¿Cómo saber cuánta comida preparar dependiendo de la cantidad de personas?
Tips de Cocina

¿Cómo saber cuánta comida preparar dependiendo de la cantidad de personas?

Por Kiwilimón - Marzo 2019

Cuando cocinamos solo para nosotros calcular las porciones resulta una tarea muy sencilla. Pero, todo cambia cuando tenemos una cena con la familia o los amigos. Hay que ser exactos a la hora de calcular cuánto comerán nuestros invitados, ya que si fallamos podemos pasar la pena de que la comida no alcance, que alguien se quede con hambre o, por el contrario, excedernos en la
cantidad de comida y tener que comer el mismo platillo durante una semana. Hoy te daremos unos tips para saber cuánta comida preparar dependiendo la cantidad de personas que comerán. 

Entradas

Si ofrecerás únicamente canapés y snacks tipo cóctel, calcula entre entre 10 y 16 piezas por persona. En caso de que estos sean solo la botana, reduce la cantidad a unos 6 por comensal.

Rollos primavera  

Pastas, sopas y arroz

Para pastas y arroz seco calcula entre 60 y 75 gramos por persona. Cuando se trata de una sopa caldosa deberás agregar 100 g por cada litro de caldo y servir alrededor de 250 mililitros por ración.

Arroz al chipotle

Guarniciones

Las guarniciones hechas de verduras sofritas, cocidas o guisadas deberán servirse en porciones de entre 75 y 100 gramos. Si la guarnición está hecha con hojas cocinadas sube la porción entre 200 y 250 g por persona. En caso de que la guarnición sea una ensalada con 50 g será más que suficiente.

Ensalada de fresas y aguacate

Carnes

La porción dependerá de si se trata de carnes, pescados o aves. Las carnes más comunes -como res, cerdo o cordero- deberán servirse en porciones de entre 150 y 200 gramos cuando no tienen hueso, y entre 250 y 350 gramos cuando lo tienen.

Costillas de cerdo adobadas

Carnes

El pescado cuando es entero deberá pesar alrededor de 300 g, cuando son cortes sin espinas entre 200 y 250 g y con espinas entre 250 y 300 gramos.

Salmón en costra de almendras con salsa de aguacate

Un pollo entero es suficiente para 4 personas.

Piña gratinada rellena de pollo al pastor

Fruta

Una pieza por persona será suficiente si ofreces frutos como naranja, plátano o manzana. Si se trata de frutas como piña, papaya o sandía, considera 150 gramos por invitado.

Postres

En caso de postres individuales como muffins, flanes, natillas o panes considera entre una pieza y pieza y media por persona.

Empanada de zarzamora con queso

Bebidas

Para bebidas como agua, agua mineral, jugos o refrescos, considera alrededor de 750ml por invitado, y para el café, té e infusiones considera entre una taza y media y dos por persona.

Agua de horchata


Califica este artículo
Calificaciones (1)
Adriana Gómez
18/08/2019 09:20:59
Muy pocas páginas de recetas se interesan en un tema tan importante como este, donde aparte de ayudar a ahorrar, ayuda a tomar conciencia del desperdicio o perdida de alimentos, gracias
PUBLICIDAD
Lo mas leído
En México, las familias mexicanas que residen en el centro del país suelen preparar un platillo muy tradicional para Navidad y Año Nuevo: romeritos con mole y camarones. También conocido como revoltijo. Este plato se cocina a base de romeritos, papas cambray, nopales, mole y camarón seco. Aunque este guisado típico no puede faltar durante las fiestas decembrinas, también se consume durante la Cuaresma. Si te gustan los romeritos, tenemos buenas noticias para ti, pues además de ser un alimento económico y rendidor para la cena de Nochebuena, este quelite también es rico en vitaminas, minerales y otros nutrientes, lo que lo convierte en el ingrediente perfecto para comer bien y de manera saludable. En kiwilimón te contamos más sobre los muchos beneficios de comer romeritos.¿Qué son los romeritos?Los romeritos, también conocidos como romerillos o quelites salados, son una planta comestible, la cual es originaria del Valle de México, aunque en otros lugares se le considera como maleza. Este tipo de quelite suele crecer en la milpa, junto con otros alimentos básicos para la gastronomía de México, tales como el frijol, la calabaza y el maíz.El origen de los romeritosAunque hoy en día los romeritos suelen prepararse con mole y camarones, este ingrediente no es nuevo en la cocina mexicana, pues de acuerdo con la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, este quelite se comía en la épica prehispánica. En la época antigua, los aztecas preparaban los romeritos con huevecillos de mosco acuático, los cuales tienen un sabor muy similar al del camarón. La Secretaría de Agricultura señala que este platillo se consumía durante los ayunos que se realizaban previo a las celebraciones para los dioses. Posteriormente, durante la colonización, el consumo de este quelite disminuyó de manera importante, pues se le consideraba como maleza. En aquellos años, las monjas se dieron a la tarea de combinar la planta comestible con mole, nopales, camarón y papas, un guisado conocido como romeritos navideños o revoltijo, los romeritos volvieron a ganar terreno dentro de los hogares mexicanos. En la actualidad, este platillo es uno de los más populares entre las familias.También puedes leer: Los beneficios del ponche de frutas¿Cuáles son los beneficios de comer romeritos?Según los expertos, los romeritos son igual de saludables que las acelgas, las espinacas y los berros, gracias a su alto contenido de vitaminas, minerales y otros nutrientes.Ácido fólico: Esta vitamina es esencial para la creación de células nuevas, por lo que es ideal para las mujeres embarazadas.Aminoácidos: La Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU. menciona que los aminoácidos son una fuente de energía, pero también son necesarios para crecer, descomponer alimentos y reparar tejidos.Antioxidantes: Los antioxidantes son importantes, ya que ayudan a combatir los efectos de los radicales libres, los cuales pueden causar enfermedades como el cáncer.Calcio: Este mineral ayuda a tener huesos y dientes sanos y fuertes.Fibra: Previene el estreñimiento y mejora la digestión.Hierro: Mineral esencial en la producción de proteínas hemoglobina y mioglobina, previene la anemia.Potasio: Es un mineral y electrolito que ayuda en el funcionamiento de los nervios y los músculos, así como para tener un ritmo cardiaco constante. Por si fuera poco, también es ideal para que los nutrientes fluyan a las células.Vitamina A: Una vitamina esencial para los huesos, la visión y el sistema inmune.Vitamina B2: Te ayudará a la reparación de los tejidos, mientras que también es benéfica para la piel.Vitamina C: Esta vitamina es buena para la piel y los huesos. Es rica en antioxidantes.También puedes leer: Los beneficios de tomar té de tejocote¿Los romeritos combaten la gastritis?Información publicada por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) indica que los quelites, son benéficos para el tratamiento contra la gastritis. La científica Irma Romero Álvarez, del Departamento de Bioquímica de la Facultad de Medicina de la UNAM, relató que se descubrió que los romeritos, y todos los quelites, tiene un efecto importante sobre la bacteria Helicobacter pylori, la responsable detrás de la gastritis. En entrevista con la universidad, Romero Álvarez señaló que "todas las especies de quelites (...) inhiben a la bacteria, incluso mejor que el metronidazol". Además de la gastritis, esta bacteria también es la responsable de padecimientos como la úlcera péptica y el cáncer gástrico. La experta indicó que el consumo de romeritos y otros tipos de quelites ayuda a prevenir la aparición de la gastritis, aunque debemos enfatizar que su consumo no cura la enfermedad, simplemente mejora los síntomas y evita el empeoramiento. Recuerda que si quieres aprovechar todos los beneficios que los romeritos tienen para tu salud intestinal, lo más recomendable es cocinarlos al vapor, ya que al agregar mole, esto te podría provocar agruras y gastritis.¿Por qué comemos romeritos con mole para Navidad?Según la Secretaría de Agricultura, las familias del centro del país disfrutan de los deliciosos romeritos durante la cena de Navidad y Año Nuevo desde la época de la colonización. Por aquellas épocas, las personas religiosas realizaban una vigilia durante el 24 de diciembre, por lo que este platillo sin carne era la opción perfecta, pues es rendidora y llenadora.
“Todo cura y todo sana”, asegura una canción de tradición. La Tierra entera es medicina: crece entre las milpas, se abre camino en la inmensidad de las fuentes acuíferas, sopla en el cálido aire de los desiertos, descansa en la profundidad de los llanos y las cuevas. En plantas y árboles, el alimento se llama sol. De él y del intrincado proceso de fotosíntesis es que sus beneficios se van tejiendo entre las hojas, raíces, tallos o cortezas.El primer registro de la flora medicinal mexicana, el códice De la Cruz-Badiano, data de 1522. El compendio detallaba el uso medicinal que los indígenas daban a las hierbas, su saber transmitido ancestralmente y luego aplicado a su labor como curanderos. La Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) asegura que de las 4 mil especies de plantas de las que se tiene registro en el territorio nacional, al menos 3 mil podrían tener efectos medicinales. No queda duda que son ellas quienes, previo a la medicina occidental, sanaron y salvaron a los nuestros. La abuela de tradición tolteca y autora del libro Soy mujer medicina, Eva Cecilia Solís Arroyo, me explicó en entrevista que una de las curaciones prehispánicas más importantes ha sido temazcal –un ritual ceremonial en el que piedras calientes son rociadas con agua y adicionadas con hierbas medicinales–. Gracias a él, nuestros ancestros permanecían sanos. Aunque lo pareciera, la medicina tradicional no está en el olvido. Culturas madre como la china y la india han incluido los saberes de la herbolaria en los planes de salud gubernamentales extendidos entre la población. Según comenta la abuela, en México los pueblos indígenas originarios siguen combinando la medicina tradicional en conjunto con la alópata. “El mundo vegetal está a nuestro servicio, es por esto que podemos darle una intención de sanación a cada planta”, asegura. Además, nos explica que, así como en el Ayurveda, cada planta posee un espíritu con una vibración o fuerza particular: la ardiente y la sutil, la masculina y la femenina. “Las primeras son plantas de vibración fuerte. Las ocupamos en los círculos de protección, purificaciones, limpias energéticas, etcétera… Las femeninas son las que se utilizan para atraer la belleza, las que ocupamos en las cremas para el rejuvenecimiento, para sanar”, concluye la abuela. Para extraer la esencia de la planta se realizan técnicas específicas como las vaporizaciones, infusiones, destilados y cocimientos con los que se crean tés, ungüentos, aguas de uso, emplastes, fomentos, macerados, lavados y baños, tinturas y cataplasmas. Sin embargo, con tan sólo incluirlas crudas o cocidas en los alimentos de todos los días, nos brindan todos sus beneficios. Los ingredientes mexicanos favoritos de la abuela medicinaEn la botica del hogar no deben faltar las gotitas de miel melipona, provenientes de una abeja sin aguijón, fundamentales para las civilizaciones mayas. Chamanes y curanderos de todas las épocas la han ocupado como expectorante, cicatrizante, antiséptico natural y contra enfermedades de los ojos y oídos. El momo u hoja santa, por su parte, constituye el aroma y el sabor de un sinfín de guisos en el suroeste del país. El nombre místico de esta planta no es casualidad: es el resultado de su gran poder sanador. Ha sido ampliamente usado como digestivo, pues ayuda al correcto funcionamiento intestinal y disminuye el dolor abdominal; disminuye la fiebre, alivia el insomnio y relaja los nervios.El muicle, que crece en los trópicos mexicanos, es efectivo para limpiar la sangre, desintoxicar el cuerpo. Para los mixes zapotecos y totonacos cura el empacho y, en recientes investigaciones, se ha comprobado su poder antidepresivo. La corteza de cuachalalate, nativa del sur nacional, se hierve en agua para tratar el cáncer, prevenir el linfoma, ayudar en problemas gástricos y de matriz, así como desinflamar el organismo. La chaya, también de origen mexicano, se usa para tratar la diabetes, para reducir peso y para prevenir la descalcificación en niños y adultos.Para la abuela, el epazote no falta en su olla de cocción por su sabor y sus propiedades antibióticas, bactericidas e insecticidas. “Hay que tomarlo cuando existe vomito, inflamación, comezón e incluso para ayudar a expulsar la placenta después de concebir”.Aunque no son mexicanas, la abuela asegura que las buganvilias son un gran expectorante para la broquitis, por lo que las incluye en sus temazcales y hasta crudas, en las ensaladas. El ajo es otro de sus favoritos porque “es desinfectante, desparasitante y diurético”, mientras que al laurel lo prepara en tés para promover el apetito en los niños. “Tenemos que ser conscientes de que el reino vegetal es un ser vivo. Hay que volver a conectarnos con los alimentos y las plantas que utilizamos al cocinar. Al estar vivos reciben la intención y la energía que nosotros les pongamos. La invitación es a reconectar con lo que nos alimenta, a hacer de la comida nuestra medicina”, finaliza la abuela Eva.
Detrás de un grupo de amigos que se rencuentran, de una familia compartiendo una anécdota, de una pareja hablándose de amor, hay una celebración. Hay un momentum si además existe el acompañamiento de un platillo salido del horno, un guiso que huele a tiempo en una gran olla de barro, o un estofado, fruto de la caramelización que proporciona una olla de cobre. La música que lo une todo son las risas y el inexorable chin-chin de unas copas. Yo no quiero decirte cómo vivas tus celebraciones. Lo que dos expertos en vinos y yo te recomendaremos en esta carta editorial es cómo elegir esas botellas que te acompañarán en tus momentos especiales. Sé que comprarlas implica un gasto y aunque en el acto de compartirlas con tus seres queridos ya está el regalo, te dejaré algunos consejos que harán más asertiva la elección.¿Burbujas o no burbujas? Hay quienes afirman que no hay celebración sin burbujas. Laura Santander, sommelier de Loretta y fundadora de vinosadomicilio.com.mx, explica que todo es culpa de la marquesa de Pompadeur. En sus fiestas con la crema y nata francesas corría el champagne como ríos caudalosos en temporada de lluvias. Luego, en el siglo XIX, la champaña fue la bebida predilecta de las noches de la Belle Époque, tanto que la sociedad se refería a ella cariñosamente como “champ”. Asimismo, todavía hoy, cada que se bautiza un buque, se destapan botellas de este líquido burbujeante para que su contenido sea el primero en tocar el barco. Por eso no asombra que, sobre todo en Europa, la champaña sea la bebida predilecta cuando se habla de fiesta. Sin embargo, Raphael Baillin, Brand Building Manager en la distribuidora de vinos Everest, afirma: “No a fuerza se debe celebrar con un espumoso. Pero los espumosos, por sus burbujas vibrantes, representan la efervescencia, el ánimo; despiertan los sentidos en boca. Además, si se considera que podemos celebrar con comida, el champagne es el vino más versátil que existe para maridar”. Yo, personalmente, enmarco una ocasión especial con una copa de burbujas, aunque no se trate necesariamente de una champaña (solo los vinos espumosos procedentes de la región de Champagne pueden llamarse champaña). Adoro los cavas españoles porque son más asequibles y, si estoy de manteles largos, elijo una franciacorta italiana. ¿La región es un indicador?Sin duda hay regiones famosas por sus suelos y su clima óptimos para el crecimiento de la uva o por sus vides viejas, por sus grandes añadas o por sus métodos tan exquisitos y difíciles de lograr. Ejemplo de ello son los vinos de Sauternes, los grand cru de Borgoña, los premier cru de Burdeos. Pero seamos honestos: esos vinos cuestan una fortuna y quizás nunca lleguen a nuestra copa. En cambio, hay otras regiones que son sinónimo de calidad y a mejores precios.“Los Brunello di Montalcino son de mis consentidos, también los vinos de Oregón: esos pinot noir y pinot gris tienen mi corazón. Para mí, Oregón es una región que ha cambiado mi vida”, comenta Laura Santander. Por su parte Raphael afirma que sus vinos favoritos para celebrar sí proceden de la región de Champagne, pero nunca le dice que no a un vino mexicano: “Si estoy ante una buena comida, me gusta acompañar con Ícaro o Teziano. En cuanto a burbujas elegiría Espuma de Piedra Blanc de Blancs”.Hablemos de la inversiónLos vinos pueden ser tan caros como un auto, pero no te preocupes, ni hablaremos de esos. Aunque la inversión podría darte un parámetro sobre la calidad y los métodos aplicados en el vino, no es necesario gastar una fortuna. Sólo te diré algo: cuando estés a punto de llevarte un vino de menos de 150 pesos recuerda que el alcohol paga impuestos. Seguramente se trata de un vino procedente de procesos masivos y no necesariamente de la mejor calidad.   Laura Santander prefiere quedarse del lado del lado romántico, “cuando estás festejando, lo importante es estar con tus seres queridos y con aquello que les gusta tomar”.Los expertos recomiendan (y por menos de $500)Los vinos de celebración de Laura:Gota de arena. Si Castilla y León no estaba en tu radar, Bodegas Tridente lo devela en un abrir y cerrar de corcho. Es un tempranillo de tinta de toro –así se le llama a la uva tempranillo en esta zona– con aromas a frutas negras y especias.Palmo de tierra. Si quieres celebrar con un vino mexicano, Laura recomienda este vino, fruto de la tempranillo de Baja California que pasó 13 meses en barrica.Los vinos de celebración de Raphael:Pruno. Un clásico de la Ribera del Duero en el que encontrarás aromas a frutas rojas y gusto carnoso, que llena la boca. Cousiño Macul Antiguas Reservas Cabernet Sauvignon. Procedente de la célebre bodega chilena. Al haber sido envejecido en encino francés, encontrarás en él aromas a moras y ciruela madura, así como unos taninos suaves al paladar.Los vinos de celebración de Shadia:Vino blanco espumoso Chandon Brut. Este espumoso seco, de burbuja divertida, procede de Argentina. Es perfecto para hacer música con las copas por sus aromas a manzana verde y pera.Chateau Domecq cosecha seleccionada 2016. Un vino que sabe hacer una mezcla entre presente y pasado, tal como su bodega. Encuentra en él aromas a fruta negra, cuero y especias.  
El Festival Morelia en Boca tiene como misión darle difusión al patrimonio gastronómico de México, uno de los más ricos en el mundo. Por otro lado, este festival también ayuda a promover la gastronomía tradicional del estado de Michoacán y las “nuevas expresiones culinarias y enológicas en México”. Gracias a esta visión, se ha convertido en uno de los festivales culinarios más importantes en nuestro país. Además de su preocupación por preservar la gastronomía tradicional de México e impulsar el turismo culinario, el Festival Morelia en Boca también se preocupa por el medio ambiente y es por esto que este 2021, su eje principal es la sustentabilidad. Gracias a este enfoque, no solo se preserva el medio ambiente, también se cuida el origen de los ingredientes, se preserva el proceso cultural y se impulsa la economía local, todo a través de la comida mexicana. Asimismo, este festival gastronómico es pieza clave para la industria, especialmente después de los devastadores efectos de la pandemia de COVID-19. Con una duración de 5 semanas, los expertos desarrollarán menús únicos, experiencias gastronómicas inigualables y otros eventos en distintos lugares, todo con el objetivo de enaltecer la cocina mexicana e impulsar el turismo gastronómico. Este gran evento culinario involucra a cocineros tradicionales, chefs, productos y aliados comerciales. Por lo tanto, en el marco de esta celebración, el cocinero de kiwilimón, Mau Eggleton, impartirá una clase de cocina con una de las Maestras Cocineras más reconocidas del estado: Benedicta Alejo Vargas. En conjunto, ambos prepararán unos ricos tamales de hongos este sábado 6 de noviembre, en las inmediaciones del festival. Benedicta es originaria del pueblo de San Lorenzo y es experta en el uso de ingredientes de temporada y en retomar la cocina de sus ancestros. Por si fuera poco, es capaz de realizar guisos variados y sabrosos con pocos ingredientes y aparentemente sencillos. Su personalidad y conocimiento la han llevado a servir sus platos en las mesas de importantes restaurantes, participando también en eventos sociales, congresos gastronómicos y ponencias en diversas universidades, entre otras actividades.RecetaA continuación te presentamos la receta que juntos cocinarán Mau Eggleton y Benedicta Alejo en el Festival Morelia en Boca.Tamal de hongosIngredientes:500 g de hongos zetas 1 cebolla mediana 1 chiles perones 1 manojo de hojas de maíz para tamal Sal Dos ramitas de hierbabuenaInstrucciones:Desmecha las zetas. Corta la cebolla en pluma. Corta el chile perón con cuidado. Corta las hojas de hierbabuena bien finas. Mezcla todos los ingredientes y agrega un poco de sal. Envuelve la mezcla en varias hojas de maíz bien húmedas. Abre el rescoldo del fogón y cocina por unos 25 minutos. También puedes colocar los tamales en una olla de barro con su reja, añade el agua sin que rebase la reja y coloca más hojas en el asiento, luego acomoda los tamales y tápalos con más hojas. Espera alrededor de 20 min y sacar los tamales de la olla. Sirve los tamales de hongos en un plato y disfruta con una tortilla de tres colores recién hecha. ¡No olvides visitar el Festival Morelia en Boca! Conoce el cartel completo dando clic aquí.
NEWSLETTER
Suscribirme al Newsletter
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD