base de un estilo de vida saludable, la ausencia de cereales integrales y leguminosas, que son buenas fuentes de fibra, vitaminas y otros nutrientes, podría generar deficiencias. En general, la Dieta Paleo es un régimen muy saludable, sin embargo no es para todos, aclara la especialista Pérez de León García: “una dieta correcta es la que incluye todos los grupos de alimentos y, por ejemplo, si eres una persona físicamente activa, puede ser que con el régimen Paleo no cubras tus requerimientos y que tu rendimiento baje al excluir muchos alimentos que son ricos en hidratos de carbono y fibra, como los cereales y las leguminosas”. De hecho, médicos, nutriólogos y diversas investigaciones sugieren que se pueden obtener los mismos beneficios de esta dieta si se come de todo pero de manera equilibrada y haciendo ejercicio. Si en tus planes está seguir la “Dieta Paleo”, ten en cuenta sus beneficios y posibles inconvenientes, aunque lo mejor que puedes hacer es acercarte con un nutriólogo para que pueda orientarte: Pros y contras de la Dieta Paleo Beneficios Se alcanza un peso saludable al evitarse casi todos los alimentos que son ricos en hidratos de carbono y que realmente son los que nos hacen subir de peso: harinas, azúcares, pastas y todos los alimentos procesados. Ayuda a controlar los niveles de glucosa y triglicéridos en sangre, así como la presión arterial, lo que contribuye a prevenir enfermedades cardiometabólicas como la diabetes tipo 2, sobrepeso, obesidad y padecimientos del del corazón, aunque en los estudios clínicos que se han realizado con ella, todavía no hay resultados a largo plazo de los posibles riesgos y beneficios de la dieta. Inconvenientes Seguir la Dieta Paleo no es algo muy práctico, ya que no se puede consumir ningún alimento procesado o empacado. Aunque implica comer más natural, lo cual es muy bueno, explica la nutrióloga Pérez de León García, necesitarás mayor tiempo para preparar tus alimentos, además de que deberás buscar formas para adaptarte en caso de que te inviten a comer o tengas alguna reunión social. Es mucho más caro comer así, por eso no está al alcance de todos. Si la dejas de hacer y empiezas a comer harinas, cereales y azúcares, puede venir el efecto rebote (si no lo haces correctamente).Lo que sí y lo que no en un régimen Paleo Alimentos permitidos Frutas Verduras Semillas Frutos secos Carnes bajas en grasa Pescado Aceites de oliva, aguacate, macadamia y coco Agua y tés herbales Raíces Alimentos prohibidos Cereales como el trigo, avena y cebada Leguminosas como las habas, lentejas, garbanzos y alubias Productos lácteos como leche y yogur Azúcar Comida procesada Sal Muy rara vez puedes comer o beber Café Vino y cerveza Azúcares naturales como la miel Harina de almendra o coco ¡Aliméntate en serio con Santander!
Oh, rompope—you righteous seasonal treat, you have an exceptionally long story. Rompope is a distant descendant of the medieval posset, an interesting concoction of wine or beer, cream, sugar, and egg thickened with bread, biscuits, oatmeal, or almond paste that was enjoyed by medieval monks in the 13th century.Over time, the eggnog-like beverage became very popular among the medieval aristocracy and feudal elites, since milk, eggs, sherry, and spices were foods of the wealthy, reserving the drink for the occasional toasts to prosperity and good health. By 1700, eggnog finally gained approachability when it made its way to the American colonies, where farms supplied milk and eggs and where Caribbean rum was plentiful. Eggnog has been around for centuries, but what about rompope? Well, rompope is a derivation of Spanish ponche de huevo and dates back to colonial times. Rompope was first concocted by seventeenth-century nuns in the Santa Clara convent in Puebla, Mexico. According to legend, Sister Eduviges was in charge of making rompope, a drink forbidden to nuns, but allowed to her exclusively during its cooking process. The rich and creamy drink was so delicious that Sister Eduviges requested that the nuns be allowed to drink the rompope they were only permitted to make assuring the archbishop that “a little glass a day doesn’t hurt anybody”. At last, the Poor Clares’ rompope became so popular that it became the order’s main source of income, taking over the profits obtained through the sale of mole, chocolate, and other popular sweets. Following its origin, rompope flourished throughout Latin America resulting in an array of regional variations such as Puerto Rican coquito, Chilean cola de mono, and Colombian sabajón, to name a few. What is the difference between eggnog and rompope?Rompope is a warming bright yellowish wintertime drink that combines milk, egg yolks, sugar, spices, and alcohol. Traditionally, a mixture of milk, sugar, cinnamon, clove, nutmeg, and baking soda is brought to a boil. Once cold, fluffy whisked egg yolks are added slowly until all ingredients are completely combined. The frothy mixture is brought to a boil once again and finally, a dash of rum or cane alcohol is stirred into the concoction. Even though ingredients and quantities vary significantly between recipes, the original recipe called for those five ingredients and followed that precise cooking process. Even though the kingship between rompope and eggnog is indisputable, there is a slight difference between these two hearty drinks: The traditional eggnog recipe called for whole eggs, whereas rompope just called for egg yolks—hence the very distinctive hues of each drink. Plus, rompope is not a divisive drink at all—unlike eggy eggnog! Rompope is a deliciously creamy, nutty, and sweet cozy drink. Whole eggs or plain egg yolks, both drinks are embedded in our holiday traditions. Try some rompope at home! It’s not hard to make and you could find an enticing alternative if you are not an eggnog fan. Here are three recipes to guide you to rompope bliss: Rompope AtoleRompope Hot ChocolateRompope Charlotte Royal
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD