Cómo preparar mantequilla de ajo en 10 minutos

Por Kiwilimón - Agosto 2011
  Si deseas preparar mantequilla de ajo en 10 minutos para acompañarlo con unos cortes de pan, lo que debes realizar es fundir un trozo de mantequilla (la barra completa de 250 grs.) en baño maría y mezclarla con unos ajos previamente cortados en trozos muy pequeños. Después colocarle sal y pimienta al gusto. Se deja enfríar en un molde y al final se obtiene una pasta deliciosa. Recetas de cocina recomendadas:Mantequilla con HierbasLangosta al Vapor con MantequillaPollo en Salsa de Mantequilla con HierbasFettuccini con Trufas
Califica este artículo
Calificaciones (0)
Sé el primero en dar una calificación
PUBLICIDAD
Lo mas leído
Los mariscos son deliciosos, pero también pueden ser peligrosos si no se refrigeran apropiadamente. Evita problemas de salud conociendo cómo debes almacenar los mariscos y los días que pueden durar refrigerados.Primero que nada, ¿en qué debes fijarte para elegir mariscos en buen estado?Si un marisco se encuentra ya en estado de descomposición, no importa si lo guardas en el refrigerador o en el congelador, simplemente ya no sirve y no debes usarlo para cocinar. Estos son los principales aspectos que debes revisar al momento de comprar mariscos:Los caparazones de los mariscos, como las ostras o las almejas, deben estar enteros, es decir, sin grietas. Si te encuentras con un caparazón quebrado, no compres ese marisco.Para comprobar la frescura de los mejillones, ostras y almejas hay un truco muy sencillo. Golpea suavemente el caparazón. Si este se cierra, esto significa que el marisco aún está vivo, en caso contrario, mejor no lo compres.Los cangrejos y las langostas deben comprarse vivos, ya que se echan a perder muy rápidamente. Así que cuando los vayas a comprar asegúrate de que las patas se mueven, el caparazón está firme y la cola se encuentra recogida (no extendida).¿Cuántos días duran los mariscos refrigerados?Es muy importante que prestes atención a la manera en que guardas los mariscos. A diferencia de la carne de res que puede estar en el refrigerador sin problemas por varios días, los mariscos tienen una caducidad mucho menor. Recuerda que el consumir mariscos pasados o en mal estado puede provocar alguna infección o problema de salud, así que mejor ahórrate esos inconvenientes almacenando los mariscos de acuerdo con estas indicaciones.Los camarones, ostiones, langosta y calamares frescos solo pueden refrigerarse dos días (no más). En el congelador tienen un mayor tiempo de caducidad, ya que aguantan entre tres y seis meses.En el caso de los mariscos cocidos, si se cocina el mismo día que se consume, pueden refrigerarse hasta tres días. Si no preparaste tú la comida, checa directamente con el fabricante las indicaciones de consumo para saber cuánto tiempo más puede almacenarse el platillo en el refrigerador.De cualquier manera, es muy importante que antes de consumir mariscos (cocidos o frescos) que han estado refrigerados o congelados, revises su estado general. El olor de estos nunca debe ser agrio o parecido al amoniaco.Aunque no son mariscos, los pescados también deben almacenarse con cuidado para evitar que se descompongan. La recomendación es que los pescados (magros y grasos) pueden estar en el refrigerador como máximo dos días, y en el congelador desde seis hasta ocho meses.Recuerda revisar periódicamente la temperatura de tu refrigerador, la cual debe estar en 4° C, y la del congelador en -18° C.¿Te encantan los mariscos? Entonces no puedes perderte estas recetas fáciles: Tostadas de pulpo adobadoAros de Calamar en caldo de mostaza picositaEsquites de camarón y chile guajillo
¿No importa qué prepares, siempre terminas tirando la comida que tus hijos no se acaban? Deja de sufrir por el desperdicio de alimentos. Con estos tips no volverás a batallar a la hora de la comida por estas cosas.No exageres en las cantidadesDependiendo de la edad, tamaño y nivel de actividad física, los niños pequeños requieren aproximadamente entre mil y 1400 calorías al día. Si le sirves a tu hijo de 4 años lo mismo que a ti, es obvio que el niño no se va a acabar la comida.Almacena por porcionesSi preparas la comida con anticipación, te recomendamos congelarla en porciones individuales. De esta manera, solo tendrás que descongelar y calentar la cantidad que tu pequeño vaya a comer en realidad.Aprovecha la comida del día anteriorOrganiza tu menú para que puedas aprovechar lo que te sobre de un día para preparar la comida de otro. Por ejemplo, si un día haces picadillo de pollo casero  después puedes preparar calabacitas rellenas de picadillo o con lo que te haya quedado del día anterior. Prepara porciones pequeñasEs muy importante que consideres que el apetito y el antojo de los niños pueden cambiar de un momento a otro. Si te piden molletes,prepara solo uno y espera hasta que lo acaben para ver si querrán otro más. Nunca te adelantes porque podrías terminar desperdiciando comida. Reserva la salsa sólo para su platilloA algunos niños les encanta bañar el arroz en salsa de tomate y los hot cakes en jarabe. Para evitar que se arruine toda la cacerola de comida, lo mejor es que solo pongas un poquito de la salsa preferida de tu pequeño en su plato. Así, el resto de la comida se mantendrá intacto. Sirve de manera divertidaEl problema con muchos niños es que se dejan llevar por la vista y muchas veces rechazan un platillo solo por su aspecto. Enamora a tus pequeños decorando su comida de manera atractiva. No te preocupes, no tienes que hacer mucho. A veces con que agregues un conejo de chocolate es suficienteEnséñale a comer lo que hayRecuerda esto siempre: si cedes una vez, ya perdiste. Educa a tus hijos para que aprendan que se debe comer lo que hay en casa. Si preparas enmoladas de chorizo de soyas, eso es lo que va a comeer.No les des la opción de elegir otra cosa, si no siempre estarás tirando lo que ellos no quieren.Visita nuestra sección de comida para niños y descubre deliciosas recetas que les encantarán a tus niños.
¿Se acerca la fiesta de cumpleaños de tu pequeño o simplemente quieres consentir a tus hijos con unas deliciosas galletas caseras? Sigue leyendo para descubrir cómo puedes decorar galletas para niños para que queden espectaculares. Usa moldes divertidos Si de plano no tienes mucho tiempo o no se te da eso de las manualidades, usa moldes en forma de estrella, corazón, animales o lo que sea que más le gusta a tu pequeño. Con eso y un poco de chocolate derretido es más que suficiente. Como estas Galletas de Mantequilla en forma de CorazónInspírate en sus personajes favoritosNo tienes que hacer exactamente la carita de su caricatura favorita. Por ejemplo, si a tu hija le gustan las princesas, puedes hacer galletas en forma de corona. Si tu hijo admira a un jugador de futbol, haz balones de galleta. Un gran ejemplo son estas Galletas de El GrinchAhorra tiempo con masa de coloresOtra manera original de hacer galletas bonitas es agregar colores directamente a la masa. El resultado es una galleta muy vistosa que no requiere mayor decoración. Cuando estés mezclando los colorantes, fíjate que la tonalidad de la masa sea homogénea para que no queden partes más oscuras.Piensa más allá de la decoraciónPor supuesto que la presentación de un postre es importante, sobre todo si lo estás preparando para niños. Sin embargo, recuerda que, si el sabor no es del todo agradable, los niños terminarán por tirar las galletas. Así que vigila que el sabor, la textura y el dulzor estén equilibrados para que las galletas sean del gusto de los pequeños. Mira estas Galletas de Mantequilla con Caramelo de MentaUsa todas las técnicas que puedas o conozcasAunque el royal icing está de moda en el mundo de la repostería, recuerda que hay otras maneras de decorar. Si decides usar este tipo de glaseado, no olvides que primero debes hacer la orilla con una duya muy fina y después rellenar la galleta para que quede lisa.Back to BasicsCuando no tienes muchas herramientas o el tiempo se te viene encima, los mismos ingredientes y utensilios que te encuentres en la cocina pueden servirte para decorar las galletas. Usa el cacao en polvo o azúcar glas para espolvorear las galletas, utiliza un sello o el fondo de un vaso para darle textura a las galletas. Aprovecha lo que tengas a la mano para darles un toque original.Conoce más recetas para preparar GALLETAS PARA NIÑOS visitando kiwilimon.com
Si te gusta curiosear por los pasillos del súper mercado lo más seguro es que ya te hayas topado con la sal rosada del Himalaya. Y si te preguntabas sobre su color: no, nadie la pintó; el rosa es su color natural. Entonces, ¿por qué tanta algarabía por esta sal? Sigue leyendo para saber por qué ahora todos están cocinando con la sal rosada del Himalaya.¿Cuál es la diferencia entre la sal normal y la sal rosada del Himalaya?La sal es sal. A final de cuentas es solamente cloruro de sodio, ¿no es así? Pues en el caso de la sal del Himalaya es un poco más que eso. A diferencia de la sal de mesa que solemos usar, compuesta por cloruro de sodio y a veces yodo, la sal rosada tiene una gran cantidad de otros minerales, entre ellos calcio, potasio, magnesio. La gran ventaja es que estos más de 80 minerales se encuentran en la sal rosada de manera natural, mientras que en la sal blanca de toda la vida el yodo es añadido mediante procesos industriales.¿Qué propiedades tiene la sal rosada del Himalaya?La presencia de los minerales en este tipo de sal puede ayudar a enriquecer la alimentación y complementar los nutrientes de otros alimentos. Sin embargo, hay que tener muy presente que, a pesar de contener más minerales que la opción tradicional, la del Himalaya sigue siendo sal. Así que su consumo debe moderarse.Aunque aún faltan más investigaciones para corroborar estas propiedades, se cree estos son algunos beneficios de comer sal del Himalaya:Disminuir el avance de la osteoporosis, gracias a que contiene calcio.Mejorar la digestión y equilibrar los ácidos en el estómago. Ayudar a prevenir enfermedades de la tiroides, por el yodo presente naturalmente.Reducir la presencia de calambres y contracturas musculares, debido a su aporte de potasio y magnesio.Tratar afecciones de la piel, cuando es usada de manera tópica.¿Qué tipo de sal es más recomendable?Definitivamente la sal rosada del Himalaya es mejor que la sal tradicional. Para empezar, la sal rosada no está procesada ni contiene aditivos. En cambio, la sal yodada pasa por tratamientos industriales de purificación, blanqueamiento y yodación. Finalmente, al consumir sal normal solo estás aportando a tu organismo cloruro de sodio y, en algunos casos, yodo. En cambio, con la sal rosada del Himalaya estás dando a tu organismo más de 80 minerales esenciales. No importa qué tipo de sal decidas usar, recuerdo que es muy importante que moderes su consumo para cuidar tu salud.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD